Negacionismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En comportamiento humano, el negacionismo es exhibido por individuos que eligen negar la realidad para evadir una verdad incómoda. [1]​ De acuerdo al autor Paul O'Shea, "es el rechazo a aceptar una realidad empíricamente verificable. Es en esencia un acto irracional que retiene la validación de una experiencia o evidencia histórica".[2]​ El autor Michael Specter define el negacionismo grupal cuando "todo un segmento de la sociedad, a menudo luchando con el trauma del cambio, da la espalda a la realidad en favor de una mentira más confortable".[3]

En ciencia, ha sido definido como el rechazo de conceptos básicos, aceptados y fuertemente apoyados por la evidencia que forman parte del consenso científico en tal área en favor de ideas que son radicales y controvertidas.[4]​ Se ha propuesto que sus variadas formas tienen en común el rechazo a la arrolladora evidencia y la búsqueda de controversia en un intento de negar que exista un consenso.[5][6]​ Un ejemplo usual es el creacionismo de la Tierra joven y su disputa con la evolución.[7]

Se han acuñado los términos negacionismo del Holocausto, de la COVID-19 y del VIH/sida;[8][9][10][11][12]​ y se ha llamado negacionistas del cambio climático a aquellos que se oponen al consenso científico que sostiene que el calentamiento global es real y se debe a las actividades humanas.[13][14][15][16]​ Se ha criticado el uso de la palabra negacionismo como una técnica de propaganda para reprimir puntos de vistas minoritarios.[17]​ Similarmente, en un ensayo que discute la importancia del escepticismo, Clive James objetó el uso de negacionista para describir a escépticos del cambio climático, afirmando que esto "recuerda al espectáculo de un fanático negando al Holocausto".[18]Celia Farber se opone al término negacionista del vih, argumentando que es injustificado poner esta creencia en el mismo nivel moral que los crímenes nazis de lesa humanidad.[19]​ Sin embargo, Robert Gallo et al. defienden esta comparación, sosteniendo que el negacionismo del VIH es similar al del Holocausto debido que es una forma de pseudociencia que "contradice un cúmulo inmenso de investigación".[20]

Se han propuesto diversas motivaciones y causas para el negacionismo, incluyendo creencias religiosas y egoísmo, o un mecanismo psicológico de defensa contra ideas perturbadoras.[21][22]

Ortodoxia y heterodoxia[editar]

El antropólogo Didier Fassin distingue entre negación, definida como "la observación empírica de que la realidad y la verdad son negados", y negacionismo, que el define como "una posición ideológica a través de la cual el sujeto reacciona sistemáticamente contra la realidad y la verdad".[23]

Individuos o grupos que rechazan proposiciones en las que existe consenso científico o erudito puede caer en el negacionismo al usar tácticas retóricas para dar una apariencia de argumento o debate legítimo, cuando en realidad no lo hay.[6]​ Rick Stoff citó a Chris Hoofnagle como sigue:

Entonces existen aquellos que usan tácticas negacionistas para proteger alguna "idea sobrevalorada" que es crítica para su identidad. Ya que un diálogo legítimo no es una opción válida para aquellos que están interesados en proteger ideas tendenciosas o no razonables desde hechos científicos, su único recurso es usar esta clase de tácticas retóricas.[24]

En un artículo de prensa de 2003, Edwin Cameron, un juez superior sudafricano infectado con VIH, describió las tácticas usadas por aquellos que niegan el Holocausto y por aquellos que niegan que la pandemia de sida es debido a la infección por VIH. Afirma que "para los negacionistas, los hechos son inaceptables. Participan en controversias radicales, con propósitos ideológicos, de hechos que, en líneas generales, son aceptados por casi todos los expertos y aficionados como establecido sobre la base de una aplastante evidencia".[25]​ Para hacerlo emplean "distorsiones, medias verdades, targiversaciones de las posturas rivales y convenientes cambios de premisas y lógica".[25]​ Edwin Cameron nota que una táctica usual usada por negacionista es "crear una gran obra de inevitable indeterminancia de cifras y estadísticas",[25]​ debido a que estudios científicos de muchas áreas se basan en análisis de probabilidades de conjuntos de información, y en estudios históricos el número preciso de víctimas y otros hechos no están disponibles en fuentes primarias.

