Extinción masiva del Pérmico-Triásico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La extinción masiva del Pérmico-Triásico señalada como "Final P" en el gráfico.
Lycaenops, un gorgonopsio, grupo que desapareció en la Gran Mortandad.

La Extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT), llamada también de manera informal la Gran Mortandad,[1] fue una extinción masiva ocurrida hace aproximadamente 250 millones de años[2] y define el límite entre los períodos Pérmico y Triásico. Ha sido la mayor extinción ocurrida en la Tierra. En ella desaparecieron aproximadamente el 95% de las especies marinas[3] y el 70% de las especies de vertebrados terrestres.[4] Con tan poca biodiversidad resultante, la vida tardó mucho tiempo en recuperarse. Numerosas ramas evolutivas del árbol de la vida fueron cercenadas, dejando muy pocos representantes disponibles para repoblar el planeta. Por este motivo, entre otros, esta extinción es también la que más tiempo le ha llevado a la vida para recuperarse.[3] Durante largo tiempo la Tierra sólo fue un páramo desértico dominado por los hongos.

Las causas de la hecatombe biológica aún son desconocidas para la ciencia. Compiten varias hipótesis: un vulcanismo extremo,[5] un impacto de un asteroide de gran tamaño, la explosión de una supernova[cita requerida] cercana y la liberación de ingentes cantidades de gases de invernadero atrapadas en los fondos oceánicos en forma de hidratos de metano. El problema dista mucho de estar cerrado pero conociendo la gran resistencia de la vida en la Tierra, para producir semejante nivel de destrucción, las especies debieron haberse visto atacadas desde varios frentes. Por ello, actualmente se cree en la posibilidad de una confluencia de factores que convergiesen en el tiempo para producir el que, con gran diferencia, fue el evento de extinción y destrucción sobre la biosfera más devastador que la Tierra haya conocido.

Duración[editar]

Durante mucho tiempo se pensó que esta extinción masiva fue un proceso gradual que duró varios millones de años,[6] pero nuevas evidencias muestran que el evento duró menos de un millón de años, entre hace 252,3 y 251,4 millones de años (ambos valores con ±300.000 años), lo que es un tiempo relativamente corto si se tiene en cuenta la magnitud de la escala geológica.[2] En todo el mundo los organismos vivientes sufrieron tasas de reducción de población similares, lo que parece indicar que se trató de un fenómeno global y no local; así como repentino, no gradual. Las nuevas evidencias obtenidas de los estratos en Groenlandia muestran trazas de una doble extinción. La primera de ellas, más suave, habría ocurrido nueve millones de años antes del final del Pérmico. Esta doble extinción es lo que había hecho pensar que la extinción masiva había durado varios millones de años.

Causas[editar]

Se han propuesto muchas teorías sobre sus causas, incluyendo el movimiento de las placas de la litosfera, el impacto de un objeto extraterrestre, actividad volcánica extrema y, más recientemente, un efecto invernadero producido por la liberación de hidrato de metano congelado del fondo de los mares (hipótesis del fusil de clatratos).

Extensión de las escaleras siberianas.

Vulcanismo[editar]

En Siberia se produjeron erupciones masivas que produjeron enormes flujos de basalto que durarían miles de años. Las trapps o escaleras siberianas forman actualmente una gran provincia en Siberia, en la que hace alrededor de 251 a 250 millones de años se produjo uno de los más grandes eventos volcánicos conocidos en los últimos 500 millones de años de la historia geológica de la Tierra. Hoy en día, el área cubierta por basalto es de aproximadamente 2 millones de km² y se estima que la original fue de 7 millones de km², con un volumen original de lava de 1 a 4 millones de km³. Basándose en la cantidad de lava se calcula que se liberó suficiente dióxido de carbono para aumentar la temperatura del planeta en 5 °C, aunque no lo suficiente como para matar al 95% de las formas de vida.

Liberación de hidratos de metano[editar]

Esta teoría enlaza con la erupción del flujo de basalto. El calentamiento producido por las erupciones podría aumentar lentamente la temperatura del océano hasta descongelar los depósitos de hidrato de metano que hay debajo del fondo oceánico cerca de las costas. Esto liberaría a la atmósfera suficiente metano para elevar las temperaturas en 5 °C adicionales (el metano es uno de los gases de efecto invernadero más potentes). Esta hipótesis ayuda a explicar el aumento de los niveles de carbono-12 a mitad de la capa de transición del Pérmico-Triásico. También ayudaría a explicar por qué las fases uno y tres de la extinción se produjeron en la superficie y la fase dos en los lechos marinos (el comienzo de esta fase fue inmediatamente después del aumento de los niveles de C-12).

