Negacionismo del Holocausto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fotografía de varios prisioneros en el campo de concentración de Buchenwald tomada durante su liberación el 16 de abril de 1945. El 6 de mayo de ese mismo año, The New York Times[1]​ publico una versión modificada de la fotografía en la que el hombre de pie fue removido de esta.[2]​ Varios negacionistas sostienen que esta, y varias otras evidencias documentales del Holocausto, son falsificaciones hechas después de terminada la Segunda Guerra Mundial.[3]

El negacionismo del Holocausto es una teoría conspirativa que consiste en el acto de negar el genocidio de los judíos en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.[4][5]​ Los que niegan el Holocausto afirman: que la Solución Final de la Alemania Nazi tenía como único objetivo deportar judíos del Reich, pero que no incluía el exterminio de judíos; que las autoridades nazis no usaron campos de exterminio y cámaras de gas para asesinar a judíos en masa; o que el número real de judíos asesinados fue significativamente menor que la cifra históricamente aceptada de 5 a 6 millones, por lo general alrededor de una décima parte de esa cifra.[6][7][8][9][10][11]

Debido a que el negacionismo del Holocausto es una faceta común de cierta propaganda racista, se considera un problema social grave en muchos lugares donde ocurre y es ilegal en varios países europeos e Israel.[12][13][14]

Los académicos usan el término negacionismo para describir los puntos de vista y la metodología de los negacionistas del Holocausto con el fin de distinguirlos de los revisionistas históricos legítimos, que desafían las interpretaciones ortodoxas de la historia utilizando metodologías históricas establecidas.[15]​ Los negacionistas del Holocausto generalmente no aceptan al negacionismo como una descripción apropiada de sus actividades y usan el eufemismo de revisionismo en su lugar.[16]​ Las metodologías de los negacionistas del Holocausto a menudo se basan en una conclusión predeterminada que ignora la abrumadora evidencia histórica de lo contrario.[17][18]

La mayoría de los negacionistas del Holocausto afirman, explícita o implícitamente, que el Holocausto es un engaño, o como mucho una exageración, que surge de una deliberada conspiración judía diseñada para promover el interés de los judíos a expensas de otras personas.[15]​ Por esta razón, el negacionismo del Holocausto generalmente se considera una teoría conspirativa antisemita.[16][19][20][21]

Terminología y etimología[editar]

Los que niegan el Holocausto prefieren referirse a su trabajo como revisionismo histórico, y se oponen a ser referidos como "negacionistas".[16]Deborah Lipstadt escribió que: "La selección de los negacionistas del nombre revisionista para describirse a sí mismos es indicativa de su estrategia básica de engaño y distorsión y de su intento de retratarse a sí mismos como historiadores legítimos comprometidos en la práctica tradicional de iluminar el pasado".[22]​ Los académicos consideran esto engañoso, ya que los métodos del negacionismo del Holocausto difieren de los de la revisión histórica legítima. El revisionismo histórico legítimo se explica en una resolución adoptada por el Departamento de Historia de la Universidad de Duke el 8 de noviembre de 1991 y reimpreso en Duke Chronicle el 13 de noviembre de 1991 en respuesta a un anuncio producido por el Comité para el debate abierto sobre el Holocausto de Bradley R Smith[6]​:

Que los historiadores están constantemente involucrados en la revisión histórica es ciertamente correcto; sin embargo, lo que hacen los historiadores es muy diferente de este anuncio. La revisión histórica de los principales eventos ... no se ocupa de la actualidad de estos eventos; más bien, se trata de su interpretación histórica: sus causas y consecuencias en general.

Lipstadt escribe que el negacionismo moderno del Holocausto se inspira en varias fuentes, incluida una escuela de pensamiento que utilizó un método establecido para cuestionar las políticas gubernamentales.[11]

En 1992, Donald L. Niewyk dio algunos ejemplos de cómo el revisionismo histórico legítimo -el reexamen de la historia aceptada y su actualización con información recién descubierta, más precisa o menos tendenciosa- puede aplicarse al estudio del Holocausto como hechos nuevos que pueden emerger para cambiar la comprensión histórica de esto[23]​:

Con las principales características del Holocausto claramente visibles para todos, excepto para los ciegos intencionalmente, los historiadores han dirigido su atención a aspectos de la historia para los cuales la evidencia es incompleta o ambigua. No se trata de asuntos menores de ninguna manera, sino de cuestiones tales como el papel de Hitler en el evento, las respuestas judías a la persecución y las reacciones de curiosos dentro y fuera de la Europa controlada por los nazis.

En contraste, el movimiento del negacionismo del Holocausto basa su enfoque en la idea predeterminada de que el Holocausto, tal como lo entiende la historiografía convencional, no ocurrió. Denominado "negacionismo", del término francés négationnisme introducido por Henry Rousso[24]​, los negacionistas del Holocausto intentan reescribir la historia minimizando, negando o simplemente ignorando hechos esenciales. Koenraad Elst escribe[25]​:

Negacionismo significa la negación de crímenes históricos contra la humanidad. No es una reinterpretación de hechos conocidos, sino la negación de hechos conocidos. El término negacionismo ha ganado vigencia como el nombre de un movimiento para negar un crimen específico contra la humanidad, el genocidio nazi sobre los judíos en 1941-45, también conocido como el holocausto (griego: quema completa) o la Shoah (Hebreo: desastre). El negacionismo se identifica principalmente con el esfuerzo de reescribir la historia de tal manera que se omita el hecho del Holocausto.

Trasfondo: reclamo de la historiografía del Holocausto de la posguerra[editar]

Esfuerzos para ocultar el registro histórico[editar]

Esfuerzos alemanes[editar]

Mientras la Segunda Guerra Mundial todavía estaba en curso, los nazis ya habían formado un plan de contingencia que en caso de derrota llevarían a cabo la destrucción total de los registros alemanes.[26]

Los historiadores han documentado evidencia de que a medida que la derrota de Alemania se hacía inminente y los líderes nazis se daban cuenta de que muy probablemente serían capturados y llevados a juicio, se hicieron grandes esfuerzos para destruir toda evidencia de exterminio masivo. Heinrich Himmler dio instrucciones a los comandantes de sus campamentos para que destruyan registros, crematorios y otros signos de exterminio masivo[27]​. Como uno de muchos ejemplos, los cuerpos de 25.000 judíos (en su mayoría letones) que Friedrich Jeckeln y los soldados bajo su mando dispararon a Rumbula (cerca de Riga) a fines de 1941 fueron desenterrados y quemados en 1943.[28]​ Se llevaron a cabo operaciones similares en Belzec, Treblinka y otros campos de concentración[27]​. En los infames discursos de Posen de octubre de 1943, como el del 4 de octubre, Himmler se refirió explícitamente al exterminio de los judíos de Europa y afirmó además que el genocidio debe mantenerse permanentemente en secreto[29][30]​:

También quiero referirme aquí muy francamente a un asunto muy difícil. Ahora podemos hablar abiertamente sobre esto entre nosotros, y sin embargo nunca discutiremos esto públicamente. Así como no titubeamos el 30 de junio de 1934, para cumplir con nuestro deber según lo ordenado y poner a los camaradas que habían fallado contra la pared y ejecutarlos, tampoco hablamos de ello, ni tampoco nunca vamos a hablar de ello.Demos gracias a Dios porque teníamos suficiente fortaleza evidente para nunca discutirlo entre nosotros, y nunca hablamos de ello. Cada uno de nosotros estaba horrorizado, y sin embargo, todos entendieron claramente que lo haríamos la próxima vez, cuando se da la orden y cuando es necesario. Ahora me refiero a la evacuación de los judíos, al exterminio del pueblo judío.

Heinrich Himmler

Colaboración francesa en la destrucción de archivos[editar]

En la Francia ocupada, la situación con respecto a la preservación de los registros bélicos no fue mucho mejor, en parte como resultado de las reglas de secreto de Estado francesas que datan mucho antes de la guerra para proteger al gobierno francés y al estado de revelaciones embarazosas, y en parte para evitar culpabilidad. Por ejemplo, en Liberation, la Prefectura de la Policía destruyó casi todos los archivos masivos de arrestos y deportaciones de judíos.[31]

Esfuerzos para preservar el registro histórico[editar]

Los miembros de una unidad Sonderkommando 1005 posan junto a una máquina trituradora de huesos en el campo de concentración de Janowska en la Polonia ocupada por los alemanes (junio de 1943 - octubre de 1943)

Durante la guerra[editar]

Uno de los primeros esfuerzos para salvar el registro histórico del Holocausto ocurrió durante la guerra, en Francia, donde los registros del campo de internamiento de Drancy fueron cuidadosamente preservados y entregados a la nueva Oficina Francesa de Veteranos y Víctimas de Guerra[32]​; sin embargo, la oficina los mantuvo en secreto, negándose a entregar copias más tarde, incluso al Centro de Documentación Judía Contemporánea (CDJC).

