Tagetes erecta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Tagetes erecta
Tagetes erecta chendumalli chedi.jpg
Tagetes erecta amarilla
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Asterales
Familia: Asteraceae
Subfamilia: Asteroideae
Tribu: Tageteae
Género: Tagetes
Especie: Tagetes erecta
L., 1753
Sinonimia
  • Tagetes corymbosa Sweet
  • Tagetes erecta var. erecta
  • Tagetes ernstii H.Rob. & Nicolson
  • Tagetes excelsa Soule
  • Tagetes heterocarpha Rydb.
  • Tagetes major Gaertn. nom. illeg.
  • Tagetes patula L.
  • Tagetes patula var. patula
  • Tagetes patula f. patula
  • Tagetes remotiflora Kunze
  • Tagetes tenuifolia Millsp.[1]
[editar datos en Wikidata]

Tagetes erecta, llamada comúnmente tagete, y conocida en México como cempasúchil, cempoalxóchitl, cempaxochitl, cempoal (o zempoal), flor de muertos o clavel chino, es una especie de la familia Asteraceae, nativa de México, donde se encuentra en estado silvestre principalmente en los estados de Chiapas, México, Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Oaxaca, Jalisco y Veracruz. También se encuentra en los otros países de América Central. Pese a su origen americano, en inglés es conocida como African Marigold.

Descripción botánica[editar]

Planta herbácea anual o perenne, de días cortos cuya altura oscila entre 30 hasta 110 cm. La raíz es cilíndrica, pivotante, con un sistema ramificado fibroso y poco profundo. El tallo es estriado a veces acostillado, liso o ligeramente con vellosidades, cilíndrico, ovalado y de herbáceo a ligeramente maderable, con canales de resina en la corteza, son aromáticos al estrujarse. Hojas opuestas en la parte inferior, alternas en la parte superior, hasta de 20 cm de largo, pinnadas, compuestas de 11 a 17 foliolos, lanceolados a linear-lanceolados, de hasta 5 cm de largo y 1,5 cm de ancho, agudos a acuminados, aserrados a subenteros, los inferiores de cada hoja frecuentemente setiforme (en forma de hilos), los superiores a veces completamente setiformes; con glándulas redondas abundantes.

La principal característica de las flores es que están agrupadas en cabezuelas o en inflorescencias solitarias, sobre pedúnculos de hasta 15 cm de largo, son liguladas de colores amarillo a rojo. En las flores del disco: 150 a 250 en las cabezuelas sencillas, en las «dobles» muestra diferentes grados de transformación en lígulas, corolas amarillas a anaranjadas, de 8 a 10 mm de largo. Los frutos y semillas son: aquenios lineares de 7 a 10 mm de largo, lisos o ligeramente cubierto de pelitos rígidos en los ángulos.[2][3][4]​ Posee un largo periodo de floración que se extiende durante todo el verano y el otoño. Se reproduce fácilmente por semillas.

Distribución y hábitat[editar]

El área de origen de Tagetes erecta es Mesoamérica entre México y Centroamérica. En México, se encuentra en estado silvestre principalmente en los estados de: Aguascalientes, Chiapas, Campeche, Coahuila, Colima, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas Tlaxcala, Oaxaca, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.[5]​ También se encuentra en los países de América Central y el Caribe: Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, Panamá, Puerto Rico y Venezuela.[6]​ Esto se debe a

En su forma silvestre se encuentran en la cuenca del Balsas y el occidente de México y habita en diversos tipos de ecosistemas, como selvas tropicales de hoja caduca, bosques espinosos, bosques de niebla y bosques de pino-encino. En estado silvestre se le encuentra como escapada de cultivo en lugares fuertemente perturbados en altitudes de 800-2300 m.

Como especie introducida (cultivada) se puede encontrar en China, India, Zambia, Sudáfrica y Australia.[6]

Taxonomía[editar]

Tagetes erecta fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum, vol. 2, p. 887,[7]​ 1753.[8]

Etimología[editar]

  • Tagetes: nombre genérico que proviene de la mitología etrusca Tages.[9]
  • erecta: epíteto latino que significa ‘erecta’.[10]
  • Cempasúchil deriva del náhuatl cempohualxochitl (cempohuali = ‘veinte’, y xóchitl = ‘flor’, es decir, ‘veinte flores’). Aunque puede traducirse como ‘muchas flores’ ya que ese número era ponderativo entre los indígenas.[11]

Historia[editar]

Ilustración del cempoalxochitl (abajo al centro) y su texto descriptivo en el Códice Florentino, hacia 1577.

