Jacobo Arenas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis Alberto Morantes Jaimes
Jacobo arenas farc.jpg
Comandante en Jefe
Años de servicio 1948 - 1990 (aproximadamente)
Apodo Jacobo Arenas
Lealtad FARC-EP
Participó en Conflicto armado en Colombia

Acusaciones Rebelión
Nacimiento 23 de enero de 1924
Fallecimiento 15 de agosto de 1990
(66 años)
[editar datos en Wikidata]

Luis Alberto Morantes Jaimes alias «Jacobo Arenas» (Bucaramanga, Santander, 23 de enero de 1924 - † La Uribe, Meta, 15 de agosto de 1990), fue un guerrillero colombiano, líder ideológico y fundador de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Una de las figuras partícipes en la organización y creación de la Unión Patriótica colombiana en 1985. Arenas pasó la mayoría de su vida en actividades marxistas en Colombia desde antes de la década de 1960. Durante ese tiempo, vivió en las montañas, selvas y aldeas remotas.

Arenas se veía a sí mismo como un seguidor del Che Guevara. Fue un intelectual guerrillero, primero a partir de sus experiencias en el Partido Comunista Colombiano (PCC) y finalmente al pasar a las FARC. Arenas llegó a hablar varios idiomas, incluyendo Inglés y Ruso. Dentro de las FARC impartía lecciones de antropología, legislación militar internacional y otras materias.

Juventud[editar]

Morantes trabajó en Bucaramanga como un trabajador de "cuello azul". En 1943 sirvió en el Ejército Nacional de Colombia por dos años en los que estuvo adscrito al Batallón Guardia Presidencial en la Casa de Nariño en Bogotá. Tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Morantes se involucró en la política y llegó a ser líder las Juventudes Liberales del departamento del Santander. Tiempo después se enroló en las filas del Partido Comunista Colombiano. Llegó a ser diputado de la Asamblea Departamental de Santander por el Movimiento Revolucionario Liberal.[1] En 1948, se muda a la ciudad de Barrancabermeja donde trabajó en oficios varios y siguió envuelto en organizaciones políticas con el PCC.[2]

Actividades iniciales en Marquetalia[editar]

Arenas fue enviado por el PCC como activista político para ayudar a organizar una comunidad de autodefensas y guerrillas en el enclave rural conocido como Marquetalia. Allí se había reunido un número de campesinos desplazados y de hombres armados durante la época de "La Violencia" (1948 - 1958), con los cuales el PCC pudo establecer lazos políticos orgánicos. Muchos de los grupos irregulares que dependían del mayoritario Partido Liberal Colombiano se desmovilizaron al final del periodo.

Los grupos de zonas como Marquetalia, que tenían relaciones más directas con el Partido Comunista, mantuvieron intactas sus armas y estructuras de organización. La mayoría de los miembros originales de estos grupos armados no tenían un fondo ideológico formal más allá de afiliaciones políticas vagas, pero fueron motivados para utilizar técnicas de la guerra de guerrillas como mecanismo de defensa y para realizar ocasionales incursiones contra sus enemigos. En un principio el gubernamental Partido Conservador Colombiano, y en general el gobierno central de la nación, no pensó que la mayoría de estos grupos fueran una amenaza verdadera, más allá de ser "bandidos" con poco o nada de motivación política duradera. El Partido Comunista Colombiano encontró en esta situación el potencial para un crecimiento futuro, y de esa manera logró influencieran e infiltrar a varios grupos campesinos existentes, incluyendo a los del área de Marquetalia, para reorganizar su lucha con una dirección política más específica.

Después de su llegada, Arenas se unió a Manuel Marulanda, que había sido alguna vez un militante campesino dependiente del Partido Liberal Colombiano. Después de 1958, se alzó en armas con varios de sus parientes, hasta el momento en que cada vez se acercó más a las ideas comunistas y tomó su propio rumbo. Arenas y Marulanda pronto establecerían una relación de liderazgo en Marquetalia hasta su caída en mayo de 1964 ante la ofensiva militar del Ejército colombiano.