Tal "recurso de debate de información y 'evidencia' pseudocientífica" se ha reparado como una práctica común de varios tipos de negacionismo también en un artículo de 2009 publicado en la revista Globalization and Health.[26]​ Esta es un área que el historiados inglés Richard J. Evans mencionó en el análisis del trabajo de David Irving que presentó en la demanda contra Deborah Lipstadt por difamación:

Los historiados respetables y profesionales no suprimen partes de la citas de textos que están en contra de su propia postura, sino que las toman en cuenta y, si es necesario, cambien su propia postura en consecuencia. No presentan como genuinos, documentos que se sabe falsificados solo porque las falsificaciones ocurrieron en el pasado. No inventan razones ingenuas, pero implausibles, y completamente sin sustento para desacreditas documentos genuinos porque aquellos están en contra de sus argumentos; de nuevo, enmiendan sus argumentos si es el caso, o, ciertamente, los desechan totalmente. No atribuyen concientemente sus propias conclusiones a libros u otras fuentes que, de hecho, en una inspección más cercana, realmente dicen lo contrario. No buscan ansiosamente la cifra más alta posible en una serie estadística, independientemente de su confiabilidad, o similar, simplemente porque quieren, por cualquier razón, maximizar la cifra en cuestión, sino que evalúan todas las cifras disponibles, tan imparcialmente como es posible, para llegar a un número que resista el escrutinio crítico de otros. No transladan errónea y conscientemente fuentes en idiomas extranjeros para hacerlas parecer más útiles para sí. No inventan obstinadamente palabras, frases, citaciones, acontecimientos y eventos, para los que no hay evidencia histórica, para hacer sus argumentos más plausibles.[27]

Mark Hoofnagle, hermano de Chris Hoofnagle, ha descrito al negacionismo como "el empleo de tácticas retóricas para dar la apariencia de argumento o debate legítimo, cuando en realidad no lo hay".[5][6][28]​ Es el proceso que funciona usando una o más de las siguientes cinco tácticas con el fin de mantener la apariencia de una controversia auténtica:[29]

  1. Teoría de conspiración. Desestimar la información o la observación sugiriendo que los rivales participan en "una conspiración para esconder la verdad".
  2. Falacia de evidencia incompleta. Seleccionar un artículo aislado apoyando su idea, o usar artículos obsoletos, defectuosos o desacreditados para hacer parecer la postura opuesta como si estos apoyaran sus ideas en una investigación débil.
  3. Expertos falsos. Pagarle a un experto en el campo, o en otra área, para que dé evidencia de apoyo o credibilidad.
  4. Cambiar las reglas — Desestimar la evidencia presentada en respuesta a una afirmación en específico, solicitando continuamente otra pieza de evidencia.
  5. Otras falacias lógicas. Usualmente una o más falsas analogías, argumento ad consequentiam, falacia del hombre de paja, o red herrings.

Tara Smith de la University of Iowa también dijo que cambiar las reglas, teorías conspiratorias y falacia de evidencia incompleta son características generales de los argumentos negacionistas, pero añadió que estos grupos usan la "mayoría de sus esfuerzos en criticar la teoría convencional" en una clara creencia de que si logran desacreditar el punto de vista tradicional, sus propias "ideas sin apoyo llenarán el vacío".[30]

Normativo y polémico[editar]

Si un bando acusa al otro de negacionista, entonces está evadiendo el debate. Esto se debe a que negacionista es tanto normativo debido a que implícitamente afirma que hay una verdad que se quiere negar y polémico debido a que el acusador a menudo explica por qué su rival está negando la presunta verdad y se equivoca en lo absoluto. Esto conduce a la denuncia implícita de que si el bando acusado persiste en su postura a pesar de la evidencia, debe poseer motivaciones ocultas.[23]

Edward Skidelsky, académico de filosofía de Universidad de Exeter, ha sugerido que este es un uso reciente de la palabra denial (negación) y que puede tener sus orígenes en el antiguo sentido de deny, relativo a rechazar (como cuando el apóstol Pedro negó a Jesús), cuyo antecedente más reciente proviene del sentido freudiano de negar como un rechazo a aceptar una verdad dolorosa o humillante. Escribió: "Una acusación de 'negación' es seria, pues implica ya sea deshonestidad deliberada o autoengaño. La cosa negada es, por inferencia, tan obviamente cierta que el negador debe actuar motivado por la perversidad, malicia o ceguera obstinada". Sugiere que, por la introducción de la etiqueta "negacionista" en áreas profundas de debate histórico o científico, "uno de los grandes logros de la Ilustración -la liberación de la investigación científica e histórica del dogma- es silenciosamente revertida", y que debiese ser motivo de preocupación para las personas de mente liberal.[31]

Ejemplos de uso[editar]

Negacionismo de la evolución[editar]

Las creencias religiosas del individuo pueden dar entrada a la negación de la existencia de la teoría científica de la evolución. La evolución permanece como un hecho indiscutido dentro de la comunidad científica y en la academia, donde el nivel de apoyo a la evolución es esencialmente universal, aún esta idea es a menudo vista con oposición por fundamentalistas bíblicos.[32][33][34][35][36]​ La mirada alternativa es presentada a menudo como una interpretación literal del mito de la creación del Génesis. Aunque no hay evidencia que el creacionismo ocurriese,[37]​ muchos cristianos fundamentalistas lo enseñan como si fuese un hecho bajo los nombres de ciencia de la creación y el diseño inteligente. Adicionalmente, las creencias que suelen acompañar al creacionismo incluyen el mito del Diluvio universal, el geocentrismo, y la creencia que la Tierra solo tiene entre 6 000 y 10 000 años de edad. Todas estas creencias son consideradas pseudociencias por la comunidad científica y son ampliamente consideradas ficticias.[38]