El registro arqueológico del uso del Tagetes erecta entre las civilizaciones prehispánicas no es tan abundante como en el caso de otras especies de la misma familia. Por ejemplo, se ha logrado establecer el uso ceremonial entre los mexicas de la Tagetes lucida como planta aromática, a la que llamaban yauhtli, a través del análisis químico de los sahumerios encontrados los restos del Templo Mayor en la Ciudad de México.[12]​ El término náhuatl cempoalxóchitl, era usado para referirse a varias especies de flores, lo que incluye tanto a la Tagetes erecta, como Tagetes lucida, Tagetes patula, Tagetes lunulata, Tagetes tenuifolia, Tagetes peduncularis y Tagetes elongata.[13]​ Lo anterior complica la diferenciación de una especie y otra cuando se usa tal término, no obstante, parece que la Tagetes erecta era nombrada principalmente con este término.

Se ha propuesto la identificación de Tagetes erecta de algunas flores representadas en el arte azteca, como las que se ven en el monolito de Coyolxauhqui, como parte del tocado de la diosa, proponiéndose como un símbolo de su soberanía o su muerte;[14]​ igualmente, forman parte del collar que luce una deidad vegetal en un jarrón encontrado en el Templo Mayor aunque también podría tratarse de Tagetes patula.[15][16]

Con el arribo de los españoles a México aumentó el registro documental sobre el uso ceremonial y medicinal de la Tagetes erecta. Una de las principales fuentes es la Historia general de las cosas de Nueva España de fray Bernardino de Sahagún, en el que se describe la flor:

«Estas flores que se llaman cempoalxóchitl, son amarillas y de buen olor, y anchas y hermosas, que ellas se nacen, y otras que las siembran en los huertos; son de dos maneras, unas que llaman hembras cempoalxóchitl y son grandes y hermosas, y otras que hay las llaman machos cempoalxóchitl no son tan hermosas ni tan grandes.»

Historia general de las cosas de la Nueva España. Libro XI, 9, 216

Sahagún, en la misma obra,[17]​ refiere que la planta tenía un papel en los rituales de la fiesta religiosa mexica del mes Teculhuitontli, donde se celebraba a la diosa de la sal Huixtocíhuatl, cuyo color era el amarillo, y a quien se ofrecía como sacrificio una mujer. Los asistentes a dicha ceremonia portaban en las manos unos cempoalxóchitl y otros iztáuhyatl (Artemisia mexicana).[18]

Ilustración en la Rerum medicarum Nouae Hispaniae thesaurus de Francisco Hernández de la Tagetes erecta (Cempoalxochitl).

En la obra del médico Francisco Hernández, Historia Natural de la Nueva España, se describe que el nombre cempoalxóchitl lo recibían al menos siete tipos de flores, señalando que el término describía propiamente a la más grande de entre ellas y que los españoles le llamaron clavel de indias, enumera, también, sus propiedades médicas:

«Tienen todas hojas como de tanaceto, flores amarillas, o amarillas con algo de bermejo, de temperamento caliente y seco en tercer grado, sabor acre, partes sutiles y olor un tanto fuerte. Tiene virtud resolutiva y aperitiva; el jugo de las hojas tomado o las mismas hojas machacadas y tomadas con agua o con vino atemperan el estómago frío, provocan las reglas, la orina y el sudor, alejan los fríos de las intermitentes untadas un poco antes del acceso, quitan la flatulencia, excitan el apetito venéreo, curan la debilidad que proviene de destemplaza fría del hígado, abren las vías obstruidas, aflojan los miembros contraídos, alivian la hidropesía, provocan vómito tomadas con agua tibia, y curan los fríos de las fiebres y aun las fiebres mismas evacuando la causa por la orina y el sudor.»

