Sipacapa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Bartolomé Sipacapa
Sipacapa
Municipio de Guatemala
Sipacapa ubicada en Guatemala
Sipacapa
Sipacapa
Localización de Sipacapa en Guatemala
Sipacapa ubicada en San Marcos
Sipacapa
Sipacapa
Localización de Sipacapa en San Marcos
Apodo: Sipakapa
País Flag of Guatemala.svg Guatemala
• Departamento San Marcos
Ubicación 15°12′46″N 91°38′03″O / 15.21277778, -91.63416667Coordenadas: 15°12′46″N 91°38′03″O / 15.21277778, -91.63416667
• Altitud 1,970 msnm
• Distancia 85 km a San Marcos
Superficie 152 km²
Municipio Municipios de Guatemala
Fundación 1707-1713
Población[1] 17,549 hab. (Censo de Población 2010)
• Densidad 115 (aprox) hab./km²
Gentilicio Sipacapense
Idioma Español
Sipacapense
Maya
Huso horario UTC-6
Alcalde (2016-2020) Carlos Domingo[2]
Fiestas mayores 24 de agosto
Patrón San Bartolomé
[editar datos en Wikidata]

Sipacapa es un municipio del departamento de San Marcos de la región sur-occidente de la República de Guatemala.[3]

Historia[editar]

Época colonial[editar]

Retrato del obispo Pedro Cortés y Larraz, quien llegó a Tejutla en 1770.
Tejula (Guatemala)
Conventos de los Mercedarios durante la época colonial en Guatemala y área aproximada de las doctrinas que les pertenecían.

La Villa de Tejutla, nombre oficial de la localidad, es tan antigua que cuando los conquistadores españoles llegaron a la región en 1524, era ya un poblado de gran importancia dentro de los poblados de raza mam, por su industria textil. En 1540, el obispo de Guatemala Francisco Marroquín dividió la administración eclesiástica del valle central de Guatemala entre las tres órdenes regulares principales: dominicos, franciscanos y mercedarios; estos últimos cambiaron sus curatos del valle por los dominicos tenían en la Sierra de Huehuetenango y que incluían a Tejutla.[4] Sin embargo, la fundación del poblado no se hizo oficial sino hasta el 25 de julio de 1627; cuando los representantes españoles fundaron junto al asentamiento indígena el poblado que bautizaron con el nombre de «Santiago Tenango», dando lugar a dos asentamientos paralelos: la población indígena de Texutla y la población española de Santiago Tenango, cada una con autoridades municipales diferentes y edificios separados.

Eventualmente las poblaciones se fusionaron y decidieron llamar a la población «Santiago Tejutla»; como recuerdo de la unión de las dos culturas quedaron los nombres de Tenango al norte y Tejutla al sur que luego serían identificados como la zona 1 y la zona 2 de la Villa de Tejutla, respectivamente.

En 1690 Tejutla comprendía los modernos municipios de: Comitancillo, Ixchiguán, Concepción Tutuapa, Sipacapa, Sibinal, Tajumulco, Tacaná y parte de San Miguel Ixtahuacán. Según los escritos históricos de la Recordación Florida de Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, Tejutla pertenecía a la jurisdicción de Quetzaltenango y era «una tierra de bonanza y riqueza de climas y bosques agradables con suficiente agua».[5]

La corona española se enfocó en la catequización de los indígenas; las congregaciones fundadas por los misioneros reales en el Nuevo Mundo fueron llamadas «doctrinas de indios» o simplemente «doctrinas».[6] Originalmente, los frailes tenían únicamente una misión temporal: enseñarle la fe católica a los indígenas, para luego dar paso a parroquias seculares como las establecidas en España; con este fin, los frailes debían haber enseñado los evangelios y el idioma español a los nativos.[6] Ya cuando los indígenas estuvieran catequizados y hablaran español, podrían empezar a vivir en parroquias y a contribuir con el diezmo, como hacían los peninsulares.[7] .

