Proceso de hominización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El proceso de hominización es la denominación otorgada a una serie de cambios que sufrieron nuestros antecesores. Grandes cambios en el esqueleto:

  • Las extremidades inferiores se alargan y el pie se hace plantígrado (se apoya toda la planta). El dedo gordo se sitúa en el mismo plano que los otros cuatro dedos.
  • Las extremidades superiores se acortan y quedan libres, favorece la manipulación de objetos y desarrolla la pinza del pulgar
  • El cráneo se inserta por su base en la columna, la cual quiere formar ese para soportar el peso.
  • La pelvis se acorta y se robustece, lo cual permite una mayor sujeción de los músculos glúteos, necesarios para caminar erguido.
  • El canal del parto se curva y se ergue

Aumento de la capacidad craneal[editar]

  1. La mandíbula hace menos saliente.
  2. Arcos superciliares menos marcados.
  3. El hueso frontal se desarrolla haciéndose más vertical, con lo que aparece la frente.
  4. Molares más pequeños lo que nos indica un cambio de alimentación. Pasa de herbívoro a omnívoro.

Desarrollo del lenguaje[editar]

Nos permite trasmitir conocimientos y evolución cultural

  • El desarrollo progresivo del área de Broca: es una parte del cerebro relacionada con él habla que posibilitó el lenguaje. Los Homo ergaster y Homo heidelbergensis usaban el lenguaje pero de forma diferente.
  • La modificación en la posición de la laringe, la cual en el género Homo ocupó una posición más baja que en el resto de los primates.
  • El descubrimiento del fuego actuó como elemento de integración social.