Historia natural de la Nueva España, Tomo II. Libro IV, CLXXIX[19]

Diego Durán, en su Historia de las Indias de Nueva España y islas de Tierra Firme, escrito en el siglo XVI, hace mención del cempasúchil, al que llama cenpoalxochitl, como parte del ritual dedicado a la diosa Cihuacóatl que luego eran ofrecidas a Huitzilopochtli cuyo culto estaba relacionado con el de la primera y a la que se celebrara en la festividad llamada Huey Tecuihuitl.[nota 1]​ Una danza de mujeres ataviadas con estas flores acompañaba a una doncella que se identificaba con la diosa pero recibía el nombre de Xilonen, representación del maíz.[21]

«[...] juntamente salian todas las mugeres y mançebas que tenían con el cabello tendido y cercenado por encima las cejas y sobre el vnas guirnaldas de rossas amarillas grandes que ellos llamauan (cenpoalxochitl) muy bestidas de galanos adereços todos loas braços enplumados de galanas plumas y çarcillos de oro y piedras con rossas en las manos [...]. Acauado el bayle tomauan ellas todas aquellas guirnaldas de rossas y sartas con quellos hauian baylado y las con quellas hauian baylado y subianse por el templo de Hvitzilopochtly como por primicias de las rossas de aquel genero porque no las hay hasta entonces. Llamauan a esta cerimonia xochipaina que quiere decir apresuramiento destas rossas tanbien le llaman xochicalaquia que quiere decir ofrecer y traer rossas al tenplo como por diezmo o primicia.» (sic)

Fray Diego Durán. Historia de las Indias de Nueva España y islas de Tierra Firme. Capítulo XCI.[22]

A mediados del siglo XVI los herbarios europeos comenzaron a incluir las plantas del género Tagetes dentro de sus clasificaciones. Leonhart Fuchs no menciona a la T. erecta en su obra de 1542, De historia stirpium commentarii insignes, en donde solo enumera a la Tagetes patula con el nombre de Tagetes indica, mostrando con ese nombre la confusión que había respecto al origen de esta especie de plantas al cual se le atribuía como lugar de origen la India, sin embargo, es el primero en otorgarle a este género el nombre "tagetes", que dos siglos más tarde sería retomada por Linneo. Se ha señalado como la primera mención de la T. erecta la que hace Matthias de L'Obel en su Plantarum seu stirpium historia, nombrándola Othona maior y Flos africanus maior simplici, presumiendo que el origen de la flor sería el norte de África.[23]

Cultivo y producción[editar]

Tagetes erecta como parte de los elementos constitutivos de un altar (ofrenda) de Día de Muertos en México.

Es ampliamente cultivada y existen muchos cultivares usados en jardinería como planta ornamental.[24]​ En México se utiliza en las festividades del Día de Muertos, para decorar altares y tumbas; de allí el nombre «flor de muertos». Sin embargo, desde la antigüedad es utilizada también con fines alimenticios y medicinales.

En México el uso de las plantas de esta especie para jardinería y maceta es cada vez más aceptado. La venta de esta planta en maceta durante la festividad del Día de Muertos se ha incrementado desde el año 2000. Aunque en México existe una amplia diversidad de germoplasma de T. erecta asociada a procesos de domesticación milenarios realizados por grupos indígenas mesoamericanos y por el centro-sur de México, no se ha hecho trabajo de mejoramiento para la selección de portes bajos con inflorescencias dobles para su aprovechamiento ornamental en maceta o en jardinería, lo cual va relacionado con la falta de estudio sistemático de este recurso filogenético: no se tiene banco de germoplasma ni se conoce su variación (pigmentos, colores y tipos de flor, porte de la planta, aroma, ramificación, tamaño de flor, resistencia a plagas y enfermedades, duración de la floración) por regiones, asociada con grupos humanos y diversidad ambiental.[25]

Etnobotánica[editar]

El uso en la mediciona tradicional mexicana de la Tagetes erecta está atestiguada desde los tiempos en que Francisco Hernández escribió sus obras sobre medicina indígena en la Nueva España.

