Dirección de Inteligencia Nacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dirección de Inteligencia Nacional
Dirección de Inteligencia Nacional.svg
Logo oficial.

Información general
Acrónimo DINA
Tipo Policía secreta
Fundación 14 de junio de 1974
Disolución 13 de agosto de 1977 (3 años)
Jurisdicción Nacional
País ChileFlag of Chile.svg Chile
Sede Santiago
Organización
Dictador Augusto Pinochet Ugarte
Director Manuel Contreras Sepúlveda
Dependiente de Junta Militar de Gobierno
Entidad superior Ministerio del Interior
Empleados c. 2.500
Histórico
Actual Central Nacional de Informaciones (CNI, 1977)

La Dirección de Inteligencia Nacional, también conocida por su acrónimo DINA, fue la policía secreta de la dictadura militar de Augusto Pinochet en Chile entre 1973 y 1977. La DINA fue responsable de numerosos casos de infiltración política, y violaciones a los derechos humanos entre los que se cuentan asesinatos, secuestro, violación y tortura de personas; razones por la cual a dicho organismo de represión política se lo ha calificado como "La Gestapo de Pinochet".[1]

Fue reemplazada en 1977 por la Central Nacional de Informaciones (CNI).[2]

El 9 de abril de 2012 se dio a conocer una lista completa con 1500 exagentes de la DINA, que incluye entre otros a Cristián Labbé, quien entre 1996 y 2012 fue alcalde de la comuna de Providencia.[3]

Historia[editar]

Creación[editar]

Manuel Contreras, Director de la DINA.

Aunque ya funcionaba de facto desde fines de 1973, la DINA fue creada por el Decreto Ley 521 del 14 de junio de 1974, a cargo del teniente coronel de Ingenieros Manuel Contreras Sepúlveda, apodado «Mamo». El proyecto fue aprobado por la Comunidad de Inteligencia, con el voto en contra del jefe de Inteligencia de Carabineros de la época, general Germán Segundo Campos Vásquez, quien desaprobó el proyecto porque creaba una entidad ajena a todo control institucional, directamente ligada al mando superior, esto es, a las órdenes y mando directo del general Augusto Pinochet.

La DINA tenía facultades para detener, torturar, extraer información bajo apremios y confinar personas en sus centros operativos durante los estados de excepción. Como estos estados duraron casi toda la dictadura militar, la DINA tuvo estas facultades durante prácticamente toda su existencia.

El principio rector de esta organización se basaba en la existencia de una «guerra interna» no declarada contra un enemigo que no daba tregua, esto es, los enemigos del Estado, los grupos políticos de izquierda (socialistas, comunistas, organizaciones de extrema izquierda), la sedición marxista, los opositores públicos y para cuya derrota todos los medios, legales e ilegales, estaban permitidos.

Desde su creación, la DINA dependía directamente de la Junta de Gobierno,[4]​ siendo su director nacional Manuel Contreras Sepúlveda, quien informaba periódicamente de su trabajo y actividades a la Junta de Gobierno. Bajo el mando del director nacional, en una misma línea, existían tres subdirecciones: Interior, Exterior y Administrativa.[4]​La Subdirección Exterior estuvo a cargo del coronel de Aviación Mario Jahn Barrera.[4]​ También existió el denominado Departamento Exterior, a cargo del teniente coronel Arturo Ureta Sire, en cuyas dependencias se desempeñaron, entre otros, José Octavio Zara Holger, Christoph Willike Floel, Alejandro Paulino Campos Rebhein, Ana María Rubio de la Cruz y Carmen Hidalgo.[4]​ En Buenos Aires se encontraban, además, como agregados a la embajada, Víctor Hugo Barría Barría, Carlos Hernán Labarca Sanhueza. Fue agente civil en ese país Lautaro Enrique Arancibia Clavel.[4]

Escuela de las Américas[editar]

Entrenados por Estados Unidos en la Escuela de las Américas, los agentes de la DINA iniciaron una campaña de represión, focalizada principalmente en el GAP (Grupo de Amigos Personales del Presidente Allende, su guardia personal) con 60 muertos, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) con 400, el Partido Socialista con 400 y el Partido Comunista con 350.

