Batalla de Praga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ofensiva de Praga
Frente Oriental - Segunda guerra Mundial
WWII Southern Central Europe 1944-1945.png
Avances del Ejército Rojo desde Transilvania hasta Praga (1944–1945).
Fecha 5 - 14 de mayo de 1945
Lugar Praga, Protectorado de Bohemia y Moravia
Resultado Rendición del Grupo de Ejércitos del Centro y fin de la Guerra en Europa.
Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania Nazi
ROA chevron.svg Ejército Ruso de Liberación
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Rumania Rumania
Flag of Czechoslovakia.svg Resistencia checa

ROA chevron.svg Ejército Ruso de Liberación
Comandantes
Bandera de Alemania Ferdinand Schörner
Bandera de Alemania Lothar Rendulic
Bandera de Alemania Karl Hermann Frank
ROA chevron.svg Andrey Vlasov
Bandera de la Unión Soviética Iván Kónev
Flag of Czechoslovakia.svg Klapálek Karel

ROA chevron.svg Andrey Vlasov
Fuerzas en combate
Wehrmacht
• 900.000 soldados
• 1.000 cañones
• 2.200 tanques
• 1.000 aviones
Fuerzas aliadas• 2.000.000 soldados
• 23.000 cañones
• 1.800 tanques
• 4.000 aviones
Bajas
Bandera de Alemania Alemania
850.000 Prisioneros
Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
11.997 Muertos o Desaparecidos
40.501 Heridos
1.006 Piezas de Artillería
80 Aviones
Flag of Czechoslovakia.svg Resistencia checa a la ocupación nazi
1.694 Muertos
1.600 Heridos
ROA chevron.svg ROA
500 Muertos
[editar datos en Wikidata ]

La batalla de Praga fue la última batalla importante en el Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque sus superiores se habían rendido en Berlín, el Grupo de Ejércitos Centro de la Wehrmacht, estacionado en Bohemia, se negó a entregar las armas y continuó la batalla por su cuenta contra el Ejército Rojo, hasta que finalmente fueron capturados todos sus integrantes por las tropas soviéticas.

Antecedentes[editar]

Tras la victoria soviética en la batalla de Berlín y el posterior suicidio de Adolf Hitler en dicha ciudad, las tropas de la Wehrmacht alemana subsistieron dispersas formando bolsas de resistencia a lo largo de Europa Central, y en tal situación continuaron oponiendo resistencia en la medida que aún formaban grupos combatientes organizados, intentando en último extremo retroceder para rendirse a las fuerzas estadounidenses en vez de entregarse al Ejército Rojo.

Uno de estos casos ocurrió en la región checa de Bohemia que tras la muerte de Hitler aún contenía numerosas divisiones de la Wehrmacht alemana que rehusaban capitular ante los soviéticos que avanzaban desde Eslovaquia, tras ocupar Bratislava y el norte de Austria a inicios de abril de 1945. Por el oeste, las tropas estadounidenses habían terminado de ocupar las regiones alemanas de Baviera y Sajonia, penetrando en la región de los Sudetes desde fines del mismo mes de abril. Esto significaba que, a la muerte de Hitler, la Checoslovaquia ocupada por los nazis se hallaba rodeada de territorios bajo control de los soviéticos y los estadounideneses, y aislada de toda otra zona bajo control alemán.

El general soviético Ivan Koniev lanzó el ataque contra las tropas alemanas de Bohemia liderando el Primer Frente Ucraniano, ayudado por el Segundo y Cuarto Frente Ucraniano a cargo de los generales Rodion Malinovsky y Andrei Yeremenko respectivamente. Algunos cuerpos de tropa polacos, rumanos y checoslovacos también participaron, totalizando 2 millones de soldados atacantes al empezar mayo de 1945.

Los alemanes cercados en Bohemia sumaban unos 900 mil soldados, restos del Grupo de Ejércitos Centro, comandados por el general Ferdinand Schörner, así como un contiengente de tropas austríacas unidas a la Wehrmacht y lideradas por Lothar Rendulic.

