Las intermitencias de la muerte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las intermitencias de la muerte
Autor José Saramago
Género Novela
Idioma Portugués
Título original As Intermitências da Morte
Editorial Editorial Caminho
País Portugal
Fecha de publicación 2005
Formato Impreso
Páginas 214 p.
ISBN 9-722-11738-6

Las intermitencias de la muerte es una novela escrita por el autor portugués José Saramago, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998. La novela fue publicada en 2005.

Resumen del argumento[editar]

Ambientado en un país anónimo y en una fecha desconocida, el libro narra cómo a partir de la medianoche del 1 de enero nadie muere. Inicialmente, la gente celebra su victoria sobre la muerte. Mientras tanto, las autoridades religiosas, los filósofos y los eruditos tratan de descubrir, sin éxito, por qué la gente dejó de morir. La Iglesia católica de hecho se siente amenazada por este suceso ya que pone en duda uno de los principales fundamentos de su dogma: la muerte y resurrección de Jesucristo. Sin embargo, los ciudadanos continúan disfrutando de su nueva inmortalidad.

Este gozo dura poco, ya que el fin de la muerte trae consigo varios retos financieros y demográficos. Los encargados de la salud pública temen que el sistema colapse debido al creciente número de personas incapacitadas y agonizantes que llenarán los asilos y hospitales sin poder morir. Al contrario, los dueños de funerarias temen que no tendrán más trabajo y se ven obligados a organizar entierros para animales.

Ofreciendo una solución para deshacerse de las personas al borde de la muerte que no pueden morir, surge un grupo conocido como la maphia (la "ph" es para evitar confusión con la Mafia), el cual lleva a los moribundos al otro lado de la frontera del país, en donde mueren instantáneamente ya que la muerte continúa trabajando en el resto del mundo. El negocio de la maphia crece tan rápido que incluso el gobierno termina asociándose con los maphiosos, casi causando una guerra con sus países vecinos.

La muerte emerge poco después como una mujer llamada muerte (el nombre en minúscula es para diferenciarla de la Muerte, la cual terminará con todo el universo). Ella anuncia a través de una carta a los medios de comunicación que su experimento ha terminado y que la gente volverá a morir. Sin embargo, en un intento de suavizar la muerte de las personas, promete enviar una carta a aquellos que van a morir, dándoles una semana para prepararse para su final. Estas cartas, enviadas en un sobre violeta, crean caos en el país en donde la gente tiene que enfrentar un destino inevitable.

A partir de este punto, la novela se enfoca en la relación de la muerte con un violonchelista que sorprendentemente no muere. Cada vez que la muerte le envía su carta, está regresa a la morada de la muerte inmediatamente. La muerte descubre que, sin razón alguna, este hombre no murió cuando debería haber muerto. Aunque inicialmente se propone analizar a este misterioso hombre, la muerte se obsesiona con él al punto de tomar una forma humana sólo para conocerlo. Después de visitarlo, la muerte planea entregarle la carta. Sin embargo, se enamora del violonchelista y al hacerlo se convierte en un ser humano. Al día siguiente nadie muere en el país nuevamente.

Estilo[editar]

Al igual que en otras de sus obras, Saramago evita las formas tradicionales de gramática y puntuación. Muchas de las oraciones están escritas en un estilo similar a la corriente del pensamiento. Saramago evita usar comillas para indicar diálogo y en cambio utiliza mayúsculas para indicar el inicio del diálogo de un personaje.

Enlaces externos[editar]