Villa Baviera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hito que marca la entrada a Villa Baviera.

Villa Baviera, conocida anteriormente como Colonia Dignidad (antes Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad[1] ), es una localidad fundada en Chile a principios de la década de 1960 por inmigrantes alemanes. Ubicada en la comuna de Parral, en la Provincia de Linares, Región del Maule, fue centro de detención y tortura en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet.[2] [3] [4]

Historia[editar]

Entrada de la Escuela Villa Baviera.

Fundación y primeros años[editar]

Los primeros colonos de Dignidad llegaron en 1961[5] de la mano de Paul Schäfer, un enfermero del ejército alemán que participó en la Segunda Guerra Mundial que llegó a Chile escapando de acusaciones por abuso sexual que la justicia alemana abrió contra él. Al poco tiempo, nace la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, que hacia 1966 superaba las 230 personas. En su gran mayoría forman parte de la Misión Privada Social, una organización dedicada al trabajo con menores en riesgo social formada por exmiembros de una organización similar, que, en su momento, dependió de una iglesia anabaptista alemana, siendo Schäfer uno de ellos.

Ese mismo año, los colonos compran el fundo El Lavadero, ubicado a las orillas del estero que le da el nombre al loteo y del río Perquilauquén, cerca de Catillo, una localidad del interior de Parral, en la Séptima Región de Chile. Posteriormente, el fundo comienza a ser conocido como Villa Baviera, y empieza lentamente a separarse del ritmo normal del país.

Régimen militar[editar]

Durante los años '70 y principios de los '80, la colonia se empeña en proyectar al exterior una imagen de armonía, trabajo mancomunado y orden. Se graban y difunden videos que muestran a sus residentes felices, en medio de fiestas y conmemoraciones, los hombres dedicados a las tareas de campo, las mujeres y niñas bordando o preparando mantequilla.

Pero a mediados de los '80, un alemán que escapó de la colonia, viajó a Alemania Occidental, donde relató ante las autoridades los abusos y el régimen autoritario a que eran sometidos los habitantes del lugar.

Alemania Occidental empieza a presionar a la dictadura de Augusto Pinochet y a la Colonia para que se investiguen las denuncias y se aclaren los hechos, sin resultado alguno.

En 1985 un ciudadano ruso-norteamericano, Boris Weisfeiler, que recorría el sur de Chile como turista mochilero, desaparece sin dejar rastro en las cercanías de Colonia Dignidad.

Campo de detención secreto[editar]

La Comisión Rettig[6] tomó conocimiento de un cúmulo de información sobre el uso que se habría dado a El Lavadero de propiedad de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, para reclusión y tortura de detenidos políticos durante el período al que se refiere este capítulo. Este fundo, conocido corrientemente como Colonia Dignidad, se encuentra al interior de Parral, a las orillas del río Perquilauquén y el estero El Lavadero, cerca de Catillo.

La Comisión también ha tomado nota de que otras fuentes, incluso del extranjero, han llegado asimismo a la conclusión de que Colonia Dignidad habría sido al menos utilizada como un centro de detención de presos políticos. Entre estas fuentes se encuentran voceros del Gobierno de la República Federal de Alemania y el Grupo de Trabajo sobre Desaparición Forzada de Personas de las Naciones Unidas. Sin embargo, la Comisión ha basado sus propias conclusiones en la evidencia que pudo examinar directamente.

Informe Rettig

Apoyo de los Servicios Secretos alemanes[editar]

Había cierto grado de colaboración del Bundesnachrichtendienst (servicio secreto alemán) con Colonia Dignidad, para cuya implementación se construyó bunkers, túneles, hospital, radios, pistas de aterrizaje, así como se optó por la producción descentralizada de armamentos en módulos (una parte se producía en un lugar, otra parte en otra), todo lo cual fue revelado por el periodista John Dinges. Este es un tema del que se prefiere no hablar, debido a los problemas que conlleva con Argentina: la idea era envenenar ríos, matar civiles, hacer guerra química y bacteriológica. Incluso hubo un intento de producir una bomba atómica: Weisfeiler, el turista desaparecido en Dignidad,[7] tenía en la mochila un contador geiger para medir radiación. Parte del plan original incluía armar los helicópteros con bombas de sarín.

Transición democrática[editar]

Hotel Villa Baviera.

