Gobernanza mundial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Espacios de gobernanza mundial
Según el Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo (Naciones Unidas)[1]
Grupo de los Siete (G7) Group of Seven (G7) Countries.svg
Grupo de los 20 (G20) G20.svg
BRICS BRICS.svg
Grupo de los 77 G 77.svg
Movimiento de Países No Alineados NAM Members.svg
El experto también ha incluido el Foro Económico Mundial y el Grupo Bilderberg.

El tema de la gobernanza mundial aparece en el contexto de la llamada globalización. Ante la aceleración de las interdependencias – a escala mundial – entre las sociedades humanas y también entre la humanidad y la biosfera, la “gobernanza mundial” sirve para definir la elaboración de reglas en esta escala.[2]​ A sí mismo, denota un sistema compuesto tanto por instituciones gubernamentales como por mecanismos informales no gubernamentales y asocia a actores políticos, que en conjunto, reflejan el hecho de que el sistema de Estado no es la única fuente de potencia contemporánea.[3]

Antes del fin de la Guerra Fría se trataba principalmente de regular y limitar el poder de los Estados para evitar los desequilibrios de poder y la ruptura del statu quo, el desafío actual de la gobernanza mundial consiste en tener un mayor peso colectivo sobre el destino del mundo mediante el establecimiento de un sistema de regulación de las numerosas interacciones que superan la posibilidad de acción de los Estados.[4]​ Por el contrario, la homogeneización política del planeta, gracias a la aparición de la llamada democracia liberal, que se declina en formas diferentes, eventualmente podría facilitar el establecimiento de un sistema de gobernanza mundial que supera el laissez-faire del mercado y la paz democrática imaginada originalmente por Immanuel Kant, y que puede considerarse una especie de laissez-faire geopolítico.[5]

A pesar de la globalización a menudo vista como un proceso de homogeneización implacable, los intereses nacionales son heterogéneos. Por otra parte la búsqueda de soluciones a los problemas mundiales provoca el desplazamiento de las prioridades de integración de la gestión de las relaciones bilaterales hacia la organización de la acción colectiva. El resultado es un nuevo modelo de representación y gestión de la interdependencia, que tiende a aplicarse a un número cada vez mayor de ámbitos.[4]​ También es destacable la aparición de una conciencia cívica mundial, en parte integrada por una crítica frente a la globalización. Así cada vez son más los movimientos y organizaciones que establecen su discurso a escala internacional o mundial.[6]

En un principio el ámbito temático de la gobernanza global puede contener temas heredados de la geopolítica o de la teoría de las relaciones internacionales (por ejemplo, paz, defensa, geoestrategia, diplomacia, relaciones comerciales ...), pero a medida que la globalización se consolida, y que el número de interdependencias aumenta, la escala mundial deviene protagonista indispensable de un mayor número de temas. En este sentido existen propuestas y experiencias para la formación de un mayor número de redes e instituciones en todos los temas, que operan a escala planetaria. Estas conciernen a los partidos políticos;[7]​ a los sindicatos;[8]​ a las administraciones regionales;[9]​ y a los parlamentarios de los Estados soberanos.[10]

El crecimiento exponencial de nuevas tecnologías y especialmente de Internet, ha sido acompañado por el desarrollo de una comunidad mundial de producción e intercambio de bienes que está cambiando el paisaje de la industria del entretenimiento, y que influye en el comportamiento social de un número cada vez mayor de personas, así como en las pautas de organización de las instituciones, las empresas y la sociedad civil.[4]​ Más allá de las comunidades peer-to-peer y de los proyectos de elaboración colectiva del conocimiento, tales como Wikipedia, que implican a millones de usuarios en todo el mundo, hay otros proyectos innovadores, tales como los tipos de propiedad alternativos a la propiedad privada como los Creative Commons, así como la práctica de la ciberdemocracia y la posibilidad de desarrollarla a escala sectorial, regional y mundial.[11]

Origen del término[editar]

Ciudadanos de Alemania Oriental (sobre el muro) saludan a sus vecinos de Alemania Occidental (bajo el muro), junto a la Puerta de Brandemburgo, en 1989

El fin de la Unión Soviética en 1991 marcó el final de un periodo de la historia universal, considerado de “equilibrio”. Después de este acontecimiento el planeta se encuentra en una fase de ruptura geoestratégica. El modelo de “seguridad nacional”, por ejemplo, aunque continúa siendo válido para la mayoría de gobiernos, deja lugar progresivamente a una consciencia colectiva emergente que va más allá de ese marco estricto.[12]

Hasta comienzos de los años 1980, la cuestión de la gobernanza mundial no era tenida en cuenta. El término usado era el de interdependencia para definir la gestión de las relaciones entre estados. En el contexto de la era post-Guerra Fría, una nueva visión aparece a lo largo de esa década, a partir de un conjunto de cuestiones:

  • Aumento de interés en el tema de la mundialización y debilitamiento progresivo de los Estados nación, que da lugar a una perspectiva de desplazamiento hacia el nivel mundial de herramientas de regulación que han perdido eficacia a escala nacional o regional.[13]
  • Intensificación de la inquietud relativa al medio ambiente mundial, que recibe una sanción multilateral con ocasión de la cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (1992). Los temas del clima y de la biodiversidad, que son tratados en prioridad en esta ocasión, representan un enfoque nuevo, que será conceptualizado con la expresión de Bien público mundial.[14]
  • Emergencia de conflictos normativos (comercio y medio ambiente, comercio y derechos sociales comercio y sanidad pública), que, además de alargar los debates clásicos sobre los efectos sociales de las políticas de estabilización macroeconómica, destapan la cuestión del arbitrio entre objetivos igualmente legítimos en un sistema de gobernanza sectorial en el que los grandes temas de la interdependencia se confían a una institución internacional especializada. Estos conflictos, aunque a menudo son limitados, gozan de un gran alcanza simbólico puesto que relevan la cuestión de los principios y las instituciones de arbitraje.[15]
  • Mayor cuestionamiento, por último, de las normas e instituciones internacionales, por parte de los países en desarrollo que tienen dificultades para aceptar que los países industrializados mantengan el poder y den privilegio a sus propios intereses, y por parte de una sociedad civil para quien el sistema de gobernanza internacional se ha convertido en el verdadero centro de poder, y que se rebela al mismo tiempo contra sus principios y sus procedimientos. Si estas dos críticas a menudo son opuestas en sus hipótesis y objetivos, pueden coincidir para desafiar la posición dominante de los países desarrollados y de las grandes organizaciones, como lo ha demostrado simbólicamente el fracaso de la cumbre de Seattle de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1999.[16]

Gobernabilidad y gobernanza[editar]

La cumbre del G-20 de Osaka fue la decimocuarta reunión del G20. Se llevó a cabo los días 28 y 29 de junio del 2019 en Osaka.[17]

La noción de “gobernanza” es a la vez polisémica y polémica. Se confunde muy a menudo con el término gobernabilidad. Aunque estos dos conceptos no son sinónimos, hay debate sobre los criterios que permiten distinguirlos. Ambos traducen la noción anglosajona de governance, aunque solo gobernabilidad traduce governability, que se usa de manera más restringida.

