Teoría conspirativa del calentamiento global

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los términos conspiración del calentamiento global[1] y teoría conspirativa del calentamiento global[2] se usan para referirse a la demanda de que la teoría del calentamiento global es un fraude, perpetuado por razones financieras e ideológicas.[3] El término de teoría conspirativa puede usarse de una manera peyorativa, y algunos proponentes de este reclamo prefieren los términos «hoax del calentamiento global»[4] o «fraude del calentamiento global».[5]

Denuncias[editar]

  • La sugerencia de una conspiración o complot de los promotores de la teoría del calentamiento global se conoció en un documental de 1990 La Conspiración del Invernadero emitido por el Channel 4 del Reino Unido el 12 de agosto de 1990 (23 años). Ese programa era parte de las series de TV Equinox,[1] y aseguraba que a los científicos críticos de la teoría del calentamiento global se les negaba fondos.[6] Aunque el programa enfáticamente usó la palabra conspiración en su título, Patrick Michaels no era partidario de ese concepto, diciendo: «quizás no sea una conspiración, pero ciertamente es una coalición de intereses promotores de la teoría del invernadero; los científicos requieren fondos, para la televisión es una historia, para el gobierno una causa perdida».[7]
  • Bailey remarca «No es una conspiración, por supuesto: es un grupo de gente peleando para salvar al mundo de menos prescindentes y más fuerzas de "pescadores" ―nominalmente, las fuerzas del mercado―».[9]
  • En un discurso dado por el Comité del Senado de Estados Unidos sobre el Medioambiente y Obras Públicas, del 28 de julio de 2003, titulado «La ciencia del cambio climático»,[10] Senador James Inhofe (senador por Oklahoma) concluyó con la siguiente cuestión: «¿Con toda la histeria, toda la fealdad, toda la ciencia divulgada, podríamos reconocer al calentamiento global antropogénico como el mayor fraude jamás perpetrado sobre la gente?». Inhofe ha sugerido que los aceptadores del Protocolo de Kioto tales como Jacques Chirac están animando hacia una gobernanza mundial.[11]
  • En un artículo que también cita Inhofe, la American Free Press dijo:

    Fue un momento de explicitar a Chirac. El gobierno mundial es el foco principal del secreto Grupo Bilderberg, de donde él es una luminaria.[12]

  • Un artículo de Washington Post describió las visiones del climatólogo escéptico del calentamiento global William M. Gray citándolo como teniendo su «propia teoría conspirativa», diciendo:

    Gray ha hecho una lista de 15 razones para la histeria del calentamiento global. La lista incluye la necesidad de encontrar un enemigo luego del fin de la Guerra fría, y el deseo entre científicos, líderes del gobierno, ambientalistas, para encontrar una gran causa que los una para 'organizar, propagandizar, forzar conformidad y ejercer influencia política. Un gran gobierno global sería el máximo líder y controlador de un mundo mejor!»

    En ese artículo, Gray también cita el ascendiente de Al Gore cuando vicepresidente como iniciador de estos problemas aportando fondos federales. De acuerdo a Gray, la National Oceanic and Atmospheric Administration detuvo los fondos de investigación a él.[13]
  • El 1 de marzo de 2007, un artículo de la revista Whistleblower, publicación de WorldNetDaily, titulado «Histeria: exponiendo la agenda secreta detrás de la obsesión actual con el calentamiento global», donde aseveraba que «todos los mayores implicados ―desde políticos hasta científicos de grandes corporaciones y de las Naciones Unidas― se benefician de instilar temor a miles de millones de humanos sobre la teoría no probada del calentamiento global antropogénico».
  • Comentando las críticas del Grupo Lavoisier de australianos escépticos, por Clive Hamilton, la Cooler Heads Coalition (Coalición de Cabezas Frías), dice que «Hamilton acusa al Grupo Lavoisier de pintar las negociaciones de la ONU sobre calentamiento global como una elaborada conspiración donde centenares de climatólogos han destrozado sus resultados para pasarse a la Teoría del Cambio Climático para de proteger sus fondos de estudios» y añade, «Suena plausible para nosotros».[14]
  • Tim Ball, profesor de la Universidad de Winnipeg, escribió en una entrevista de febrero de 2007:

    Ustedes presentan a este incestuoso y pequeño grupo como controlando todos los procesos en las publicaciones y en el IPCC. Yo no soy un teórico sobre conspiraciones, y odio empujar hacia allí, pero pienso que hay un consenso conspirativo que continúa.[15]

