Ciudad inteligente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La expresión «ciudad inteligente» es la traducción y adaptación del término en idioma inglés «smart city». Es un concepto emergente, y por tanto sus acepciones en español y en otros idiomas, e incluso en el propio idioma inglés,[1] están sujetas a constante revisión. Es también un término actual, que se está utilizando como un concepto de marketing (mercadotecnia) en el ámbito empresarial, en relación a políticas de desarrollo, y en lo concerniente a diversas especialidades y temáticas.

La «ciudad inteligente» a veces también llamada «ciudad eficiente» o «ciudad súper-eficiente», se refiere a un tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad[2] que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas, y de los propios habitantes, tanto en el plano económico, como en los aspectos operativos, sociales y ambientales.[3] Una ciudad o complejo urbano podrá ser calificado de inteligente en la medida que las inversiones que se realicen en capital humano (educación permanente, enseñanza inicial, enseñanza media y superior, educación de adultos…), en aspectos sociales,[1] en infraestructuras de energía (electricidad,[4] gas),[5] [6] tecnologías de comunicación (electrónica, Internet) e infraestructuras de transporte,[4] contemplen y promuevan una calidad de vida elevada, un desarrollo económico-ambiental durable y sostenible, una gobernanza participativa,[7] una gestión prudente y reflexiva de los recursos naturales, y un buen aprovechamiento del tiempo de los ciudadanos.

Las ciudades modernas, basadas en infraestructuras eficientes y durables de agua, electricidad, telecomunicaciones, gas, transportes, servicios de urgencia y seguridad, equipamientos públicos, edificaciones inteligentes de oficinas y de residencias, etc., deben orientarse a mejorar el confort de los ciudadanos, siendo cada vez más eficaces y brindando nuevos servicios de calidad, mientras que se respetan al máximo los aspectos ambientales y el uso prudente de los recursos naturales no renovables.[8]

Smart City Nansha,[9] en Guangzhou, China.

Hoy día, el concepto de ciudad (más) inteligente o de espacio (más) inteligente, es muy utilizado en marketing por parte de expertos en sociedades comerciales y en aglomeraciones urbanas, aunque en muchos casos poniendo énfasis en un solo aspecto, lo que en buena medida traiciona el concepto que se intenta desarrollar, que tiene un importante componente holístico e integral.[10] En efecto, una ciudad o un territorio que se considere inteligente se manifiesta fundamentalmente por su carácter multidimensional y multifacético, en términos de actores, en cuanto a dominios clave (transportes, energía, educación, salud, residuos,[4] vigilancia, economía…), y en desarrollo y utilización de tecnologías.[11] Naturalmente, los principales actores del sector privado implicados en un proyecto como el analizado de ciudad, territorio, barrio o edificio inteligente, son los industriales y empresarios de sectores clave, tales como energía, agua, transportes, y servicios… así como dirigentes de empresas públicas de telecomunicaciones e infraestructuras, editores, proveedores de logicales de apoyo a la gestión, así como a la administración y a la consultoría.

Concepto anglosajón de smart cities[editar]

Las bondades de una urbe no dependen solo de la dotación de la misma en cuanto a infraestructuras físicas, servicios y apoyos institucionales, sino que en ello incide cada vez más la disponibilidad y calidad de las comunicaciones, así como de la transmisión del saber, y la dotación en infraestructuras sociales. Entonces podríamos referirnos a ellas como capital administrativa, financiera, comercial, social o intelectual, según sea el elemento más predominante. Estas dos últimas formas son decisivas respecto a la competitividad urbana y sus posibilidades de proporcionar una buena calidad de vida a sus ciudadanos. Sobre estas bases se ha construido el concepto de « ciudad inteligente» o « smart city», introducido como una herramienta para manejar y englobar factores característicos de una zona urbana moderna, y para así poner en valor la importancia creciente de las tecnologías de la información y de la comunicación (NTIC)[12] así como el capital social y medioambiental.[13] La importancia y relevancia creciente de estos dos agregados (el capital social y la calidad ambiental), son suficientes por ellos mismos para diferenciar una ciudad, espacio o territorio inteligente, de aquella o aquél que no lo es, y que en muchos casos agobia a sus residentes con excesivos tiempos dedicados a los desplazamientos, con marcada polución ambiental (aire, agua, suelo y/o acústica). También se distingue a estas ciudades de aquellas que cuentan con cierta especialización pero que no brindan un conjunto diversificado de servicios (véase: Red de ciudades creativas de UNESCO).[14]

En Francia, un interesante estudio[15] llevado a cabo por Markess International en el año 2012, sobre 130 colectividades locales, pone en evidencia los tres aspectos principales y característicos de las ciudades y territorios inteligentes:

  • Relación interactiva y móvil entre usuarios: Ante todo, los espacios inteligentes se caracterizan por una buena comunicación e interacción horizontal entre usuarios, que a la vez son grandes consumidores de información en aspectos vinculados a la vida cotidiana y profesional (desplazamientos, consumos energéticos, servicios públicos, eventos sociales y profesionales…) y también productores de información por medio de las redes sociales, los weblogs, y los servicios móviles (expresión de opiniones y calificaciones, enriquecimiento de bases compartidas de conocimiento –tipo Wikipedia–, corresponsabilidad en relación a servicios individuales…).[16]
Cámara de seguridad y vigilancia.
  • Supervisión optimizada del espacio: Un centro o plataforma con capacidad de intercomunicar al conjunto de objetos y de actores que la componen, gracias a redes de telecomunicaciones (rápidas y con buen ancho de banda), y a la existencia de un conjunto diversificado de captores y de nodos de servicio… El conjunto de esta infraestructura contribuye a una eficiente colecta y distribución de datos, que en particular son necesarios y útiles para la gobernanza del espacio inteligente, así como para el análisis preciso de situaciones que permiten adaptar y compatibilizar recursos con necesidades, y para el estudio/control de los presupuestos a fin de lograr eficiencias, etc.
  • Desarrollo y promoción de nuevas formas de cooperación: El carácter inteligente de la marcha de los distintos procedimientos, reside en la capacidad de conducir proyectos transversales que vayan más allá de la lógica, del modus operandi de las colectividades, y de las diferentes competencias por ellas manejadas. Ello favorece una buena dinámica de la concertación, permitiendo asociaciones y articulaciones diversas entre actores públicos o intergubernamentales (comunales, intercomunales, consejeros generales y regionales, agencias de desarrollo nacionales o internacionales…) con actores privados (industriales de los sectores de telecomunicaciones, energía, transporte, sociedades de servicios en el sector informático, empresarios de obra pública, consumidores…), de donde deberían emerger nuevas formas de cooperación y nuevas fuentes de eficiencia, como es la la mutualización.

