Dromiciops gliroides

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Monito del monte
Monito del Monte ps6.jpg
Estado de conservación
Casi amenazado (NT)
Casi amenazado (UICN 3.1)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Clase: Mammalia
Infraclase: Marsupialia
Superorden: Australidelphia
Orden: Microbiotheria
Familia: Microbiotheriidae
Género: Dromiciops
Especie: Dromiciops gliroides
Thomas, 1894
Distribución
Mapa de distribución de Dromiciops gliroides
Mapa de distribución de Dromiciops gliroides
Sinonimia

Dromiciops australis

El monito del monte, también llamado chumaihuén (Dromiciops gliroides), es un marsupial del sur de Chile y el sudoeste de la Argentina. Se destaca por ser el único representante viviente del orden Microbiotheria, el cual está más emparentado con los marsupiales de Australia que con los otros marsupiales de América del Sur.

Es considerado un fósil viviente, ya que todos los otros miembros conocidos del orden se extinguieron entre el Oligoceno y el Mioceno. Se ignora si los remotos ancestros del monito del monte llegaron a América desde Australia a través de la Antártida, o bien se encontraban allí desde la época en que ambos continentes estaban unidos formando Gondwana.

Hábitat y distribución[editar]

Dromiciops gliroides es endémico de los bosques templados del noroeste de la Patagonia Argentina y del centro-sur de Chile. Su distribución geográfica abarca desde la Reserva Nacional Los Ruiles en la Región del Maule por el norte, hasta la desembocadura del río Inio en la isla de Chiloé por el oeste y sur, y hasta el paso fronterizo Pino Hachado por el este.[1] En Argentina se encuentra en las provincias de Río Negro y Neuquén, además del noroeste de la provincia de Chubut.[2] El conocimiento sobre su distribución ha estado en constante crecimiento desde 1870, ya que diversos estudios han registrado nuevas localidades en donde el marsupial habita.[2] [3] [4] En 2010 un estudio recopiló y analizó estos registros, conformando el modelo distributivo actual. Dromiciops gliroides ha sido documentado en más de 88 localidades desde su descubrimiento, la mayoría de ellas en Chile.[1]

La especie reside en la zona norte y central de la ecorregión bosque templado valdiviano en donde habita, principalmente, en las subregiones bosque andino —con asociaciones de Nothofagus-Fitzroya y Nothogafus-Araucaria—, bosque maulino costero y bosque valdiviano, que conforman el 80 % del hábitat de la especie.[1] Prefiere los bosques primarios húmedos y fríos, y evita en lo posible bosques secundarios y matorrales. En 2009, un estudio de telemetría estudio un área en donde los tres tipos de hábitat coexistían. Este mostró que el uso de hábitat corresponde en un 97 % a bosques primarios, 2 % a bosques secundarios y 1 % a matorrales.[5]

Su presencia está directamente relacionada con la de ciertas plantas con las cuales presenta una relación de simpatría. Su abundancia decae si el porcentaje de cobertura de caña de colihue (Chusquea culeou) es menor al 10 %. Una vez que los requerimientos de colihue se cumplen, su presencia depende de la disponibilidad de frutos de quintral (Tristerix corymbosus). Áreas con más del 10 % de colihue, pero con nula presencia de quintral contienen entre 5 y 7 individuos por hectárea (ind/ha). En cambio, áreas con la misma cantidad de colihue, pero con abundante quintral albergan hasta 25 ind/ha.[6]

Anatomía y fisiología[editar]

El monito del monte es un mamífero pequeño, con un hocico corto, cara puntiaguda y pequeñas orejas redondas. Las medidas promedio en los adultos son: 210 mm desde la cabeza a la cola, 100 mm la cabeza y el cuerpo y 110 mm solo la cola. La cola es prensil, peluda y gorda, especialmente cerca de la base, donde acumula grasas antes de hibernar. Posee pulgares oponibles y un área de piel desnuda en la punta interna de la cola, características que usa para desplazarse por la ramas de los árboles. Pesa entre 16 y 46 gramos. Dromiciops gliroides exhibe un leve dimorfismo sexual: las hembras son más grandes que los machos, especialmente durante el periodo anterior a la hibernación.

El pelaje del monito del mote es corto, denso y de coloración parda que se oscurece en el área dorsal. La cara es de color gris-pálido, con anillos negros alrededor de los ojos. La nuca es de color rufo o canela, que se vuelve más pálido en los costados. Asimismo, posee varias manchas blanquecinas justo alrededor de los hombros y detrás de las caderas. El vientre es blanco-amarillento con una coloración gris-pálida en la parte interna de las patas.