Negación del Holocausto[editar]

Fotografía de varios prisioneros en el campo de concentración de Buchenwald tomada durante su liberación el 16 de abril de 1945. El 6 de mayo de ese mismo año, The New York Times[39]​ publicó una versión modificada de la fotografía en la que el hombre de pie fue retirado de esta.[40]​ Varios negacionistas sostienen que esta, y varias otras evidencias documentales del Holocausto, son falsificaciones hechas después de terminada la Segunda Guerra Mundial.[41]

El negacionismo del Holocausto consiste en el acto de negar el genocidio de los judíos y otros grupos étnicos en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial atribuyéndole que es parte de una conspiración.[42][43]​ Los que niegan el Holocausto afirman: que la «solución final» de la Alemania nazi tenía como único objetivo deportar judíos del Tercer Reich, pero que no incluía el exterminio de judíos; que las autoridades nazis no usaron campos de exterminio y cámaras de gas para asesinar a judíos en masa; o que el número real de judíos asesinados fue significativamente menor que la cifra históricamente aceptada de 5 a 6 millones, por lo general alrededor de una décima parte de esa cifra.[44][45][46][47][48][49]

Debido a que el negacionismo del Holocausto es una faceta común de propaganda racista por parte de grupos antisemitas y neonazis, se considera un problema social grave en muchos lugares donde ocurre y es ilegal en varios países europeos, entre ellos Alemania y Austria, así como en Israel.[50][51][52]

Los académicos usan el término negacionismo para describir los puntos de vista y la metodología de los negacionistas del Holocausto con el fin de distinguirlos de los revisionistas históricos legítimos, que desafían las interpretaciones ortodoxas de la historia utilizando metodologías históricas establecidas.[53]​ Los negacionistas del Holocausto generalmente no aceptan al negacionismo como una descripción apropiada de sus actividades y usan el eufemismo de revisionismo en su lugar.[54]​ Las metodologías de los negacionistas del Holocausto a menudo se basan en una conclusión predeterminada que ignora la abrumadora evidencia histórica de lo contrario.[55][56]

La mayoría de los negacionistas del Holocausto afirman, explícita e implícitamente, que el Holocausto es un engaño, o como mucho una exageración, que surge de una deliberada conspiración judía diseñada para promover el interés de los judíos a expensas de otras personas.[53]​ Por esta razón, el negacionismo del Holocausto generalmente se considera una teoría de conspiración antisemita.[54][57][58][59][60]

Negacionismo del VIH/sida[editar]

Micrografía electrónica del virus de la inmunodeficiencia humana. El negacionismo del VIH/sida niega la existencia del VIH o su papel en la causa del sida.

El negacionismo del VIH/sida es la creencia, contraria a la concluyente evidencia médica y científica,[61][62]​ de que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) no causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).[63]​ Algunos negacionistas rechazan la existencia del VIH, mientras que otros aceptan que el VIH existe pero sostienen que es un inofensivo virus pasajero que no causa el sida. Si es que los negacionistas reconocen el sida como una enfermedad real, lo atribuyen a alguna combinación de conducta sexual, drogas recreativas, desnutrición, mala higiene, hemofilia o efectos de los fármacos utilizados para tratar la infección del VIH (antirretrovirales).[64][65]

El consenso científico es que la evidencia que demuestra que el VIH es la causa del sida es concluyente[61][62]​ y que las afirmaciones de los negacionistas del VIH/sida son pseudociencia basada en falsas teorías de conspiración,[66]​ razonamiento defectuoso, cherry picking y tergiversación de datos científicos en su mayoría obsoletos.[61][62][67]​ Con el rechazo de estos argumentos por la comunidad científica, el material de los negacionistas del VIH/sida está actualmente dirigido a un público científicamente menos sofisticado y se difunde fundamentalmente a través de internet.[68][69]

A pesar de su falta de aceptación científica, la negación del VIH/sida ha tenido un impacto político significativo, sobre todo en Sudáfrica bajo la presidencia de Thabo Mbeki. Los científicos y los médicos han dado la señal de alarma respecto al costo humano del negacionismo del VIH/sida, el cual desalienta a las personas VIH positivas a utilizar tratamientos de eficacia demostrada.[62][70][68][71][72][73]​ Los investigadores de salud pública han atribuido 330.000 a 340.000 muertes por el sida, junto con otras 171.000 infecciones y 35.000 infecciones infantiles por el VIH, tras el abrazo del negacionismo del VIH/sida por el gobierno de Sudáfrica.[74][75]​ La interrupción de los tratamientos antivirales es también una gran preocupación mundial, ya que potencialmente aumenta la probabilidad de la aparición de cepas del virus con resistencia a antivirales.[76]

Negación del cambio climático[editar]

El consenso científico es que el calentamiento global está causado por las actividades humanas.