Definición[editar]

En líneas generales, una ciudad se puede definir como "inteligente" o como "inteligentemente eficiente", cuando la inversión social, el capital humano, las comunicaciones, y las infraestructuras, conviven de forma armónica con el desarrollo económico sostenible, apoyándose en el uso y la modernización de nuevas tecnologías (TIC), y dando como resultado una mejor calidad de vida y una gestión prudente de los recursos naturales, a través de la acción participativa y el compromiso de todos los ciudadanos.

Tarjeta inteligente en un torniquete del Metro de la Ciudad de México.

Desde el punto de vista tecnológico, una "ciudad inteligente" viene a ser un sistema ecosostenible de gran complejidad (sistema que contiene muchos subsistemas), o sea, un ecosistema global en el que coexisten múltiples procesos íntimamente ligados y que resulta difícil abordar o valorar de forma individualizada.

La IATE (base de datos de referencia de la Unión Europea) enfatiza en relación a este concepto -vinculado con la logística y el conjunto de tecnologías y de procedimientos- que se podría colaborar en la administración y ordenamiento de algunas ciudades, de forma que para el año 2020 se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero en más del 20 % (en comparación con el año 2010), se aumente un 20 % el uso de energías renovables para la producción de electricidad, calefacción, y climatización, se incremente en un 20 %, la eficacia en el consumo energético por parte de los consumidores finales y se reduzca hasta un 20% el consumo de energías primarias.[17] En definitiva, se apunta a lograr un desarrollo urbano o territorial que mejore activamente la calidad de vida del ciudadano, conciliando y satisfaciendo las necesidades tanto de las empresas e instituciones como de las personas, gracias al uso extendido de las TICs, en comunicación, movilidad, eficiencia energética, y uso sostenible del medio ambiente y recursos naturales.[18] [19]

En la práctica, y a nivel popular, se concibe una ‘Smart City’ como una ciudad comprometida con su entorno, con elementos arquitectónicos de vanguardia y donde las infraestructuras están dotadas de las soluciones tecnológicas más avanzadas. Una ciudad que facilita la interacción del ciudadano con los diversos elementos institucionales, urbanos, y tecnológicos, haciendo que su vida cotidiana sea más fácil, y permitiendo el acceso a una cultura y una educación que hacen referencia tanto a los aspectos ambientales, como a los elementos culturales e históricos.

El concepto de "smart city" se articula en base a cuatro ideas esenciales:[20]

  • Las cuestiones ambientales y las restricciones energéticas;
  • La comunicación fluida de los actores entre sí: colectividades, ciudadanos, empresas, instituciones;
  • El uso compartido de bienes y servicios, con una activa participación de los usuarios en la concepción de productos, servicios, y modalidades operativas, y renunciando en algunos casos a la propiedad y uso individual;
  • La integración de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, la robótica y los sistemas inteligentes de transporte, que potencian el funcionamiento en red; la modificación de la matriz energética a favor de las energías renovables, y el cambio de comportamiento y usos por parte de los ciudadanos.

Para Rudolf Giffinger, las "ciudades inteligentes" pueden ser identificadas y clasificadas, según seis criterios principales o dimensiones principales,[21] [22] y dichos criterios son:

  • economía,
  • movilidad,
  • medioambiente,
  • habitantes,
  • forma de vida,
  • administración.

Estos seis criterios o aspectos se conectan con las tradicionales teorías regionales y neoclásicas del crecimiento y desarrollo urbano, y respectivamente están basados en la teoría de la competitividad regional, en la economía de los transportes y de las tecnologías de la información y de la comunicación, en los recursos naturales, en el capital humano y social, en la calidad de vida, y en la participación de los ciudadanos en la vida democrática de la ciudad.

Para Jean Bouinot, «la ville intelligente est celle qui sait à la fois attirer et retenir des entreprises employant de la main-d'œuvre hautement qualifiée» (en español: « la ciudad inteligente es la que atrae la instalación de empresas, que en líneas generales emplean mano de obra calificada y altamente cualificada»).[23] [24]

Y para Fadela Amara, una "ciudad inteligente" lo es fundamentalmente a través de la digitalización, utilizando todo el abanico de tecnologías disponibles al servicio de los ciudadanos. Igualmente, una "ciudad inteligente" debe ser capaz de crear empleos, además de tener un sistema de transportes de alta calidad al servicio de los residentes, para así garantizar una buena y cómoda movilidad. A esta lista también se agregan, hogares saludables y funcionales, un buen sistema sanitario y educativo, y facilidades en materia de ocio y diversión.[25]

Las definiciones planteadas varían según el autor consultado, lo que no debe sorprender pues como ya se dijo, el concepto es emergente y dinámico. Por otra parte, se observa que se llama ciudad inteligente a algo que no tiene todas las características enunciadas, que no manifiesta una preocupación notable por el medioambiente, o está lejos de esa componente holística e integral a la que antes se hacía referencia, entonces nos acercaríamos más al concepto de 'ciudad planificada', o 'ciudad digital'. Se entiende este escaso apego a la terminología o una cierta tergiversación debido a intereses comerciales o de tipo político. En muchos casos, las campañas de promoción y propaganda toman al ideal de la ciudad inteligente como atractivo lema publicitario.

Planteamiento[editar]

Un planteamiento como el descrito exige a las ciudades o territorios que aspiren a ser considerados como ‘inteligentes’, la renovación y el mejoramiento constante de las soluciones tecnológicas, con el fin de optimizar sus procedimientos y la calidad de vida en su entorno. Esto nos lleva a un detalle importante: la categoría ‘smart’ no es duradera, es decir, no está asociada a la consecución de una meta específica, sino que implica más bien el compromiso por parte de los distintos agentes involucrados, de abordar un proceso de mejora constante, con un potencial casi infinito, y una meta no menos lejana.[26]

Ser Smart City no es un objetivo en sí mismo. Es un medio para un fin. (… y el camino por el que una ciudad debe) seguir avanzando para ser, cada día más, sinónimo de oportunidades, cohesión y calidad de vida.

