Massive Open Online Course

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mooc»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Logotipo de MOOC

Los MOOC (acrónimo en inglés de Massive Open On-line Course)[1]​ o COMA en español (curso en línea masivo en abierto, por lo que es más bien un híbrido) son cursos on-line dirigidos a un amplio número de participantes a través de Internet según el principio de educación abierta y masiva.[2]​ Todos los meses, más de 700 universidades de todo el mundo ofrecen cientos de cursos en línea gratuitos. El término fue acuñado en 2008 por Dave Cormier y Brian Hypertuano.[3]

Según Vázquez-Cano y López (2015)[4]​, «El fundamento estructural y pedagógico de la tendencia “Open” se asienta en dos procesos: uno tecnológico, que permite que los contenidos sean abiertos y accesibles y otro legal, al proporcionar acceso gratuito a los contenidos». La tendencia en Educación ha adoptado desde hace unos años la denominación de “Open Education”, un concepto que se extiende a comunidades y redes educativas que participan de un intercambio de contenido académico, formativo libre y reutilizable.

Nombre y significado[editar]

En español se conoce también como CEMA[5]​ (Curso en Línea Masivo y Abierto), CAEM (Curso Abierto En línea Masivo), COMA (Curso On-line Masivo y Abierto), CALGE (Curso Abierto en Línea a Gran Escala).

Pedreño, Moreno, Ramón & Pernías, (2013)[6]​ definen los MOOC a través de su acrónimo:

  • (Massive) Masivos, porque están enfocados a la demanda de millones de personas en todo el mundo.
  • (Open) Abiertos, porque sus contenidos están generalmente a libre disposición del estudiante, que puede compartirlos e incluso modificarlos.
  • (On-line) En línea, porque se realizan o se accede a ellos a través de Internet y fomentan el autoaprendizaje.
  • (Course) Cursos, porque plantean una estructura enfocada a la enseñanza y a la superación de pruebas.

Principales características[editar]

Aunque son muchas las características de los MOOC,[7]​ algunas de las más importantes son:

  • Acceso masivo de cientos de miles de estudiantes de todo el mundo interesados en un tema específico y con ganas de aprender y compartir sus conocimientos.
  • Acceso libre, abierto y fácil, pues no requiere una prueba de conocimientos previos ni ser alumno de la institución que ofrece el MOOC.
  • Acceso gratuito, ya que no requiere pago por el acceso a los contenidos y a la plataforma que realiza el curso. No obstante, podría estar sujeto a un coste por el acceso a tutorías, evaluaciones, recursos bibliográficos o acreditaciones.[8]
  • Su estructura está concebida para promover el aprendizaje autónomo de los estudiantes, con numerosos recursos en forma de vídeos, enlaces, documentos y espacios de debate y comunicación. 
  • Desarrollo completamente en línea, lo que permite utilizar la potencialidad de internet (audio, texto, vídeo, animación) de forma fácil, rápida y desde cualquier lugar.
  • Interacción (asincrónica o sincrónica) en línea entre los alumnos a través de foros o herramientas de videoconferencia. Es importante que exista algún tipo de interacción estudiante-estudiante y estudiantes-profesores, aunque esta esté mediada por la tecnología.[9]
  • Consiste en una acción formativa diseñada y orientada al aprendizaje que se evalúa en una serie de pruebas que acreditan haber adquirido el conocimiento.
  • Se realiza en línea, y comparte con la formación a distancia mediada por Internet, características como: programación y planificación de actividades, tuturías de estudiantes, evaluación de aprendizajes, intercambio de opiniones, etc.
  • Los contenidos desarrollados por los docentes y los materiales o herramientas usados en el desarrollo de los cursos MOOC deben ser abiertos, con una licencia que permita la reutilización de los mismos.[10]

Puntos fuertes y débiles de los MOOC[editar]

En los MOOC encontramos las debilidades y limitaciones de unos sistemas educativos excesivamente rígidos desde muy diversos puntos de vista (oferta académica, gestión administrativa, planificación temporal, sistemas de evaluación y acreditación, difusión y transferencia de conocimientos, metodologías docentes e integración de las tecnologías digitales).[11]

Los MOOC hacen explícita una transformación paulatina que se está produciendo dentro de la enseñanza, en los roles de los docentes universitarios en las últimas décadas. La pérdida del rol transmisor por otros más ligados a la orientación, el acompañamiento, la facilitación de recursos o la evaluación formativa, se ponen de manifiesto en estas nuevas experiencias de formación masiva online. El profesor como mero guía de los conocimientos a enseñar. Una eficaz integración de las tecnologías digitales en la formación superior conlleva la necesidad de establecer nuevos roles en los docentes y los participantes.

Valverde Berrocoso (2014) establece algunas de las fortalezas de los MOOC:

  • La redefinición de los roles.
  • La necesidad de adaptación de las metodologías docentes a las características de una sociedad en red.
  • La flexibilidad y adaptabilidad de la oferta académica.
  • El uso de estrategias de evaluación que otorgan al estudiante un papel activo.
  • La cooperación entre los distintos actores (docentes y participantes).
  • El acceso libre a una amplia oferta formativa de carácter internacional.
  • El desarrollo de herramientas tecnológicas para apoyar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Algunos autores afirman que en el diseño de los MOOC no se han ajustado correctamente el desarrollo de las TIC y los procesos de aprendizaje. La masificación conduce a un diseño comunicativo unidireccional, centrado en el docente y basado en el contenido, con graves problemas para atender las diferencias individuales y tendencia a la estandarización del conocimiento. Los MOOC se muestran como una democratización de la Educación Superior pero tienen unos intereses económicos que priman sobre los pedagógicos, no es una formación completamente abierta y se caracteriza por un alto nivel de exigencia en competencias digitales y aprendizaje autorregulado.

Si bien son cursos centrados en los contenidos, la mayoría ofrecen la posibilidad de interacción entre participantes, lo que permite la generación de comunidades de aprendizaje al estar en contacto con otras personas con intereses similares y complementarios que van más allá de la adquisición de contenidos.

Valverde Berrocoso (2014) menciona algunas de las debilidades de los MOOC:

  • La preponderancia de metodologías de enseñanza basadas en teorías educativas superadas.
  • La presentación de supuestas «innovaciones educativas» que no lo son.
  • La estandarización del conocimiento: los mismos contenidos y las mismas actividades para todos los estudiantes.
  • La ausencia de un diseño universal para el aprendizaje: atención educativa diferenciada.
  • La falta de conocimientos sobre el desarrollo y evolución del e-learning.
  • La desvalorización de la función docente en los procesos de enseñanza-aprendizaje: evaluación y tutorización.
  • La adopción de una visión parcial e interesada del concepto «Educación Abierta».
  • Predominio de la perspectiva económica frente a la experimentación pedagógica y de investigación educativa.
  • Requiere cierto nivel de competencia digital y un alto nivel de autonomía en el aprendizaje.