La fórmula dentaria es Superior: 5.1.3.4, inferior: 4.1.3.4, total: 50, es decir que en cada lado de la mandíbula posee 50 dientes: nueve incisivos, cinco superiores y cuatro inferiores, un canino superior y otro inferior, seis premolares, tres superiores y tres inferiores, y ocho molares, cuatro superiores y cuatro inferiores. La dentición decidua es similar a la permanente, solo que posee un incisivo inferior adicional. El monito del monte presenta un gran número de anomalías dentarias en comparación a otras especies de marsupiales. Esta anomalías están presentes en el 8,8% de los especímenes e incluyen dientes supernumerarios y fusiones de dientes.[7]

Faneróptica y anatomía[editar]

Morfometría Masa

(g)

Longitud (cm)
Cuerpo Cola
Dromiciops gliroides Hasta 40 13 13

El monito del monte es apenas mayor que un ratón común, y aunque sea de menor tamaño que los didélfidos, da la sensación de ser un animal más robusto debido a la densa capa que lo recubre, preparándolo para soportar bajas temperaturas.

El pelo es denso y suave, de color pardo-grisáceo o bayo, con la región ventral blancuzca; muestra franjas oscuras en la espalda y los flancos.

Las orejas son más pequeñas que las del resto de los marsupiales americanos, y están cubiertas de pelo. Los ojos, pequeños y oscuros, están rodeados por una mancha de pelo negro. La frente y la cabeza están surcadas por una línea negra longitudinal.

Los pulgares son oponibles al resto.

La cola mide entre 10 y 13 cm, parcialmente prensil y cubierta por un denso y corto pelaje, similar al del resto del cuerpo en el tercio proximal, y tieso y ligeramente más claro en los dos tercios distales. Los dos o tres últimos centímetros de la cola, están desnudos en la superficie ventral. En ella se deposita abundante tejido adiposo que le ayudará a sobrevivir durante los meses de hibernación.

Las hembras poseen un marsupio bien desarrollado en cuyo interior se disponen cuatro mamas.

Reproducción[editar]

Dromicips gliroides alcanza la madurez sexual en el segundo año de vida. Las hembras son monoéstricas, por lo que crían una sola camada al año, la cual consiste normalmente de dos a cuatro crías. La temporada reproductiva comienza a fines de invierno y termina a comienzos de la primavera; de agosto a septiembre. Después de la concepción —y una vez que el blastocito se implanta en el endometrio— se forma una placenta coriovitelina que nutre al embrión.[Nota 1]

El desarrollo intrauterino dura de tres a cuatro semanas, hasta finales de octubre. Durante este periodo la madre desarrolla el marsupio y las glándulas mamarias. El parto ocurre a principios de noviembre, y los neonatos migran desde la vagina hasta el marsupio. En este punto las crías ya poseen estomodeo, sistema olfativo y extremidades traseras. El desarrollo dentro del marsupio dura dos meses aproximadamente, de noviembre a diciembre, en los cuales la camada se mantiene aferrada firmemente a los pezones de la madre. Una vez que las capacidades motoras aumentan, los monitos del monte juveniles pueden abandonar el marsupio por cortos periodos de tiempo. Durante febrero, las crías realizan pequeñas excursiones sin el resguardo de su madre, pero manteniéndose en todo momento unidas entre ellas. Para fines de marzo los monitos del monte ya son totalmente autónomos, si bien no dejan de amamantar hasta el fin de la temporada reproductiva en abril.

Comportamiento[editar]

Son animales de hábitos nocturnos y arborícolas, que construyen nidos esféricos con hojas de quilas (Chusquea quila). En ellos se refugian mientras las condiciones climáticas son adversas. No obstante, cuando éstas son extremadamente rigurosas, como es costumbre en el invierno austral en los Andes, estos animales hibernan hasta la primavera.

También son utilizados para albergar las crías una vez que han sido destetadas. Los nidos son encaramados entre la vegetación a aproximadamente 2 m de altura. También aprovechan otros abandonados por aves u otros animales e incluso hacerlos en huecos de troncos caídos, impermeabilizando las paredes de los mismos con hojas frescas.

Parece ser que sólo forman parejas durante la época de celo, y el resto del año, las únicas asociaciones existentes en esta especie son las de la madre con la cría.

Ecología[editar]

Dieta[editar]

Dromiciops gliroides es un omnívoro generalista, es decir, necesita artrópodos —ricos en proteínas— y frutos —ricos en azúcares— para abastecer sus requerimientos nutricionales. La dieta del marsupial varía estacionalmente, debido probablemente a la disponibilidad. En verano cuando la presencia de frutos es mayor, su consumo aumenta. En cambio, en primavera la dieta de D. gliroides pasa a ser más insectívora, debido en parte a la necesidad de una dieta alta en proteínas para el apareo. Una dieta rica en frutos a fines del verano podría estar relacionada con la necesidad de almacenar grasa y azúcares para el invierno.[9] [10]