Los términos gobernanza y gobernabilidad se utilizan mucho en los ámbitos del management privado, de las organizaciones internacionales, de las ciencias sociales y de las instituciones políticas tanto nacionales como regionales (por ejemplo, la Unión Europea[18]​).

La rápida difusión de la palabra desde los años 1990 parece traducir la conciencia de un cambio de paradigma en las relaciones de poder. Se ha percibido la insuficiencia del concepto clásico de “gobierno” para describir las transformaciones que se han ido produciendo en el contexto de la globalización. Ante el surgimiento de empresas multinacionales con presupuestos superiores a los de ciertos estados soberanos o de organizaciones no gubernamentales con una creciente capacidad de acción y de presión en los ámbitos tanto local como internacional, los gobiernos nacionales han pasado de ser la referencia central de la organización política a ser uno de sus componentes.

La gobernanza es una noción que busca -antes que imponer un modelo- describir una transformación sistémica compleja, que se produce a distintos niveles -de lo local a lo mundial- y en distintos sectores -público, privado y civil-.

Temas de la gobernanza mundial[editar]

Derecho global[editar]

Países con políticos implicados directa o indirectamente en los Panama Papers.
El derecho administrativo global (global administrative law, GAL o "derecho administrativo de la gobernanza global") es un campo emergente de investigación y práctica jurídica, basado en dos ideas centrales: primero, que mucho de lo que generalmente se describe como gobernanza global puede ser caracterizado adecuadamente como procedimientos administrativos; y, segundo, que crecientemente ese campo de acción está siendo regulado por principios, reglas y mecanismos asociados al derecho administrativo[19]​ - en particular, participación, transparencia, accountability, y revisión.[20]​ GAL, entonces, se refiere a las estructuras, procedimientos y estándares normativos para los procesos regulatorios de toma de decisiones, incluyendo transparencia, participación y revisión, y los mecanismos regidos por reglas para implementar esos estándares, que son aplicables a (i) organismos formales intergubernamentales,[21]​ (ii) redes informales regulatorias intergubernamentales; (iii) decisiones regulatorias de gobiernos nacionales que sean parte o que se encuentren limitadas por un régimen internacional intergubernamental; y (iv) a regímenes híbridos público-privados u órganos privados transnacionales regulatorios. El foco del campo no es el contenido específico de reglas sustantivas, sino la operación de principios y reglas procedimentales posibles o existentes, y la revisión de otros mecanismos relacionados con la accountability, transparencia, participación y revisión de legalidad en la gobernanza global.[22]

Constitución Mundial[editar]

La Constitución del mundo no es el Gobierno del mundo, sino la regla de compromiso y la brújula de todos los Gobiernos para el buen gobierno del mundo
Una Constitución Mundial, surgida de un proceso de establecimiento de una comunidad global, servirá como una referencia común para establecer una jerarquía de derechos y obligaciones aplicables a los organismos de las Naciones Unidas y otras instituciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y la Organización Mundial del Comercio.
—Pierre Calame y Gustavo Marin[24]

Tras la disolución de la Unión Soviética se ha ido gestando en las relaciones internacionales una crisis que afecta a lo que el jurista italiano Luigi Ferrajoli ha considerado como “ese embrión de constitución mundial que representan la Carta de las Naciones Unidas, y las distintas declaraciones y convenciones sobre los derechos fundamentales”.[25]​ Sin embargo, no existe consenso sobre el hecho de que dicha carta represente la constitución mundial.[26]

La idea de una constitución mundial tiene antecedentes como por ejemplo cuando en el siglo XIV las ciudades-estado italianas desarrollaron la “doctrina estatutaria” para solucionar los problemas que surgieran entre las múltiples jurisdicciones legales. A pesar de su larga historia, la creación de un sistema sensible al bienestar de todas las personas ha chocado con el problema de la soberanía del estado nación, por lo que los intentos de establecer una ley internacional solo han tenido un éxito parcial. Y es que el estado nación tiene la prerrogativa de pasar por alto leyes o derechos reconocidos por terceros.[27]

Reforma de las Instituciones Internacionales[editar]

Uno de los aspectos más importantes de la reforma de la Organización de las Naciones Unidas es el problema de la representatividad en la Asamblea General.[28]​ En la Asamblea, que funciona sobre el principio de "un Estado un voto", estados con un tamaño extremadamente desigual tienen el mismo peso en la votación, lo que distorsiona la representatividad.[29]​ Como resultado de ello, son las instancias de acción o de concertación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas las que toman las decisiones.[30]

Por otra parte, la reforma del sistema monetario internacional busca resolver el problema más destacado por el economista británico John Maynard Keynes: “la asimetría entre el ajuste de los Estados Unidos y otros países deficitarios (especialmente europeos) y el comportamiento macro de las economías con superávit, entre ellas China, los países petrolíferos y Alemania”.[31]​ Así, por ejemplo, durante la Gran Recesión el presidente del Banco Popular de China planteó que era necesario eliminar paulatinamente el papel desempeñado el dólar estadounidense en el centro del sistema y la Comisión de Expertos de la Naciones Unidas sobre Reformas del Sistema Monetario y Financiero Internacional se centro en la modificación del sistema mundial de reservas.[31]

Supranacionalidad[editar]

La supranacionalidad es un sistema político en el cual determinados estados ceden parte de sus atribuciones de gobierno (en mayor o menor medida, dependiendo del grado de supranacionalidad) a organismos internacionales que afectan a más de una nación. Uno de los objetivos de los gobiernos supranacionales desde el punto de vista del globalismo es la internacionalización de la economía, la implantación de sistemas monetarios supranacionales, etc., aunque se pueden tener otros objetivos, como la regulación de las transacciones internacionales y la preservación de los derechos humanos, el medio ambiente y otros objetivos similares...

Es importante diferenciar el término nación de Estado, ya que el primero tiene un sentido más bien cultural e histórico y el segundo tiene que ver con las estructuras gubernamentales que pueden tener una nación o un conjunto de naciones.

La supranacionalidad se advierte especialmente en que las decisiones de los organismos no necesitan ser refrendadas por los Estados para entrar en vigor (a diferencia de los tratados internacionales clásicos).

Medio ambiente y gestión del planeta[editar]

Acuerdo de París dentro de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático
     Partes      Firmantes     Partes también cubiertas por la ratificación de la Unión Europea     Firmantes también cubiertos por la ratificación de la Unión Europea

La gobernanza ambiental es el gobierno y administración del medio ambiente y los recursos naturales desde su consideración como un bien público mundial, de la categoría específica de los que se dividen al compartirse.[32]​ El carácter mundial de estos bienes deriva de la presencia de cada uno de los elementos que los componen en un sistema integrado. Así, todo el mundo se beneficia de la atmósfera, el clima y la biodiversidad entre otros, y al mismo tiempo todo el planeta sufre los efectos dramáticos del calentamiento mundial, de la reducción de la capa de ozono o de la pérdida de biodiversidad. Esta dimensión planetaria apela a una gestión compartida.

