Perezjimenismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Perezjimenismo

Organizaciones Perezjimenistas
FEI ·
CCN
DSN
Junta Militar de Gobierno.


Principales obras
Paseo Los Próceres
Hotel Humboldt
Urbanización 23 de enero

Otras urbanizaciones obreras
Temas relacionados
Conservadurismo
Neoperezjimenismo
Bolivarianismo.

El Perezjimenismo es una corriente de pensamiento político teóricamente basado en la doctrina del expresidente venezolano Marcos Pérez Jiménez. Se ha convertido con los años en una cuestión de forma de gobierno ideal para los seguidores del exdictador,[1]​ ya que a su juicio las políticas de gobierno llevadas desde el año 1959 no han sido las adecuadas.

Consideran que, con el dictador, Venezuela vivió una gran prosperidad y tuvo mejores infraestructuras, así como mayores niveles de desarrollo económico, cultural, militar e industrial. Creen que los partidos políticos sucesores de ese régimen han disminuido la calidad de vida de los venezolanos y que con ellos ha aumentado el número de actos delictivos.[2]

Orígenes[editar]

El dramaturgo venezolano José Ignacio Cabrujas dijo en 1996 en uno de sus libros que los hombres de su generación:

Fuimos criaturas del perezjimenismo, y que la ilusión del Nuevo Ideal Nacional no distaba de nuestros sentimientos... Así fui perezjimenista sin saber que era perezjimenista. Muchos, en realidad, lo fuimos consciente o inconscientemente... Y algunos aún continúan inspirándose en la doctrina del Nuevo Ideal Nacional.[3]​ Pág. 2.

Esta corriente ideológica fue complementada cuando los seguidores de Marcos Pérez Jiménez fundaron en 1963 un partido político bajo el nombre de Cruzada Cívica Nacionalista (CCN). En 1968, la popularidad del partido aumentó hasta ser uno de los Partidos Políticos de Venezuela con más apoyos en esa época.[4]​ En las Elecciones presidenciales de Venezuela de 1973 el CCN pretendió lanzar la candidatura de Pérez Jiménez lo cual causó gran controversia en los principales partidos de la época Acción Democrática y Copei ya que Pérez Jiménez tenía apoyo en las encuestas mayor al de los candidatos de AD y COPEI.[cita requerida] Los partidos del Pacto de Puntofijo decidieron inhabilitar políticamente al candidato del CCN.

Ideología[editar]

El General Marcos Pérez Jiménez es más conocido en Venezuela por mantener una persecución a los líderes de los partídos políticos socialistas a través de la antigua Dirección de Seguridad Nacional cuyo jefe era Pedro Estrada. Las bases ideológicas del Perezjimenismo están basadas por el nacionalismo y el conservadurismo nacionalista con el objetivo, según sus simpatizantes, de llevar a Venezuela hacia los niveles de prosperidad de los años de 1950 y convertir a la nación venezolana en un país de primer mundo.

El Nuevo Ideal Nacional[editar]

El General Marcos Pérez Jiménez dio nombre a su forma de gobierno: El Nuevo Ideal Nacional y le aplicó el lema de: La transformación del medio físico y el mejoramiento de las condiciones morales, intelectuales y materiales de los venezolanos.

Marcos Pérez Jiménez

El Nuevo Ideal Nacional es un concepto que dicta normas para todos: para el Presidente y demás funcionarios de la República, así como para los ciudadanos. La doctrina del Nuevo Ideal Nacional aparece enunciada oficialmente, por primera vez, por el Teniente Coronel Marcos Pérez Jiménez, Ministro de Defensa y miembro de la Junta Militar de Gobierno, en su discurso de clausura de la Convención de Gobernadores de Estado y Territorios Federales, el 13 de marzo de 1949:

Debemos admitir que nos ha faltado ese elemento fundamental de la vida de los pueblos que consiste en formulación clara y precisa de un Ideal Nacional, capaz de obligarnos a un acuerdo de voluntades para su plena realización. Ese ideal comporta dos formas fundamentales de enunciación colectiva: De un lado el aprovechamiento de nuestro acervo histórico como manantial de valores morales, y del otro, la utilización adecuada de los recursos naturales del país para mejorar la suerte de los venezolanos actuales, especialmente la de los menos favorecidos y dejar a las generaciones futuras una patria más próspera. Las bases de la superación, como Ideal Nacional se arraigan en la tradición, recursos naturales, situación geográfica de la nación, en cuya función Venezuela debe tener un Ideal Nacional, y la finalidad suprema de este ideal es: Lograr para Venezuela tenga un puesto de honor entre las naciones y hacer una Patria cada día más próspera, digna y fuerte. Los objetivos del Ideal Nacional son la transformación progresiva del medio físico y el mejoramiento integral de los habitantes. El Ideal Nacional genera una doctrina: la del Bien Común, la doctrina genera planes que proponen la realización de los objetivos. Los Planes generan obras sometidas al criterio de la doctrina.