Un estudió analizó las proporciones dietarias de las poblaciones de monitos del monte en Chiloé mediante estudios de muestras fecales, tanto en bosques primarios (BP) como en bosques de tala selectiva (BTS). Los artrópodos representaron más de un 40 % de los elementos encontrados y fueron la principal fuente de alimento tanto en BP como en BTS, aunque su presencia fue mayor en estos últimos. Según el estudio esto se debió a que en los BTS los doseles arbóreos son más abiertos, lo que aumenta la cobertura de caña, donde estos insectos habitan. Coleoptera y Orthoptera fueron los artrópodos más frecuentes, con una presencia en 43 % y 25 % de las muestras, respectivamente. Otros taxones, como Lepidoptera, Hymenoptera y Hemiptera también fueron encontrados, aunque en menor frecuencia. Por otro lado, se encontraron las semillas de 12 plantas diferentes, entre ellas epifitas, enredaderas, y arbustos.[9] Otro estudio analizó la dieta de D. gliroides cerca de Valdivia y llegó a resultados similares. Los invertebrados correspondieron a un 79,7 % de la dieta, abundaron en primavera y su consumo decreció en verano y otoño. En cambio, los frutos abundaron en verano y su consumo varió de forma inversa.[11]

Si bien D. gliroides necesita una dieta omnívora, exhibe una serie de plasticidades fenotípicas en función de la dieta consumida —insectivora, frugívora o mixta—. El consumo de oxígeno aumenta durante una dieta específica, ya sea de insectos o frutos. La perdida de agua evaporativa es mayor en una dieta frugívora, decrece en una dieta mixta y llega a su punto más bajo durante una dieta insectívora. En cambio, el hígado —el órgano encargado de metabolizar las proteínas y las grasas— aumenta de tamaño durante una dieta insectívora. El intestino delgado también aumentó de tamaño en esa dieta, probablemente para mejorar la digestión de proteínas y otros elementos presentes en artrópodos, como los exoesqueletos. La producción de enzimas digestivas también depende de la alimentación del monito del monte. En una dieta insectívora la síntesis de aminopeptidasa N incrementa, especialmente en la última parte del tracto intestinal. En cambio, durante una dieta frugívora, la síntesis de maltasa y sacarasa se dispara.[11]

Depredadores y parásitos[editar]

Zorro chilote (Lycalopex fulvipes), depredador del monito del monte.

Los principales depredadores del monito del monte son mamíferos y aves, tanto introducidos como nativos, en especial el gato doméstico (Felis silvestris catus). Estudios han determinado que el monito del monte corresponde al 10 % de la dieta del zorro chilla (Lycalopex griseus),[12] al 3,6 % de la del zorro chilote (Lycalopex fulvipes),[13] y a una pequeña parte de la dieta de la lechuza común americana (Tyto furcata) y del puma (Puma concolor puma). [Nota 2] [17] [14] Además corresponde al 10,3 % de las presas capturadas por el concón (Strix rufipes) y al 37,7 % de la biomasa de su dieta.[18] Sin embargo, el hábitat del marsupial posee altas concentraciones de caña colihue, por lo que no es visto fácilmente. Además, al ser un animal arbóreo, las posibilidades de encontrarse con algún depredador terrestre son escasas. También se ha sugerido que la secreción que el monito del monte rezuma de sus glándulas cutáneas es capaz de repeler depredadores.[19] [20]

Tres taxones de ectoparásitos han sido encontrados en Dromiciops gliroides: Siphonaptera (pulgas), Acari (ácaros y garrapatas) y Hirudinea (sanguijuelas). Entre las especies de sifanópteros identificadas están Chiliopsylla allophyla y Plocopsylla diana.[9] Entre los ácaros, se han sido reconocido dos, Acanthochela chilensis y Dromiciocoptes brieni.[21] [22] Ixodes neuquenensis es la única garrapata identificada como parásito de D. gliroides.[23] [24] Si bien la presencia de sanguijuelas en el monito de monte se encuentra bien documentada, no se ha identificado ninguna especie aún.[9] En 2012, un estudio analizó a 185 individuos en busca de ectoparásitos, de los cuales 102 los poseían, es decir el 55 %. El estudio mostró que la presencia de parásitos es mayor en bosques de tala selectiva que en bosques primarios, y mayor en ejemplares jóvenes que en adultos. Además la prevalencia de garrapatas fue mayor en primavera que en verano. El sexo no incidió en la presencia de parásitos. El estudió concluyó, basándose en el peso, índices de recaptura y densidad de población, que los parásitos no afectaron la salud de los monitos del monte.[9]

Solo se han encontrado dos especies de endoparásitos en el monito del monte: Allassogonoporus dromiciops, perteneciente al taxón Digenea y Pterigodermatites (Paucipectines) spinicaudatis, perteneciente al taxón Nematoda. El primero es el único Allassogonoporus en Sudamérica y el único que parasita a un marsupial. El resto de las especies del género afectan a murciélagos y roedores de Norteamérica, Europa y el Sudeste Asiático. Por otro lado, P. spinicaudatis no está presente en ningún marsupial australiano, pero si en varios americanos.[25] [26]

En 2009, un estudio descubrió varios Hepatozoon, un género de protozoos, hospedados en los eritrocitos del monito del monte. El estudio sugiere que el parásito Ixodes neuquenensis fue el vector común de infección. El protozoo se encontró en 35 de los 75 individuos analizados. La infección fue más difícil de identificar en monitos del monte adultos, lo que implica que los ejemplares jóvenes son más vulnerables. Estos Hepatozoon son una amenaza para el marsupial ya que podrían inducir la aparición de otras enfermedades.[27]

Rol ecológico[editar]

El colibrí rubí (S. sephaniodes) se alimenta exclusivamente de quintral en invierno, el cual es dispersado por el monito del monte.