En algunas regiones de México se utiliza en padecimientos digestivos, como dolor de estómago, así como «empacho», diarrea, cólicos, «enfriamiento estomacal», afecciones hepáticas, bilis, vómito e indigestión. Con la planta también se elaboran lavados intestinales, y se emplea contra parásitos intestinables y como carminativo. En el sur de México Yucatán, Tabasco, Oaxaca y Veracruz se utiliza como febrífugo; mientras que en Tabasco y Guerrero se emplea como antitusivo. Otros usos incluyen enfermedades respiratorias como catarro, gripa, bronquitis y congestión nasal así como problemas ginecobstétricos.[26]

Igualmente es empleada en el tratamiento de enfermedades culturales como el espanto, el mal aire y el susto.[26]

Usos industriales[editar]

Nutricionales y médicos[editar]

Los pigmentos de la tagetes erecta se deben a la presencia de carotenoides, de los cuales el principal es la luteína, la cual se asocia con la prevención del desarrollo de enfermedades oculares propias de la edad como cataratas y degeneración macular, entonces conviene incluir en la dieta alimentos que contenga este colorante natural en vez de colorantes artificiales. Los tonos más intensos de color anaranjado de las flores están relacionados con un mayor contenido de carotenoides. Algunos estudios indican la efectividad de estos últimos en la prevención de la enfermedad de las arterias coronarias, infartos, respuesta inmune, vejez y cáncer.[27]

Se ha descubierto actividad antioxidante en el aceite esencial de esta planta aunque menor al del α-Tocoferol, posiblemente atribuible a la presencia de alcanfor y metil eugenol.[28]

Colorante[editar]

De los pétalos de la Tagetes erecta es posible extraer luteína a través de solventes orgánicos. Este extracto se utiliza en la industria alimentaria como colorante para alimentos que les otorga un color amarillo brillante. De los pétalos secos se extrae primero oleoresina que contiene luteina, éster de luteina, carotenoides y ceras, posteriormente se separa la luteína por saponificación.[29]

Insecticida[editar]

En agricultura se usa para repeler los nematodos, y es eficaz especialmente contra la especie Pratylenchus penetrans, que ataca algunos cultivos, como el tomate. Además, se utiliza para probar y crear nuevos abonos naturales y artificiales debido a su alta estabilidad.[30][31]

En avicultura[editar]

La flor se utiliza como pigmento natural y aditivo orgánico al alimento de gallinas para la producción de huevos con yemas más coloridas.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. También Bernarndino de Sahagún da testimonio del uso de esta flor en este ritual. Cfr. Historial General de las Cosas de la Nueva España, Libro II, capítulo XXII, 46-47: «También bailaban las mujeres juntamente con la que había de morir, y traían emplumadas las piernas y en los brazos con pluma colorada; la cara llevaban teñida con color amarillo desde la barba hasta la nariz, y todas las quijadas y la frente con color colorado; llevaban todas guirnaldas de flores amarillas, que se llaman cempoalxochitl, y sartales de lo mismo las que iban delante guiando, las cuales se llamaban cihuatlamacazqui, que eran las que servían en los cúes que también vivían en sus monasterios.».[20]

Referencias[editar]

