Los Millares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los Millares
Despoblado de Los Millares
Cuenco de Los Millares.png
Localización geográfica/administrativa
Macizo Sierra de Gádor
Situación 36°57′44.61″N 2°31′37.05″O / 36.9623917, -2.5269583
Situación
País(es) Flag of Spain.svg España
División(es) Andalucía
Subdivisión(es) Almería
Municipio(s) Santa Fe de Mondújar
Historia del sitio
Tipo Yacimiento arqueológico
Uso original Hábitat y necrópolis
Época(s) Edad del Cobre
Cultura Cultura arqueológica de Los Millares
Eventos históricos
Fecha construcción entre 3500-3100 a. C.a.C.
Abandono o destrucción sobre 2250-2200 a. C.
Ocupante(s) 1000-1500
Hallazgos y descubrimiento
----
Descubrimiento finales siglo XIX
Arqueólogo(s) Luis Siret
Dimensiones del sitio
Superficie 4-5 ha
Coordenadas 36°57′53″N 2°31′20″O / 36.964722222222, -2.5222222222222Coordenadas: 36°57′53″N 2°31′20″O / 36.964722222222, -2.5222222222222
[editar datos en Wikidata]

El yacimiento arqueológico de Los Millares es un asentamiento prehistórico de la Edad del Bronce (3.200-2.200 a. C), formado por el poblado y su necrópolis con una extensión de 6 y 13 hectáreas respectivamente. Situado en el municipio de Santa Fe de Mondújar (Almería), se localiza sobre un gran espolón amesetado que forma el Río Andarax y la Rambla de Huéchar sobre la que se construyó un poblado con 4 líneas de muralla, una necrópolis formada por unas 80 tumbas colectivas y una doble línea de fortines que controlan visualmente los accesos a todo el conjunto arqueológico.

Introducción[editar]

Su descubrimiento está relacionado con la construcción de la linea férrea Almería-Linares a finales del siglo XIX. El asentamiento fue descubierto e investigado por vez primera por Luis Siret y Pedro Flores centrándose en la necrópolis, diversas estructuras del poblado y el levantamiento de distintas planimetrías del conjunto y de algunos de sus fortines. Tras la publicación de los primeros trabajos la comunidad científica lo ha considerado como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa para el estudio y la comprensión de la Edad del Cobre por su monumentalidad, complejidad y nivel de investigación. Durante la década de los años 40 Georg y Vera Leisner recopilaron y sistematizaron la informacion anterior siendo publicada en el corpus sobre megalitismo en el sur de la Península Ibérica Die Megalithgräber der Iberischen Halbinsel. Der Südden (1943).

Tras décadas de abandono los profesores Antonio Arribas y Martín Almagro realizaron otra serie de intervenciones, centradas en parte en una extensa área de la necrópolis, reexcavando las tumbas anteriores, e iniciándose por primera vez la excavación del tramo central de la Línea I de la muralla, que puso al descubierto la verdadera dimensión y complejidad del poblado y sus murallas.

Desde la década de los 80 la Universidad de Granada, bajo la dirección de Antonio Arribas y Fernando Molina, ha desarrollado un proyecto centrado en la investigación sistemática de Los Millares definiéndose la organización interna del poblado, su secuencia cronológica, el estudio de los fortines, centrados estos últimos fundamentalmente en los Fortines I y V. Asímismo, se ham desarrollado numerosos estudios e investigaciones sobre antracología, carpología, arqueozoología y geoarqueología que ofrecen una visión más exacta sobre el paleoambiente, la economía y los modos de vida en el poblado de Los Millares y su entorno.

