Palacio de la Bolsa de Madrid

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de la Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid edited.jpg
Fachada del Palacio de la Bolsa de Madrid
Edificio
Tipo Lonja
Estilo Neoclásico
Localización Bandera de España Madrid, España
Coordenadas 40°25′1.2″N 3°41′30.8″O / 40.417000, -3.691889
Construcción
Inicio 1886
Término 1893
Dimensiones
Superficie 3288
Equipo
Arquitecto(s) Enrique María Repullés y Vargas
Otros Luis Taberner
[Editar datos en Wikidata]




Coordenadas: 40°25′1.23″N 3°41′30.86″O / 40.4170083, -3.6919056

Palacio de la Bolsa de Madrid, España.

El Palacio de la Bolsa de Madrid está situado en la capital de España, Madrid, en la Plaza de la Lealtad y es un palacio de estilo ecléctico donde hasta el 19/07/2006 se negociaba el Mercado de la Bolsa de Madrid. Actualmente la negociación de valores se realiza en la su sede operativa situada en Las Rozas (Madrid) quedando el palacio como sede representativa de BME (Bolsas y Mercados Españoles).

Construcción[editar]

Pinturas del techo del Parquet o Salón de la Contratación en la bolsa madrileña. Esta fotografía señala el techo en la parte sur del Salón, donde se puede leer: Filipinas, Cuba y Canarias.

En 1878 se aprueba la construcción de un edificio definitivo en unos terrenos cedidos por el Estado junto al solar que hasta 1903 ocupó el teatro El Dorado. Pero las obras no podían empezar hasta que la Junta encargada de velar por la viabilidad del proyecto no reuniera 200.000 pesetas. Para ello cobran 50 céntimos a cada visitante. En 1886 todo está preparado para iniciar la construcción del edificio, cuyo diseño fue obra del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas quién ganó para tal efecto un concurso convocado por la Junta de Obras de la Bolsa de Madrid en 1884, presentando un proyecto que tomaba como modelo el edificio de la Bolsa de Viena creada por Theophil Edvard Freiherr von Hansen. Repullés tuvo que disimular como pudo la extraña forma y la irregularidad del terreno en que había de levantarse el edificio. Los promotores pretendieron sin éxito hacer coincidir la inauguración con la celebración del IV Centenario del Descubrimiento de América, finalmente abre sus puertas el 7 de mayo de 1893, el Palacio de la Bolsa es inaugurado por la reina María Cristina, donde sería el nuevo y definitivo emplazamiento de la Bolsa de Madrid.

Siendo su presupuesto inicial de 1.250.000 pesetas y considerada al principio como una de las construcciones más baratas del momento, la obra no escatimó en gastos ni detalles y el coste total fue de más del doble de lo inicialmente presupuestado, 2.780.521,82 pesetas, mientras que otras fuentes hablan de 2.963.047. Eso sí, la Junta cumplió fielmente el propósito de que todos los contratistas fuesen españoles.

Ateniéndose al lema La paz protege a España y al comercio, el prestigioso pintor Luis Taberner decoró los techos de las diferentes salas representando figuras y atributos que representan las diversas provincias de España, por lo que se embolsó, junto a su compañero Luis Imbrol, casi 22.000 pesetas. Él también fue el encargado de decorar el techo de la sala de reuniones con una alegoría del comercio. Por ello cobró 7.500 pesetas. También contribuyó a la decoración las esculturas de Francisco Molinelli.

Arquitectura[editar]

El Parquet de la Bolsa de Madrid en una fotografía tomada en 2009.

El edificio de la Bolsa es hoy uno de los emblemas arquitectónicos de Madrid. Su fachada mide 66 metros y la maquinaria del reloj –instrumento imprescindible para la institución– del que se requiere gran precisión fue importada de Estrasburgo (Francia). De planta irregular, destaca en el imponente pórtico de su fachada las columnas hexástilas - es decir, con seis columnas en el frente - con fuste estriado de orden corintio, sus pabellones laterales y su hermosa escalinata. En el atrio existen cuatro relieves que representan el Comercio, la Industria, la Agricultura y la Navegación. En el interior destaca la gran Sala de Contrataciones con ábside semicircular y cubierta de hierro y cristal. Está lejos de alcanzar las dimensiones de las más grandes del continente, la de Viena (9.899 metros cuadrados) o la de San Petersburgo (8.755). Pero, en definitiva, la Bolsa de Madrid, con sus 3.288 metros cuadrados, se erige a día de hoy como una de las más modernas y activas de Europa.

De los arcos inferiores cuelgan actualmente los monitores que informan de los movimientos bursátiles.

Enlaces relacionados[editar]

Enlaces externos[editar]