Un bien público se caracteriza por la no-rivalidad (el recurso natural adquirido por alguien puede serlo en todo momento por alguien más) y por la no-exclusividad (es imposible impedir a alguien el consumo de ese bien). Sin embargo a los bienes públicos se les reconoce un beneficio y en consecuencia un valor. La noción de bien común mundial aparece pues para establecer una pequeña distinción: son los bienes necesarios para la vida y no deben ser controlados por una sola persona o un solo Estado...

Es así que este carácter de no-rivalidad precisa de una gestión no competitiva ni depredadora como la del llamado mercado libre, que llevaría a su extinción, y al mismo tiempo obliga a establecer un valor económico al recurso pues su gratuidad también conduciría al mismo resultado. El agua es tal vez el mejor ejemplo de este tipo de bienes.

Pero el estado de cosas actual en la gobernanza ambiental dista de cumplir cualquiera de estos imperativos. Frente a la necesidad de responder al carácter complejo de la problemática ambiental se necesita una gestión multilateral coherente entre los más diversos actores implicados, pero la comunidad mundial ha sido incapaz de responder a este desafío y la gobernanza actual adolece de una serie de lacras. Así, "a pesar de la consciencia creciente en torno a las cuestiones ambientales en los países desarrollados y en vías de desarrollo, la degradación del ambiente continua, y nuevos problemas ambientales aparecen. Todo ello se debe al estado crítico de la gobernanza ambiental mundial. Esta es incapaz de tratar adecuadamente los problemas ambientales, por causa de varios factores. La gobernanza fragmentada en el seno de las Naciones Unidas, la falta de implicación de las instituciones financieras, la proliferación de acuerdos ambientales que entran a menudo en conflicto con medidas comerciales. Además de todo esto, la división entre los países del Norte y el abismo persistente entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo, han de ser tenidos en cuenta para entender el fracaso institucional de la actual gobernanza ambiental mundial".[33]

Economía y mundialización[editar]

Las 10 corporaciones más grandes por capitalización de mercado en 2020 (en inglés).

Se entiende por gobernanza financiera el conjunto de procesos, reglas, normas, valores e instituciones a través de los cuales los diferentes actores (organismos públicos locales, estatales e internacionales , así como empresas, movimientos sociales y ciudadanos, entre otros) gestionan las finanzas, es decir los sistemas y los mercados financieros, en cualquier territorio desde la escala local a la mundial. En tanto que suma de elementos diversos, la gobernanza financiera presenta una "arquitectura" o "cartografía", es decir un modelo formal más o menos estructurado en el que se sitúan éstos elementos y las relaciones que se establecen entre ellos.

La progresiva globalización de los mercados financieros y la influencia determinante de la economía mundial sobre las economías nacionales, que han tenido lugar durante las últimas décadas, provocan que la problemática, los desafíos y las actividades relacionadas con las finanzas, es decir, la gobernanza financiera a escala mundial, pasen a ocupar hoy en día una situación predominante, en comparación con la gobernanza de las finanzas que acontece en escalas inferiores y especialmente en detrimento de los sistemas financieros nacionales. Por ese motivo será también objeto de especial interés en esta nota.

Todo sistema financiero tiene por misión fundamental la aportación, la autorización y la valorización de crédito para la sociedad de la que forma parte. Según Dembinski[34]​ la finanza es un subsistema económico que cumple tres funciones específicas: a) garantizar el tráfico de pagos; b) recolectar el ahorro y ponerlo al servicio de proyectos de inversión; y c) evaluar el riesgo, atribuirle un valor y permitir que sea asignado de forma eficiente. Según Germain[35]​ a la misión principal de cualquier sistema financiero contemporáneo de asegurar el aporte de fondos para el desarrollo de la sociedad, se añade la procura de un cierto grado de equidad social y de autonomía política.

En la actualidad el sistema financiero se caracteriza por dominar al mercado económico por el mayor valor y la mayor inmediatez de sus transacciones, en un contexto en el que los dos compiten en el mismo terreno (uso de los mismos medios de cambio, concretamente el mismo sistema monetario).

Desde una óptica geopolítica, el sistema financiero mundial contemporáneo se caracteriza por una transferencia creciente de influencia hacia los países emergentes a causa de la expansión económica de sus mercados. Finalmente la Crisis financiera de 2008 ha puesto sobre la mesa el debate sobre la necesidad de una gobernanza que responda a las expectativas del conjunto de actores del sistema financiero. Según Germain se trata de determinar qué organizaciones están implicadas en la gobernanza, y cómo interactúan, mediante normas y acuerdos, en miras a producir sistemas transparentes, legítimos, eficientes y justos.

A raíz de esta crisis, un número cada vez mayor de autores (ver la sección de propuestas) concuerdan en la necesidad de dejar atrás un modelo financiero orientado hacia la maximización del corto plazo y de la especulación, y entrar en otro que recupere su función original de apoyo a la eficacia de la economía productiva como uno de los factores generadores de bienestar social.

Paz, seguridad y resolución de conflictos[editar]

Ubicación de los conflictos activos alrededor del mundo, marzo de 2021.
     Grandes guerras, más de 10.000 muertes al año.     Guerras y conflictos, 1.000–9.999 muertes al año.     Pequeños conflictos, 100-999 muertes al año.     Escaramuzas y enfrentamientos, menos de 100 muertes al año.

La forma e intensidad de los conflictos armados ha cambiado desde la caída del Muro de Berlín en 1989. Los atentados del 11 de septiembre de 2001, las guerras en Afganistán e Iraq, los atentados sistemáticos ponen de manifiesto, entre otras cosas, que los conflictos pueden ser mortales, no sólo directamente para las partes beligerantes, sino también para el resto del mundo.[36]

Al mismo tiempo, las guerras civiles siguen produciéndose especialmente en las regiones algunos países de África Oriental y central y el Oriente Medio. Estas zonas y otras seguían inmersas en situaciones de crisis, obstruidas por regímenes autoritarios, y sectores enteros de su población sumidos en una baja calidad de vida. Las guerras y los conflictos tienen muchas causas: desigualdades económicas, conflictos sociales, sectarismo religioso, disputas territoriales, control de los recursos clave como el agua y la tierra. En todos los casos, lustran una crisis profunda de la gobernanza mundial.[37]

El ambiente bélico que resulta de estas acciones impregna las relaciones internacionales de un nacionalismo competitivo y contribuye, tanto en los países ricos como en los pobres, a aumentar los presupuestos militares y drenar grandes sumas de fondos públicos hacia la industria de armamentos y la innovación científica con fines militares, y contribuir al mismo tiempo a una mayor inseguridad global. Se trata de enormes sumas de las que sólo una parte sería suficiente para resolver el problema de las necesidades básicas de la población mundial y reducir drásticamente las causas que conducen a las guerras y al terrorismo.[38]

Se estima que cada año se producen más de 1,5 billones de dólares en gastos militares en todo el mundo (2,7% del PIB mundial),[39]​ lo que representa un descenso de 1990, cuando los gastos militares hicieron un 4% del PIB mundial. Parte va a la adquisición de equipo y servicios militares de la industria militar. Las ventas de armas totales de las 100 empresas productoras más grandes del mundo ascendieron a un estimado de 315 mil millones de dólares en 2006.[40]​ En 2004, más de $ 30 mil millones se gastaron en el comercio internacional de armas (una cifra que excluye las ventas interiores de armas).[41]​ El comercio de armas también ha sido uno de los sectores afectados por la crisis del crédito, con un valor total de la transacción en el mercado de reducir a la mitad de EE. UU. $ 32.9bn a EE. UU. $ 14.3bn en 2008. [4] Muchos países industrializados tienen una industria nacional de armas para abastecer sus propias fuerzas militares. Algunos países también tienen un comercio nacional legal o ilegal sustancial de armas para su uso por los ciudadanos. El comercio ilegal de armas pequeñas es frecuente en muchos países y regiones afectados por la inestabilidad política.

