Ir al contenido

Aprendizaje autónomo

De Wikipedia, la enciclopedia libre

El aprendizaje autónomo es un proceso complejo que implica la adquisición constante de conocimientos y habilidades por parte de las personas en diferentes situaciones cotidianas, dicho proceso no se limita únicamente al ámbito académico, sino que, es influenciado por experiencias personales y factores externos.

Con base en lo anterior, el aprendizaje autónomo se lleva a cabo con el autocontrol del conocimiento adquirido. Dentro de este término se encuentra la metacognición; autoconsciencia que ayuda a la concentración y comprensión de lo que se está aprendiendo, lo anterior alienta a las personas a preguntar, revisar, planificar, controlar y evaluar cómo es el proceso de aprendizaje. El objetivo de enseñar de esta manera es ayudar a los estudiantes a desarrollar hábitos de pensamiento que mejoren su comprensión y les den más control sobre su aprendizaje.[1]

Ayuda a los estudiantes a estimular su creatividad, a identificar sus necesidades, teniendo un rol activo en la adquisición de conocimientos para la cual es importante que intervengan todos los actores de la comunidad educativa brindando herramientas precisas para este proceso.[2]

Algunos de los beneficios de fomentar el aprendizaje autónomo desde la primera infancia son[3]​ :

  • Responsabilidad
  • Autoestima
  • Adaptación
  • Flexibilidad
  • Toma de decisiones
  • Rendimiento académico

Término Autónomo

[editar]

El término sara hace referencia a un proceso sujeto a factores que realizamos a diario que van mucho más allá del ámbito académico-escolar es la relación entre persona y ambiente, lo que involucra las experiencias vividas y factores externos. Muchas cosas las aprendemos de manera inconsciente, gracias a esto y a los demás conocimientos podemos resolver problemas cotidianos.[4]

El término de sara se refiere a la capacidad de aprender por uno mismo, sin necesidad de alguien más. Diversos autores, a lo largo del tiempo se han referido a este por medio de términos como autoaprendizaje, estudio autodirigido, aprendizaje autorregulado, estudio independiente, entre otros. A pesar de que el concepto no es nuevo, hoy en día ha tomado relevancia por el contexto en el que nos encontramos, donde el acceso abierto[5]​ a la información se utiliza en los entornos de aprendizaje para generar conocimiento.

Trata de una modalidad de aprendizaje en donde el individuo se responsabiliza de la organización de su trabajo y de la obtención de diferentes competencias siguiendo su propio ritmo. Además, implica por parte de quien aprende asumir la responsabilidad y control del proceso personal de aprendizaje, además de las decisiones sobre la planificación, realización y evaluación de la experiencia de aprendizaje.[6]

De la Barrera y Donolo (2009[7]​) mencionan que, particularmente a los alumnos de la universidad se les debería de inculcar en la adopción de determinados comportamientos que guíen hacia la autorregulación:

Los alumnos deben auto-observarse continuamente para aprender significativamente los contenidos y hacerlo a través de procedimientos efectivos. El poder cuestionar, volver a pensar, pensarlo de otra manera, realizar aportes, reconstruir conceptos, son acciones que conllevan a un aprendizaje viable.

De esa misma manera Bedoya, Giraldo, Montoya y Ramírez, en su disertación doctoral, definen al aprendizaje autónomo como "la capacidad que tiene el sujeto para auto-dirigirse, auto-regularse siendo capaz de tomar una postura crítica frente a lo que concierne a su ser, desde un punto de vista educativo y formativo”.[8]​ El tema de autonomía ha tomado especial importancia para la conformación de las sociedades del conocimiento. La misma Unesco se refiere a ello al señalar, "Estas sociedades se basan en una visión de la sociedad que propicia la autonomía y engloba las nociones de pluralidad, integración, solidaridad y participación".[9]

TIC

[editar]

Con los grandes cambios en las tecnologías de información y con la incorporación de la Internet, las personas pueden acceder a cualquier tipo de información. Hoy en día es muy sencillo tener acceso a cualquier contenido informativo de interés a nivel mundial.[10]​ La revolución informática de las últimas décadas ha tenido un efecto notable en el ámbito de la docencia. Las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) han favorecido la creación de numerosas herramientas a disposición de profesores y alumnos con el fin de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y potenciar la aplicación de los enfoques metodológicos más recientes.[11]

Técnicas o métodos

[editar]

Podemos ayudarnos de técnicas para mejorar el aprendizaje, algunas de estas técnicas para el estudio son usadas por estudiantes. Sin embargo, las podemos actualizar cambiando la manera en la que hacemos la práctica, esto se da gracias a la tecnología.[12]

  1. Subrayar
  2. Crea tus propios Apuntes
  3. Mapas Mentales
  4. Fichas de Estudio
  5. Ejercicios/Casos prácticos
  6. Enseña lo que has aprendido
  7. Dibujos
  8. Regla mnemotécnica
  9. Hablar en voz alta.

Estrategias didácticas

[editar]

Gallo (2021)[13]​ considera que las estrategias didácticas son importantes para llevar a la acción, orientar y organizar de manera planificada el aprendizaje que se pretende impartir, proporcionando complementar la finalidad a la que se desea llegar, necesitando tener claro ¿A dónde se quiere ir? Es por eso que se debe organizar, seleccionar y tomar las decisiones adecuadas.

