Gonorrea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gonorrea
Neisseria gonorrhoeae PHIL 3693 lores.jpg
Neutrófilos infectados por Neisseria gonorrhoeae.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A54
CIE-9 098
MedlinePlus 007267
eMedicine article/782913
MeSH D006069
Sinónimos
blenorragia; blenorrea
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La gonorrea, del griego γονόρροια, (gonórrhoia: flujo de semen), también denominada blenorragia, blenorrea y gonococia, es una infección de transmisión sexual provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo, cuyo huésped específico es el ser humano. Afecta principalmente las mucosas del aparato genital y urinario, pero también puede afectar la conjuntiva ocular, la faringe y el recto. Sus características más habituales son la secreción purulenta por la uretra en el hombre y la consecuencia de infertilidad en la mujer.[1]

Historia[editar]

La gonorrea se ha reconocido y descrito desde la antigüedad, dónde es mencionada en papiros egipcios, y se sabe que en el tercer milenio antes de Cristo ya causaba estragos en Asia. Hipócrates hizo una descripción de la infección gonocócica, al disecar la uretra de los hombres que estaban infectados por este agente y notó modificaciones en el tejido epitelial, secreción y una estenosis (estrechez) uretral que con frecuencia acompaña a la enfermedad no tratada.[2]

En el año 130 a.C., Galeno instauró el término gonorrea, proveniente del griego antiguo γονόρροια, («gonórrhoia»), forma compuesta de γόνος («gonos»: semilla, genitales) y ῥέω, («rhêo»: flujo); es decir, «flujo de semilla», o flujo seminal, por la impresión errónea de considerar a la secreción purulenta que sale por la uretra como una espermatorrea.[1]

La Neisseria gonorrhoeae, organismo causal de la enfermedad, fue descubierta por el médico alemán Albert Neisser (de ahí su nombre) en 1879.

Epidemiología[editar]

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que se producen 106 millones de casos nuevos en el mundo cada año.[3] En Estados Unidos de América, la gonorrea ha sido una de las enfermedades contagiosas de mayor frecuencia desde 1965. En ese país, la incidencia de infecciones causadas por N. gonorrhoeae es de aproximadamente 375 casos por cada 100 000 habitantes. En México la incidencia descendió la segunda mitad del siglo XX, desde 213 casos por cada 100 000 habitantes en 1941 a 20 casos sobre el mismo denominador en 1989. En la década de los 90, la tendencia en México se mantuvo descendente, con una incidencia en 1995 y 1996 de 8,8 y 13,7 por cada 100 000 habitantes, respectivamente.[1]

Etiologíco[editar]

La gonorrea es causada por la Neisseria gonorrhoeae o gonococo. Esta bacteria es un diplococo Gram negativo, de entre 0,6 a 0,8 micrones de diámetro, no flagelado, sin cápsula, cuya superficie externa está compuesta por fimbrias que consisten en largos pelos denominados pilis. En el microscopio se ve como dos estructuras arriñonadas o en granos de café, unidas por la concavidad en pares adyacentes. El gonococo es un microorganismo lábil al calor, a la refrigeración y a diversos antisépticos. Es sensible a la desecación y resiste poco al aire (una o dos horas).[4]

Neisseria gonorrhea

La transmisión puede ocurrir durante el acto sexual, en el parto (si la madre está infectada), o por contaminación al llevar secreciones contaminadas de una mucosa a otra.[5] [6]

Patogenia[editar]

Los primeros lugares que afecta la bacteria son el epitelio columnar de la uretra y endocérvix. El recto, la faringe y la conjuntiva de los ojos también pueden verse infectados. La vulva y la vagina de las mujeres, normalmente, también son afectadas, puesto que están ligadas con las células epiteliales. En las mujeres, el cérvix suele ser el primer sitio infectado.

