Paseo del Prado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 40°24′51″N 3°41′37″O / 40.414061, -3.693688

Paseo del Prado
MadridFlag of Spain.svg España
Paseo del Prado (Madrid) 02.jpg
Maps - ES - Madrid - Paseo Prado.svg
Situación dentro de Madrid.
Datos de la ruta
Numeración 1-2 al 13-48
Longitud 1,1 km
Otros datos
Distritos Centro, Retiro
Barrios Jerónimos, Cortes
Estaciones de Metro de Madrid Atocha Madrid-MetroLinea1.svg, Banco de España Madrid-MetroLinea2.svg
líneas de autobús EMT 10 14 27 34 37 45 N9 N10 N11 N12 N13 N14 N15 N17 N25 N26
Lugares de interés turístico Museo del Prado, Jardín Botánico, Museo Thyssen
Orientación
 • norte Plaza de Cibeles
 • sur Plaza del Emperador Carlos V
[editar datos en Wikidata ]

El Paseo del Prado es el jardín histórico urbano más antiguo de Madrid (España), declarado Bien de Interés cultural (BIC) y uno de sus bulevares más importantes. Se articula según un eje norte-sur, desde la Plaza de Cibeles hasta la Plaza del Emperador Carlos V, popularmente conocida como Glorieta de Atocha. A mitad de su recorrido confluye con la Plaza de la Lealtad y con la Plaza de Cánovas del Castillo, donde se ubica la fuente de Neptuno.

Junto con los paseos de la Castellana y Recoletos, que se extienden al norte, conforma uno de los principales ejes viarios de la ciudad, al conectar la zona septentrional de la misma con la meridional.

En el terreno cultural, el Paseo del Prado alberga uno de los principales focos museísticos de España. En él se ubican los museos del Prado y Thyssen-Bornemisza y en sus inmediaciones se halla el Centro de Arte Reina Sofía, promocionados turísticamente bajo la denominación de Paseo o Triángulo del Arte.

En este paseo también se encuentran diferentes monumentos y recintos de interés histórico-artístico, levantados en el siglo XVIII dentro del proyecto urbanístico del Salón del Prado, además de numerosos motivos ornamentales y paisajísticos. Destacan el Edificio Villanueva, sede principal del Museo del Prado, el Real Jardín Botánico y los conjuntos escultóricos de las fuentes de Neptuno, Cibeles y Apolo.

Toponimia[editar]

El paseo debe su nombre al desaparecido Prado de los Jerónimos, un conjunto de solares y prados silvestres situados alrededor del monasterio de San Jerónimo el Real, que marcaban el límite oriental del casco urbano madrileño. En sus proximidades existían otras dos zonas designadas como prados: el de los Recoletos Agustinos (coincidente, en líneas generales, con el Paseo de Recoletos) y el de Atocha (cerca de la actual Plaza del Emperador Carlos V). Todos ellos eran conocidos con el común denominador de Prado Viejo. Por extensión, el Museo del Prado toma su denominación del paseo donde se encuentra su entrada principal.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

La primera reforma urbanística del Prado Viejo tuvo lugar en el año 1570, bajo el impulso del rey Felipe II, que nueve años antes había establecido la Corte en Madrid. En la esquina de la carrera de San Jerónimo con el Prado existía una construcción que se denominaba la Torrecilla de la Música y aparecía en diversos planos de la época. El proyecto consistió en la alineación de las manzanas orientales de la ciudad para la creación de una zona de recreo y esparcimimento, articulada alrededor del cauce del desaparecido arroyo de la Fuente Castellana o del Olivar, que discurría al este del casco urbano.

Fruto de esta iniciativa fue la plantación de una arboleda longitudinal, dispuesta en una única hilera en el caso del Prado de los Recoletos Agustinos y en tres en el de los Jerónimos, según puede apreciarse en el plano de Pedro Teixeira Albernaz del año 1656. Dos son los cuadros del siglo XVII con vistas del paseo: Anónimo, Paseo del Prado en la Confluencia con Carrera de San Jerónimo; y Jan van Kessel III, (atribuido) Vista de la Carrera de San Jerónimo y el Paseo del Prado con cortejo de carrozas (1686), ambos pertenecientes al Museo Thyssen-Bornemisza.

Mediante este eje arbolado se marcaba la línea divisoria entre el caserío de la ciudad y los recintos monacales ubicados al otro lado del Prado Viejo. A principios del siglo XVII fue construido, junto al monasterio de San Jerónimo el Real, el Palacio del Buen Retiro, una finca y residencia real que cerraba la cara este del Prado de los Jerónimos. De este último conjunto, sólo se conservan el Salón de Reinos y el Salón de Baile (conocido como Casón del Buen Retiro), así como parte de sus jardines, que conforman el actual Parque del Retiro.

