Encíclica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una encíclica fue originalmente una carta circular enviada a todas las iglesias de una zona en la antigua iglesia cristiana. En ese momento, la palabra puede ser usada para una carta enviada por cualquier obispo a sus fieles. La palabra proviene del latín Encyclia y del griego ἐκκύκλιος ("ekkyklios") que significa "envolver en círculo", que es también el origen de la palabra "enciclopedia". La Iglesia católica[1] [2] en general, sólo utiliza este término para las encíclicas papales, pero la Iglesia Ortodoxa Oriental y de la Comunión Anglicana mantienen el uso antiguo.

Uso de la Iglesia católica[editar]

Para la Iglesia católica una encíclica papal es, en el sentido más estricto, una carta (generalmente sobre algún aspecto de la doctrina católica) enviada por el Papa y dirigida por este a los obispos católicos de un área en particular o, más frecuentemente, a los obispos del mundo. Sin embargo, la forma de la dirección puede variar ampliamente, y a menudo se designa a un público más amplio. Las encíclicas papales suelen adoptar la forma de un breve del Papa debido a su carácter más personal en oposición a la bula papal formal. Las encíclicas papales son tan famosas que el término encíclica se usa casi exclusivamente para las enviadas por el Papa. El título de la encíclica es normalmente tomado de sus primeras palabras en latín.

En el catolicismo, en los últimos tiempos, una encíclica se utiliza generalmente para cuestiones importantes, y es el segundo documento más relevante emitido por los papas, después de la Constitución Apostólica. Sin embargo, la denominación «encíclica» no siempre denota tal grado de importancia. Los archivos del Vaticano en la página web actualmente tienden a clasificar ciertas encíclicas como "Exhortaciones Apostólicas". Este término informal señala documentos con un público más amplio que el de los obispos.

Pío XII mantenía que las Encíclicas Papales, incluso cuando no son ex cathedra (o infalibilidad papal), no obstante, puede ser lo suficientemente autorizada para poner fin a un debate teológico sobre la cuestión en particular:

"Ni puede afirmarse que las enseñanzas de las encíclicas no exijan de por sí nuestro asentimiento, pretextando que los Romanos Pontífices no ejercen en ellas la suprema majestad de su Magisterio. Pues son enseñanzas del Magisterio ordinario, para las cuales valen también aquellas palabras: “El que a vosotros oye, a Mí me oye.” (Lc 10, 16); y la mayor parte de las veces, lo que se propone e inculca en las Encíclicas pertenece ya -por otras razones- al patrimonio de la doctrina católica. Y si los Sumos Pontífices, en sus constituciones, de propósito pronuncian una sentencia en materia hasta aquí disputada, es evidente que, según la intención y voluntad de los mismos Pontífices, esa cuestión ya no se puede tener como de libre discusión entre los teólogos."

—Humani Generis

Uso de las encíclicas papales[editar]

Las encíclicas papales indican una alta prioridad para un tema en un momento dado. Son los sumos pontífices quienes definen cuándo y bajo qué circunstancias deben expedirse encíclicas. Pueden optar por emitir una constitución apostólica, bula, breve Apostólico, encíclica, carta apostólica o dar un discurso papal. Papas han diferido sobre la utilización de encíclicas: sobre la cuestión del control de la natalidad y la anticoncepción, Papa Pío XI emitió la Encíclica Casti connubii, Papa Pío XII, mientras que dio un discurso a las comadronas y la profesión médica, la clarificación de la posición de la Iglesia sobre la cuestión.[3] Papa Pablo VI publicó una encíclica Humanae Vitae sobre el mismo tema. Sobre asuntos de la guerra y la paz, Papa Pío XII emitió diez encíclicas, en su mayoría después de 1945, tres de ellas en protesta por la invasión soviética de Hungría con el fin de la represión de la Revolución húngara de 1956: Datis Nuperrime, Sertum Laetitiae, Luctuosissimi Eventus. Papa Pablo VI habla sobre la guerra en Vietnam y Papa Juan Pablo II, publicó una protesta contra la guerra en Iraq mediante el medio de los discursos. Sobre cuestiones sociales, Papa León XIII promulgó la Rerum Novarum (1891), que fue seguida por la Quadragesimo anno (1931) de Pío XI, y la Centesimus annus (1991), de Juan Pablo II. Pío XII habló sobre el mismo tema a un consistorio de cardenales, en sus mensajes de Navidad y de numerosas asociaciones profesionales y académicas.[4]

Importantes encíclicas papales[editar]

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Pío IX

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa León XIII

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa San Pío X

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Benedicto XV

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Pío XI

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Pío XII

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Juan XXIII

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Pablo VI

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Juan Pablo II

Artículo principal: Anexo:Encíclicas del papa Benedicto XVI

  • Francisco (2013-Presente)
    • Lumen Fidei (05/07/13, empezada por Benedicto XVI).

Artículo principal: Anexo:Encíclicas_del_papa_Francisco

Encíclicas importantes de la Iglesia Ortodoxa del Este[editar]

  • Encíclica de los Padres del Este (1848)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. En la Iglesia católica una encíclica papal es una carta enviada por el Papa a los obispos Católicos de una parte concreta del mundo o de alcance universal, normalmente tratando sobre algún aspecto de la doctrina católica. Retomó el nombre de encíclica para tales documentos el Papa Benedicto XIV en 1740.
  2. Dentro de la Iglesia católica, una encíclica (oficialmente llamada Carta Encíclica) es la segunda en importancia después de las Constituciones Apostólicas. Hay varios tipos de encíclicas en función según los temas de que traten: Encíclicas Doctrinales, Encíclicas Exhortatorias y Encíclicas Disciplinares. El nombre de las encíclicas viene dado por sus dos primeras palabras (una, dos o tres) en el idioma que haya sido redactada.
  3. Acta Apostolicae Sedis, (AAS) 1951, 835, AAS 1958, 90, AAS 1941, 40, AAS 1952, 258.
  4. Alocución a los cardenales AAS 1946, 141, y, AAS 1952, 5, AAS 1955, 15; y, por ejemplo, en su Mensaje de Navidad 1954, AAS, médicos en la utilización de armas modernas, AAS 1954, 587, de los agricultores, AAS 1950, 251, moda AAS 1957, 1011, de la dignidad humana, AAS 1951, 215, AAS 1957, 830.

Bibliografía[editar]

  • Acta Apostolicae Sedis, (AAS), Roma Vaticano, 1920-2007
  • The Oxford Dictionary of the Christian Church (3rd. ed.), p. 545

Enlaces externos[editar]