La negación del cambio climático antropogénico es la negación, la desestimación o la duda injustificada que contradice el consenso científico sobre el cambio climático, incluida la medida en que es causado por los seres humanos, sus efectos en la naturaleza y la sociedad humana, o el potencial de adaptación al calentamiento global por las acciones humanas.[77][78][79]​ Muchos de los que niegan, descartan o dudan injustificadamente del consenso científico sobre el calentamiento global antropogénico se autodenominan "escépticos del cambio climático",[80][78]​ lo cual, según han señalado varios científicos, es una descripción inexacta.[81][82][83]​ La negación del cambio climático también puede estar implícita cuando los individuos o los grupos sociales aceptan la ciencia pero no llegan a aceptarla o a traducir su aceptación en acciones.[84]​ Varios estudios de ciencias sociales han analizado estas posturas como formas de negacionismo,[85][86]pseudociencia[87]​ o propaganda.[88]

La campaña para socavar la confianza del público en la ciencia del clima ha sido descrita como una "máquina de negación" organizada por intereses industriales, políticos e ideológicos, y apoyada por medios de comunicación conservadores y blogueros escépticos para fabricar la incertidumbre sobre el calentamiento global.[89][90][91]

La política del calentamiento global se ha visto afectada por el negacionismo del cambio climático y la controversia política sobre el calentamiento global, lo que ha socavado los esfuerzos para actuar sobre el cambio climático o adaptarse a él.[92][93][88]​ Quienes promueven el negacionismo suelen utilizar tácticas retóricas para dar la apariencia de una controversia científica donde no la hay.[94][95]

Las campañas organizadas para socavar la confianza del público en la ciencia del clima están asociadas a políticas económicas conservadoras y respaldadas por intereses industriales que se oponen a la regulación de las emisiones de CO2.[96]​ El negacionismo del cambio climático se ha asociado con el lobby de los combustibles fósiles, los hermanos Koch, los defensores de la industria y los think tanks conservadores, a menudo en Estados Unidos.[97][98][99][88]​ Más del 90% de los documentos negacionistas sobre el cambio climático proceden de think tanks de derecha.[100]

Ya en los años 1970, las empresas petroleras publicaban investigaciones que coincidían ampliamente con la opinión de la comunidad científica sobre el calentamiento global. A pesar de ello, las compañías petroleras organizaron una campaña de negación del cambio climático para difundir la desinformación pública durante varias décadas, una estrategia que ha sido comparada con la negación organizada de los peligros de fumar tabaco por parte de la industria tabacalera, y que a menudo incluso fue llevada a cabo por los mismos individuos que previamente difundieron la propaganda negacionista de la industria tabacalera.[101][102][103]

Negacionismo del COVID-19[editar]