En 1943, Isaac Schneersohn, anticipándose a la necesidad de un centro para documentar y preservar el recuerdo de la persecución por razones históricas y también respaldar los reclamos de posguerra, reunió a 40 representantes de organizaciones judías en Grenoble que estaban bajo ocupación italiana en ese momento en para formar un centro de documentación.[33]​ La exposición significaba la pena de muerte y, como resultado, poco sucedió realmente antes de la liberación.[34]​ El trabajo serio comenzó después de que el centro se mudó a París a fines de 1944 y fue renombrado CDJC.[35][36]

Periodo inmediato de la posguerra[editar]

En 1945, el general Dwight D. Eisenhower, comandante supremo aliado, anticipó que algún día se intentaría recaracterizar la documentación de los crímenes nazis como propaganda y tomar medidas contra ella.[37]​ Eisenhower, al encontrar a las víctimas de los campos de exterminio, ordenó que se tomaran todas las fotografías posibles, y que el pueblo alemán de las aldeas circundantes fuera conducido a través de los campamentos e incluso hecho para enterrar a los muertos.[38]

Juicios de Nuremberg[editar]

12 de abril de 1945: los generales Eisenhower, Omar Bradley y George S. Patton inspeccionan, en el campo de trabajos forzados de Ohrdruf, una pira funeraria improvisada

Los juicios de Nuremberg tuvieron lugar en Alemania después de la guerra en 1945-1946. El objetivo declarado era dispensar justicia en retribución por las atrocidades del gobierno alemán. Esta intención aliada de administrar la justicia después de la guerra se anunció por primera vez en 1943 en la Declaración sobre las atrocidades alemanas en la Europa ocupada y se reiteró en la Conferencia de Yalta y en Berlín en 1945.[39]​ Si bien la intención no era específicamente preservar el registro histórico del Holocausto, el CDJC les proporcionó algunos de los documentos básicos necesarios para enjuiciar los casos, y gran parte de los enormes archivos se transfirieron luego al CDJC después de los juicios. y se convirtió en el núcleo de la futura historiografía del Holocausto.[40]

Los juicios de Nuremberg fueron importantes históricamente, pero los eventos fueron aún muy recientes, la televisión estaba en su infancia y no estaba presente, y hubo poco impacto público. Hubo momentos aislados de conocimiento público limitado de películas de Hollywood como El diario de Ana Frank (1959) o el Juicio de en Nuremberg (1961), que tenía algunas imágenes de escenas reales de los campos de concentración nazis liberados, incluidas escenas de montones de cadáveres desnudos dispuestos en filas y excavado en grandes pozos, que se consideró excepcionalmente gráfico por el momento. La conciencia pública cambió cuando el juicio de Eichmann atrajo la atención del mundo quince años después de Nuremberg.[41][42]

Juicio de Adolf Eichmann[editar]

En 1961, el gobierno israelí capturó a Adolf Eichmann en Argentina y lo trajo a Israel para ser juzgado por crímenes de guerra. Las intenciones del fiscal jefe Gideon Hausner no eran solo demostrar la culpabilidad de Eichmann personalmente sino presentar material sobre todo el Holocausto, produciendo así un registro completo.[43]

El gobierno israelí arregló que el juicio tenga una cobertura mediática prominente.[44]​ Muchos periódicos importantes de todo el mundo enviaron reporteros y publicaron la cobertura de portada de la historia. Los israelíes tuvieron la oportunidad de ver en vivo las transmisiones de televisión de los procedimientos, y una cinta de video fue enviada diariamente a los Estados Unidos para ser transmitida al día siguiente.[45][46]

Historia y desarrollo del negacionismo del Holocausto después de la Segunda Guerra Mundial[editar]

Inmediatamente después de la guerra, antes de los extensos esfuerzos de documentación por parte de las fuerzas aliadas, una sensación de incredulidad hizo que muchos negaran los informes iniciales del Holocausto.[47]​ Para agravar esta incredulidad estaba el recuerdo de las cuentas de periódicos falsificados de la Fábrica de cadáveres alemana, una campaña de propaganda de atrocidades antialemana que era ampliamente conocida como falsa en 1945.[48]

Durante la década de 1930, el gobierno nazi usó esta propaganda contra los británicos, alegando que las acusaciones de campos de concentración eran mentiras maliciosas presentadas por el gobierno británico, y los historiadores Joachim Neander y Randal Marlin señalan que esta historia "alentó la incredulidad posterior cuando circularon los primeros informes sobre la Holocausto bajo Hitler ".[49]​ Victor Cavendish-Bentinck, presidente del Comité de Inteligencia Conjunta británico, señaló que estos informes eran similares a "historias de empleo de cadáveres humanos durante la última guerra para la fabricación de grasa, que era una mentira grotesca"; asimismo, The Christian Century comentó que "el paralelo entre esta historia y la historia de atrocidades de la 'fábrica de cadáveres' de la Primera Guerra Mundial es demasiado llamativo para pasarlo por alto".[50]​ Neander señala que "no puede haber ninguna duda de que el uso comercial reportado de los cadáveres de los judíos asesinados socavó la credibilidad de las noticias provenientes de Polonia y retrasó la acción que podría haber rescatado muchas vidas judías".[50]

El movimiento neonazi ha sido revitalizado por el negacionismo del Holocausto. Los números pequeños pero vocales de neonazis se dieron cuenta de que la recreación de un régimen al estilo hitleriano puede ser imposible, pero una réplica podría producirse en el futuro, y se dieron cuenta de que rehabilitar el nazismo requería el descrédito del Holocausto.[51]

Harry Elmer Barnes[editar]

Harry Elmer Barnes, que en su momento fue un historiador estadounidense mainstream, asumió una postura de negacionismo del Holocausto en sus últimos años. Entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, Barnes se convirtió en un escritor antiguerra y en un líder del movimiento de revisionismo histórico. Comenzando en 1924, Barnes trabajó en estrecha colaboración con el Centro para el Estudio de las Causas de la Guerra, un grupo de expertos financiado por el gobierno alemán cuyo único propósito era diseminar la posición oficial del gobierno de que Alemania fue víctima de la agresión aliada en 1914 y que el Tratado de Versalles fue moralmente inválido.[52]​ Dirigida por el mayor Alfred von Wegerer, un activista völkisch, la organización se describía a sí misma como una sociedad académica, pero los historiadores la describieron posteriormente como "un centro de intercambio de opiniones oficialmente deseables sobre el estallido de la guerra".[53]

Después de la Segunda Guerra Mundial, Barnes se convenció de que las acusaciones contra Alemania y Japón, incluido el Holocausto, eran propaganda de guerra que se había utilizado para justificar la participación de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.[54]​ Barnes afirmó que hubo dos afirmaciones falsas sobre la Segunda Guerra Mundial, a saber, que Alemania comenzó la guerra en 1939, y el Holocausto, que según Barnes no sucedió.[55]​ Afirmó que para justificar los "horrores y males de la Segunda Guerra Mundial", los Aliados convirtieron a los nazis en el "chivo expiatorio" por sus propios errores.[6]

Comienzos del movimiento de negacionismo moderno[editar]

En 1961, un protegido de Barnes, David Hoggan, publicó Der erzwungene Krieg (La guerra forzada) en Alemania Occidental, que afirmaba que Alemania había sido víctima de una conspiración anglo-polaca en 1939. Aunque Der erzwungene Krieg se ocupaba principalmente de la orígenes de la Segunda Guerra Mundial, también minimizó o justificó los efectos de las medidas antisemitas nazis en el período anterior a 1939.[56]​ Por ejemplo, Hoggan justificó la gran multa de mil millones de Reich impuesta a toda la comunidad judía en Alemania después de la Kristallnacht de 1938 como una medida razonable para evitar lo que llamó "especulación judía" a expensas de las compañías de seguros alemanas y alegó que ningún judío fueron asesinados en la Kristallnacht (de hecho, 91 judíos alemanes fueron asesinados en la Kristallnacht).[57]​ Posteriormente, Hoggan negó explícitamente el Holocausto en 1969 en un libro titulado El mito de los seis millones, que fue publicado por Noontide Press, una pequeña editorial de Los Ángeles especializada en literatura antisemita.[58]

En 1964, Paul Rassinier publicó El drama de los judíos europeos. Rassinier era él mismo un superviviente del campo de concentración (estuvo recluido en Buchenwald por haber ayudado a los judíos franceses a escapar de los nazis), y los que niegan la palabra siguen citando sus trabajos como investigaciones académicas que cuestionan los hechos aceptados del Holocausto. Los críticos argumentaron que Rassinier no citó evidencia para sus reclamos e ignoró información que contradecía sus afirmaciones; sin embargo, sigue siendo influyente en los círculos de negacionismo del Holocausto por ser uno de los primeros negacionistas en proponer que una gran conspiración sionista / aliada / soviética falsificó el Holocausto, un tema que otros autores recogerían en años posteriores.[59]

Austin App, un profesor de literatura inglesa medieval de la Universidad La Salle, es considerado el primer negador del holocausto estadounidense.[60][61]​ App defendió a los alemanes y la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Publicó numerosos artículos, cartas y libros sobre el negacionismo del Holocausto, creando rápidamente seguidores leales. El trabajo de la aplicación inspiró al Institute for Historical Review, un centro de California fundado en 1978 cuya única tarea es el negacionismo del holocausto.[62]

Institute for Historical Review[editar]