Para finalizar con este apartado se va a ofrecer una síntesis de los criterios necesarios para que los MOOC´s se impartan con calidad:

  • La calidad de los materiales, las actividades y otros recursos formativos. Se trataría de valorar aspectos como accesibilidad, formato o claridad.
  • La calidad de la plataforma de e-learning. Se analizarían aspectos como la escalabilidad, utilidad, las herramientas ofrecidas o los sistemas de comunicación.
  • La calidad de la experiencia formativa completa, desde el inicio del curso (planificación, objetivos), pasando por el desarrollo del curso (materiales, puesta en marcha, seguimiento) y, finalmente, la evaluación de los estudiantes.

Diferencias entre un MOOC y un curso en línea[editar]

Los MOOC tienen una serie de características que los diferencian de un curso en línea.[12]

MOOC Curso en línea
Entorno abierto. Entorno cerrado.
Se sigue un diseño tecnológico que facilita la diseminación de la actividad de los participantes mediante el uso de una o varias plataformas. Se desarrolla en una plataforma de aprendizaje electrónico (LMS) con unas funcionalidades y una estructura muy acotadas y diseñadas para la interacción directa con el profesor.
Fomenta el protagonismo del alumnado. Acceso por pago previo de matrícula.
Número de participantes ilimitado. Número de participantes limitado.
Diversidad de herramientas de comunicación, uso de las redes sociales. Comunicación mediante foros de debate, correo electrónico y chat.
Énfasis en el proceso de aprendizaje más que en la evaluación y la acreditación. Apoyo directo del profesor.
Acceso y materiales gratuitos. El alumno responde a un modelo instruccional.

Evolución[editar]

En la evolución de los MOOC se fue mezclando el diseño de una plataforma global de transformaciones, donde el rol del alumno y la evolución sociocultural se llevan a cabo en un nuevo espacio de aprendizaje en el que cada nivel tiene su propia lógica:

  • Uno a uno. Conferencia plus-grupo, está anclado en la conversación, se destaca la discusión como una interacción de dos vías, donde el alumno reproduce contenido y resuelve problemas de acuerdo con la solución predefinida del docente.
  • Uno a muchos. El profesor da una clase a una audiencia global, se destaca el uso de la conversación, habla una persona y todo el mundo escucha.
  • Muchos a muchos. La enseñanza masiva descentralizada, destacando el diálogo como punto clave centrada en el usuario, destaca la interacción multilateral donde la auto reflexión permite a los alumnos ver la situación a través del otro.
  • Muchos a uno. Es una dimensión profunda de transformación, donde en el campo social permite a cada alumno ver sus propias posibilidades futuras a través del otro. Se destaca la estructura de las relaciones y activa los campos sociales destacando la creatividad colectiva.[13]

Diseño del software educativo MOOC[editar]

Según el análisis realizado por Poy y Aguilar[14]​ hay una tendencia a la utilización de plataformas de código propietario con el fin de desarrollar un modelo de negocio con diferentes estrategias de retorno económico como puede ser el pago de certificados, de créditos, publicidad o suscripción de usuarios. Sin embargo, también subsisten plataformas de código abierto que son las que respetan más el origen y espíritu de los MOOC. Con respecto a estas últimas, estos autores señalan como principales plataformas a EDX, abierta en junio de 2013, y OpenMooc.

Como señalan estos autores, el diseño pedagógico de las plataformas MOOC es uno de los aspectos más relevantes para la motivación de los estudiantes y garantizar el éxito del curso. En primer lugar, el diseño pedagógico debe tener en cuenta la fundamentación teórica del modelo pedagógico que sustenta el curso a fin de dar respuesta a las necesidades pedagógicas que surgirán a lo largo del curso.

«Las plataformas MOOC responden a esa nueva demanda de contenidos innovadores para las nuevas generaciones de usuarios crecientemente inmersos en la sociedad del conocimiento y de la información».[14]

Estos autores proponen para el análisis pedagógico de diferentes plataformas MOOC, el modelo de Freitas y Jarvis (2007) que toma en cuenta tres elementos de análisis: el contexto, el aprendiz, y la pedagogía usada, además de la propia representación digital del producto e-learning, como cuarto elemento adicional.

El diseño que apela a la motivación, para favorecer el aprendizaje y frenar el abandono de los cursos, propicia la colaboración y técnicas de gamificación en la planificación, diseño, implementación y uso de los MOOC. Se fortalece con el modelo de Arquitectura de Formación y Aprendizaje (TLA) que propone el Modelo Tecnológico de los autores González, Collazos y García (enero de 2016).[15]​ El TLA es el nombre dado a la siguiente generación Object Reference Model (SCORM) para compartir contenido (Poltrack, Hruska, Johnson y Haag, 2012) y del proyecto Tin Can.[15]​ El artículo de González, Collazos y García, especifica que este modelo contiene componentes que se conciben como un conjunto de servicios web estandarizados y software de código abierto asociado, que implementan los servicios web. Lo cual permite lo siguiente:

  • Es un modelo multiplataforma, que incorpora el aprendizaje móvil, multimedia, componentes de los videojuegos y de e-learning. De esta forma permite el uso de diferentes dispositivos y recursos pedagógicos, permitiendo un aprendizaje ubicuo, con información accesible en todo momento y en diferentes formatos.
  • Realización de seguimiento de la experiencia de aprendizaje. El modelo contiene el servicio web Experience API (XAPI) y el software que permite rastrear los datos del alumno sobre la base de las interacciones con diferentes experiencias de aprendizaje.
  • Redes de competencias. Contiene software que permite establecer relaciones entre los objetivos de aprendizaje y las competencias a desarrollar por parte de los estudiantes con el contenido y los sistemas a utilizar.
  • Gestión de contenido apropiado para cada usuario y dispositivo. Cuenta con software que permite entregar el contenido al alumnos poco a poco y justo a tiempo, además permite la selección de la siguiente actividad y la posibilidad de recomendar experiencias de aprendizaje específicas a los usuarios gracias a sus componentes inteligentes.
  • Perfiles de aprendices, gracias a los cuales se facilitan los datos que individualizan a los estudiantes permitiendo una mayor personalización de las experiencias de aprendizaje, teniendo en cuenta el estilo y preferencias de cada alumno.