Censura[editar]

Desde el 11 de septiembre de 1973, la Dictadura Militar de Chile restringió a los canales, diarios y transmisiones de radio que apoyaban a la Unidad Popular o a los que se oponían al régimen. Además un decreto de la Junta estableció que toda información pública se debía revisar por la junta antes de salir al aire, días después se creó la «Oficina de Censura» que revisaba cada línea de los diarios, muchas páginas volvían a las oficinas de los diarios tachados con lápiz rojo.[cita requerida]

Muchas redes de televisión, por miedo a asesinato y despartideros, reformaron la verdad del Golpe de Estado a un plan de las Fuerzas Armadas de Chile, para evitar un supuesto autogolpe de izquierda.[cita requerida] Muchas cadenas internacionales de televisión fueron expulsadas del país por la misma DINA, para evitar que difundieran noticias sobre el golpe de las Fuerzas Armadas, pero algunas también fueron influidas por la Junta Militar para mentir sobre el estado social y político en Chile.[cita requerida]

Peor aún la censura llegó hasta las casas particulares y servicios públicos. El 23 de septiembre la DINA envió patrullas a registrar viviendas e instituciones, como en la Remodelación San Borja, en busca de material supuestamente subversivo, como libros de Pablo Neruda, textos de ciencias sociales, de ciencia política, de derechos humanos, entre otros, los cuales fueron agrupados y quemados en la plaza de la Remodelación.[cita requerida]

Tortura, secuestro y desaparición[editar]

El cuerpo del exgeneral Carlos Prats destrozado por la explosión del coche bomba. Buenos Aires, 30 de septiembre de 1974.

La DINA empleó el secuestro y el asesinato como métodos de acción. Muchos de los detenidos siguen hoy desaparecidos, como se consigna en el Informe Rettig. Tenía también agentes internacionales, siendo el más significativo el mercenario estadounidense Michael Townley, quien planificó los detalles y asesinó mediante atentado con bomba radiocontrolada al general Carlos Prats en Buenos Aires, Argentina, y del mismo modo a Orlando Letelier, exministro de Relaciones Exteriores de Allende, en Washington D.C., Estados Unidos.

Relación de la DINA con la CIA[editar]

El Informe Hinchey señala que entre 1974 y 1977, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) mantuvo «contacto regular pagado»[5]​ con el entonces director de la DINA.[nota 1]​ El gobierno de los Estados Unidos aprobó esta relación mercenaria con Contreras ya que «dada su posición como jefe de la principal organización de inteligencia en Chile, era necesario para cumplir la misión de la CIA, a pesar de las preocupaciones de que esta relación pudiera exponer a la CIA a acusaciones de estar colaborando en la represión política interna».

…En sus contactos con Contreras, la CIA lo instó a adherir a la circular del 17 de enero de 1974, emitido por el Ministerio de Defensa, que delineaba las directrices para tratar a los prisioneros en una manera consistente con la Convención de Ginebra de 1949.

Sin embargo, esta circular, según admitió la propia CIA en el mismo informe, no era más que un «truco de relaciones públicas» de la dictadura militar, que «las fuerzas de seguridad chilenas no respetaban».

En abril de 1975, un comité inter-agencia de Estados Unidos ordenó a la CIA continuar su relación con Contreras, a pesar de llegar a la conclusión de que el jefe de la DINA era «el principal obstáculo a una política de derechos humanos razonable dentro de la Junta».[cita requerida]

El embajador de Estados Unidos en Chile, David H. Popper, instó al subdirector de la CIA a recibir a Contreras en Washington (agosto de 1975) «en el interés de mantener buenas relaciones con Pinochet». Mientras que, según señala el informe, «en mayo y junio de 1975, elementos dentro de la CIA recomendaron establecer una relación pagada con Contreras para obtener inteligencia basada en su posición privilegiada y acceso a Pinochet...».

Países participantes en la Operación Cóndor.      Miembros activos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay.      Miembros esporádicos: Colombia, Perú, Venezuela.      Estados Unidos

La CIA quería de Contreras información sobre la colaboración de los servicios de inteligencia del Cono Sur (Operación Cóndor): «La cooperación informal, el rastreo, y al menos en algunos casos, el asesinato de opositores políticos».