Pero este plan nunca se llevó a cabo, principalmente porque la corona perdió el control de las órdenes regulares tan pronto como los miembros de éstas se embarcaron para América; además, los indígenas nunca llegaron a entender el catolicismo correctamente porque este de por sí era un concepto sumamente complejo.[8] [9] Por otra parte, protegidos por sus privilegios apostólicos para ayudar a la conversión de los indígenas, los misionares solamente atendieron a la autoridad de sus priores y provinciales, y no a la de las autoridades españolas ni a las de los obispos. Los provinciales de las órdenes, a su vez, únicamente rendían cuentas a los líderes de su orden y no a la corona; una vez habían establecido una doctrina, protegían sus intereses en ella, incluso en contra de los intereses del rey y de esta forma las doctrinas pasaron a ser pueblos de indios que se quedaron establecidos para todo el resto de la colonia.[7]

Las doctrinas fueron fundadas a discreción de los frailes, ya que tenían libertad completa para establecer comunidades para catequizar a los indígenas, con la esperanza de que estas pasaran con el tiempo a la jurisdicción de una parroquia secular a la que se le pagaría el diezmo; en realidad, lo que ocurrió fue que las doctrinas crecieron sin control y nunca pasaron al control de parroquias; se formaron alrededor de una cabecera en donde tenían su monasterio permanente los frailes y de dicha cabecera salían a catequizar o visitar las aldeas y caseríos que pertenecían a la doctrina, y que se conocían como anexos, visitas o pueblos de visita.[7] Así pues, las doctrinas tenían tres características principales:

  1. eran independientes de controles externos (tanto civiles como eclesiásticos)
  2. eran administradas por un grupo de frailes
  3. tenían un número relativamente grande de anexos.[7]

La administración colectiva por parte del grupo de frailes eran la característica más importante de las doctrinas ya que garantizaba la continuación del sistema de la comunidad en caso falleciese uno de los dirigentes.[10]

Según la relación del obispo Juan de las Cabezas en 1613[11] y las actas de visita pastoral del arzobispo Pedro Cortés y Larraz en 1770,[12] los frailes mercedarios tenían a su cargo nueve doctrinas, y sus muchos anexos, que eran: Santa Ana de Malacatán, Concepción de Huehuetenango, San Pedro de Solomá, Nuestra Señora de la Purificación de Jacaltenango, Nuestra Señora de la Candelaria de Chiantla, San Andrés de Cuilco, Santiago de Tejutla, San Pedro de Zacatepeques, y San Juan de Ostuncalco.[13]

Rey Carlos III de España, promotor de las reformas borbónicas.

En 1754, en virtud de una Real Cédula parte de las Reformas Borbónicas, todos los curatos de las órdenes regulares fueron traspasados al clero secular. [14] [15]

En 1765 se publicaron las reformas borbónicas de la Corona española, que pretendían recuperar el poder real sobre las colonias y aumentar la recaudación fiscal.[16] [17] Con estas reformas se crearon los estancos para controlar la producción de las bebidas embriagantes, el tabaco, la pólvora, los naipes y el patio de gallos. La real hacienda subastaba el estanco anualmente y un particular lo compraba, convirtiéndose así en el dueño del monopolio de cierto producto. Ese mismo año se crearon cuatro subdelegaciones de la Real Hacienda en San Salvador, Ciudad Real, Comayagua y León y la estructura político administrativa del Reino de Guatemala cambió a quince provincias:[18]

Además de esta redistribución administrativa, la corona española estableció una política tendiende a disminuir el poder de la Iglesia Católica,[19] el cual hasta ese momento era prácticamente absoluto sobre los vasallos españoles. La política de disminución de poder de la iglesia se basaba en la Ilustración y tenía seis puntos principales:

  1. Declive del legado cultural jesuítico
  2. Tendencia hacia una cultura laica y secularizada
  3. Actitud decididamente racionalista, de herencia cartesiana
  4. Valoración de la ciencia natural sobre el dogma religioso
  5. Una crítica al papel de la Iglesia dentro de la sociedad y de sus organismos derivados, sobre todo de las cofradías y hermandades..[20] [21]
  6. Favorecimiento del regalismo.

Los mercedarios de Guatemala entregaron sus doctrinas al clero secular, con casi treinta y tres mil indios de la sierra, todos bautizados e instruidos en la fe católica.[22] [23] El 24 de octubre de 1765 se produjo una fuerte erupción del Volcán de Cerro Quemado que provocó fuertes sismos en la región de Tejutla y Quetzaltenango y destruyó el poblado de Sipacapa.[24] [25]

Tejutla fue un importante centro comercial y religioso; en agosto de 1767, Joseph Domingo Hidalgo describió a Santiago Tejutla como el Curato -cabecera o centro focal del comercio ante los demás pueblos que estaban a su alrededor- de la región en la Gaceta de Guatemala. Luego, en el último cuarto del siglo xviii, el obispo Dr. Pedro Cortés y Larraz, quien llegó procedente de Cuilco en 1770 como parte de su inspección de la diócesis guatemalteca, nombró a Tejutla como el pueblo de «Santiago en la Cima del Monte», y reportó que en ese entonces existían «sesenta y cuatro familias de muy buen vivir» en el lugar.[26]

Época independiente[editar]

En la Constitución Política de la Provincias Unidas del Centro de América, decretada el 11 de octubre de 1821, Tejutla apareció por primera vez adscrita a la moderna cabecera departamental de San Marcos.