Alcaldesa de Madrid Ana Botella, página 3 de su discurso del día 7 de mayo de 2013 (ver referencias externas)

Contexto Político[editar]

El proyecto para construir un vehículo eléctrico en Rosario (Argentina), comenzó en el año 2007, por las ventajas derivadas de una eventual falta de combustible líquido, una menor contaminación del aire, y una menor producción de CO2 (que es el que provoca el efecto invernadero).

El concepto de ciudad inteligente en este aspecto ha sido muy usado en el proceso de urbanización y ha estado muy de moda en el campo de la política en los últimos años, con el objetivo entre otras cosas de establecer y marcar una clara distinción entre ciudad digital y ciudad inteligente.[27] Su principal objetivo se centra todavía en el papel (rol) y modernización de la infraestructura de las TICs, pero mucha investigación también se ha llevado a cabo sobre el papel cumplido por el capital humano, la educación, el capital social y relacional, y el capital de interés ambiental, así como sobre el papel o rol cumplido por los impulsores del crecimiento y del mejoramiento urbano.

Características[editar]

La ciudad “inteligente” es todavía un concepto difuso, ya que esta etiqueta se utiliza de diveras formas que no siempre son compatibles entre sí. En esta sección se resumen las características de ciudad inteligente que con mayor frecuencia se repiten en las discusiones sobre el tema.

La etapa que se alcanza en el desarrollo de la infraestructura de las TIC (telefonía móvil y fija, TV por satélite, redes informáticas, comercio electrónico, servicios de Internet), pone en primer plano la idea de una ciudad cableada (con fibra óptica y con la nueva telefonía móvil 4G) como el principal modelo de desarrollo, y de una conectividad cada vez más mejorada en calidad y rapidez como fuente de crecimiento.[28]

El papel fundamental se centra en las industrias creativas y de alta tecnología aplicadas al crecimiento urbano a largo plazo. Este factor, junto con la infraestructura de servicios, es especialmente importante.

El enfoque implica el desarrollo urbano integrado basado en multi-actores, multi-sectores, y variadas perspectivas en varios niveles.[29] [30] Esto conduce a un "énfasis subyacente en empresas dirigidas por el desarrollo urbano",[27] y la creación de ciudades favorables a los negocios con el objetivo de atraer nuevos negocios. Los datos muestran que las ciudades orientadas a los negocios están, en efecto, entre las que tienen un rendimiento socio-económico más satisfactorio. Con este fin, las ciudades pueden diseñar parques empresariales con las características de espacios inteligentes: Kochi, Malta, Dubai, son ejemplos.

La capacidad de inteligencia local está intrínsecamente ligada a la de la economía basada en el conocimiento, donde la innovación y la tecnología son los principales motores del crecimiento[31] [32] y de la inteligencia colectiva de la comunidad, que subraya la capacidad y las redes como los principales factores de éxito de una comunidad.[33] Para ello es necesario un paradigma de planificación pertinente para el desarrollo urbano-regional, y una gestión de la innovación, similar al propio concepto de ciudad inteligente.

Mediante el desarrollo de estrategias conjuntas, la ciudad deberá estar basada en la agrupación o accesibilidad a la información y facilidad de movimiento de los mecanismos de innovación de carácter mundial, y mejorando sustancialmente y de forma continua sus sistemas de información interna.

Orientación estratégica[editar]

La Unión Europea en particular, ha dedicado esfuerzos importantes a la elaboración de una estrategia para lograr un crecimiento urbano con un sentido “inteligente” para sus ciudades metropolitanas.[34] [29]

'The Intelligent Community Forum', por ejemplo, ha investigado y continúa investigando sobre los efectos locales de la revolución de las TICs en todo el mundo. La OCDE y Eurostat junto con el Manual de Oslo[35] [36] destacan como el motor de cambio a la innovación en los sectores de las TICs, y proporcionan un conjunto de herramientas para identificar indicadores coherentes, dando forma así a un marco sólido de análisis para los investigadores sobre innovación urbana. Y a nivel regional, se observa el papel de la infraestructura de comunicaciones como puente para futuros resultados económicos positivos.[37]

La disponibilidad y la calidad de la infraestructura de las TICs no es el único rasgo importante de una ciudad inteligente ni la única característica que ayuda a definir este concepto. Varias definiciones hacen hincapié en el papel del capital humano, la educación, y la capacidad económica para adquirir dispositivos electrónicos. Se ha demostrado, por ejemplo,[38] [39] [40] que las tasas de crecimiento urbano más rápidos se han logrado en las ciudades que disponen de una fuerza laboral con mayor nivel educativo.

Proyecto piloto que analiza la electricidad usada por luces y otros aparatos en un hogar. Se manejan lecturas de intervalos de un minuto de lo que cada circuito usa.

La innovación en las ciudades es impulsada también por los empresarios innovadores en cuanto a industrias y productos que requieren una mano de obra cada vez más cualificada, para así generar más comodidad y seguridad a los usuarios, con un menor consumo energético. Y no todas las ciudades tienen el mismo éxito en la inversión y en el capital humano, pero una fuerza laboral más educada y calificada es una base sólida.

La tendencia de algunas ciudades a dejarse estar y restar esfuerzos y preocupación respecto del capital humano, ha atraído la atención de investigadores y responsables políticos. Resulta que algunas ciudades, que en el pasado estaban mejor dotadas de una fuerza de trabajo cualificada, han logrado atraer más mano de obra cualificada. Los responsables políticos, y en particular los europeos, atribuyen esta situación a cierta tendencia de los trabajadores más preparados, a sentirse atraídos por contextos urbanos donde se percibe más dinamismo y nivel de competencia y excelencia, tal vez porque allí se sientan más a gusto, y/o porque piensen que allí habrán más posibilidades para ellos en cuanto a sus ingresos y en cuanto a sus respectivas satisfacciones personales y profesionales.[41] [42] [43]

Redes de sensores para las ciudades inteligentes[editar]

Una red de captores sin hilos o red de sensores, refiere a una tecnología específica que ayuda a la creación de ciudades inteligentes. Su objetivo es el de crear una red de nodos con captores inteligentes, con los que se puedan medir parámetros diversos que ayuden a una mejor gestión del territorio.[44] Todos los datos recogidos son transmitidos en tiempo real, e inmediatamente disponibles tanto para autoridades como para ciudadanos de a pie.

Las economías de energía y de materiales así como el cuidado de la peligrosa contaminación ambiental también debe llegar al automóvil.