En octubre de 1976, dice el informe, «Contreras confirmó la existencia del Cóndor como una red de intercambio de inteligencia, pero negó que haya tenido algún rol en asesinatos extra-judiciales». El 5 de diciembre de 2004, Manuel Contreras reconoció la existencia de vínculos entre la Dirección de Inteligencia Nacional, el cuerpo de inteligencia de la dictadura de Augusto Pinochet, y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense,[6]​ la cual «instruyó» a los militares chilenos sobre los métodos de persecución de los opositores al golpe de Estado de 1973. Contreras atribuyó además a la CIA el asesinato del vicepresidente del gobierno del socialista Salvador Allende, Carlos Prats, quien junto con su esposa fue víctima de un atentado dinamitero en Buenos Aires en 1974, ejecutado por Michael Townley, un agente de la entidad estadunidense asignado especialmente para el asesinato.

Cuando fue cuestionado también sobre la Operación Cóndor, la que según él, fue «invento» del FBI.

Hubo coordinación de servicios de inteligencia latinoamericanos.pero no como dicen los marxistas: yo no trasladé hombres a matar afuera y no vinieron a matar a Chile. Yo soy militar y hay que defender la soberanía. El único que no entró en esta coordinación fue Colombia, y mire cómo está.
Manuel Contreras.[6]

Operación Cóndor[editar]

Su otro dispositivo internacional era la Operación Cóndor, copia de la Operación Phoenix.[7]

Los métodos de tortura, así como el tratamiento otorgado por la DINA a sus prisioneros, se encuentran documentados en el informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura encabezada por el obispo católico Sergio Valech en 2004, cuyos testimonios que constan en el informe serán desclasificados 50 años después de la publicación de aquel.

La DINA fue además conocida en Argentina por relatar un supuesto affaire entre la actriz-modelo Graciela Alfano y el almirante Emilio Massera, miembro de la junta militar que gobernó Argentina luego del golpe de Estado de 1976.[8]

Financiamiento secreto[editar]

El aparato financiero de la DINA, a cargo del exoficial de la Armada, Humberto Olavarría Aranguren, creó y/o adquirió numerosas empresas para financiar las actividades clandestinas del organismo, tanto dentro como fuera de Chile. En enero de 1974, con un capital de 200 000 escudos, la DINA constituyó la sociedad Servicios Industriales Villar y Reyes Ltda. (cuyos socios eran el oficial del Ejército Lautaro Villar Requena y el oficial de la Fuerza Aérea Leonardo Reyes Herrera), con el nombre de fantasía «Dinaservice Ltda.»,[nota 2]​ para pagar las remuneraciones de los agentes del órgano represor.[9]​ A fines de ese año la empresa se traspasó a Elissalde & Poblete y Cía. Limitada, cuyos socios eran el coronel de Ejército en retiro Alberto Elissalde Müller y el abogado Miguel Ángel Armando Poblete Rodríguez.[10]

También en 1974 pasaron al control de la DINA Empresa Pesquera Arauco S.A. y Empresa Pesquera de Chile (Epech) —compañías de San Antonio que eran filiales de Corfo— con Hubert Fuchs Asenjo como gerente general y representante legal de ambas.[11][9]​ Otras empresas creadas en los años siguientes por el organismo de inteligencia fueron: Importadora y Exportadora E.I.D. Limitada (E.I.D. Ltda.), Sociedad Servicios Electrónicos Limitada (Selectronic Ltda.), Industrial y Comercial de Refrigeración Limitada (Infricom Ltda.) y Agrícola Agro Claro. Asimismo, la DINA también tuvo sociedades en Panamá, gracias a la ayuda del abogado y futuro presidente del país centroamericano, Guillermo Endara. Las tres empresas panameñas —Edice Investment Inc., South Fishing Corporation y Entrecostera Panatlántica— estuvieron representadas por el oficial de Ejército y abogado de la DINA, Marcos Acuña Ramos.[9]

Según algunos exgentes de la DINA, entre ellos Jorgelino Vergara, conocido como «El Mocito», el empresario Ricardo Claro tuvo estrechos vínculos con Manuel Contreras y habría sido financista del organismo.[12][13]​ Otra fuente de financiamiento de la DINA también fue las «expropiaciones» que realizaba a partidos y movimientos de izquierda —en el contexto de secuestros y/o asesinatos de sus integrantes— tanto en Chile como en el exterior.[14]

En 2017 el colectivo Londres 38 se querelló por los delitos de secuestro calificado, asociación ilícita e inhumación ilegal contra los ejecutivos de Pesquera Arauco —Humberto Olavarría Aranguren; Orlando Jorquera Bravo, coronel del Ejército (r) y segundo vicepresidente de Pesquera Arauco; Pedro Espinoza Bravo, director de Operaciones de la DINA; Alejandro Burgos De Beer, mayor del Ejército; y Gerardo Godoy García, por su presunta participación en la desaparición de personas durante la dictadura.[11][15]