La Junta de Andalucía al mismo tiempo ha financiado diversos trabajos de conservación del yacimiento arqueológico que culminaron con una consolidación de todas las estructuras arqueológicas presentes en el poblado -líneas de murallas, cabañas, etc.-, así como diversas intervenciones en los Fortines I y V, la rehabilitación de la Venta de Los Millares Centro de Recepción, que alberga una exposición permanente sobre la investigación llevada a cabo en el asentamiento. Del mismo modo, durante el año 2005 también se impulsó un proyecto de difusión como la construcción ex novo de un Espacio Didáctico que recrea un área de la necrópolis, la muralla y diversos espacios dómésticos del yacimiento a escala real. Recientemente se ha incorporado las técnicas de realidad aumentada (AR) en la que mediante técnicas 3D los visitantes pueden conocer in situ una reconstrucción integral de diversas tumbas colectivas y la Línea I de la muralla.

El yacimiento arqueológico[editar]

Recreación de Los Millares en su momento de apogeo.

El poblado[editar]

El poblado de Los Millares está formado por tres líneas de muralla concéntricas, así como una ciudadela en el espacio más interno protegida por una muralla que la rodea. Situado sobre un espolón amesetado fue elegido por su posición estratégica, que controla el acceso desde el mar y los pasos desde la Sierra de Gádor por la Rambla de Huéchar mediante la construcción de una doble línea de fortines. 

El poblado se localiza al interior de las murallas observándose cabañas de tipo circular, cuyas dimensiones pueden oscilar entre los 2,5 a los 6,20 metros. Estas se construyen mediante zócalos de mampostería de piedra trabadas con barro sobre los que alzaban paredes de barro y cañizos. La cubierta, construida a base de ramajes, materias vegetales (espartos, taray, etc.) y barro, era soportada por las paredes y una serie de postes situados en el interior de las cabañas. El interior de las viviendas presenta hogares, bancos adosados a las paredes y pequeños recintos delimitados con lajas de piedra hincadas verticalmente que sirvieron para colocar vasijas de almacenamiento, junto a áreas de molienda de cereal. Asociadas a las cabañas también se han podido documentar fosas de distinto tamaño interpretándose en unos casos como silos y en otros como cisternas

Junto a las viviendas destacan otro tipo de estructuras como son diversos talleres metalúrgicos y el edificio singular. El taller metalúrgico mejor conservado se localiza junto a la línea III del poblado, de forma cuadrangular, con unas dimensiones de 8 por 6,50 metros.

Al interior destacan los restos de varias estructuras: una fosa donde se hallaron restos de mineral de cobre, un horno delimitado por un anillo de barro endurecido por el fuego con un hueco mayor en la parte central para introducir la vasija-horno donde la malaquita y la azurita se fundía y una estructura de lajas de piedra, situada junto a una de las esquinas de entrada al edificio. 

Por otro lado, destaca el edificio singular, que ocupa la parte central de la explanada mas interna en el interior de la Línea III, cuyas dimensiones superan al resto de las estructuras documentadas hasta el momento en el yacimiento. Así, este edificio se ha interpretado como un palacio-almacén, un edificio de carácter religioso o un edificio singular. Asimismo, otras estructuras relevantes son los restos de una antigua conducción de agua o canal que trascurría por la necrópolis hasta llegar a la parte más interna del poblado y varios espacios aún sin excavar que son interpretados como cisternas para el almacenamiento de agua. 

La ciudadela correspondiente al espacio más interno del asentamiento. Esta posee otra muralla que la rodea, quedando aislada del resto del poblado, según describen las curvas de nivel del terreno. En este lugar se localiza una de las cisternas localizada ya durante las excavaciones de Luis Siret

Cada uno de los espacios anteriores queda rodeado por una muralla, existiendo hasta cuatro Líneas diferentes de muralla (Línea I, II, III, IV), que corresponderían a sucesivas ampliaciones del poblado. Destacan por su monumentalidad y complejidad la Línea I o Muralla Exterior que presenta varios accesos, destacando la Barbacana o Puerta Central. Construida al comienzo como una simple entrada al poblado abriendo un vano en la muralla, se fue complicando paulatinamente hasta convertirse en una gran puerta monumental formada por dos antenas que se extienden hacia el exterior de la muralla; y la Puerta Sur localizada a unos 100 m de la anterior, formada por otra pequeña barbacana con acceso lateral desde ambos lados. 

