Alfaro Vive ¡Carajo!

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfaro Vive ¡Carajo!
Operacional 1983 - 1991
Ideología Extrema izquierda, Marxismo-Leninismo
Comunismo
Hoxhaismo
Antirrevisionismo
Estalinismo
Actos criminales Robo a mano armada, secuestros
Estatus Calificado como grupo guerrillero.

Alfaro Vive Carajo, también conocido como Fuerzas Armadas Populares Eloy Alfaro, abreviado en ocasiones como AVC, fue un grupo armado ecuatoriano, que tuvo origen de diversas tendencias políticas del Ecuador, entre ellas marxistas, cristianas ligadas a la teología de Liberación y democrático revolucionarias, pero al abrazar el pensamiento de Eloy Alfaro, adaptado a la época se unificó en torno a principios como soberanía nacional, progreso, democracia, justicia social, patria grande latinoamericana. El AVC operaba en varias ciudades de Ecuador durante su auge en los años 1980 e inicios de los años 1990, desde su conformación de forma clandestina en la ciudad de Esmeraldas en 1983. Su nombre proviene del ex presidente y líder de la Revolución liberal, Eloy Alfaro; y al sentirse identificados con él, robaron la espada que pertenecía a dicho personaje como gesto simbólico.

Durante el gobierno de León Febres Cordero sus actividades fueron controladas, con muchos de sus miembros encarcelados. Fueron responsables de varios asaltos a bancos y secuestros a gente de la élite económica para lograr financiamiento para la lucha armada, incluyendo el secuestro del banquero Nahim Isaías Barquet, gerente General de Filanbanco en septiembre de 1985, muerto durante la intervención del grupo antisecuestros de la policía. En el secuestro también participaron rebeldes del grupo guerrillero colombiano M-19.[cita requerida]

A través de los denominados escuadrones de la Muerte, tolerado en cierta medida por las autoridades, se trató de controlar a los movimientos sociales incluido el guerrillero, estos sufrieron detenciones ilegales y torturas por parte de los escuadrones.

A pesar del duro golpe que les diera el gobierno derechista de Febres Cordero, resistieron en su lucha hasta la llegada del régimen del socialdemócrata Rodrigo Borja, gobierno con el que negociaron la entrega de las armas y el acuerdo de paz, efectuándolo en el año 1991.

En el año 2006, AVC ha vuelto a salir a luz pública luego de un proceso de reorganización, pero ya no como movimiento armado sino como movimiento social, Por las alianzas políticas con el nuevo Partido Político del Ecuador “Alianza País” y sintiéndose identificado con Rafael Correa Delgado por la apertura y buena acogida que les ha dado.[cita requerida]

Formación[editar]

AVC fue formado principalmente por jóvenes estudiantes y de clase media. No era un movimiento masivo o una insurgencia rural sino una guerrilla urbana. Se formó en parte de los remanentes de previas organizaciones revolucionarias como el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El MIR contaba con personas con experiencia en organizaciones estudiantiles, como Fausto Basantes y Ricardo Merino, ex alumnos del Instituto Nacional Mejía de Quito.[1]

Otros integrantes de AVC fueron Arturo Jarrín y Hamet Vásconez del Colegio La Salle de Quito (actualmente La Salle-Conocoto), Juan Cuvi y Juan Carlos Acosta del Colegio Americano de Quito y Edgar Frías del Colegio José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, todos ellos graduados en 1975. También había ex alumnos de los colegios Juan Pío Montúfar, Benalcázar y Cardenal Spellman de Quito.[2]

Jarrín y Vásconez ingresaron a la Universidad Central del Ecuador en Quito, a estudiar sociología y medicina, respectivamente. Cuvi y Acosta habían entrado a la Universidad Católica de Quito. Jarrín abandonó la universidad luego del cuarto año y, luego de hacer trabajo de organización popular en la Ciudadela Ferroviaria de Quito, se unió a AVC. Jarrín se convertiría en el líder de la organización.[2]

La Primera Conferencia Nacional de AVC fue en Esmeraldas en febrero de 1983, donde asistieron alrededor de 60 guerrilleros. En ella se eligió un Comando Central formado por tres personas, incluyendo a Jarrín. Previo a esto, en enero Jarrín y otros guerrilleros asaltaron el Banco de Fomento.[1] AVC denominaba a todos los robos bancarios "recuperaciones económicas", siendo estas el medio principal de soporte financiero de la organización.