Dromiciops gliroides es el principal dispersor de semillas de al menos 16 especies de plantas diferentes, que conforman el 80% de las plantas con frutos de su ecosistema. Seis de ellas son dispersadas únicamente por el monito del monte: Tristerix corymbosus, Asteranthera ovata, Cissus striata, Desfontainia spinosa, Luzuriaga sp., Mitraria coccinea. El resto, en cambio, también es dispersado por aves frugívoras como el fio-fio (Elaenia albiceps) y el zorzal chileno (Turdus falcklandii). Cabe destacarse su relación mutualista con el quintral (Tristerix corymbosus). Esta hemiparásita posee un rol vital para la conservación de los bosques templados de la Patagonia. Aparte de ser un factor de mortalidad para las plantas hospedadoras, su néctar es la principal fuente de alimento del picaflor rubí (Sephanoides sephaniodes) durante los meses de invierno.[10] [28] A su vez, S. sephanoides es el único polinizador de al menos 20% de las especies de su bioma, incluida T. corymbosus.[29]

Dromiciops gliroides dispersa semillas de frutos que otros animales rechazarían debido a su color o tamaño. Por ejemplo, E. albiceps y T. falcklandii, las principales aves dispersoras en los bosques del sur de Chile, solo pueden consumir frutos de hasta cierto tamaño, 8 mm y 11 mm respectivamente. El monito del monte, por otro lado, puede alimentarse de frutos de más de 11 mm de diámetro. Se ha documentado una relación entre el tipo de dispersor de un planta y el color de la fruta que produce. Las especies dispersadas por mamíferos son generalmente verdes, en cambio, las dispersadas por aves son de colores más fuertes, como amarillo, rojo y negro. Esta relación es particularmente evidente en el caso de T. corymbosus. Los especímenes ubicados en el norte, en los matorrales chilenos, exhiben una coloración amarilla. En cambio, los que habitan en el sur, en los bosques templados, exhiben una coloración verde. Se ha propuesto que la necesidad de atraer a ciertas aves causa que algunas plantas provean a sus frutos de colores más vistosos. Eso explicaría que en su distribución más austral, T. corymbosus presente frutos verdes; el monito del monte no discrimina en función del color ya que es un animal nocturno.[28] [30]

La efectividad del monito del monte como dispersor de semillas ha sido confirmada en varios estudios. Es capaz de ingerir semillas y después expulsarlas sin causarles ningún daño, por el contrario, ayuda a su germinación y les confiere un abono natural. De hecho, estudios han demostrado que las semillas de T. corymbosus, A. chilensis y A. microphylla que han pasado por el tubo digestivo del monito del monte presentan mayores índices de germinación que las plantadas directamente en el sustrato. Además, el rol del monito del monte es especialmente evidente en el caso de las hemiparásitas, como T. corymbosus, ya que necesitan germinar sobre algún tronco o rama. Un estudio mostró que solo el 10% de las semillas defecadas por D. gliroides cayó al suelo, el 90% germinó, y la mayoría desarrolló rizoides, una especie de raíz con la cual las hemiparásitas se fijan a su hospedador.[28] [31]

Conservación[editar]

Abundancia[editar]

Dromiciops gliroides es clasificado como «casi amenazado» por la Lista Roja de la UICN, debido a un continuo declive en su población causado por la actividad maderera y agrícola.[32] En 2007, fue clasificado como «inadecuadamente conocido» en el Decreto N° 151 del Ministerio Secretaría General de la Presidencia de Chile, que juzgó la información existente como insuficiente para determinar un estado de conservación, pese a que se sospechó de una situación de amenaza.[33] En un principio D. gliroides fue considerada una especie rara. De hecho, hasta el 2008, la UINC la clasificó como vulnerable.[32] Esto se debió a su baja abundancia durante estudios anteriores al siglo XXI en poblaciones de micromamíferos. Sin embargó, el tipo y la altura de las trampas usadas fueron las causas principales de este bajo índice poblacional. Estos estudios utilizaron trampas Sherman colocadas en el suelo, las cuales son ineficaces en la captura de animales arbóreos. Además usaron avena como cebo, la cual no atrae mamíferos frugívoros-insectívoros.[34] [35]

No sería hasta el 2009 cuando se investigaron métodos no convencionales destinados directamente a la captura del monito del monte. Estos estudios concluyeron que la forma más eficaz para capturarlo es una combinación de trampas de captura viva de malla, colocadas sobre el suelo, con un cebo de plátano. Gracias a estos avances se descubrió que D. gliroides es más común de lo que se pensaba.[34] [35] Si bien algunas áreas han sido bien estudiadas, se desconoce mucho sobre poblaciones en el resto de su distribución geográfica.[10] En un área, cercana al Parque nacional Vicente Pérez Rosales, se registró una densidad promedio de 27 individuos por hectárea (ind/ha) en bosques primarios y 19 ind/ha en bosques secundarios.[34] [35] En un bosque secundario al norte de Valdivia se registró una densidad de 26 ind/ha.[36] En cambio, en un bosque primario cercano a Bariloche se estimó una densidad de 27 ind/ha.[37] En Chiloé la abundancia es menor; en el 2012 un estudio registró una densidad de 6 ind/ha en bosques primarios y 8 ind/ha en bosques secundarios.[9]