Vida en las FARC[editar]

Arenas alegaba que se tenía que ocultar en la selva de los que él identificó como los enemigos de su subversión guerrillera, incluyendo a la Policía Nacional de Colombia y al Ejército Nacional de Colombia, la CIA (que Arenas hacía responsable de planes en su contra) y finalmente también miembros de grupos paramilitares.

Ideología[editar]

Como cuadro intelectual, Jacobo Arenas organizó un programa educativo de gran escala para adoctrinar a los primeros combatientes de la guerrilla de las FARC, la mayoría provenía de familias campesinas pobres y analfabetas. Arenas los indujo en la teoría Marxista-Leninista que había estudiado de tal forma que pudo estructurar la guerra de guerrillas. Arenas consideraba que los movimientos comunistas a nivel mundial no enseñaban la ideología comunista correctamente a sus miembros, en las escuelas consideraban a obras como "el Capital" y otros trabajos de Karl Marx como obras fundamentales.

Combatientes femeninas[editar]

Jacobo Arenas comprendió los problemas relativos a las mujeres tanto en Colombia como en América latina donde existían deficiencias socio-económicas y educacionales, por ejemplo la aplicación de la cobertura relativamente limitada de los programas disponibles para la educación primaria libre y la naturaleza generalmente costosa y restrictiva de una educación más alta. Como resultado, muchas mujeres pobres tienen que hacer frente a dificultades, incluyendo verse implicadas en la prostitución desde una edad temprana en burdeles para encontrar el dinero que les permita financiar su educación y mantener el costo de vida, así la prostitución infantil es un serio problema en América Latina. Algunos analistas consideran que esto es usual en algunas mujeres para enfrentar esta situación e intentando encontrar los medios de contradecir al machismo en la cultura y la organización social de su país. En Colombia, se dice que una de las respuestas disponibles en el tiempo de Jacobo Arenas como líder de FARC era que las mujeres rurales pobres se unieran a las FARC independientemente o a través de sus parientes. Algunos patrones similares de reclutamiento también ocurrieron alrededor de los movimientos de izquierda en Nicaragua, El Salvador, Cuba y Perú, así como durante la revolución china y durante la participación soviética (USSR) en la Segunda Guerra Mundial. Las "guerrilleras" de Jacobo Arenas introdujeron una manera de sistema social para las mujeres en las FARC, este permitiría que la mayoría de ellas mantuviera una vida de familia así como en el grupo, con un grado de acceso a los sistemas educativos externos e internos del niño, para satisfacer la cultura de su estado estilo comunista a futuro. Ordenó reglas para las guerrillas de las mujeres que se significan para guardar su papel potencial como madres y sus asuntos del amor de interferir con las actividades de los grupos. Los resultados se han mezclado al parecer, pues los analistas de los derechos humanos como Human Rights Watch dicen de la participación de mujeres en las FARC que resultan en abuso físico y mental. Se sabe que un número importante de los guerrillas de FARC es femenino.

Influencia Cubana y del Che Guevara[editar]

El triunfo de la revolución cubana en 1959, influye en la estrategia colombiana del partido comunista de enviar a cuadros prometedores del partido tales como Jacobo Arenas para organizar a los campesinos liberales y comunistas en sus áreas de la influencia, de una manera relacionada como el líder marxista Argentino -llevado del revolucionario y del guerrilla Ernesto Guevara ("Che" Guevara) ayudado a organizar a revolucionarios cubanos.

Tras la caída de Marquetalia y la formación de las FARC en 1964, las ideas de Che Guevara y la revolución cubana influenciarán las de Jacobo Arenas en su trabajo como el líder ideológico del grupo. La muerte del Che Guevara en octubre de 1967 fue interpretada por las FARC como exhibición del sacrificio revolucionario, uno que fue sostenido como ejemplo por Jacobo Arenas y otras figuras ideológicas del guerrilla.