Cuadro clínico[editar]

En el varón[editar]

Los síntomas en el varón suelen aparecer entre los 2 y los 21 días después de haber contraído la enfermedad. Entre los más habituales se encuentra la secreción uretral de carácter mucoso y tono blanquecino, claro, purulento, grueso y amarillento que libera el pene. También puede manifestarse en dolor al orinar, experimentando una sensación de escozor o quemazón procedente de la uretra. El dolor y la inflamación testiculares son bastante frecuentes en cuadros de gonorrea.[7]

La Neisseria gonorrhoeae puede causar otras complicaciones secundarias como la uretritis y la prostatitis. Muy rara vez se manifiesta esta infección bacteriana de forma asintomática en el varón, aunque en un primer momento puede pasar inadvertida o ser confundida con otro tipo de patología urinogenital.[7]

En la mujer[editar]

En las mujeres, la infección suele provocar dolor de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentarse signos y síntomas tales como una secreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias (disuria). La expansión del germen hacia las trompas de Falopio puede producir dolor en la zona baja del abdomen, encogimiento, fiebre, náusea y los síntomas generalizados de cuando se tiene una infección bacteriana.

También produce enfermedades como vaginitis y cervicitis, pero también endometritis, salpingitis y Enfermedad pélvica inflamatoria. Caracterizada por enrojecimientos en el área genital. El sistema inmune tiene serios problemas para acabar con Neisseria gonorrhoeae, dado que posee fibras con una alta tasa de variación antigénica.

Consecuencias[editar]

  • Puede causar daño a los órganos reproductores.
  • Tanto hombres como mujeres pueden quedar estériles. En las mujeres causa Enfermedad Pélvica Inflamatoria o EPI que causa infertilidad. En hombres con epididimitis también pueden verse afectado el transporte de espermatozoides.
  • Una madre que tiene gonorrea puede contagiar a su bebé durante el parto causando ceguera.
  • Puede causar daños al pene, enfermedades de la piel, articulaciones con artritis. Hay una alteración inmunitaria que desencadena la bacteria que afecta a los ojos con conjuntivitis o uveítis, articulaciones (artritis reactiva) y genitourinarias (uretritis o cervicitis).
  • Secreción espesa amarilla o blanca de la vagina.
  • Ardor o dolor al orinar.
  • Menstruación anormal o pérdida de sangre vaginal entre menstruaciones.
  • Calambres y ardor en la parte baja del abdomen
  • Puede causar infertilidad.
  • Produce inflamación y obstrucción de las trompas o abscesos (cúmulos de pus) en los ovarios.
  • En el hombre infecciones en la uretra, próstata, vesículas seminales y el epidídimo.

Complicaciones[editar]

Cuando la gonorrea no se trata, puede ocasionar problemas de salud graves y permanentes tanto en los hombres como en las mujeres, pudiendo quedar estériles si padecen una gonococia complicada con epididimitis en el caso de los hombres, o con salpingitis o enfermedad pélvica inflamatoria en el caso de las mujeres.

Si la gonorrea no se trata, puede propagarse a la sangre y a las articulaciones, pudiendo, incluso, ocasionar la muerte.

Tratamiento[editar]

La gonorrea,(Neisseria gonorrhoeae) es sensible a una amplia gama de antibióticos, pero es capaz de desarrollar resistencia frente a algunos de ellos. Muchas cepas son resistentes a la penicilina. No obstante, antes de la aparición de las cepas resistentes era muy sensible a este antibiótico, cosa sorprendente dado que son bacterias gram negativas. Actualmente es efectivo en el tratamiento de la gonorrea el uso de cefalosporinas de tercera generación como ceftriaxona, cuya administración es por vía intramuscular en dosis de 250 mg en una sola inyección; Se puede usar azitromicina (Zithromax), 2g en una sola dosis para personas que tengan reacciones alérgicas severas a ceftriaxona, cefixima o penicilina. Las parejas sexuales de la persona infectada deben recibir tratamiento antibiótico también. Además deben rastrearse otras ITS en el paciente y en sus parejas sexuales.

También se suele asociar la cefalosporina con algún macrólido, como azitromicina, por la frecuente co-infección con Chlamydia trachomatis, que causa un cuadro similar a la infección por gonococo, generalmente dos semanas de iniciado el cuadro, cuya excreción uretral no suele ser de desagradable olor, y con test de Gram negativo.