Amenazas[editar]

Las principales amenazas del monito del monte son la degradación, fragmentación y destrucción de su hábitat, el bosque templado valdiviano.[10] Este bosque ha sido reducido drásticamente en el último siglo, a tal punto que solo el 30 % permanece intacto.[38] La actividad maderera y agrícola han sido la causa principal de este daño.[32] [10] En la parte norte de su distribución, especies exóticas como el Pinus radiata han remplazado progresivamente a los bosque nátivos.[39] En el sur la actividad ganadera ha degradado significativamente el suelo, por lo que miles de hectáreas de bosque nativo se han remplazado por pastizales.[40] Usualmente se talan los árboles autóctonos más grandes y longevos debido a su alto valor comercial. Después se sigue con los troncos caídos, que son usados comúnmente como leña. El resto del bosque es comido o pisoteado por el ganado, lo que impide que se regenere.[10]

Las actividades antropogénicas usualmente degradan el hábitat del monito del monte, ya que alteran factores esenciales para su conservación como el diámetro y densidad de las ramas y la diversidad de plantas.[41] Además, remueven las ramas en el suelo y la caña de colihue, donde el marsupial nidifica.[10] La falta de vegetación en el sotobosque podría disminuir su movilidad y disponibilidad de alimento.[41] Los bosques degradados usualmente poseen un dosel arbóreo menos frondoso, lo que aumenta la exposición al sol y forma microclimas más secos.[10]

El monito del monte es afectado de forma negativa por la fragmentación de su hábitat. Diversos estudios han mostrado que el marsupial evita en lo posible transitar por pastizales, por la que es poco probable que pase de un fragmento de bosque a otro. Este aislamiento poblacional podría causar un cuello de botella que probablemente terminaría en un colapso genético o demográfico.[5] En bosques fragmentados la presencia de depredadores aumenta debido al efecto de borde. Además se ha documentado una reducción en la capacidad del monito del monte para dispersar semillas en esos bosques.[42]

En la cultura popular[editar]

Al ser una especie poco conocida y difícil de encontrar, el monito del monte ha estado rodeado de un halo de misterio y se le han atribuido características fantásticas.

Supersticiones de algunas partes de su área de distribución mantienen que ver ejemplares de esta especie o tenerlos en casa dará mala suerte a las personas, habiendo constancia de que vecinos de las regiones que estos animales ocupan han llegado a echar abajo su casa al ver uno de estos pequeños marsupiales en el interior.

Los nombres que se le otorgan, chumaihuén y perrito de virtud, les confieren poderes benéficos. El chumaihuén de las historias es muy semejante al animal auténtico, pero con cola de buey y capaz de sobrevivir sólo con azúcar; se le atribuye un origen relacionado con el buey que presenció el nacimiento de Jesús. El nombre perrito de virtud proviene de la creencia extendida por Chiloé de que son perros mágicos de los bosques, que habitan dentro de los troncos de los árboles y pueden vivir de la "virtud", es decir, nutrirse del aire sin tomar otro alimento. Se cree que da buena suerte oír sus débiles gritos, semejantes a los de cachorros de perro recién nacidos, y que no debe hacérseles daño porque sería una mala acción.

En tanto, el nombre colocolo alude a un ser maligno de la mitología mapuche, descrito por Manuel Rojas en su cuento "El colocolo" como "un ratón que nace de un huevo de gallina empollado por una serpiente" y que succiona la saliva de los moradores de una vivienda, a semejanza del basilisco chilote.Se debe recordar que todos los marsupiales sudamericanos son portadores de la enfermedad de Chagas y no deja de ser el caso de esta especie por lo cual se debe tener cuidado al manipularlo y en situaciones de cautiverio. Por su aspecto muchas veces es confundido con la yaca (Thylamys elegans).