Dentro del proceso evolutivo de Los Millares se observan, al menos, 4 fases:

  1. Cobre Antiguo. Los inicios de Los Millares datan de este momento fechado en el yacimiento hacia el 3.200-3.100 a.C. El poblado ocupa la parte más interior del espolón que corta el rio Andarax, y construye la muralla más interna o muralla IV a modo de ciudadela. Durante este momento también se construye la muralla II.
  2. Cobre Pleno. Esta fase corresponde al apogeo del poblado produciéndose una expansión de distintas lineas de muralla y la construcción de los primeros fortines con una cronología que iría desde 3.000 a 2.600 a.C.
  3. Cobre Tardío. Durante este momento los fortines poseen una máxima expansión documentándose hasta 13 fortines que bordean todas las cadenas montañosas de alrededor. Aparecen los primeros vasos campaniformes marítimos.
  4. Cobre Final. Se produce un repliegue en el poblado reduciéndose la población en la ciudadela interior y algunos fortines. Al final de este período se produce una crisis social y política cuyas causas han sido explicadas de diversas formas: conflictos o desastres naturales -terremotos, y/o desplazamiento de las fuentes de agua que llegan a Los Millares.

La Necrópolis[editar]

Está formada por unas 80 tumbas colectivas de grandes dimensiones (tholoi) situadas sobre la parte occidental de la meseta al exterior del poblado ocupando unas 13 hectáreas. El área de necrópolis fue excavada por Luis Siret y Pedro Flores levantando varios croquis y planimetrías. Durante los últimos años, dada la importancia de la necrópolis existen numerosos investigadores que han realizado distintos trabajos de las sepulturas sobre su distribución espacial, sus ajuares, su tipología constructiva, etc.

Así se pueden diferenciar varios tipos constructivos:

  1. Sepulturas de mampostería con corredor de acceso y cámara circular cubierta por una falsa cúpula
  2. Sepulturas de mampostería con corredor de acceso y cámara circular cubiertas por techumbre plana de materia orgánica
  3. Sepulturas con cámara excavada parcial o totalmente en la roca
  4. Sepulturas megalíticas ortostáticas (3 sepulturas)
  5. Varias cistas, aunque a cierta distancia de Los Millares, y pertenecientes al Bronce Final

A nivel general la mayoría de las tumbas de Los Millares poseen una cámara circular con un diámetro entre los 3 y 6 m, construidas con mampostería irregular, revestida por un zócalo de esquistos, decorado en ocasiones con pinturas, con una cúpula realizado por aproximación de hiladas de piedra que cierran su techumbre, y que en ocasiones estaba sujeto por una columna central; y un corredor de longitud y anchura variable, que suele estar compartimentado por esquistos perforados a modo de anillos por los que se accede al interior de la cámara, que a veces presentan nichos laterales. El conjunto es antecedido normalmente por un vestíbulo trapezoidal, donde se localizan en ocasiones betilos, o pequeñas piezas cilíndricas que podrían representar a los distintos individuos enterrados en su interior. La cubierta se enterraba con un túmulo de tierra quedando completado por un sistema de anillos concéntricos formado por lajas de piedra.

El número de inhumaciones en cada tumba varia desde los 100 a los 20 individuos, tratándose de enterramientos colectivos. Así, en muchas ocasiones el espacio interno puede quedar totalmente ocupado tanto en la cámara, como en sus nichos laterales e incluso en el corredor. Entre los ajuares documentados destacan vasijas cerámicas como las cerámicas simbólicas, campaniformes, y objetos fabricados con materiales exóticos como marfil, huevos de avestruz, elementos de cobre, puntas de flecha y hojas de sílex, hachas e ídolos de hueso. Las tumbas forman distintos grupos distribuidos por distintas zonas de la meseta, formando diferentes agrupaciones que posiblemente reflejen distintas relaciones familiares, sociales, o simbólicas.