Orígenes[editar]

AVC surgió cuando la mayor parte de la población ecuatoriana sufría una crisis económica. Durante los 70 el Ecuador experimentó un enorme avance económico porque comenzó a producir y exportar grandes cantidades de petróleo. Pero en 1982 la economía se estancó debido a la caída del precio del petróleo y a la simultánea subida de las tasas de interés en los mercados internacionales. Las clases medias y altas fueron las que más se beneficiaron de la bonanza petrolera, pero las clases populares fueron las que sufrieron los costos del ajuste económico cuando la bonanza se acabó.[3]

Comenzando con el presidente Osvaldo Hurtado (1981-1984) el gobierno del Ecuador aplicó medidas dictadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reestructurar la economía, satisfaciendo las necesidades de la comunidad financiera internacional. Estas medidas incluían: reducir el gasto fiscal, devaluar la moneda local y aumentar los precios.[3]

El gobierno de Febres-Cordero (1984-1988) exacerbó la crisis económica. Su equipo económico estaba compuesto por tres economistas plenamente identificados con el sector empresarial: Carlos Julio Emanuel, Francisco Swett y Alberto Dahik.[4] Ellos devaluaron al Sucre, fomentando las exportaciones agrícolas y favoreciendo a grupos económicos. Al mismo tiempo eliminaron los controles de precios y redujeron el subsidio de la gasolina, incrementando el precio de esta en un 70 por ciento.[4] El impacto de la crisis sobre los sectores populares aumentó el desempleo y la inflación y redujo el consumo.[3] La crisis se sintió particularmente en los sectores pobres de las ciudades con una caída promedio del ingreso real urbano del 8,7 por ciento anual de 1981 a 1989, la caída más grande entre los países latinoamericanos.[3]

AVC fue una respuesta violenta a esta situación. Jarrín, el líder de AVC, dijo que la organización tenía tres objetivos: democracia auténtica, justicia social y una economía nacional independiente que no satisfaga las necesidades de economías extranjeras.[5]

Financiación[editar]

La siguiente es una lista parcial de los robos bancarios realizados por AVC con las respectivas cantidades sustraídas. Los montos en dólares estadounidenses son aproximados con la cotización del año en que ocurrieron.[6]

Fecha Ciudad Banco Sucursal Monto (USD)
Julio de 1983 Quito Multicambio Matriz 16.000
Marzo de 1984 Quito Multicambio 9.000
Junio de 1984 Quito Banco del Pacífico La Villafora 43.000
Enero de 1985 Guayaquil Banco de Descuento Carro blindado 32.000
Abril de 1985 Banco Holandés Unido 13.000
Mayo de 1985 Guayaquil Banco Continental 4.000
Junio de 1985 Quito Banco Consolidado Agencia de El Labrador 18.000
Julio de 1985 Guayaquil Banco La Previsora Sucursal No.7 14.020

Operaciones[editar]

Si bien desde principios de 1983 AVC hizo un número acciones como robos bancarios y grafitos, la primera operación que recibió la cobertura de los medios de comunicación fue el robo de las espadas de Eloy Alfaro y Pedro José Montero del Museo Municipal de Guayaquil el 11 de agosto de 1983.[6] El 23 de septiembre, desde la clandestinidad, Jarrín, Mireya Cárdenas y Edgar Frías ofrecieron una rueda de prensa en la que anunciaron la existencia de su organización.[1]

A finales de 1983 Jarrín y una veintena de guerrilleros viajaron a Libia en vuelos comerciales con el propósito de obtener entrenamiento militar en uno de los campos patrocinados por Muammar al-Gaddafi.[7] Basantes y Frías asumieron el control de AVC durante la ausencia de Jarrín. En octubre, durante un entrenamiento cerca de Esmeraldas, fueron arrestados Basantes y Cárdenas, quienes, bajo cargos de tenencia ilícita de armas, fueron encarcelados.

