Blanca II de Navarra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Blanca II de Navarra
Infanta de Aragón y de Navarra
Blanca II de Navarra.jpg
Información personal
Otros títulos Princesa consorte de Asturias
Nacimiento 9 de junio de 1424
Olite, Navarra
Fallecimiento 2 de diciembre de 1464
(40 años)
Orthez, Francia
Familia
Casa Real Casa de Trastámara
Padre Juan II
Madre Blanca I
Consorte Enrique IV de Castilla
Royal Arms of Navarre (1425-1479).svg
Escudo de Blanca II de Navarra

Blanca II de Trastámara y de Evreux (Olite, 9 de junio de 1424Orthez, 2 de diciembre de 1464), fue infanta de Aragón y de Navarra, infanta de Castilla por matrimonio (1440-1453).

Fue el tercer descendiente y segunda hija de la entonces infanta heredera Blanca de Navarra y de su segundo esposo, el infante Juan de Aragón, duque de Peñafiel.

Biografía[editar]

Su hermana mayor, Juana, muere el 22 de agosto de 1425, y su abuelo, el rey Carlos III de Navarra, apodado el Noble, unos días más tarde, el 8 de septiembre, lo que convierte a su madre en reina Blanca I de Navarra y a su padre en rey Juan II.

El 22 de noviembre de 1436[1] se firma en Toledo la paz entre Navarra y Castilla tras cumplirse seis años del establecimiento de las Treguas de Majano. Como consecuencia de la misma se acuerda el matrimonio de la infanta Blanca, que tenía 12 años, con Enrique, príncipe heredero de Castilla, recuperando Navarra de este modo las villas y castillos perdidos durante la guerra.

La reina Blanca I acompaña a su hija a Castilla para su matrimonio formal con el príncipe Enrique de Castilla, que tuvo lugar en la ciudad de Valladolid, el 16 de septiembre de 1440,[2] al cumplir los 15 años el príncipe. Una vez en Castilla, la soberana de Navarra aprovecha para realizar una peregrinación al santuario de Guadalupe en Extremadura, pero también usa esta oportunidad para mediar en las constantes disputas de su marido con los nobles castellanos; esto la lleva a un constante movimiento en el reino castellano, donde le acabaría sorprendiendo la muerte el 1 de abril de 1441.[1]

Mientras en Navarra la guerra civil estalla entre su padre y hermano Carlos, príncipe de Viana, Blanca vive en Castilla un infeliz matrimonio, el cual será finalmente anulado por no consumación[3] el 2 de mayo de 1453, aduciendo el príncipe Enrique que una "impotencia recíproca debida a influencias malignas" le impidió intimar con su esposa.[4]

Blanca regresa a Navarra repudiada y sin los bienes acordados en las capitulaciones de su matrimonio por haber sido éste anulado, teniendo su padre Juan II que encargarse de sus necesidades, hecho que no le importaba mucho, pues el rey sentía una completa aversión tanto por ella como por su hermano mayor Carlos de Viana; su hermana menor Leonor, condesa de Foix, tampoco le tenía estima, y Juana Enríquez, su madrastra, cuya única preocupación era colocar a su hijo Fernando en el trono de Navarra, hizo lo posible por perderla.[4]

Antes de morir su hermano el príncipe Carlos de Viana el 23 de septiembre de 1461, redactó su testamento en el cual instituyó a su hermana como heredera, ratificando las claúsulas del testamento de su madre del 17 de febrero de 1439, en el cual se estipulaba que la corona debía pasar al mayor de los hijos vivos de la pareja.[5]

Blanca, sola y prisionera en Olite, queda a la merced de su padre, el cual decide una nueva alianza con Francia teniéndola a ella como pieza principal. En la localidad alavesa de Salvatierra, Juan II y el rey Luis XI de Francia se entrevistan, quedando acordada dicha alianza mediante el matrimonio de Blanca (de entonces 38 años de edad) con el hermano menor del soberano francés, Carlos, duque de Berry (de 16 años). Sin embargo, Blanca se niega seguir siendo un peón en el juego político y rehusa casarse con el duque de Berry.[6]

El rey Juan II, furioso por la rebeldía de su hija, reacciona airadamente. Decide entregarla a su hija Leonor y su marido, el conde Gastón IV de Foix. En el trayecto del viaje que la conduce a Béarn, señorío de sus peores enemigos, Blanca, consciente de que querían su muerte, formula una protesta escrita por el secuestro (Roncesvalles, 23 de abril de 1462). Días después (30 de abril) en Saint-Jean-Pied-de-Port, dicta su testamento designando como heredero a nada menos que su ex-marido y ahora rey Enrique IV de Castilla.[4]

Una vez en Béarn, Blanca es encarcelada en la Torre Moncada, en Orthez, donde morirá el 2 de diciembre de 1464 bajo extrañas circunstancias. Algunos historiadores indican que fue asesinada por orden de su hermana, y otros, bajo la mano de su propio padre. Fue sepultada en el panteón de la iglesia catedral de Lescar.[4]

A la muerte de Juan II, en 1479, el trono de Navarra recaería en la única hija viva que le quedaba de su primer matrimonio, Leonor.

Referencias[editar]