En 1978, Willis Carto fundó el Institute for Historical Review (IHR), una organización dedicada a desafiar públicamente la historia comúnmente aceptada del Holocausto.[63]​ La fundación del IHR fue inspirada por Austin App, un profesor de literatura medieval de La Salle y considerado el primer gran negacionista del holocausto estadounidense.[60]​ El IHR buscó desde el principio establecerse dentro de la amplia tradición del revisionismo histórico, solicitando simpatizantes que no fueran de origen neonazi como James J. Martin y Samuel Edward Konkin III, y promoviendo los escritos del socialista francés. Paul Rassinier y el historiador estadounidense contra la guerra Harry Elmer Barnes, en un intento por demostrar que el negacionismo del Holocausto tenía una base de apoyo más allá de los neonazis. El IHR volvió a publicar la mayoría de los escritos de Barnes, que habían estado agotados desde su muerte. Si bien incluyó artículos sobre otros temas y libros vendidos por historiadores mainstream, la mayoría del material publicado y distribuido por el RSI se dedicó a cuestionar los hechos relacionados con el Holocausto.[64]

En 1980, el IHR prometió una recompensa de $ 50,000 a cualquiera que pudiera probar que los judíos fueron gaseados en Auschwitz. Mel Mermelstein escribió una carta a los editores de LA Times y otros, incluido The Jerusalem Post. El IHR respondió, ofreciéndole $ 50,000 como prueba de que los judíos fueron, de hecho, gaseados en las cámaras de gas de Auschwitz. Mermelstein, a su vez, presentó una cuenta notariada de su internamiento en Auschwitz y cómo presenció cómo guardias nazis presentaban a su madre, a sus dos hermanas y a otras personas (como supo después) la cámara de gas número cinco. A pesar de esto, el IHR se negó a pagar la recompensa. Representado por el abogado de interés público William John Cox, Mermelstein demandó posteriormente al IHR en el Tribunal Superior del Condado de Los Angeles por incumplimiento de contrato, repudio anticipado, difamación, negación lesiva de hechos establecidos, infligimiento intencional de angustia emocional y alivio declaratorio (ver caso nº C 356 542). El 9 de octubre de 1981, ambas partes en el caso Mermelstein presentaron mociones de juicio sumario en consideración de las cuales el Juez Thomas T. Johnson del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles tomó nota judicial del hecho de que los judíos fueron asesinados a gaseamiento en el Auschwitz Campo de concentración en Polonia durante el verano de 1944.[65][66]​ El 5 de agosto de 1985, el juez Robert A. Wenke formuló una sentencia basada en la Estipulación de la Sentencia acordada por las partes el 22 de julio de 1985. La sentencia requirió que el IHR y otros demandados paguen $ 90,000 a Mermelstein y emitan una carta de disculpas a "el Sr. Mel Mermelstein, un sobreviviente de Auschwitz-Birkenau y Buchenwald, y todos los demás sobrevivientes de Auschwitz" por "dolor, angustia y sufrimiento" causado a ellos[67]

Irving contra Lipstadt y otros[editar]

El libro de Deborah Lipstadt, Denying the Holocaust, de 1993, criticó duramente a varios negacionistas del Holocausto, incluido el autor británico David Irving, por falsificar deliberadamente pruebas para justificar sus conclusiones preconcebidas. En 1996 Irving presentó una demanda por difamación contra Lipstadt y su editor, Penguin Books. El historiador estadounidense Christopher Browning, un testigo experto para la defensa, escribió un ensayo exhaustivo para la corte que resume la gran cantidad de evidencia sobre la realidad del Holocausto, y bajo un interrogatorio cruzado, contrarrestó efectivamente todos los argumentos principales de Irving en contra.[68]​ El historiador de Cambridge Richard J. Evans, otro testigo experto en defensa, pasó dos años examinando los escritos de Irving, y confirmó sus tergiversaciones, incluida la evidencia de que había utilizado a sabiendas documentos falsificados como material de origen. El juez, el juez Charles Gray, finalmente emitió un veredicto largo y decisivo a favor de Lipstadt que se refirió a Irving como un "negador del Holocausto" y "polemista pro nazi de derecha".[69]

Desarrollos recientes[editar]

Febrero de 1995, la revista japonesa Marco Polo, una publicación mensual de 250,000 ejemplares de Bungei Shunju, publicó un artículo de negacionismo del Holocausto del médico Masanori Nishioka. El Centro Simon Wiesenthal, con sede en Los Ángeles, instigó un boicot contra los anunciantes de Bungei Shunju, incluidos Volkswagen, Mitsubishi y Cartier. En unos días, Bungei Shunju cerró Marco Polo y su editor, Kazuyoshi Hanada, renunció, al igual que el presidente de Bungei Shunju, Kengo Tanaka.[70]

En Turquía, en 1996, el predicador islámico Harun Yahya distribuyó miles de copias de un libro que se publicó originalmente el año anterior, titulado Soykırım Yalanı ("La mentira del Holocausto") y envió mensajes de texto no solicitados a escuelas y colegios estadounidenses y europeos.[71]​ La publicación de Soykırım Yalanı provocó mucho debate público.[72]​ Este libro afirma: "lo que se presenta como Holocausto es la muerte de algunos judíos debido a la plaga del tifus durante la guerra y la hambruna hacia el final de la guerra causada por la derrota de los alemanes".[73]​ En marzo de 1996, un pintor e intelectual turco, Bedri Baykam, publicó una crítica enérgica del libro en el periódico de Ankara, Siyah-Beyaz ("Blanco y negro"). Una demanda legal por difamación fue presentada contra él. Durante el juicio de septiembre, Baykam expuso al verdadero autor del libro como Adnan Oktar.[72]​ La demanda fue retirada en marzo de 1997.[74]

En Francia, el negacionismo del Holocausto se hizo más prominente en la década de 1990 como négationnisme, aunque el movimiento ha existido en la política ultraizquierda francesa desde al menos la década de 1960, liderado por figuras como Pierre Guillaume (que participó en la librería La Vieille Taupe durante el 1960). Recientemente, elementos de la ultraderecha extrema en Francia han comenzado a construir sobre los argumentos negacionistas del otro, que a menudo van más allá del Holocausto para cubrir una gama de puntos de vista antisemitas, incorporando intentos de vincular el Holocausto a la masacre bíblica de los cananeos, críticas de Sionismo y otros materiales que avivan lo que se ha llamado una "judeo-fobia conspirativa" diseñada para legitimar y "banalizar" el antisemitismo.[75]

En Bélgica en 2001, Roeland Raes, el ideólogo y vicepresidente de uno de los partidos políticos más grandes del país, Vlaams Belang (anteriormente llamado Vlaams Blok, Bloque flamenco), concedió una entrevista en la televisión holandesa donde arrojó dudas sobre la cantidad de Judíos asesinados por los nazis durante el Holocausto. En la misma entrevista cuestionó la escala del uso de cámaras de gas por parte de los nazis y la autenticidad del diario de Ana Frank. En respuesta al asalto de los medios después de la entrevista, Raes se vio obligado a renunciar a su puesto, pero se comprometió a permanecer activo dentro del partido.[76]​ Tres años más tarde, el Vlaams Blok fue declarado culpable de racismo y optó por disolverse. Inmediatamente después, se reformó legalmente bajo el nuevo nombre Vlaams Belang (Interés flamenco) con los mismos líderes y la misma membresía.[77]

La negación del Holocausto es frecuentemente utilizada por los movimientos antisemitas y neonazis, ya que éstos comparten la opinión exculpatoria de que Hitler no ordenó genocidio alguno, a la vez que niegan y glorifican simultáneamente el Holocausto. Destaca, Horst Mahler, fundador de la Baader-Meinhof y actualmente militante de extrema derecha, quien estuvo en prisión por difundir propaganda antisemita. También el líder del Frente Nacional en Francia, Jean-Marie Le Pen, condenado en varias ocasiones por delitos de complicidad con la apología de crímenes de guerra y negación de un crimen contra la humanidad.[78]

Negacionismo del Holocausto en Medio Oriente[editar]

Las negaciones del Holocausto han sido promovidas por varias figuras y medios de Oriente Medio. El negacionismo del Holocausto es patrocinada por algunos gobiernos de Oriente Medio, incluidos Irán[79]​ y Siria.[80]​ Figuras prominentes de Medio Oriente rara vez han hecho visitas publicitadas a Auschwitz, la comunidad árabe de Israel es la excepción. En 2010, visitó Hadash MK Mohammed Barakeh, luego de una visita anterior de otros dos legisladores árabes israelíes y un grupo de alrededor de 100 escritores y clérigos árabe-israelíes en 2003.[81]​ Individuos del gobierno sirio, la Autoridad Palestina y varios grupos palestinos se han involucrado en varios aspectos del negacionismo del Holocausto.[80][82]​ En 2006, Robert Satloff, escribiendo en The Washington Post, informó que "una respetada institución de investigación del Holocausto informó recientemente que Egipto, Qatar y Arabia Saudita promueven el negacionismo del Holocausto y protegen a los negacionistas del Holocausto".[83]

