Ferdinand Schörner

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ferdinand Schörner
Bundesarchiv Bild 183-L29176, Ferdinand Schörner.jpg
Ferdinand Schörner
Generalfeldmarschall
Años de servicio 1911 - 1945
Apodo Ferdinand sangriento (o Schörner el Sangriento)
Lealtad Alemania Bandera de Alemania
Condecoraciones Pour le Mérite
Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro
Mandos Grupo de Ejércitos Sur, 1944
Grupo de Ejércitos Norte, 1944
Grupo de Ejércitos Centro, 1945
Oberkommando des Heeres, 1945
Participó en

Primera Guerra Mundial:

Segunda Guerra Mundial:


Nacimiento 12 de junio de 1892
Múnich, Alemania Bandera de Alemania
Fallecimiento 2 de julio de 1973
Múnich, Alemania Bandera de Alemania
[editar datos en Wikidata ]

Ferdinand Schörner (12 de junio de 18922 de julio de 1973) fue un general alemán en la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial.

Primeros años[editar]

Schörner nació en Múnich, Baviera, cuna del nacionalsocialismo. Se alistó voluntario al Regimiento bávaro de Infantería del Rey. Luego estudió Filosofía y lenguas modernas en las universidades de Múnich, Lausana y Grenoble.

Primera Guerra Mundial[editar]

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial era sargento y aspirante a oficial en dicho regimiento. En noviembre de 1914 fue ascendido a teniente de reserva y jefe de compañía. Junto con su unidad combatió en Francia, Tirol, Serbia, Rumania e Italia, donde recibió la preciada Max Azul por el exitoso ataque al Monte Matajur en noviembre de 1917 (condecoración que también obtuvo el teniente Erwin Rommel en dicha ocasión). En 1918 fue ascendido a teniente primero. Durante la contienda resultó herido grave en tres ocasiones.

Hizo el curso de Estado Mayor y en 1926 con el grado de capitán estuvo al mando de compañías en Landshut y Kempten. Como sabía italiano, pasó una época como intérprete con los Alpini. Luego fue profesor de táctica en la academia de guerra de Dresde.

Durante la época nazi, desempeñó un papel crucial en el proceso de transformar a las Waffen-SS de una organización paramilitar a una unidad de élite que lucharía al lado de la Wehrmacht.

Segunda Guerra Mundial[editar]

En 1937 era teniente coronel en el 98.° Regimiento de Cazadores de montaña, con el que participó en el Anschluss de Austria en 1938 y en la invasión de Polonia en 1939. Siendo ya coronel recibió el mando de la 6ª División de Montaña, con la que tomó parte en la batalla de Francia en 1940, ascendiendo a mayor general.

Con la 6ª División intervino en el Frente de los Balcanes y en 1941 recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por haber atravesado la línea Metaxás que defendía a Grecia. Una de sus unidades de vanguardia izó la bandera de guerra sobre la Acrópolis.

En otoño de 1941 se trasladó con la 6ª División al Océano Ártico, y consiguió el nombramiento de comandante del Cuerpo de Montaña en Noruega (más tarde XIX Cuerpo de Montaña).

Al iniciarse la Operación Barbarroja, Schörner comandó parte de las tropas alemanes en Finlandia, y lideró un desastroso intento de tomar la ciudad ártica de Múrmansk. En este tiempo pronunció la famosa frase: «No existe el Ártico», asegurando que el extremo frío del norte de Escandinavia no debería ser un problema para el soldado alemán.

Desde el 16 de noviembre de 1943 hasta el 31 de enero de 1944, comandó el XXXX Cuerpo de Panzers en el Frente Oriental. En marzo de 1944 fue nombrado comandante del Grupo de Ejércitos A y luego comandante del Grupo de Ejércitos Sur de Ucrania. Cuando los soviéticos iniciaron la ofensiva de Crimea, Schörner aseguró que los alemanes podrían resistir un tiempo en Sebastopol. Sin embargo, luego cambió de opinión y ordenó la evacuación del puerto. Esta tardía decisión causó que los soldados de Rumania y Alemania que estaban defendiendo el puerto sufrieran grandes bajas mientras esperaban a los barcos de evacuación. Desde entonces Schörner libró una serie de batallas defensivas, con el objetivo de estabilizar el frente en Rumania.

