Ciencia y tecnología en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La ciencia y la tecnología en Argentina constituye un conjunto de políticas, planes y programas llevados a cabo por el Estado, las universidades e institutos nacionales, las empresas, y otros organismos y asociaciones nacionales e internacionales orientadas hacia la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) en Argentina, así como las infraestructuras e instalaciones científicas y tecnológicas. Lugar de formación de los primeros premios Nobel en ciencias del mundo hispano, entre ellos el primer Nobel en medicina latinoamericano Bernardo Houssay, así como otras eminencias científicas mundiales tales como Florentino Ameghino, Luis Federico Leloir, César Milstein e innumerables científicos de reconocido prestigio internacional.

Sin embargo, a pesar de la alta capacidad de los recursos humanos argentinos, uno de los principales problemas que la ciencia y la tecnología han afrontado en el país ha sido la históricamente baja inversión en ellas con respecto al nivel internacional. Según datos del 2005,[1] la ciencia y la tecnología verificaban una fuerte dependencia del financiamiento público que aportaba el 65% de la inversión distribuido en un 43% en el sector del gobierno y un 22% en las universidades públicas. Con relación al PBI, el sector público aportaba el 0,30% mientras el privado aportaba el 0,16%(2002), aunque la participación del sector privado en las actividades científicas y tecnológicas se ha incrementando desde el año 2002.

Otro problema ha sido la fuga de cerebros debido a que los profesionales formados en el país encontraron mejores oportunidades de trabajo al extranjero. Sin embargo esta tendencia se modificò en los últimos años. En 1997 -con la creación de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica- se inició con un ciclo virtuoso en la ciencia y tecnología argentina. Este impulso se vio reforzado, a partir del año 2003, por la ejecución de una política de estado que ha aumentado el número de recursos destinados a la actuaciòn de proyectos científicos, la incorporación de nuevos investigadores, la repatriación de cienciados argentinos radicados en el extranjero, la creación de nuevos centros de investigación y el perfeccionamento del salario de los investigadores. A pesar de estos importantes avances un aspecto aún deficitario es la articulación del sistema científico con el sistema productivo. Hasta 2007, el área administrativa dedicada a la ciencia y la tecnología estuvo incluida dentro del Ministerio de Educación, con jerarquía de una secretaría ministerial.

La situación varió diametralmente al crearse el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a partir del programa Raíces, a través del cual se logró repatriar más de un millar de científicos argentinos para el año 2014,[2] [3] a una razón de 1 científico cada 3 días (desde el año 2004 hasta el año 2011),[4] logrando revertir -en conjunto con otras medidas y programas- la tendencia histórica de fuga de cerebros que existía en la Argentina.[5]

Actualmente, la Argentina ha construido satélites, está desarrollando su propio modelo de central nuclear compacta de cuarta generación[6] y provee de pequeños reactores nucleares de investigación a diversos países. Entre algunos de los avances en materia de desarrollo armamentístico se cuenta el misil AS-25K, uno de los últimos desarrollos de CITEFA (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las FF. AA.).

En temas como la informática, la nanotecnología y la biotecnología se desarrollan programas de promoción.[7]

Historia[editar]

Organismos Públicos de Investigación[editar]

El ámbito principal donde se desarrolla la investigación científica en la Argentina puede darse tanto en las Universidades Nacionales como así también en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica (AGENCIA). La primera, corresponden a las actividades de investigación efectuadas dentro del ámbito del sistema nacional de Universidades Nacionales e institutos autónomos distribuidas a lo largo y a lo ancho de ese país. La segunda, se trata de una institución estatal, dependiente del gobierno nacional, en el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el cual cuenta con una carrera de investigador y becarios, organizado en Institutos, que gozan de autonomía temática y científica. De manera descentralizada pero independiente del Ministerio de Ciencia también se destaca lo producido por el INTI y el INTA.