Los líderes de Hamas han promovido el negacionismo del Holocausto; Abdel Aziz al-Rantissi sostuvo que el Holocausto nunca ocurrió, que los sionistas estaban detrás de la acción de los nazis, y que los sionistas financiaron el nazismo.[84]​ Un comunicado de prensa de Hamas en abril de 2000 denunció "el llamado Holocausto, que es una historia supuesta e inventada sin fundamento".[85]​ En agosto de 2009, Hamas le dijo a la UNRWA que se "negaría" a permitir que los niños palestinos estudien el Holocausto, que llamó "una mentira inventada por los sionistas" y se refirió a la educación sobre el Holocausto como un "crimen de guerra".[86]​ Hamas continuó sosteniendo esta posición en 2011, cuando el Ministerio de Asuntos de Refugiados de la organización dijo que la educación sobre el Holocausto "tenía la intención de envenenar las mentes de nuestros hijos".[87]

Las encuestas conducidas por Sammy Smooha de la Universidad de Haifa encontraron que la fracción de árabes israelíes que niega que millones de judíos fueron asesinados por los nazis aumentó del 28% en 2006 al 40% en 2008.[88]

Irán[editar]

El ex presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad con frecuencia negó el Holocausto;[89]​ formalmente 'cuestionando' la fiabilidad de la evidencia histórica,[90]​ aunque en ocasiones confirmó su creencia en ello.[91][92]​ En un discurso de diciembre de 2005, Ahmadinejad dijo que el Holocausto leyenda fue fabricada y promovida para proteger a Israel.[93]​ Las observaciones provocaron inmediatamente una controversia internacional así como una rápida condena de los funcionarios del gobierno en Israel, Europa y los Estados Unidos. Los seis partidos políticos en el parlamento alemán firmaron una resolución conjunta que condena este negacionismo del Holocausto.[94]​ Por el contrario, el líder político de Hamas Khaled Mashaal describió los comentarios de Ahmadinejad como "valientes".[95]

El 11 de diciembre de 2006, se dió la "Conferencia Internacional para Revisar la Visión Global del Holocausto" auspiciada por el estado iraní y cosechó condenas generalizadas.[96]​ La conferencia, convocada y celebrada por orden de Ahmadinejad,[97]​ fue ampliamente descripta como una "conferencia de negacionismo del Holocausto" o una "reunión de negacionistas del Holocausto",[98]​ aunque Irán negó que se tratara de una conferencia de negacionismo del Holocausto.[99]​ Unos meses antes de que se abriera, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Hamid Reza Asefi, declaró: "El Holocausto no es un asunto sagrado que no se pueda tocar. He visitado los campos nazis en Europa del Este. Creo que es exagerado".[100]

En 2013, en una entrevista con CNN, el presidente iraní recientemente electo, Hassan Rouhani, fue citado como condenador del Holocausto, afirmando: "Puedo decirte que cualquier crimen que ocurra en la historia contra la humanidad, incluido el crimen que los nazis crearon contra los judíos también como los no judíos es reprensible y condenable. Cualquier criminalidad que hayan cometido contra los judíos, condenamos ".[101]​ Medios iraníes más tarde acusaron a CNN de fabricar los comentarios de Rouhani.[102]

En su discurso oficial de Nowruz en 2013, el líder supremo de Irán, el gran ayatolá Ali Khamenei, cuestionó la veracidad del Holocausto y señaló que "el Holocausto es un evento cuya realidad es incierta y, si ha sucedido, no se sabe cómo sucedió".[103][104]​ Esto fue consistente con los comentarios previos de Khamenei con respecto al Holocausto.[105]

En 2015, la Casa de Dibujos Animados y el Complejo Cultural Sarcheshmeh en Irán organizaron el Concurso Internacional de Dibujos sobre el Holocausto, un concurso en el que se alentó a los artistas a enviar dibujos sobre el tema del negacionismo del Holocausto. El ganador del concurso recibirá $ 12,000. Hamshahri, un popular periódico iraní, realizó un concurso similar en 2006.[106]

Reacciones al negacionismo del Holocausto[editar]

Tipos de reacción[editar]

La respuesta académica al negacionismo del Holocausto se puede dividir en tres categorías. Algunos académicos se niegan a involucrar a los negacionistas del Holocausto o sus argumentos en absoluto, sobre la base de que hacerlo les otorga una legitimidad injustificada.[107]​ Un segundo grupo de académicos, tipificado por la historiadora estadounidense Deborah Lipstadt, ha intentado crear conciencia sobre los métodos y las motivaciones del negacionismo del Holocausto sin legitimar a los negacionistas. "No necesitamos perder el tiempo o el esfuerzo para responder a los argumentos de los negacionistas", escribió Lipstadt. "Sería interminable ... Su compromiso es con una ideología y sus 'hallazgos' están diseñados para apoyarlo".[108]​ Un tercer grupo, tipificado por el Proyecto Nizkor, responde a los argumentos y afirmaciones hechas por los grupos de negacionistas del Holocausto señalando inexactitudes y errores en su evidencia.[109][110][111]

En diciembre de 1991, la Asociación Histórica Estadounidense emitió la siguiente declaración: El Consejo de la Asociación Histórica Estadounidense deplora enérgicamente los intentos informados públicamente de negar el hecho del Holocausto. Ningún historiador serio pregunta que el Holocausto tuvo lugar. Esto siguió a una fuerte reacción de muchos de sus miembros y comentarios en la prensa en contra de una decisión casi unánime que la AHA había hecho en mayo de 1991 que se debería alentar el estudio del significado del Holocausto. La declaración de la asociación en mayo de 1991 fue en respuesta a un incidente en el que algunos de sus miembros cuestionaron la realidad del Holocausto. La declaración de diciembre de 1991 es una inversión de la postura anterior de la AHA de que la asociación no debería sentar un precedente certificando hechos históricos.[112]

Personajes públicos y académicos[editar]

Varias figuras públicas y académicos se han pronunciado en contra del negacionismo del Holocausto, y algunos, como el teórico literario Jean Baudrillard, han comparado el negacionismo del Holocausto a "parte del exterminio mismo".[113]​ La Asociación Histórica Estadounidense, la sociedad más antigua y más grande de historiadores y maestros de la historia en los Estados Unidos, afirma que el negacionismo del Holocausto es "en el mejor de los casos, una forma de fraude académico".[114]​ En 2006, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo: "Recordar es una reprimenda necesaria para aquellos que dicen que el Holocausto nunca sucedió o ha sido exagerado. El negacionismo del Holocausto es obra de fanáticos, debemos rechazar sus afirmaciones falsas donde sea, donde sea y por quien sea son hechos."[115]Elie Wiesel, sobreviviente del Holocausto y ganador del Premio Nobel, durante una discusión en 1999 en la Casa Blanca en Washington DC, calificó el Holocausto como "la tragedia más documentada en la historia. Nunca antes una tragedia había provocado tanto testimonio de los asesinos, de las víctimas y incluso de los transeúntes, millones de piezas aquí en el museo, lo que tienes, todos los demás museos, los archivos en miles, en millones ".[116]

Ex miembros de las SS[editar]

Los críticos del negacionismo del Holocausto también incluyen a miembros de la SS de Auschwitz. El médico del campo y SS-Untersturmführer Hans Münch[117]​ consideró los hechos de Auschwitz "tan firmemente determinados que no se puede tener ninguna duda" y describió a los que niegan lo que sucedió en el campamento como personas "malévolas" que tienen "interés personal para querer". entierre en silencio cosas que no pueden ser sepultadas en silencio ".[118]​ El manipulador de Zyklon B y el Oberscharführer SS Josef Klehr[119]​ ha dicho que cualquiera que sostenga que nadie fue gaseado en Auschwitz debe estar "loco o equivocado".[120]​ SS-Unterscharführer Oswald Kaduk ha declarado que no considera a aquellos que mantienen algo así como personas normales.[121]​ El negacionismo del Holocausto obligó al antiguo SS-Rottenführer Oskar Gröning a hablar públicamente sobre lo que presenció en Auschwitz, y denunciar a los negacionistas del Holocausto,[122][123]​ afirmando:

Me gustaría que me creas. Vi las cámaras de gas. Vi los crematorios. Vi los fuegos abiertos. Estaba en la rampa cuando tuvieron lugar las selecciones. Me gustaría que creas que estas atrocidades sucedieron porque yo estaba allí.