A pesar de que el Tercer Reich se había rendido el 8 de mayo, este ejército alemán no obedeció la orden de cesar la lucha y se convirtió en un foco de resistencia fijando su centro en Praga, negándose a capitular ante los soviéticos y proyectando abrirse paso hacia el oeste para rendirse a los estadounidenses.

No obstante, los gobiernos de EE. UU. y la URSS ya habían acordado meses antes que ninguno de ambos aliados aceptaría como prisioneros a los soldados cuyas unidades habían luchado contra el otro aliado. En vista que el Grupo de Ejércitos Centro de la Wehrmacht había combatido a los largo del último año contra el Ejército Rojo, todos los soldados alemanes que se rindieran en esta unidad militar serían entregados como prisioneros a la URSS.

Sublevación partisana en Praga[editar]

En aquel momento los partisanos de la resistencia checa decidieron iniciar una sublevación a gran escala en Praga, a iniciarse el 5 de mayo, tras conocerse el resultado de la Batalla de Berlín y la muerte de Hitler, lo cual impediría a las tropas germanas pedir refuerzos. En paralelo, el último jefe del Protectorado de Bohemia y Moravia, el líder nazi Karl Hermann Frank, había prometido que mantendría el dominio alemán sobre territorio checo mientras tuviese fuerzas para ello, amenazando "ahogar en un mar de sangre" a los checos que se sublevaran.

Al cesar la lucha en Berlín, la STAVKA soviética permitió que el ejército de Koniev marchase al sur a someter a los alemanes y relevar a los partisanos checos. Tal como preveía la resistencia checa, los días 5 y 6 de mayo había estallado la lucha de checos contra alemanes en las calles de Praga, siendo que los soldados alemanes ofrecían más resistencia de la esperada ante el temor de ser apresados por los soviéticos.

El Ejército de Liberación Ruso (ROA) comandado por el general Andrey Vlasov estaba formado por rusos anti-estalinistas al servicio del Tercer Reich (reclutados principalmente de prisioneros de guerra del Ejército Rojo) y el OKH alemán lo había estacionado en Praga desde octubre de 1944. Al enterarse de que los alemanes no pensaban retirarse hacia el oeste sino luchar, los jefes del ROA decidieron entregar su apoyo a los partisanos checos, esperando vanamente que esta alianza de última hora les permitiría a los hombres de Vlasov rendirse a los estadounidenses.

Como era de esperarse, la resistencia alemana fue sangrienta y las luchas contra los partisanos checos abarcaron varios días; particularmente las fuerzas de las Waffen SS lucharon ferozmente para evitar ser capturadas, mientras los partisanos checos (en grave inferioridad de armamento) radiaban urgentes llamados de auxilio a los soviéticos y estadounidenses. Tropas de la Waffen SS acudieron desde las afueras de Praga el 7 de mayo, utilizando los aviones y tanques de que aún disponían para luchar contra los insurrectos.

General soviético Iván Konev recibido en Praga tras la rendición de los alemanes

En realidad, hasta el anochecer del 8 de mayo la única ayuda recibida por los checos provino de los rusos del ROA que deseaban ganar méritos ante checos y estadounidenses y evitar ser entregados a la URSS, mientras que al notar la cercanía del Ejército Rojo la guarnición alemana de Praga cambió de táctica, tratando de evacuar junto con los civiles alemanes de la ciudad antes que llegasen los soviéticos.

Tropas estadounidenses habían tomado para entonces todo el oeste de Bohemia (incluyendo ciudades como Pilsen y Karlovy Vary llegando a pocos kilómetros de Praga pero el general Dwight D. Eisenhower había prohibido al general George S. Patton, jefe del Tercer Ejército de los EEUU lanzar sus tropas hacia la capital checa para así dar tiempo a que arribasen allí los soviéticos y evitar así complicaciones políticas entre ambos aliados.