En abril de 1984, luego del regreso de Jarrín de Libia y la salida de Basantes de la cárcel, los miembros de AVC se reunieron y eligieron un Comando Central formado por Jarrín, Basantes y Frías.[1]

El 4 de mayo guerrilleros de AVC ocuparon las oficinas de la Agencia de Noticias del Ecuador (ANE) en Guayaquil para enviar un mensaje en contra de León Febres-Cordero, entonces candidato a la presidencia del Ecuador, y en apoyo al otro candidato quien llegó a la segunda vuelta electoral de 1984, Rodrigo Borja.[1]

El 4 de junio Jarrín junto a media docena de guerrilleros realizaron un robo al Banco del Pacífico en el barrio La Villaflora de Quito.[1] Luego del robo, Jarrín y otros guerrilleros se refugiaron en la casa de Consuelo Benavides, una trabajadora del Ministerio de Industrias y simpatizante de AVC. La policía los encontró y luego de arrestarlos los torturó.[7] Luego de que su hermana, Beatriz, fuera arrestada, la policía hizo creer a Jarrín que su padre también había sido arrestado y que su madre estaba siendo buscada. Jarrín primero dio a la policía un nombre falso pero, temiendo que vejaran a su familia, confesó su identidad, su membresía en AVC y su participación en el robo al Banco del Pacífico.[8]

Benavides permaneció detenida por meses, acusada de asociación ilícita.[8] Salió liberada el 14 de abril de 1985 y al salir de la cárcel no pudo hallar empleo, contactó a AVC y encontró refugio en una zona rural de la provincia de Esmeraldas.[7] [9]

El 10 de agosto de 1984, el día en que Febres-Cordero asumió la presidencia del Ecuador, AVC tomó varias estaciones de radio para anunciar su oposición al gobierno entrante.[1] En diciembre AVC robó juguetes de una fábrica de Quito para luego repartirlos entre los moradores de los barrios pobres de la ciudad. A fines de ese mes Hamet Vásconez, quien había estado en El Salvador, llegó al Ecuador y se unió al Comando Central de AVC, reemplazando a Jarrín, quien era prisionero en el Penal García Moreno de Quito.[1]

El 12 de marzo de 1985, a la 1:30 a.m., AVC irrumpió en la bodega de armas de la Policía Nacional del Ecuador en el cuartel de la Central de Radiopatrullas en el barrio El Batán en la Avenida 6 de Diciembre en Quito. Siete guerrilleros vestidos de policías, uno con insignias de teniente, sorprendieron y maniataron a los cinco policías de guardia, cortaron las líneas telefónicas, desconectaron el sistema de radio y procedieron a robar las armas de la bodega.[10] Cuarenta y cinco minutos más tarde los guerrilleros abandonaron el cuartel con 631 revólveres calibre 38, 40 carabinas y varias cajas de balas.[6] [10] Días después AVC perdió parte del armamento cuando la policía lo encontró almacenado en un lote baldío por pura casualidad: una vaca había caído en el hueco que contenía las armas.[1] En abril Vásconez fue arrestado y su puesto en el Comando Central de AVC lo tomó Pedro Moncada.[7]

El 28 de abril AVC realizó una sofisticada operación para liberar a Jarrín y Vásconez del Penal García Moreno. Desde un local comercial vecino, los guerrilleros cavaron un túnel de más de 100 metros. Por él escaparon Jarrín, Vásconez y otros dos miembros de AVC. El escape ocurrió un domingo a las 6:30 a.m. mientras los guardias cambiaban de turno y los demás presos se preparaban para desayunar. El túnel desembocó en el patio del Penal García Moreno, donde los miembros de AVC realizaban ejercicios desde un par de semanas atrás. La construcción del túnel fue supervisada por Marco Troya, quien había tenido experiencia como minero.[7] [9]

Desde el comienzo de sus operaciones en 1983 hasta mediados de 1985 AVC no había realizado ninguna acción que atente contra la población civil. Sus acciones eran principalmente acciones de propaganda. El primer secuestro montado por AVC ocurrió en agosto de 1985, cuando guerrilleros secuestraron al banquero Nahim Isaías, de 54 años, dueño de uno de los bancos más poderosos del Ecuador, Filanbanco.