En julio Schörner fue nombrado comandante del Grupo de Ejércitos Norte hasta enero de 1945, cuando se le dio el mando del Grupo de Ejércitos Centro, con la misión de defender Checoslovaquia y la parte alta del río Oder. Sin embargo, la ofensiva soviética era incontenible y cuando Berlín fue sitiada, Hitler lo designó Comandante en Jefe del Ejército en su testamento político.

No obstante, el Tercer Reich ya estaba llegando a su fin, y el nuevo cargo que tenía Schörner era meramente nominal. Schörner tenía por lema: «La fuerza se consigue con el miedo», y solo se mostraba satisfecho cuando sus soldados temían más a sus castigos que al enemigo. El 8 de mayo de 1945, Alemania se rindió incondicionalmente. En aquel momento el Generalfeldmarschall Schörner se encontraba cerca de Praga, pero después los norteamericanos no pudieron asegurarle su integridad personal y la de su ejército.

Su ejército siguió luchando en Praga con la esperanza de que fueran los norteamericanos y no los soviéticos los que liberaran la ciudad (para así capitular ante tropas de los EE. UU. y evitar el cautiverio en la URSS), sin embargo, no pudieron aguantar el avance del Ejército Rojo, por lo que Schörner arregló la rendición de su Grupo de Ejércitos a los norteamericanos el 8 de mayo y en la noche de ese mismo día se dirigió en un avión unipersonal al Tirol, informando de ello sólo a un grupo muy reducido de oficiales y disfrazado como campesino de esa zona, alegando que este viaje servía para organizar la defensa del Alpenfestung (el supuesto «reducto alpino» que debería ser el último baluarte nazi en Europa). A pesar de que Schörner ya no creía en la victoria, aseguró años después que continuó luchando ya que le había prometido a Hitler días antes de que éste se suicide que se haría cargo del Alpenfestung. Después de pasar unos días en el Tirol y convencerse de la inutilidad de sus acciones ante la ausencia de hombres dispuestos a seguirle, se entregó a los británicos.

Schörner fue entregado de inmediato a la Unión Soviética y enviado a un campo de prisioneros de guerra, donde pasó 10 años de los 25 que le impusieron. Al salir libre, el 17 de enero de 1955 se le permitió ir a Alemania Occidental, sin embargo allí se le arrestó de nuevo en 1959 y se le juzgó por ordenar una ejecución arbitraria y sin pruebas, en contra de dos oficiales y de un soldado que se había quedado dormido por ebriedad mientras conducía, mediante sentencias que había pronunciado mientras era general de la Wehrmacht durante la guerra. Declarado culpable, Schörner volvió a prisión y finalmente salió en 1963 y se estableció en Múnich donde vivió oscuramente y murió en 1973.

Durante su vida después de la guerra Schörner sufrió el desprecio de antiguos camaradas, ya que su viaje al Tirol y el abadono de su puesto en Praga fue visto como cobardía o deserción por otros altos oficiales, en perjuicio de sus subordinados que cayeron prisioneros de los soviéticos. Se le acusó de deserción por salir de su puesto de mando sin probar que una orden superior lo justificase, siendo agravado esto por huir renunciando a su uniforme y disfrazándose de civil (mientras el propio Schörner ordenaba fusilar a sus subordinados si les descubría usando prendas civiles en el frente de lucha); también se le tachó de cobardía por pretextar para su fuga el cumplimiento de una misión inverosímil en el Alpenfestung (que a fines de abril ya había sido tomado por soldados estadounidenses y franceses), y lo acusaron de haber abandonado maliciosamente a sus hombres en la línea de lucha por temor a caer él mismo en poder del Ejército Rojo.

Enlaces externos[editar]