Finalmente en la tarde del 9 de mayo algunas tropas del Ejército Rojo entraron a Praga por el este y el sur, y tornaron la lucha definitivamente en contra de los alemanes, que optaron por huir masivamente. Durante estos episodios los sobrevivientes alemanes culparon a los checos de haber ejecutado a numerosos prisioneros alemanes, desde hombres de la Waffen SS y la Gestapo hasta simples civiles de la minoría étnica alemana, a modo de represalia por la ocupación nazi de Checoslovaquia. El 11 de mayo el combate acabó cuando las fuerzas soviéticas penetraron por toda la ciudad y precipitaron la rendición de las tropas alemanas, que no habían podido escapar del cerco.

Los partisanos checos instalaron un comité gubernamental y los soldados rusos de Vlasov fueron posteriormente tomados prisioneros por el Ejército Rojo, para ser luego enviados a campos de prisioneros del gulag o ejecutados, a pesar de haber contribuido en la toma de la ciudad junto con los partisanos locales. El mando militar de EE. UU. se negó a aceptar como prisioneros a los soldados del ROA (pese a algunas gestiones directas del general Vlasov para ese fin), por los mismos motivos alegados respecto de los prisioneros alemanes.

Motivos para la última resistencia alemana[editar]

Erróneamente se ha llamado fanáticos a los soldados alemanes que participaron en esta batalla, porque siguieron luchando varios días después de la capitulación incondicional del Tercer Reich, estando plenamente informados de este evento así como de la orden final del almirante Doenitz y el general Jodl de rendirse al enemigo en las mismas posiciones donde se encontrasen a las 0:00 horas del 9 de mayo. Sin embargo la verdad es que los alemanes pensaban resistir en Praga hasta la llegada de los norteamericanos, esperando capitular sólo ante ellos ante el temor de ser apresados por tiempo indefinido (o ejecutados sumariamente) en caso de ser capturados por el Ejército Rojo.

El general Ferdinand Schörner, a cargo de las tropas germanas estacionadas en Bohemia, había escuchado que la vanguardia estadounidense había cruzado la frontera de Checoslovaquia a fines de abril, y que sería cuestión de días para que entraran a Praga, por lo que los jefes alemanes decidieron resistir a los soviéticos, dando la oportunidad a las tropas del general George S. Patton de liberar Praga primero.

Lo que Schörner y sus colegas no sabía era que el General en Jefe estadounidense Dwight D. Eisenhower había dado la orden a sus tropas de no avanzar más allá del Elba, y así dejar la mayor parte de Checoslovaquia al Ejército Rojo. Inclusive Stalin había acordado mucho antes con los gobiernos de Gran Bretaña y EE. UU. que sólo el país cuyas tropas hubieran luchado contra una determinada fuerza alemana podía recibir a los soldados de ésta última como prisioneros; en tanto el Grupo de Ejército del Centro era un conjunto de fuerzas notoriamente integradas en el frente oriental de la Wehrmacht, los prisioneros alemanes de este Grupo debían quedar en poder de los soviéticos. Cuando los alemanes se dieron cuenta de que los norteamericanos no pensaban liberar Praga sino esperar que el Ejército Rojo llegara a esa ciudad, intentaron resistir desesperadamente a los soviéticos y aplastar la sublevación de los checos, aún sabiendo que estaban cercados y no podrían esperar auxilio alguno en tanto desde el 8 de mayo no existía otra fuerza combatiente de la Wehrmacht en toda Europa.

Fuerzas alemanas que huían de Praga inclusive avanzaron hasta las líneas estadounidenses sin abrir fuego y ofreciendo rendirse sin condiciones, pero fueron rechazados por las tropas de EE. UU.; por el contrario, los estadounidenses les exigieron a estos soldados alemanes volver sobre sus pasos para rendirse ante los soviéticos. Cuando los alemanes se rindieron, fueron capturados casi 800.000 hombres del Grupo de Ejército del Centro, siendo que tan sólo pudieron cruzar las líneas estadounidenses minúsculos grupos aislados de soldados alemanes.

Referencias[editar]

  • Tomáš Staněk - Verfolgung 1945: die Stellung der Deutschen in Böhmen, Mähren und Schlesien [1]
  • Glantz, David M., and Jonathan House. When Titans Clashed: How the Red Army Stopped Hitler. (Lawrence, Kansas: University Press of Kansas, 1995. ISBN-0700608990)