Grafiti negacionista de la COVID-19 en Andalucía (España).
El negacionismo del COVID-19 es la creencia de que la enfermedad infecciosa COVID-19 (causada por el virus SARS-CoV-2) y la pandemia que esta ha provocado a finales de 2019, 2020, 2021 y aún en 2022, no son reales o que la gravedad de las mismas no es elevada.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Janet Maslin (4 de noviembre de 2009). «Michael Specter Fires Bullets of Data at Cozy Antiscience in 'Denialism'». New York Times. 
  2. Paul O'Shea, A Cross Too Heavy: Eugenio Pacelli, Politics and the Jews of Europe 1917-1943, Rosenberg Publishing, 2008. ISBN 187705. p.20.
  3. Specter, Michael (2009). Denialism: How Irrational Thinking Harms the Planet and Threatens Our Lives. Penguin. ISBN 1594202303. 
  4. Scudellari M (marzo de 2010). «State of denial». Nat. Med. 16 (3): 248. PMID 20208495. doi:10.1038/nm0310-248a. 
  5. a b Diethelm, PA and McKee, M (2009). «Denialism: what is it and how should scientists respond?». European Journal of Public Health 19 (1): 2-4. PMID 19158101. doi:10.1093/eurpub/ckn139. Resumen divulgativo. 
  6. a b c McKee, M and Diethelm, PA (2010). «How the growth of denialism undermines public health». British Medical Journal 341: 1309-1311. PMID 21156741. doi:10.1136/bmj.c6950. 
  7. http://evolveinthegenes.wordpress.com/
  8. Kim, Richard (2 de marzo de 2007). «Harper's Publishes AIDS Denialist». The Nation. Archivado desde el original el 30 de octubre de 2014. Consultado el 21 de marzo de 2014. 
  9. Cohen, Jon (15 de junio de 2007). «HIV/AIDS: AIDSTruth.org Web Site Takes Aim at 'Denialists'». Science 316 (5831): 1554. PMID 17569834. doi:10.1126/science.316.5831.1554. 
  10. Smith, Tara C; Steven P Novella (2007). «HIV Denial in the Internet Era». PLoS Med 4 (8): e256. PMC 1949841. PMID 17713982. doi:10.1371/journal.pmed.0040256. 
  11. Watson, James (2006). «Scientists, activists sue South Africa's AIDS 'denialists'». Nature Medicine 12 (1): 6. PMID 16397537. doi:10.1038/nm0106-6a. Archivado desde el original el 28 de septiembre de 2007. 
  12. «Editorial: Denying science». Nature Medicine 12 (4): 369. 2006. PMID 16598265. doi:10.1038/nm0406-369. 
  13. Kennedy, Donald (27 de julio de 2007). «Climate: Game Over». Science 317 (5837): 425. PMID 17656688. doi:10.1126/science.1147817. 
  14. Colquhoun, David (9 de septiembre de 2009). «Trust me, I'm a scientist». BMJ 339: b3658. doi:10.1136/bmj.b3658. 
  15. Ellen Goodman (9 de febrero de 2007). «No change in political climate». The Boston Globe. Consultado el 30 de agosto de 2008. 
  16. Deniers of global warming harm us Joel Connelly. Seattle Post-Intelligencer, July 10, 2007.
  17. Michael Fitzpatrick (9 de octubre de 2009). «Stop this witch hunt against 'evil deniers'». Spiked. Archivado desde el original el 12 de octubre de 2009. 
  18. Clive James (23 de octubre de 2009). «In praise of scepticism». BBC. 
  19. Celia Farber (marzo de 2006). «Out of control: AIDS and the corruption of medical science». Harper's Magazine. 
  20. Robert Gallo, Nathan Geffen, Gregg Gonsalves, Richard Jefferys, Daniel R. Kuritzkes, Bruce Mirken, John P. Moore, Jeffrey T. Safrit (25 de marzo de 2006). «Errors in Celia Farber's March 2006 article in Harper's Magazine». AIDS Education Global Information System. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2008. 
  21. David Hambling (septiembre de 2009). «Abominable 'No' Men». Fortean Times UK. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2009. 
  22. The denial industry George Monbiot. Guardian Unlimited, September 19, 2006.
  23. a b Didier Fassin, When bodies remember: experiences and politics of AIDS in South Africa, Volume 15 of California Series in Public Anthropology, University of California Press, 2007, ISBN 978-0-520-25027-7. p. 115
  24. Stoff, Rick (June 2007). «'Denialism' and muddying the waters». St. Louis Journalism Review 37 (296): 21-33, 2p. 
  25. a b c The dead hand of denialism Edwin Cameron. Mail & Guardian (Johannesburg), April 17, 2003.
  26. Chazan M, Brklacich M, Whiteside A (2009). «Rethinking the conceptual terrain of AIDS scholarship: lessons from comparing 27 years of AIDS and climate change research». Global Health 5: 12. PMC 2764568. PMID 19807923. doi:10.1186/1744-8603-5-12. 
  27. Richard J. Evans. David Irving, Hitler and Holocaust Denial: Electronic Edition, 6. General Conclusion Paragraphs 6.20,6.21
  28. Kalichman, Seth (noviembre de 2009). «How to spot an AIDS denialist». New Humanist. Londres: The Rationalist Association. Consultado el 5 de noviembre de 2009. «AIDS denialism is one of several incarnations of denialism. All denialism is defined by rhetorical tactics designed to give the impression of a legitimate debate among experts when in fact there is none. Holocaust deniers claim that historians disagree about the evidence for Nazi mass gassings and systematic murder of Jews. Global warming denialists say that climatologists are torn by the evidence about climate change. 9/11 "Truth Seekers" , as clever a piece of branding as "pro-life", say the collapse of the Twin Towers resulted from controlled demolition. Vaccine hysterics tell us that the science is split on whether vaccinations cause autism. And AIDS denialists say that scientists are in disagreement about whether HIV causes AIDS. » 
  29. Mark Hoofnagle (11 de marzo de 2009). «Climate change deniers: failsafe tips on how to spot them». The Guardian. 
  30. Tara Smith (14 de septiembre de 2007). «The fanaticism of denial that must be exposed». Times Higher Education. 