Estudio de la antropología[editar]

Jacobo Arenas enseñaba a los cuadros de FARC sobre antropología, proponiéndose darles una actitud según él conveniente para el "estado socialista futuro de Colombia y del mundo comunista, descrito por Karl Marx y que no es un sueño, sino que se convertirá en realidad algún día". La antropología fue enseñada en varios niveles y en las diferentes escuelas de FARC. Jacobo Arenas se propuso combinar todos los campos del estudio y también aplicar teoría dialéctica marxista a ella. Jacobo Arenas también agregaba a los cursos de antropología de FARC un énfasis adicional en el estudio de comunidades indígenas colombianas del departamento del Cauca, (algunas de ellas relacionadas parcialmente con el pueblo inca, cuyo límite norte estaba cerca del sudoeste de Colombia). Marquetalia, donde Jacobo Arenas estuvo implicado en lo que fue llamado un "proyecto del socialismo", estaba situada en el departamento del Tolima, en límites con el Cauca. El estudio de la antropología, como Jacobo Arenas enseñaba, comenzaba con el estudio de civilizaciones. Karl Marx "creyó que el principio de la civilización era el principio de la opresión", analizando a sociedades comunistas tempranas. Las civilizaciones tempranas significativas incluyen al pueblo maya y a los incas en América, además de otros en África y el Medio Oriente tales como Mesopotamia y la civilización babilónica, así como la civilización occidental de Atenas (Grecia) en Europa, y las civilizaciones del valle del Indo y del Huanghe (China). Jacobo Arenas encontró una manera fácil de resolver las metas de su estudio analizando la civilización inca debido a su sitio arqueológico famoso Machu Picchu en las montañas andinas de Perú. Piensa al líder famoso de los incas Túpac Amaru, con una interpretación marxista, para demostrar la manera de luchar contra la opresión. Jacobo Arenas enseñó a sus estudiantes sobre la "evolución del hombre" en una perspectiva marxista, apoyada por las teorías de Charles Darwin. También enseñó a cuadros de FARC para que protejan todas las cosas arqueológicas en América Latina, porque hablan de historia humana con ejemplos verdaderos de la vida. Él enseñó que no se engañen con la idea de que el socialismo es anticuado e inválido para el mundo moderno, porque el estudio de la antropología humana podría probar científicamente que sucederá el socialismo algún día.[cita requerida] Jacobo Arenas alguna vez dijo que creía que la CIA y El Pentágono ponían una imagen de ellos (los cuadros de las FARC y los comunistas en general) en la mente de la gente. Como la CIA y el Pentágono, en la perspectiva de Jacobo Arenas, representan las fuerzas más poderosas del mundo, nadie puede derrotarlas, pero Jacobo Arenas creía que ellos no saben que representan una vieja sociedad del capitalismo, y no tienen así bastante fuerza para parar el desarrollo futuro de la sociedad. Él dijo que el camarada Che Guevara sacrificó su vida porque él deseó que los demás pueblos del mundo se liberaran rápidamente y que ésos que él consideraba los pensadores reaccionarios de la sociedad (CIA y el Pentágono) eran responsables de su destrucción, y esto era una lección muy buena para que las FARC sean más pacientes y cautelosas; Jacobo Arenas creía que no es necesario apresurarse para la revolución, porque según teorías científicas claras, "el hombre del siglo XXI" viviría en un "mundo comunista".[cita requerida]

Economía[editar]

Cuando las FARC comenzaron operaciones después de mayo de 1964, era un grupo pequeño de guerrilleros, razón por lo cual no tenía inicialmente problemas financieros significativos, en detalle debido a su tamaño pequeño y la fácil disponibilidad de las pocas raciones de alimentos necesarios, que se podían obtener de los aldeanos aliados o de sus alrededores rurales. Una cierta ayuda adicional también fue recibida con las donaciones acanaladas a través del partido comunista colombiano. Muchos recursos con los que contaron tempranamente para proveerse fueron adquiridos con las ventas clandestinas individuales, extorsiones a pequeña escala y después de emboscadas y de incursiones acertados de la guerrilla a pueblos y robos a bancos o hacendados. Después de que sus filas fueron creciendo como las capacidades y el entrenamiento del ejército colombiano aumentaran a través del entrenamiento de Estados Unidos y de su ayuda militar, las FARC fue necesitando formas para encontrar más dinero con el cual poder comprar armas y actualizar y especializar su equipo tal como los sistemas de comunicación para hacer frente a sus enemigos.