El proyecto del Salón del Prado[editar]

Durante el reinado de Carlos III, las reformas urbanas de Madrid se plantearon en lo que entonces era la periferia de la ciudad: el Prado Viejo que, pese a ser un paseo muy popular había ido cayendo en un estado de abandono y perdiendo su primitiva función de lugar de esparcimiento.

El Salón del Prado, como se llamó a esta gran reforma, convirtió esta zona, profusamente arbolada, en un paseo con jardines y fuentes. La idea fue promovida por el Conde de Aranda, presidente del Consejo de Castilla, iniciándose los trabajos en 1763. Se trataba de integrar de forma unitaria los fragmentos dispersos del espacio de transición entre la ciudad y el conjunto palatino del Buen Retiro, mediante la creación de un espacio circo-agonal limitado y embellecido por fuentes, estatuas y vías arboladas.

Estatua representando a dos niños con un jarrón, en el Paseo del Prado.

El Salón del Prado fue ordenado urbanísticamente por José de Hermosilla, el cual diseñó una planta longitudinal, con grandes fuentes de trecho en trecho (Cibeles, Neptuno y las Cuatro Estaciones o de Apolo). Las fuentes y los elementos decorativos fueron proyectados por Ventura Rodríguez, trabajando en las esculturas los más reconocidos escultores del momento.

El Salón del Prado discurría desde la actual plaza de Cibeles a la glorieta de Atocha (glorieta del Emperador Carlos V), distinguiéndose tres tramos. El primero, con la fuente de Apolo (o de las Cuatro Estaciones) en su centro, contaba con las de Cibeles y Neptuno en los extremos, recibiendo el nombre de Prado de Apolo. El segundo, iba desde Neptuno al Jardín Botánico, ante el cual se disponía una glorieta con cuatro pequeñas fuentes (en el cruce de la calle de Huertas), y por último, el paseo que discurría delante de la fachada principal del Jardín Botánico constituía el tercer tramo, al final del cual se colocó la fuente de la Alcachofa, levantándose al fondo como parte de la cerca del Salón, la Puerta de Atocha o de Vallecas. La obra se remató con el arreglo y ornato del paseo que desemboca en la Puerta de Alcalá (1774-1778) y la remodelación del paseo que por el sudeste se dirige hacia la Basílica de Nuestra Señora de Atocha.

En la actualidad las estatuas de la Cibeles, Apolo y Neptuno aún nos acompañan. Entre palacios a uno y otro lado, se asentaron el Gabinete de Historia Natural (hoy el edificio principal del Museo del Prado), el Real Jardín Botánico, la Platería de Martínez (en el lugar donde hoy está el Ministerio de Sanidad) y el Observatorio Astronómico, todos proyectados por otro de los grandes arquitectos del rey: Juan de Villanueva.

La fuente de la Alcachofa se trasladó al ángulo suroeste del estanque del Parque del Retiro. En la actualidad, existe una réplica moderna de la original en el centro de la glorieta del emperador Carlos V.

De la época de creación del salón del Prado, aunque destinados inicialmente a residencias particulares, son el Palacio de Buenavista, en la intersección de la calle de Alcalá con la plaza de Cibeles, y el Palacio de Villahermosa (actual Museo Thyssen-Bornemisza), en la esquina de la Carrera de San Jerónimo con el paseo del Prado.

Construcciones de los siglos XIX, XX y XXI[editar]

Ya en el siglo XIX se construyeron el palacio de Linares (1873), y el edificio del Banco de España (1891), ambos en la plaza de Cibeles, y la Bolsa de Comercio (1893). Edificios singulares del siglo XX son hoteles Ritz (1910) y Palace (1912), y el palacio de Comunicaciones (1919), obra maestra del arquitecto Antonio Palacios Ramilo.

A la importancia urbanística de esta zona hay que añadir la existencia de una concentración artística de gran interés, con el Museo del Prado, el Thyssen-Bornemisza y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, este último ya en la glorieta del Emperador Carlos V.

En febrero de 2002, el arquitecto portugués Álvaro Siza ganó el concurso internacional convocado por el Ayuntamiento de Madrid para la remodelación del eje Recoletos-Prado y su entorno; el proyecto se inspira en la concepción original del Salón del Prado y contempla la ampliación de los espacios peatonales, el incremento de las zonas verdes y la supresión de barreras arquitectónicas. No obstante, el proyecto ha sufrido cancelaciones, demoras y ha sido parcialmente replanteado y paralizado, y se puede considerar inconcluso.[1]

El 6 de febrero de 2008 abrió sus puertas el espacio de divugación cultural CaixaForum Madrid, que ocupa el antiguo edificio de la Central eléctrica del Mediodía (1899), transformado y remodelado para su nuevo uso por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre De Meuron. Su interior alberga salas de exposiciones, conciertos y conferencias y una tienda-librería, entre otros espacios. Destaca, como parte de este complejo, el jardín vertical anexo al edificio principal, obra de Patrick Blanc.

Galería de imágenes[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ver la noticia [1]

Enlaces externos[editar]