  31. Skidelsky, Edward (27 de enero de 2010). «Words that think for us: The tyranny of denial». Prospect. Consultado el 10 Aug 2012. 
  32. Myers, 2006.
  33. NSTA, 2007.
  34. IAP, 2006.
  35. AAAS, 2006.
  36. Pinholster, 2006.
  37. «Is There Evidence for Creationism?». 
  38. «Statements from Scientific and Scholarly Organizations». National Center for Science Education. Consultado el 28 de agosto de 2008. 
  39. Denny, Harold (6 de mayo de 1945). «The World Must Not Forget» (en inglés). The New York Times Magazine. p. 42. Consultado el 21 de julio de 2018. 
  40. Romanov, Sergey (20 de julio de 2016). «The denier logic at its finest: the famous Buchenwald photo.». Holocaust Controversies (en inglés). Archivado desde el original el 22 de julio de 2018. Consultado el 21 de julio de 2018. 
  41. «Qué defienden los negacionistas del Holocausto y por qué Mark Zuckerberg dice que no deben ser censurados en Facebook». BBC News. 19 de julio de 2018. Consultado el 21 de julio de 2018. «Argumentan que la evidencia documental fue falsificada al finalizar la Segunda Guerra Mundial por personas que trabajaban para la comunidad judía mundial, indica Lipstadt... » 
  42. «Holocaust Denial and Distortion». www.ushmm.org (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  43. «Cronología de la negación del Holocausto». www.ushmm.org. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  44. Lipstadt, Deborah E. (1994). Denying the Holocaust: the growing assault on truth and memory (reprint edición). Plume. ISBN 978-0-452-27274-3. 
  45. «The Holocaust - Yad Vashem». www.yadvashem.org (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  46. «Holocaust Denial - Conspiracy Theories in American History». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  47. «BBC - History - World Wars: Denying the Holocaust» (en inglés británico). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  48. «The nature of Holocaust denial: What is Holocaust denial». 18 de julio de 2011. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  49. Deborah E. Lipstadt (18 de diciembre de 2012). Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory. Simon and Schuster. ISBN 978-1-4767-2748-6. «Modern Holocaust denial draws inspiration from a variety of sources. Among them are a legitimate historical tradition that was highly critical of government policies and believed that history was being used to justify these policies. The deniers consider themselves heirs of a group of influential American historians who were deeply disturbed by American involvement in World War I. These respected scholars, who called themselves revisionists, would have been appalled to learn of the purposes to which their arguments were put. » 
  50. Whine, Michael (Spring 2008), Expanding Holocaust Denial and Legislation Against It, Jewish Political Studies Review .
  51. X. v. Federal Republic of Germany, (European Commission of Human Rights 16 de julio de 1982).
  52. Faurisson v France, 2 BHRC UN Doc. CCPR/C/58/D/550/1993, 1 .
  53. a b «Why "Revisionism" Isn't». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  54. a b «Holocaust Denial - Conspiracy Theories in American History». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  55. «Holocaust Denial». Anti-Defamation League (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  56. «Antisemitism And Racism». 28 de junio de 2011. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  57. «Working Definition of Antisemitism». European Fundamental Rights Agency. 
  58. «Holocaust denial is part of a strategy». Le Monde diplomatique (en inglés). 1 de mayo de 1998. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  59. Reich, Walter. «Erasing the Holocaust» (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  60. Wieviorka, Michel (2018) [2014]. El antisemitismo explicado a los jóvenes [L'Antisémitisme expliqué aux jeunes]. Buenos Aires: Libros del Zorzal. p. 89. ISBN 978-84-17318-16-1. «Decir que uno duda acerca de la realidad de la Shoah o decir que no sucedió es ser antisemita ». 
  61. a b c «Confronting AIDS: Update 1988». Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias (Estados Unidos). 1988. «…the committee believes that the evidence that HIV causes AIDS is scientifically conclusive. » 
  62. a b c d «The Evidence that HIV Causes AIDS». National Institute of Allergy and Infectious Disease. 4 de septiembre de 2009. Archivado desde el original el 5 de marzo de 2011. Consultado el 14 de octubre de 2009. 
  63. Kalichman, 2009, p. 205.
  64. Cohen, J. (1994). «Duesberg and critics agree: hemophilia is the best test». Science 266 (5191): 1645-1646. Bibcode:1994Sci...266.1645C. PMID 7992044. doi:10.1126/science.7992044. 
  65. Kalichman, 2009.
  66. Kalichman, Seth C. (1 de enero de 2014). «The Psychology of AIDS Denialism». European Psychologist 19 (1): 13-22. doi:10.1027/1016-9040/a000175. 
  67. «Denying science». Nat. Med. 12 (4): 369. 2006. PMID 16598265. doi:10.1038/nm0406-369. «To support their ideas, some AIDS denialists have also misappropriated a scientific review in Nature Medicine which opens with this reasonable statement: "Despite considerable advances in HIV science in the past 20 years, the reason why HIV-1 infection is pathogenic is still debated." ». 
  68. a b Smith, TC; Novella, SP (August 2007). «HIV denial in the internet era». PLOS Medicine 4 (8): e256. PMC 1949841. PMID 17713982. doi:10.1371/journal.pmed.0040256. Archivado desde el original el 6 de mayo de 2008. 