Precisamente los entornos virtuales de aprendizaje tienen cada vez mayor presencia en el conjunto de la oferta formativa, pudiendo afirmar que, en general, la población que utiliza los actuales canales de aprendizaje on line manifiesta nuevas tendencias como el hecho de tener una mayor demanda de contenidos innovadores respecto a los más tradicionales modelos de aprendizaje propios de la enseñanza presencial (Krichen, 2007). En consecuencia, en ambos casos las plataformas MOOC responden a esa nueva demanda de contenidos innovadores para las nuevas generaciones de usuarios crecientemente inmersos en la sociedad del conocimiento y de la información.[16]

Con el fin de analizar desde el punto de vista del diseño pedagógico, la construcción de las diferentes plataformas MOOC, hemos utilizado el modelo de Freitas y Jarvis (2007) que toma en cuenta tres elementos de análisis más la representación: el contexto, el aprendiz, y la pedagogía usada, además de la propia representación digital del producto e-learning, como cuarto elemento adicional.[14]

Los MOOC se definen por el gran volumen de alumnos participantes y por la heterogeneidad de los mismos, con frecuencia con altas tasas de abandono. El estudio realizado demuestra que un diseño mixto, cooperativo, basado en la incorporación de las redes sociales como estrategia de aprendizaje, puede ayudar a reducir la tasa de abandono (Fidalgo ,Sein Echaluze & García Peñalvo, 2013). Igualmente existe vinculación directa entre el diseño del curso y los cuatro factores de la escala de motivación IMMS: atención, confianza, satisfacción y relevancia.[17]

Historia[editar]

Isaac Asimov expresaba la aparición de los MOOC allá por 1988, en el vídeo titulado "Su visión hacia el futuro", pero ya anteriormente, en 1922, se produjo un fenómeno similar con los cursos radiofónicos cuyas pretensiones, planteamientos pedagógicos, objetivos económicos y visión de futuro coinciden con los que se atribuyen a los MOOC y en particular a los xMOOC.[18]

Como antecedentes de los cursos MOOC se pueden considerar, entre otras, a las siguientes iniciativas: OpenCourseWare (OCW) y los recursos educativos abiertos de la UNESCO (en inglés se emplea la sigla OER).

Realmente no podemos otorgar una fecha exacta a la existencia del primer MOOC, pues la discusión es intensa al respecto, y está sujeta a las características que definen un curso como MOOC. Algunos opinan que David Wiley es el autor del primer MOOC en la Universidad Estatal de Utah en agosto de 2007. Se trataba de un curso de educación abierta. Esta iniciativa tuvo continuidad en numerosos proyectos académicos dentro y fuera de los Estados Unidos, pero también existen algunos cursos previos a este que podrían considerarse MOOC, como el curso "From NAND to Tetris: Building a Modern Computer from First Principles", organizado por Noam Nisan y Shimon Schocken en el año 2005 (Shimon Schocken: The self-organizing computer course).[19]

El término MOOC fue acuñado en 2008 por Dave Comier en 2008 de la University of Prince Edward Island en respuesta a un curso llamado "Conectivismo y conocimiento Conectivo" (también conocido como CCK08) dictado por George Siemens de la Athabasca University y Stephen Downes del National Research Council. Consistió de 25 estudiantes con matrícula paga en Educación Continuada de la University of Manitoba, así como alrededor de 2200 estudiantes en línea provenientes del público general que no pagaron nada.[20]​ Todo el contenido del curso estuvo disponible a través de RSS y los estudiantes en línea pudieron participar a través de herramientas colaborativas, incluyendo publicaciones en blogs, hilos de discusión en Moodle y encuentros en Second Life.[21][22]

En 2011, cuando más de 160 000[23]​ personas repartidas por todo el mundo se matricularon en un curso de Inteligencia artificial ("Introduction to Artificial Intelligence") ofrecido por Sebastian Thrun y Peter Norvig en la Universidad de Stanford a través de una compañía startup llamada Know Labs (actualmente Udacity fundada por Sebastian Thrun).

En Francia, Open Classrooms, que va ofreciendo cursos en línea en IT y lenguajes de programación desde 1999, empieza produciendo MOOC en 2012. Hoy en día, ofrece más de 1000 cursos enfocados en tecnología y competencias digitales, principalmente en francés, pero también en inglés y en castellano, producidos internamente o en colaboración con universidades y empresas.

El 2012 se reconoce como el año a partir del cual los MOOC tienen su auge, el New York Times, publica un artículo denominado "El año de los MOOC", acreditando que en este año el nuevo "formato" educativo ha sido utilizado por «el gran público».[24]

Estudios[25]​ sugieren que los MOOC dan respuesta a las necesidades que demanda hoy la sociedad respecto de la formación continua, de la necesidad de flexibilidad y compatibilización con otras actividades y situaciones personales que en la formación tradicional no serían posibles. La constante demanda de una educación más personalizada, pero a la vez con restricciones económicas.

España y Reino Unido son los países de Europa que se sitúan en los primeros lugares en la producción de MOOC.[26]

MOOC en Iberoamérica[editar]

En Iberoamérica diferentes universidades ofrecen MOOC, como la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad de Alicante,[27]​ la UNED,[28]​ la Universidad Politécnica de Valencia,[29]Universidad de Granada y la Universidad Nacional Autónoma de México.

El primer MOOC en España surge de la Universidad Politécnica de Madrid y se llama Crypt4you. Se trata de un curso de criptografía para programadores.

En 2013 la Universidad Nacional Autónoma de México en alianza con Coursera desarrollaron sus tres primeros MOOC: "Pensamiento científico", "Ser más creativos" y "TIC para la educación". Actualmente, la UNAM oferta 44 cursos sobre ciencia de datos, ciencias de la computación, ciencias físicas e ingeniería, matemáticas, negocios y humanidades. La UNAM también tiene oferta en el portal México X y en Miríada X.

La Universidad Tecnológica de Pereira desarrolló el que se considera el primer MOOC colombiano[30]​ que ya va por su quinta edición: Arte latinoamericano con Énfasis en Colombia. También, en MiriadaX se pueden tomar los cursos Matemáticas Esenciales en los Números Reales y Complejos de la Universidad de Ibagué; Resistencias Ciudadanas como Actos Creativos y Paz y No violencia de la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Por su lado, la Universidad EAN dispone en su página web de siete MOOC autoformativos en distintas áreas del conocimiento: Inducción a la Formación Virtual, Atención y Servicio al Cliente, Herramientas para el Bienestar Personal, Construcción de Indicadores para la Gestión de Ventas, Finanzas para no Financieros, Globalización y Negociación Intercultural, Habilidades Gerenciales. En junio de 2014, la Universidad del Cauca , al suroeste de Colombia, lanza su primer curso MOOC bajo la plataforma de código abierto EdX. En 2015 la Universidad de Los Andes en alianza con Coursera ofrecen un programa especial de desarrollo de videojuegos y ocho cursos en 2015 : Leer a Macondo: la obra de Gabriel García Márquez, Tesoros de la física y sus descubridores I, Marketing verde, Fundamentos de finanzas empresariales, Sexualidad... mucho más que sexo, Innovar es un deporte extremo, Selección de personal para todos y Precálculo Alpha.