Los Fortines[editar]

El control territorial es una de las características fundamentales que aparecen a lo largo del III milenio a.C. acentuado en el caso de Los Millares mediante la construcción de una serie de fortines alrededor del poblado. Estos fortines se construyen durante el Cobre Pleno (2.500 a.C.). Están defendidos por murallas concéntricas a las que se le adosan bastiones y puertas de entrada protegidas por muros antepuestos, siendo el caso más llamativo por su estructura y complejidad el Fortín I. 

Este fortín posee una doble línea de murallas concéntricas y dos fosos que rodean toda la muralla exterior con una profundidad de hasta 6 metros del foso más interno. La muralla más interna corresponde al momento más antiguo y la muralla exterior se construye posteriormente, con un diámetro de casi 30 metros, tras el abandono del recinto más interno. Estas murallas se completarían con una serie de torres y bastiones que se abren desde las murallas, existiendo dos barbacanas situadas al este y al oeste con entradas en recodo. 

Entre ambas murallas quedan distintos espacios abiertos donde se han localizado varias cabañas de planta oval, apareciendo en una de ellas un taller para la producción de puntas de flecha de sílex. Además existen otros espacios abiertos dedicados a actividades como la molienda de cereal y el procesamiento de la sal junto a un área de almacenamiento con grandes vasijas cerámicas. También se ha excavado una cisterna para el almacenamiento de agua. Así algunas de las interpretaciones que se le han asignado al fortín sería una función estratégica y militar, actividad productiva, actividades de aprendizaje -iniciación en la talla de puntas de flecha,- y actividades rituales o simbólicas. 

El Fortín 5, situado sobre la margen derecha de la Rambla de Huéchar, también ha sido excavado sistemáticamente, formado por una muralla de forma más o menos ovalada, a la que se adosan dos bastiones y dos puertas de acceso en su lado norte y sur. Estos vanos quedan flanqueados por sendas barbacanas en un momento posterior. Al interior se documentaron diversas estructuras de molienda y hogares, siendo afectado al igual que en otros fortines por un incendio. 

En el resto de los fortines, algunos se encuentran sin excavar y otros poseen una estructura menos compleja formando recintos poligonales (Fortín 4) y en otras ocasiones de planta circular (Fortín 3 y 6). 

El paisaje[editar]

La aridez actual del Sureste español no corresponde con el clima que existía durante el IV y III milenio a.C. Los datos que ofrecen distintas disciplinas -Antracología, Carpología, Arqueozoología y la Geoarqueología- demuestran la presencia de un medio natural bastante diferente al actual. A pesar de tener una pluviometría bastante parecida a la actual, la presencia de una cobertura vegetal y suelos más profundos garantizaba la conservación de humedad y el cultivo de plantas. 

El paisaje circundante de Los Millares pertenecía al piso mesomediterráneo formando una cobertura vegetal compuesta por encinares, pino silvestre, coscojales, lentiscos, acebuches, al que se le unía un sotobosque formado por plantas como el lentisco, el romero, las jaras, los enebros, etc. Además aparecen otras especies como el sauco, el taray, el sauce, el fresno, el álamo, todas especies relacionadas con el curso de los ríos y ramblas cercanas. Ello indicaría la presencia de cursos de agua más continuos que en la actualidad. Las talas de árboles para su empleo en actividades de cocina, construcciones, fundición, terrenos de cultivo, así como un pastoreo intensivo durante más de mil años de ocupación acabaron afectando a la vegetación circundante.

Edificio de planta cuadrada de Los Millares identificado como taller metalúrgico.

La Economía[editar]

La base de la economía de Los Millares era el ganado, aprovechando no sólo la carne y los productos secundarios -leche, queso, etc.- sino su utilización como tracción animal, siendo también una forma para la acumulación de la riqueza. Así, según los estudios faunísticos, especies como la cabra y la oveja representan un 37,5 % del total, con un dominio de las hembras adultas relacionado con la obtención de productos como la leche y la lana. Los bóvidos representan otro 37,7 %, aunque con diferencias entre el poblado y en los fortines, en estos últimos con escasa presencia. En cuanto a los cerdos, ocupan un 22,8 % y son sacrificados para su consumo. Además aparecen representados especies salvajes como el conejo, el ciervo, la cabra pirenaica, el jabalí,así como otras menos frecuentes como el zorro, el tejón, el lince, el urogallo, la rata de agua y el ánade real, etc. 