  69. Steinberg, J (17 de junio de 2009). «AIDS denial: A lethal delusion». New Scientist 2713. Consultado el 14 de octubre de 2009. 
  70. Cohen J (December 1994). «The Duesberg phenomenon» (PDF). Science 266 (5191): 1642-4. Bibcode:1994Sci...266.1642C. PMID 7992043. doi:10.1126/science.7992043. Consultado el 22 de junio de 2009. 
  71. Watson J. (2006). «Scientists, activists sue South Africa's AIDS 'denialists'». Nat Med. 12 (1): 6. PMID 16397537. doi:10.1038/nm0106-6a. 
  72. Boseley, S. (14 de mayo de 2005). «Discredited doctor's 'cure' for Aids ignites life-and-death struggle in South Africa». The Guardian (London). Consultado el 14 de octubre de 2009. 
  73. , (2000). «The Durban Declaration». Nature 406 (6791): 156. PMID 10894520. doi:10.1038/35017662. 
  74. Chigwedere, P., Seage, G. R., Gruskin, S., Lee, T. H., Essex, M. (October 2008). «Estimating the Lost Benefits of Antiretroviral Drug Use in South Africa». Journal of acquired immune deficiency syndromes (1999) 49 (4): 410-415. PMID 19186354. doi:10.1097/QAI.0b013e31818a6cd5. Resumen divulgativo. 
  75. Nattrass, N. (February 2008). «Estimating the Lost Benefits of Antiretroviral Drug Use in South Africa». African Affairs 107 (427): 157-76. doi:10.1093/afraf/adm087. 
  76. «HIV-1 antiretroviral resistance: scientific principles and clinical applications.». Drugs. 2012. doi:10.2165/11633630. 
  77. National Center for Science Education, 2010: "The first pillar of climate change denial—that climate change is bad science—attacks various aspects of the scientific consensus about climate change ... there are climate change deniers:
    • who deny that significant climate change is occurring
    • who ... deny that human activity is significantly responsible
    • who ... deny the scientific evidence about its significant effects on the world and our society ...
    • who ... deny that humans can take significant actions to reduce or mitigate its impact.Of these varieties of climate change denial, the most visible are the first and the second."
  78. a b «Why Is It Called Denial?». National Center for Science Education. 15 January 2016. Consultado el 21 January 2016. 
  79. Powell, 2012, pp. 170–173: "Anatomy of Denial—Global warming deniers ... . throw up a succession of claims, and fall back from one line of defense to the next as scientists refute each one in turn. Then they start over: 'The earth is not warming.' 'All right, it is warming but the Sun is the cause.' 'Well then, humans are the cause, but it doesn't matter, because it warming will do no harm. More carbon dioxide will actually be beneficial. More crops will grow.' 'Admittedly, global warming could turn out to be harmful, but we can do nothing about it.' 'Sure, we could do something about global warming, but the cost would be too great. We have more pressing problems here and now, like AIDS and poverty.' 'We might be able to afford to do something to address global warming some-day, but we need to wait for sound science, new technologies, and geoengineering.' 'The earth is not warming. Global warming ended in 1998; it was never a crisis.'
  80. Matthews, Paul (3 April 2015). «Why Are People Skeptical about Climate Change? Some Insights from Blog Comments». Environmental Communication (en inglés) 9 (2): 153-168. ISSN 1752-4032. S2CID 143727181. doi:10.1080/17524032.2014.999694. 
  81. Björnberg, Karin Edvardsson (2017). «Climate and environmental science denial: A review of the scientific literature published in 1990–2015». Journal of Cleaner Production 167: 229-241. doi:10.1016/j.jclepro.2017.08.066.  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  82. Washington, 2013, p. 2: "Many climate change deniers call themselves climate 'skeptics' ... However, refusing to accept the overwhelming 'preponderance of evidence' is not skepticism, it is denial and should be called by its true name ... The use of the term 'climate skeptic' is a distortion of reality ... Skepticism is healthy in both science and society; denial is not."
  83. O'Neill, Saffron J.; sjoneill@unimelb.edu.au; Boykoff, Max (28 September 2010). «Climate denier, skeptic, or contrarian?». Proceedings of the National Academy of Sciences 107 (39): E151. Bibcode:2010PNAS..107E.151O. ISSN 0027-8424. PMC 2947866. PMID 20807754. doi:10.1073/pnas.1010507107. «Using the language of denialism brings a moralistic tone into the climate change debate that we would do well to avoid. Further, labeling views as denialist has the potential to inappropriately link such views with Holocaust denial ... However, skepticism forms an integral part of the scientific method and thus the term is frequently misapplied in such phrases as "climate change skeptic". »  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  84. National Center for Science Education, 2012: "Climate change denial is most conspicuous when it is explicit, as it is in controversies over climate education. The idea of implicit (or "implicatory") denial, however, is increasingly discussed among those who study the controversies over climate change. Implicit denial occurs when people who accept the scientific community's consensus on the answers to the central questions of climate change on the intellectual level fail to come to terms with it or to translate their acceptance into action. Such people are in denial, so to speak, about climate change."