Es así por ejemplo, que los ciudadanos podrán supervisar el nivel de polución del aire presente en una determinada calle o en un determinado lugar, o incluso recibir un alerta cuando por ejemplo el nivel de radiaciones sobrepase un determinado límite. Este tipo de sistemas también ofrecerán a las autoridades la posibilidad de optimizar la irrigación de plazas y parques, o la iluminación de ciertas zonas de la ciudad. Además, con este tipo de tecnología, las fugas de agua potable o filtraciones de aguas servidas podrán ser más fácilmente detectadas, así como también se podrán elaborar planos con el estado de la polución sonora sobre el territorio. Igualmente, los contenedores de basura también podrán ser más inteligentes, al tener captores que desencadenen una alarma cuando se encuentren cercanos al límite de su capacidad.

Asimismo, el tráfico en las calles y en las autorutas también podrá ser monitoriado, a efectos por ejemplo de modificar en forma dinámica, la iluminación de las zonas concernidas.[45] Además, tráfico local en búsqueda de estacionamiento podrá ser reducido, gracias a sistemas que detecten los lugares libres más próximos, y gracias también a la aplicación dinámica de peaje de estacionamiento que se ajustaría por demanda;[46] de esta forma, los automovilistas serían informados en tiempo real, y rápidamente podrían estacionar, economizando así tiempo, carburante, y ocupación de vías de circulación. Las consecuencias del uso de sistemas como los que acaban de señalarse, además de los aspectos económicos, tendrán la ventaja de reducir la polución y los embotellamientos, lo que traerá aparejado un mejoramiento de la calidad de vida.

Críticas[editar]

Los principales argumentos que ponen en tela de juicio[47] la utilización de este concepto en el dominio político son:[48]

Ciudades y sus sistemas de transporte son cada vez más "inteligentes" con sensores y cámaras HD que hacen capturas masivas de información. Más allá de un empleo proyectado, estos dispositivos también registran datos exhaustivos sobre temperaturas, luminosidad, gases, etc, que hoy día son desechados pues por el momento no hay formas útiles para aplicarlos. Sin duda, con el tiempo, algún uso provechoso se desarrollará, y permitirá a los negocios encontrar un modo de monetizar y rentabilizar todas estas informaciones.[49]
  • La toma de un enfoque que priorice intereses estratégicos, puede conducir a ignorar o subvalorar vías alternativas de desarrollo urbano que podrían ser prometedoras.
  • Concentrarse particularmente en el concepto de smat city o ciudad inteligente, también podría implicar la subestimación de posibles efectos negativos en cuanto al desarrollo de nuevas infraestructuras tecnológicas en red, que se estime serían necesarias para que una ciudad verdaderamente pudiera transformarse en inteligente en forma plena.[50] [51]
  • Riesgo de querer imponer soluciones tecnológicas llave en mano a través de paquetes de programas concebidos muchas veces para otras realidades, sin evaluar convenientemente la integración y articulación de las mismas con las existentes, podría conducir al rechazo de la población respecto de los aspectos operativos y/o respecto de algunos efectos colaterales.[52]

También, la idea de espacio urbano de iniciativa comercial ha sido criticada por los riesgos potenciales que se corren cuando se sobre valora los aspectos económicos como un muy importante factor de desarrollo urbano. Entre los varios y posibles modelos de desarrollo, los responsables de las decisiones o de las recomendaciones harán bien de tomar en cuenta las opciones que no consideren únicamente lo relativo a los negocios y al producto bruto que de los mismos se derive. Dado que los modelos de empresa mayoritariamente están basados en la movilidad del capital, según la crítica seguir a rajatabla alguno de esos modelos podría conducir a algún tipo de inconveniente o de fracaso, especialmente en el largo plazo.[48]

Ejemplos de «ciudad inteligente» en diferentes regiones[editar]

(A) Proyectos Piloto[editar]

  • Masdar – Ecociudad "inteligente" en construcción en el desierto de Abou Dabi.
  • Lyon – El gran Lyon, en Francia, refuerza su política de desarrollo económico destinado a empresas de todos los tamaños, elaborando una "smart city" estratégica.[53]
  • Campus de la USTL (Université de Lille/Villeneuve d'Ascq), en 2013, en asociación con una "Red Urbana Inteligente" (en francés: "Réseaux Urbains Intelligent").[54]
  • Amsterdam Smart City – Entre otras cosas, una propuesta de la Wageningen_University_and_Research_Centre Wageningen University and Research Centre (WUR)[56] y el MIT, ha sido retenida para el proyecto ‘Amsterdam Metropolitan Solutions’ (AMS)[57] (en español: ‘Soluciones para el área metropolitana de Ámsterdam’ (AMS)) y creación en dicha ciudad de un instituto de tecnología aplicada.[58]
  • Cairo Smart Village – Proyecto de ciudad inteligente en Egipto.[59]
  • SmartSantander, hoy día probablemente la mayor red de sensores del mundo – Por el momento, 1100 captores sin hilos de la sociedad Libelium[65] han sido instalados, 400 de ellos para medir los lugares de aparcamiento, y 700 para controlar parámetros ambientales tales como el ruido, el monóxido de carbono, la temperatura, o la luz solar.[66]
  • Yokohama Smart City Project (YSCP) – En una de las ciudades más grandes en Japón, Yokohama, se proyecta construir la siguiente infraestructura de generación energética, para entre otras cosas maximizar la reducción de emisiones de CO2, y estar en la vanguardia en cuanto al sistema social y en cuanto a la protección de la naturaleza.[68]
  • "Smart City Gran Concepción" – Un proyecto en la segunda ciudad con mayor cantidad de habitantes de Chile que busca la implementación de metodologías de innovación abierta para el uso de soluciones tecnológicas en los servicios municipales y, a su vez, servir de piloto para un modelo de Smart City en Chile. Comenzó en Enero de 2014.[69] [70]

(B) Sociedades Comerciales[editar]

  • IBM en un aspecto de su campaña 'Smarter Planet'[72] –haciendo uso de un nuevo y creciente conjunto de herramientas, y enfatizando la naturaleza inteligente e interconectada de los sistemas urbanos, con el objetivo de conducir hacia un empleo 'más inteligente' de los recursos disponibles– título en inglés: What is a Smarter Planet?: On a Smarter Planet, we want to change the paradigm from react to anticipate.
  • Oracle Corporation: "New Smart Cities Solutions Bring Efficiency and Transparency to Local Governments", noviembre 2009.[73]
  • Siemens también usó el concepto de 'ciudad inteligente' en su proyecto 'Smart City'.[74]
  • GEOCyL Consultoría Ambiental y Territorial desarrolla el proyecto "Mi ciudad inteligente" de análisis de Smart City españolas. Entienden la ciudad inteligente como un ámbito de confluencia entre la sostenibilidad medioambiental y la ordenación del territorio, al que se introducen la utilización de las nuevas tecnologías.
  • Living PlanIT (improving quality of life through technology – proponiendo calidad de vida a través de la tecnología): Una ciudad inteligente pensada desde el principio, un laboratorio urbano pronto para ser construido al norte de Portugal.[75]