AVC quería secuestrar a Isaías para obtener un cuantioso rescate para entrenar guerrilleros con el M-19 colombiano y formar una guerrilla rural en el Ecuador. Un objetivo secundario era hacer una declaración política, escogiendo como blanco a un obvio representante de la oligarquía bancaria y comercial ecuatoriana. La lógica del secuestro era que las fuerzas de seguridad no se atreverían a poner en riesgo la vida de Isaías, y se negociaría un rescate financiero con su familia.[11]

Juan Cuvi, Juan luis Acosta y guerrilleros colombianos del M-19 planearon y ejecutaron la operación. Ellos siguieron las actividades de Isaías por meses hasta encontrar una debilidad en sus medidas de seguridad. El 7 de agosto de 1985 se realizó el secuestro, cuando Isaías llegaba a su casa de campo, conocida como "Las Alturas", a 8 kilómetros de Guayaquil en la carretera a Daule.[11] [12]

El plan era llevar a Isaías a una casa segura en Manta. Luego del secuestro, los guerrilleros abandonaron la casa de Isaías en dos automóviles: uno llevaba al secuestrado con guerrilleros y el otro a Juan Cuvi y Juan Carlos Acosta. El vehículo de Cuvi y Acosta paró en una gasolinera en Nobol. Al detenerse en la gasolinera, una unidad policial que por coincidencia patrullaba la zona los arrestó. Los guerrilleros del otro vehículo regresaron a investigar que había pasado con sus compañeros. Al llegar a la gasolinera, los guerrilleros del segundo vehículo intercambiaron disparos con la policía y fugaron hacia Guayaquil, donde tuvieron que improvisar llevando a Isaías a una casa del barrio La Chala, habiendo fallado el plan inicial.[11]

Tanto Cuvi como Acosta fueron torturados por la policía y por miembros de inteligencia militar. Acosta murió el 28 de agosto en un hospital luego de ser severamente torturado.[13] A Acosta le fue negada atención médica hasta que su familia intervino (su padre era un ex-ministro de relaciones exteriores).[13] Según su madre, Laura Coloma de Acosta, quien lo vio en el hospital antes de su muerte, su cuerpo estaba cubierto de moretones y sus testículos estaban destrozados.[13]

Isaías permaneció escondido en la casa del barrio La Chala hasta el 31 de agosto, cuando la policía rodeó la casa. Para liberar a Isaías, AVC demandaba un rescate de $5 millones y un avión para salir del Ecuador.[14] Febres-Cordero se negó a negociar y el 2 de septiembre ordenó a la policía entrar violentamente a la casa donde estaba Isaías. Como resultado, tanto Isaías como sus secuestradores murieron.[15]

El 4 de diciembre Consuelo Benavides fue arrestada, torturada y asesinada en la provincia Esmeraldas por una unidad de la Armada del Ecuador. Su cadáver fue encontrado nueve días después botado en una zanja.[16]

El 19 de diciembre en Quito guerrilleros de AVC intentaron secuestrar al empresario Eduardo Granda, de 45 años, heredero de la familia dueña de la cadena de televisión Teleamazonas. La operación fue un fracaso. Los guerrilleros estaban esperando a Granda cuando este llegó a su casa en un barrio al norte de Quito. Dos guerrilleros apuntaron sus armas a Granda cuando este bajó de su auto. Granda se defendió con su pistola. En el intercambio de fuego, Granda resultó levemente herido y escapó a pie hacia una lubricadora a una cuadra de su casa. Los guerrilleros huyeron en un auto. Durante la operación el guerrillero Leonardo Vera resultó herido y fue arrestado por la policía después de que sus compañeros lo dejaran en un hospital.[17] [1]

Con las excepciones de Nahim Isaías, Eduardo Granda y un guardia herido en el asalto al Banco Caja de Crédito Agrícola Ganadero, ningún otro civil fue lastimado durante las operaciones de AVC.[cita requerida]

Los miembros armados activos de AVC nunca fueron más de 200.[18]

Respuesta del gobierno[editar]

El gobierno de Febres-Cordero, por medio de su ministro de gobierno, Luis Robles, llevó a cabo una represión sistemática. Para combatir a AVC, dentro de la Policía Nacional se formaron fuerzas de élite, como un departamento del Servicio de Investigación Criminal, conocido como SIC-10, y la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES), cuya misión era neutralizar a los guerrilleros usando la tortura y el asesinato.[13] [19] El comandante de la Policía Nacional era el General Edison Garcés.[20] El gobierno también contrató los servicios de Ran Gazit, un mercenario israelita, quien por medio de su empresa, International Security and Defence Systems (ISDS), dio asesoramiento a las fuerzas de seguridad ecuatorianas.[21]