El consumo de plantas en Los Millares está representado en su gran mayoría por la cebada, el trigo, el haba y el guisante. La escasez de elementos de hoz hace pensar que los habitantes del poblado no cultivarían directamente el trigo y la cebada, sino que más llegarían como alimentos ya procesado -siega y trilla- listos para su molienda. Además han aparecido otros restos semillas como aceitunas, uvas y bellotas. Asimismo, el esparto sería fundamental para la construcción de elementos de cestería, utensilios, contenedores, cuerdas, esparteñas, etc. 

Las actividades artesanales también están presentes en el yacimiento destacando la metalurgia; la industria lítica tallada, y más concretamente la producción de puntas de flecha; la fabricación de herramientas de piedra pulimentada - martillos, molinos, hachas y azuelas; las producciones de cerámica a mano, de tipo doméstico - de pasta naranja en los que se producen platos, fuentes y cazuelas, así como cerámicas simbólicas con decoraciones pintadas o incisas en las que se representan cérvidos, ojos-soles, zig-zag, triángulos, etc.; y en momentos avanzados hacia el 2.500 a.C. aparecen las cerámicas campaniformes de diseños en bandas y metopas con incisiones o impresiones sobre la pasta cerámica. Los análisis de pastas indican la circulación a grandes distancias de ciertos elementos de prestigio como la cerámica campaniforme, que en los casos más antiguos proceden de la zona portuguesa como la desembocadura del Tajo. 

Algunas de estas actividades sólo las realizaban algunos artesanos, lo que implica la presencia de una especialización para la manufactura y fabricación de ciertos productos como la metalurgia o la talla de puntas de flecha. Así, la aparición de un taller metalúrgico localizado en el interior de la Línea III indica un alto nivel de especialización en dichas producciones, existiendo artesanos que elaboran útiles domésticos, armas, hachas, escoplos y sierras, etc. La producción metalúrgica en Los Millares debió de ser importante, considerándose para algunos investigadores el motor del cambio social.

La organización política[editar]

Desde finales del siglo XIX hasta mediados de los años 70 la investigación sobre los yacimientos calcolíticos en la Península estuvo centrada en una  pugna entre dos concepciones idealistas: orientalismo y occidentalismo. La inmensa mayoría de los investigadores hasta ese momento, como Luis Siret y los Leisner mantenían que el desarrollo de estas poblaciones estaba relacionada con la llegada de colonos del Mediterráneo Oriental, excepto algunas excepciones como Bosch Gimpera que defendía un autoctonismo. 

Estos planteamientos comienzan a cambiar o a suavizarse tras la aparición de las primeras dataciones de Carbono 14, que demostraron que las sepulturas colectivas y las fortificaciones de la Península Ibérica eran más antiguas que las del Mediterráneo Oriental. Los trabajos y publicaciones realizadas por Antonio Arribas y Martín Almagro durante los años 50 plantean un origen autóctono de esta cultura. 

A partir de la década de los 70 se comienzan a desarrollar teorías sobre los cambios sociales producidos durante el IV-III milenio en el S.E peninsular, haciendo hincapié unos investigadores en el crecimiento demográfico, las condiciones climáticas, la especialización de los artesanos, la introducción de técnicas de irrigación, o la acumulación de riqueza a través del control de los distintos sistemas de producción.

Enterramiento de Los Millares.