Partidos políticos Perezjimenistas[editar]

La primera organización política oficialmente perezjimenista fue el partido Frente Electoral Independiente (FEI), cuyo candidato fue Marcos Pérez Jiménez para las elecciones presidenciales de 1952. Este partido estando en el poder tenía plenas libertades durante la Administración de Pérez Jiménez, hasta los sucesos ocurridos el 23 de enero de 1958.

A cinco años del derrocamiento del General Pérez Jiménez, en 1963 es fundada la Cruzada Cívica Nacionalista por Rómulo Moncada y Erwin Burguera (seguidores de Pérez Jiménez), esta organización política tiene gran respaldo de la población y en 1968 decide lanzar como candidato presidencial a Pérez Jiménez, esto causó gran incomodidad a los grandes partidos políticos de la época AD y COPEI y se vieron en la obligación de inhabilitar políticamente a Pérez Jiménez. La CCN presentó otros candidatos en elecciones posteriores pero ninguno obtuvo el respaldo que tenía Pérez Jiménez.

En 1971 es fundado el Frente Nacional Integracionista (FNI) por Luis Llovera Páez y que meses más tarde se convierte en el Partido Nacional Integracionista (PNI) con el objetivo de fusionar a los grupos políticos de la corriente perezjimenista. En 1973 este partido presenta su candidato presidencial, pero no se obtuvo los resultados esperados, lo cual causó el inicio del fin de este partido.

En los años de 1970 es fundada el Frente Unido Nacionalista (FUN) cuyo líder era Alejandro Gómez Silva.

Alejandro Gómez Silva dijo: El FUN representa el perezjimenismo popular, a ese perezjimenismo marginado, a esas grandes masas que creen en Marcos Pérez Jiménez y que no tuvieron oportunidad, por razones cronológicas, de participar en el régimen del Nuevo Ideal Nacional. Somos perezjimenistas, pero perezjimenistas nuevos, neo-perezjimenistas, gente que cree en la obra de Pérez Jiménez, pero que no tuvieron oportunidad de realizar la obra de gobierno en esa época porque éramos personas que no teníamos la edad suficiente. Y es una gran masa que hoy apoya a Pérez Jiménez... Con relación a la supuesta división del perezjimenismo, debo decirte que tal división no existe. Sencillamente, el perezjimenismo es un gran movimiento popular que tiene diferentes gamas y entre esas gamas estamos nosotros que somos los neoperezjimenistas, la juventud neoperezjimenista, están los perezjimenistas ortodoxos que colaboraron con el régimen de Pérez Jiménez, que tienen también su candidato, y existen grupos independientes que también tienen su candidato.[5]

Así mismo, luego de la fusión de los movimientos estudiantiles de carácter nacionalista como PN y FUN (este último se serapararía poco antes de las elecciones presidenciales) nace el partido Nuevo Orden (Venezuela), agrupación política de extrema derecha/neofascista que mantuvo nexos con la Falange Española de las JONS y disuelto en 2002.

Neoperezjimenismo[editar]

El Neoperezjimenismo o los Nuevos Perezjimenistas apoyan la ideología del perezjimenismo desde el punto de vista de los objetivos del Nuevo Ideal Nacional y tienen como fin esta ideología para alcanzar la prosperidad del país donde nacieron y siempre defender los intereses de la nación venezolana.

El Neoperezjimenismo tiene como:

  • Bases: Tradición, recursos naturales y situación geográfica.
  • Finalidad: Hacer la patria cada día más próspera, digna y fuerte.
  • Objetivos: Transformación progresiva del medio físico y mejoramiento integral (material, moral e intelectual) de los habitantes del país.