Las fuerzas de seguridad ecuatorianas también recibieron entrenamiento y asesoría del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional de España.[2]

La tortura fue aplicada como técnica normal para obtener información de los detenidos.[8] Las torturas variaban de acuerdo a las circunstancias, pero en general los detenidos eran golpeados con puños y palos.[8] Luego se les ponía papel periódico en la boca y una funda plástica sobre la cabeza para que sintieran asfixia.[8] Algunos eran desnudados, colgados de los pies e introducidos en un tanque de agua hasta que todo el tronco del cuerpo quede sumergido.[8] Eran colgados de los pulgares, con las manos amarradas tras del cuerpo. Se les aplicaba descargas eléctricas, especialmente en los órganos genitales. A estas torturas se les sumaban las presiones psicológicas, como amenazas contra los familiares del detenido.[8]

Durante 1986 la represión estatal neutralizó casi completamente a AVC. A principios de 1986 el Comando Central de AVC estaba conformado por Jarrín, Basantes y Vásconez.[1] El objetivo de las fuerzas de seguridad era decapitar a la organización, matando a sus líderes.

Simultáneamente, el gobierno organizó una campaña de propaganda en los medios de comunicación, ofreciendo cinco millones de sucres a cambio de información que permitiese la captura de Arturo Jarrín, Hamet Vásconez, Fausto Basantes, Edgar Frías y Justina Casco.[17]

El gobierno tuvo el apoyo de un delator dentro de la organización, Fernando Flores, quien luego de ser torturado accedió a traicionar a sus compañeros a cambio de una visa para ir a vivir en los Estados Unidos.[1] Flores ayudó a la policía a montar una emboscada en la Avenida de la Prensa en Quito en la que murió Basantes el 4 de enero.[7] El día de su muerte la policía colocó muchos agentes en el lugar donde se esperaba la presencia de Basantes.[13] Según testigos, la policía abrió fuego al verlo, siendo su objetivo matarlo y no arrestarlo.[13] Basantes tenía 25 años cuando murió.[22]

El 7 de marzo, luego de robos simultáneos al Banco del Pichincha y al banco Caja de Crédito Agrícola Ganadero en Sangolquí, fueron arrestados Pedro Moncada y otros guerrilleros.[1] [7] [23] Cuatro guerrilleros participaron en el asalto al Banco del Pichincha. En el asalto al Banco Caja de Crédito Agrícola Ganadero participaron ocho guerrilleros y quedó herido un guardia de seguridad. También resultaron heridos el guerrillero Rafael Jumbo y la guerrillera Julia López. Los guerrilleros huyeron en vehículos de los lugares de los asaltos y fueron atrapados por la policía.[24] Moncada evadió el arresto inicial pero fue arrestado luego en una casa de seguridad. Moncada había venido de Guayaquil en un vehículo marca Lada alquilado por AVC.[25] Moncada fue delatado por Edwin Miño, quien había sido arrestado y torturado con anterioridad.[7]

El 28 de junio por la mañana un equipo de la policía entró en la casa de Ricardo Merino en Cuenca y lo asesinó. La policía mintió al decir que Merino había muerto en combate junto a un grupo de AVC.[26]

El 19 de agosto seis miembros de AVC, cinco hombres y una mujer, liderados por Luis Flores, entraron al hospital Eugenio Espejo de Quito para rescatar a su compañero Leonardo Vera, quien había sido hospitalizado luego de recibir una puñalada en el Penal García Moreno.[1] [27] Los guerrilleros entraron vestidos de blanco, haciéndose pasar por doctores. Durante la operación, AVC asesinó a tres policías quienes custodiaban a Vera.[27]

El 11 de septiembre Vásconez, Marcelo Saravia y Argentina Lindao murieron en el barrio Altamira de Quito, en la casa número 27 en las calles Francisco Cruz y Mañosca, en combate con la policía luego de un robo al Banco de la Producción de la Avenida 6 de Diciembre y Calle Louvre. En el combate también murió el policía Galo Miño y fue herido el policía Euclides Mantilla.[28] [29]

