Federalismo europeo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El europeísmo es un movimiento político y social que o bien aboga por una estrecha coordinacion entre los países europeos cediendo sus soberanias nacionales parcialmente o bien ilimitadamente persiguiendo la creación de un estado europeo de modelo federal. El federalismo europeo tiene dos tendencias:

El federalismo europeo, en su forma moderna, empezó a gestarse a finales del siglo XIX, tomando fuerza hasta los 20 del siglo XX, después tuvo un período de decadencia (Gran depresión y Segunda guerra mundial), para después volver a renacer con fuerza y materializándose parcialmente en la constitución de la Unión Europea.

Historia[editar]

A finales del siglo XIX Victor Hugo pronunció un discurso en la Asamblea Nacional diciendo que él quiere que Europa se una y que se creen los Estados Unidos de Europa.[cita requerida] Sus contemporáneos no le hicieron caso, y creían que la rivalidad entre Francia y Alemania no acabaría nunca.

Es entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, cuando el movimiento federalista se fortalece, especialmente entre las élites.[1] En 1923 Richard Coudenhove-Kalergi escribe Panaeuropa, un libro dónde se apuesta por una Europa federal y democrática.[1] Más tarde, en septiembre de 1929, se da un paso adelante, implicándose los políticos en el proyecto, que hasta el momento era defendido casi en exclusiva por el mundo de la cultura; este avance consistió en que Aristide Briand, el primer ministro francés, diese un discurso en la Sociedad de Naciones en el que abogaba también por una federación europea de naciones.[1] El discurso fue bien recibido por una parte importante de personalidades, entre las que se encontraban los miembros del gobierno alemán[1] y economistas ingleses, como Keynes.[1] A continuación se muestra un fragmento de ese discurso:

Pienso que entre los pueblos que están geográficamente agrupados como los pueblos de Europa, debe existir una suerte de vínculo federal; estos pueblos deben en todo momento tener la posibilidad de entrar en contacto, de discutir sus intereses, de adoptar resoluciones comunes, de establecer entre ellos un lazo de solidaridad, que les permita, en los momentos que se estimen oportunos, hacer frente a las circunstancias graves, si es que estas surgen. (…) Evidentemente, la asociación tendrá efecto sobre todo en el dominio económico: esa es la cuestión que más presiona…[1]

El ex Primer Ministro Británico Winston Churchill propuso la creación de los Estados Unidos de Europa.

En cuestión de un mes, el panorama internacional se complicó de forma muy importante debido al Crack del 29 que provocó la Gran Depresión, la mayor crisis económica que ha vivido el sistema capitalista hasta el día de hoy. A partir de este momento, la recuperación económica europea tras la Primera Guerra Mundial se vio anulada, y con ella el sueño federalista. Debido a la nueva situación se dieron las circunstancias necesarias que permitieron a Adolf Hitler llegar al poder en Alemania en 1933; seis años más tarde empezaría la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia.

Proceso de integración europeo[editar]

La declaración pronunciada por Robert Schuman fue una especie de primera piedra de las instituciones comunitarias.[2]

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, en Europa Occidental se comienza a llevar a cabo un proceso de unificación que llega hasta nuestros días. Éste proceso se inicia con el Tratado de París (1951) y continua con la firma de tratados como el de Roma, Acta Única Europea, Maastrich o Lisboa, todos estos han creado y desarrollado lo que en la actualidad es la Unión Europea y la han dotado de una moneda única llamada euro. Con esto podemos afirmar que la situación actual (con un mercado único, una moneda única y una libre circulación de personas y mercanías) está siendo caracterizada por la realización de algunos proyectos federalistas.

De todas formas, aún quedan muchos pasos para que se llegue al punto de crear una federación, éstas se pueden ver con facilidad en:

  • el largo proceso de reforma institucional con primero el tratado por el que se establece una Constitución para Europa (criticado por euroescépticos y europeístas, por ir demasiado lejos y, a la vez, por quedarse corta) y posteriormente con el Tratado de Lisboa;
  • en el hecho de que la UE no tiene un presidente escogido por sufragio universal;
  • en el hecho de que muchas competencias europeas (como los presupuestos, o la elección del presidente de la Comisión) no son elegidos por el Parlamento Europeo, sino por los presidentes de los estados miembros;
  • en que una de las críticas más extendidas entre los europeístas de izquierdas es que la Unión Europea actual es solamente una unión económica y no de ciudadanos.

A lo largo de toda la historia de las Comunidades Europeas podemos destacar dos grandes momentos en los que se dieron grandes avances hacia una Europa federal: la Declaración Schuman (que dio inicio al proceso integrador) y el Acta Única Europea y el Tratado de Maastrich (que posibilitaron el mercado y la moneda únicos).

