Informe Hinchey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Informe Hinchey
Género Intervención estadounidense en Chile Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s) Injerencia estadounidense en Chile en los 1970s
Edición original en inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Hinchey Report on CIA Activities in Chile
Editorial Departamento de Estado
País Estados Unidos
Fecha de publicación 2000
Edición traducida al español
País ?
[editar datos en Wikidata]

El Informe Hinchey[1] es un informe entregado por la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos acotado a tres preguntas específicas respecto a las actividades encubiertas del gobierno estadounidense en Chile en los 1970s: la muerte de Salvador Allende, la participación de la comunidad en el Golpe de Estado de 1973, y las violaciones de los derechos humanos cometidas por oficiales o agentes del régimen encabezado por Augusto Pinochet.[2] [3]

Marco teórico[editar]

En respuesta a la Sección 311 de la Ley de Autorización en Materia de Inteligencia (Intelligence Authorization Act)[4] para el Año Fiscal 2000,[nota 1] la Comunidad de Inteligencia (CI), dirigida por el Consejo Nacional de Inteligencia, revisó una serie de archivos relevantes de la CIA en ese período, básicamente a partir de recientes búsquedas documentales; estudió gran número de informes del Congreso concernientes a las actividades en Chile en los años 60 y 70; leyó las memorias de figuras clave, incluidas las de Richard Nixon y Henry Kissinger; revisó el archivo histórico oral de la CIA que se encuentra en el Centro de Estudios de Inteligencia; y, consultó con funcionarios de inteligencia en retiro que estuvieron directamente involucrados.La amplia base de datos de la Comunidad de Inteligencia debería responder acuciosamente (y sin usar retórica) a las tres preguntas. La respuesta de la CIA a la Enmienda Hinchey ha de verse como un esfuerzo de buena fe de responder de forma no clasificada a las tres preguntas y no como la historia definitiva de las actividades de los Estados Unidos en Chile a lo largo de los 30 últimos años.

Antecedentes históricos[editar]

La Comisión Electa para el Estudio de Operaciones Gubernamentales concernientes a Actividades de Inteligencia , la Comisión Church, llevó a cabo en 1975 una minuciosa revisión de documentación y entrevistas, elaborando un informe que constituye todavía un análisis comprensivo de las actividades de la CIA en Chile en el período comprendido entre 1963 y 1973.

Las tres preguntas[editar]

Legisladores de la Cámara de Representantes y del Senado norteamericano solicitaron al director de la CIA entregar un informe “describiendo todas las actividades de oficiales, agentes encubiertos y funcionarios de la comunidad de inteligencia[5] respecto a:

El Informe Hinchey de la CIA,[5] en respuesta a la solicitud, se elaboró sobre la base de la revisión de archivos de la CIA, informes parlamentarios sobre las actividades de EE.UU. en Chile (1960-1970), las memorias de personajes claves (Richard Nixon y Henry Kissinger). “Este informe es un primer paso importante de la CIA que permite una visión transparente sobre un pasado vergonzoso (...) el siguiente paso sería la desclasificación de toda la documentación sobre la que se basa el informe Hinchey”, afirmó Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación sobre Chile del National Security Archive.

El informe sacó a la luz que el entonces Embajador de Estados Unidos en Chile instó a Vernon Walters Subdirector de la CIA a recibir al Jefe de la Policía represiva de Pinochet, (DINA), el General Manuel Contreras en Washington (agosto de 1975) “en el interés de mantener buenas relaciones con Pinochet”.[5] Mientras que, según señala el informe, ”en mayo y junio de 1975, elementos dentro de la CIA recomendaron establecer una relación pagada con Contreras para obtener inteligencia basada en su posición privilegiada y acceso a Pinochet…”.[5] [nota 2] [5] La CIA quería de Contreras información sobre la colaboración de los servicios de inteligencia del Cono Sur (Operación Cóndor): ”la cooperación informal, el rastreo, y al menos en algunos casos, el asesinato de opositores políticos”.[5] [nota 3] En octubre de 1976, dice el informe,[5] ”Contreras confirmó la existencia del Cóndor como una red de intercambio de inteligencia, pero negó que haya tenido algún rol en asesinatos extra-judiciales”.[5]