Fin de la DINA y reemplazo por la CNI[editar]

Sólo se detendrían sus acciones al ser reemplazada la DINA por la Central Nacional de Informaciones (CNI) en 1977, y Contreras por el general Odlanier Mena. A esas alturas la DINA había conseguido su objetivo militar; asesinar a la cúpula del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), y a los principales dirigentes de los partidos que conformaban la Unidad Popular (UP), coalición política ganadora de los comicios efectuadas el año 1970.

El general (r) Contreras fue procesado en Chile a causa de las violaciones de los derechos humanos perpetrados por la DINA (concretamente, fue condenado a 12 años de prisión por secuestro calificado, un delito que no había sido amnistiado). Pero el juez Víctor Montiglio, que ha reemplazado al juez Juan Guzmán Tapia que hasta ahora estaba el encargado de los jueces en relación con Pinochet, ha amnistiado a Contreras en 2005.

Finalmente, el 30 de junio de 2008, Contreras fue condenado a dos cadenas perpetuas, y en el último tiempo se han agregado dos cadenas perpetuas adicionales, una por el homicidio de Carlos Prats (excomandante en jefe del ejército chileno) y otra por el de su esposa, Sofía Cuthbert, más una tercera de 20 años de prisión por asociación ilícita, establece la resolución. Ambos asesinatos fueron cometidos en Buenos Aires.

Procesos judiciales[editar]

Caso Llidó[editar]

Monumento en memoria de Antonio Llidó Mengual, plaza de los Ceibos, Quillota, Chile. Obra de Enrique Cogollos.[16]

El sacerdote Antonio Llidó fue detenido ilegalmente en octubre de 1974 y visto por última vez en el centro de reclusión clandestino de Cuatro Álamos. Agentes de la DINA lo torturaron por ayudar y dar protección a militantes del MIR. El 15 de mayo del 2003 fueron sometidos a proceso, como autores del secuestro calificado, nueve exintegrantes de la DINA, incluida su plana mayor: Manuel Contreras Sepúlveda, Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff Marchenko, Osvaldo Romo Mena, Maximiliano Ferrer Lima, Fernando Lauriani Maturana, Orlando Manzo Durán, Ciro Torré Sáez y Brasclay Zapata Reyes.

En septiembre de 2008, el juez Jorge Zepeda dictó sentencia en primera instancia por el secuestro del sacerdote. Condenó a Manuel Contreras, jefe de la DINA en el momento del secuestro, y a otros tres agentes de inteligencia del Estado, a siete años de cárcel, y ordenó que el estado chileno cancelara una indemnización de 100 millones de pesos (unos 126 000 euros), por el daño moral, a Josefa Llidó Megual, hermana del sacerdote.[17]

El proceso llegó a su fin con las condenas dictadas por la Segunda Sala de la Corte Suprema, el 31 de agosto de 2010. Se rebajó las condenas dictadas en primera instancia, otorgándoles a los autores de este crimen el beneficio de la libertad vigilada. Se condenó al jefe de la DINA, Manuel Contreras a la pena de 5 años de presidio, con beneficio de la libertad vigilada. La misma pena y el mismo beneficio para los exagentes Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff y Basclay Zapata Reyes. Se absolvió a Maximiliano Ferrer Lima, Fernando Lauriani Maturana y Orlando Manzo Durán, todos por falta de participación.[18]

Secuestro y desaparición de Cecilia Bojanic Abad y Flavio Oyarzún Soto[editar]

Flavio Oyarzún y Cecilia Bojanic fueron detenidos el 2 de octubre de 1974 y llevados al centro de reclusión de la DINA ubicado en José Domingo Cañas. La mujer, que tenía 23 años al momento de ser detenida, se encontraba con cinco meses de embarazo cuando desapareció tras ser detenida en su casa, ubicada en la comuna de La Granja. La pareja tenía un hijo de un año y medio. El 7 de junio de 2002, la titular del Cuarto Juzgado del Crimen de San Miguel, María Teresa Díaz, procesó al brigadier (r) y exagente de la DINA Maximiliano Ferrer Lima como presunto autor del secuestro de la pareja Cecilia Bojanic Abad y Flavio Oyarzún Soto, militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).[19]​ El procesamiento contra Ferrer Lima dictado por la jueza Díaz fue el primero que debió enfrentar el exoficial en causas que llevaban jueces exclusivos, aunque ya antes había sido acusado en calidad de autor por el crimen del dirigente sindical Tucapel Jiménez.

