Divina Pastora de las Almas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Divina Pastora de las Almas
DivinaPastora1.jpg
Imagen de la Divina Pastora, venerada en el Convento de Capuchinos de El Pardo (Madrid).
Venerada en Iglesia católica

La Divina Pastora (también conocida como Divina Pastora de las Almas, Madre Divina Pastora o Madre del Buen Pastor) es una advocación mariana que representa a la Bienaventurada Virgen María como la pastora celestial.

Orígenes de la devoción[editar]

Los orígenes de la devoción son imprecisos hasta el siglo XVIII. Existen referencias de la Virgen María como pastora en la vida y escritos de Juan el Geómetra (siglo X),[1] San Juan de Dios, San Pedro de Alcántara,[2] la venerable María Jesús de Ágreda,[3] Santa María de las Cinco Llagas.

Sin embargo, la labor de darla a conocer fue concebida en Sevilla en el año 1703 en la mente de un sacerdote capuchino de gran devoción mariana conocido como Fray Isidoro de Sevilla. Este capuchino le encargó un lienzo con tal representación al artista Alonso Miguel de Tovar de la Escuela pictórica sevillana y escribió La Pastora Coronada (Sevilla, 1705) en la que expuso su idea predicable de la Virgen en traje de pastora.

La descripción que dio el sacerdote al artista para que realizara la obra es la siguiente:

En el centro y bajo la sombra de un árbol, la Virgen santísima sedente en una peña, irradiando de su rostro divino amor y ternura. La túnica roja, pero cubierto el busto hasta las rodillas, de blanco pellico ceñido a la cintura. Un manto azul, terciado al hombro izquierdo, envolverá el entorno de su cuerpo, y hacia el derecho en las espaldas, llevará el sombrero pastoril y junto a la diestra aparecerá el báculo de su poderío. En la mano izquierda sostendrá al Niño y posará la mano derecha sobre un cordero que se acoge a su regazo. Algunas ovejas rodearán la Virgen, formando su rebaño y todas en sus boquitas llevarán sendas rosas, simbólicas del Ave María con que la veneran...

El 8 de septiembre de 1703, durante la fiesta de La Natividad de la Virgen, se realiza la primera procesión en que es mostrado el lienzo a la feligresía. Posteriormente, Francisco Ruiz Gijón, esculpió la primera imagen tamaño natural de la Divina Pastora. Esta imagen es llevada en su primera procesión en octubre de 1705, con gran solemnidad, hasta la iglesia parroquial de Santa Marina, que para el momento constituía la novena sede de la Primitiva Hermandad del Rebaño de María.

Son muy populares las representaciones de esta advocación en Andalucía, por ser principalmente una devoción extendida desde Sevilla a todo el territorio andaluz, algunas cuentan con mucha antigüedad y tradición.

Propagación de la devoción[editar]

A partir de 1705, se comenzó a propagar por todos los territorios del reino de España y América esta advocación mariana. Un papel importante en esto tuvo el Beato Diego José de Cádiz.

Foto virgen de los remedios 2009

Lugares de veneración[editar]

Divina Pastora en Lara (Venezuela)[editar]

Divina Pastora de Barquisimeto, la imagen de la Virgen data del año 1735.

La imagen de la Divina Pastora, Patrona del estado Lara, se encuentra en la iglesia de Santa Rosa, pueblo cercano a Barquisimeto. Los larenses la veneran con especial cariño y devoción, regalándole sombreros y trajes de telas preciosas, algunos de ellos encargados a los modistos más afamados del mundo, motivo por el cual muchas personas comentan que no hay mujer en Venezuela. que tenga un vestuario más lujoso que el de la Divina Pastora de Barquisimeto.

El comienzo de la veneración por la Divina Pastora se remonta al año de 1736, fecha en que el párroco de Santa Rosa encargó a un famoso escultor que le hiciera una estatua de la Inmaculada Concepción. No obstante, por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora. De inmediato el párroco quiso devolverla, pero por mucho que lo intentaron, no pudieron levantar el cajón donde habían colocado la imagen. A partir de este momento la población interpretó este raro acontecimiento como señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos. Posteriormente, durante los sucesos del terremoto de 1812, el templo donde se veneraba la Divina Pastora fue destruido, pero su imagen quedó milagrosamente intacta, hecho que reforzó la creencia de los fieles de Santa Rosa de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para protegerlos.