Chile da un giro hacia la democracia en 1990, tras 17 años de dictadura, pero la colonia permanece inmutable. Las denuncias sobre los abusos y vejaciones que se producen en el interior de la colonia aumentan. La presión nacional e internacional se intensifican, pero cada vez que la policía intenta realizar investigaciones en el lugar se topa con un muro de silencio. Las autoridades de Colonia Dignidad cuentan, además, con aliados en el ejército y en la derecha chilena, que les advierten de antemano cuando la policía prepara una visita al lugar.

Se empieza a generar, en la opinión pública chilena, un sentimiento de rencor hacia el lugar, que muchos perciben como un estado independiente dentro de Chile, un enclave.

Forma de vida bajo Schäfer[editar]

Sus habitantes vivían bajo un extraño sistema autoritario, donde además de un mínimo contacto con el exterior,[8] Schäfer ordena la división de las familias (los padres no hablaban con sus hijos, o no sabían que tenían hermanos), prohíbe todo tipo de las relaciones sentimentales o conyugales a jóvenes, mujeres y hombres adultos, y decreta la residencia de estos en espacios aislados. Schäfer abusaba sexualmente de los niños y algunos eran torturados, como se desprende de las declaraciones de la doctora alemana Gisela Seewald, quien reconoció haber tratado con electroshock y sedantes a los que su jefe decía que estaban poseídos.[9]

No obstante, la escuela y el hospital del enclave benefician a las familias rurales, a través de servicios gratuitos de educación y salud para la comunidad. Esto permitiría, a la larga, contar con un apoyo en caso que la Colonia fuera atacada. Sin embargo, son numerosos los casos destapados en los últimos años que hacen referencia a adopciones ilegales de niños a familias que residen en los sectores aledaños por parte de los jerarcas alemanes, bajo la promesa de entregarles educación gratuita.

Fin de la época Schäfer[editar]

En marzo de 2005 Paul Schäfer es detenido en Argentina,[10] país que de inmediato lo extradita a Chile. Tras su detención, la cadena de televisión alemana Deutsche Welle emite un documental por su canal para América Latina donde relata la tenebrosa historia de la colonia.

En junio de 2005 el gobierno de Ricardo Lagos nombra delegado en la ex Colonia Dignidad, ahora Villa Baviera al ingeniero Herman Schwember Fernández[8] y en agosto las autoridades toman el control de ella.[11] En forma paralela se produjo una emigración de un grupo importante de excolonos, varios retornaron a Alemania. Los que quedaron, cerca de 200 personas, comenzaron un proceso de revisión colectiva de su pasado. Para ello fueron asesorados por un grupo de psicólogos y psiquiatras, recomendados al gobierno por el Consulado de Alemania en Chile. Uno de ellos, Niels Biedermann, explicó en una entrevista de prensa la situación encontrada.

Para muchos sociólogos que han venido de distintas partes del mundo, Colonia Dignidad es como un laboratorio para observar un caso extremo de secta ¿Qué particularidad tiene respecto de otras sectas?

La particularidad de Colonia Dignidad es que no existió la proyección de perpetuar la comunidad más allá de la vida de su líder. Fue prohibida la constitución de parejas y la concepción de hijos. En otras sectas se van constituyendo familias que preservan el estilo de vida. Aquí no. Colonia Dignidad fue absolutamente pensada para Paul Shäfer: comienza y termina en él.

Mientras estuvo Shäfer, ¿no nacieron niños dentro de esa comunidad?

Había muy pocos matrimonios que vivían juntos, eran sólo algunos que llegaron al comienzo y que entregaban a sus hijos a la comunidad desde que nacían. Después el matrimonio quedó prohibido. Los niños que fueron incorporados a la colonia provenían de adopciones de la comunidad externa, muchas veces forzadas y de dudosa legalidad, como lo han demostrado las investigaciones judiciales. (...)

¿Solo Schäfer ejerció la pedofilia?

Solo él, nadie más.

¿Y los otros viejos no sabían?

Dicen que no...
Niels Biedermann[12]

Arsenal y manual de tortura[editar]

El 14 de junio de 2005 se produjo el hallazgo de un arsenal en Colonia Dignidad[13] que estaban en tres contenedores.[14] Algunas de estas armas, dijo una fuente que participó en el allanamiento, tuvieron reciente mantención, por lo que hasta ahora no está claro el objetivo que tendrían.