  85. Dunlap, 2013, pp. 691–698: "There is debate over which term is most appropriate ... Those involved in challenging climate science label themselves 'skeptics' ... Yet skepticism is ... a common characteristic of scientists, making it inappropriate to allow those who deny AGW to don the mantle of skeptics ... It seems best to think of skepticism-denial as a continuum, with some individuals (and interest groups) holding a skeptical view of AGW ... and others in complete denial"
  86. Timmer, 2014
  87. Ove Hansson, Sven (2017). «Science denial as a form of pseudoscience». Studies in History and Philosophy of Science 63: 39-47. PMID 28629651. doi:10.1016/j.shpsa.2017.05.002. 
  88. a b c Jacques, Dunlap y Freeman, 2008, p. 351: "Conservative think tanks ... and their backers launched a full-scale counter-movement ... We suggest that this counter-movement has been central to the reversal of US support for environmental protection, both domestically and internationally. Its major tactic has been disputing the seriousness of environmental problems and undermining environmental science by promoting what we term 'environmental scepticism.'"
  89. Dunlap, 2013, pp. 691–698: "From the outset, there has been an organized 'disinformation' campaign ... to 'manufacture uncertainty' over AGW ... especially by attacking climate science and scientists ... waged by a loose coalition of industrial (especially fossil fuels) interests and conservative foundations and think tanks ... often assisted by a small number of contrarian scientists. ... greatly aided by conservative media and politicians . and more recently by a bevy of skeptical bloggers. This 'denial machine' has played a crucial role in generating skepticism toward AGW among laypeople and policymakers".
  90. Begley, 2007: "ICE and the Global Climate Coalition lobbied hard against a global treaty to curb greenhouse gases, and were joined by a central cog in the denial machine: the George C. Marshall Institute, a conservative think tank. ... the denial machine—think tanks linking up with like-minded, contrarian researchers"
  91. Vaidyanathan,ClimateWire, Gayathri. «What Have Climate Scientists Learned from 20-Year Fight with Deniers?». Scientific American (en inglés). Consultado el 15 de noviembre de 2021. 
  92. Dunlap, 2013: "Even though climate science has now firmly established that global warming is occurring, that human activities contribute to this warming ... a significant portion of the American public remains ambivalent or unconcerned, and many policymakers (especially in the United States) deny the necessity of taking steps to reduce carbon emissions ... From the outset, there has been an organized 'disinformation' campaign ... to generate skepticism and denial concerning AGW."
  93. Painter y Ashe, 2012: "Despite a high degree of consensus amongst publishing climate researchers that global warming is occurring and that it is anthropogenic, this discourse, promoted largely by non-scientists, has had a significant impact on public perceptions of the issue, fostering the impression that elite opinion is divided as to the nature and extent of the threat."
  94. Hoofnagle, Mark (30 April 2007). «Hello Science blogs (Welcome to Denialism blog)». "Denialism is the employment of rhetorical tactics to give the appearance of argument or legitimate debate, when in actuality there is none. These false arguments are used when one has few or no facts to support one's viewpoint against a scientific consensus or against overwhelming evidence to the contrary. They are effective in distracting from actual useful debate using emotionally appealing, but ultimately empty and illogical assertions. Examples of common topics in which denialists employ their tactics include: Creationism/Intelligent Design, Global Warming denialism" and "5 general tactics are used by denialists to sow confusion. They are conspiracy, selectivity (cherry-picking), fake experts, impossible expectations (also known as moving goalposts), and general fallacies of logic."
  95. Diethelm y McKee, 2009
  96. Klein, Naomi (9 November 2011). «Capitalism vs. the Climate». The Nation. Consultado el 2 January 2012. 
  97. Dunlap, 2013: "The campaign has been waged by a loose coalition of industrial (especially fossil fuels) interests and conservative foundations and think tanks ... These actors are greatly aided by conservative media and politicians, and more recently by a bevy of skeptical bloggers."
  98. David Michaels (2008) Doubt is Their Product: How Industry's Assault on Science Threatens Your Health.
  99. Hoggan, James; Littlemore, Richard (2009). Climate Cover-Up: The Crusade to Deny Global Warming. Vancouver: Greystone Books. ISBN 978-1-55365-485-8. Consultado el 19 March 2010.  See, e.g., p31 ff, describing industry-based advocacy strategies in the context of climate change denial, and p73 ff, describing involvement of free-market think tanks in climate-change denial.
  100. Xifra, Jordi (2016). «Climate Change Deniers and Advocacy: A Situational Theory of Publics Approach». American Behavioral Scientist 60 (3): 276-287. S2CID 58914584. doi:10.1177/0002764215613403. hdl:10230/32970. 
  101. Egan, Timothy (5 November 2015). «Exxon Mobil and the G.O.P.: Fossil Fools». The New York Times. Consultado el 9 November 2015. 
  102. Goldenberg, Suzanne (8 July 2015). «Exxon knew of climate change in 1981, email says – but it funded deniers for 27 more years». The Guardian. Consultado el 9 November 2015. 
  103. 'Shell knew': oil giant's 1991 film warned of climate change danger, The Guardian

Lectura adicional[editar]

Enlaces externos[editar]