Controversias y críticas[editar]

Nacionalismo[editar]

El gobierno de Marcos Pérez Jiménez y su obra han sugerido que su proyecto era en realidad personalista. En los últimos años de su gobierno, Marcos Pérez Jiménez había dejado de escuchar a sus propios Ministros. Pérez Jiménez no escuchaba a nadie, de acuerdo a la confesión de sus Ministros. La deuda pública se acumulaba y Pérez Jiménez cambiaba el tema. Los empresarios nacionales estaban inconformes con su gobierno, a raíz de la corrupción, las malas condiciones para emprender en Venezuela, las concesiones de las transnacionales, etc. El gobierno de Marcos Pérez Jiménez no se caracterizó por ser un gobierno nacionalista y liberal. Los sectores demócratas han señalado que este fue un gobierno autoritario, servil a las transnacionales, antidemocrático y poco liberal.[6]​ Pérez Jiménez se defendió en su libro Frente a la Infamia, pero evita abordar el tema de la deuda pública. [7]​ Los sectores más balanceados de la vida nacional han sugerido que el gobierno de Pérez Jiménez es el antecedente del estatismo de los gobiernos democráticos, aunque algunos medios de comunicación han creado otra matriz de opinión. [8]​ Es prudente señalar que el estatismo había comenzado antes de Pérez Jiménez y esto se hizo línea de gobierno desde López Contreras. La constitución de 1947 lo reafirmó.[8]​ Cabe destacar que, el capitalismo de Estado puede ser exitoso en algunos casos. El tema ha sido abordado desde diversas perspectivas.

Infraestructura e inmigración[editar]

Los medios de comunicación y el aparato de propaganda perezjimenista ha difundido que Pérez Jiménez realizó las grandes obras en infraestructura que existen hoy en día en Venezuela[9]​, pero eso no ha sido respaldado por las grandes academias, cámaras de comercio, universidades y gremios nacionales[6][10]​. Se ha sugerido que el mérito que ha recibido Pérez Jiménez debe ser compartido entre los gobiernos anteriores y posteriores, ya que la mayoría de las obras públicas que ejecutó no habían sido planificadas por él. [10]​ Tampoco Pérez Jiménez inició la construcción de estas obras y ha sido injusta la distribución del mérito en función de la contribución de cada gobierno. [10]​ El Presidente Marcos Pérez Jiménez le dio continuidad al proyecto de modernización de Venezuela, previamente planificado por Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita y el Trienio. Como señala Juan Martín Frechilla, el Plan Rotival había sido planificado antes de Pérez Jiménez y fue ejecutado en los gobiernos de López Contreras e Isaías Medina Angarita. La construcción de las Torres del Centro Simón Bolívar comenzó en la década de los 40, pero fueron culminadas por Pérez Jiménez. Cabe destacar que, algunas obras iniciadas por él, fueron culminadas por Rómulo Betancourt, como el Teleférico de Mérida. [10]

Las obras del gobierno de Marcos Pérez Jiménez fueron las siguientes:

Las obras que fueron culminadas por los gobiernos democráticos, posteriores al gobierno militar de Pérez Jiménez:

Algunos de los proyectos que fueron planificados e iniciados por Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita y el Trienio Adeco, pero que Pérez Jiménez continuó:

Proyectos de gobiernos anteriores, pero que Pérez Jiménez cambió su uso:

  • La Ciudad Vacacional "Los Caracas", antiguamente una comunidad para enfermos de lepra. Pérez Jiménez los perjudicó cuando la convirtió en una ciudad vacacional.

La inmigración a Venezuela se intensificó durante los gobiernos de Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita, aunque anteriormente ya habían existido pequeñas olas de inmigrantes. Si bien la inmigración continuó durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez y los posteriores gobiernos democráticos, estos no recibieron las primeras grandes olas de inmigrantes. El gobierno de Eleazar López Contreras recibió varios barcos de judíos provenientes de Europa, a pesar de las críticas provenientes desde el extranjero y algunos sectores de Venezuela. [11]​ En 1938, salieron de Hamburgo (Alemania) varios barcos de inmigrantes judíos. Venezuela fue el único país que los recibió, a pesar de las amenazas de Hitler. Las leyes venezolanas le prohibían a López Contreras aceptar el ingreso de judíos, pero López Contreras hizo el sacrificio de recibir a os refugiados. El gobierno de López Contreras fue presionado en la prensa nacional venezolana para que aceptara a los judíos y no accediera a las peticiones de Hitler. Se ha comentado que López Contreras podría ser descendiente de judíos sefarditas. [11]

Revista Time magazine[editar]