En 1870 Tejutla logró la categoría de Villa y, por el desarrollo alcanzado, las autoridades solicitaron a la Cámara de representantes de Guatemala su ascenso a cabecera departamental y que comprendiera los municipios arriba mencionados y además los modernos municipios de Cuilco, Santa Bárbara y San Gaspar, del departamento de Huehuetenango. Además, en esa época Motocintla, Cacahuatán y Tapachula—que luego pasarían definitivamente a México en 1892 por el Tratado Herrera-Mariscal[27] [28] — dependían religiosamente del convento secular que había sido de los mercedarios con sede en Tejutla. En ese tiempo esta localidad incluso contaba con representantes ante la Cámara de Representantes de Guatemala.

El poder de Tejutla se desmoronó con el triunfo de la Reforma Liberal en 1871; cuando los liberales liderados por Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios tomaron el poder, iniciaron una política tensa con la Iglesia Católica, que terminó con la expulsión y expropiación de bienes de las órdenes regulares y con la eliminación del diezmo obligatorio, para ahogar al clero secular.[29] Tejutla se quedó así sin el soporte económico de su curato, que hasta entonces habían sido su principal soporte económico y administrativo.[29]

A partir del xx, en las décadas de 1930 y 1940, el poblado de Sipacapa fue cambiando de categoría constantemente. El 5 de marzo de 1936 el municipio fue eliminado de la lista de municipios del país, pero el 16 de abril del mismo año fue establecido nuevamente. El municipio se convirtió en una aldea del municipio de Tejutla el 9 de diciembre de 1937 pero el 4 de diciembre de 1945 fue nuevamente categorizado como municipio y así ha permanecido desde entonces.

Etimología[editar]

Existen muchas versiones del origen del nombre del municipio. Se cree que el municipio adoptó el nombre de Sipacapa en honor al nombre de la antigua gobernante llamada "Sipaca". También se cree que más bien proviene de la palabra Sipaktlypan que del idioma náhuatl se dividen en dos términos que son Sipaklli y Apan que es el primer día de los meses en el calendario azteca. También dicen que proviene del idioma kakchikel de los términos Sipak que significa "Tiburón" y apan que significa «Río», que quieren decir «Río de Tiburones». La versión no es aceptada ya tanto la palabra «Tiburón» como la palabra «Río» queren significan otra cosa según el idioma mayense.

Territorio[editar]

Extensión territorial[editar]

El municipio de Sipacapa tiene una extensión territorial de 152 Km².

División administrativa[editar]

El municipio cuenta con un total de diecisiete aldeas y veinticuatro caseríos.

Demografía[editar]

El municipio tiene una población aproximada de 17,549 habitantes según el Censo de Población del año 2010 con una densidad de 115 habitantes por kilómetro cuadrado aproximadamente. Existe una cantidad de 8,514 habitantes del sexo masculino y 9,035 habitantes del sexo femenino.

Recursos naturales[editar]

Sipacapa es actualmente el centro de una disputa entre los residentes locales, que principalmente se identifican como maya (Sipakapense), y Goldcorp, empresa canadiense que opera una mina de oro a cielo abierto de todo el municipio vecino de San Miguel Ixtahuacán, pero parcialmente en Sipacapa. Esta disputa ha sido documentada en una producción documental, "Sipakapa No Se Vende".[30] [31] Para más información sobre la mina, y la controversia está contenida en el artículo sobre la mina Marlin.

Clima[editar]

Sipacapa tiene clima templado (Köppen: Cwb).

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Sipacapa WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic Anual
Temperatura máxima media (°C) 21.6 22.5 24.3 24.9 24.4 23.0 22.9 23.4 22.8 22.2 22.1 21.4 23
Temperatura media (°C) 14.6 15.1 16.8 17.8 18.2 17.7 17.4 17.4 17.2 16.7 15.8 14.8 16.6
Temperatura mínima media (°C) 7.6 7.8 9.4 10.8 12.1 12.5 11.9 11.4 11.7 11.3 9.5 8.3 10.4
Precipitación total (mm) 7 9 25 56 146 270 183 181 256 177 34 10 1354
Fuente: Climate-Data.org[32]

Ubicación[editar]

El municipio de Sipacapa se encuentra a una distancia de 85 km de la cabecera departamental San Marcos.