En cuanto al papel de las instituciones internacionales en la resolución de los conflictos armados, pequeñas unidades de despliegue rápido podrán intervenir en la región correspondiente, con un mandato exclusivo de un sistema de Naciones Unidas refundado y democrático, o por defecto por las autoridades regionales competentes como la Unión Europea. Estas unidades pueden estar compuestas "a la carta" para cada conflicto, por ejércitos de varios países, como fue el caso de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (FINUL) en el conflicto israelo-libanés de 2006. A cambio, ningún ejército nacional será autorizado a intervenir unilateralmente fuera de su territorio sin un mandato de la ONU o regional.[42]

Por último, otra cuestión que merece ser tratada es la de las condiciones legítimas del uso de la fuerza y de la conducta durante la guerra. Jean-René Bachelet intenta responder con una conceptualización de la ética militar que esté en consonancia con la exigencia del "principio de humanidad". El autor define este principio así: "todos los seres humanos pertenecen a una humanidad común y todos tienen derecho al respeto de su vida, su integridad y su dignidad."[43]

Ciencia, educación, información y comunicación[editar]

El proyecto Una portátil por niño/a u OLPC (del inglés "One Laptop Per Child"), fue un proyecto centrado en la distribución de una computadora portátil fabricada con el propósito de proporcionar, a cualquier niño/a del mundo, información, la posibilidad de construir conocimientos y obtener acceso a las tecnologías de la información como una forma moderna de educación. El proyecto iniciado por Nicholas Negroponte contaba con el apoyo y colaboración de Google, AMD, Red Hat, News Corp, Brightstar Corp y otras empresas.[44]
La entonces eurodiputada Amelia Andersdotter habla durante el Foro de Gobernanza de Internet 2012 (en inglés).

Gobierno de TI es el alineamiento de las Tecnologías de la información y la comunicación (TI) con la estrategia del negocio. Hereda las metas y la estrategia a todos los departamentos de la empresa, y proporciona el mejor uso de la tecnología y de sus estructuras organizativas para alcanzarlas.

Aún y cuándo no existe una definición exacta de lo que es la gobernanza de tecnologías de la información (TI), trataremos de conceptualizarla tomando los puntos clave de los conceptos que mayormente se utilizan para hacer referencia a la gobernanza de TI.

¿Qué es Gobierno de TI?

El Gobierno de TI consiste en un completo marco de estructuras, procesos y mecanismos relacionales. Las estructuras implican la existencia de funciones de responsabilidad, como los ejecutivos y responsables de las cuentas de TI, así como diversos comités de TI. Los procesos se refieren a la monitorización y a la toma de decisiones estratégicas de TI. Los mecanismos relacionales incluyen las alianzas y la participación de la empresa/organización de TI, el diálogo en la estrategia y el aprendizaje compartido. (Jan van Bon, 2010)

El gobierno de las Tecnologías de la Información (TI) se ha desarrollado enormemente desde la aparición del estándar ISO/IEC-38500. Sin embargo las organizaciones suelen experimentar dificultades a la hora de la implementación del estándar, ya que los principales interesados pueden llegar a ser excluidos del marco de gobierno, provocando la ausencia de su necesaria implicación. (Angel Cobo Ortega)

Se entiende por Gobierno TI, el conjunto de acciones que realiza el área de TI en coordinación con la alta dirección para movilizar sus recursos de la forma más eficiente en respuesta a requisitos regulatorios, operativos o del negocio. (TCP, 2014)

Constituye una parte esencial del gobierno de la empresa en su conjunto y aglutina la estructura organizativa y directiva necesaria para asegurar que TI soporta y facilita el desarrollo de los objetivos estratégicos definidos.

Esto garantiza que:

Impacto socioeconómico de la pandemia de COVID-19[editar]

Países del mundo cuyas economías entraron en recesión en 2020 (en marrón).

ue causa la enfermedad}}

{{Ficha de enfermedad | nombre = COVID-19 | imagen = Symptoms of coronavirus disease 2019 3.0-es.svg | tamaño = 215px | pie = Síntomas[45]​ | especialidad = Infectología | síntomas = | causas = SARS-CoV-2 | complicaciones = Neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda, insuficiencia renal aguda, COVID-19 persistente | diagnóstico = RT-PCR cuantitativa, inmunoensayo, tomografía axial computarizada

| prevención =
Ver lista[46]

La enfermedad por coronavirus de 2019,[47]​ más conocida como COVID-19 o covid-19 o[nota 1]​el o la covid, corona e incorrectamente llamada neumonía por coronavirus o coronavirus,[nota 2]​ es una enfermedad infecciosa causada por el SARS-CoV-2.[55][56]

Produce síntomas similares a los de la gripe o catarro, entre los que se incluyen fiebre, tos,[57]disnea (dificultad respiratoria), mialgia (dolor muscular) [58]​y fatiga.[59][60]​ En casos graves se caracteriza por producir neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda,[61]sepsis[62]​ y choque séptico que conduce a cerca de 3,75 % de los infectados a la muerte según la OMS.[63]​ No existe tratamiento específico; las medidas terapéuticas principales consisten en aliviar los síntomas y mantener las funciones vitales.[59]

La transmisión del SARS-CoV-2 se produce mediante pequeñas gotas —microgotas de Flügge[64]​— que se e marzo de 2020

Gobernanza multipartes[editar]

Imagen que muestra el tiempo que se necesita para transportar mercancía por vía marítima (36 días) desde el este de China hasta Europa, por los 16 días que se emplearían en el transporte ferroviario con la Nueva Ruta de la Seda.

La gobernanza multipartes es un sistema de gobernanza nuevo y en evolución. Trata de reunir a las partes interesadas para que participen en el diálogo, la adopción de decisiones y la aplicación de respuestas a problemas percibidos conjuntamente. El principio en que se basa esa estructura es el siguiente: si los agentes que intervienen en una cuestión hacen suficientes contribuciones, la decisión consensuada final adquiere más legitimidad y puede aplicarse con mayor eficacia que una respuesta tradicional basada en el Estado. Si bien la evolución de la gobernanza multipartes se produce principalmente a nivel internacional, las asociaciones público-privadas (APP) son similares a las nacionales.

