Mario Góngora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mario Góngora
Información personal
Nombre de nacimiento Mario Góngora del Campo
Nacimiento 22 de junio de 1915
Santiago de Chile
Fallecimiento 18 de noviembre de 1985 (70 años)
Santiago
Nacionalidad Chilena
Familia
Cónyuge María Helena Díaz
Hijos María Eugenia
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Historiador
Años activo Siglo XX
Género Ensayo
Obras notables Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX
Distinciones Nacional de Historia
[editar datos en Wikidata]

Mario Góngora del Campo (Santiago, 22 de junio de 1915 - Santiago, 18 de noviembre de 1985) fue un destacado historiador chileno, Premio Nacional 1976.[1]

Biografía[editar]

Hijo de Augusto Góngora Morán, funcionario diplomático, y de Eugenia del Campo Letelier, su padre llegó a ser cónsul en Oruro, ciudad minera boliviana. Aficionado al juego, nunca logró procurar sustento para su mujer y sus cuatro hijos, aún pequeños, lo que motivó la separación del matrimonio; la madre regresó con los niños a Chile y la familia dejó de tener contacto con el padre.[2]

Realizó sus primeros estudios en el Colegio San Agustín, y los superiores en la Escuela de Leyes de la Universidad Católica (1932-1936), donde obtuvo el premio Tocornal al alumno más destacado de su generación. Pero no siguió adelante para obtener los requisitos profesionales para ejercer como abogado, ya que descubrió su vocación humanista y en 1940 ingresó en el Instituto Pedagógico, del que se recibió en 1944 con el grado de Licenciado en Filosofía con mención en Historia y el título de profesor de Estado.[3]

A pesar de sus estudios, siempre se consideró un autodidacta y no creía que su formación como historiador se debiera a la universidad, no por restarle méritos sino porque, como dijo, “ingresé a aquel instituto a los 24 años de edad, y ya tenía tras de mí apasionadas lecturas juveniles, veneraciones y admiraciones, influencias personales e influencias ideológicas. Es decir toda una vida intelectual persona en germen”.[4]

Si bien fue cercano a grupos católicos, durante su juventud militó en las Juventudes Comunistas de Chile, pero después sufrió una conversión hacia el catolicismo motivada por el sacerdote Juan Salas.[5]​ Desde allí se acercó al grupo cristiano conservador y participó en la revista Estudios, dirigida por Jaime Eyzaguirre. Ese grupo se trasformaría en la Falange Nacional, futura Democracia Cristiana, y aunque Góngora siempre fue cercano a él, jamás militó entre sus filas. También trabajó en la redacción de la revista Lircay, fundada en 1934, que evocaba la batalla que estableció el sistema autoritario en Chile con Diego Portales a la cabeza, llegando a ser su director por varios años.[6]​ Tras realizar su primer viaje a Europa en 1938 dejó la política porque, como explicaría años después, entró en un “... total escepticismo político, que lo mantengo hasta hoy en día, soy escéptico histórico a la vez”.[7]

Debido a sus escasos recursos, debió trabajar como profesor en su ex colegio y hacer traducciones para la editorial Zig-Zag. Luego trabajó en el Saint George's College, donde conoció a la que sería su esposa, la profesora de inglés María Helena Díaz, con la que contrajo matrimonio el 27 de septiembre de 1947.[8]​ La pareja tuvo una hija, María Eugenia, nacida en Sevilla, cuando Góngora investigaba en el Archivo General de Indias.[2]

El historiador[editar]

Un año después de recibirse, comenzó a trabajar en la Universidad de Chile como jefe del Seminario de Historia Universal en la Facultad de Filosofía. Inició así una larga carrera académica: profesor titular de historia medieval (1952), encargado del Instituto de Investigaciones Histórico-Culturales (1953), director del Seminario de Historia Colonial (1960-1968); de ahí pasó, a fines de los años 1960, al Departamento de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, que encabezó entre 1975 y 1976. Ese año fue nombrado decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades, y en 1978, un año después de jubilarse, se incorporó al Instituto de Historia de la Universidad Católica, donde permaneció hasta su muerte.