  • En un artículo de 2009, James Delingpole escribió que

    Hay hoy un extenso y poderoso cuerpo de intereses contra gobiernos como el del presidente Obama, que intenta usar el «calentamiento global» como excusa para mayores impuestos, regulaciones y protectionismo; compañías de energía e inversores que harán fortunas del mercado del carbón; ONG como Greenpeace, que para obtener fondos dependen de la ansiedad pública; ecologistas que necesitan hablar constantemente para justificar sus trabajos».[17]

    De acuerdo con George Monbiot, estas son

    las usuales teorías conspirativas [...] que trabajan para suprimir la verdad, que presumiblemente hoy incluye virtualmente a la comunidad entera científica, y desde Shell a Greenpeace, y desde la revista The Sun hasta Science».[18]

  • La Organización Lyndon LaRouche denunció que en la Conferencia científica de 1975 se originó el «Fraude del Calentamiento Global»[19] [20]
  • Lord Christopher Monckton denuncia que el acuerdo para la «Conferencia de Copenague de Cambio Climático» es establecer una gobernanza mundial. Esta denuncia ha sido ampliamente reportada y endosada por comentaristas como Janet Albrechtsen [1]

Representaciones ficcionales[editar]

  • La novela State of Fear de Michael Crichton describe una conspiración por científicos y otros para crear pánico público acerca del calentamiento global. La novela incluye 20 páginas de notas al pie, descritas por Crichton como dando las bases fácticas de los elementos del complot de la historia.[21] [22]
  • El periodista de divulgación científica Eduardo Ferreyra, Presidente de la Fundación Argentina de Ecología Científica (FAEC) expone en el Capítulo 8, «La Política de Kioto», de su libro Clima feroz, profusamente documentado, los antecedentes históricos de las innumerables conspiraciones que se registran en la historia, y la manera en que nace la actual conspiración global del cambio climático antropogénico.

Participantes[editar]

Muchos de los que se ubican como participantes de una conspiración para promover la teoría del calentamiento global aparecen prominentemente en otras teorías conspirativas. Se incluye a organizaciones como

e individuos:

Motivos[editar]

Existen un número de diferentes, y a veces contradictorios motivos que han sido denunciados como conspiración para promover la idea del calentamiento global

  • Deseo de parte de Naciones Unidas y sus promotores de ir hacia un sistema de gobierno mundial o gobernanza global. Los proponentes de esta teoría frecuentemente fortalecen el rol de Maurice Strong.[8]
  • Deseo de parte de los ambientalistas en impedir la industria a base de carbón, en desarrollo en África[27]
  • Deseo de parte de los ecologistas en promover el desarrollo industrial muy polucionante en África, mientras reducen los output industriales en Estados Unidos.[28]
  • Deseo de parte de los climatólogos en atraer fondos financieros para investigación[27]
  • Deseo del gobierno en subir impuestos
  • Deseo de parte de activistas de la izquierda política en promover la agenda descrita por Melanie Phillips[5] como una ideología de «izquierda, antiestadounidense, antioccidente de la mano de la antiglobalización y la creencia de que todo lo que lleve a un mundo industrializado debe voltearse. La agenda para romper ese mundo es revelado por presunciones altamente cuestionables hechas por modeladores climáticos sobre desarrollos en economía, tecnología o movimientos poblacionales, que afectan las emisiones y consecuentemente las predicciones de temperatura.»
  • Deseo de parte de los líderes conservadores incluyendo a Margaret Thatcher,[27] [29] y Helmut Kohl[30] en promover la energía nuclear mientras atraen el soporte político de Grupos Verdes
  • Deseo de parte de líderes de izquierda en promover el socialismo:
    • De acuerdo a una contribución crítica especial escrita por Lawrie McFarlane en Times Colonist de Victoria (Columbia Británica): «Para el socialismo, al menos en sus formas tempranas, comparten los mismos instintos -- romper con la propiedad privada, animus hacia la salud, urgir a perseguir un gran gobierno. Y como los ambientalistas, marchando bajo el estandarte de una moral superior. (...) El ecologismo no es una religión ni una ciencia. Es una misión política, ofreciendo las mismas promesas a sus seguidores: el delicioso sentimiento de hacer lo correcto, y más aún, corriendo cosas».[31]
    • El presidente checo Václav Klaus dijo que «Esta ideología reza a la Tierra y a la naturaleza y bajo sus eslóganes de su protectorado desean reemplazar la libre y espontánea evolución de la humanidad por una suerte de hoax global, planificación de todo el mundo»[32]

Motivos ideológicos[editar]

Las afirmaciones hechas o alegadas por varios proponentes de las políticas del cambio climático han sido citadas con la idea de que el calentamiento global antropogénico puede ser usado primariamente para propósitos políticos.