Las partes interesadas se refieren a un conjunto de agentes de diferentes esferas sociales, políticas y económicas que colaboran intencionadamente para gobernar un área física, social, económica o política. La gama de actores puede incluir empresas multinacional, gobiernos, organismos de la sociedad civil, expertos, académicos, líderes comunitarios, figuras religiosas, personalidades de los medios de comunicación y otros grupos institucionales.

Una condición mínima con relación a la gama de partes interesadas es que un grupo multipartes debe contar con por lo menos dos actores de diferentes grupos sociales, políticos o económicos. De no ser así, el grupo es una asociación empresarial (todos son grupos empresariales), un organismo multilateral (todos son gobiernos), un organismo profesional (todos son académicos), etc. Casi todos los organismos multipartes tienen por lo menos una corporación multinacional o un órgano afiliado a una empresa y por lo menos una organización de la sociedad civil o una alianza de organizaciones de la sociedad civil como miembros principales.

Entre las terminologías alternativas para la gobernanza multipartes figuran las iniciativas de múltiples partes interesadas,[65]​ múltiples partes interesadas,[66]​ los procesos de múltiples partes interesadas (MSP),[67]​ las asociaciones público-privadas (APP), los acuerdos de gobernanza informales y las regulaciones no estatales.

El término clave "multiparticipación" (o "multistakeholderism") se escribe cada vez más todo junto con el objeto de mantener la coherencia con su predecesor "multilateralismo" y para asociar esta nueva forma de gobernanza con uno de los principales actores implicados que también se suele escribir todo junto: las "multinacionales". La expresión "multiparticipación" se utiliza de manera similar en paralelo con el bilateralismo y el regionalismo.

Como forma de gobernanza mundial en evolución, solo un número limitado de organizaciones e instituciones participan en la multiparticipación. En varios ámbitos, fuerzas opuestas están desafiando activamente la legitimidad, la rendición de cuentas y la eficacia de estos cambios experimentales en la gobernanza mundial.

Índice de gobernanza mundial[editar]

La Asamblea General de las Naciones Unidas durante un periodo de sesión plenaria.

El Índice de gobernanza mundial (WGI por las siglas de su denominación en inglés, World Governance Index) es un indicador desarrollado en 2008 por el Foro para una Nueva Gobernanza Mundial (FnWG por sus siglas en inglés). Pretende proporcionar, año a año, una imagen precisa de la situación de la gobernanza mundial y de su evolución. Basándose en las posiciones de cada país individual y del mundo en general en términos de gobernanza, este índice se propone que quienes están a cargo de la gobernanza hagan las preguntas apropiadas cuando piensen en soluciones a uno de los principales problemas del siglo XXI.

Por ejemplo cuestiones como la Guerra comercial entre China y Estados Unidos o el cambio climático derivan de una mala gobernanza mundial.[68]​ El administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner, declaró en 2019: «Creo que existe la clara necesidad de mejorar la gobernanza y la creación de instituciones, porque los países en los que los Gobiernos no funcionan, tarde o temprano se desmoronan.»[69]

El Índice de gobernanza mundial no debe confundirse con el Índice de buen gobierno, elaborado por otra institución y que utiliza indicadores análogos, pero combinados de forma diferente.[70]

Desglobalización[editar]

Activista de Hong-Kong manifestando contra la Organización Mundial del Comercio en el año 2005.

La desglobalización es el proceso de disminución de la interdependencia y la integración entre ciertas unidades en todo el mundo, por lo general en los estados-nación. Es ampliamente utilizado para describir los periodos de la historia económica, cuando el comercio y la inversión entre países disminuyen. Se destaca en contraste con la globalización, en el que las unidades incrementan su integración cada vez más con el tiempo, y por lo general extiende el tiempo entre períodos de globalización. El término de desglobalización ha derivado de algunos de los muy profundos cambios en muchos países desarrollados, donde el comercio como una proporción de la actividad económica total se redujo entre 1914 y 1970. Este descenso se refiere a que sus economías se vuelven menos integradas con el resto de las economías del mundo, a pesar de la profundización del alcance de la globalización económica.[71]

Mientras que con la globalización, se puede hacer referencia a la economía, el comercio, las dimensiones sociales, tecnológicos, culturales y políticos, gran parte del trabajo que se ha llevado a cabo en el estudio de la desglobalización se refiere al campo de la economía internacional.

Los períodos de desglobalización son vistos como comparadores interesantes para los otros períodos, como 1850-1914 y 1950-2007, en el que la globalización ha sido la norma, dado que la globalización es la norma para la mayoría de la gente y por lo tanto incluso períodos de interacción internacional estancada, se ven a menudo como períodos de desglobalización. El índice de globalización de KOF Instituto Económico suizo muestra una clara ruptura de la globalización económica en 2009: "El estallido de la burbuja punto com y los acontecimientos de 9/11 simplemente ralentizaron el ritmo de la globalización; la última crisis económica y financiera ha creado, sin embargo, un grave revés para el proceso de la globalización".[72]​ En 2010, el estancamiento en el proceso de globalización básicamente continuó pero con diferentes patrones regionales: el mayor movimiento hacia arriba como región ocurrió en el sur de Asia (un aumento muy importante), mientras que en América Latina y África subsahariana se produjo un descenso muy leve en su media regional. Países de altos ingresos y, en particular, de la OCDE continúan su tendencia al estancamiento que ha comenzado incluso antes de la crisis actual.[73]

Puntos de vista y propuestas sobre la gobernanza mundial[editar]

Los actores no estatales juegan un papel motor en la gobernanza mundial en muchos ámbitos. (...) Los actores no estatales se sitúan, por´su vocación, su tamaño, su flexibilidad y su modo de organización, al mismo nivel que los estados, lo que no significa sin embargo que su acción sea más adaptada.
—Pierre Calame[74]
Principios en que podrían basarse las acciones de la sociedad civil
  • Las instituciones y la agenda mundiales deben estar sujetos a una rendición de cuentas democrática.
  • La política democrática a nivel mundial requiere una legitimidad de control popular por intermediario de mecanismos de representación directa.
  • La participación ciudadana en la toma de decisiones a nivel mundial requiere una igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos del mundo.
  • La democracia mundial debería garantizar que todas las riquezas públicas mundiales sean accesibles de forma equitable a todos los ciudadanos del mundo"
— Rajesh Tandon[75]

El proceso de la mundialización implica, entre otras cosas, la producción de reglas a escala mundial. En este sentido, el politólogo Jan Aart Scholte afirmó en 2007 que estas transformaciones son insuficientes respecto a las necesidades, "estamos asistiendo a una expansión sin precedentes del cuerpo normativo que rige las jurisdicciones mundiales. Sin embargo, esta gobernanza mundial sigue siendo débil en conjunto respecto a las necesidades de la política pública mundial. Las carencias en materia moral, de fundamentos jurídicos, de suministro material, de reconocimiento democrático y de dirigentes carismáticos han creado un déficit de legitimidad de los regímenes existentes."[76]

Actores institucionales o estatales como el Foro Parlamentario Mundial, que reúne libremente a parlamentarios de todos los estados y que tiene lugar cada año en paralelo al Foro Social Mundial, se ha reunido por sexta vez en Caracas en 2006 y ha producido una declaración que contiene un conjunto de propuestas que manifiesten su punto de vista sobre los cambios que se consideran necesarios.[77]