En 2014, la Escuela de Negocios de la Pontificia Universidad Católica del Perú, lanza centrumX, la plataforma virtual especializada en cursos MOOC de negocios.

En Argentina diversas universidades tanto de gestión pública como privada (UBA [1], UADE [2], BLAS PASCAL, UNQ,[31]USAL[32]​) han desarrollado MOOC en distintas áreas temáticas tales como Ortografía, Medio Ambiente, Gestión del Clima Organizacional, Lenguaje Cinematográfico, Orígenes del Tango, Escenarios de Enseñanza y Aprendizaje, y Educación y Tecnología. En México, instituciones de educación superior como la Universidad Nacional Autónoma de México y el Tecnológico de Monterrey han desarrollado MOOC en diversos temas, en convenio con Coursera. En 2015, la Dirección de Tecnologías de la Universidad Técnica Particular de Loja de Ecuador, inicia el desarrollo de cursos MOOC a través de una plataforma denominada "MOOCsUTPL" [3], donde se han impartido varias temáticas como Gamificación, Introducción a la Contabilidad, y Ciclo contable. A partir del año 2016 se han diseñado cursos sobre: Expresión Oral y Escrita, Metodología de Estudio y Realidad Nacional del Ecuador.

En los últimos años, se ha ido incrementando la oferta de MOOC en espacios como Coursera, EdX o Udacity, en el mundo anglosajón, y Miríada X (iniciativa promovida por Telefónica Learning Services y Universia), Tareasplus, UNED COMA (de la Universidad Nacional de Educación a Distancia) que ofrecen una formación abierta sustentada en las bases de la “cultura libre y accesible”, en Iberoamérica.

Los MOOC han recibido diversas críticas, tanto positivas como negativas, algunos académicos incluso advierten la posibilidad de que existan ciertos peligros en el uso de los MOOC para países de Iberoamérica.[33]

Los MOOC por temáticas[editar]

Con el acelerado paso que vienen dando los MOOC, se ha ido aumentando el interés por el diseño y participación de cursos en diferentes temáticas, siendo las Ciencias de la Computación y Programación y Administración y Negocios las de mayor demanda, mientras que Arte y Diseño son las que menor participación tienen, según se indica en un artículo [45] publicado en diciembre de 2016 por Class Central, un buscador de MOOC gratuito.

El uso de los MOOC para el aprendizaje de idiomas también está en alza. Existen varias plataformas que ofrecen diferentes cursos gratuitos. En este sentido Pablo Ruiz Martín en su trabajo Presente y futuro de los Massive Open Online Courses (MOOC) hace una reflexión sobre el idioma utilizado para enseñar en los MOOC : "El acceso universal a los contenidos de los cursos choca, inevitablemente, con una barrera idiomática. Mientras no se desarrollen estrategias de software que permitan subtitular los vídeos y traducir los contenidos e interacciones de los alumnos a varios idiomas (lo cual parece, en principio, algo bastante engorroso), el alumno tiene que conocer a cierto nivel la lengua en el que se imparte el MOOC o no podrá cursarlo satisfactoriamente. Lo cual nos plantea un importante dilema: si el acceso abierto a la enseñanza superior implica un dominio prácticamente absoluto de la lengua franca de los entornos on-line, el inglés o, por otra parte, sería conveniente potenciar la creación de cursos en otros idiomas importantes en cuanto a número de hablantes, como el chino, el español o el francés"[34]

Esta tendencias entre la preferencia entre unas y otras temáticas, puede estar marcada por la necesidad de actualización constante que se requiere en las áreas relacionadas con la Informática y la facilidad que representan las herramientas tecnológicas, en comparación con aquellas que aún presentan otras alternativas de aprendizaje.[46]

Clasificación de los MOOC[editar]

Hay ciertos criterios para distinguir diferentes tipos de MOOC. Lane (2012) sugiere la siguiente clasificación:

  • Basados en una red como los cMOOC.
  • Orientados a contenidos como EdX, Coursera y Udacity.
  • Orientados a la resolución de problemas del tipo "Hágalo Ud. mismo" Edupunk como los de Jim Groom.

Esta clasificación recuerda a la que ofrece Moodle a la hora de diseñar sus cursos: basados en temas (contenido), semanas o Scorm (actividades) y el formato social (equivalente a los cMOOC).

Una de las clasificaciones más amplias de categorías de MOOC es la formulada por Clark (2013),[35]​ que identifica siete tipos:

  • connectivistMOOCS (los propuestos por Siemens).
  • transferMOOCs (consisten en tomar los cursos existentes en las Universidades de e-learning y transferirlos a una plataforma MOOC).
  • madeMOOCs (a diferencia de los anteriores incorporan elementos de vídeo, hacen hincapié en la calidad de la creación de tareas que deben realizar los estudiantes, potencian el trabajo entre iguales y la coevaluación).
  • synchMOOCs (los cursos presentan fechas específicas de comienzo y de finalización, así como de realización de las evaluaciones). asynchMOOCs (sin fechas límites).
  • adaptiveMOOCs (utilizan algoritmos adaptativos para presentar experiencias de aprendizaje personalizadas, basadas en la evaluación dinámica y la recopilación de datos del curso).
  • groupMOOCs (elaborados para grupos específicos).
  • miniMOOCSs (de cortos números de contenidos y plazos de desarrollo).

Independientemente de propuestas tan amplias como la citada, la tendencia es a considerar dos tipos básicos de MOOC, que suelen denominarse: xMOOC y cMOOC (Departmentfor Business, Innovation and Skills, 2013; Scopeo, 2013; Vázquez et al., 2013; Downes, 2012; Siemens, 2012; Hill, 2012).

Siemens (2012) define los dos tipos principales de MOOC:

- Los xMOOC (cursos con una aproximación conductista): La 'x' en xMOOC viene de eXtended[36], más allá del plan de estudios básico. El xMOOC es un MOOC centrado en expertos, en el que el docente dirige los conocimientos que se van a obtener, por lo tanto, el profesor es la figura central del aprendizaje. El papel del instructor del curso (experto) es crear y coordinar el plan de estudios y establecer los resultados del curso desde el inicio. El alumno es responsable de completar las tareas en el tiempo requerido. xMOOC tiene una duración establecida estricta y se emite un certificado.

Los contenidos se transmiten unidireccionalmente al alumnado que responde a las actividades propuestas para alcanzar los objetivos. Las actividades académicas generalmente se centran en foros. Sin embargo, la participación del profesor en dichas estrategias es reducido y unidireccional. Son los tradicionales paquetes formativos, pero ofrecidos en abierto, que no promueven el diálogo entre la comunidad educativa ni la construcción colectiva del conocimiento.