En su trabajo historiográfico se distinguió por dedicar su investigación a la historia de Chile y de América, y en la docencia a la Historia Universal, especialmente la baja Edad Media y la temprana Edad Moderna. Entre sus principales influencias se encuentra el historiador alemán Leopold von Ranke, y los grandes teóricos del historicismo, como Ernst Troeltsch, Karl Mannheim y Wilhelm Dilthey.[9]​ Góngora sostenía que la cultura y la nación tienen alma, tienen espíritu, idea encontrada en los románticos alemanes Justus Moser, Novalis y Karl Wilhelm Friedrich von Schlegel, y especialmente el pensador Oswald Spengler y su obra La decadencia de Occidente.[10]

Posteriormente, y en sus viajes a Francia, asistió a clases dadas por Fernand Braudel en la École Pratique des Hautes Études. De Braudel, máximo exponente de la segunda generación de la Escuela de los Annales (uno de los estudios de Góngora sobre el vagabundaje rural fue publicado en la revista Annales économies, sociétés, civilisations en 1966), extrajo el concepto de estructura, que le permitió elevar el nivel de sus trabajos históricos al de abstracción y generalización.[11]​ Mantendría contacto personal y correspondencia con Braudel.

Toda su obra se distingue por despolitizar y desideologizar la historia, viendo a esta actividad no como un instrumento de acción, sino que como una forma de pensamiento, como una auténtica ciencia en búsqueda de la verdad.[12]

De gran importancia fueron sus investigaciones sobre la época colonial, de la cual llegó a ser considerado la mayor eminencia por sus estudios sobre el inquilinaje y el derecho indiano. Otras de sus grandes líneas de estudios estuvieron dedicadas a la llamada Ilustración Católica, la historia social y la historia de las ideas.[13]

El Ensayo histórico y el Premio Nacional[editar]

Admirador de Salvador Allende, votó por él en las tres primeras ocasiones en que se postuló a la presidencia, pero no en su victoria en 1970; más aún, fue opositor al gobierno de la Unidad Popular.

Inicialmente justificó el golpe de estado de 1973 encabezado por el general Augusto Pinochet, que instauró el régimen militar.

En 1976 fue distinguido con el Premio Nacional de Historia.[14]​ Pocos años después, comenzó a distanciarse del gobierno. Al observar que no llegaba una normalización democrática y el gobierno se dedicaba a derrumbar el estado de bienestar, progresivamente se fue convirtiendo en opositor al régimen, de lo que dejó constancia en su Diario.

Su obra más importante y polémica fue Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX, publicada en 1981, donde identificaba el período de las “planificaciones globales” (Frei, Allende, Pinochet), atribuía al Estado la formación de la nación y alertaba contra el peligro de la política neoliberal seguida por el régimen militar. Dicho peligro radicaría en su efecto destructivo hacia la "noción" de Estado, clave en su interpretación historiográfica.

Sergio Villalobos lo considera "el más riguroso, metódico y penetrante de los historiadores chilenos" del siglo XX y para Ricardo Krebs es "la figura más destacada de la historiografía chilena de los últimos tiempos", "seguramente el más universal en la larga serie de grandes historiadores que ha producido nuestro país".[1]

Murió el 18 de noviembre de 1985, tras un violento accidente al ser arrollado por un motociclista a la salida del Campus Oriente de la Universidad Católica, después de haber dictado sus clases.

Libros publicados[editar]

Referencias[editar]

Notas
  1. a b Semblanza de Góngora en el portal Memoria Chilena, s/f; ; acceso 14.07.2013
  2. a b Hija de Mario Góngora: "Mi padre dejó de ser comunista cuando leyó a Nietzsche", La Segunda, 28.07.1987; acceso 14.07.2013
  3. Entrevista a Góngora por Simon Collier, TAC Hispanic American Historical Revinu, vol. 63, n.º 4, noviembre de 1983; acceso 14.07.2013
  4. Arancibia, pág. 260
  5. Juan de Dios Vial Larraín. Otra conversación más con Mario Góngora, Revista Universitaria de la Católica, n.° 22, 1987; acceso 14.07.2013
  6. Teresa Pereira: «Lircay (1934-1938): Una expresión política doctrinaria del joven Mario Góngora», en Nicolás Cruz (coord.): Reflexiones sobre Historia, Política y Religión, pág. 62
  7. Ibid. pág. 78
  8. Arancibia, págs. 266-267
  9. Ricardo Krebs: «Mario Góngora y la Historiografía Chilena», en Nicolás Cruz (coord.): Reflexiones sobre Historia, Política y Religión, pág. 29
  10. Ibid., págs. 30-31
  11. Ibid., pág. 38
  12. Ibid., pág. 28
  13. Krebs (1985), pág. 7
  14. Profesor Mario Góngora ahora es otro inmortal: ganó Premio Nacional de Historia, Las Últimas Noticias, 26.07.1976; acceso 14.07.2013
Bibliografía

Enlaces externos[editar]