Finalmente, a mediados del siglo XIX en el pueblo venezolano tuvo lugar un acontecimiento que contribuiría a la consolidación definitiva de la Divina Pastora como patrona del estado Lara. En 1855, se desató en Venezuela una terrible epidemia de cólera. Muchas familias de Barquisimeto fueron diezmadas por el terrible mal, ante lo cual fueron completamente inútiles medicinas, lamentos y plegarias. Desesperados y como último remedio, los pobladores decidieron sacar en procesión por las calles de Barquisimeto la imagen de la Divina Pastora para implorar su misericordia, especialmente, un sacerdote llamado Macario Yepez, el Párroco de la Iglesia la Concepción, afectado por la enfermedad pidió a la Divina Pastora ser el último que muriera de cólera, petición que fue concedida, ya que a partir de ese mismo día, cesó la epidemia de cólera. Es por esto que en recuerdo de ese hecho, todos los 14 de enero se traslada, en una procesión multitudinaria y fervorosa, la Divina Pastora a Barquisimeto desde su iglesia de Santa Rosa.

Hoy en día se estima en casi 4 millones, la cantidad de devotos y peregrinos que acuden todos los años procedentes de distintas partes de Venezuela y del mundo para acompañar a la Divina Pastora en su camino desde el poblado de Santa Rosa a la Ciudad de Barquisimeto en el estado Lara, tal multitud de personas reunidas en procesión ha hecho que sea considerada como la segunda procesión multitudinaria de toda Latinoamérica detrás de la Primera que es la del Señor de los Milagros de Nazarenas de Lima, y la tercera gran procesión mariana del mundo, después de las realizadas a la Virgen de Guadalupe en México y la de la Virgen de Fátima en Portugal. La Divina Pastora es uno de los iconos religiosos más importantes y queridos de Venezuela junto a su Patrona La Virgen de Coromoto, Virgen de Chiquinquirá y la Virgen del Valle.

Divina Pastora de las Almas. Aracena[editar]

La advocación a María como Divina Pastora de las Almas nace en la noche del 24 de junio del año del Señor de 1703. El Rdo. Padre Capuchino Fray Isidoro de Sevilla, mientras oraba, tuvo un trance de profunda meditación y vio a la Santísima Virgen vestida con atributos pastoriles, cuidando de un rebaño de ovejas que representaba a la cristiandad.

Esta nueva advocación mariana quedaría vinculada desde entonces a la Orden Capuchina, siendo el propio Fray Isidoro quien encargó una pintura al artista Alonso Miguel de Tovar, en los inicios del verano de 1703 indicando todos los elementos que definirían esta nueva iconografía de la Virgen, bajo el novedoso título y atuendo de Divina Pastora.

Fray Isidoro de Sevilla, como toda la Comunidad Capuchina, recorre Andalucía prácticamente entera, quedando la devoción a la Santísima Virgen como Divina Pastora de las Almas fuertemente arraigada y surgiendo multitud de Hermandades y devotos. Según se extrae del libro La Mejor Pastora Asunta del Padre Fray Isidoro, en Aracena la veneración a la Divina Pastora se establece ya casi en los primeros años de sus orígenes. Según el Padre Ardales nuestra Hermandad se constituye en el año 1726. La primera imagen de la Divina Pastora de Aracena, atribuida al insigne imaginero Hita del Castillo, poseía en aquella época ermita propia, situada en solar del actual Casino Arias Montano, en el que antes preexistía la Capilla del Hospital de la Misericordia.

En 1852, se produce el traslado de dicha Imagen a la Iglesia del Carmen, según el documento que, el entonces Párroco de la Iglesia Mayor de Aracena, D. Francisco Gil y Guerrero, dirige al cardenal Arzobispo reinante en Sevilla. En el mismo se expone la necesidad del traslado de la Misa de Alba celebrada en la Capilla de la Divina Pastora de esta Villa a la Iglesia del extinguido Convento del Carmen debido al tan gran número de fieles de los que concurren a ella a cumplir con el precepto dominical. De la importancia que este traslado tuvo en la sociedad de la época, nos queda constancia aun cuando en las madrugadas de octubre se puede escuchar la popular copla de Campanilleros que dice:

La Pastora del Valle florido llenito de rosas lleva el delantal/Va camino de la Santa Ermita donde está la Virgen de la Soledad

Aquella Primitiva Hermandad de la Divina Pastora de las Almas sigue vigente hasta los comienzos del siglo XX pero pierde fuerza y vigor sin llegar a desaparecer hasta 1936, año fatídico en el que la Parroquia del Carmen sufre innumerables destrozos ante los ojos horrorizados de los que presenciaron la profanación y destrucción de las Imágenes, entre ellas la primitiva Imagen de la Divina Pastora.