En 2006 fueron condenados a diez años de cárcel, por el delito de secuestro calificado, el general Manuel Contreras y el exagente civil Osvaldo Romo Mena. Los exoficiales Maximiliano Ferrer Lima, Fernando Lauriani Maturana, Marcelo Moren Brito y Miguel Krassnoff fueron condenados a cuatro años por el mismo delito, mientras que Orlando Manzo fue condenado a tres años en calidad de cómplice, con el beneficio de libertad vigilada.[20]​ En 2009 la Corte Suprema confirmó la condena de 10 años que recibió Contreras, mientras que los otros cuatro exoficiales obtuvieron el beneficio de libertad vigilada.[21]

Operación Colombo[editar]

El 4 de enero de 2004 el ministro de fuero Juan Guzmán encausó a diez exagentes de la DINA, varios de ellos de su plana mayor, incluido el exjefe Manuel Contreras, por ocho víctimas desaparecidas en la conocida como Operación Colombo. Este es el segundo encausamiento dictado por el juez Guzmán por este montaje acontecido en 1975, siendo el primero el decretado el 2 de septiembre, cuando el magistrado procesó a 16 exagentes por 37 víctimas de la Colombo.Las resoluciones adoptadas por el juez Guzmán en este episodio, constituyen en conjunto el más masivo procesamiento dictado hasta ahora por este ministro, y uno de las que abarca más cantidad de víctimas y encausados en los juicios que se instruyen por violaciones de los derechos humanos.

Los procesados, todos en situación de retiro y declarados reos como autores de secuestro calificado son, además de Contreras, el exjefe de la Brigada de Inteligencia Metropolitana de la DINA, general César Manríquez Bravo; el exsegundo hombre de la DINA, brigadier Pedro Espinoza Bravo; el exjefe de Villa Grimaldi, coronel Marcelo Moren Brito; el exjefe del recinto DINA Cuatro Álamos, oficial de Gendarmería Orlando Manzo Durán; el exjefe del grupo Halcón de la DINA, brigadier Miguel Krassnoff Martchenko; el exjefe del Servicio Secreto de la Dirección de Inteligencia del Ejército y exmiembro de la plana mayor de la DINA, coronel Francisco Ferrer Lima, que cumple condena en Punta Peuco por el crimen del sindicalista Tucapel Jiménez; el exjefe del recinto DINA Tres Álamos, oficial de Carabineros Conrado Pacheco Cárdenas; el suboficial de Ejército Basclay Zapata Reyes; y el exagente civil Osvaldo Romo Mena.

Proceso por torturas[editar]

En junio de 2005 el ministro de fuero Alejandro Solís procesó a nueve exmiembros de la plana mayor de la disuelta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) como autores de tormentos y apremios ilegítimos: el otrora director de la general (r) Manuel Contreras, el brigadier (r) Pedro Espinoza, el brigadier (r) Miguel Krassnoff, el coronel (r) Marcelo Moren Brito, y los exagentes Osvaldo Romo, Basclay Zapata, Gerardo Godoy, Fernando Laureani y Francisco Ferrer Lima.[22]

Exagentes procesados a honorarios del Ejército[editar]

En 2009, el diario La Nación denunció que exagentes, algunos procesados, recibían sueldo del Ejército. Entre ellos, había exintegrantes de las brigadas Mulchén, Rengo y el grupo Leopardo.[nota 3]​ También un exfiscal militar que falsificó documentos para encubrir el crimen de Carmelo Soria,[nota 4]​ un médico del Ejército que torturó prisioneros y el agente que sacó a Eugenio Berríos de Chile.[23]

Cuenta bancaria DINAR[editar]