A los pocos días Vera fue arrestado de nuevo junto a Alberto Torres, Román Chávez y Fabián Moreno cuando intentaban salir del Ecuador por la frontera norte hacia Colombia. Como resultado de los interrogatorios de la policía a los capturados, esta emboscó y asesinó a Luis Flores y Roberto Regalado en una casa en Quito la noche del 29 de septiembre.[1] [9] En esta emboscada también murió la esposa de Flores, Sayonara Sierra. Los agentes de policía primero cortaron la electricidad de la casa y luego allanaron la vivienda, asesinando a sus tres ocupantes.[9]

Las bajas sufridas por la organización, tanto muertos como arrestados, destruyeron la capacidad de AVC de continuar su lucha armada. Jarrín, el único líder que quedaba, intentó huir. Viajó a Panamá con la intención de seguir hacia Cuba, pero Cuba no le dio visa. Su plan entonces fue ir a Yugoslavia, pero fue arrestado en Panamá por agentes del servicio de inteligencia panameño a petición del gobierno ecuatoriano.[30] Es probable que la captura de Jarrín fuera también responsabilidad de alguien quien lo delató a la policía luego de ser torturado.[1] Jarrín fue arrestado la noche del 24 de octubre cuando salía de una oficina de teléfonos. El servicio de inteligencia panameño tenía conocimiento de que Jarrín frecuentaba esa oficina de teléfonos, y los agentes lo estaban esperando.[30] Horas más tarde Jarrín fue entregado a oficiales de las fuerzas de seguridad ecuatorianas, quienes llevaron a Jarrín de regreso al Ecuador. Dos días más tarde Jarrín apareció muerto en Carcelén, un barrio al norte de Quito.[30] Su cuerpo tenía varios impactos de bala y mostraba evidencia de tortura.[30]

El gobierno montó una farsa para engañar a la opinión pública, haciéndole creer que Jarrín había muerto en un combate con la policía en Quito. El ministro Luis Robles dijo a la prensa que Jarrín había estado armado con un revólver y se había resistido al arresto.[18] Sin embargo, el cuerpo de Jarrín tenía muestras evidentes de tortura.[1] La autopsia reveló golpes en todo el cuerpo, inclusive en los testículos.[30] Jarrín tenía 29 años al morir.

En suma, en 1986 las fuerzas de seguridad mataron a los siguientes guerrilleros, en orden alfabético: Gladys Almeida, Fausto Basantes, Luis Flores, Arturo Jarrín, Argentina Lindao, Ricardo Merino, Juri Moncada, Roberto Regalado, Marcelo Saravia, Sayonara Sierra y Hamet Vásconez.[29] La muerte de todos estos individuos aseguró la destrucción de AVC e impidió que en Ecuador se instituya el mismo clima de violencia que ha afectado a sus naciones vecinas (Colombia y Perú).[cita requerida] Sin embargo, cabe destacar que, a pesar de ser una organización armada, AVC se abstuvo de realizar acciones terroristas en contra de la población civil. Santiago Kingman, el ideólogo principal de AVC, fue tajante en ese aspecto. Según él, "toda bomba estallando sola, sin sentido... toda matanza de una persona desarmada era una estupidez".[11] Y de hecho ningún civil fue muerto o herido durante las operaciones de AVC, con las excepciones de Nahim Isaías, Eduardo Granda y el guardia de seguridad que quedo herido luego del asalto al Banco Caja de Crédito Agrícola Ganadero. AVC nunca puso bombas en lugares públicos, ni usó tácticas de destrucción indiscriminada como coches bomba.