  • De acuerdo al crítico editorial de Peter Menzies en el diario Calgary Herald, Christine Stewart, ministro canadiense de Ambiente y Obras del Partido Liberal de Canadá, dijo en 1998 que «No hay problemas si la ciencia es toda falsedad, pues hay beneficios colaterales ambientales».[33]
  • De acuerdo al libro Ciencia bajo sitio (1993) de Michael Fumento, el senador estadounidense Timothy Wirth (diputado por Colorado) dijo que «Seguiremos con la agenda del calentamiento global. Incluso si la teoría del calentamiento global fuera errónea, estaríamos en el buen camino, en términos de políticas económicas y ambientales».[34] [35]

Críticas[editar]

Las críticas de las denuncias de que científicos y otros con el calentamiento global promueven un fraude u hoax han sido comúnmente usados con el término «teoría conspirativa» para describir esa visión. Por otro lado, aquellos que describen el consenso científico sobre calentamiento global como «hoax», «fraude» o aún «conspiración», con frecuencia objetan el uso del término «teoría conspirativa» o «teóricos conspirativos» para describrlos a ellos y a sus visiones.[15] Steve Connor enlaza los términos «hoax» y «conspirativo», diciendo:

Leyendo los resúmenes técnicos del reporte IPCC, está claro que da la impresión de que tal cambio climático es un hoax conspirativo de la ciencia del establishment.[36]

En una pieza titulada Teoría conspirativa de Crichton, Harold Evans describió tal teoría Crichton como siendo «en el estilo político paranoide identificado por el renombrado historiador Richard Hofstadter», sugiriendo que «si usted quiere estar en el mercado con una teoría conspirativa hoy, sería más creible un documento del grupo de presión Greenpeace», nominalmente con fondos del ExxonMobil de grupos opuestos a la teoría del calentamiento global[37]

El documental The Great Global Warming Swindle (La Gran Estafa del Calentamiento Global) recibió muchas críticas. George Monbiot describó «la misma vieja teoría conspirativa que hemos escuchado de los detractores de la industria en la última década».[38] El secretario de Estado del RU para el Ambiente, Agricultura y Asuntos Rurales, David Miliband presentó una refutación a los principales puntos del filme y argumentó «Siempre hay gente con teorías conspirativas tratando de tirar abajo el consenso científico, y eso es parte del debate científico y democrático, pero la ciencia del cambio climático luce bien para mí».[39] John Houghton dijo: «La más prominente persona en el programa fue Lord Lawson, canciller del Exchequer quien no es científico y tiene pequeño conocimiento de ciencias pero quien es parte de la creación de una teorría conspirativa que cuestiona los motivos e integridad de la comunidad científica global, especialmente por representantes del IPCC».[2]

Contradenuncias de conspiraciones[editar]

Algunos que aceptan la opinión científica sobre el cambio climático antropogénico, donde el humano es largamente responsable de recientes y proyectados calentamientos, han similarmente acusado a sus oponentes de ser motivados por intereses financieros o ideológicos, y en algunos casos usan el término «conspirativo» para describirlo. El Secretario del Interior de Estados Unidos (United States Secretary of the Interior) Bruce Babbitt afirmó en 1998:

Es un tema infeliz que las compañías petroleras y del carbón de Estados Unidos se han unido en una conspiración para contratar pseudocientíficos para refutar los hechos. [...] Las compañías de energía necesitan ser llamadas a explicar pues están haciendo lo contrario a Estados Unidos en la mayoría del sentido básico. Se están comprometiendo con nuestro futuro aceptando los hechos presentados por sus subordinados científicos y desatendiendo al pueblo estadounidense».[40]

Más evidencia de fondos de la industria energética para los negadores del cambio climático ha sido producido por Greenpeace con su proyecto Exxon Secrets.[41] [42] ExxonMobil anunció en 2008 que cortaría los fondos a muchos de los grupos escépticos a la ciencia del calentamiento global aunque continua solventando a «dos docenas de otras organizaciones que cuestionan la ciencia del calentamiento global o atacan las políticas de solución de la crisis».[43]

