Cráter de la Tierra de Wilkes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
En rojo, el área del cráter de la Tierra de Wilkes. La toponimia en inglés no se corresponde forzosamente con la toponimia en español.

El cráter de la Tierra de Wilkes es un gigantesco cráter de origen meteórico descubierto bajo la capa de hielo de la Antártida. Se ubica en la Tierra de Wilkes, con su centro situado aproximadamente en los 70° S de latitud y los 120° E de longitud, con unos 480 km de diámetro.

Este cráter se originó hace 250 millones de años, lo que refuerza la hipótesis según la cual la extinción Pérmica, que se prolongó durante 100.000 años, se originó por el impacto en el planeta Tierra de un gran meteorito, quizá restos de un núcleo cometario o de un asteroide de mediano tamaño, sobre el entonces supercontinente meridional de Gondwana.

El cráter fue descubierto en el año 2006 por un equipo dirigido por Ralph von Frese y Laramie Potts, usando los medidores de gravedad que poseen los satélites GRACE. Tales medidores han detectado una gran concentración de masa con anomalías de gravedad en la Tierra de Wilkes, lo cual puede deberse a un mascon. Generalmente, los mascones se asocian o a la presencia de un gran meteorito o a «mantos-nube» formados por grandes efusiones de lava; ahora bien, estas grandes efusiones de lava suelen asimismo deberse a fuertes impactos meteóricos.

La forma anular y la extensión del mascon en la Tierra de Wilkes indican con casi absoluta certeza que se trata de un cráter meteórico, pese a hallarse oculto bajo 1,5 km del hielo y la nieve correspondientes al inlandsis antártico.

El impacto de tal meteorito habría provocado una onda de tipo sísmico ocasionando una «serie de eventos» tales como gigantescas erupciones en lo que actualmente es Siberia (traps Siberianas, entonces parte del supercontinente septentrional de Laurasia, y la liberación de gases con efecto invernadero.

Extremando las hipótesis, se sugiere que tal impacto facilitó la aparición —muy posterior— por réplicas o resonancias (hace «apenas» unos 35 millones de años) del Gran Valle del Rift.

La extinción Pérmica significó la extinción en un plazo de unos cien mil años del 90% de las especies vivas pluricelulares de la Tierra.

La magnitud del impacto meteórico sucedido en el Pérmico es bastante superior a la que indica el cráter Chicxulub (el cráter Chicxulub en Yucatán se debe a un meteorito que impactó hace unos 65 millones de años provocando la extinción masiva del Cretácico-Terciario; baste notar que el cráter de la Tierra de Wilkes es seis veces más extenso que el cráter yucateca de Chicxulub).

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Coordenadas: 70°S 120°E / -70, 120