Esmeralda (mineral)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Esmeralda (mineral)
Emerald crystal muzo colombia.jpg
General
Categoría Minerales ciclosilicatos
Clase 9.CJ.05 (variedad de berilo)
Fórmula química Be3Al2(SiO3)6::Cr
Propiedades físicas
Color Verde
Raya Blanca
Lustre Vítreo
Sistema cristalino Hexagonal
Hábito cristalino De masivo a cristalino bien definido
Fractura Conchiforme
Dureza 7.5-8
Peso específico 2,70 y 2,90
Índice de refracción 1,576 - 1,582
Birrefringencia δ = 0.0040–0.0070
Pleocroísmo Distinto, azul-verde/amarillo-verde
Propiedades ópticas Uniaxial (-)

La esmeralda es una variedad del mineral denominado berilo, que junto a éste contiene cromo y vanadio, que le dan su característico color verde y una dureza de 7.5 a 8 en la escala de Mohs. Este mineral es un ciclosilicato, y su peso específico oscila entre 2,65 y 2,90. Es un silicato de berilio y aluminio con cromo con fórmula química Be3Al2(SiO3)6.

Es una piedra preciosa muy valorada debido a su rareza, pues desde la Antigüedad se descubrieron piedras preciosas de color verde como la malaquita, pero la esmeralda es la única cristalina. Su nombre, posiblemente persa, significa piedra verde y su tonalidad ha dado nombre al color verde esmeralda.

Se encuentra en gran cantidad en el departamento de Boyacá en Colombia (Muzo, Chivor, Otanche y Coscuez), y Brasil, también en menor medida en Zambia, donde los yacimientos son menos voluminosos. El mayor productor de esmeraldas en el mundo es Colombia seguido por Brasil.

En el desierto oriental de Egipto, no muy lejos del Mar Rojo, existen unas minas que posiblemente fueron explotadas hace 3.500 años. Muchos años después del descubrimiento de las esmeraldas, Cleopatra llegó a poseer esas minas, pues sentía una especial fascinación por estas piedras. [cita requerida]

En el otro hemisferio, de muchas minas de Brasil se extraen grandes cantidades de aguamarina, otra piedra preciosa (aunque de menor valor comercial que la esmeralda) cuyo nombre proviene del parecido de su coloración con la del mar. A pesar de sus diferencias en el precio, la esmeralda y la aguamarina tienen mucho en común: están hechas del mismo mineral. La diferencia en colores es causada por las impurezas que le dan a cada una de ellas su color característico.

Tanto la esmeralda como la aguamarina están formadas por un mineral, el berilo, que es incoloro cuando se encuentra puro. Es una pequeña cantidad de cromo lo que le da a la esmeralda su intenso color verde, mientras que el hierro se encarga de darle sus ligeros matices azulados a la aguamarina. Sin embargo, el incoloro berilo puede ser también "vestido" con otros colores: dependiendo de su carga eléctrica, las impurezas de manganeso en berilo pueden llegar a producir gemas de color de rosa o rojas, como la morganita. Y la presencia de hierro en el berilo no sólo produce aguamarinas, sino que algunas veces se obtiene una variedad de berilio coloreada con un amarillo intenso, como el heliodoro.

Mención especial merece la esmeralda trapiche, que se encuentra en algunas minas de Colombia, por su extraña forma de estrella debido al crecimiento del cristal en varias direcciones.

Coloración de los minerales[editar]

Esmeralda.

Por su coloración, los minerales pueden clasificarse como:

  • Alocromáticos. Los minerales que, como el berilo, son capaces de adoptar más de una coloración, reciben el nombre de alocromáticos (que significa algo así como "coloreados por otros".) Estos minerales deben su color a pequeñas cantidades de impurezas, que son usualmente metales: hierro, cromo, cobre, vanadio y manganeso. Existen ciertos minerales alocromáticos que pueden poseer prácticamente cada color imaginable, e incluso pueden albergar a muchos colores en un solo cristal.
  • Idiocromáticos. Por otra parte, los minerales idiocromáticos (término que más o menos significa "autocoloreados") son siempre del mismo color. Esta clase de minerales también deben su color a ciertos elementos. En este caso, sin embargo, esos elementos constituyen una parte esencial de la composición de los minerales en sí. De manera que no pueden ser considerados como impurezas. Muchos minerales metálicos son idiocromáticos. Sus colores suelen variar ligeramente debido a la presencia de pequeñas cantidades de otros metales. El oro, por ejemplo, es menos amarillo cuando se mezcla con un poco de plata, y más rosado cuando es mezclado junto con cobre.
  • Pseudocromáticos. Existe aún un tercer tipo de minerales que reciben el nombre de minerales pseudocromáticos (o "de color falso"), cuya coloración proviene de la estructura física del cristal. Uno de los minerales pseudocromáticos más conocidos es el ópalo, el cual está formado por capas microscópicas de esferas de sílice. Esto ocasiona que, al pasar a través de un ópalo, la luz se separe en los colores que la componen, más o menos de la misma manera como ocurre cuando se refleja en una capa de aceite sobre el agua.

Así las cosas, un metal como el hierro puede pertenecer tanto a los minerales alocromáticos como a los minerales idiocromáticos. En el primer caso es considerado como una impureza, mientras que en el segundo forma parte intrínseca del mineral coloreado.

Esmeraldas pulimentadas.

El color de algunos minerales puede cambiar, ya sea de manera natural o con un poco de nuestra ayuda. Bajos niveles de radiación (que se encuentran a menudo en la naturaleza) pueden contribuir a oscurecer algunos minerales incoloros. Los mismos berilos de color amarillo verdoso son ahora tratados con calor para darles una coloración más azulada.

El mayor número de minas de esmeraldas se encuentra en el departamento de Boyacá, Colombia.

Simbolismo[editar]

En la Edad Media, fue símbolo de Juan el Apóstol. Para los alquimistas, es la piedra de Venus.

Esmeraldas famosas[editar]

  • Esmeralda Gachalá: Una esmeralda de 858 quilates. Fue encontrada en 1967 en la mina Vega de San Juan en el municipio de Gachalá del departamento de Cundinamarca, Colombia.
  • Esmeralda Fura: Es de 11 mil quilates, o sea más de cinco libras de peso, es la segunda esmeralda tallada más grande del mundo, es de propiedad de Víctor Carranza.[1]
  • Esmeralda Teodora: Es de 57.500 quilates, es la esmeralda tallada más grande del mundo, propiedad de Regan Reaney, un comerciante de gemas raras de Canadá.
  • Esmeralda Tena: De dos mil quilates, tiene esa intensidad oscura, ese verde mariposa, que la hace más valiosa, mucho más valiosa que la esmeralda que perteneció a la emperatriz rusa Catalina la Grande, y que se remató en Christie´s de Nueva York por dos millones de dólares, esta también propiedad de Carranza.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Revista Diners. «Carranza muestra su esmeralda, la más grande del mundo». Consultado el 17 de mayo de 2011. «Las dos llevan ocho años guardadas en la caja de seguridad de un banco, en el centro de Bogotá».

Enlaces externos[editar]