Negacionismo del Holocausto y antisemitismo[editar]

La Enciclopedia del Genocidio y Crímenes contra la Humanidad define al negacionismo del Holocausto como "una nueva forma de antisemitismo, pero que se basa en motivos milenarios". La Liga Antidifamación ha declarado que "el negacionismo del Holocausto es una forma contemporánea de la clásica doctrina antisemita de la conspiración judía maligna, manipuladora y amenazante del mundo" y la historiadora francesa Valérie Igounet ha escrito que "el negacionismo del Holocausto es un conveniente sustituto polémico de antisemitismo."[124]

De acuerdo con Walter Reich, psiquiatra y luego investigador senior en el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos, ex director del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, y ahora profesor de asuntos internacionales en la Universidad George Washington[125]​:

La principal motivación de la mayoría de los negadores es el antisemitismo, y para ellos el Holocausto es un hecho irritante e inconveniente de la historia. Después de todo, el Holocausto ha sido generalmente reconocido como uno de los crímenes más terribles que jamás se haya cometido, y seguramente el mismo emblema del mal en la era moderna. Si ese crimen fue un resultado directo del antisemitismo llevado a su final lógico, entonces el antisemitismo mismo, incluso cuando se expresa en una conversación privada, inevitablemente queda desacreditado entre la mayoría de las personas. ¿Qué mejor manera de rehabilitar el antisemitismo, hacer que los argumentos antisemitas parezcan una vez más respetables en el discurso civilizado e incluso hacer que los gobiernos acepten políticas antisemitas más que convencer al mundo de que el gran crimen por el cual se culpó al antisemitismo? Simplemente nunca sucedió; de hecho, ¿Qué no era más que una trama inventada por los judíos, y propagada por ellos a través de su control de los medios? ¿Qué mejor manera, en resumen, de hacer que el mundo esté a salvo nuevamente para el antisemitismo que negando el Holocausto?

El historiador francés Pierre Vidal-Naquet describió la motivación de los negacionistas de manera más sucinta[126]​:

Uno resucita a los muertos para golpear mejor a los vivos.

Definición de antisemitismo[editar]

En 2005, el Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia (EUMC) publicó una definición de antisemitismo que dio como ejemplo la forma en que el antisemitismo podría manifestarse[127]​:

Negar el hecho, el alcance, los mecanismos (por ejemplo, cámaras de gas) o la intencionalidad del genocidio del pueblo judío a manos de la Alemania nacionalsocialista y sus partidarios y cómplices durante la Segunda Guerra Mundial (el Holocausto).

Una definición basada en la definición del EUMC fue adoptada posteriormente por el Departamento de Estado de EE. UU.[128][129]​:

Acusar a los judíos como pueblo, o Israel como estado, de inventar o exagerar el Holocausto.

Examinación de afirmaciones[editar]

Los principales reclamos que causan que el negacionismo del Holocausto difiera de los hechos históricos son:

  • Los nazis no tenían una política oficial o la intención de exterminar a los judíos.
  • Los nazis no usaron cámaras de gas para asesinar en masa a los judíos.[130]
  • La cifra de 5 a 6 millones de muertes judías es una gran exageración, y el número real es un orden de magnitud menor.

Otras incluyen las siguientes:

  • Las historias del Holocausto fueron un mito creado inicialmente por los Aliados de la Segunda Guerra Mundial para demonizar a los alemanes, los judíos extendieron este mito como parte de una trama mayor destinada a permitir la creación de una patria judía en Palestina, y ahora para obtener apoyo continuo para el estado de Israel.[131]
  • La evidencia documental del Holocausto, desde las fotografías al Diario de Ana Frank, es inventada.
  • Los testimonios de sobrevivientes están llenos de errores e inconsistencias, y por lo tanto no son confiables.
  • Los interrogadores obtuvieron las confesiones de crímenes de guerra de los prisioneros nazis mediante el uso de la tortura.
  • El trato nazi de los judíos no fue diferente de lo que los Aliados le hicieron a sus enemigos en la Segunda Guerra Mundial.

El negacionismo del Holocausto es ampliamente vista como un fracaso al adherirse a los principios para el tratamiento de la evidencia que los historiadores dominantes (así como los académicos en otros campos) consideran como básica para la investigación racional.[132]

El Holocausto fue bien documentado por la burocracia del propio gobierno nazi.[133][134]​ Fue aún más atestiguado por las fuerzas aliadas que ingresaron a Alemania y sus estados asociados del Eje hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.[135][136][137]​ También fue presenciado desde adentro por cautivos no judíos como el miembro de la resistencia católica francesa André Rogerie, quien escribió extensamente y testificó sobre sus experiencias en siete campos, incluido Auschwitz-Birkenau,[138]​ y también produjo el boceto contemporáneo más antiguo de un crematorio de campamento.[139]

Según los investigadores Michael Shermer y Alex Grobman, hay una "convergencia de evidencia" que demuestra que el Holocausto ocurrió. Esta evidencia incluye[140]​:

  • Documentos escritos : cientos de miles de cartas, memorandos, planos, pedidos, facturas, discursos, artículos, memorias y confesiones.
  • Testimonio presencial - relatos de supervivientes, judíos Sonderkommando (que ayudaron a cargar cuerpos de las cámaras de gas en los crematorios a cambio de una oportunidad de supervivencia), guardias de la SS, comandantes, habitantes locales, e incluso nazis de alto rango que hablaron abiertamente sobre el asesinato en masa de los judíos.
  • Fotografías - incluyendo fotografías oficiales de militares y prensa, fotografías civiles, fotografías secretas tomadas por sobrevivientes, fotografías aéreas, filmaciones alemanas y aliadas, y fotografías no oficiales tomadas por el ejército alemán.
  • Los campamentos mismos - campos de concentración, campos de trabajo y campo de exterminio que todavía existen en diversos grados de originalidad y reconstrucción.
  • Evidencia inferencial o argumento del silencio - datos demográficos de la población, reconstruidos a partir de la era previa a la Segunda Guerra Mundial; si seis millones de judíos no fueron asesinados, ¿qué les pasó?

Gran parte de la controversia en torno a las afirmaciones de los negadores del Holocausto se centra en los métodos utilizados para presentar argumentos de que el Holocausto supuestamente nunca ocurrió como comúnmente aceptado. Numerosos relatos han sido dados por negadores del Holocausto (incluida la evidencia presentada en casos judiciales) de hechos y pruebas alegados; sin embargo, investigaciones independientes han demostrado que estas afirmaciones se basan en investigaciones defectuosas, declaraciones sesgadas o incluso en pruebas deliberadamente falsificadas. Quienes se oponen al negacionismo del Holocausto han documentado numerosas instancias en las que tal evidencia fue alterada o fabricada (ver Proyecto Nizkor y David Irving). Según Pierre Vidal-Naquet, "en nuestra sociedad de imagen y espectáculo, el exterminio en el papel lleva a la exterminación en la realidad.[141]

Leyes contra el negacionismo del Holocausto[editar]

El negacionismo del Holocausto es explícita o implícitamente ilegal en 17 países: Austria, Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Hungría, Israel, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Eslovaquia y Suiza.[142][143]​ Rumanía negó oficialmente que el Holocausto ocurriera en su territorio hasta la Comisión Wiesel en 2004.[144][145]​ La decisión de la Unión Europea sobre el marco del Racismo y la Xenofobia establece que negar o burdamente trivializar los "crímenes de genocidio" debería ser "punible en todos los Estados miembros de la UE".[146]​ Eslovaquia criminalizó la negación de crímenes fascistas en general a fines de 2001; en mayo de 2005, el término "Holocausto" fue adoptado explícitamente por el código penal y en 2009, se volvió ilegal negar cualquier acto considerado por un tribunal penal internacional como genocidio. En 2010, el Parlamento de Hungría adoptó una legislación que castiga la negación de los genocidios cometidos por los sistemas nacionalsocialistas o comunistas, sin mencionar la palabra "Holocausto".[147]

Tal legislación sigue siendo controvertida. En octubre de 2007, un tribunal declaró inconstitucional la ley de negación del Holocausto en España.[148]​ En 2007, Italia rechazó una ley de denegación que proponía una pena de prisión de hasta cuatro años. En 2006, los Países Bajos rechazaron un proyecto de ley que proponía una sentencia máxima de un año sobre la negación de actos genocidas en general, aunque negar específicamente que el Holocausto siga siendo un delito en ese país. El Reino Unido ha rechazado dos veces las leyes de negación del Holocausto. Dinamarca y Suecia también han rechazado dicha legislación.[149]

Varios detractores han sido enjuiciados según las leyes sobre negacionismo de varios países. El profesor de literatura francesa Robert Faurisson, por ejemplo, fue condenado y castigado bajo la Ley Gayssot en 1990. Algunos historiadores se oponen a tales leyes, entre ellas Pierre Vidal-Naquet, un crítico abierto de Faurisson, sobre la base de que la legislación de negación impone "la verdad histórica como verdad legal ".[150]​ Otros académicos favorecen la criminalización. La negación del Holocausto, sostienen, es "la peor forma de racismo y su versión más respetable porque pretende ser una investigación".[151]

Notas y referencias[editar]