A raíz de este descubrimiento, el 28 de agosto de 2006 Schäfer recibió otra condena, del ministro de fuero Jorge Zepeda Arancibia, a siete años de presidio mayor en su grado mínimo, por infracción a la Ley sobre Control de Armas. En aquellos tres contenedores había armas automáticas, livianas y semiautomáticas, lanzacohetes, granadas, material explosivo, elementos químicos y municiones en general. El fallo establece que el arsenal "parece haber sido construido para ser utilizado en un conflicto bélico, como medio de combate". También llama la atención los medios "de sorpresa" encontrados, como es el caso de las armas camufladas, tales como bolígrafos, bastones y una cámara fotográfica que disparan balas.

El periodista Luis Narváez escribe que "una de las principales revelaciones que hizo Klaus Schnellenkamp es que Carlos Honzik, vendedor de armas y el mismo gestor del controvertido negocio en el que Chile compró 25 aviones Mirage 5 a Bélgica, en 1994, era un íntimo colaborador de Paul Schäfer y amigo personal de Kurt Schnellenkamp. Pero Honzik, quien falleció en 2003, no usaba su nombre real en los tratos con los jerarcas del enclave. 'El Honzik que se menciona era Carlos Seibel, que iba muy seguido, hablaba todo en alemán y era socio con Gerhard Mertins'".[15]

Mertins, traficante de armas que realizó negocios ilegales de armamento en todo el mundo desde la década de los cincuenta hasta su muerte en 1993, era un exoficial del Ejército alemán que luchó en la Segunda Guerra Mundial y, según Schnellenkamp, socio de la Colonia en algunos de sus negocios, aunque tenía su centro de operaciones en México. Mertins tuvo que abandonar ese país en 1984, después de se lo vinculara al asesinato del periodista Manuel Buendía. Habría sido entonces cuando Honzik se hizo cargo de los negocios de Mertins en México, adonde su padre viajó varias veces para reunirse con él.[15]

Hay un negocio internacional ilegal con armas sofisticadas que el señor Gerhard Mertins transfería por vías muy ocultas al Medio Oriente, y también a través de las sucursales que tenía en la colonia y en México. Sobre los 27 mil dólares, le puedo decir que tuve tres discusiones fuertes con Blank, en el tiempo que [Erwin] Fege y [Brigitte] Malessa se fugaron e hicieron un chantaje a la colonia [1998]. Pidieron mucho dinero para guardar silencio. Hubo una discusión ante toda la colonia y Hopp dijo que era un chantaje. Yo pregunté con qué nos estaban chantajeando. Todos me retaban y decían que yo era un obsesivo del diablo. Pero insistí: ¿por qué le pagan cientos de millones a los fugados para que callen? ¿Sobre qué había que guardar silencio: sobre las mentiras diabólicas, sobre la puerta encontrada por la policía, los negocios ilegales que practicaba mi padre con Mertins o con Carlos Seibel, mejor dicho Honzik, o sobre la contaminación que está debajo de la tierra de la colonia?

Klaus Schnellenkamp[15]

Jaime Naranjo, senador del Partido Socialista de Chile por la circunscripción sur de la Séptima Región, aseguró que tras el hallazgo de armas en Villa Baviera "no queda ninguna duda" de que en la ex Colonia Dignidad "se fabricaba armamento" y "van a venir más" arsenales". Sin embargo, el parlamentario enfatizó que lo principal es determinar si estos elementos tenían como destino las Fuerzas Armadas durante el régimen de Augusto Pinochet.[16]

El juez Zepeda reveló a La Nación en noviembre de 2008 la existencia de un manual de tortura[17] que se utilizaba en la Colonia Dignidad contra los presos políticos. El mismo mes Zepeda condenó a siete años de prisión al exlíder de la Colonia, Paul Schäfer, por el homicidio calificado en 1974 de Miguel Ángel Becerra Hidalgo.

Actualidad[editar]

Restorán anexo al Hotel Villa Baviera.

En la actualidad Villa Baviera es una localidad abierta al resto del mundo. Sus cerca de 500 habitantes se dedican a labores de agricultura y ganadería, además de oferta de turismo, aprovechando los paisajes de la Cordillera de Los Andes y el río Perquilauquén. Ofrecen gastronomía alemana y servicios de paseos y hospedaje.