De esto modo, Robert Chapman analiza la necrópolis de Los Millares y rechaza la clasificación tipológica/cronológica realizada por anteriores investigadores anteriores como los Leisner, proponiendo que las diferencias presentes en los ajuares, en los tipos de tumbas y su localización dentro de la necrópolis representan enterramientos de distintos grupos sociales. C. Mathers defiende una combinación de varios factores como la presencia de una variabilidad de ecosistemas locales, estrategias económicas intensivas, la posibilidad de diversificar los asentamientos, el uso de la tierra y una progresiva centralización, fueron las causas que hicieron surgir la aparición de élites sociales. Desde la perspectiva del materialismo cultural, Antonio Ramos explica el  cambio social como una transformación debida a la presión demográfica y la necesidad de una mayor energía alimentaria. Por otro lado, investigadores como Fernando Molina y Juan Antonio Cámara defienden la presencia de desigualdades sociales y un acceso restringido a las élites del poder y la riqueza como consecuencia de la aparición de centros especializados en determinados recursos como la metalurgia, el control de los bienes de prestigio y la aparición de poblados agrícolas dependientes y tributarios.

El territorio durante el IV-III milenio[editar]

Mapa del yacimiento en OpenStreetMap

Diversas investigaciones llevadas a cabo por distintas universidades han centrado sus estudios tanto en la excavación sistemática de algunos yacimientos pertenecientes a esta época como en la prospección arqueológica, ofreciendo una visión más completa de los territorios que ocupaba la cultura de “Los Millares” durante el IV y III milenio a.C. Esta ocuparía las provincias actuales de Almería, Murcia, Granada y parte de Alicante. 

Así, algunos investigadores como F. Molina plantean la presencia de cuatro grupos comarcales: el Grupo del Andarax, el Grupo Almanzora, el Grupo de Lorca y el Grupo de Huéscar-Chirivel. El territorio quedaría estructurado en torno a un gran poblado central, como Los Millares para el Andarax, Almizaraque para el Almanzora, Cabezo del Plomo en Lorca o Cerro de la Virgen para el Altiplano de Granada-Pasillo de Chirivel. 

En el caso de Los Millares este poblado ejercía un control territorial del valle del Andarax y áreas próximas como el Pasillo de Tabernas, Campo de Níjar y el área del Cabo de Gata en los que aparecen poblados como el Terrera Ventura en Tabernas, Ciavieja en el Ejido, o el Barranquete en Níjar. Diversos investigadores como F. Carrión plantean la circulación de algunos productos entre Los Millares y áreas colindantes como son la sal, el mineral de cobre, las rocas silíceas o las rocas volcánicas. Asimsi mo otros investigadores como G. Martínez indican la presencia de circulación de productos a grandes distancias a nivel regional en el caso de las industrias líticas talladas, y con el Norte de África, como prueba la presencia de productos exóticos elaborados con marfil o los huevos de avestruz. 

Las investigaciones del asentamiento de Los Millares nos revelan su complejidad, monumentalidad e importancia constituyendo uno de los poblados de referencia del sur de la Península Ibérica y de Europa durante la Edad del Cobre. Las evidencias científicas ponen de manifiesto los cambios ambientales que se ha producido hasta la actualidad, así como la conexión y el intercambio de productos entre ambas orillas del Mediterráneo durante el IV-III milenio a. C.

Cuenco de Los Millares decorado con ciervos (M.A.N., Madrid).

Interpretaciones[editar]

A grandes rasgos, dos han sido las líneas de interpretación mediante las cuales se ha querido explicar el aumento de la complejidad cultural durante el Calcolítico en el sudeste ibérico:

  • la tesis difusionista u orientalista;
  • la explicación evolucionista o autoctonista.

Los hermanos Siret fueron los primeros que introdujeron el término colonia para designar los asentamientos del sudeste español. Posteriormente, Bosch Gimpera los relacionó con unos supuestos grupos norteafricanos que habrían llegado durante el Neolítico a la región. Georg y Vera Leisner retornaron a la idea de que la llegada de colonos orientales estuvo en el origen de la complejidad cultural en la región.[1]

Pero los materiales de importación oriental más antiguos encontrados en España son unas cerámicas micénicas halladas en Córdoba y datadas hacia el 1300 a.C. (las dataciones calibradas de Carbono 14 sitúan Los Millares entre 3100-2200 a.C.). Por otro lado, los ídolos oculados, la cerámica acanalada o pintada y las coladas de cobre del sudeste peninsular tienen características propias, diferentes de los supuestos modelos orientales.[2]