- Los cMOOC (cursos con una aproximación conectivista): La 'c' representa su carácter conectivista enfocado en la creación de redes y generación de conocimiento por parte de los participantes. Se centra en el estudiante en que el alumno elige lo que desea aprender. No hay un plan de estudios formal o el sistema tradicional de gestión del aprendizaje se sustituye por las herramientas de la Web 2.0, tales como blogs, wikis y plataformas de redes sociales. Los alumnos reflexionan sobre las contribuciones y autoevalúan su aprendizaje.

Este tipo de MOOCs mantienen la esencia de la construcción del conocimiento entre todos los miembros de la comunidad de aprendizaje. Las relaciones están menos estructuradas y el alumnado es el protagonista del proceso de enseñanza. Tienen la capacidad de crear comunidades virtuales de aprendizaje de ámbito global, que potencializan la creación de proyectos colaborativos.

Cada tipo de curso tiene unas ventajas e inconvenientes, debido a la estrategia formativa tanto para el enfoque del aprendizaje como en la evaluación del mismo (Octeto, 2013).

Denis Gillet argumenta que las plataformas diseñadas inicialmente para la construcción de PLEs pueden permitir, tanto a docentes como a estudiantes, agregar sus propios cMOOCs[37]​ o MOOCs de conexión a partir de los recursos de libre acceso disponibles en la Nube bajo licencias Creative Commons. La incorporación de herramientas de comunicación social facilita la interacción oportunista y el intercambio informal entre estudiantes, dando así un corte conectivista al MOOC.

Pernías Peco (2013) y Luján Mora (2013) señalan que los cMOOC son los primeros MOOC en aparecer ("Introduction to Open Education", "Connectivism and Connective Knowledge") con el propósito de generar un espacio de construcción de conocimientos a partir de la creatividad, autonomía y el aprendizaje social y colaborativo desplegado por los estudiantes que participan de la propuesta. Sin embargo, posteriormente surgen los xMOOC que, a día de hoy, gozan de más popularidad y se ofrecen a través de plataformas comerciales o semicomerciales tales como Coursera, edX y Udacity. Estos MOOC conservan una estructura basada principalmente en un aprendizaje de corte tradicional que se orienta a la visualización de vídeos y la realización de pruebas de tipo test.

Distintos autores (Martí, 2012; Scopeo, 2013), amplían esta división con un modelo que se podría considerar como híbrido de los dos anteriores, y que tiende a apoyarse en la realización de tareas por parte del estudiante. Concretamente, Martí (2012) enuncia tres grandes tipos de MOOC basados en diferentes aspectos como son: contenidos, aprendizaje distribuido en red y las tareas.

El último tipo de MOOC[38]​ con el que nos podemos encontrar, es el centrado en las tareas, modelo que como ya comentamos para algunos autores (Scopeo, 2013; Vázquez et al., 2013) es uno híbrido que adopta planteamientos de las dos propuestas presentadas hasta el momento. Desde esta posición, en el MOOC se hace especial hincapié en la resolución de determinados tipos de tareas y actividades por parte del estudiante, que debe ir realizando progresivamente para poder ir avanzando a lo largo del curso. Las tareas que se incorporan pueden ser de diferente tipo: resolución de casos, lectura y análisis de documentos, construcción de recursos en diferentes formatos, análisis de sitios web, elaboración de blog y wikis, elaboración de mapas conceptuales, resolución de problemas, configuración de crucigramas sobre términos científicos, entre otros. Actividades que pueden ser elaboradas tanto de forma individual como grupal o colaborativas. (Cabero & Román, 2005). Referente a la evaluación de los alumnos, en estos MOOC se sigue el procedimiento del análisis de la calidad de las tareas efectuadas, evaluación que puede llevarse a cabo por un ayudante en el programa, o mediante evaluación por pares.

Algunas diferencias entre los XMOOC y los CMOOC:

xMOOC cMOOC
Estrategias Conductista. Conectivista.
Similitud con Cursos on-line LMS. Redes sociales y entornos personales de aprendizaje.
Guía del aprendizaje Se basa en los contenidos y/o tareas. Aprendizaje colaborativo a partir de la interacción entre los participantes.
Tipo de conocimiento Conocimiento empírico. Conocimiento holitista.
Evaluación Test. Entrega de trabajos. Evaluación por pares. Conocimiento aportado y/o creado en entornos personales de aprendizaje.
Papel del docente El docente se convierte en el guía del aprendizaje. El docente tiene un perfil constructor de toda la comunidad.

La tendencia a estos entornos virtuales de aprendizaje es que el alumnado sea el centro del proceso de enseñanza, participando de forma activa en la creación del conocimiento; en este sentido, en los MOOC se generan nuevas dinámicas de aprendizaje que desarrollan la autonomía personal en un entorno social con características de la sociedad posindustrial, como son:

  • El componente social del aprendizaje: adquirido en un entorno virtual basado en la construcción de redes sociales en las que se abandona el aislamiento para desarrollar la sociabilidad y el trabajo colaborativo.
  • Formación personalizada: que permite adaptar la enseñanza a cada individuo.
  • Aprendizaje de competencias: con alternativas metodológicas enfocadas a partir del error y de la evaluación participativa, donde se da mayor énfasis y actitudes como la capacidad de expresarse (mediante una evaluación formativa en la que se destaque qué mejorar y cómo alcanzar esta mejora), etc.
  • Formación de grupos de aprendizaje socio-colaborativo: con un enfoque pedagógico basado en la conectividad y la horizontalidad, proporcionando alternativas a la enseñanza tradicional basada en la centralidad del profesor. La educación implica aprender en comunidad y el trabajo entre iguales permite la construcción del conocimiento.

Los xMOOC y los cMOOC, potencian la adquisición y posibilidad de perfeccionar diferentes tipos de competencias y capacidades por partes de los alumnos. En este sentido, Los MOOC han producido un beneficioso efecto sobre la relevancia de los entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje en la Educación Superior y han dado respuesta a una importante demanda social de formación especializada. Además, han contribuido a la reflexión sobre la necesidad de una redefinición de los actuales roles docentes y ha situado al estudiante en un papel de mayor protagonismo en el proceso de evaluación de sus aprendizajes. Los MOOC han mostrado a las instituciones universitarias que la oferta académica debe ser más flexible y abierta. Desde un punto de vista tecnológico, los MOOC han favorecido el desarrollo de nuevas herramientas de software para la formación on-line (Valverde Berrocoso, 2014).[39]

El rol del participante[editar]

Los MOOC han implicado a los estudiantes en el proceso de evaluación de sus aprendizajes mediante estrategias como la autoevaluación y la heteroevaluación, contribuyendo de este modo a renovar los modelos de evaluación vigentes en la Educación Superior.