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Una placenta coriovitelina se caracteriza porque el saco vitelino se une al corion y le provee de vasos sanguíneos.[8]
  2. La publicación original (Trejo, 2004) se refiere a la especie como Tyto alba, pero diversos análisis filogenéticos han sugerido la separación de la variedad de búho común de América en una especie independiente, Tyto furcata.[14] [15] [16]

Referencias[editar]

  1. a b c Martin, Gabriel M. (2010). «Geographic distribution and historical occurrence of Dromiciops gliroides Thomas (Metatheria: Microbiotheria)» (en inglés). Journal of Mammalogy 91 (4):  pp. 1025-1035. doi:10.1644/09-MAMM-A-347.1. 
  2. a b Martin, Gabriel M. (2003). «Nuevas localidades para marsupiales patagónicos (Didelphimorphia y Microbiotheria) en el noroeste de la provincia del Chubut, Argentina» (en inglés). Maztozoología neotropical (Instituto Argentino de Investigación de las Zonas Aridas) 10 (1):  pp. 148-153. http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=45710112. 
  3. Lobos, R. E.; Carrier, A.; Carrasco, G.; Palma (2005). «Presence of Dromiciops gliroides (Microbiotheria: Microbiotheriidae) in the deciduous forests of central Chile» (en inglés). Mammalian Biology 70:  pp. 376-380. http://www.bio.puc.cl/caseb/pdf/prog2/Dromo%20range%20expansion.pdf. 
  4. Greer, J. K. (1965). «Mammals of Malleco Province, Chile» (en inglés). Publications of the Museum. Michigan State University Biological Series 3:  pp. 81-144. 
  5. a b Fontúrbel, Francisco E.; Silva-Rodríguez, Eduardo A.; Cárdenas, Nelson H.; Jiménez, Jaime E. (2010). «Spatial ecology of monito del monte (Dromiciops gliroides) in a fragmented landscape of southern Chile» (en inglés, pdf). Mammalian Biology 75 (1):  pp. 1-9. doi:10.1016/j.mambio.2009.08.004. http://www.captura.uchile.cl/jspui/bitstream/2250/11438/1/Fonturbel_Francisco.pdf. 
  6. Rodriguez-Cabal, Mariano A.; Branch, Lyn C. (2011). «Influence of habitat factors on the distribution and abundance of a marsupial seed disperser» (en inglés). Journal of Mammalogy (American Society of Mammalogists) 96:  pp. 1245-1252. doi:10.1644/10-MAMM-A-315.1. 
  7. Martin, Gabriel (2007). «Anomalías en la dentición de Dromiciops gliroides (Microbiotheria, Microbiotheriidae), Caenolestes fuliginosus and Rhyncholestes raphanurus (Paucituberculata, Caenolestidae)». Revista Chilena de Historia Natural 80 (4):  pp. 393-406. ISSN 0716-078X. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=s0716-078x2007000400001&script=sci_arttext. Consultado el 14 de noviembre de 2013. 
  8. Botella Llusiá, José (1993). La placenta. Fisiología y patología. Díaz de Santos. pp. 79–80. ISBN 8479780657. 
  9. a b c d e f Celis-Diez, Juan L.; Hetz, Jennifer; Marín-Vial, Paula A.; Fuster, Gonzalo; Necochea, Pablo; Vásquez, Rodrigo A.; Jaksic, Fabián M.; Armesto, Juan J. (2012). «Population abundance, natural history, and habitat use by the arboreal marsupial Dromiciops gliroides in rural Chiloé Island, Chile» (en inglés, pdf). Journal of Mammalogy (American Society of Mammalogist) 93 (1):  pp. 134-148. doi:10.1644/10-MAMM-A-406.1. http://www.ieb-chile.cl/uploads/publicaciones/-1_Celis-Diez_eta_2012_Jour_Mamm.pdf. 
  10. a b c d e f g h Fontúrbel, Francisco E.; Franco, Marcela; Amico, Guillermo C. (2012). «Ecological consistency across space: a synthesis of the ecological aspects of Dromiciops gliroides in Argentina and Chile» (en inglés). Naturwissenschaften 99. doi:10.1007/s00114-012-0969-2. http://www.springerlink.com/content/a3391675mk62u70x/. 
  11. a b Cortés, Pablo A.; Franco, Marcela; Sabat, Silvia; Quijano, A.; Nespolo, Roberto F. (2011). «Bioenergetics and intestinal phenotypic flexibility in the microbiotherid marsupial (Dromiciops gliroides) from the temperate forest in South America» (en inglés). Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology 160 (2):  pp. 117–124. doi:10.1016/j.bbr.2011.03.031. 
  12. Rau, J.; Martinez, D.; Low, J.; Tilleria, M. (1995). «Predation by gray foxes (Lycalopex griseus) on cursorial, scansorial, and arboreal small mammals in a protected wildlife area of southern Chile» (en inglés). Revista Chilena de Historia Natural 68 (3):  pp. 333-340. 