(C) Proyectos, conferencias, y grupos de investigación[editar]

  • Smart City Expo World Congress, el evento referente mundial sobre Smart Cities, que congrega anualmente en Barcelona a más de 9.000 visitantes, 3.000 congresistas, y más de 300 ciudades y empresas provenientes de todo el mundo para discutir e intercambiar experiencias y mostrar soluciones relativas a las ciudades inteligentes.
  • Smart Cities:[76] Proyecto Interreg.[77]
  • Conferencias sobre 'Smart Cities Future'[78] en Salford, Greater Manchester, para crear conversaciones con un toque en los posibles sesgos en relación a innovación abierta, y efectiva colaboración entre universidades, industria, y gobierno.
  • EuropeanSmartCities,[79] proyecto que investigó los motivos por los que ciudades de tamaño mediano, que tienen que enfrentarse con la competición de las metrópolis más grandes, parecen estar no tan bien equipadas en relación a encarar innovaciones e intervenciones inteligentes, en lo que concierne a masa crítica, recursos, y capacidad de organización.
  • "Mi ciudad inteligente" es un proyecto de análisis y difusión de las ciudades inteligentes o “Smart City” españolas, que recorrió durante ocho semanas 30 ciudades pertenecientes a la Red Española de Ciudades Inteligentes utilizando un vehículo eléctrico para su movilidad urbana.
  • Smart Cities,[80] grupo de investigación en el MIT.
  • (en inglés) Portugal’s intelligent green city,[82] sitio digital 'The Portugal News Online', 16 de octubre de 2010.

Ejemplos de aplicaciones en las ciudades inteligentes (enumeración sinóptica)[editar]

  • Dispositivos que en tiempo real miden el tráfico sobre diferentes vías, con el fin de informar a los conductores (para mejor elegir su itinerario) y también para facilitar las decisiones públicas (políticas de urbanización, y de trazado y ampliación de vías de circulación).
  • Dispositivos que marcan en tiempo real la ocupación de los estacionamientos públicos y de lugares para rentar autos o bicicletas, para permitir un mejor servicio a los usuarios, y optimizar el uso de los espacios y de los vehículos de transporte.
  • Geolocalización en tiempo real de los vehículos de transporte colectivo, lo que permite una estimación fina de las horas de arribo a los distintos lugares, complementado con un afichaje dinámico de esta información en las distintas paradas.
  • Dispositivos que miden los niveles de carga de los contenedores de basura, con el fin de optimizar la recolección.
  • Medidas de los niveles de polución (CO2, ozono, calidad del agua) en tiempo real, para permitir alertas diferenciadas a la población, y para mejorar las políticas públicas en base a una cartografía dinámica y detallada.
  • Medidas en tiempo real de alertas sobre peligros (inundaciones, incendios, tormentas, huracanes), para permitir una mejor respuesta de los servicios de socorro así como la evacuación preventiva de las poblaciones más amenazadas.
  • Vídeo-vigilancia urbana.

Bibliografía destacada[editar]

Referencias destacadas[editar]

1. Nicos Komminos (2002), Intelligent cities: innovation, knowledge systems and digital spaces, London: Spon Press.[28]

2. Krassimira Antonova Paskaleva (25 de enero de 2009), "Enabling the smart city: The progress of e-city governance in Europe", 'International Journal of Innovation and Regional Development' (volumen 1, n° 4): pp. 405–422.[29]

3. Nancy Odendaal, "Information and communication technology and local governance: understanding the difference between cities in developed and emerging economies", 'Computers, Environment and Urban Systems' (volumen 27 n° 6, noviembre 2003), pp. 585–607.[30]

4. Robert G. Hollands (2008), "Will the real smart city please stand up?: Intelligent, progressive or entrepreneurial?", City (volumen 12 n° 3, 2008), pp 303–320.[27]

5. Lourdes Torres, Lourdes Torres Pradas, Vicente Pina, Vicente Pina Martínez, Sonia Royo, "E-government and the transformation of public administrations in EU countries: Beyond NPM or just a second wave of reforms?", Universidad de Zaragoza, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (2005), documento de trabajo.[31]

6. Vicente Pina, Sonia Royo, Lourdes Torres, "E-government and the transformation of public administrations in EU countries: Beyond NPM or just a second wave of reforms?", Huelva: documento pdf, octubre 2004.[32]

7. Stephen Baron, John Field, Tom Schuller, Social capital: Critical perspective, Oxford University Press (2000).[33]

7. Nicos Komninos, "Intelligent cities: towards interactive and global innovation environments", 'International Journal of Innovation and Regional Development' (volumen 1 n° 4), Inderscience Publishers (2009), pp. 337–355.[34]

8. OECD – EUROSTAT, Oslo Manual, París: OECD, Statistical Office of the European Communities.[35]

9. Carter Bloch, Assessing recent developments in innovation measurement: The third edition of the Oslo Manual, Oxford Journals, Social Sciences, Science and Public Policy (volumen 34, n° 1), pp. 23-34.[36]

10. Chiara Del Bo, Massimo Florio, "Infrastructure and growth in the European Union: an empirical analysis at the regional level in a spatial framework", Departmental Working Papers 2008-37, Milán: Universidad de Milán, Departamento de Economía, noviembre 2008.[37]

11. Christopher R. Berry, Edward L. Glaeser, "The divergence of human capital levels across cities", Papers in Regional Science (volumen 84, n° 3): pp. 407–444.[38]

12. Christopher R. Berry, Edward L. Glaeser, "The divergence of human capital levels across cities", Harvard University, John F. Kennedy School of Government, reporte WP05-03, agosto 2005.[39]

13. Edward L. Glaeser, Christopher R. Berry, "Why are smart places getting smarter?", Rappaport Institute for Greater Boston, Taubman Center for State and Local Government, Policy Brief 2006-2, marzo 2006.[40]

Referencias y notas[editar]