Liberación de sulfuro de hidrógeno[editar]

Otra hipótesis involucra la liberación de sulfuro de hidrógeno en los océanos. Las aguas oceánicas profundas pierden periódicamente la totalidad de su oxígeno disuelto, lo que permite que las bacterias anaerobias (por ejemplo, las bacterias verdes del azufre) proliferen y produzcan sulfuro de hidrógeno. Si se produce una cantidad suficiente de sulfuro de hidrógeno, este sube a la atmósfera. Los niveles de sulfuro de hidrógeno, tóxico para la mayoría de seres vivos, aumentarían drásticamente en unos pocos cientos de años. Los modelos de este fenómeno indican que el gas destruiría el ozono de la atmósfera superior y la radiación ultravioleta mataría a las especies que hubiesen sobrevivido a los gases tóxicos.

Mapa que señala en rojo el área del gran cráter de la Tierra de Wilkes.

Impacto de un gran meteorito[editar]

En 2006 se encontró el gran cráter de un posible impacto de meteorito en la Tierra de Wilkes, en la Antártida. El cráter tiene un diámetro de alrededor de 500 kilómetros y está situado a una profundidad de 1,6 kilómetros bajo el hielo de la Antártida. Los científicos especulan que éste impacto pudo haber causado la extinción Pérmico-Triásico. A pesar de su edad, sólo ha podido determinarse en el amplio rango comprendido entre 100 millones y 500 millones de años atrás. También se especula que puede haber contribuido de alguna manera a la separación de Australia de la Antártida, que en ese momento formaban parte del supercontinente de Gondwana. Los niveles de iridio y el cuarzo fracturado en capa de transición Pérmico-Triásico difieren de los de la transición Cretácico-Terciario. No se conoce el impacto que pudo tener este meteorito, pues los fósiles hallados en Groenlandia muestran que la extinción pudo haber sido gradual, con una duración de alrededor de ochenta mil años, en tres fases distintas. Sin embargo, se especula que el impacto podría haber provocado una onda de tipo sísmico que a su vez produjo la ruptura de la corteza terrestre en el punto opuesto de la Tierra o antípoda. En este punto se encontraban en esa época las traps siberianas, por lo que la teoría del impacto concuerda con la hipótesis del vulcanismo.

Teorías alternativas[editar]

La extinción masiva ocurrida al final del Pérmico es única por sus proporciones, hasta tal punto que es difícil pensar que una sola de las explicaciones propuestas haya causado tal destrucción. Existe otra teoría (algunas veces llamada en broma Modelo del Asesinato en el Orient Express) que considera que todas las causas propuestas ocurrieron de forma encadenada en el transcurso de un millón de años. El movimiento de las placas litosféricas produjo un balance precario en el ambiente global, una supernova debilitó la capa de ozono, el impacto de un gran meteorito desencadenó la erupción de las traps de Siberia y, finalmente, el calentamiento global resultante hizo que se derritieran los depósitos de hidrato de metano en las cercanías de las costas.

La explosión de una supernova cercana sería extremadamente perjudicial para la vida en la Tierra y ha sido propuesta como causa de varias extinciones masivas. Dada la dificultad para demostrar que tal evento pudiese desarrollarse, más aún en escalas de tiempo profundo, no ha podido probarse que algo así haya tenido lugar en el pasado. Se considera que este tipo de sucesos son extremadamente inusuales y es posible que nunca se haya producido una explosión estelar masiva cercana al Sol en toda la historia de la Tierra. En cualquier caso, este suceso no guarda relación con el resto de las causas propuestas, a diferencia de los demás.

Partiendo de un escenario de impacto cósmico de gran calibre en la Antártida que, mediante réplicas sísmicas en el interior de la Tierra, pudiese desencadenar la erupción de una pluma de manto en un punto próximo a las antípodas del lugar la colisión (Siberia); la subida de las temperaturas podría haber derretido los depósitos de hidrato de metano, incrementando aún más el calentamiento global. Esta hipótesis, basada en una ley causa-efecto, parece ser la explicación más probable que justificase la extinción del 95% de la vida en la Tierra.

Referencias[editar]

  1. «The Great Dying - NASA Science». Consultado el 30 de abril de 2011.
  2. a b Shen S.-Z. et al. (2011). «Calibrating the End-Permian Mass Extinction». Science. doi:10.1126/science.1213454. 
  3. a b Benton M J (2005). When life nearly died: the greatest mass extinction of all time. London: Thames & Hudson. ISBN 0-500-28573-X. 
  4. Sahney S and Benton M.J (2008). «Recovery from the most profound mass extinction of all time» (PDF). Proceedings of the Royal Society: Biological 275 (1636):  pp. 759–765. doi:10.1098/rspb.2007.1370. PMID 18198148. PMC 2596898. http://journals.royalsociety.org/content/qq5un1810k7605h5/fulltext.pdf. 
  5. Darcy E. Ogdena and Norman H. Sleep (2011). «Explosive eruption of coal and basalt and the end-Permian mass extinction.». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. doi:10.1073/pnas.1118675109. http://www.pnas.org/content/early/2011/12/12/1118675109.abstract. 
  6. Erwin, D.H (1993). The Great Paleozoic Crisis: Life and Death in the Permian. New York: Columbia University Press. ISBN 0231074670. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]