  13. Jaksic, F.; Jimenez, J.; Medel, R.; Marquet, P. (1990). «Habitat and diet of Darwin's fox (Pseudalopex fulvipes) on the Chilean mainland» (en inglés). Journal of Mammalogy 71 (2):  pp. 246-248. 
  14. a b Trejo, A.; Ojeda, V. (2004). «Diet of barn owls (Tyto alba) in forested habitats of northwestern Argentine Patagonia» (en inglés). Ornitologia Neotropical 15 (3):  pp. 307-311. 
  15. Wink, Michael; El-Sayed, Abdel-Aziz; Sauer-Gürth, Hedi; Gonzales, Javier (2009). «Molecular phylogeny of Owls (Strigiformes) inferred from DNA sequences of the mitochondrial cytochrome b and the nuclear RAG-1 gene» (en inglés). Ardea 97 (4):  pp. 581-591. 
  16. Alaie Kakhki, N.; Aliabadian, M. (2012). «Mitochondrial DNA (CYTB) divergences in two distinct, Old World and New World Barn Owls» (en inglés). Iranian Journal of Animal Biosystematics (IJAB) 8 (1):  pp. 47-55. 
  17. Rau, Jaime R.; Jiménez, Jaime E.; González‐Acuña, Daniel (2002). «Diet of Puma (Puma concolor, Carnivora: Felidae) in Coastal and Andean Ranges of Southern Chile» (en inglés). Studies on Neotropical fauna and environment 37 (3):  pp. 201-205. doi:10.1076/snfe.37.3.201.8567. 
  18. Figueroa, Ricardo A. R.; Corales, Soraya E. S.; Martínez, David R. P.; Figueroa, Rodolfo M.; González‐Acuña, Daniel (2006). «Diet of the Rufous‐legged Owl (Strix rufipes, Strigiformes) in an Andean NothofagusAraucaria forest, southern Chile» (en inglés). Studies on Neotropical Fauna and Environment 41 (3):  pp. 179-182. doi:10.1080/01650520600630667. 
  19. Mann, G. (1955). «Monito del monte Dromiciops australis Philippi.» (en inglés). Investigaciones Zoológicas Chilenas 2 (9):  pp. 159-166. 
  20. Kelt, D.; Martinez, D. (1989). «Notes on distribution and ecology of two marsupials endemic to the Valdivian forests of southern South America» (en inglés). Journal of Mammalogy 70 (1):  pp. 220-224. 
  21. Lareschi, Marcela; González-Acuña, Daniel (1992). «Acari, Laelapidae (ectoparasitic mites), central and southern Chile» (en inglés, pdf). Check List [online] 4. ISSN 1809-127X. http://200.144.120.19/pdf/SL068-09.pdf. 
  22. Fain, A. (1970). «Un nouvel acarien pilicole du Chili (Myocoptidae: Sarcoptiformes)» (en francés). Bull. Ann. Soc. R. Entomol. Belg. 106:  pp. 181-188. 
  23. Ringuelet, R. (1947). «La supuesta presencia de Ixodes brunneus Koch en la Argentina y descripción de una nueva garrapata Ixodes neuquenensis nov. sp.» (pdf). Notas Mus. La Plata 12 (4):  pp. 207-216. http://www.scielo.br/pdf/mioc/v87n4/vol87(f4)_074-079.pdf. 
  24. Marín-Vial, Paula; González-Acuña, Daniel; Celis-Diez, Juan L.; Cattan, Pedro E.; Guglielmone, Alberto A. (2007). «Presence of Ixodes neuquenensis Ringuelet, 1947 (Acari: Ixodidae) on the endangered Neotropical marsupial Monito del monte (Dromiciops gliroides Thomas, 1894, Microbiotheria: Microbiotheriidae) at Chiloé Island, Chile» (en inglés). European Journal of Wildlife Research 53:  pp. 73-75. 
  25. Mann, G. (1992). «Pterigodermatites (Paucipectines) spinicaudatis n.sp. (Nematoda: Rictularidae) from Dromiciops australis (Marsupialia: Microbiotheriidae) in Bariloche, Rio Negro, Argentina, biogeographical distribution and host-parasite relationships» (en inglés, pdf). Mem. Inst. Oswaldo Cruz [online] 87 (4):  pp. 533-538. doi:10.1590/S0074-02761992000400011. http://www.scielo.br/pdf/mioc/v87n4/vol87(f4)_074-079.pdf. 
  26. Brugni, Norma; Flores, Verónica R. (2007). «Allassogonoporus dromiciops n. sp. (Dignea:Allagssogonoporidae) from Dromiciops gliroides (Marsupialia:Microbiotheriidae) in Patagonia, Argentina» (en inglés). Syst Parasitol 68:  pp. 45-48. doi:10.1007/s11230-006-9083-1. 
  27. Merino, S.; Vásquez, R. A.; Martínez, J.; Celiz-Diez, J. L.; Gutiérrez-Jiménez, L.; Ippi, S.; Sánchez-Monzalvez, I.; Mártinez-de la Puente, j. (2009). «Molecular characterization of an ancient Hepatozoon species parasitizing the ‘living fossil’ marsupial Monito del Monte Dromiciops gliroides from Chile» (en inglés, pdf). Biological Journal of the Linnean Society 98 (3):  pp. 568-576. doi:10.1111/j.1095-8312.2009.01302.x. http://www.ieb-chile.cl/uploads/publicaciones/Merino_etal_2009_biol_jour_lin_soc.pdf. 