Al igual que el CONICET, existen otros centros de investigación dependientes del Estado donde se realiza investigación científica tales como el CNEA avocada a la tecnología nuclear y espacial, y la CITEDEF que se especializa en investigaciones de tecnología para la defensa.

Por otro lado esta la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica (AGENCIA), organismo también dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología encargado de la promoción de actividades relacionadas a la ciencia, la tecnología y la investigación e innovación productiva.

FONTAR y FONCyT[editar]

  • FONTAR: Fondo Tecnológico Argentino, administra recursos de distinto origen, tanto públicos como privado. Financia proyectos de innovación por medio de distintos instrumentos que se implementan por medio del proceso de Convocatorias Públicas o Ventanillas Permanente.
  • FONCyT: Fondo para la Investigación científica y tecnológica: Apoya proyectos y actividades cuya finalidad sea la generación de nuevos conocimientos científicos y tecnológicos desarrollados por investigadores pertenecientes a instituciones públicas y privadas sin fines de lucro en el país.

Ambos fondos dependen de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, organismo que depende del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, dedicado a la promoción de actividades relacionadas a la ciencia, la tecnología y la innovación productiva.

INTI e INTA[editar]

Otras dos importantes instituciones que vinculan la investigación científica con la producción corresponden al INTI ente descentralizado que desarrolla tecnología industrial y el INTA que hace lo propio con la tecnología agraria.

Universidades e institutos superiores[editar]

El mayor volumen de investigación científica que se realiza en Argentina proviene de lo producido en sus universidades e institutos de formación superior el cual constituyen instituciones tanto públicas como privadas.

Son aquellas que nacieron de los principios fundados por la Revolución Universitaria del 18, que poseen una partida presupuestaria del estado pero al mismo tiempo gozan de autonomía y formación democrática en sus gobiernos, curricula y política de extensión. Por universidades públicas nacionales y autónomas de Argentina.

Instalaciones Científicas y Tecnológicas[editar]

Se entiende por Instalaciones Científicas y Tecnológicas aquellos equipamientos científicos que requieren una gran inversión para su construcción y su mantenimiento y que suelen encontrarse integrados en estructuras bien diferenciadas. Se consideran dos tipos de Instalaciones: las que se encuentran en la Argentina, y las que se localizan fuera del territorio nacional pero que cuentan con participación argentina.

En noviembre de 1995, la Unesco eligió a la Argentina como la sede sur para instalar el Observatorio Pierre Auger en Malargüe, provincia de Mendoza, el cual comenzó a funcionar en 2005. Se trata de un emprendimiento conjunto de más de 20 países en el que colaboran unos 250 científicos de más de 30 instituciones, con la finalidad de detectar partículas subatómicas que provienen del espacio exterior denominadas rayos cósmicos.

Parques Científicos y Tecnológicos[editar]

  • Tecnópolis : Un parque tematico sobre ciencia y tecnología, ubicado en Villa Martelli, Provincia de Buenos Aires.

Tecnópolis se encuentra dentro del Polo Científico y Tecnológico Constituyentes, que también incluye al INTI, Centro Atomico Constituyentes, y CITEDEF.

Investigación en empresas[editar]

Empresas públicas[editar]

Cooperación internacional[editar]

Mercosur[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Electroneurobilogía: Argentina 2005: Estadísticas de ciencia y tecnología», artículo de la Secretaría de Estado de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Buenos Aires, agosto de 2006.
  2. [1] El retorno de los científicos como política de estado.
  3. «Sitio Web del Programa Racíces» (en español). Consultado el 6 de junio de 2014.
  4. «Desde el año 2004 regresa un científico argentino cada tres días» (en español) (29 de octubre de 2011). Consultado el 6 de junio de 2014.
  5. El retorno al país de científicos argentinos como política de Estado - Organización de Estados Iberoamericanos
  6. Artículo acerca de la central nuclear compacta.
  7. [2] «Conicet en los medios: Un buen año nacional (2006)»,] artículo en el sitio web del CONICET.

Fuentes[editar]