Héctor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hector»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Casandra ofreciendo una libación a Héctor.

En la mitología griega, Héctor (del griego ῝Εκτωρ) fue un príncipe troyano encargado, en la Guerra de Troya, de la defensa de la ciudad frente a las hostilidades de los aqueos, hasta su muerte a manos de Aquiles. Héctor era conocido como el domador de caballos.

Familia[editar]

Héctor era hijo primogénito del rey troyano Príamo y de la reina Hécuba, y hermano de Paris y Casandra. Estaba casado con Andrómaca, hija del rey de los cilicios, con quien tuvo un único hijo, Astianacte.

Actuación en la Guerra de Troya[editar]

Héctor es uno de los personajes principales en el poema homérico de la Ilíada. Como comandante de las fuerzas de la ciudad de Troya, su contribución a la resistencia frente al ejército griego fue decisiva. En la obra, Héctor se sitúa como el personaje antagonista de Aquiles, además de en el campo de batalla, en el carácter. Mientras que la Ilíada comienza haciendo referencia a Aquiles, termina con la muerte de Héctor:

Mas, así que se descubrió la hija de la mañana, Eos de rosados dedos, congregóse el pueblo en torno de la pira del ilustre Héctor. Y cuando todos se hubieron reunido, apagaron con negro vino la parte de la pira a que la llama había alcanzado; y seguidamente los hermanos y los amigos, gimiendo y corriéndoles las lágrimas por las mejillas, recogieron los blancos huesos y los colocaron en una urna de oro, envueltos en fino velo de púrpura. Depositaron la urna en el hoyo, que cubrieron con muchas y grandes piedras, amontonaron la tierra y erigieron el túmulo. Habían puesto centinelas por todos lados, para vigilar si los aqueos, de hermosas grebas, los atacaban. Levantado el túmulo, volviéronse: y reunidos después en el palacio del rey Príamo, alumno de Zeus, celebraron el espléndido banquete fúnebre. Así celebraron las honras de Héctor, domador de caballos.

Homero, Ilíada XXIV

Reticencias de Héctor a las hostilidades[editar]

Héctor, Andrómaca, Astianacte y el yelmo.

Pese a ser el guerrero más temido por sus enemigos, Héctor no aprobó la guerra entre griegos y troyanos. Al observar como Paris evita combatir con Menelao, le reprocha que rehúse el combate tras haber causado tantos problemas a la patria. Por lo tanto, Paris propone enfrentarse a Menelao en combate singular, cuyo vencedor se habría de quedar con Helena y pondría fin a la guerra.[1] Sin embargo, durante el duelo Afrodita se lleva a Paris del campo de batalla. Menelao reclama la victoria, pero Pándaro lo hiere con una flecha desde las murallas, y la guerra se reanuda.[2]

Los griegos atacan y obligan a los troyanos a retirarse, por lo que Héctor debe salir y encabezar el contraataque. Cuando se dispone a atravesar las puertas de la ciudad, su esposa Andrómaca, con Astianacte en los brazos, lo detiene y le suplica, en su nombre y en el de su hijo, que no salga. Héctor sabe que Troya y la casa de Príamo están condenadas, y que sus destinos serán la muerte o la esclavitud en un país extranjero. Él le explica que no puede rehuir la lucha, y la consuela con la idea de que nadie podrá abatirlo hasta que llegue su hora.[3] El brillo del yelmo de bronce asusta a Astianacte y lo hace llorar. Héctor se lo quita, abraza a su familia, y pide a Zeus que su hijo pueda llegar a convertirse en caudillo y obtener más gloria en la batalla que él.

Héctor y Áyax[editar]

Héctor y Áyax intercambian regalos.

Héctor y Paris atraviesan las puertas y reagrupan a los troyanos, provocando estragos entre los griegos. Al comunicarle su hermano Héleno (con dotes adivinatorias) que no era su destino morir todavía, Héctor desafía a cualquiera de los griegos a un combate singular.[4] Al principio, los aqueos se muestran reticentes, pero tras ser reprendidos por Néstor, nueve griegos se ofrecen y sortean quién de entre ellos se enfrentará al troyano. Áyax Telamón es elegido y lucha con Héctor durante todo el día, siendo ambos incapaces de obtener la victoria. Al terminar el duelo, cada rival expresa su admiración por el valor y la habilidad del contrincante. Héctor regala su espada a Áyax (que acabaría usándola para suicidarse), y éste hace lo propio con su cinto.

Ambos bandos pactan una tregua para enterrar a los muertos. Esta tregua es aprovechada por los griegos para construir una muralla y abrir un foso alrededor de las naves.[5]

Acoso al campamento griego[editar]

Los troyanos empujan a los griegos dentro de su campamento tras la empalizada, y están a punto de alcanzar las naves, pero Agamenón reagrupa el ejército griego y repele el ataque. La noche cae y Héctor decide atacar el campamento enemigo y quemar las naves al día siguiente.[5]

Tras una resistencia inicial,[6] las tropas troyanas avanzan hacia las naves. Diómedes y Odiseo obstaculizan a Héctor y ganan tiempo para la retirada, mientras los troyanos tratan de derribar la empalizada. Héctor golpea las puertas con una gran piedra, despejándola, y ordena a su ejército escalar el muro.[7]

La batalla se traslada al interior del campamento griego. Héctor es alcanzado por una piedra arrojada por Áyax, pero Apolo le infunde fuerzas. Finalmente, Héctor llega hasta la nave de Protésilas y ordena incendiarla, pero Áyax hace fracasar todos los intentos.[8]

Héctor y Patroclo[editar]

Ante la peligrosa ofensiva troyana, las esperanzas griegas se reducen a que Aquiles retorne a la lucha. Sin embargo, el héroe griego se mantiene renuente a pesar de las súplicas de sus aliados, por lo que su compañero, Patroclo, decide (tras haber hablado con Aquiles) vestirse con su armadura y ponerse al mando de los mirmidones. Durante la lucha, Patroclo es herido por Euforbo y matado por Héctor.[9]

Héctor toma la armadura de Aquiles y ordena la retirada del combate, evitando combatir contra Áyax por el cuerpo de Patroclo.[10] Al enterarse Aquiles de la muerte de Patroclo, este clama venganza y acepta volver a la lucha.