Así que los investigadores no han tenido más remedio que reformular sus teorías y, actualmente, la mayoría de los estudiosos opinan que los cambios culturales y sociales que se dieron en el área de Los Millares durante la Edad del Cobre fueron consecuencia de una evolución autóctona. El problema está en la falta de datos arqueológicos que, por ahora, impiden ofrecer una imagen más completa del alcance de esta evolución.[2]

Galería fotográfica[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Almagro, M. y Arribas, A. (1963).: El poblado y la necrópolis megalítica de Los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería), Biblioteca Praehistorica Hispanica III, Madrid.
  • Arribas Palau, A. (1959).: El urbanismo peninsular durante el bronce primitivo, Zhephyrus, 10, pp. 81-128.
  • Arribas Palau, A. (19 ).: “La época del cobre en Andalucía Oriental: perspectivas de la investigación actual”. Homenaje a L. Siret. pp.
  • Aranda Jimenez, G. y Sánchez Romero, M. (2004).: “El aumento de la conflictividad durante el III milenio B. C. en el sudeste de la Península Ibérica”. III Simposio de Prehistoria Cueva de Nerja. Las Primeras Sociedades Metalúrgicas en Andalucía. Homenaje al Prof. Arribas Fundación Cueva de Nerja. Pp 261-271.
  • Arribas, A., Molina, F. De La Torre, F., Aguayo, P. y Nájera, T. (1979).:“Excavaciones en Los Millares (Santa Fe de Mondujar, Almería). Campañas 1978-1979. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, 4, Universidad de Granada, pp. 61-110.
  • Arribas, A., Molina, F. De La Torre, F., Nájera, T. y Sáez, L. (1981).: “Excavaciones en Los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería) Campaña de 1981.” En Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, 6, Universidad de Granada, pp. 91-121.
  • Arribas, A., Molina, F., Sáez, L., Torre, F., Aguayo, P., Bravo y Suarez, A. (1983a).: “Excavaciones en Los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería). Campañas de 1982 y 1983). Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, 8, Universidad de Granada, pp. 123-148.
  • Arribas, A., Molina, F., Sáez, L., Torre, F., Aguayo, P., Bravo y Suarez, A. (1983b).: “Nuevas excavaciones en Los Millares" (1978-1981). Congreso Nacional de Arqueología, Murcia-Cartagena 1982) pp. 147-166.
  • Arribas, A. F. Molina, F. Carrión, F. Contreras, G. Martinez, A. Ramos, L. Sáez, F de la Torre, I. Blanco, J. Martinez. (1987): "Informe preliminar de los resultados obtenidos durante la VI campaña de excavaciones en el poblado de Los Millares" (Santa Fé de Mondujar, Almería) 1985. Anuario Arqueológico de Andalucía, II, Sevilla, pp. 245-262.
  • Bosch-Gimpera, P. (1974).: El poblamiento antiguo y la formación de los pueblos de España, Imprenta Universitaria, México.
  • Buxo, R. (1993).: Des semeces et des fruits. Cueillete el agriculture en France et en Espagne mediterranées du Neolthique a l´âge du Fer. Tesis Doctoral.
  • Buxó, R. (1997).: Arqueología de las plantas. Ed. Crítica, Barcelona.
  • Cámara Serrano, J.A. (2001).: El ritual funerario en la Prehistoria Reciente en el sur de la Península Ibérica, British Archaeological Reports, International Series, 913, Oxford.
  • Carrilero, M. y Suarez, A. (1997).: El territorio almeriense en la prehistoria. Ed. Instituto de Estudios Almerienses y Departamento de Historia de la Universidad de Almería. 162 pag.
  • Carrión, F., Alonso, J.M., Rull, E. Castilla, J., Ceprian, B., Martínez, J.L. Haro, M.(1993).: Los sistemas de aprovisionamiento por las comunidades prehistóricas del S.E. de la Península Ibérica durante la Prehistoria Reciente, Investigaciones Arqueológicas de Andalucía, Huelva, pp. 295-310. 