  1. a b (en francés) Martin Lessard, Demain, la ville intelligente, sitio digital 'Radio Canada', 7 de julio de 2011.
  2. Fundación Mapfre (2009) Ciudades y pueblos sostenibles. Introducción Revista Seguridad y Medio Ambiente, Madrid. ISSN1888-5438 (consulta 25/11/13) Disponible en: http://www.mapfre.com/fundacion/html/revistas/seguridad/nEspecial2009/docs/Seguridad-y-Medio-Ambiente-Especial-2009.pdf
  3. (en francés) Mathieu Paumard, Le concept de ville intelligente s'affine et se concrétise, sitio digital 'Atelier', 12 de septiembre de 2011.
  4. a b c Exposición de Juan Rada, vicepresidente senior de sector público global, asistencia médica y educación de ORACLE, ponencia en el evento 'Summit Smart Cities Chile 2013: Construyendo hoy las ciudades del mañana', organizado por 'Fundación País Digital' y 'Cepal', Santiago (Chile), 22 de agosto de 2013.
  5. vídeo (en francés): Qu’est ce qu’une smart city?, 22 de octubre de 2012.
  6. (en francés) La smart city, la ville devient intelligente: Aujourd’hui, seulement 2 % de la surface de la terre sont occupés par les villes; or, d’ici 2050, elles accueilleront 70 % de la population mondiale et seront à l’origine de 80 % des émissions de CO2, sitio digital 'Schneider-electric'.
  7. Jesús Vela de Rodrigo, Ciudades inteligentes: gobierno participativo, sitio digital 'NuevaTribuna', 26 de enero de 2013.
  8. Montevideo sin potencial de ciudad inteligente según Cisco, sitio digital 'El País', 4 de julio de 2013.
  9. (en inglés) Guangzhou Master Plan for Building National Innovation City (2011-2015), sitio digital 'Guangzhou International'.
  10. El profesor Gildo Seisdedos Dominguez considera que es una nueva gestión con una gobernanza diferente porque la información se obtiene y comparte de manera abierta e implica una interactividad, dotando a la participación ciudadana de un nuevo contenido. Seisdedos G. (2012). ¿Qué es una smart city? Bit, Nº. 188, 2012, págs. 35-37 Edita Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación ISSN 0210-3923 (consultado 25/11/13) Disponible en: http://www.coit.es/publicaciones/bit/bit188/monograficoseisdedos.pdf
  11. (en francés) Mapping des prestataires œuvrant pour la gestion intelligente des territoires avec le numérique, blog 'Administration numérique MARKESS International', 19 de marzo de 2013.
  12. Smart Cities, sitio web 'Fundación País Digital'.
  13. (en inglés) Andrea Caragliu, Chiara F. Del Bo, Peter Nijkamp, « Smart cities in Europe», Serie Research Memoranda n° 0048, VU University Amsterdam, Faculty of Economics, Business Administration and Econometrics (2009), [lectura en línea] [archive]).
  14. Nota: Para aclaración y utilización alternativa de nuevos términos, véase también el texto en francés Les dérives des villes intelligentes (artículo de Rémi Sussan del 8 de julio de 2011, archivo, sitio digital 'Fing Live - Tumblr'), que trata más particularmente los problemas que conllevan las llamadas villes en réseau o ciudades en red.
  15. (en francés) La gestion intelligente avec le numérique: une nouvelle dynamique pour les villes et territoires français (archivo), blog 'Administration numérique MARKESS International', octubre 2012.
  16. Exposición de Arturo Muente, especialista senior en Políticas TIC del Banco Mundial, presentación en el evento Summit Smart Cities Chile 2013: Construyendo hoy las ciudades del mañana, organizado por 'Fundación País Digital' y 'Cepal', Santiago (Chile), 22 de agosto de 2013.
  17. Mediante la iniciativa 20-20-20, la Unión Europea puso en marcha desde 2008 una serie de directivas para conseguir estos objetivos en 2020. http://europa.eu/legislation_summaries/energy/energy_efficiency/en0002_es.htm
  18. (en italiano) Marco De Mitri, Le Smart City: città intelligenti, digitali ed inclusive. Cosa sono veramente?, sitio web 'Blog personal del autor', 14 de mayo de 2012.
  19. (en italiano) Fondazione Ugo Bordini (FUB), Città intelligenti per uno sviluppo sostenibile, sitio oficial FUB.
  20. (en francés) Lyon, Smart City: métropole intelligente et durable (el gran Lyon, en Francia, refuerza su política de desarrollo económico destinado a empresas de todos los tamaños, elaborando una "smart city" estratégica), sitio digital 'Economie-GrandLyon'.
  21. (en francés) Les Smat cities: Les caractéristiques d’une ville intelligente, sitio digital 'SmartGrids-cre'.
  22. (en inglés) Rudolf Giffinger, Smart cities – Ranking of European medium-sized cities, Centre of Regional Science (2007) (archivo).
  23. (en francés) Pol Goetzinger, Une approche différente du concept de « Smart City», documento pdf.
  24. (en francés) Jean Bouinot, La ville intelligente, L.G.D.J. (2004), ISBN 978-2-275-02399-1 (archivo).
  25. Interview dans 'L'économiste, le premier quotidien economique du Maroc': Un réseau de villes intelligentes en projet, edición 3279, 19 de mayo de 2010
  26. Pau Seguí, Smart City, ventajas y desventajas: ¿Qué es una Smart City o ciudad inteligente?… ventajas y desventajas de un sistema teóricamente sostenible, sitio digital 'Ovacen', 13 de septiembre de 2013.
  27. a b c (en inglés) Robert G. Hollands (2008), "Will the real smart city please stand up?: Intelligent, progressive or entrepreneurial?", City (volumen 12 n° 3, 2008), pp 303–320, nota: Los debates sobre el futuro desarrollo urbano en muchos países occidentales, se han realizado cada vez más bajo la influencia del concepto de ciudad inteligente. Aún a pesar de los numerosos ejemplos de este tipo de modernización urbana que podrían citarse, sabemos sorprendentemente poco sobre las profundas implicaciones que conlleva realmente este concepto. Debido a que esa nueva conceptualización está en reelaboración continua, existe cierta falta de precisión en cuanto a su definición y en cuanto a la enumeración de sus principales características, y precisamente, el objetivo principal de este artículo, es de esclarecer el punto, promoviendo el debate, la crítica, y la polémica, respecto de algunas cuestiones filosóficas y teóricas en relación a las ciudades inteligentes. El enfoque primero se centra sobre la orientación de los cambios propuestos, respecto de proyectos concretos etiquetados como de ciudad inteligente, con énfasis puesto en los elementos que supuestamente caracterizan esta nueva forma urbana, así como en las suposiciones/contradicciones subyacentes ocultadas dentro del concepto. Para mejor orientar este debate, entre otras cosas el artículo explora en qué medida los proyectos etiquetados como inteligentes pueden ser caracterizados como introducción de alta tecnología hacia la construcción de una ciudad emprendedora, así como logrando también una evolución progresiva, inclusiva, y participativa.
