Pleocroísmo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El mineral de cordierita de la izquierda presenta un evidente pleocroismo: presenta caras amarillentas, grises y azuladas.

El pleocroísmo es la facultad que presentan algunos minerales de absorber las radiaciones luminosas de distinta manera en función de la dirección de vibración. Por esta propiedad, un mismo cristal puede aparecer con coloraciones diferentes dependiendo de la orientación en que haya caído en la preparación microscópica.

En los cuerpos isótropos, la coloración no depende de la dirección en que se propagan los rayos luminosos en su seno. No ocurre lo mismo con los cuerpos birrefringentes, pues en éstos el color visible depende del ángulo que forman los rayos con los ejes cristalinos. Así, un cristal de circón es oscuro en el sentido de su eje óptico y gris azulado en una dirección perpendicular al mismo. En un cristal que posea varios ejes, el color variará según las caras: es típico el caso de la cordierita, una de cuyas caras es de color gris amarillento, en tanto las otras dos son de color azul claro y oscuro.

Las coloraciones visibles son dos (dicroísmo) en los cristales birrefringentes que sólo tienen un eje, y tres (tricroísmo) en los que tienen dos ejes. Esos fenómenos se deben a la existencia en el cristal de direcciones privilegiadas en las cuales son refractados los rayos según su longitud de onda.

Enlaces externos[editar]