El 18 de abril de 2006 la comunidad de Villa Baviera entregó en el Palacio de La Moneda una carta abierta denominada Declaración a nuestros conciudadanos chilenos y alemanes en la que hacen un mea culpa de los errores cometidos, asumen su responsabilidad por los delitos investigados (abuso de menores, tráfico de armas y violaciones a los derechos humanos), a la vez que culpan a Paul Schäfer de desfigurar las motivaciones originales del proyecto y utilizarlo para cometer crímenes. A continuación, algunos párrafos de la carta publicada en los medios de comunicación:

"Unos se convirtieron en los esclavos de Schäfer, verdaderos autómatas atentos sólo a obedecer sus órdenes, a trabajar sin descanso ni horario, y a no disgustarlo".
"Él (Schäfer) facilitó nuestra villa para la detención y opresión de personas perseguidas por el régimen".
"Nos damos cuenta de que se han cometido graves delitos (...) queremos esforzarnos para ser perdonados y reinsertados".
"Aún hoy muchos padres no comprenden cómo pudieron aceptar la renuncia de su responsabilidad para con sus hijos (...) Hoy día, después de reconstruir las familias, muchos cargan con sentimientos de culpa...".
"Hoy sabemos que, independientemente de las buenas intenciones de la gran mayoría, también fuimos víctimas de grandes males en contra de nosotros mismos, de niños nuestros y de niños ajenos y además en contra de personas externas con las que no teníamos ninguna vinculación y sobre las que no teníamos ningún derecho".
"La exageración de una moral aparentemente tan estricta fue, sin embargo, el muro de protección detrás del cual Schäfer cultivó su perversión. Entre los niños, nuestros propios hijos, para quien él era la única y exclusiva autoridad, eligió sus víctimas de modo que ningún adulto tuvo conocimiento de sus abusos deshonestos".
Comunidad de Villa Baviera[18]

Por su parte, la prima y exministra de Pinochet, Mónica Madariaga, afirmó en una entrevista a La Tercera, que no se avergonzaba de sus vinculos a la Colonia, y abundó en detalles:

"Yo sé que Jaime Guzmán (el asesinado ex senador de la UDI) le dio clases a Pablo Longueira, Luis Cordero y Andrés Chadwick (todos dirigentes de la Unión Demócrata Independiente) en el interior de la Colonia Dignidad". "Eran adoctrinados en ese lugar, ahí se les formó políticamente, les hacían clases. Jaime Guzmán los instruía y les daba charlas, lo hacía al estilo platónico, se paseaba por los campos dictando clases. Todos ellos sacaron un gran provecho de Colonia Dignidad. Ahora no dicen nada". El senador de la UDI Hernán Larraín, "quien era muy amigo de la gente de Colonia Dignidad" y habló que ese lugar "fue utilizado como campo de entrenamiemto" de dirigentes de la UDI.

Mónica Madariaga en entrevista a La Tercera.[19]

Véase también[editar]

Referencias y notas[editar]