Existen además otras propuestas, publicadas en el cuaderno de propuestas para la gobernanza mundial: materializar el principio de responsabilidad; aumentar la implicación de la sociedad civil en la formulación y en la aplicación del derecho internacional; mejorar la implicación de los parlamentos nacionales en la elaboración y aplicación del derecho internacional; reequilibrar, en beneficio del Sur, las modalidades de negociación y de aplicación del derecho; acelerar la creación de conjuntos regionales; extender y precisar la noción de bien común; distinguir los poderes de propuesta y de decisión para reconstruir las Naciones Unidas; Desarrollar sistemas independientes de vigilancia, alerta y evaluación; diversificar y estabilizar las bases financieras de la acción colectiva internacional; emprender un amplio proceso de consulta, un nuevo Bretton Woods para las Naciones Unidas.[78]

Por su parte, el economista Joseph Stiglitz propuso en 2004 una lista de las reformas sobre la organización interna y el papel de diversas instituciones internacionales en el marco de la gobernanza mundial. El autor enunció también temas como la fiscalidad global, la gestión de los recursos mundiales y del medioambiente, la producción y la protección del conocimiento mundial, y la necesidad de una infraestructura jurídica mundial.[79]

Desde otro punto de vista, aunque percibidos a menudo como un problema que resolver en lugar de como un pueblo o una región con derecho a voz propia en la política internacional, los africanos y África pueden inspirar y participar en la construcción de la gobernanza mundial, entre otros, a partir de su tradición filosófica de solidaridad comunitaria y social. En este sentido, por ejemplo, el investigador Sabelo J. Ndlovu-Gathseni recordó en 2009 la pertinencia del concepto de Ubuntu, que destaca la interdependencia entre los seres humanos.[80]

El papel de la Unión Europea[editar]

Un número creciente de académicos (como, por ejemplo, Leonard o Bradford) han enfatizado características de la UE como herramientas capaces de influir en las relaciones internacionales incluso más efectivamente que el poder tradicional.[81]

Ya en 2008, el expimer ministro francés Michel Rocard afirmaba que no existía una visión europea común sino más bien una historia colectiva que permitía a los europeos de decantarse hacia la construcción de proyectos graduales de convergencia política tales como el de la propia Unión Europea (UE). A partir de la afirmación de este hecho, Rocard imaginaba una perspectiva europea, que abogase por el desarrollo de tres vías para la construcción de la gobernanza mundial: la reforma de la Organización de las Naciones Unidas, el desarrollo de los tratados internacionales como fuente principal de regulación mundial y, para acabar, "la penetración progresiva de la justicia en el ámbito internacional".[82]​ Para el autor en ese momento existían "grandes temas de actualidad" como la adhesión de todos los países a la Corte Penal Internacional; la posibilidad de una policía internacional autorizada a detener a criminales internacionales; el desarrollo de procedimientos judiciales frente a los paraísos fiscales, a las actividades de contaminación masiva, a los Estados que apoyan actividades terroristas.[82]

Por su parte, el investigador Martín Ortega Carcelén sugirió en 2007 que la UE debería hacer una contribución más importante a la gobernanza global, sobre todo actuando a través de organizaciones internacionales. Los Estados miembros de la UE, por ejemplo, deberían hallar un acuerdo sobre la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.[83]

En 2021, el economista Guido Montani consideró que la ambición estratégica de la UE no debía consistir únicamente en “hacerse un hueco entre las principales potencias, sino remodelar la gobernanza mundial”. El analista recordó que Los líderes la UE habían lanzado una propuesta que, en su opinión, puedía verse como “un primer paso hacia la gobernanza mundial”. Y es que junto con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, los presidentes Ursula von der Leyen y Charles Michel con el respaldo del eje franco-alemán (Emmanuel Macron y Angela Merkel) se manifestaron a favor de una emisión extraordinaria de Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional, para superar la crisis de la pandemia de COVID-19 y luchar contra el calentamiento global.[84]

Efecto Bruselas

El Efecto Bruselas (en inglés, The Brussels Effect) es un término acuñado en 2012 por la profesora Anu Bradfrod de Columbia Law School y nombrado según el similar “Efecto California” que puede ser visto en los Estados Unidos (EE.UU.).[85][86][87]​ La tesis de Bradford es que la fuerza de la Unión Europea (UE) radica en su capacidad de crear un marco regulador común.[88]