En octubre de 2013 la Agencia EFE reveló la existencia de una millonaria cuenta bancaria de la DINA con la cual financiaba actividades de la Junta Militar y a medios de prensa.[24][25]​ La cuenta de «DINAR» —la ficticia «Dirección Nacional de Rehabilitación»— tenía el número 13280724 y pertenecía a las sucursales Plaza Baquedano-Alameda y Vicuña Mackenna-Santiago, del Banco de Crédito e Inversiones, ubicadas a corta distancia del cuartel general de la DINA, ubicado en Belgrado 11 (hoy calle Periodista José Carrasco Tapia). Contreras giró contra esa cuenta en 1975 la suma de 1 598 496 520 escudos, cuando el «sueldo vital» (mínimo) en Chile era de 27 000 escudos.[25]​ Ese mismo año el escudo fue reemplazado por el peso, con una equivalencia de mil escudos por peso y un tipo de cambio oficial de 39 pesos por dólar. Los giros incluyen doce cheques cobrados desde esa cuenta por «Junta de Gobierno», por un total de 165 630 800 escudos.[25]

Destacan los pagos de altas sumas de dinero a reparticiones del Ejército, incluidas la comandancia en jefe y la Fábrica de Armas y Materiales del Ejército (Famae), y al Banco Central.[25]

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos calificó la revelación como la demostración de que «la represión fue una acción de carácter institucional del Estado chileno», mientras que la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos afirmó que «esto nos demuestra que la DINA no sólo pagó a sus agentes, sino que financió a todo el Estado, incluidos los medios de comunicación, que por eso mismo mintieron sobre estos crímenes. El terrorismo fue de carácter institucional en Chile».[24]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. El Informe Hinchey incluye otros antecedentes: (1) La CIA tenía como agente permanente a sueldo al director de la DINA, Manuel Contreras, y de hecho le efectuó un pago en 1975; (2) el general Sergio Arellano Stark ordenó la ejecución de 21 presos políticos en octubre de 1973, en el recorrido criminal de la Caravana de la Muerte.
  2. El objeto de la sociedad, según el extracto de constitución publicado el 12 de febrero de 1974 en el Diario Oficial, era «la prestación de toda clase de servicios industriales y en especial, facilitar a terceros los servicios de mecánicos especializados, proporcionar personal especializado para cualquier clase de trabajo industrial y, en general, la prestación de toda clase de servicios que estén relacionados directa o indirectamente con la actividad industrial».
  3. El coronel (r) Sergio Castillo González recibía 1 205 298 pesos mensuales del Ejército por «asesoría al desarrollo del proyecto de estructura de la carrera profesional». Era integrante del equipo de oficiales instructores que entre noviembre y diciembre de 1973 conformó el primer contingente de agentes de la naciente DINA en Rocas de Santo Domingo. El exagente Nibaldo Jiménez Castañeda, parte de ese primer contingente, recordó en el proceso por los desaparecidos de la Operación Colombo que en enero de 1974 «llegamos al cuartel de Londres 38 con un grupo de 20 agentes al mando del capitán Sergio Castillo González». Otro exagente, Fernando Guerra Guajardo, declaró: «En septiembre de 1974 fuimos destinados al cuartel de calle Irán con Los Plátanos (Ñuñoa, conocido como Venda Sexy) y en marzo-abril de 1975 al de José Domingo Cañas (Ñuñoa), al que se trasladaron los grupos Ciervo y Leopardo de la Brigada Purén». Castillo González comandó justamente el grupo Leopardo. «Dentro de la Brigada Purén estuvo el Grupo Leopardo a cargo del entonces capitán Castillo», reconoció el exagente Guido Jara Brevis. Castillo operó codo a codo con Marcelo Moren Brito, conocido como «El Ronco», en Londres 38. Allí, según relató Nibaldo Jiménez, quien trabajó en Leopardo bajo el mando de Sergio Castillo, «una de nuestras misiones fue trasladar detenidos al regimiento de Tejas Verdes». En esos «traslados» desaparecieron decenas de detenidos. Sus cuerpos fueron lanzados al mar. En diciembre de 2005, ante el juez Juan Fuentes Belmar, el coronel (r) Castillo González admitió su calidad de agente DINA. El exjefe de Leopardo fue procesado en mayo de 2008 por el juez Víctor Montiglio como uno de los autores de los secuestros y desapariciones de las víctimas de la Operación Colombo (caso de los 119): Jaime Buzio Lorca (PC), Rodolfo Espejo Gómez (PS), y Albano Fioraso Chau (MIR), todos desaparecidos desde el cuartel de Londres 38 en 1974.
  4. Sergio Cea, responsable de la cátedra de Derecho a la Información de la Universidad del Desarrollo, recibía honorarios por 677 222 pesos mensuales del Ejército como «asesor jurídico en el proyecto de reformas a la justicia militar». El profesor Cea presentó un particular currículum en la casa de estudios vinculada al grupo Penta, compuesto por Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