Según Kizilcec, Piech, & Schneider (2013)[40]​ se pueden identificar cuatro tipologías de participantes en un MOOC:

  • Los auditores o participantes pasivos: son aquellos alumnos que acceden a los materiales del curso, tales como los vídeos de las exposiciones docentes, pero apenas utilizan las evaluaciones y no participan de ninguna actividad de comunicación.
  • Los cumplidores o participantes activos: hace referencia a los alumnos que utilizan todos los materiales didácticos, realizan todas o muchas de las evaluaciones que se ofrecen dentro del curso y se comprometen en la participación a través de los foros y las redes sociales.
  • Los inconstantes o desconectados: alude a los alumnos que realizan las evaluaciones al inicio del MOOC pero que, posteriormente, solo acceden a algunas clases o desaparecen por completo del curso.
  • Los catadores o merodeadores: alumnos que exploran superficialmente el curso mediante el uso de algunos vídeos.

Roles docentes[editar]

Durante los últimos años ha ido aumentado las ofertas de formación/capacitación a distancia como una forma de democratizar el acceso a educación. La mayoría de estas propuestas están centradas en el alumno y en el tratamiento que ellos realizan a la hora de apropiarse del contenido, por lo cual, la pérdida del rol transmisor del docente se vio opacado por otras funciones más ligadas a la orientación, el acompañamiento, las tutorías, la facilitación de recursos y la evaluación formativa.

La integración de las tecnologías digitales en la formación conlleva la necesidad de establecer nuevos roles docentes. Según Laurillard[41]​ (2002) se pueden mencionar cuatro estrategias docentes que refieren a la responsabilidad que estos presentan en el marco de las propuestas virtuales:

  1. Narrativa: las concepciones del profesor sobre el objeto de conocimiento deben estar siembre accesibles al alumno y viceversa; el docente debe alcanzar un acuerdo con ellos acerca de las metas de aprendizaje; el profesor debe promover un entorno de enseñanza abierto al debate, de manera que el alumno pueda generar y recibir feedback sobre el contenido del aprendizaje.
  2. Reflexiva: el profesor debe apoyar el proceso a través del cual el estudiante enlaza el feedback recibido con los objetivos de cada tarea y con las metas finales del proceso de aprendizaje.[42]
  3. Adaptativa: el docente tiene la responsabilidad de utilizar las relaciones entre sus propios conceptos y los del estudiante para definir el enfoque de las tareas más adecuado para propiciar el diálogo continuo; el alumno tiene la responsabilidad de usar el feedback sobre su trabajo académico y relacionarlo con su marco conceptual.
  4. Interactiva: el profesor debe proporcionar un entorno de aprendizaje dentro del cual el estudiante pueda actuar, generar y recibir feedback sobre las tareas orientadas a la consecución de una meta; el docente debe proporcionar una retroalimentación significativa sobre las acciones del alumno que estén relacionadas con los objetivos de aprendizaje.

Este nuevo rol revaloriza la tarea docente como facilitador de la formación de alumnos competentes, críticos, de pensamiento creativo dentro de un entorno de aprendizaje colaborativo. Según Vázquez Cano (2013), los MOOC necesitan de profesores instructores y asistentes o content curators (alguien que busca, agrupa y comparte la información de forma continua) automatizando y optimizando los recursos, pero sin olvidar que es el estudiante quien debe también filtrar, agregar y enriquecer con su participación el curso.[43]

Desafíos de los MOOC[editar]

Diversas investigaciones[44]​ concuerdan que los MOOC presentan una alta tasa de abandono que suele ser más pronunciada en las primeras semanas de impartición. En término medio, se estima que las tasas de abandono oscilan entre el 75% y el 95% del conjunto de las plataformas MOOC más conocidas de Europa y América.[45]

Referido a su impacto en las instituciones de nivel superior, en la reunión del Foro Económico de Davos de enero de 2013, rectores de las universidades Harvard, Stanford y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) coincidieron en que las experiencias en nuevos modelos de aprendizaje en línea cambiarán rápidamente el estado actual de la educación superior generando una verdadera disrupción. Las instituciones que desconozcan su existencia y demoren en abordar sus posibles efectos y consecuencias se verán amenazadas.[46]

Otro de los desafíos que enfrentan este tipo de cursos tiene que ver con la evaluación, que en general es más cuantitativa que cualitativa. En los MOOC podemos distinguir tres tipos diferentes de evaluación:[47]

  • Basada en automatismos. No se precisa la intervención humana ya que la evaluación se realiza a través de programas automáticos especialmente diseñados para este fin (por ejemplo, verdadero o falso, test de autoevaluación de opción múltiples). Esto permite la corrección de cientos de evaluaciones en poco tiempo.
  • Basada en la interacción social. La evaluación se basa en la participación y el intercambio en distintos tipos de redes sociales, blogs, microblogging y foros. Este tipo de evaluación se utiliza con frecuencia en los MOOC.
  • Basada en la autoridad. La evaluación está a cargo de un profesor, especialista o bien la evaluación entre pares a partir de criterios preestablecidos. Teniendo en cuenta que se trata de cursos masivos, este tipo de evaluación no es muy frecuente en MOOC.

El tipo de evaluación elegido para un MOOC es fundamental ya que puede tener un impacto en la tasa de abandono de los MOOC.[48]

Para abordar estos desafíos se han creado redes de instituciones educativas que comparten saberes con el objetivo de mejorar la calidad de los cursos. Un ejemplo de ello es Mooc Maker.

Entornos para la aplicación de MOOC[editar]

Son diversas las plataformas sobre las cuales se han venido creando MOOC. Las plataformas más elegidas por Estados Unidos para albergar Mooc son Coursera y EDX.

En este sentido, en un estudio desarrollado por Poy y González (2014)[49]​ relacionado a los factores de éxito de los MOOC, se identifican 33 Plataformas para este tipo de cursos a nivel internacional. Los países presentes en la muestra, así como sus principales plataformas MOOC se detallan a continuación :

Estados Unidos de Norteamérica, con 24 plataformas:

  • Coursera.
  • Edx.
  • Udemy.
  • Class2go.
  • Venturelab.
  • LearnDash.
  • Udacity.
  • Lore (Noodle).
  • Canvas.
  • Google Course Builder.
  • Coursesites.
  • OpenCourseWare.
  • P2PU.
  • Open Learning Initiative - Carnegie Mellon University.
  • Knight Center.
  • MRUniversity.
  • ALISON.
  • University of the people.
  • Saylor.org.
  • Symynd (share your mind).
  • Open Yale Courses.
  • GCF Learn Free.
  • Nixty.
  • SantaFe MOOCs.