En el año 1955, la Revista Time tuvo en su portada a Marcos Pérez Jiménez y el balance sobre su gestión fue regular. En la Revista Time se habló del boom económico que Venezuela experimentaba a raíz de su producción petrolera y el crecimiento del sector construcción, pero también se hizo mención a la creciente deuda del país sudamericano y los problemas sociales que enfrentaba. [12]​ De acuerdo a la Revista Time, las obligaciones del Gobierno pagaderas en moneda extranjera no se cancelan a su vencimiento. Venezuela era un país que no pagaba a tiempo sus compromisos. La Revista Time denunció que la deuda pública en las dependencias del Gobierno seguía su curso ascendente, sin que se viera un esfuerzo por controlarla. Los inversionistas no lograban calcular el monto de esa deuda pública.

En este período se adelantó la construcción de las principales vías de comunicación en el país, que unieron tanto occidente, centro y oriente del país, así como conglomerados industriales y grandes monumentos. Cabe destacar que, la mayoría de las obras ya estaban planificadas desde el gobierno de Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita y Trienio Adeco, así que el mérito debe ser compartido entre varios gobiernos.[13]​ Los gobiernos democráticos terminaron de pagar las deudas contraídas, aunque los sectores que defienden el militarismo se han negado a reconocerlo.

La admiración de Hugo Chávez[editar]

El 25 de abril de 2010 el expresidente Hugo Chávez comento en su programa semana Aló Presidente: "Yo creo que el general Pérez Jiménez fue el mejor presidente que tuvo Venezuela en mucho tiempo. (...) Fue mejor que Rómulo Betancourt, fue mejor que toditos ellos. No los voy a nombrar. (...) Lo odiaban porque era militar". Igualmente agregó: "Miren, si no hubiese sido por el general Pérez Jiménez, ¿ustedes creen que tendríamos Fuerte Tiuna, la Academia, la Efofac, el Círculo Militar, Los Próceres, la autopista Caracas-La Guaira, los superbloques del 23 de enero, la autopista del Centro, el Teleférico, la Siderúrgica, Guri?", preguntó.[14]​ Hugo Chávez admiraba a Pérez Jiménez y llama la atención que citaba con frecuenta a Jorge Mier Hoffman, uno de los promotores del perezjimenismo.

Endeudamiento de la nación[editar]

El tema de la deuda pública flotante ha sido objeto de grandes controversias y discusiones en Venezuela. En opinión de Peréz Jiménez: "era el sector privado y no el Gobierno el que había incurrido en esta deuda. Estimaba que los contratistas habían obtenido financiamiento sobre la base de los contratos públicos, incluidos aquellos con calendarios que ataban los pagos a las fases de las obras. Cuando no las terminaban en las fechas pactadas, los pagos se posponían, aún cuando las firmas tuvieran que pagar puntualmente a sus acreedores. Desde esta perspectiva, la deuda era el resultado de la incapacidad del sector privado para cumplir a tiempo sus compromisos."[15]​ El problema de esta afirmación es que las academias venezolanas no han encontrado suficiente información disponible para evaluar la veracidad de estas afirmaciones de Pérez Jiménez.

A raíz de las controversias surgidas, se ha señalado lo siguiente sobre la justificación de Pérez Jiménez: "A la luz de la información disponible resulta difícil evaluar la veracidad de estas opiniones. Durante la recesión de 1957 los acreedores se tornaron más inflexibles y los contratistas se vieron más presionados para cumplir con sus obligaciones financieras. Lo que sigue siendo poco claro y resulta “inexplicable” para algunos (Burggraaff 1972:144) es por qué Pérez Jiménez se negó a pagar a los contratistas, aunque no fuera más que para lograr su apoyo político. Según Vallenilla Lanz, la negativa de Pérez Jiménez a efectuar los pagos de los 150 millones de dólares de deuda interna (pese a que el Tesoro contaba con un excedente de más de 700 millones), y pese también a las súplicas de Vallenilla, se debió a su terquedad. Incluso, después de la preocupación por la política gubernamental expresada públicamente por los militares, Pérez Jiménez cortó el diálogo negando que existiera deuda: “no hay deudas, sino compromisos” (Vallenilla 1967:451)".[16]