En 2020, al inicio de la pandemia de COVID-19, Bradford publicó The Brussels Effect: How the European Union Rules the World, un libro en el que explica por qué es la UE -y no Estados Unidos o China- quien domina el mundo a través de la externalización involuntaria de regulaciones mediante los mecanismos globalizadores del mercado. Con este término, la autora insiste en que con sus leyes, la UE acaba influyendo más a nivel mundial que EE. UU. con su poder militar o China con sus proyectos en el extranjero.[89]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. El Experto Independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo (2019). «Participación pública y toma de decisiones en los espacios de gobernanza mundial: informes». Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Consultado el 18 de abril de 2021. 
  2. «¿Por qué un foro para una nueva gobernanza mundial ?». Foro para una nueva gobernanza mundial. Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  3. Diez, Thomas; Bode, Ingvild; Fernandes Da Costa, Aleksandra (2011). Key Concepts in International Relations (en inglés). SAGE Publications. doi:10.4135/9781446288344. Consultado el 15 de abril de 2021. 
  4. a b c Delmas-Marty, Mireille (21 de marzo de 2021). «Gobernar la globalización». El Grand Continent. Consultado el 19 de abril de 2021. 
  5. Zhao, Chen (2014). «A comparative study of global governance models of the EU and China». Universidad Libre de Berlín (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2021. 
  6. Fioretos, Orfeo (2020). Cambridge University Press, ed. Politics and theory of global governance (en inglés). doi:10.1017/S1752971920000408. 
  7. Sehm-Patömaki, Katarina; Ulvila, Marko. «Diálogos sobre el sistema de partidos y democratización mundial». Archivado desde el original el 10 de junio de 2012. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  8. Howard, Stuart (2006). «Organizarse mundialmente». Archivado desde el original el 12 de junio de 2012. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  9. «Déclaration des régions sur leur participation à la gouvernance de la mondialisation». Forum mondial des régions (en francés). 23 de junio de 2007. 
  10. Lipietz, Alain (29 de enero de 2005). «A quoi sert le Forum Parlementaire Mondial?» (en francés). 
  11. Ford, Elaine (2019). Konrad-Adenauer-Stiftung, ed. El reto de la Democracia Digital. Hacia una ciudadanía interconectada. ISBN 978-612-4453-00-7. 
  12. «Blin, Arnaud ; Marin, Gustavo ; repenser la gouvernance mondiale, artículo producido en el marco del taller « Gobernanza mundial » del Foro China-Europa, 4-7 de octubre de 2007». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2008. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  13. Vargas Hernández, José G. (1 de junio de 2007). «La crisis de la gobernabilidad del Estado-nación». Universidad de Barcelona. Consultado el 18 de abril de 2021. 
  14. Chevrin, Coline. «Los nuevos actores de la cooperación internacional en la temática ambiental: salir de la emergencia perpetua». Revistas CEIPA. Consultado el 18 de abril de 2021. 
  15. Serna de la Garza, José Ma. «Gobernanza global y cambio del estructural del sistema jurídico». Universidad Nacional Autónoma de México. Consultado el 18 de abril de 2021. 
  16. «La Cumbre de la OMC queda suspendida sin que se haya llegado a un acuerdo para la Ronda del Milenio». El Mundo. 4 de diciembre de 1999. Consultado el 18 de abril de 2021. 
  17. Cumbre del G-20 de Osaka
  18. Véase el Libro blanco: La gobernanza europea (https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=LEGISSUM%3Al10109)
  19. Stewart, Richard B. (1 de mayo de 2005). U.S. Administrative Law: A Model for Global Administrative Law (ID 723147). Social Science Research Network. doi:10.2139/ssrn.723147. Consultado el 28 de julio de 2017. 
  20. Kingsbury, Stewart y Krisch. «El surgimiento del derecho administrativo global». Revista de Derecho Público, número 24, pp. 2-46. Consultado el 28 de julio de 2017. 
  21. Kingsbury, Benedict; Casini, Lorenzo (1 de septiembre de 2009). «Global Administrative Law Dimensions of International Organizations Law». International Organizations Law Review 6 (2): 319-358. ISSN 1572-3747. doi:10.1163/157237409x12670188734311. Consultado el 28 de julio de 2017. 
  22. Kingsbury, Benedict; Krisch, Nico; Stewart, Richard B. (2005). «The Emergence of Global Administrative Law». Law and Contemporary Problems 68 (3/4): 15-61. Consultado el 28 de julio de 2017. 
  23. García Jaén, Braulio (4 de abril de 2020). «Las crisis globales exigen soluciones globales: ¿es hora de crear una Constitución mundial?». El País. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  24. «Les points essentiels du débat avec le Secrétariat de l’ONU». Alliance 21 (en francés). 2 de marzo de 2005. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  25. Ferrajoli, Luigi (2005). Derecho y justicia en una sociedad global. doi:10.30827/acfs.v39i0.1027. 
  26. Mogami, Toshiki (2020). «Legalidad, legitimidad y multilateralismo». Naciones Unidas. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  27. Basu, Kaushik (21 de abril de 2019). «Argumentos para una Constitución mundial». Almendron. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  28. Brundtland, Gro Harlem. «Es momento de profundas reformas». Organización de las Naciones Unidas. Consultado el 19 de abril de 2021. 
  29. Pardo, Josefina (2000). «Las Naciones Unidas y su Democratización». Universidad de La Rioja. Consultado el 19 de abril de 2021. 
  30. Ventura, Borja (8 de marzo de 2011). «Diez preguntas sobre qué es el Consejo de Seguridad de la ONU y por qué aún no ha aprobado intervenir en Libia». La Información. Consultado el 19 de abril de 2021. 
  31. a b Ocampo, José Antonio Ocampo (21 de marzo de 2012). «La reforma del sistema monetario internacional». Política Exterior. Consultado el 19 de abril de 2021. 
  32. Launay, Claire; Mouriès, Thomas; mi mamá diceLes différentes catégories de biens. Resumen y extractos del libro « La Démocratie en miettes » de Pierre Calame (2003)
  33. Roussel, Marie; Institutional Failures of the Global Environmental Governance; Inédito, Universidad de Adelaide, 2007
  34. Dembinski, Paul H.; Morais, Natasha; Salir del laberinto de la financiarización: hacia finanzas al servicio del Bien Común; Observatoire de la Finance, noviembre 2001
  35. Germain, Randall, D.; Financial Governance and Transnational Deliberative Democracy: Hard Case or Fluff and Waffle?; 2008 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  36. Münkler, Herfried. «Las guerras del siglo XXI». Universidad Nacional de Colombia. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  37. Jang, Jinseop (16 de enero de 2016). «Global governance: present and future». Nature (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2021. 
  38. «Elegir la guerra es renunciar a la paz». El Diario. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  39. World Military Spending. www.globalissues.org. Retrieved on 2012-05-09.
  40. Stockholm International Peace Research Institute. Sipri.org. Retrieved on 2012-05-09.
  41. Arms trade key statistics. BBC News (2005-09-15). Retrieved on 2012-05-09.
  42. Thakur, Ramesh. «Enhancing global gobernance through regional integration». Research Gate (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2021. 
  43. Bachelet, Jean-René. «Una ética militar para un mundo mejor». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  44. Wiki OLPC. «Página oficial». 
  45. WHO-China Joint Mission on Coronavirus Disease 2019 (COVID-19), ed. (28 de febrero de 2020). «Report of the WHO-China Joint Mission on Coronavirus Disease 2019 (COVID-19)» (en inglés). pp. 11-12. Archivado desde el original el 28 de febrero de 2020. Consultado el 23 de marzo de 2020. 
  46. «Enfermedad por nuevo coronavirus, COVID-19. Información para la ciudadanía. ¿Qué puedo hacer para protegerme del nuevo coronavirus y otros virus respiratorios?». Ministerio de Sanidad (España). Archivado desde el original el 10 de marzo de 2020. Consultado el 4 de marzo de 2020. 
  47. «Los nombres de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y del virus que la causa». who.int. Organización Mundial de la Salud. Consultado el 3 de noviembre de 2020. 
  48. Organización Mundial de la Salud (OMS), ed. (11 de febrero de 2020). «Intervención del Director General de la OMS en la conferencia de prensa sobre el 2019-nCoV del 11 de febrero de 2020». who.int. Archivado desde el original el 20 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  49. «Crisis del COVID-19: sobre la escritura de «coronavirus»». Real Academia Española. 19 de marzo de 2020. 