Reino Unido, con 3 plataformas:

  • OpenClass-BETA de Pearson Ltd.
  • OpenLearn LabSpace.
  • FutureLearn.

Alemania, con 2 plataformas:

  • OpenHPI.
  • Leuphana Digital School.

Francia, con 1 plataforma:

  • OpenClassrooms.

Australia, con 1 plataforma:

España, con 9 plataformas:

China:

  • XuetangX

El futuro de los MOOC[editar]

Debido a la existencia de altos índices de deserción en los MOOC, diversos investigadores en Educación y Tecnología se están preguntando en la actualidad si estos deben seguir manteniendo la lógica actual de interacción entre los profesores y los alumnos, o si es necesario un cambio de paradigma. Las críticas se concentran en el poco dinamismo que existe en la educación en línea masiva, y la poca personalización a la que se ven sometidos los alumnos. Para resolver esto, diseñadores de aplicaciones están sugiriendo incorporar "bots" que mediante algoritmos de información provean de respuestas a las preguntas de los alumnos. Este tipo de "microcursos" reemplazarían la necesidad de grandes MOOCS en donde un profesor se dirige a miles de alumnos a través de vídeos o artículos. Se establecería en cambio una interacción alumno-bot, que permitiría una experiencia más personalizada, en función de las inquietudes específicas del alumno. El bot, desarrollado con Inteligencia Artificial, haría las veces de profesor. Así, desde esta perspectiva, los cursos masivos dejarían de implementarse dejando lugar a la existencia de "microcursos" - instancias de aprendizaje dinámicas guiadas por bots, a través del uso de apps para el celular-.[50]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Que es un MOOC». Consultado el 4 de mayo de 2013. 
  2. Kaplan, Andreas M. & Michael Haenlein (2016) «Higher education and the digital revolution: About MOOCs, SPOCs, social media, and the Cookie Monster.» Business Horizons, Volume 59.
  3. «¿Quién acuñó el término MOOC?». Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  4. Vázquez-Cano, Esteban; Meneses, Eloy López (22 de mayo de 2015). «La filosofía educativa de los MOOC y la educación universitaria». RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia 18 (2): 25-37. ISSN 1390-3306. doi:10.5944/ried.18.2.14261. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  5. CEMA, equivalente en español de MOOC http://www.fundeu.es/recomendacion/cema-mooc/ CEMA, equivalente en español de MOOC.  Falta el |título= (ayuda)
  6. Pedreño, A., Moreno, L., Ramón, A. & Pernías, P., (2013). «UniMOOC: Un trabajo colaborativo e innovación educativa.» Campus virtuales, 2, 10-18.
  7. Dominik Lukes. «What is and what is not a MOOC: A picture of family resemblance (working undefinition)». Consultado el 24 de junio de 2015. 
  8. "Cursos Gratuitos" Web con Cursos Online Gratuitos
  9. Pernías Peco, Pedro. «Los MOOC: orígenes, historia y tipos». Centro de Comunicación y Pedagogía. Consultado el 24 de junio de 2015. 
  10. Barcelona, UAB - Universitat Autònoma de. «Derechos de autor - UAB Barcelona». www.uab.cat. Consultado el 30 de junio de 2016. 
  11. Bartolomé-Pina, Antonio Ramón; Steffens, Karl (2015). «Are MOOCs Promising Learning Environments?». Comunicar 22 (44): 91-99. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c44-2015-10. Consultado el 13 de julio de 2017. 
  12. «Cursar un MOOC». Consultado el 25 de junio de 2015. 
  13. Scharmer, Otto. MOOC 4.0: La próxima revolución en el Aprendizaje y Liderazgo Huff Post Education. Consultado el 29 de junio de 2015.
  14. a b c Poy, Raquel; Gonzales-Aguilar, Audilio. «Factores de éxito de los MOOC: algunas consideraciones críticas». RISTI - Revista Ibérica de Sistemas e Tecnologias de Informação (SPE1): 105-118. ISSN 1646-9895. doi:10.4304/risti.e1.105-118. Consultado el 22 de junio de 2016. 
  15. a b González, Carina S.; Collazos, César A.; García, Roberto. «Desafío en el diseño de MOOCs: incorporación de aspectos para la colaboración y la gamificación». Revista de Educación a Distancia (RED) (48). doi:10.6018/red/48/7. 
  16. Chiappe-Laverde, Andrés; Hine, Nicolás; Martínez-Silva, José Andrés (2015). «Literature and Practice: A Critical Review of MOOCs». Comunicar 22 (44): 09-18. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c44-2015-01. Consultado el 13 de julio de 2017. 
  17. Castaño-Garrido, Carlos; Maiz-Olazabalaga, Inmaculada; Garay-Ruiz, Urtza (2015). «Design, Motivation and Performance in a Cooperative MOOC Course». Comunicar 22 (44): 19-26. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c44-2015-02. Consultado el 13 de julio de 2017. 
  18. Bartolomé, Antonio; Steffens, Karl (01/012015). «¿Son los MOOC una alternativa de aprendizaje?». Comunicar 44: 91-99. doi:10.3916/C44-2015-10. Consultado el 15 de diciembre de 2015. 
  19. Mora, Sergio. «Preguntas y respuestas - ¿Qué son los MOOCs?». desarrolloweb.dlsi.ua.es. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  20. Bornstein, David. «Open Education for a Global Economy». Consultado el 27 de octubre de 2015. 
  21. Downes, Stephen. «CCK08 - The Distributed Course». Consultado el 27 de octubre de 2015. 
  22. Cormier, Dave. «The CCK08 MOOC - Connectivism, 1/4 way Course». Consultado el 27 de octubre de 2015. 
  23. Richard Pérez-Peña (17 de julio de 2012). «Top universities test the online appeal of free». The New York Times. Consultado el 18 de julio de 2012. 
  24. Pernías Peco, Pedro y Sergio Luján Mora (2014). «Los MOOC: orígenes, historia y tipos». Centro de Comunicación y Pedagogía. Consultado el 25 de junio de 2015. 
  25. http://www.fundaciontelefonica.com/arte_cultura/publicaciones-listado/pagina-item-publicaciones/?itempubli=324&_ga=1.46775780.293750421.1434910822.  Falta el |título= (ayuda)
  26. MOOC Watch Feb 2016: More Students, More Price Points, More Models. Accedido el 28 de febrero de 2016 a partir de: https://www.classcentral.com/report/moocwatch-feb-2016/
  27. «Lanzado el sitio web iDESWEB». Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  28. «UNED lanza una plataforma universitaria online abierta y gratuita». aprendemas.com. 18 de octubre de 2012. Consultado el 4 de junio de 2013. 
  29. «La UPV lanza una plataforma virtual de cursos gratuitos y abiertos». levante emv. 11 de enero de 2013. Consultado el 4 de junio de 2013. 
  30. «Primer MOOC de una universidad colombiana». 20 de noviembre de 2013. Consultado el 23 de octubre de 2015. 
  31. «Universidad Nacional de Quilmes - - La UNQ ya tiene su primer curso MOOC». www.unq.edu.ar. Consultado el 21 de junio de 2016. 
  32. «Campus Virtual: MOOC: Cursos abiertos y gratuitos del PAD». campus.usal.edu.ar. Consultado el 21 de junio de 2016. 
  33. [Silva-Peña, I., & Salgado Labra, I. (2014). «Utilización de los MOOCs en la formación docente: ventajas, desventajas y peligros.» http://digibug.ugr.es/handle/10481/31671]
  34. El acceso universal a los contenidos de los cursos choca, inevitablemente, con una barrera idiomática. Mientras no se desarrollen estrategias de software que permitan subtitular los vídeos y traducir los contenidos e interacciones de los alumnos a varios idiomas (lo cual parece, en principio, algo bastante engorroso), el alumno tiene que conocer a cierto nivel la lengua en el que se imparte el MOOC o no podrá cursarlo satisfactoriamente. Lo cual nos plantea un importante dilema: si el acceso abierto a la enseñanza superior implica un dominio prácticamente absoluto de la lengua franca de los entornos online, el inglés o, por otra parte, sería conveniente potenciar la creación de cursos en otros idiomas importantes en cuanto a número de hablantes, como el chino, el español o el francés.
  35. «Donald Clark Plan B: MOOCs: taxonomy of 8 types of MOOC». Consultado el 21 de junio de 2016. 
  36. «Comparing xMOOCs and cMOOCs: philosophy and practice | Tony Bates». www.tonybates.ca (en inglés estadounidense). Consultado el 16 de octubre de 2017. 
  37. Gillet, Denis (2013). «Personal Learning Environments as Enablers for Connectivist MOOCs». Proceedings of the 12th International Conference on Information Technology Based Higher Education and Training. Consultado el 26 de octubre de 2017. 
  38. Cabero Almenara; Llorente Cejudo; Vázquez Martínez (2014). «Las tipologías de MOOC: su diseño e implicaciones educativas». Universidad de Granada. 
  39. Valverde Berrocoso, Jesús (2014). «MOOCS: UNA VISIÓN CRÍTICA DESDE LAS CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN». Profesorado. Revista de currículum y formación docente. Vol. 18, N°1. 
  40. René F. Kizilcec, Chris Piech,Emily Schneider. «Deconstructing Disengagement: Analyzing Learner Subpopulations in Massive Open Online Courses». 
  41. Laurillard, Diana (2002). Re-thinking university teaching a framework for the effective use of educational technology. New York: Routledge. 
  42. Jesús Valverde Berrocoso. «MOOCs: una visión crítica desde las ciencias de la educación». 
  43. Medina Salguero, Rosario y Aguaded Gómez, José Ignacio (2013). La ayuda pedagógica en los MOOC un nuevo enfoque tutorial. 
  44. Ángel Fidalgo1 , M. Luisa Sein-Echaluce2 , Francisco J. García-Peñalvo3 (2013). «MOOC cooperativo. Una integración entre cMOOC y xMOOC». II Congreso Internacional sobre Aprendizaje, Innovación y Competitividad (CINAIC 2013). Consultado el 24 de junio de 2015. 
  45. Raquel Poy , Audilio Gonzales-Aguilar, RISTI - Revista Ibérica de Sistemas e Tecnologias de Información (13 de enero de 2014). Factores de éxito de los MOOC: algunas consideraciones críticas (No E1 (2014)). p. 109. Consultado el 26 de junio de 2015. 
  46. Smale, Alison (27 de enero de 2013). «Davos Considers Learning’s Next Wave». The New York Times. ISSN 0362-4331. Consultado el 26 de junio de 2015. 
  47. Sánchez Acosta, Juan (15 de marzo de 2005). «Clasificación de medios de evaluación en los MOOC». Edutec. Consultado el 30 de junio de 2015. 
  48. http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/137 |título=Clasificación de medios de evaluación en los MOOC |fechaacceso=30 de junio de 2015 |apellido=Sánchez Acosta |nombre=Juan |fecha=15 de marzo de 2005 |editorial=Edutec |
  49. Poy, Raquel; Gonzales-Aguilar, Audilio. «Factores de éxito de los MOOC: algunas consideraciones críticas». RISTI - Revista Ibérica de Sistemas e Tecnologias de Informação (SPE1): 105-118. ISSN 1646-9895. doi:10.4304/risti.e1.105-118. Consultado el 11 de abril de 2016. 
  50. learning, Daily Bits Of Online learning service with a passion for personal development and daily (20 de junio de 2016). «What the Bot Revolution Could Mean for Online Learning». The Huffington Post. Consultado el 23 de junio de 2016. 