  1. Denny, Harold (6 de mayo de 1945). «The World Must Not Forget» (en inglés). The New York Times Magazine. p. 42. Consultado el 21 de julio de 2018. 
  2. Romanov, Sergey (20 de julio de 2016). «The denier logic at its finest: the famous Buchenwald photo.». Holocaust Controversies (en inglés). Archivado desde el original el 22 de julio de 2018. Consultado el 21 de julio de 2018. 
  3. «Qué defienden los negacionistas del Holocausto y por qué Mark Zuckerberg dice que no deben ser censurados en Facebook». BBC News. 19 de julio de 2018. Consultado el 21 de julio de 2018. «Argumentan que la evidencia documental fue falsificada al finalizar la Segunda Guerra Mundial por personas que trabajaban para la comunidad judía mundial, indica Lipstadt. ...» 
  4. «Holocaust Denial and Distortion». www.ushmm.org (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  5. «Cronología de la negación del Holocausto». www.ushmm.org. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  6. a b c Lipstadt, Deborah E. (1994). Denying the Holocaust: the growing assault on truth and memory (reprint edición). Plume. ISBN 978-0-452-27274-3. 
  7. «The Holocaust - Yad Vashem». www.yadvashem.org (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  8. «Holocaust Denial - Conspiracy Theories in American History». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  9. «BBC - History - World Wars: Denying the Holocaust» (en inglés británico). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  10. «The nature of Holocaust denial: What is Holocaust denial». 18 de julio de 2011. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  11. a b Deborah E. Lipstadt (18 de diciembre de 2012). Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory. Simon and Schuster. ISBN 978-1-4767-2748-6. «Modern Holocaust denial draws inspiration from a variety of sources. Among them are a legitimate historical tradition that was highly critical of government policies and believed that history was being used to justify these policies. The deniers consider themselves heirs of a group of influential American historians who were deeply disturbed by American involvement in World War I. These respected scholars, who called themselves revisionists, would have been appalled to learn of the purposes to which their arguments were put.» 
  12. Whine, Michael (Spring 2008), Expanding Holocaust Denial and Legislation Against It, Jewish Political Studies Review 
  13. X. v. Federal Republic of Germany, (European Commission of Human Rights 16 de julio de 1982).
  14. Faurisson v France, 2 BHRC UN Doc. CCPR/C/58/D/550/1993, 1 .
  15. a b «Why "Revisionism" Isn't». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  16. a b c «Holocaust Denial - Conspiracy Theories in American History». phdn.org. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  17. «Holocaust Denial». Anti-Defamation League (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  18. «Antisemitism And Racism». 28 de junio de 2011. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  19. «Working Definition of Antisemitism». European Fundamental Rights Agency. 
  20. «Holocaust denial is part of a strategy». Le Monde diplomatique (en inglés). 1 de mayo de 1998. Consultado el 28 de junio de 2018. 
  21. Reich, Walter. «Erasing the Holocaust» (en inglés). Consultado el 28 de junio de 2018. 
  22. Lipstadt, Deborah (1993) Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory New York: Penguin Books p.25. ISBN 0-452-27274-2
  23. Niewyk, Donald L. (2003). The Holocaust: Problems and Perspectives of Interpretation (en inglés). Houghton Mifflin Company. ISBN 9780618214624. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  24. See Alain Finkielkraut, Mary Byrd Kelly, Richard J. Golsan. The Future of a Negation: Reflections on the Question of Genocide. University of Nebraska Press, 1998.
  25. «Negationism In India - Chapter One - Negationism In General». voiceofdharma.org. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  26. Klarsfeld, Serge (1996). «French Children of the Holocaust: A Memorial». New York: New York University Press. ISBN 9780814726624. LCCN 96031206. OCLC 35029709. p. xiii
  27. a b Arad, Yitzhak (1984). Yad Vashem Studies XVI Operation Reinhard: Extermination Camps of Belzec, Sobibor and Treblinka. pp. 205-239. 
  28. Ezergailis, Andrew, The Holocaust in Latvia 1941–1944 – The Missing Center, pages 4–7, 239–270, Historical Institute of Latvia (in association with the United States Holocaust Memorial Museum) Riga 1996 ISBN 9984-9054-3-8
  29. Nizkor Project page on Himmler Posen speech Contains both the IMT original transcription of the speech in German, a corrected Nizkor project transcription, original IMT and corrected Nizkor project translation, recording and analysis of actual speech, and link to examples showing treatment of speech by Holocaust deniers.
  30. Office of the United States Chief of Counsel For Prosecution of Axis Criminality, ed. (1946). «Partial Translation Of Document 1919-PS Speech of the Reichsfuehrer-SS at the Meeting of SS Major-Generals at Posen, October 4th, 1943». International Military Trials – Nurnberg – Nazi Conspiracy and Aggression Volume IV 4. Washington D.C.: US Government Printing Office. pp. 563-564. Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2007. Consultado el 2 de abril de 2015. «I also want to talk to you, quite frankly, on a very grave matter. Among ourselves it should be mentioned quite frankly, and yet we will never speak of it publicly. Just as we did not hesitate on June 30th, 1934 to do the duty we were bidden, and stand comrades who had lapsed, up against the wall and shoot them, so we have never spoken about it and will never speak of it. It was that tact which is a matter of course and which I am glad to say, is inherent in us, that made us never discuss it among ourselves, never to speak of it. It appalled everyone, and yet everyone was certain that he would do it the next time if such orders are issued and if it is necessary I mean the clearing out of the Jews, the extermination of the Jewish race. … Most of you must know what it means when 100 corpses are lying side by side, or 500 or 1,000…. This is a page of glory in our history which has never been written and is never to be written…». 
  31. Klarsfeld, Serge (1996-10). French Children of the Holocaust: A Memorial (en inglés). NYU Press. ISBN 9780814726624. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  32. «ONAC - Office National des Anciens Combattants et Victimes de Guerre | ONACVG, site officiel». www.onac-vg.fr (en francés). Consultado el 29 de junio de 2018. 
  33. Jockusch, Laura (11 de octubre de 2012). «Collect and Record! Jewish Holocaust Documentation in Early Postwar Europe». Oxford University Press. ISBN 9780199764556. doi:10.1093/acprof:oso/9780199764556.001.0001.  as quoted in Jockusch, Laura. «Khurbn Forshung (destruction research)– Jewish Historical Commissions in Europe, 1943–1949». academia.edu. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  34. Mazor, Michel; Weinberg, David (2007), «Centre de Documentation Juive Contemporaine (CDJC)», en Berenbaum, Michael; Skolnik, Fred, Encyclopedia Judaica, Gale Virtual Reference Library 4 (2 edición), Detroit: Macmillan Reference USA, p. 547 
  35. Mazor, Michel; Weinberg, David (30 de noviembre de 2006). «Centre de Documentation Juive Contem-Poraine (CDJC)». Encyclopaedia Judaica (en english) 4. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  36. Jockusch, Laura. “Khurbn Forshung – Jewish Historical Commissions in Europe, 1943-1949” (en inglés). Consultado el 29 de junio de 2018. 
  37. Hobbs, Joseph Patrick; Eisenhower, Dwight D.; Marshall, George Catlett (12 May 1999). Dear General: Eisenhower's Wartime Letters to Marshall. Baltimore: Johns Hopkins University Press. ISBN 0801862191.  Parámetro desconocido |asin= ignorado (ayuda)
  38. 1890-1969., Eisenhower, Dwight D. (Dwight David),; Patrick., Hobbs, Joseph (1999). Dear General : Eisenhower's wartime letters to Marshall (Johns Hopkins Paperbacks ed edición). Johns Hopkins University Press. ISBN 0801862191. OCLC 40644817. 
  39. Wright, Quincy (1946). «The Nuremberg Trial». Annals of the American Academy of Political and Social Science 246: 72-80. JSTOR 1025134. doi:10.1177/000271624624600113. (requiere suscripción). 
  40. Bensoussan, Georges (2008). David Bankier; Dan Mikhman, eds. «Holocaust Historiography in Context: Emergence, Challenges, Polemics and Achievements». Berghahn Books. pp. 245-254. ISBN 9789653083264. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  41. «Shaping an Awareness of the Holocaust in Israeli and World Public Opinion». yadvashem.org. 2015. Archivado desde el original el 23 de octubre de 2014. Consultado el 26 de junio de 2015. «In the annals of public awareness of the Holocaust period, nothing rivals the Eichmann trial as a milestone and turning point, whose impact is evident to this day. The trial introduced the Holocaust into the historical, educational, legal and cultural discourse, not merely in Israel and the Jewish world, but on the consciousness of all peoples of the world. Sixteen years after the end of the Holocaust, it focused attention upon the account of the suffering and torment of the Jewish people, as recounted to the judges. Its powerful, and one could claim, revolutionary, consequences continue right up to the present day.» 