  1. Tagetes erecta en The Plant List, vers. 1.1, 2013.
  2. Rzedowski J y Rzedowski GC. 2005. Flora Fanerogámica del Valle de México. Vol. II 1.ª edición. Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, IPN e Instituto de Biología. Ciudad de México.
  3. Vázquez-García L. M., Víveros-Farfán I. M. G. y Salomé-Castañeda E. 2002. Cempasúchil (Tagetes spp.) Recursos Fitogenéticos Ornamentales de México. Universidad del Estado de México. 28-67.
  4. Villarreal, 2003
  5. Villaseñor R., J. L. y F. J. Espinosa G., 1998. Catálogo de malezas de México. Universidad Nacional Autónoma de México. Consejo Nacional Consultivo Fitosanitario. Fondo de Cultura Económica. Ciudad de México.
  6. a b Missouri Botanical Garden (2007). «!Tagetes erecta L.». Trópicos. Consultado el 30 de octubre de 2017. 
  7. Vol. 2, Caroli Linnaei, Species plantarum, Biodiversity Heritage Library.
  8. «Tagetes erecta». Tropicos.org Missouri Botanical Garden, Saint Louis. Consultado el 16 de octubre de 2012. 
  9. Everett, Thomas H. (1982). The New York Botanical Garden illustrated encyclopedia of horticulture. Taylor & Francis. p. 3290. ISBN 978-0-8240-7240-7. 
  10. En Epítetos Botánicos
  11. Martínez, M. 1959. Plantas útiles de la flora mexicana. Botas. México.
  12. Argüelles, Amaranta (Abril - agosto de 2012). «El hallazgo de la ofrenda 130 y su exploración arqueológica». Humo aromático para los dioses (Museo del Templo Mayor - INAH): 50. Consultado el 23 de octubre de 2017. 
  13. Castro Ramírez, Adriana Elena (Diciembre 1994). «Origen, naturaleza y usos del cempoalxóchitl». Revista de Geografía Agrícola (Universidad Autónoma Chapingo) (20): 178-189. 
  14. Heyden, Doris (1987). «Symbolism of ceramics from the Templo Mayor». The Aztec Templo Mayor: A Symposium at Dumbarton Oaks, 8th and 9th October 1983 (Dumbarton Oaks). ISBN 9780884021490. 
  15. Heyden, Doris. 1987, pp. 113 - 114
  16. Kaplan, 1960; p. 201
  17. Historia general de las cosas de la Nueva España, II, XXVI, 14
  18. Ortiz de Montellano, Bernardo (1980). «Las hierbas de Tláloc». Estudios de cultura náhuatl (14): 291-292. ISSN 0071-1675. Consultado el 24 de octubre de 2017. 
  19. Francisco Hernández (2015). «Historia Natural de la Nueva España.». Obras completas de Francisco Hernández. UNAM. Consultado el 24 de octubre de 2017. 
  20. De Sahagún, 2013, p. 122
  21. Aguilera, Carmen (Abril - junio 2012). «Cihuacóatl, diosa de la fertilidad». Diario de campo (No. 8): 4-7. ISSN 2007-6851. Consultado el 31 de octubre de 2017. 
  22. Historia de las Indias de Nueva España y islas de Tierra Firme. Tomo II. José F. Ramírez (editor). México: Imprenta de Ignacio Escalante. 1880. 
  23. Kaplan, 1960; p. 200
  24. NC State Horticulture.
  25. Serrato-Cruz M. A. 2005. Colecta, caracterización y aprovechamiento de Tagetes erecta L. Como ornamental; Avances. X Congreso Nacional y III Internacional de Horticultura Ornamental. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Michoacán, México.
  26. a b «Cempasúchil o flor de muerto». Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana. Universidad Nacional Autónoma de México. 2009. Consultado el 30 de octubre de 2017. 
  27. Lim, 2013; p. 433
  28. Pérez Gutiérrez, Rosa Martha; Hernández Luna, Heliodoro; Hernández Garrido, Sergio. «Antioxidant activity of Tagetes Erecta essential oil». Journal of the Chilean Chemical Society. Vol. 51 (No. 2). doi:10.4067/S0717-97072006000200010. 
  29. Cantrill, Richard (2004). «Lutein from Tagetes erecta». Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). 
  30. Olabiyi, T. I. and E. E. A. Oyedunmade. (2007). Marigold (Tagetes erecta L.) as interplant with cowpea for the control of nematode pests. African Crop Science Conference Proceedings Vol 8. 1075-78.
  31. Protabase: Tagetes erecta.

Bibliografía[editar]

  • De Sahagún, Bernardino (2013). Historial General de las Cosas de la Nueva España. Ángel María Garibay K. (ed. y com.) (11a. edición). México: Porrúa. ISBN 970-07-6248-3. 
  • Kaplan, Lawrence (Jul. - Sep, 1960). «Historical and Ethnobotanical Aspects of Domestication in Tagetes». Economic Botany (New York Botanical Garden Press). Vol. 14 (No. 3): 201. Consultado el 23 de octubre de 2017. 
  • Lim, T. K. (2013). «Edible Medicinal And Non-Medicinal Plants: Volume 7, Flowers». Springer Science & Business Media. pp. 433-447. ISBN 9789400773950. 
  • Villarreal Q, J. A. 2003. http://www1.inecol.edu.mx/publicaciones/resumeness/FLOBA/Compositae-Tageteae113.pdf. En: Rzedowski, G. C. de y J. Rzedowski (eds.). Flora del Bajío y de regiones adyacentes. Fascículo 113. Instituto de Ecología-Centro Regional del Bajío. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Pátzcuaro, Michoacán, México.

Enlaces externos[editar]