  1. Maura Brescia. El imperio financiero de Schäfer, revista El Periodista Nº38, 22.06.2003; acceso 04.02.2012
  2. Carlos Basso Prieto. Los secretos que desnudó el último fallo contra Contreras y Colonia Dignidad, El Mostrador, 03.02.2012; acceso 04.02.2012
  3. «Tales of torture A former member of Chile's national intelligence agency describes some of the methods used against political prisoners» (en English). AlJazeera. December 15, 2013. Consultado el January 24, 2014. 
  4. «The Colony: Chile's dark past uncovered» (en English). AlJazeera. December 15, 2013. Consultado el January 24, 2014. 
  5. En 1961 Paul Schäfer y Hermann Schmidt compraron el fundo El Lavadero de Parral, de 3.062 hectáreas, tasado en 104.960 escudos. La inscripción legal se hizo a nombre de Hermann Schmidt y Rudolff Collen Frankowsky. Al tenor de la ley 15.139, el predio se declaró territorio con franquicias aduaneras y exención de contribuciones. La Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad se constituyó en personería jurídica por Decreto N° 3949 del ministerio de Justicia, liberándose del impuesto a la renta y del pago de derechos de aduanas en caso de donaciones. Nunca El Lavadero perteneció legalmente a la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad.
  6. Colonia Dignidad, conclusiones de la Comisión Rettig reproducidas en Memoria Viva; acceso 04.02.2012
  7. Maura Brescia. El caso Boris Weisfeiler: 'Missing 2' en Chile y otros materiales sobre Weisfeiler reproducidos en el portal Memoria Viva; acceso 04.02.2012
  8. a b Maura Brescia. Los jerarcas del imperio de Schäfer, revista El Periodista Nº59, 08.04.2004; acceso 04.02.2012
  9. German held over 'Chile torture', BBC News, 27.12.2005; acceso 04.02.2012
  10. Fugitive Chile cult leader held, BBC News, 11.03.2005; 04.02.2012
  11. Chile officials take over colony, BBC News, 27.08.2005; acceso 04.02.2012
  12. "El Siquiatra de los colonos", entrevista de Catalina Mena, revista Paula n.º 950, p. 74, 6 de mayo de 2006.
  13. Arsenal encontrado en Colonia Dignidad, noticia reproducida en War2Hobby, 16.06.2005; acceso 04.02.2012
  14. Policía civil encontró dos depósitos de armas en ex Colonia Dignidad, Radio Cooperativa, 14.06.2005; 04.02.2012
  15. a b c "Los otros secretos de Colonia Dignidad", entrevista a Klaus Schnellenkamp desde Alemania por Luis Narváez, publicada originalmente en La Nación el 24 de junio de 2008 y reproducido en mQh. Consultado el 4 de febrero de 2012
  16. FF.AA. deben aclarar su relación con armas de Dignidad, sentenció Naranjo, Radio Cooperativa, 17.06.2005; 04.02.2012
  17. Juez chileno publica manual de tortura a presos políticos en Colonia Dignidad, nota de la agencia EFE reproducida en TeleSUR, 28.11.2008; acceso 04.12.2012
  18. Comunidad de Villa Baviera (18 de abril de 2006). «Declaración pública a nuestros conciudadanos en Chile y en Alemania». Consultado el 21 de abril de 2013.
  19. Declaraciones de Mónica Madariaga reproducidas en Nortino Rebelde, 11.03.2005 (Hugo Guzmán. Mónica Madariaga afirma que dirigentes UDI fueron adoctrinados en Villa Baviera) y en Chiwulltun, 17.08.2009 (Hugo Guzmán. Mónica Madariaga afirma que dirigentes UDI fueron adoctrinados en Villa Baviera); acceso a ambas fuentes 04.02.2012

Bibliografía[editar]

  • John Dinges y Saul Landau. Asesinato en Washington, Pantheon 1980, Planeta 1990 (sobre el caso Letelier)
  • Álvaro Rojas. El secreto de Colonia Dignidad
  • Infield, Glenn. Secrets of the SS. Stein and Day, 1981. ISBN 0-8128-2790-2.
  • Levenda, Peter (1st ed., 1995). Unholy Alliance: History of the Nazi Involvement With the Occult. 406 pp. Avon Books. ISBN 0-380-77722-3 (2nd ed., 2002, Continuum International Publishing Group. ISBN 0-8264-1409-5)
  • Klaus Schnellenkamp. Geboren im Schatten der Angst, Ich überlebte die Colonia Dignidad. München: Herbig Verlagsbuchhandlung, 2007, 238 S., ISBN 978-3-7766-2505-9
  • Gero Gemballa: Colonia Dignidad. Ein Reporter auf den Spuren eines deutschen Skandals. Frankfurt/New York: Campus-Verlag, 1998, 213 S., ISBN 3-593-35922-7
  • Friedrich Paul Heller. Colonia Dignidad. Von der Psychosekte zum Folterlager. Stuttgart: Schmetterling Verlag, 1993, ISBN 3-926369-99-X
  • Gero Gemballa. Colonia Dignidad: ein deutsches Lager in Chile. Reinbek bei Hamburg: Rowohlt, 1988. 173 S., ISBN 3-499-12415-7
  • Efrain Vedder; Ingo Lenz. Weg vom Leben. Berlin: Ullstein, 2005, ISBN 3-550-07613-4
  • Friedrich Paul Heller. Lederhosen, Dutt und Giftgas: Die Hintergründe der Colonia Dignidad. Stuttgart: Schmetterling Verlag, 2005. ISBN 3-89657-093-5




Coordenadas: 36°23′15″S 71°35′15″O / -36.38750, -71.58750

Enlaces externos[editar]