Tras estos desafortunados sucesos, la antigua Hermandad desaparece. Aun así, queda latente entre las gentes de nuestro pueblo el cariño a la Divina Pastora, en parte por las Misiones que los Padres Capuchinos realizaban en Aracena y también por los iconos que se conservan en sus casas. En el año 1965 la Divina Pastora vuelve a su hornacina del Carmen gracias a la generosidad de D. Juan Labrador Calonge, que encarga al escultor Sebastián Santos Rojas una nueva Imagen, obra realizada en madera y tela encolada, procedimiento que el artista dominaba con gran perfección y que ya había utilizado en anteriores obras.

En el año 1984, el recién llegado Párroco de la Ciudad, Don Longinos Abengózar Muñoz, Pbro., promueve la recuperación de la Primitiva Hermandad de la Divina Pastora. Un grupo de cristianos de ambos sexos acoge con ilusión la idea creándose la primera Junta de Gobierno, presidida por D. Ginés Delgado Moya como Hermano Mayor. No sin pocas dificultades, se organizaron los primeros cultos en la Parroquia del Carmen y se prepara lo necesario para realizar la primera romería el 2 de junio de 1985 a la ermita de Santiago de la desaparecida aldea de Las Granadillas. La Hermandad no poseía nada, solo a Ella, por lo que se solicita la colaboración de algunas Hermandades de Aracena y de la Parroquia, que ceden los enseres necesarios para realizar los cultos y la romería con el decoro necesario.

El primer acto público de la Hermandad fue un Rosario presidido por la Divina Pastora, que salió desde la Parroquia del Carmen en la tarde del sábado 1 de junio en dirección a la Parroquia de la Asunción, desde donde, a la mañana siguiente, salió la Virgen en una carreta tirada por dos mulos en romería.

Los primeros años supusieron un gran esfuerzo de la Junta de Gobierno encaminado principalmente a dotar a la Hermandad de un cierto patrimonio. El objetivo fundamental, el de afianzar la romería como parte del calendario festivo de Aracena queda rápidamente conseguido, ya que el pueblo la hace suya desde el primer momento.

El 4 de enero de 1988 el Secretario Canciller del Obispado de Huelva diligencia la apertura del Libro de Hermanos, primer documento oficial de esta Hermandad. El periodo comprendido entre los años 1988 y 1995 está marcado fundamentalmente por las sucesivas obras de rehabilitación realizadas en la Ermita de Las Granadillas y su entorno. Destacamos entre estas la restauración de la cubierta, la construcción del campanario y la colocación y bendición el 9 de mayo de 1992 de su campana, con el nombre de Santa María de las Aguas Golondrina. En 1994 se coloca la puerta a la Ermita, siendo en 1995 cuando se colocan los plintos y se restaura la cornisa quedando la ermita en el estado actual.

El 31 de mayo de 1990, segundo día del Triduo preparatorio de Romería, se bendice el Estandarte realizado en Huelva por D. Francisco Contioso. El óvalo es una pintura en óleo donada por su autora, Doña María del Carmen Fernández López (Arrebola). En este mismo año, D. Francisco Vázquez Castillo pronunció el primer Pregón de la Romería de la Divina Pastora.

El 13 de abril de 1991, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción se bendice el Simpecado que su uso en la Romería, ya que la Junta había adoptado el acuerdo que la Imagen de la Divina Pastora solo peregrine hasta Las Granadillas cada cinco años. Desde 1985 la Romería siempre salió desde la Parroquia de la Asunción, haciendo parada ante las puertas del Carmen donde sus Hermandades realizaban una ofrenda floral, al igual que con la Hermandad de la Reina de los Ángeles en la ermita de San Roque. Es el 10 de abril de 1997 cuando se adopta el acuerdo de salir desde El Carmen, hecho que se ha mantenido hasta la fecha.