  28. a b (en inglés) Nicos Komninos, Intelligent cities: innovation, knowledge systems and digital spaces, Londres: Spon Press (2002), ISBN 0415277183 y 9780415277181, nota: Hacia el fin del siglo XX, algunas ciudades y regiones en Europa, Japón, y Estados Unidos, mostraron una capacidad excepcional para incubar y desarrollar nuevo conocimiento e interesantes innovaciones. El entorno favorable y propicio para la investigación, el desarrollo tecnológico, y los nuevos productos, en sectores prometedores, fue de gran significación, promoviendo un desarrollo basado en el conocimiento, el estudio, y la innovación. Las nuevas ciudades inteligentes se enfocaron en estos entornos de innovación y cambio, y los modelos principales de esas áreas inteligentes (tecnopolos, territorios renovados, ciudades con inteligencia) permitieron desarrollar y adaptar entornos que podían soportar tecnología, innovación, enseñanza, y desarrollo basado en conocimiento. La introducción y el primer capítulo de este libro, tratan la innovación como una condición ambiental, considerando la geografía y la tipología de las islas de innovación. Los tres siguientes capítulos enfocan los paradigmas teóricos y los modelos de planificación del 'parque industrial', la 'región renovada', y la 'ciudad inteligente', lo que ofrece tres modos alternativos de crear un entorno de innovación.
  29. a b c (en inglés) Krassimira Antonova Paskaleva, "Enabling the smart city: The progress of e-city governance in Europe", 'International Journal of Innovation and Regional Development' (volumen 1, n° 4): pp. 405–422, nota: ¿Cómo puede la e-gobernanza o gobernanza electrónica ayudar a las ciudades en tomar mejores decisiones y en ser más competitivas? ¿Cómo puede la e-gobernanza involucrar a más ciudadanos en actividades democráticas y en los procesos de toma de decisiones? Este escrito sugiere que la e-gobernanza puede constituirse en un nuevo vehículo que ayude a la ciudad a transformarse en inteligente. Este escrito evalúa el paisaje conceptual de una ciudad con e-gobernanza, ubicando el foco en cómo las ciudades pueden promover entornos colaborativos digitales para facilitar y mejorar la competitividad local y la prosperidad, a través de redes de conocimiento, a través de e-servicios integrados, y a través de una amplia e-participación. Gracias al análisis de varios trabajos científicos y de resúmenes de estudios en doce ciudades europeas, también se proponen una serie de acciones en relación al futuro del gobierno de las e-ciudades en Europa, y de las políticas estratégicas innovativas a ser aplicadas, para la promoción y concretización de más ciudades inteligentes.
  30. a b (en inglés) Nancy Odendaal, "Information and communication technology and local governance: understanding the difference between cities in developed and emerging economies", 'Computers, Environment and Urban Systems' (volumen 27 n° 6, noviembre de 2003), pp 585–607, nota: La literatura especializada en tecnologías de la información y de la comunicación (ICT por sus siglas en inglés), sugiere que la introducción de innovaciones tecnológicas en las administraciones locales, puede realzar y mejorar la dirección y el funcionamiento de las áreas urbanas. De interés particular es el fenómeno del llamado e-gobierno (gobierno electrónico), en cuyo marco los debates y la información que rodea asuntos de las administraciones locales funcionan y se desarrollan enteramente en el ciberespacio. De importancia también son las redes de conexiones e interacciones que a través de Internet faciliten los vínculos entre los gobiernos de las ciudades con la gente y con un variado abanico de instituciones y organismos. El empleo creciente de sistemas de información geográfica (GIS por su sigla en inglés) en buena medida permite valorar o la distribución de cierto tipo de opiniones en el territorio, o el impacto diferencial de cierta medida municipal sobre los distintos barrios, etc. Estos mapeos permitirán sin duda orientar de mejor forma recursos y soluciones. Claro está, los proyectos y los ejemplos hasta ahora, se vinculan muy especialmente con experiencias y realidades de los países desarrollados, donde las capacidades tecnológicas son mayores y los recursos son asimismo mayores. Aún así, pruebas y sugerencias también apuntan a que estos instrumentos también podrían ser aplicados con mucho éxito en ciertos países en vía de desarrollo. Por ejemplo, India a menudo es citada como uno de los principales países en donde las aplicaciones de las TICs podrían alcanzar preeminencia, aunque por ejemplo ese no parece ser el caso de África austral, ya que muy pocos estudios y notas científicas o periodísticas se refieren a esa parte del mundo en relación al tema aquí tratado. Cierto, hay un número de iniciativas innovadoras orientadas a las administraciones locales sudafricanas, pero la mayor parte de estas proyectadas intervenciones están en su primera infancia. El presente artículo también examina la iniciativa de ciudad inteligente en Brisbane, en Australia, y lo compara con otro de Durban, en Sudáfrica, ambos casos orientados a introducir las TICs en la gobernanza local. La intención es de exponer las diferencias de enfoque de ambos proyectos, entender y evaluar las capacidades y los recursos en cada caso, y las posibilidades razonables de impacto que podrían generarse.
  31. a b (en inglés) Lourdes Torres, Lourdes Torres Pradas, Vicente Pina, Vicente Pina Martínez, Sonia Royo, "E-government and the transformation of public administrations in EU countries: Beyond NPM or just a second wave of reforms?", Universidad de Zaragoza, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (2005), documento de trabajo.