  • Carrión, F., Alonso, J.M., Castilla, J., Ceprian, B. y Martínez, J.L. (1998).: Métodos para la la identificación y caracterización de las fuentes de materias primas prehistóricas. En J. Bernabeu, T. Orozco y X. Terradas (Eds.): Los recursos abióticos en la Prehistoria. Caracterización, aprovisionamiento e intercambio. Colleció Obergta, Serie Histórica 2, pp. 29-38.
  • Chapman, R. (1991): La formación de las sociedades complejas. El sureste de la Península Ibérica en el marco del mediterráneo occidental. Ed. Crítica, Barcelona.
  • Gilman, A. y Thornes, J.B. (1985).: El uso del suelo en la Prehistoria del Sureste de España, Fundación Juan March, Serie Universitaria 227, Madrid.
  • Haro Navarro, M (2011).: La puesta en valor de yacimientos arqueológicos de la prehistoria reciente en el sur de la Península Ibérica. Los Millares, Castellón Alto y Motilla del Azuer. Tesis Doctoral. Universidad de Granada.
  • Haro, M., Moreno, M.ª A. y Molina, F. (2011): Espacios para la musealización del patrimonio arqueológico: Los Millares. En I Congreso de Prehistoria de Andalucía. La tutela del patrimonio prehistórico. Ed. Consejería de Cultura, Junta de Andalucía, Sevilla, pp. 641-644.
  • Hernando Gonzalo, A. (1987-88): “Interpretaciones culturales del calcolítico del sureste español. Estudio de sus bases teóricas”. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 12-13, pp. 35-80.
  • Leisner, G. y V. (1943).: Die Megalithigräber der Iberischen Halbinsel, Der Süden, Römisch-GermanischeForschungen 17, Berlin.
  • Maldonado, G. Molina, F., Alcaraz, F. y Cámara, J. A. (1991): “El papel social del megalitismo en el Sureste de la Península Ibérica. Las comunidades del Pasillo de Tabernas”, Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, 16-17. Universidad de Granada, pp 167-190.
  • Molina González, F. (1988): “El calcolítico en la Península Ibérica. El Sudeste”. En Rassegna de Arqueología, 7, pp. 195-210.
  • Molina González, F. (1991a).: Proyecto Millares (Los inicios de la metalurgia y el desarrollo de las comunidades del Sureste de la Península Ibérica durante la Edad del Cobre). Anuario Arqueológico de Andalucía, 1989, II, Sevilla, pp 211-213.
  • Molina, F. y Arribas, A. (1993): Los Millares (Los inicios de la metalurgia y el desarrollo de las comunidades del Sureste dela Península Ibérica durante la Edad del Cobre), Investigaciones Arqueológicas en (AAVV) pp. 311-316.
  • Molina, F. y Cámara, J. A. (2005).: Guía del yacimiento arqueológico. Los Millares. Ed. Consejería de Cultura. 123 pag.
  • Molina, F. Cámara, J.A. Capel, J., Nájera, T. y Sáez, L. (2004): “Los Millares y la periodización de la Prehistoria Reciente del Sureste, III simposio de Prehistoria Cueva de Nerja, Las primeras sociedades metalurgicas en Andalucía, Nerja, pp 142-158.
  • Molina, F. y Cámara, J. A. (2007): “La Prehistoria. Historia de Andalucía. , Vol I(Bendala, M Dir) Ed. Planeta.
  • Ramos Millán, A. (1981).: “Interpretaciones secuenciales y culturales de la Edad del Cobre en la zona meridional de la Península Ibérica”. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, Vol. 6, pp. 227-256.
  • Rodríguez Ariza, M.ª O. (1992).: Las relaciones hombre-vegetación en el sureste de la Península Ibérica durante las Edades del Cobre y Bronce a partir del análisis antracológico de siete yacimientos arqueológicos, Tesis Doctoral, Universidad de Granada.
  • Siret, L. (1893).: “L´Espagne préhistorique”, Revue des Questions Scientifiques XXXIV, 537-560.

Enlaces externos[editar]