Un estudio llevado a cabo por la Royal Society (de Reino Unido) halló que en 2005 ExxonMobil distribuyó $2,9 millones a 39 grupos a los que la sociedad llama «malos representantes de la ciencia del cambio climático», para evitar la evidencia negativa.[44]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b «Equinox:Global Warming Conspiracy».
  2. a b «The Great Global Warming Swindle». The John Ray Initiative.
  3. Más ejemplos de este reclamo, y del uso del término «conspiración» y «teoría conspirativa» para describirla, se dan en el cuerpo del artículo
  4. «Revisitando el hoax del calentamiento global».
  5. a b «"The global warming fraud"». Daily Mail.
  6. «Global Conspiracy».
  7. «Greenhouse Conspiracy».
  8. a b «Who is Maurice Strong». National Review.
  9. Ronald Bailey (1 de septiembre de 1997). «Who is Maurice Strong? - International political player - Cover Story» págs. 3.
  10. a b Clima, artículo en el sitio web James M. Inhofe, senador de Estados Unidos por Oklahoma.
  11. «Senate Environment And Public Works Committee».
  12. a b «Kyoto».
  13. «The Tempest».
  14. «Antarctic Cooling Down; The Antarctic Ice Sheet is Growing; Hansen Downgrades Warming Threat». Cooler Heads Coalition.
  15. a b «A Skeptic's Take on Global Warming - HUMAN EVENTS». Consultado el 16 de noviembre de 2007.
  16. «U. S. Senate Minority Report: More Than 700 International Scientists Dissent Over Man-Made Global Warming Claims». U.S. Senate Committee on Environmental & Public Works. Consultado el 4 de junio de 2009.
  17. James Delingpole, Meet the man who has exposed the great climate, The Spectator, 8 de julio de 2009
  18. George Monbiot, «Spectator recycles climate rubbish published by sceptic», en The Guardian (Londres), 9 de julio de 2009.
  19. http://www.larouchepub.com/eiw/public/2007/2007_20-29/2007-23/pdf/50-55_723.pdf
  20. «LaRouchePAC».
  21. «Checking Crichton's Footnotes». Boston Globe.
  22. «Crichton Strikes Devastating Blow to Alarmist». Heartland Institute.
  23. Joseph A. Klein (17 de noviembre de 2005). Global Deception: The UN's Stealth Assault on America's Freedom. World Ahead Publishing. ISBN 0974670146. 
  24. «Conspiracy Times, What does Conspiracy Times believe?». Consultado el 15 de marzo de 2008.
  25. a b c The Marxist roots of the global warming scare at www.renewamerica.us
  26. a b [http://www.canadafreepress.com/2007/cover021607.htm Revved up Global Warming, collapse of auto industry equal 'The Hijacking of America'
  27. a b c Al Webb (6 de marzo 2007). «Global warming labeled a “scam”». Washington Times. 
  28. Edmund Peterson (abril de 2001). «Global Warming: Hot Air That's Going to Make Me Colder and Poorer». Proyecto 21 New Visions. Consultado el 28 de agosto de 2007.
  29. Steven Milloy (19 de marzo 2007). «Must-See Global Warming TV». Fox News. Consultado el 28 de agosto de 2007.
  30. Michael Duffy (9 de abril 2005). «Una mirada fría y pesada sobre un tópico caliente». Sydney Morning Herald. Consultado el 28 de agosto de 2007.
  31. Lawrie McFarlane (22 de febrero 2007). «Environmentalism: The new socialism». Times Colonist. Consultado el 28 de agosto de 2007.
  32. «Czech President: Environmentalist 'Religion' Like Communism». Reuters (21 de marzo 2007). Consultado el 28 de agosto de 2007.
  33. Concerniente al costo de Kioto
  34. Dossier - Timothy Wirth
  35. Extractos del libro «Science under siege», de Michael Fumento.
  36. «Steve Connor: Global warming is not some conspiratorial hoax - Independent Online Edition > Commentators». Consultado el 16 de noviembre de 2007.
  37. «BBC NEWS». Consultado el 16 de noviembre de 2007.
  38. «Monbiot.com � Another Species of Denial». Consultado el 16 de noviembre de 2007.
  39. «The Great Climate Change Swindle?».
  40. «Senator Murkowski Defends the Greenhouse Warming Debate». Consultado el 23 de noviembre de 2008.
  41. «Exxon Secrets». Consultado el 23 de diciembre de 2008.
  42. «The denial industry». Consultado el 23 de diciembre de 2008.
  43. «Exxon to cut funding to climate change denial groups». Consultado el 23 de diciembre de 2008.
  44. «Exxon corta fondos a críticos del cambio climático». Consultado el 23 de diciembre de 2008.