  32. a b (en inglés) Vicente Pina, Sonia Royo, Lourdes Torres (2004), "E-government and the transformation of public administrations in EU countries: Beyond NPM or just a second wave of reforms?", Huelva: documento pdf, octubre 2004.
  33. a b (en inglés) Stephen Baron, John Field, Tom Schuller, Social capital: Critical perspective, Oxford University Press (2000), ISBN 0191583243 y 9780191583247.
  34. a b (en inglés) Nicos Komninos, "Intelligent cities: towards interactive and global innovation environments", 'International Journal of Innovation and Regional Development' (volumen 1 n° 4), Inderscience Publishers (2009), pp. 337–355, en sitio digital 'Academia.edu'.
  35. a b (en inglés) OECD – EUROSTAT, Oslo Manual, París: OECD, Statistical Office of the European Communities.
  36. a b (en inglés) Carter Bloch, Assessing recent developments in innovation measurement: The third edition of the Oslo Manual, Oxford Journals, Social Sciences, Science and Public Policy (volumen 34, n° 1), pp. 23-34.
  37. a b (en inglés) Chiara Del Bo, Massimo Florio, "Infrastructure and growth in the European Union: an empirical analysis at the regional level in a spatial framework", Departmental Working Papers 2008-37, Milán: Universidad de Milán, Departamento de Economía, noviembre 2008.
  38. a b (en inglés) Christopher R. Berry, Edward L. Glaeser, "The divergence of human capital levels across cities", Papers in Regional Science (volumen 84, n° 3): pp. 407–444.
  39. a b (en inglés) Christopher R. Berry, Edward L. Glaeser, "The divergence of human capital levels across cities", Harvard University, John F. Kennedy School of Government, reporte WP05-03, agosto 2005.
  40. a b (en inglés) Edward L. Glaeser, Christopher R. Berry, "Why are smart places getting smarter?", Rappaport Institute for Greater Boston, Taubman Center for State and Local Government, Policy Brief 2006-2, marzo 2006.
  41. Las mejores empresas para trabajar, revista 'Mercado', junio 2010.
  42. Gestión innovadora de Recursos Humanos, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (Escuela Superior de Tlahuelilpan), documento pdf.
  43. Olga Lucía García Cano, La compensación financiera: una medida del valor del trabajador, revista 'Pensamiento y Gestión' (n° 21, 2006), pp. 182-233.
  44. (en inglés) Alicia Asín, Smart Cities from Libelium allows systems integrators to monitor noise, pollution, structural health and waste management, sitio digital 'Libelium', 20 de junio de 2011.
  45. (en inglés) Vehicle Traffic Monitoring Platform with Bluetooth over ZigBee, sitio digital'Libelium', 14 de octubre de 2011.
  46. (en inglés) David Gascón, Alicia Asín, Smart Sensor Parking Platform enables city motorists save time and fuel, sitio digital 'Libelium', 27 de mayo de 2011.
  47. Wikcionario: "Poner en tela de juicio", 'Wikcionario: El diccionario en castellano de contenido libre'.
  48. a b (en inglés) Robert G. Hollands, "Will the real smart city please stand up? Intelligent, progressive or entrepreneurial?", City (volumen 12 n° 3, 2008), pp. 303–320.
  49. (en inglés) Surveillance Society Not Choking on Data Exhaust, sitio digital 'Intel Free Press'.
  50. (en inglés) Steve Graham, Simon Marvin, Telecommunications and the city: electronic spaces, urban place, Taylor & Francis (2002), ISBN 0415119022 y 9780415119023.
  51. (en francés) Est-ce que la technologie désurbanise la ville?, comentarios sobre una intervención de Adam Greenfield soble la responsabilidad civil en la ciudades en red, en oportunidad de los encuentros Lift with Fing 2011.
  52. (en inglés) Saskia Sassen, « Talking back to your intelligent city» (archivo), sitio digital 'What Matters' (archivo), 1 de febrero de 2011.
  53. (en francés) Lyon, Smart City: métropole intelligente et durable, sitio digital 'Economie-GrandLyon'.
  54. (en francés) Inaugurado el 26 de febrero de 2013 en Polytech'Lille (Villeneuve-d'Ascq, junto con Eaux du Nord y CITC (Centre d'Innovations des Technologies sans Contact).
  55. (en francés) vídeo: Qu'est ce qu'une Smart City?: Cette video présente des témoignages de responsables de collectivités locales: Découvrez concrètement comment Schneider Electric accompagne les villes et les opérateurs, dans le cadre d'une approche collaborative, pour rendre la ville efficace, durable et agréable à vivre. Exemples à Angoulême, Besançon, Vigo et Carros.
  56. (en inglés) Wageningen University and Research Centre (WUR).
  57. (en inglés) ‘Amsterdam Metropolitan Solutions’ (AMS).
  58. (en inglés) Amsterdam Smart City, sitio digital 'Amsterdammartcity'.
  59. (en inglés) Cairo Smart Village, sitio digital 'Smart-villages'.
  60. (en inglés) Welcome to Dubái Internet City, sitio digital 'DubaiInternetCity'.
  61. Plan de valoración y acción, sitio digital 'Edinburgh.gov'.
  62. BT Global Services (Managed networked IT services and communications - UK).
  63. Portal eindhoven, sitio digital 'Eindhoven.eu'.
  64. Malta Smart City, sitio digital 'Smartcity.ae'.
  65. Libelium, sitio oficial.
  66. (en inglés) SmartSantander (Future Internet Research & Experimentation), sitio digital 'SmartSantander'.
  67. (en inglés) Smartcities Card.
  68. (en inglés) Yokohama Smart City Project (YSCP)
  69. Smart City Gran Concepción
  70. MueveTT Concepción
  71. (en inglés) Schneider Electric, ejemplos de proyectos 'Smart City' (vídeo).
  72. (en inglés) Smarter Planet, sitio digital 'IBM'.
  73. (en inglés) Oracle Corporation, New Smart Cities Solutions Bring Efficiency and Transparency to Local Governments, sitio digital 'Oracle'.
  74. (en inglés y alemán) Siemens, 'Stadt der Zukunft' / proyecto 'Smart City' (2004).
  75. (en inglés) Living PlanIT, PlanIT Valley – The living laboratory and benchmark for future urban communities, sitio oficial.
  76. (en inglés) Smart Cities, sitio oficial.
  77. (en inglés) Proyecto Interreg, sitio oficial.
  78. (en inglés) Smart Cities Future, sitio digital 'Smartcityfutures.co.uk'.
  79. (en inglés) EuropeanSmartCities, sitio digital 'Smart-cities.eu'.
  80. (en inglés) Smart Cities, sitio digital 'Media.mit.edu'.
  81. (en inglés) URENIO, sitio oficial.
  82. (en inglés) Portugal’s intelligent green city, sitio digital 'The Portugal News Online', 16 de octubre de 2010.

Véase también[editar]

Referencias externas[editar]

Enlaces externos[editar]