Íncipit

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Íncipit al evangelio de Juan. Segunda mitad siglo IX.

Un íncipit (del latín incipit, ‘empieza’) son las primeras palabras de un texto. Siguiendo una tradición hebrea que se retoma en el cristianismo, el íncipit da su título al documento. La palabra opuesta complementaria a incipit en latín es excipit.

En hebreo, los libros de la Biblia son designados por su íncipit. Por ejemplo, el primer libro se llama Bereshit, "en el comienzo", es decir, a partir de la primera palabra de la Biblia: "En el principio creó Dios el cielo y la tierra ..."

Su uso lo toma el cristianismo. Así el íncipit señala las primeras palabras de una oración griega o latina, cantada o no. A menudo, estas palabras son tomadas por título. Se designa así, por ejemplo, el Kyrie, el Agnus Dei, el Gloria (íncipit: Gloria in excelsis deo), el Magnificat, la Salve Regina, la Victimae paschali laudes y muchos otros textos de la liturgia católica.

Las bulas pontificales y encíclicas llevan también el nombre de sus primeras palabras en latín, por ejemplo, Pacem in Terris.

Los manuscritos también son designados por sus íncipit.

De manera más general, el íncipit, designa el inicio de un texto literario, por lo general una novela. Por extensión, también son las primeras palabras de un libro.

En música[editar]

En la música, un gran número de obras polifónicas de inspiración religiosa se ​​inician con un íncipit gregoriano. Frecuentemente no está escrito por el compositor, como entonación, por un cantante solista. Esta corta forma melódica vincula la partición a una liturgia conocida de antemano.

En sociocrítica[editar]

En sociocrítica, se le denomina íncipit al inicio del relato, el cual es considerado como el espacio textual en el que se da el montaje de la narración y la programación ideológica de texto. Claude Duchet ha señalado que el íncipit es un lugar estratégico de condensación de sentido, pues es al inicio del texto que se organizan una serie de códigos cuyo fin último es orientar la lectura.

El arranque se constituye a partir de las tensiones que se establecen entre lo ya dicho y lo potencialmente decible. Es decir, el íncipit preanuncia toda la novela y, por eso, contiene los materiales que deciden el espacio, la lectura y el trayecto del texto.

Para Duchet, al íncipit lo condicionan los siguientes aspectos:

  • Una relación narrativa, temática y semántica con el texto.
  • Una serie de mecanismos que estructuran la "puesta en escena". Esta retórica de apertura, como se le ha llamado, busca responder a las preguntas básicas del relato: quién, dónde, cuándo.
  • Una relación con el título.

En palabras de María Amoretti, "el íncipit, entonces, lanza las huellas de un trabajo textual productor de ideología y, al ser la iniciativa de la palabra, fija sus presuposiciones y jurisdicción".

Bibliografía[editar]

  • Andréa Del Lungo, L'Incipit romanesque, Le Seuil, coll. "Poétique", 2003.
  • Pierre Simonet, Incipit, Anthologie des premières phrases, Edition du Temps, 2009, ISBN 978-2-84274-470-0.

Enlaces externos[editar]