El crecimiento de Venezuela no era sostenible en este período. La deuda de las constructoras privadas había crecido desproporcionadamente y esa fue una de las razones que ocasionaron la salida del poder de Marcos Pérez Jiménez. Las finanzas de muchas empresas constructoras sentían la inminencia de una quiebra. El gobierno tuvo que acudir al otortogamiento de nuevas concesiones petroleras en 1956 y 1957 para solventar las dificultades financieras y la enorme deuda que se había contraído. Gracias a estas concesiones, el Gobierno recibió 2.188 millones de bolívares como ingresos fiscales y eso le permitió mitigar los efectos de la deteriorada situación fiscal de Venezuela. Fred Levy señaló que la balanza de pagos y las finanzas gubernamentales fueron la evidencia del desorden fiscal de la dictadura.[17]

La justificación de Marcos Pérez Jiménez[editar]

En su libro "Frente a la Infamia", Pérez Jiménez se defendió y justificó sus acciones. En este libro, denuncia los vejamenes que sufrió mientras estuvo en la cárcel del condado de Dade. Pérez Jiménez expone sus razones para endeudar al país y hace contestación a los cargos que se le han imputado luego de su extradición. [18]​ Según Pérez Jiménez, el proceso legal en su contra se hizo al margen de la ley. La venganza era lo que motivaba a estos sectores de la población. Pérez Jiménez dijo que sus críticos eran infames, infelices, inmorales, incapaces, e ignorantes. El ex-dictador acusó a todos los demócratas de traidores a la patria en su libro. En el prólogo del libro, Pérez Jiménez es definido como "un gran dictador; un magnífico dictador". En el libro, son escasas las menciones que Pérez Jiménez hace sobre el problema económico que generó en Venezuela a raíz de la deuda pública de su gobierno. La descalificación de sus oponentes es el rasgo más resaltante del libro. Pérez Jiménez acusó a los demócratas de corrupción y criticó el presupuesto de 33 mil 500 millones de bolívares. Pérez Jiménez publica una lista de obras que iba a construir, pero los demócratas no lo dejaron. De acuerdo a su perspectiva, la culpa era de los demás, ya sean los estadounidenses, los demócratas venezolanos o la industria privada nacional.

Manuel Aristeguieta ha sido descartado de la administración pública porque cualquiera que sea el cargo que desempeñe, se considera con patente de corso para pecular. Y parece que el gobierno ya se cansó de reconocerle esa perrogativa porque, como sucede con los enfermos contagiosos, automáticamente contaminan a los funcionarios a su alrededor. Si Manuel Aristeguieta no hubiese sido tan desvergonzado en sus actividades de peculador, el gobierno actual, en recompensa por sus actuaciones durante mi extradición, lo tendría en un cargo de mayor responsabilidad, y por ende, mejor remunerado.

Marcos Pérez Jiménez

Venezuela, política y petróleo de Rómulo Betancourt[editar]

Betancourt criticó la dictadura perezjimenista en su popular libro "Venezuela, política y petróleo", el cual terminó siendo la base ideológica del partido político Acción Democrática. El político venezolano denunció que el gobierno gastaba sin tasa todo lo que no se exportaba a los bancos extranjeros con destino a las cuentas particulares de los gobernantes. Esto condujo al Estado a una encrucijada crítica. En lo que se refiere a las finanzas públicas, Venezuela estaba ubicada en el casillero de los deudores tramposos. Betancourt se enfocó en criticar el desorden fiscal de la dictadura y la irresponsabilidad económica de la misma. El país no paraba de contraer deudas. El caos de las finanzas públicas era una manera de expresarse en realidades de gobierno la doctrina del Bien Nacional. La dictadura se vio compelida a dar explicaciones a raíz de la crítica de la prensa extranjera, como Time Magazine. [19]

El Banco Obrero, el Instituto de Obras Sanitarias, el Ministerio de Obras Públicas, otros Ministerios e Institutos Autónomos, no hacían en dinero muchos de sus pagos. Sino en títulos a corto plazo, de obligatorio aceptación por contratistas, dueños de propiedades expropiadas y vendedores de materiales.

"Los contratistas y vendedores que reciben esos bonos-escribe Time magazine- deben descontar hasta 18%, antes de convertirlos en dinero, por lo que naturalmente alzan los precios en previsión del esperado sacrificio". Se trataba como a primera vista se aprecia, de una forma absurda de obtener dinero para el gobierno, a un costo tan exagerado y en un país de muy elevado presupuesto estatal de gastos.

(...)