  42. Shandler, Jeffrey (4 de febrero de 1999). «4. The Man in the Glass Box». While America Watches : Televising the Holocaust. New York: Oxford University Press, USA. p. 127. ISBN 978-0-19-518258-3. Consultado el 26 de junio de 2015. «The Eichmann case is widely cited as a[sic] marking a threshold in American awareness of the Holocaust, generating a 'renewed engagement' and 'heightened historical consciousness' as well as serving as a catalyst for a spate of American Holocaust literature, television programs, and feature films.» 
  43. Cesarani, David (2005) [2004]. Eichmann: His Life and Crimes. London: Vintage. pp. 252, 254-5, 325-7. ISBN 978-0-09-944844-0. 
  44. Birn, Ruth Bettina (2011). «Fifty Years After: A Critical Look at the Eichmann Trial» (PDF). Case Western Reserve Journal of International Law 44: 443-473. Archivado desde el original el 3 de diciembre de 2013. Consultado el 2 de abril de 2015. 
  45. David., Cesarani, (2005). Eichmann : his life and crimes. Vintage. ISBN 0099448440. OCLC 224240952. 
  46. Shandler, Jeffrey (1999). While America Watches: Televising the Holocaust. Oxford; New York: Oxford University Press. p. 93. ISBN 0-19-511935-5. «The trial and the surrounding media coverage sparked renewed interest in wartime events, and the resulting increase in publication of memoirs and scholarly works helped raise public awareness of the Holocaust.» 
  47. Claudio Fogu; Wulf Kansteiner; Todd Presner (17 de octubre de 2016). Probing the Ethics of Holocaust Culture. Harvard University Press. p. 68. ISBN 978-0-674-97051-9. 
  48. «The corpse factory and the birth of fake news». BBC News. 17 de febrero de 2017. Consultado el 5 de marzo de 2017. 
  49. «The corpse factory and the birth of fake news». BBC News (en inglés británico). 17 de febrero de 2017. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  50. a b Neander, Joachim, The German Corpse Factory. The Master Hoax of British Propaganda in the First World War, Saarland University Press, 2013, pp.8–9.
  51. Stephen E. Atkins (2009). Holocaust Denial as an International Movement. ABC-CLIO. ISBN 978-0-313-34538-8. «Holocaust denial has played an important role in the revitalization of the Neo-Nazi movement. There was a smaller but nonetheless vocal number of supporters in other Western European countries and the United States. These neo-Nazis realized that a Hitlerite regime was impossible, but a reasonable facsimile was possible in the future. These neo-Nazis and their allies realized that any rehabilitation of Nazism could be accomplished only by discrediting the Holocaust.» 
  52. Herwig, Holger "Clio Deceived" pp. 5–44 from International Security, Volume 12, Issue 2, Fall 1987, pp. 22–23 & 26
  53. Herwig, Holger "Clio Deceived" pp. 5–44 from International Security, Volume 12, Issue 2, Fall 1987, pp. 21–23 & 26
  54. Lipstadt, Deborah Denying the Holocaust, Free Press: New York, 1993, pp. 73–74.
  55. Lipstadt, Deborah Denying the Holocaust (New York: Free Press, 1993) p. 75.
  56. Lipstadt, Deborah Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory, New York : Free Press ; Toronto : Maxwell Macmillan Canada ; New York ; Oxford : Maxwell Macmillan International, 1993 page 71
  57. E.,, Lipstadt, Deborah. Denying the Holocaust : the growing assault on truth and memory. ISBN 9780141985510. OCLC 964358201. 
  58. Gottfired, Ted: Deniers Of The Holocaust: Who They Are, What They Do, Why They Do It (Twenty-First Century Books, 2001). Page 29
  59. Deborah E. Lipstadt, History on Trial, Harcourt:2005 ISBN 0-06-059376-8
  60. a b Knight, Peter (2003). Conspiracy Theories in American History: An Encyclopedia, Volume 1. ABC-CLIO. p. 322. ISBN 978-1576078129. 
  61. Atkins, Stephen E. (2009). Austin J. App and Holocaust Denial. Holocaust denial as an international movement. Westport, Conn.: Praeger. pp. 153–55. ISBN 0-313-34539-2.
  62. Carlos C. Huerta and Dafna Shiffman-Huerta "Holocaust Denial Literature: Its Place in Teaching the Holocaust", in Rochelle L. Millen. New Perspectives on the Holocaust: A Guide for Teachers and Scholars, NYU Press, 1996, ISBN 0-8147-5540-2, p. 189.
  63. Chip Berlet & Matthew J. Lyons, Right-Wing Populism in America: Too Close for Comfort, New York: Guilford Press, 2000, p. 189.
  64. Richard J. Evans, Lying About Hitler: History, Holocaust, and the David Irving Trial, Basic Books, 2002 (ISBN 0-465-02153-0).
  65. «California Judge Rules Holocaust Did Happen». The New York Times. Associated Press. 10 de octubre de 1981. p. A26. Consultado el 20 de noviembre de 2010. 
  66. «Mel Mermelstein v. Institute for Historical Review Judgment and Statement of Record». Consultado el 20 de noviembre de 2010. 
  67. «Shofar FTP Archives: people/m/mermelstein.mel//mermelstein.order.072285». www.nizkor.org. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  68. Evans, Richard J. (2002). Telling Lies about Hitler. Verso. p. 35. ISBN 1-85984-417-0. 
  69. Lipstadt, History on Trial
  70. "The IHR Denounces Campaign Against Japanese Publishing Company," The Journal of Historical Review, March/April 1995 (Vol. 15, No. 2), page 9.
  71. Michael Hopkins, "Harun Yahya and Holocaust Revisionism", The TalkOrigins Archive [Posted: draft: December 7, 2003].
  72. a b «Turkey». axt.org.uk. 1996. Archivado desde el original el 19 de mayo de 2012. 
  73. «The Holocaust Deception». 8 de diciembre de 2008. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  74. Udesky, Laurie (27 de marzo de 1997). «American Jewish organization sees emergence of 'Holocaust denial' in Turkey». Turkish Daily News. Archivado desde el original el 13 de noviembre de 2008. 
  75. Richard Joseph Golsan, Vichy's Afterlife, University of Nevada Press, 2003, p. 130.
  76. Belgium's far right party in Holocaust controversy, The Guardian, Friday, March 9, 2001.
  77. Court rules Vlaams Blok is racist, BBC News, November 9, 2004.
  78. Condenan a Le Pen por apología del nazismo, 20 minutos, 8 de febrero de 2008.
  79. «Iran Further Isolates Itself with 'Holocaust Denial'». NPR.org. 17 de diciembre de 2006. 
  80. a b «Special Dispatch Series - No. 855». 2 de agosto de 2006. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  81. «Arab MK's Auschwitz Visit Draws Fire From Jewish, Arab Critics». Haaretz (en inglés). 2010. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  82. Karsh, Efraim. Arafat's War: The Man and His Battle for Israeli Conquest. New York: Grove Press, 2003. p. 98–99.
  83. Robert Satloff (8 de octubre de 2006). «The Holocaust's Arab Heroes». The Washington Post. p. B01. Consultado el 29 de octubre de 2010. 
  84. «The new anti-Semitism». The Guardian (London). 22 de junio de 2003. Consultado el 4 de mayo de 2010. 
  85. Washington Institute for Near East Policy, 2000
  86. Hadid, Diaa (September 1, 2009) "Hamas leader denies Holocaust" Associated Press via Boston Globe
  87. Oster, Marcy (March 1, 2011) "Hamas to U.N.: Don’t teach Holocaust" Jewish Telegraphic Agency
  88. Sammy Smooha (2009). «The 2008 Index of Arab-Jewish Relations in Israel: Main Findings and Trends of Change». 
  89. Variously:
  90. "Spiegel Interview with Iran's President Ahmadinejad: 'We Are Determined'", Der Spiegel (May 30, 2006). Retrieved 07sep2013.
  91. Transcript of his speech on September 24, 2007. "However, I believe the Holocaust, from what we read, happened during World War II after 1930 in the 1940s."
  92. Video of his speech on September 24, 2007. Timecode 22:28 to 22:37.
  93. «Ahmadinejad: Holocaust a myth». www.aljazeera.com. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  94. German parliament slams Ahmadinejad remarks, Expatica, December 16, 2005.
  95. Al Jazeera,«"Hamas springs to Iran's defense"». Archivado desde el original el 6 de diciembre de 2007. Consultado el 14 de agosto de 2007. 
  96. «Iran hosts Holocaust conference». CNN. 11 de diciembre de 2006. Consultado el 27 de diciembre de 2006. 
  97. Iran: Holocaust Conference Soon in Tehran. Adnkronos International (AKI). 5 de enero de 2006. 
  98. *"Holocaust denial outrages Europe", The Washington Times, December 13, 2006.
  99. «Berlin Counters Holocaust Conference». Der Spiegel. 11 de diciembre de 2006. Consultado el 27 de diciembre de 2006. 
  100. «Iran to Host Autumn Conference on Holocaust». Fox News. Associated Press. 3 de septiembre de 2006. Consultado el 11 de septiembre de 2006. 
  101. Saeed Kamali Dehghan. «Iranian president Hassan Rouhani recognises 'reprehensible' Holocaust». the Guardian. 
  102. «Iranian press accuses CNN of 'fabricating' Rouhani Holocaust remarks». The Jerusalem Post - JPost.com. 
  103. «Khamenei.ir». Twitter. 
  104. «In Iran new year's address, Khamenei questions Holocaust». al-monitor.com. 
  105. «What does Iran's Supreme Leader really think about the Holocaust?». News – Telegraph Blogs. 
  106. "Iran to host Holocaust denial cartoon competition." Ynetnews. 1 February 2015. 1 February 2015.
  107. Wilhelm Heitmeyer and John Hagan, International Handbook of Violence Research, Springer: 2003
  108. Deborah Lipstadt, 1992 interview with Ken Stern of the American Jewish Committee