  50. a b «Coronavirus, claves de escritura». Fundéu BBVA. 29 de enero de 2020. Consultado el 20 de marzo de 2020. 
  51. Comisión Nacional de la Salud (China), ed. (7 de febrero de 2020). «国家卫生健康委关于新型冠状病毒肺炎暂命名事宜的通知» (en chino). Archivado desde el original el 16 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  52. «Infecciones por coronavirus». Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos). 2 de marzo de 2020. Archivado desde el original el 5 de marzo de 2020. Consultado el 4 de marzo de 2020. «Muchas de las personas con COVID-19 tienen neumonía en ambos pulmones. [...] Generalmente [los coronavirus] causan infecciones leves a moderadas en las vías respiratorias superiores, como el resfriado común. Pero también pueden causar enfermedades más graves, como bronquitis y neumonía.» 
  53. «¿Qué se sabe sobre el coronavirus? Síntomas, diagnóstico, letalidad...». El País. 27 de febrero de 2020. Archivado desde el original el 28 de febrero de 2020. Consultado el 4 de marzo de 2020. «El virus infecta las vías respiratorias y causa síntomas que van desde un cuadro leve (tos seca, fiebre...) a insuficiencia respiratoria aguda y neumonías potencialmente mortales. La enfermedad asociada se ha denominado Covid-19.» 
  54. «¿Cuáles son las diferencias entre el coronavirus y una gripe?». The New York Times. 2 de marzo de 2020. Archivado desde el original el 3 de marzo de 2020. Consultado el 4 de marzo de 2020. «La neumonía es común entre los pacientes con coronavirus, incluso entre aquellos cuyos casos no son graves.» 
  55. Gorbalenya, A. E.; Baker, S. C.; Baric, R. S.; de Groot, R. J.; Drosten, C.; Gulyaeva, A. A.; Haagmans, B. L.; Lauber, C.; Leontovich, A. M.; Neuman, B. M.; Penzar, D.; Poon, L. L. M.; Samborskiy, D.; Sidorov, I. A.; Sola, I.; Ziebuhr, J. «Severe acute respiratory syndrome-related coronavirus: The species and its viruses – a statement of the Coronavirus Study Group». bioRxiv (en inglés). doi:10.1101/2020.02.07.937862. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  56. «Coronavirus disease named Covid-19». BBC News (en inglés británico). 11 de febrero de 2020. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  57. LaMotte, Sandee (20 de marzo de 2020). «Síntomas del coronavirus: esta es la lista completa para saber cuándo pedir ayuda». CNN en español. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2020. Consultado el 2 de abril de 2020. 
  58. Attal, Nadine; Martinez, Valéria; Bouhassira, Didier (January/February 2021). «Potential for increased prevalence of neuropathic pain after the COVID-19 pandemic». PAIN Reports (en inglés estadounidense) 6 (1): e884. ISSN 2471-2531. doi:10.1097/PR9.0000000000000884. Consultado el 17 de abril de 2021. 
  59. a b Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), ed. (9 de febrero de 2020). «Q & A on novel coronavirus» (en inglés). Archivado desde el original el 11 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  60. Australian Government Department of Health, ed. (21 de enero de 2020). «Novel coronavirus (2019-nCoV)» (en inglés). Archivado desde el original el 9 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2020. 
  61. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (EE. UU.), ed. (11 de febrero de 2020). «Coronavirus Disease 2019 (COVID-19)» (en inglés estadounidense). Archivado desde el original el 25 de marzo de 2020. Consultado el 23 de marzo de 2020. 
  62. El Mundo (España), ed. (24 de marzo de 2020). «La sepsis causa la mayoría de las muertes por coronavirus». Archivado desde el original el 24 de marzo de 2020. Consultado el 24 de marzo de 2020. 
  63. «Enfermedad por coronavirus, COVID-19». Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria. 4 de abril de 2020. Consultado el 26 de abril de 2020. 
  64. Álef Libera el Conocimiento, ed. (11 de octubre de 2013). «Carl Flügge y las gotas de saliva que se expulsan al hablar». Archivado desde el original el 13 de septiembre de 2016. Consultado el 22 de marzo de 2020. 
  65. Utting, P. (2001). "Regulating Business Via Multistakeholder Initiatives: A Preliminary Assessment." (Paper prepared in late 2001 under the United Nations Research Institute for Social Development (UNRISD) research project "Promoting Corporate Environmental and Social Responsibility in Developing Countries: The Potential and Limits of Voluntary Initiatives".) Accessed 14/May/2014, Fuchs, D., Kalfagianni, A., & Havinga, T. (2011) "Actors in private food governance: the legitimacy of retail standards and multistakeholder initiatives with civil society participation", Agriculture and Human Values, September 2011, Volume 28, Issue 3, pp 353-367.
  66. https://d2ouvy59p0dg6k.cloudfront.net/downloads/finalpiconsultingpaperenglish.pdf
  67. Hemmati, Minu (Ed.) 2002. Multi-stakeholder Processes for Governance and Sustainability: Beyond Deadlock and Conflict. London: Earthscan.
  68. Redacción (21 de julio de 2019). «Un cetro mundial disputado». La Vanguardia (Barcelona, España). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  69. Agudo, Alejandra (31 de julio de 2019). «El futuro del mundo explicado por el hombre que dirige la mayor agencia de desarrollo». El País (Madrid, España). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  70. González, Miguel (30 de julio de 2019). «La inestabilidad política pasa factura a la imagen internacional de España». El País (Madrid, España). Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  71. New York University Department of Sociology (2013). The Sociology Project. United States of America: Pearson. p. 569. ISBN 978-0-205-09382-3. 
  72. KOF. «Press release March 16, 2012». Archivado desde el original el 2 de junio de 2013. 
  73. KOF. «Press release March 1, 2013». 
  74. Calame, Pierre (4 de abril de 2008). «Les acteurs non étatiques et la gouvernance mondiale». Institut gouvernance (en francés). Consultado el 17 de abril de 2021. 
  75. «Foro Internacional de Montréal; Democracia global: principios y estrategias de la sociedad civil (G05)». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  76. Scholte, Jan Aart (marzo de 2007). «Civil Society and the Legitimation of Global Governance». Warwick Research Publications (en inglés). 
  77. «Foro Parlamentario Mundial; Declaración definitiva del sexto Foro Parlamentario Mundial - Caracas 2006». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  78. L'Alliance pour un monde responsable, pluriel et solidaire; Propositions pour une gouvernance mondiale adaptée aux défis du 21ème siècle
  79. Stiglitz, Joseph (2004). «The Future of Global Governance». Universidad de Columbia (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2021. 
  80. «Sabelo J. Ndlovu-Gathseni; Otorgar a África una voz en la gobernanza global: Historia oral, derechos humanos y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas». Archivado desde el original el 24 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  81. Haas, Christian (29 de mayo de 2009). «The European Union: A Global Power?». E-International Relations (en inglés). Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  82. a b Rocard, Michel (2 de abril de 2008). «La gobernanza mundial. Un punto de vista europeo personal». World Governance. Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 1 de marzo de 2009. 
  83. Ortega, Martin (1 de abril de 2007). «Building the future: the EU's contribution to global governance». European Union Institute for Security Studies (en inglés). Consultado el 16 de abril de 2021. 
  84. Montani, Guido (13 de abril de 2021). «The European Union and global governance». Social Europe (en inglés). Consultado el 16 de abril de 2021. 
  85. Bradford, Anu (2012). «The Brussels Effect». Northwestern University Law Review 107 (1), Columbia Law and Economics Working Paper No. 533 
  86. Lecture, March 2012 – "The Brussels Effect: The Rise of a Regulatory Superstate in Europe"
  87. Vogel, David (1995). Trading Up: Consumer and Environmental regulation in a global economy. Harvard University Press. ISBN 9780674900837. 
  88. Roy-Lemieux, Geneviève (15 de septiembre de 2020). «Vivir mejor: El futuro es Europa». La Vanguardia. Consultado el 3 de diciembre de 2020. 
  89. Barragán, Carlos (13 de julio de 2020). «Así domina el mundo la Unión Europea, según la creadora del 'efecto Bruselas'». El Confidencial. Consultado el 3 de diciembre de 2020. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado «nota», pero no se encontró la etiqueta <references group="nota"/> correspondiente.