  28. a b c Amico, Guillermo C.; Rodríguez-Cabal, Mariano A. (2009). «The potential key seed-dispersing role of the arboreal marsupial Dromiciops gliroides» (en inglés). Acta Oecologica 35 (8-13). 
  29. Aizen, Marcelo; Vásquez, Diego; Smith-Ramírez, Cecilia (2002). «Historia natural y conservación de los mutualismos planta-animal del bosque templado de Sudamérica austral». Revista chilena de historia natural 75 (1). doi:10.4067/S0716-078X2002000100008. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-078X2002000100008. 
  30. Amico, Guillermo C.; Rodríguez-Cabal, Mariano A. (2011). «Geographic variation in fruit colour is associated with contrasting seed disperser assemblages in a south-Andean mistletoe» (en inglés). Ecography 34:  pp. 318-326. 
  31. Amico, Guillermo C.; Aizen, Marcelo A. (2000). «Mistletoe seed dispersal by a marsupial» (en inglés, pdf). Nature 408:  pp. 929–930. https://fe43ab30-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/guilleamico/publications/2000AmicoAizenmistletoemarsupial.pdf?attachauth=ANoY7cqp1WmAl5oyzrot9usN_qrq5HLBhTRlxkGGYtKeOjV_xvPQaRTDKJSmS8YNSDsCFH2_fZzDydXWK10HMiDNhGYwJlFcTtzTgq7zBjleVcYqta7YwgWl4QImaRnoxW0YNlhwdHVJz8MLL9rx8QVmcBuPvrLohfg03CydzKdi9lrtqh9NHe2ISUHoO44gOA0KWtx9OwrY5I_o0oeIvi0PfQTudfHTL-aon7smpvakNl5yzxJkbkABDqKv6WBsgqo9tPIph7yb&attredirects=0. 
  32. a b c Diaz, M. & Teta, P. (2008). «Dromiciops gliroides». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.2. Consultado el 28 de noviembre de 2012.
  33. «Dromiciops gliroides (Thomas, 1894)». Inventario Nacional de Especies. Consultado el 29 de noviembre de 2012.
  34. a b c Fontúrbel, F.; Jiménez, J. E. (2009). «Underestimation of abundances of the monito del monte (Dromiciops gliroides) due to a sampling artifact» (en inglés). Journal of Mammalogy 90 (6):  pp. 1357-1362. doi:10.1644/09-MAMM-A-027R1.1. 
  35. a b c Fontúrbel, F. (2010). «A methodological approach to assess the small mammal community diversity in the temperate rainforest of Patagonia» (en inglés, pdf). Mammalian Biology 90 (75):  pp. 290-301. http://captura.uchile.cl/jspui/bitstream/2250/14701/1/Fonturbel_Francisco_E.pdf. 
  36. Franco, Marcela; Quijano, Andrea; Soto-Gamboa, Mauricio (2011). «Communal nesting, activity patterns, and population characteristics in the nearthreatened monito del monte, Dromiciops gliroides» (en inglés). Journal of Mammalogy 92 (5):  pp. 994-1004. doi:10.1644/10-MAMM-A-256.1. 
  37. Rodríguez-Cabal, Mariano A.; Amico, Guillermo C. Amico; Novaro, Andrés J. (2008). «Population characteristics of Dromiciops gliroides (Philippi, 1893), an endemic marsupial of the temperate forest of Patagonia» (en inglés). Mammalian Biology 73:  pp. 74-76. http://www.academia.edu/217681/Population_characteristics_of_Dromiciops_gliroides_Philippi_1893_an_endemic_marsupial_of_the_temperate_forest_of_Patagonia. 
  38. Echeverria, C.; Coomes, D; Salas, J; Rey-Benayas, J. M.; Lara, A; Newton, A (2006). «Rapid deforestation and fragmentation of Chilean temperate forest» (en inglés, pdf). Biological Conservation 130 (4):  pp. 481-494. doi:10.1016/j.biocon.2006.01.017. http://stop-celco.org/rapiddeforestation.pdf. 
  39. Bustamante, R. O.; Simonetti, J. A. (2005). «Is Pinus radiata invading the vegetation in Central Chile? Demographic responses in a fragmented forest» (en inglés, pdf). Biological Invasions 7:  pp. 243-249. http://www.conservacion.cl/Quienes/JAS/143.pdf. 
  40. Echeverria, C.; Lara, A; Rey-Benayas (2006). «Impact of forest fragmentation on species composition and forest structure in the temperate landscape of southern Chile» (en inglés). Global Ecology and Biogeography 16 (4):  pp. 426-439. doi:10.1111/j.1466-8238.2007.00311.x. 
  41. a b Fontúrbel, Franciasco E.; Jiménez, Jaime E. (2011). «Arquitectos ambientales y ecológicos: Pautas para la gestión ambiental del bosque templado lluvioso de Chile derivadas de la conservación del monito del monte (Dromiciops gliroides)». Revista Chilena de Historia Natural 84:  pp. 203-211. 
  42. Rodríguez-Cabal, M. A.; Aizen, M. A.; Novaro, A. J. (2007). «Habitat fragmentation disrupts a plant-disperser mutualism in the temperate forest of South America» (en inglés). Biological Conservation 139 (1):  pp. 195-202. doi:10.1016/j.biocon.2007.06.014. 

Bibliografía[editar]


Enlaces externos[editar]