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Collazos, César A., García Roberto, González Carina. «Desafío en el Diseño de MOOCs: incorporación de aspectos para la colaboración y la gamificación.» RED-Revista de Educación a Distancia. Núm. 48. Artic. 7. 30-Ene-2016 DOI: 10.6018/red/48/7 http://www.um.es/ead/red/48/carina_et_al.pdf
  • Esteban Vázquez Cano, Eloy López Meneses, José Luis Sarasola Sánchez-Serrano. La expansión del conocimiento en abierto: los Mooc (eBook)Editorial Octaedro, S.L.(20 de noviembre de 2013)ISBN 9788499214467
  • Sánchez, M. (2013). Los Mooc como ecosistema para el desarrollo de prácticas y culturas digitales. Campus Virtuales, núm 01, v. II. ISSN 2255-1514
  • Sáinz Peña, R.M. (coord.) (2015). [Http://www.fundaciontelefonica.com/arte cultura/publicaciones-listado/página-ítem-publicaciones/?ítempubli=324& ga=1.46775780.293750421.1434910822 Los Mooc en la educación del futuro: la digitalización de la formación]. Madrid / Barcelona, Fundación Teléfonica - Ariel.
  • Osuna Acedo, Sara. (coord.) (2014). Escenarios virtuales educomunicativos. Barcelona. Icaria Editorial, S.A.
  • Gil Quintanta, J. (2015). MOOC “Innovación Educativa y desarrollo profesional. Posibilidades y límites de las TIC”. Una experiencia desde la educomunicación en el Proyecto Europeo ECO. Qualitative Research in Edu
  • Pernías Pedro Pecos. Luján Mora, Sergio. (2013). Los MOOC: Orígenes, Historia y Tipos. Centro de Comunicación y Pedagogía 269-270.