Derrota y muerte[editar]

Aquiles arrastra el cadáver de Héctor.

Durante la noche, los troyanos se reúnen en junta. Polidamante, amigo y lugarteniente de Héctor, aconseja volver a la ciudad para protegerse de la ira y la embestida de Aquiles. Sin embargo, Héctor desoye el consejo, ordena mantenerse en el campamento y se muestra decidido a enfrentarse a Aquiles:

Mañana, al apuntar la aurora, vestiremos la armadura y suscitaremos un reñido combate junto a las cóncavas naves. Y si verdaderamente el divino Aquileo se propone salir del campamento, le pesará tanto más, cuanto más se arriesgue, porque me propongo no huir de él, sino afrontarle en la batalla horrísona; y alcanzará una gran victoria, o seré yo quien la consiga. Que Ares es a todos común y suele causar la muerte del que matar deseaba.

Homero, Ilíada XVIII.

Al día siguiente, Aquiles y los griegos avanzan empujando a los troyanos hacia la ciudad. Héctor se asusta y se mezcla entre las tropas por consejo del dios Apolo. Pero tras dar muerte Aquiles a Polidoro, hermano de Héctor, éste deja de esconderse y acude al enfrentamiento. Nuevamente, Apolo ayuda a Héctor, retirándolo del combate.

En la retirada a la ciudad de las tropas troyanas, Héctor queda fuera de las puertas y es perseguido por Aquiles. Dan tres vueltas a las murallas hasta que Atenea, en la forma de Deífobo, incita a Héctor a plantar cara a Aquiles.[11]

Héctor pide a Aquiles que se honre el cadáver del perdedor, pero el griego rechaza cualquier trato. Finalmente Aquiles mata a Héctor, clavándole la lanza en la base del cuello, el único lugar desprotegido por su armadura.

El cadáver de Héctor[editar]

Regreso del cuerpo de Héctor a Troya. Bajorrelieve en mármol de un sarcófago romano en el Louvre.

Una vez muerto, el cuerpo de Héctor es lacerado por los aqueos, y posteriormente atado por los tobillos al carro de Aquiles, que lo arrastra extramuros. Durante doce dias (12), el cuerpo permanece expuesto al sol y los animales, pero el Dios Apolo protege el cuerpo del héroe de estos maltratos y lo conserva impoluto. Finalmente, el rey Príamo, con la ayuda de Hermes, se aventura hasta la tienda de Aquiles y le suplica por la devolución. Aquiles se apiada y, a cambio de un rescate, entrega el cadáver de Héctor a su padre, que ya en Troya realiza unos funerales.[12]

Referencias históricas[editar]

No hay pruebas directas de la existencia de los héroes homéricos, así que las teorías acerca de ellos se apoyan en otras evidencias, que no son lo suficientemente sólidas para considerarse concluyentes.

Una de las casi evidencias más sugerentes la constituyen los nombres de los héroes troyanos en las tablillas escritas en Lineal B. En dichas tablillas se encontraron muchos de los nombres homéricos masculinos, entre ellos e-ko-to (Héctor).[13]

Etimología del nombre[editar]

Hay diferentes versiones acerca del origen del nombre. Una de ellas apunta a que provendría de ἔχειν (ejein), con el significado aproximado de «el que sostiene».[14] Por otro lado, podría tener un origen no griego, ya que aún se desconoce la filiación lingüística del pueblo troyano. Podría ser de origen celta ya que en la lengua de la raíz céltica significa «El que defiende» o «El defensor»[cita requerida].

Influencia posterior[editar]

  • Según Pausanias, que vivió en el siglo II d.C., la ciudad de Tebas mandó una delegación a Troya que trajo los huesos de Héctor y se creía que estos habían sido depositados en una tumba próxima a la fuente Edipodia. Se decía que los tebanos habían recibido un oráculo que decía así:

Tebanos, que vivís en la ciudad de Cadmo, si quereis vivir en vuestra patria con gran felicidad traed a ella los huesos de Héctor priámida desde Asia y honrad al héroe por orden de Zeus.

[15]

Notas[editar]

  1. Ilíada, libro III
  2. Ilíada, libro IV
  3. Ilíada, libro VI
  4. Ilíada, libro VII
  5. a b Ilíada, libro VIII
  6. Ilíada, libro XI
  7. Ilíada, libro XII
  8. Ilíada, libro XV
  9. Ilíada, libro XVI
  10. Ilíada, libro XVII
  11. Ilíada, libro XXII
  12. Ilíada, libro XXIV
  13. John Chadick, 2nd Edition of Ventris & Chadwick, Documents in Mycenaean Greek, Cambridge, 1973, página 104.
  14. Héctor en Online Etymological Dictionary
  15. Pausanias, Descripción de Grecia ix,18,5.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Ilíada: Canto XIV; texto español en Wikisource. Véanse los vv. 352 - 439 (en el texto griego, 351 - 438): Áyax hiere a Héctor con un roca.