Una versión de prensa indica que AVC dio muerte a alrededor de una docena de policías.[29] Otra fuente dice que AVC mató a cuatro policías: Galo Miño y los tres escoltas de Leonardo Vera en el Hospital Eugenio Espejo.[6]


apellido= nombre= enlaceautor= coautores= título= Reporte de avance del número de testimonios recibidos por la comisión publicación= editorial= Comisión de la Verdad fecha= 13-06-2008 url = http://www.coverdad.org.ec/images/Documentos/reporte.pdf formato= doi = fechaacceso= }}</ref>

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p Terán, Juan. «Apuntes para la historia de AVC». Editorial Último Recurso.
  2. a b c Jijón (07-11-1986). Alfaro vive ¡carajo!: del robo de la espada a la sangre de Jarrín. Vistazo.  pp. 4-10. 
  3. a b c d Weiss, Wendy (1997). «Debt and Devaluation: The Burden on Ecuador's Popular Class». Latin American Perspectives 24 (4):  pp. 9-33. 
  4. a b Conaghan, Catherine M.; James M. Malloy y Luis A. Abugattas (1990). «Business and the 'Boys': The Politics of Neoliberalism in the Central Andes». Latin American Research Review 25 (2):  pp. 3-30. 
  5. «Entrevista a Arturo Jarrín, desde el Penal García Moreno». Centro de Documentación de los Movimientos Armados.
  6. a b c d Zambranodsd dsd, Alfonso (1990). Ran Gazit: La sombra tras el poder. Guayaquil: EDINO. 
  7. a b c d e f g h Pérez, Rodolfo. «Biografía de Pedro Moncada Awad». Diccionario Biográfico del Ecuador.
  8. a b c d e f g Jarrín, Ricardo (1991). El cementerio de los vivos. Quito: Ediciones C.T.E. 
  9. a b c d Jarrín, juan luis (2004). Introducción a El cementerio de los vivos, Tercera Edición. Quito: Comité Ecuatoriano contra la Impunidad. 
  10. a b Un detenido y ninguna pista en asalto a recinto policial. El Universo. 15-03-1985. 
  11. a b c d Isabel Dávalos (productor); Isabel Dávalos (director) (2007). Alfaro vive ¡carajo!: del sueño al caos (35 mm). Ecuador: Cabeza Hueca Producciones. 
  12. Ecuadorian Troops Trap Kidnappers of Banker. The New York Times. 01-09-1985. 
  13. a b c d e f Fellner, Jamie; Wendy Gimbel y Diego García-Sayán (1988). Human Rights in Ecuador. New York: Americas Watch Committee y Comisión Andina de Juristas. ISBN 0938579592. 
  14. Rebels Hold Ecuadoran Banker. The Washington Post. 01-09-1985. 
  15. Ecuadorian Banker Is Slain with Abductors. The New York Times. 03-09-1985. 
  16. «Authorities failed to guarantee the human rights of Consuelo Benavides and her family». Amnesty International (21-02-1996).
  17. a b Jijón, Carlos (10-01-1986). Golpe mortal a Alfaro Vive. Vistazo.  pp. 10-13. 
  18. a b Hayes, Monte (27-10-1986). Guerrilla Leader Killed in Shootout with Police. The Associated Press. 
  19. «Comisión de la Verdad investiga 40 nuevos nombres por Guerra Sucia de Febres Cordero (Audio)». Ecuadorinmediato.com (15-05-2009). Consultado el 24-01-2010.
  20. Saludo de FF.AA. y Policía. El Universo. 04-01-1986. 
  21. Ran Gazit vuelve a escena. El Universo. 28-08-2005. 
  22. La ex cúpula de AVC se arraiga en la vida legal. El Comercio. 08-10-2005. 
  23. 3 heridos en audaz atraco a 2 bancos. Hoy. 08-03-1986.  pp. 6B. 
  24. Confirman detención de asaltantes. Hoy. 11-03-1986.  pp. 6B. 
  25. Inician sumario por asalto a bancos. Hoy. 13-03-1986.  pp. 12B. 
  26. Torturador acusa a ex ministro. Hoy. 20-08-1996. http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/torturador-acusa-a-ex-ministro-71263-71263.html. 
  27. a b Leftist Group Takes Responsibility For Death Of Three Policemen. The Associated Press. 20-08-1986. 
  28. Moreno, Cecilio (19-09-1986). Otro rito de Sangre. Vistazo.  pp. 14-16. 
  29. a b c Las heridas de la lucha antisubversiva no sanan. El Comercio. 21-01-2007. 
  30. a b c d e Informe de la Comisión de la Verdad: Ecuador 2010 (Tomo 3: Relatos de casos. Período 1984-1988). 2010. pp. 355–382. 

Enlaces externos[editar]