Situación actual[editar]

El 12 de septiembre de 2012, el Presidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso realizó durante su discurso en el Parlamento Europeo sobre el estado de la Unión Europea un llamamiento para la creación de una federación de Estados nación en Europa. No a modo de un superestado, sino de una federación democrática en la que se comparta soberanía para que la ciudadanía pueda ejercer un mayor control.[3]

La federación europea, es según Durão Barroso, el horizonte político de la Unión Europea. Para esto, afirmó que será necesario crear un nuevo tratado que modifique a los anteriores y fomentar un debate al respecto en toda Europa, en el que las futuras Elecciones al Parlamento Europeo de 2014 serán decisivas. Antes de la celebración de estos comicios, la Comisión Europea presentará su proyecto de estructura de la futura Unión Europea e ideas concretas sobre la modificación de los tratados para que sean objeto de debate. Su objetivo es hacer que la Unión Europea sea más abierta y democrática.[3]

Partidos políticos[editar]

Guy Verhofstadt, ex presidente belga y portavoz social liberal en el PE.

La mayor parte de los partidos políticos en Europa son partidarios de que sus estados formen parte de la Unión Europea, sin embargo, no hay tantos partidos que apuesten por una Europa federal. Podemos destacar algunos:


Además, hay asociaciones y ONG cuyo objetivo es el difundir las ideas federalistas a través de Europa. Ulgunas de las más relevantes son el Movimiento europeo o el Grupo Spinelli en honor a uno de los padres de la Unión Europea y federalista convencido, Altiero Spinelli. También personalidades europeas han mostrado su apoyo al federalismo europeo, como los filósofos Jurgen Habermas, Dirk Verhofstadt y Fernando Savater, o los políticos italianos Emma Bonino y Marco Panella.

Medios de comunicación y sociedad[editar]

Euronews y Eurosport son dos ejemplos de cadenas de televisión europeas, así como la UER, Unión Europea de Radiodifusión, cuyos espacios se emiten a través de las principales cadenas de televisión europeas, en el caso de España por RTVE, el evento más característico de la UER es el Festival de la Canción de Eurovisión que con su formato de competición entre Estados europeos ha ayudado a la creación de un sentimiento de unidad europea.

Euronews es además la cadena escogida por las instituciones europeas para tratar temas relativos a las instituciones europeas, así como a Europa en general, en al menos una décima parte de su tiempo de emisión. Este acuerdo aporta a la cadena cinco millones de euros anuales. Emite en español, italiano, francés, alemán, inglés, portugués desde 1999, ruso desde 2001, árabe desde 2008, turco y persa desde 2010 y ucraniano desde 2011 las 24 horas del día.

Por su parte, el Festival de la Canción de Eurovisión ha sido transmitido cada año desde 1956, siendo el programa de televisión más antiguo que aún se transmite en el mundo.1 Además, es el festival de la canción más grande en términos de audiencia, la que se ha estimado entre 100 y 600 millones internacionalmente.

Educación y cultura[editar]

El humanista Erasmo de Rotterdam nombra y sirve de icono al Programa.

Existen diversos programas de becas para estudiantes europeos, como los proyectos Erasmus, Sócrates o Leonardo, que favorecen el intercambio de estudiantes entre los estados, facilitan el aprendizaje de nuevos idiomas y formas de vida y, normalmente, refuerzan el sentimiento europeo de los jóvenes.

Estos programas se enmarcan dentro del Espacio Europeo de Educación Superior, que es un ámbito de organización educativo iniciado en 1999 con la Declaración de Bolonia que quiere armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea y proporcionar una forma eficaz de intercambio entre todos los estudiantes, así como dotar de una dimensión y de una agilidad sin precedentes al proceso de cambio emprendido por las universidades europeas.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Rond Point Schuman. «Historia de la UE 1918-1939» (en español). rondpointschuman.eu. Consultado el 27 de diciembre de 2007.
  2. «Robert Schuman. 1950». El Mundo. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  3. a b José Manuel Durão Barroso (12 de septiembre de 2012). «Discurso sobre el estado de la Unión 2012». Consultado el 16 de septiembre de 2012.
  4. Ana Romero y Daniel Cohn-Bendit. «Entrevista a Daniel Cohn-Bendit» (en español). elmundo.es. Consultado el 1 de enero de 2008.
  5. eaj-pnv.eu. «EL PARTIDO DEMOCRATA EUROPEO CELEBRARA EN BILBAO SU PRIMERA EJECUTIVA» (en español). eaj-pnv.eu. Consultado el 1 de enero de 2008.

Bibliografía adicional

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]