  • Pregunta 1 :Todas las actividades de funcionarios, agentes y empleados de todos los elementos de la Comunidad de Inteligencia respecto del asesinato del Presidente Salvador Allende en septiembre de 1973.
    • Respuesta 1 :No hallamos información alguna -tampoco lo hizo la Comisión Church- en el sentido de que la CIA o la Comunidad de Inteligencia estuvieran involucradas en la muerte del Presidente chileno Salvador Allende. Se cree que se suicidó a medida que los dirigentes del golpe le cercaban. El mayor esfuerzo de la CIA contra Allende se produjo antes, en 1970, en el fracasado intento de bloquear su elección y ascenso a la presidencia. Con todo, la ya larga hostilidad de la administración USA contra Allende y su anterior estímulo a un golpe militar en su contra, eran bien conocidos por los conspiradores golpistas, quienes eventualmente actuarían por su cuenta para expulsarle.
  • Pregunta 2 :Todas las actividades de funcionarios, agentes encubiertos y empleados de todos los elementos de la Comunidad de Inteligencia respecto del ascenso del General Augusto Pinochet a la presidencia de la República de Chile.
    • Respuesta 2 :La CIA apoyó activamente a la Junta Militar tras el derrocamiento de Allende pero no ayudó a Pinochet a asumir la presidencia. De hecho, muchos funcionarios de la CIA compartían amplias reservas albergadas en los Estados Unidos respecto de la enconada persecución del poder por parte de Pinochet.
  • Pregunta 3: Todas las actividades de funcionarios, agentes encubiertos y empleados de todos los elementos de la Comunidad de Inteligencia respecto de las violaciones de los derechos humanos cometidas por oficiales o agentes del ex Presidente Pinochet.
    • Respuesta 3: Muchos de los oficiales de Pinochet estuvieron involucrados en abusos sistemáticos y generalizados a los derechos humanos tras la caída de Allende. Algunos de éstos fueron informantes o agentes de la CIA o del ejército de los Estados Unidos. La CIA siguió instrucciones de informar de tales abusos y advirtió a sus agentes chilenos contra este tipo de conducta. Las normas más estrictas de la actualidad en lo que a informes se refiere no estaban en vigor en aquel entonces, y, si lo hubieran estado, suponemos que muchos agentes hubieran sido despedidos.
Informe Hinchey

Actualidad[editar]

El Gobierno de Estados Unidos borró de su página oficial el reporte Hinchey.[6]

Véase también[editar]

Referencias y notas de pie[editar]

Notas aclaratorias
  1. de aquí en adelante "Enmienda Hinchey"
  2. La CIA tenía vínculos relacionales en Chile con el propósito principal de asegurar la colaboración a la hora de recabar información de inteligencia sobre blancos externos. La CIA ofreció asesoría a estos servicios en organización interna y entrenamiento en el combate contra la subversión y el terrorismo desde el extranjero, no en el combate contra los oponentes internos al Gobierno. La CIA utilizó también este vínculo para advertir a estos servicios en relación con los abusos a los derechos humanos en Chile. La comunidad política y la CIA reconocieron que estas relaciones abrieron la puerta a la posible identificación de la CIA con las operaciones internas de los servicios de enlace que llevaban aparejados abusos a los derechos humanos, pero concluyeron que el contacto era necesario para la misión de la CIA.
  3. En el año posterior al golpe, la CIA y otras agencias del Gobierno de los Estado Unidos estaban al tanto de la existencia de una cooperación bilateral entre los servicios de inteligencia de la región para el seguimiento de actividades de, y, al menos en varios casos, asesinar a, oponentes políticos. Esta cooperación sería la precursora de la Operación Cóndor, un acuerdo establecido en 1975 para el intercambio de inteligencia entre Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.
Notas al pie
  1. http://www.foia.state.gov/Reports/HincheyReport.asp. Consultado el 9 de septiembre de 2013.  Falta el |título= (ayuda)
  2. «Intervención de la CIA en Chile». Biblioteca del Congreso Nacional Servicios Legislativos y Documentales Serie Bibliografía no. 611. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  3. «Informe Hinchey sobre las actividades de la CIA en Chile». Equipo Nizkor y Derechos Human Rights. Consultado el 13 de enero de 2004. 
  4. Inteligencia Authorization Act, PL 102-88
  5. a b c d e f g h i j k Hinchey. «Informe Hinchey sobre las actividades de la CIA en Chile.». Nizkor. Archivado desde el original el 11 de septiembre de 2008. Consultado el 21 de febrero de 2013.  |autor= y |apellido= redundantes (ayuda)
  6. http://www.foia.state.gov/Reports/HincheyReport.asp
Bibliografía
  • «Intervención de la CIA en Chile». Biblioteca del Congreso Nacional Servicios Legislativos y Documentales Serie Bibliografía no. 611. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  • «Informe Church: Acción encubierta en Chile 1963-1973». Intelligence Activities. Senate Resolution 21.Hearings before the Select Committee to Study Gobernmental Operations with Respect to Intelligence Activities of the United States Senate. Ninety-Fourth Congress. First Session. Volume 7. Covert Action.December 4 and 5, 1975. Printed for the use of the Select Committee To Study Governamental Operations With Respect to Intelligence Activities. U.S. Government Printing Office 67-146 O. Washington: 1976. Stock Number 052-070-03264-2. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  • «Informe Hinchey sobre las actividades de la CIA en Chile». Equipo Nizkor y Derechos Human Rights. Consultado el 13 de enero de 2004.