Compass rose pale.svg Malacatancito, municipio del departamento de Huehuetenango Compass rose pale.svg
Tejutla y San Miguel Ixtahuacan, municipio del departamento de San Marcos Norte San Carlos Sija, municipio del departamento de Quetzaltenango[33]
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Comitancillo, municipio del departamento de San Marcos[33]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://sistemas.segeplan.gob.gt/sideplanw/SDPPGDM$PRINCIPAL.VISUALIZAR?pID=POBLACION_PDF_1226
  2. «San Marcos elige autoridades municipales». Prensa Libre (Guatemala). 8 de septiembre de 2015. Consultado el 8 de septiembre de 2015. 
  3. Escalante Herrera, Marco Antonio (2007). «Breve información del municipio de Sipacapa». Pbase. Guatemala. Consultado el 9 de septiembre de 2015. 
  4. Juarros, 1818, p. 336.
  5. Fuentes y Guzmán, Francisco Antonio de (1932) [1690]. Recordación Florida. Discurso historial y demostración natural, material, militar y política del Reyno de Guatemala. Biblioteca Goathemala de la Sociedad de Geografía e Historia Volumen VI. Tomos I-III. Guatemala: Tipografía Nacional. 
  6. a b van Oss, 1986, p. 17-19
  7. a b c d van Oss, 1986, p. 53
  8. van Oss, 1986, p. 25
  9. van Oss, Adriaan C. (1986). Catholic Colonialism: A Parish History of Guatemala, 1524-1821 (en inglés). Cambridge, Inglaterra: Cambridge University Press. 
  10. van Oss, 1986, p. 54.
  11. Pérez, 1966, p. 44.
  12. Cortés y Larraz, 1770, pp. 18,179.
  13. Pérez, 1966, p. 44-45.
  14. Juarros, 1818, p. 338.
  15. Juarros, Domingo (1818). Compendio de la historia de la Ciudad de Guatemala. Guatemala: Ignacio Beteta. «Note del libro: El Br. Juarros era presbítero secular y examinador sinodal del arzobispado de Guatemala». 
  16. Melchor Toledo, 2011, p. 110.
  17. Estrada Herrera, Fabiola. Marco y propósitos generales de las Reformas Borbónicas. Fundación Universidad Autónoma de Colombia. pp. 3–4. 
  18. Melchor Toledo, 2011, p. 111
  19. Melchor Toledo, 2011, p. 111.
  20. Melchor Toledo, 2011, p. 112.
  21. Melchor Toledo, Johann Estuardo (2011). «El arte religioso de la Antigua Guatemala, 1773-1821; crónica de la emigración de sus imágenes». tesis doctoral en Historia del Arte (México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México). Consultado el 10 de noviembre de 2014. 
  22. Pérez, 1966, p. 105.
  23. Pérez, Pedro Nolasco O. de M. (1966). Historia de las Misiones Mercedarias en América. Madrid. 
  24. Gall, 1966, pp. 33-42.
  25. Gall, Francis (1966). Cerro Quemado,volcán de Quezaltenango 12. Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. p. 115. 
  26. Cortés y Larraz, Pedro (2001) [1770]. García, Jesús María; Blasco, Julio Martín, ed. Descripción Geográfico-Moral de la Diócesis de Goathemala. Corpus Hispanorum de Pace. Segunda Serie. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. ISBN 9788400080013. ISSN 0589-8056. 
  27. Comisión Guatemalteca de Límites con México (1900). Memoria sobre la cuestión de límites entre Guatemala y México. Guatemala: Tipografía Nacional. p. 325. 
  28. La Ilustración Guatemalteca (1896). «Nuestras fronteras». La Ilustración Guatemalteca (Guatemala: Síguere, Guirola y Cía) I (13). 
  29. a b Castellanos Cambranes, Julio (1992). «5. Tendencias del desarrollo agrario en el siglo XIX y surgimiento de la propiedad capitalista de la tierra en Guatemala». 500 años de lucha por la tierra. Estudios sobre propiedad rual y reforma agraria en Guatemala 1. Guatemala: FLACSO. 
  30. Mariano Aiello & Kristina Hille. «Open-pit mining of gold in Guatemala: Marlin Project». Manacudo Films. Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 2 de junio de 2008. 
  31. Dir. Álvaro Revenga. «Sipakapa No Se Vende». Caracol Producciones. Consultado el 4 de marzo de 2009. 
  32. «Climate: Sipacapa». Climate-Data.org. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  33. a b SEGEPLAN (s.f.). «Municipios del departamento de San Marcos». Secretaría General de Planificación. Archivado desde el original el 10 de julio de 2015. 

Bibliografía[editar]