Las estrategias didácticas que se planean dentro de la pedagogía para el aprendizaje autónomo deben promover las siguientes habilidades, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el desarrollo económico (OCDE 2010): pensamiento crítico, aprender a aprender, trabajo en equipo, manejo adecuado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), capacidad para hacer tareas y solucionar problemas, respeto por el otro, entre otras. [14]

La importancia del empleo de estrategias de aprendizaje radica en que no sólo fortalece los recursos cognitivos del estudiante, sino que también se desarrollan aspectos motivacionales que disponen mejor al sujeto para lograr sus metas como aprendiz. [15]

Críticas al aprendizaje autónomo

[editar]
  1. La desorientación en el estudio.
  2. La falta de desarrollo del espíritu investigativo.
  3. La tendencia a la memorización.
  4. Poca cultura para leer y por consiguiente el estudiante no adopta los hábitos reales de una lectura comprensiva.[16]

Referencias

[editar]
  1. Crispín Bernardo, María Luisa; Doria Serrano, Ma. del Carmen; Rivera Aguilera, Alma Beatriz (2011). «Capítulo 1. ¿Qué es el aprendizaje y cómo aprendemos?, Capítulo 3. Aprendizaje autónomo». En Dirección de Publicaciones de la Universidad Iberoamericana, ed. Aprendizaje autónomo. Orientaciones para la docencia. México, DF.: Dirección de Publicaciones de la Universidad Iberoamericana. pp. 12,49. ISBN 978-607-417-137-2. Consultado el 07/03/2024. 
  2. Rubio, Alexander (2017). «La Importancia del Aprendizaje Autónomo en la Etnoeducación en los Jóvenes de Comunidades Indígenas de la Institución Educativa Jorge Eliecer Gaitán del Municipio de Puerto Gaitán Meta». UNAD. Consultado el 18 de abril de 2024. 
  3. «Beneficios de la autonomía en los estudiantes». 
  4. Crispin Bernardo ML, Doria Serrano MdC, Rivera Aguilera AB, Garza Camino MT, Carrillo Moreno S, Elianeth Guerrero* Guadarrama L, et al. Aprendizaje autónomo: orientaciones para la docencia México: Universidad Iberoamericana; 2011.
  5. Rogel Salazar, Rosario. «Acceso Abierto, información científica disponible en línea sin barreras». Universidad Nacional Autónoma de México. Consultado el 24 de septiembre de 2015. 
  6. Miguel M. [Online].; 2006 [cited 2020 Mayo 23. Available from: https://www.uaem.mx/sites/default/files/facultad-de-medicina/descargas/aprendizaje-autodirigido.pdf.
  7. DE LA BARRERA, María Laura, Danilo, Donolo. "Neurociencias y su importancia en contextos de aprendizaje ”. Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de abril 2009, Vol. 10, No. 4 [Consultada: 11 de abril de 2009]. Disponible en Internet: <http://www.revista.unam.mx/vol.10/num4/art20/int20.htm> ISSN 1607-6079.
  8. Bedoya, L.; Giraldo, A.; Montoya, N.; Ramírez, L.M. (2013). «La autonomía en la primera infancia desde el trabajo por proyectos». Diserción doctoral. 
  9. Matsuura, Koichiro (2005). «Hacia las sociedades del conocimiento». Primer informe mundial: 6. Consultado el 24 de septiembre de 2015. 
  10. Medina Coronado , Nagamine Miyashiro MM. Scielo. [Online].; 2019 [cited 2020 Mayo 24. Available from: http://www.scielo.org.pe/pdf/pyr/v7n2/a06v7n2.pdf.
  11. Chauvell V, Hernández M, Laborda I. [Online]. [cited 2020 Mayo 23. Available from: https://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/pdf/22/22_0058.pdf.
  12. Santos D. Goconqr. [Online].; 2019 [cited 2020 Mayo 23. Available from: https://www.goconqr.com/es/examtime/blog/tecnicas-de-estudio.
  13. Águila, Carlos Ignacio Gallo (26 de enero de 2021). «Estrategias didácticas y el rendimiento académico en los estudiantes de la Escuela de Ingeniería Industrial». Revista Peruana de Educación 3 (5): 37-48. ISSN 2708-7107. doi:10.33996/repe.v3i5.275. Consultado el 18 de abril de 2024. 
  14. Gamboa, María; García, Yenny (2013). «Estrategias pedagógicas y didácticas para el desarrollo de las inteligencias múltiples y el aprendizaje autónomo». Revista de Investigaciones de la UNAD. Consultado el 17 de abril de 2024. 
  15. Schunk, Dale H. (1997). Teorías del aprendizaje. Pearson Educación. ISBN 978-968-880-952-5. Consultado el 19 de abril de 2024. 
  16. Malagón Malagón FA. [Online]. [cited 2020 Mayo 23. Available from: http://www.quadernsdigitals.net/datos/hemeroteca/r_1/nr_595/a_8159/8159.pdf.