  109. «Holocaust denial – The IHR's Questions & Answers, and Nizkor's Responses». Nizkor Project. Consultado el 28 de septiembre de 2013. 
  110. Robert L. Hilliard & Michael C. Keith. Waves of Rancor: tuning in the radical right, M.E. Sharpe, 1999, ISBN 0-7656-0131-1, p. 250
  111. Daniel Wolfish & Gordon S. Smith. Who Is Afraid of the State?: Canada in a World of Multiple Centres of Power, University of Toronto Press, 2001, ISBN 0-8020-8388-9, p. 108.
  112. "AHA Statement on Holocaust Denial", American Historical Association website. Retrieved October 11, 2013.
  113. Golsan, 130
  114. Gerstenfeld, Phyllis B.; Grant, Diana Ruth (2004). Crimes of hate: selected readings. p. 190.: SAGE. p. 391. ISBN 0-7619-2943-6. 
  115. BBC News, Annan condemns Holocaust denial, January 2006
  116. «Millennium Evening with Elie Wiesel». pbs.org. 
  117. FU Berlin: SS-Mediziner in Auschwitz (2005; PDF)
  118. Frankfurter, Bernhard. Die Begegnung. Auschwitz-Ein Opfer und ein Täter im Gespräch. Vienna, Verlag für Gesellschaftskritik, 1995, p. 102. cited in Jan van Pelt, Robert. The Case for Auschwitz: Evidence from the Irving Trial. Indiana University Press, 2002, p. 291.
  119. Lifton, Dr. Robert Jay. The Nazi Doctors: Medical Killing and the Psychology of Genocide. p. 265. 
  120. Demant, Ebbo (Hg.): Auschwitz – "Direkt von der Rampe weg...." Kaduk, Erber, Klehr: Drei Täter geben zu Protokoll, p. 114. Hamburg: Rowohlt, 1979 ISBN 3-499-14438-7
  121. Drei Deutsche Mörder. Aufzeichnungen über die Banalität des Bösen, Germany 1998 (filmed in 1978). Directed by Ebbo Demant, produced by Südwestrundfunk.
  122. Rees, Laurence. Auschwitz: The Nazis & The "Final Solution", p. 300. London: BBC Books, 2005. ISBN 0-563-52117-1
  123. Geyer, Matthias (9 de mayo de 2005). «An SS Officer Remembers: The Bookkeeper from Auschwitz». Spiegel Online. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  124. Igounet, Valérie. "Holocaust denial is part of a strategy", Le Monde diplomatique, May 1998.
  125. Reich, Walter. «Erasing the Holocaust» (en inglés). Consultado el 29 de junio de 2018. 
  126. [http://www.anti-rev.org/textes/VidalNaquet92a/part-4.html «Pierre Vidal-Naquet: "A Paper Eichmann (1980) - Anatomy of a Lie" / On the Revisionist Method. Ressources documentaires sur le g�nocide nazi / Documentary Resources on the Nazi Genocide � Michel Fingerhut, auteurs et �diteurs, 1996-8»]. www.anti-rev.org. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  127. «A definition of antisemitism». GOV.UK (en inglés). Consultado el 29 de junio de 2018. 
  128. «Defining Anti-Semitism Is The First Step Towards Stopping It». AJC (en inglés). 10 de noviembre de 2017. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  129. «Defining Anti-Semitism». U.S. Department of State. Consultado el 29 de junio de 2018. 
  130. «Response to Holocaust denial on the existence of Gas Chambers and Crematoria». Nizkor Project. Consultado el 16 de noviembre de 2013. 
  131. A plot designed to garner support of Israel:
    • "The central assertion for the deniers is that Jews are not victims but victimizers. They 'stole' billions in reparations, destroyed Germany's good name by spreading the 'myth' of the Holocaust, and won international sympathy because of what they claimed had been done to them. In the paramount miscarriage of injustice, they used the world's sympathy to 'displace' another people so that the state of Israel could be established. This contention relating to the establishment of Israel is a linchpin of their argument." Deborah Lipstadt. Denying the Holocaust – The Growing Assault on Truth and Memory, Penguin, 1993, p. 27. ISBN 0-452-27274-2.
    • "Jews are thus depicted as manipulative and powerful conspirators who have fabricated myths of their own suffering for their own ends. According to the Holocaust deniers, by forging evidence and mounting a massive propaganda effort, the Jews have established their lies as 'truth' and reaped enormous rewards from doing so: for example, in making financial claims on Germany and acquiring international support for Israel." The nature of Holocaust denial: What is Holocaust denial?, JPR report No. 3, 2000. Retrieved May 16, 2007.
    • "Why, we might ask the deniers, if the Holocaust did not happen would any group concoct such a horrific story? Because, some deniers claim, there was a conspiracy by Zionists to exaggerate the plight of Jews during the war in order to finance the state of Israel through war reparations." Michael Shermer & Alex Grobman. Denying History: who Says the Holocaust Never Happened and why Do They Say It?, University of California Press, 2000, ISBN 0-520-23469-3, p. 106.
    • "They [Holocaust deniers] picture a vast shadowy conspiracy that controls and manipulates the institutions of education, culture, the media and government in order to disseminate a pernicious mythology. The purpose of this Holocaust mythology, they assert, is the inculcation of a sense of guilt in the white, Western Christian world. Those who can make others feel guilty have power over them and can make them do their bidding. This power is used to advance an international Jewish agenda centered in the Zionist enterprise of the State of Israel." Introduction: Denial as Anti-Semitism, "Holocaust Denial: An Online Guide to Exposing and Combating Anti-Semitic Propaganda", Anti-Defamation League, 2001. Retrieved June 12, 2007.
    • "The stress on Holocaust revisionism underscored the new anti-Semitic agenda gaining ground within the Klan movement. Holocaust denial refurbished conspiratorial anti-Semitism. Who else but the Jews had the media power to hoodwink unsuspecting masses with one of the greatest hoaxes in history? And for what motive? To promote the claims of the illegitimate state of Israel by making non-Jews feel guilty, of course." Lawrence N. Powell, Troubled Memory: Anne Levy, the Holocaust, and David Duke's Louisiana, University of North Carolina Press, 2000, ISBN 0-8078-5374-7, p. 445.
  132. Shermer & Grobman, 2002, p. 33.
  133. "... the German bureaucrats' collective actions are relatively well-documented for the historian...." Christopher R. Browning, The Path to Genocide: essays on launching the final solution, Cambridge University Press, 1992, ISBN 0-521-55878-6, p. 125.
  134. "According to the historian Raul Hilberg, the United States alone captured forty thousand linear feet of documents on the murder of European Jews ... we can say that the Holocaust is a uniquely well-documented historical event." Deák, István. Essays on Hitler's Europe, University of Nebraska Press, 2001, ISBN 0-8032-1716-1, p. 67
  135. Holocaust: The events and their impact on real people, DK Publishing in conjunction with the USC Shoah Foundation Institute for Visual History and Education, p. 146. "There our troops found sights, sounds, and stenches horrible beyond belief, cruelties so enormous as to be incomprehensible to the normal mind."
  136. Kelly Oliver. Witnessing: beyond recognition, University of Minnesota Press, 2001, ISBN 0-8166-3627-3, p. 90.
  137. Shelley Hornstein and Florence Jacobowitz. Image and remembrance: representation and the Holocaust, 2003, Indiana University Press, ISBN 0-253-34188-4, pp. 205–206.
  138. INA, Major Interviews, General André Rogerie; audio recording
  139. Annette Wieviorka, Déportation et génocide. Entre la mémoire et l'oubli, Plon, 1992, p. 249.
  140. Shermer & Grobman, 2002, p. 33.
  141. Pierre Vidal-Naquet, French "une tentative d'extermination sur le papier qui relaie l'extermination réelle" in Les assassins de la mémoire, Un Eichmann de papier, Postface de Gisèle Sapiro, Nouvelle édition revue et augmentée, La Découverte, Paris, 2005, ISBN 2-7071-4545-9.
  142. Lechtholz-Zey, Jacqueline: Laws Banning Holocaust Denial. Genocide Prevention Now.. Retrieved September 29, 2010.
  143. JTA | Russia Makes Holocaust Denial Illegal | http://www.jta.org/2014/05/05/news-opinion/world/russia-makes-holocaust-denial-illegal
  144. «Romania holds first Holocaust Day». BBC News. 12 de octubre de 2004. Consultado el 24 de septiembre de 2013. 
  145. «Romania sparks Holocaust row». BBC News. 17 de junio de 2003. Archivado desde el original el 12 de febrero de 2011. Consultado el 22 de mayo de 2010.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  146. See Luxembourg, April 19, 2007, 8665/07 (Presse 84)
  147. Hungary equates Communism to Nazism , rt.com
  148. By way of judgment of November 7, 2007 of the Constitutional Court of Spain, which ruled the criminalization to be unconstitutional and void.
  149. EU adopts measure outlawing Holocaust denial. By Dan Bilefsky. The New York Times, April 19, 2007 .
  150. To live with Faurisson? Any other attitude would imply that we were imposing historical truth as legal truth, which is a dangerous attitude available to other fields of application. Pierre Vidal-Naquet: A Paper Eichmann (1980) – Anatomy of a Lie (10)
  151. François de Smet, Philosopher of the ULB: Le négationnisme est l'une des pires formes de racisme. Elle en est aussi sa version la plus « respectable », se parant des oripeaux de la science. C'est pour cela qu'il faut continuer à le sanctionner, in La Libre Belgique, on April 28, 2006

Enlaces externos[editar]