Robert Siodmak

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Robert Siodmak (Dresde, Alemania, 8 de agosto de 1900 - Locarno, Suiza, 10 de marzo de 1973) fue un director de cine de origen alemán, que destacó en los Estados Unidos desde 1941, tras una intensa etapa europea.

Trayectoria[editar]

Hijo de una familia que se había enriquecido en los Estados Unidos, Siodmak tuvo que ponerse a trabajar de actor tras la ruina familiar. Como no tuvo mucho éxito en el mundo del arte, buscó un trabajo como contable de banco. En las finanzas logró mejor fortuna, llegando a ser director del banco y consiguiendo amasar una cantidad respetable de dinero que, sin embargo, perdió con las crisis económicas de finales de los años 20.

Junto a su hermano Kurt viajó a Berlín para trabajar como vendedor ambulante y periodista. Pero los hermanos Siodmak, se dedicaron también a escribir guiones para la productora UFA, lo que condicionará su futuro.

Primeras películas en Alemania y traslado a París[editar]

Robert Siodmak dirigió, con Edgar G. Ulmer, en 1929 Los hombres del domingo, su primera película; en el guion colaboró el futuro director Billy Wilder, pero mínimamente,[1] y su hermano Curt Siodmak, el operador fue Schüfftan, ayudado por Fred Zinnemann. Es un documento amargo sobre el ocio de los empleados, muy observador y sin intención social relevante.[2]

En los siguientes años dirigirá seis películas más, entre ellas Despedida (1930), Dilema, Tumultos, ambas de 1931, con la descripción de un ambiente turbio, que llega al asesinato.

Ello le hará un precursor del futuro cine negro, en el que se integrará en América. [3]

Cuando los nazis prohibieron Secreto que quema (Brennendes Geheimnis en alemán, —basada en la novela Ardiente secreto de Stefan Zweig—) de 1933, decidió trasladarse a París. Allí rodará siete películas, desde El sexo débil hasta Trampas, de 1939.

Etapa estadounidense[editar]

Su hermano Kurt se había trasladado a los Estados Unidos y trabajaba como guionista en Hollywood. Robert Siodmak viajó también a finales de los años 30. Tras un paso fugaz por la Paramount, en 1941, firmó un contrato con la Universal en 1943. Su producción estadounidense fue irregular, pero interesante y mostró un especial talento para el cine negro: La dama desconocida (que supone con Lang, Wilder, Preminger el arranque más claro de esa corriente cinematográfica), Luz en el alma, La escalera de caracol, A través del espejo o la excelente Forajidos, basada en el cuento de Ernest Hemingway Los asesinos (The Killers, 1927), son algunas de sus películas más conocidas, que sumaron 22 en esta etapa. Entre sus obras maestras americanas destaca El abrazo de la muerte (Cris Cross), estrenada en 1949; comparada con la anterior, reemplaza ventajosamente la complejidad narrativa por una dolorosa complejidad de los caracteres de los personajes representados. Su enorme talento como director de actores queda patente en el trabajo realizado con Barbara Stanwyck en el melodrama de suspense The File on Thelma Jordan. Su última película de la serie negra.

Regreso a Europa[editar]

Regresó a Europa en 1952, a causa de las dificultades que le planteaba en su trabajo el Comité de Actividades Antinorteamericanas.

Tras una breve estancia francesa, donde rueda Le grand jeu, que rehace el film de Feyder, se instala en Alemania. Es quizás ésta su etapa menos interesante, aunque también realizó alguna de sus obras más personales. Hizo Las rates, en 1955 (un melodrama intimista), Mi padre, el actor o El diablo ataca de noche, de 1957, sobre las evocaciones del pasado nazi. Con L'affaire Nina B., Siodmak retomó la fuerza opresiva de sus filmes americanos. Su última película, La invasión de los bárbaros, situada en el año 526, fue una superproducción sobre el declive del Imperio romano.

La valoración crítica de Siodmak como cineasta se ha incrementado a partir de la publicación del libro de Hervé Dumont que analiza toda su filmografía; al mismo tiempo, en 1987 la Filmoteca Española y el Festival de Cine de San Sebastián organizaron una retrospectiva reivindicando la figura del cineasta alemán.[4] Este historiador del cine ha señalado que "no se debe juzgar a un artista por sus fracasos, sino por sus logros. Robert Siodmak figura indiscutiblemente entre los cineastas importantes y singularmente representativos de la primera mitad del siglo XX, (una veintena de sus films) han conservado, a pesar de su edad, un vigor impresionante. Merecen, por motivos diversos, un lugar de predilección en nuestra cinemateca imaginaria".

Filmografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Russell Taylor, "Encuentro con Siodmak", folleto de A través del espejo, El cultural, 2003
  2. G. Sadoul, Hª del cine mundial, S. XXI, 1972, p.186
  3. Noël Simsolo, El cine negro, Alianza, 2007, p. 67
  4. Dumont, Hervé (1987). Robert Siodmak. El maestro del cine negro. Filmoteca Española/Festival de Cine de San Sebastian. p. 243. 

Enlaces externos[editar]