En la sesión de Oficiales del día 18 de febrero de 1999 se aprueba realizar el encargo al escultor D. Jesús Santos Calero de una Imagen del Buen Pastor, que se bendice en la Parroquia del Carmen durante la celebración de la Eucaristía en los previos de la primera salida en Procesión de la Divina Pastora el 6 de mayo del año 2000, siendo ya Hermano Mayor D. José Andrés Márquez González. En el año 2001, la Hermandad, representada en su Hermano Mayor, firma los Estatutos de la Confraternidad de Hermandades Pastoreñas. En el año 2003 se organizan una serie de actos extraordinarios con motivo de la Celebración de III Centenario de la Advocación de la Divina Pastora, tanto a nivel local con la organización de las primeras Jornadas Deportivas en Las Granadillas y la presentación un cartel anunciador de la Procesión; como a través de la Confraternidad con la participación de la Exposición Temática realizada en la Casa de la Provincia en Sevilla.

De esta etapa más reciente es obligado destacar la erección canónica y aprobación de las Reglas por el Sr. Obispo Diocesano, S.E.R.D. Ignacio Noguer Carmona, a veinte días del mes de abril de 2005. En sesión ordinaria de la entonces Junta Gestora del 17 de junio del mismo año, se pone en marcha el proceso electoral para la elección de Junta de Gobierno, conforme se prevé en dichas Reglas. [4]

Divina Pastora en Málaga (Andalucía)[editar]

La devoción a la Divina Pastora de las Almas llega a Málaga a los pocos años de su eclosión en Sevilla. La imagen, atribuida por diversos estudios al imaginero José Montes de Oca, data de los años treinta del siglo XVIII, por lo que fue esculpida al calor de la incipiente costumbre de representar a la Madre de Dios como Pastora de las Almas. Una crónica de 1791 recogida por el ilustre malagueño Narciso Díaz de Escovar en su publicación periódica Efemérides malagueñas afirma que

el 4 de mayo de 1791 se celebraron en el barrio de Capuchinos grandes fiestas en honor de la Divina Pastora”. Díaz Escovar señala que los frailes capuchinos, cuya presencia en la ciudad está documentada desde comienzos del siglo XVII, “dedicaban notables funciones religiosas a la Divina Pastora, especialmente al llegar la época de su novena.

Divina Pastora de Málaga, realizada por José Montes de Oca en el siglo XVIII.

Se creó la Hermandad y a ella pertenecían los vecinos más distinguidos y piadosos del barrio, que pagaban una pequeña cuota, prosigue la nota de Díaz de Escovar, lo que indica que la Hermandad, que posteriormente pasó a denominarse Congregación de la Divina Pastora de las Almas, ya existía como tal a finales del siglo XVIII. La expulsión de los frailes capuchinos a mediados del siglo XIX, con la desamortización, no mermó el culto a la Virgen y, a mediados de esa centuria, se relanzó su Hermandad y la organización de la novena. En 1865, un sacerdote conocido como el padre Félix organizó coros que cantaban en las misas las coplas dedicadas a la Pastora.

El cardenal beato Marcelo Spínola y Maestre fue un gran impulsor de la devoción pastoreña durante su etapa de obispo de Málaga, a finales del siglo XIX. En el año 1906 se aprobaron nuevos estatutos para la Congregación de la Divina Pastora de las Almas de Málaga. Además, perduran documentos sobre la novena en ese año y anteriores. En 1920, llegó a predicarla el padre Tiburcio Arnaiz. Durante la República hubo un intento por parte de la milicia de demoler la iglesia pero, según las crónicas, los republicanos del barrio de Capuchinos se opusieron porque dentro estaba su Patrona.

En 1930, los cultos cambian de fecha y se celebran en junio en vez del mes de mayo. Durante la Guerra Civil Española se interrumpen las manifestaciones religiosas en honor de la Pastora malagueña, pero se conserva su talla, al instalarse junto al templo un hospital militar. La Tercera orden de San Francisco retomó de forma modesta el culto a la Divina Pastora de las Almas hasta que la Congregación fue reorganizada en el año 1948, de la mano de don José Claros López, que fue nombrado Hermano Mayor Perpetuo.