En su Mensaje de abril de 1955 ante el seudoparlamento caraqueño, Pérez Jiménez debió admitir la existencia de una cuantiosa deuda glotante, expediente increíble en una nación con tan elevado Presupuesto y al cual no apeló antes el Estado venezolano, por lo menos en los últimos 20 años. El otrora arrogante prestidigitador con millones habló ahora en lenguaje quejumbroso de pulpero fallido, maula y medio en quiebra.
Rómulo Betancourt

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Marcos Pérez Jiménez
  2. «Criminalidad en Venezuela». 
  3. http://archive.is/20121210145031/webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:jIuJAleUXBQJ:ftp://iies.faces.ula.ve/Pdf/Revista15/Rev15Cartay.pdf+&hl=es&gl=ve
  4. «Popularidad y participación electoral de la CCN y demás fuerzas políticas en la década de 1960». 
  5. http://saber.ucab.edu.ve/bitstream/handle/123456789/38894/sicr176319731016.pdf?sequence=2
  6. a b Stambouli, Andrés (2009). La política extraviada: Una historia de Medina a Chávez. Fundación para la Cultura Urbana. p. 97. 
  7. Pérez Jiménez, Marcos (1968). Frente a la Infamia. Ediciones Garrido. 
  8. a b «Se trata de Libertad». Partido Vente Venezuela. 2016. 
  9. «7 obras de infraestructura de Marcos Pérez Jiménez | POPULARTOP». POPULARTOP. 2017-05-01. Consultado el 2018-04-05. 
  10. a b c d Martín Frechilla, Juan José (2004). Diálogos reconstruidos para una historia de la Caracas moderna. Ediciones FAU UCV Universidad Central de Venezuela. 
  11. a b «Venezuela, los judios, el presidente Eleazar López Contreras y su origen sefardita». 
  12. «VENEZUELA: Skipper of the Dreamboat». Time Magazine. 1955. 
  13. Stambouli, Andrés (2009). La política extraviada: Una historia de Medina a Chávez. Fundación para la Cultura Urbana. p. 97. 
  14. Reyes Theis (23 de enero de 2013). «Según Chávez: "Pérez Jiménez fue el mejor presidente de Venezuela"». El Universal. 
  15. Coronil Ímber, Fernando (2013). El Estado Mágico. Alfadil. p. 218. «En opinión de Pérez Jiménez, era el sector privado y no el Gobierno el que había incurrido en esta deuda. Estimaba que los contratistas habían obtenido financiamiento sobre la base de los contratos públicos, incluidos aquellos con calendarios que ataban los pagos a las fases de las obras. Cuando no las terminaban en las fechas pactadas, los pagos se posponían, aun cuando las firmas tuvieran que pagar puntualmente a sus acreedores (Blanco 1983:163). Desde esta perspectiva, la deuda era el resultado de la incapacidad del sector privado para cumplir a tiempo sus compromisos. A la luz de la información disponible resulta difícil evaluar la veracidad de estas opiniones.» 
  16. Coronil Ímber, Fernando (2013). El Estado Mágico. Alfadil. «A la luz de la información disponible resulta difícil evaluar la veracidad de estas opiniones. Durante la recesión de 1957 los acreedores se tornaron más inflexibles y los contratistas se vieron más presionados para cumplir con sus obligaciones financieras. Lo que sigue siendo poco claro y resulta “inexplicable” para algunos (Burggraaff 1972:144) es por qué Pérez Jiménez se negó a pagar a los contratistas, aunque no fuera más que para lograr su apoyo político. Según Vallenilla Lanz, la negativa de Pérez Jiménez a efectuar los pagos de los 150 millones de dólares de deuda interna (pese a que el Tesoro contaba con un excedente de más de 700 millones), y pese también a las súplicas de Vallenilla, se debió a su terquedad. Incluso, después de la preocupación por la política gubernamental expresada públicamente por los militares, Pérez Jiménez cortó el diálogo negando que existiera deuda: “no hay deudas, sino compromisos” (Vallenilla 1967:451).» 
  17. Stambouli, Andrés (2009). La política extraviada: Una historia de Medina a Chávez. Fundación para la Cultura Urbana. p. 97. 
  18. Pérez Jiménez, Marcos (1968). Frente a la Infamia. Ediciones Garrido. 
  19. Betancourt, Rómulo (2007). Venezuela, Política y Petróleo. Universidad Católica Andrés Bello. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Aristea UCV: Marcos Pérez Jiménez y el Nuevo Ideal Nacional (video).