Las fluoroquinolonas, ciprofloxacino, ofloxacino, norfloxacino y levofloxacino no se recomienda entre el grupo de pacientes que incluyen a hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres y en caso de resistencia a estos medicamentos, el Centro de Control de las Enfermedades y Prevención de los Estados Unidos recomienda el uso de cefalosporinas en conjunto con tetraciclinas. Hasta el 2007, no ha habido nuevas opciones de tratamiento para las especies resistentes a antibióticos más allá de las cefalosporinas.[8]

En el 2011 científicos de Japón y Suecia lograron aislar una nueva cepa, llamada H041, que puede provocar esta enfermedad. El análisis de la cepa realizado por el equipo reveló que es extremadamente resistente a todos los antibióticos tipo cefalosporina, los últimos medicamentos efectivos que quedan para tratar la gonorrea.

Referencias[editar]

  1. a b c Conde-González, Carlos; Uribe-Salas, Felipe (noviembre 1997). «Gonorrea: la perspectiva clásica y la actual». Salud pública Méx (Cuernavaca) 39 (6). doi:10.1590/S0036-36341997000600011. http://www.scielosp.org/scielo.php?pid=S0036-36341997000600011&script=sci_arttext. Consultado el 8 de octubre de 2013. 
  2. Lugones Botell, Miguel A; Molinet Duarte, Isabel; Quintana Riverón, Tania Yamilé; Vázquez Sánchez, Mario (octubre-diciembre 1995). «Sífilis y gonorrea; parte de su historia» (en inglés). Revista Cubana de Medicina General Integral (La Habana, Cuba). http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol11_4_95/mgi14495.htm. Consultado el 8 de octubre de 2013. 
  3. World Health Organization (2012). «Global action plan to control the spread and impact of antimicrobial resistance in Neisseria gonorrhoeae». Consultado el 8 de octubre de 2013. «Gonoccocal infections can be prevented through safer sexual intercourse. These infections represent 106 million of the estimated 498 million new cases of curable STIs that occur globally every year.».
  4. Valenzuela Bravo, María Teresa (24 de mayo de 2012). «Alerta de resistencia en infección por Neisseria gonorhoeae». Boletín Laboratorio y vigilancia al día. Consultado el 8 de octubre de 2013. «La información proviene de Organismos Internacionales, Instituciones afines al ISP y revisión bibliográfica respecto de materias de salud con efecto actual o potencial en nuestra población.».
  5. «Gonorrea - Hoja informativa de los CDC». Enfermedades de transmisión sexual (ETS). Consultado el 8 de octubre de 2013. «Las personas contraen gonorrea al tener relaciones sexuales con alguien que tenga esta enfermedad. "Relaciones sexuales" quiere decir relaciones sexuales anales, orales o vaginales. La gonorrea puede ser transmitida a través de los fluidos corporales así el hombre no eyacule. La gonorrea también puede transmitirse de una madre que no haya recibido tratamiento a su bebé durante el parto.».
  6. Benedek, Thomas G. (invierno 2005). «Gonorrhea and the Beginnings of Clinical Research Ethics» (en inglés). Perspectives in Biology and Medicine 48 (1):  pp. 54-73. http://antimicrobe.org/h04c.files/history/48.1benedek.pdf. Consultado el 8 de octubre de 2013. «(traducción: “...tomó la mucosidad pura (como pus) de los párpados de algunos niños con conjuntivitis mucosa, en el Hospital para Niños Enfermos de París, y lo introdujo bajo los párpados de cuatro niños ciegos que pertenecían al Instituto de la Ceguera. Estos niños eran amauróticos (ciegos sin anormalidades aparentes en los ojos)... en los cuatro casos se produjo una conjuntivitis mucosa”». 
  7. a b http://www.tuotromedico.com/temas/gonorrea_hombre.htm
  8. Lori M. Newman, John S. Moran y Kimberly A. Workowski. Update on the Management of Gonorrhea in Adults in the United States (en inglés). Clinical Infectious Diseases 2007;44:S84–S101.

Enlaces externos[editar]