Este breve repaso histórico confirma que la devoción a la Divina Pastora de las Almas ha permanecido prácticamente inalterable desde mediados del siglo XVIII en el barrio de Capuchinos, del que es Patrona y Protectora. En 1970, la imagen se convirtió en titular principal de la parroquia creada en 1951 en el templo con el nombre de Santa Teresa de Jesús. Además, la Divina Pastora es Patrona del Deporte Nacional, lo que ha fomentado la relación de su Congregación, desde que se reorganizase en 1948, principalmente con diferentes entidades deportivas de la ciudad de Málaga.

Divina Pastora en Cambados(Pontevedra)[editar]

La fiesta de la Divina Pastora de Cambados se celebra en la pequeña capilla que hay sobre el monte de A Pastora, una bonita colina que se eleva sobre las ruinas de Santa Mariña Dozo, y tiene varios elementos que la singularizan. Así, por ejemplo, es tradicional que acudan a esta romería varios puestos de venta de melones y sandías. Antiguamente eran agricultores de la parroquia vecina de Vilariño, donde se daban muy bien estas frutas; ahora son los que acuden con sus camiones a los mercados ambulantes y las ferias.

Procesión de la Divina Pastora por las calles de Cambados

Otro de los elementos singulares de A Pastora es el hecho de que haya varios niños y adultos que asisten a los actos –sobre todo a la procesión de la tarde – vestidos de pastores. Conforman una estampa muy visual y colorista, a juego con la imagen de la santa. Según los documentalistas católicos, el origen de la advocación a la Divina Pastora se produce durante la noche de San Juan de 1703 en un convento capuchino de Sevilla, cuando Fray Isidoro de Sevilla presencia la aparición de la Virgen ataviada con prendas pastoriles.

Según la tradición, a la mañana siguiente el fraile acudió al taller de un pintor local llamado Alonso Tovar, que había sido discípulo de Murillo, y le describió la aparición. El artista plasmó en un lienzo el relato del religioso, y el resultado fue una Virgen sentada sobre una peña, vestida con una túnica roja y un manto azul y cubierta la cabeza con el típico sombrero de los pastores de la época. En una mano sostenía un báculo, como símbolo del poder, y en la otra al Niño Jesús, que acaricia un cordero.

El conjunto se completa con algunas ovejas y con unos pastores postrados, orando a la santa. La fiesta se celebra cada tercer domingo de agosto, cuando los cambadeses acuden en romería al monte de A Pastora y tras una comida campestre, acompañan a la imagen de la Virgen en procesión hasta el centro de la villa para luego devolverla a su templo.

Cuba[editar]

En Cuba esta advocación Mariana es venerada en varios lugares existiendo imagen de la misma en los templo del Santo Ángel Custodio y en la iglesis de Batabano, mayabeque, siendo la Patrona junto a san Pedro Apóstol de dicho pueblo.

Referencias[editar]

  1. Jean Pierre Torrell, La Virgen María en la fe católica, Salamanca:San Esteban, 2011, p. 215
  2. Así lo hace constar la Carta del Ministro General, H. John Corriveau, con motivo de la celebración del III Centenario de la advocación María, Madre del Buen Pastor (Divina Pastora) ROMA, Curia General OFMCap, Prot. N. 738/03 [1]
  3. María de Jesús de Ágreda, Mística Ciudad de Dios, Madrid:Concepcionistas de Ágreda, 1992, p. 1189
  4. http://pastoradearacena.blogspot.com/search/label/Historia

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Fray Isidoro de Sevilla (2012). La Pastora Coronada (Edición y estudios con nuevos datos sobre el origen de la Divina Pastora) [2]. Sevilla: Vitela. 
  • Hermanos Menores Capuchinos de la Provincia de Andalucía (2003). Santa María, Pastora Nuestra. Sevilla: El Adalid Seráfico. 
  • José Vicente Ciurana Viguer (2003). La Divina Pastora y la Provincia Capuchina de Valencia. Valencia: Editorial El Propagador TAM. ISBN 84-607-9200-5. 

Enlaces externos[editar]

Hermandades pastoreñas de Andalucía (España)