Referencias[editar]

  1. Article Manuel Contreras, el jefe de la Gestapo de Pinochet in Spanish online newspaper El Pais on 08 August 2015, retrieved on 08 August 2015
  2. «Amnesty International, Torture in the Eighties, Amnesty International Publications 1984». Consultado el 7 de enero de 2013. 
  3. Radio Biobío (13 de abril de 2012). «Difunden lista completa con 1500 ex agentes de la DINA que incluye a alcalde Cristián Labbé». Consultado el 14 de abril de 2012. 
  4. a b c d e Texto completo del fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago que ordena el desafuero del Gral Pinochet
  5. Contreras cuenta sus relaciones con la CIA y con el mundo que lo rodea en Punta Peuco Lilian Olivares La Segunda, 29 de septiembre de 2000
  6. a b La Jornada de México - 6 de diciembre de 2004
  7. Operación Cóndor; Pacto Criminal, libro de la periodista y escritora Stella Calloni
  8. «Reportes de la Inteligencia chilena». Archivado desde el original el 27 de julio de 2010. Consultado el 24 de julio de 2010. 
  9. a b c González, Mónica (20 de noviembre de 2009). «Por qué Ovalle renunció a la Sonami: Fue socio del jefe financiero de la DINA». Ciper Chile (Santiago). Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  10. Escalante, Jorge (3 de enero de 2013). «Clarín, la DINA, la Casona de Volpone y un abogado del Banco Central». El Mostrador (Santiago). Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  11. a b Silva Barcázar, Sebastián (3 de octubre de 2017). «Pesquera Arauco, la empresa que utilizó la DINA para detener y transportar prisioneros en dictadura». El Desconcierto (Santiago). Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  12. Escalante, Jorge; Rebolledo, Javier (12 de diciembre de 2008). «Agente denuncia que Ricardo Claro financió a la DINA». The Clinic (Santiago). Archivado desde el original el 12 de diciembre de 2008. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  13. Buscaglia, Christian (11 de julio de 2012). «'El Mocito' de Manuel Contreras: "Ricardo Claro era un millonario que financiaba a la DINA"». El Mostrador (Santiago). Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  14. López M., Mario (21 de agosto de 2015). «Los civiles que financiaron represión: Las platas negras de la DINA». Cambio 21 (Santiago). Archivado desde el original el 25 de agosto de 2015. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  15. «Interponen primera querella contra empresa que habría colaborado con la DINA». El Dínamo (Santiago). 3 de octubre de 2017. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  16. Miguel Tapia. A 70 años de su nacimiento, el Padre Antonio Llidó tendrá un monumento en Quillota Archivado el 22 de junio de 2008 en la Wayback Machine.. Zona Impacto, 25 de abril de 2006.
  17. «Condenan a cúpula de la DINA por secuestro de sacerdote Antonio Llidó». El Mostrador (Santiago). 22 de septiembre de 2008. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  18. «Suprema rebajó condenas a cúpula de la DINA por caso Llidó». La Nación (Santiago). UPI. 31 de agosto de 2010. Archivado desde el original el 3 de septiembre de 2010. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  19. Viernes 7 de junio de 2002 El Mostrador Jueza exclusiva procesó a Maximiliano Ferrer Lima
  20. Valenzuela, Carolina (20 de diciembre de 2006). «Juez condena a Contreras a 10 años de cárcel». El Mercurio (Santiago). Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  21. «Cúpula de la DINA sumó nueva condena por crimen de militantes del MIR». Radio Cooperativa (Santiago). 30 de septiembre de 2009. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  22. 21 de junio de 2005 La Nación Procesan por torturas a plana mayor de la DINA
  23. Escalante, Jorge (29 de agosto de 2009). «La DINA a honorarios». La Nación (Santiago). Archivado desde el original el 2 de septiembre de 2009. 
  24. a b «La DINA financió a la Junta Militar y pagó a medios de comunicación». Radio Cooperativa (Santiago). 18 de octubre de 2013. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  25. a b c d «La DINA además de asesinar a opositores de Pinochet financió actividades de la Junta Militar y pagó a medios de prensa». Cambio 21. 18 de octubre de 2013. Archivado desde el original el 19 de octubre de 2013. Consultado el 18 de octubre de 2013. 

Enlaces externos[editar]