Jacobo Arenas desempeñó un papel importante en materia financiera para las FARC, se cree que él consideraba el ejemplo de Corea del Norte como particularmente útil. Kim Il Sung había participado en la resistencia coreana contra imperio japonés en los tempranos años 20, logrando finalmente superar la ocupación hacia mediados de los 40 . Kim Il Sung así estableció el Estado socialista de Corea del norte, el cual constituía para varios analistas occidentales una clase de "estado secreto" o "estado Stalinista". El término de "estado secreto" fue introducido para la descripción adecuada de la economía y el poderio militar de Corea del Norte puesto que el desarrollo de estos dos niveles tenía como principal derrotero su capacidad interna, estando está complementada con una ayuda relativamente limitada por parte del exterior (es decir, de la URSS y de la República Popular de China]]. Esto significaría que la supervivencia de Corea del Norte a través de la Guerra Fría dependería principalmente de su propia capacidad, lo cual se resume en "estar parado en sus propios pies". Esto permitió la posterior supervivencia del régimen comunista norcoreano tras la finalización de la guerra fría y el desmoronamiento del Bloque Comunista.

Las Jacobo Arenas apreciaron esta política y la introdujeron formalmente al FARC. Aunque recibió una ayuda de la Unión Soviética, no fue dependiente. Después de que la caída de la URSS en 1991, muchas organizaciones del guerrilla como FMLN en El Salvador y los países socialistas como Cuba fueran considerablemente debilitado debido a la carencia de la ayuda exterior soviética. El FARC, sin embargo, no sufrió ninguna pérdida significativa en ese entonces y en hecho no podía comprar armas más nuevas y aumentar su tarifa del reclutamiento. Se considera que esto era debido a las políticas puestas en ejecución previamente por Jacobo Arenas, aunque su muerte 1990 lo previno de progresos más últimos que atestiguaban: El FARC supuesto "estando parada constantemente" la política se atribuye a las Jacobo Arenas y mientras que tal es apreciado grandemente por sus cuadros, partidarios y simpatizantes interiores y exteriores de Colombia.

"Impuestos revolucionarios"[editar]

Durante 1982 la séptima conferencia del guerrilla, las FARC había codificado formalmente la necesidad de continuar su práctica de preexistencia de fondos que ganaban del establecimiento de "impuestos revolucionarios", en detalle ésos ahora impuesto sobre el negocio cada vez mayor de la droga en sus áreas de la influencia, pero también de afectar otros sectores económicos. Los que no pagaron los "impuestos requeridos" estaban conforme a extorsiones y a secuestros. La situación creó conflictos de aumento con los narcotraficantes locales y los terratenientes grandes, que entonces decidían a responder a las extorsiones de FARC pesadamente financiando a grupos paramilitares y consolidando sus propios ejércitos privados.

Después de la muerte de Jacobo Jacobo Arenas en agosto de 1990, las FARC se ha culpado cada vez más por un mayor grado de la implicación en tráficos de droga y por secuestros generalizados para levantar sus fondos. La posición oficial de las FARC con respecto al negocio de la droga, comunicado una vez por el portavoz de FARC "Raúl Reyes" a un reportero, es que "no quisiéramos que estuvieran las drogas aquí, pero no hay otras maneras de encontrar los costos vivos para los campesinos en algunas regiones de Colombia". El ese ser el caso, FARC cree que, mientras que el negocio de la droga continúa existiendo, puede aprovecharse de una actividad tan lucrativa (con la puesta en práctica de "impuestos" o extorsiones en sus áreas de la influencia y del control) para financiarse.

Séptima Conferencia de las FARC[editar]

A Jacobo Arenas fue la figura principal detrás de la séptima conferencia del guerrilla del FARC en 1982 y de un "plan estratégico contemporáneo", que habrían contorneado una serie de metas y de pasos que organizarían el FARC en un "ejército del pueblo" (las iniciales "EP", "Ejército del Pueblo", fueron adoptadas durante esta conferencia) capaz potencialmente de agarrar energía alguna vez en los años 1990, explícitamente combinando todas las formas de lucha así como el político y los aspectos militares de sus grupo.

La Unión Patriótica[editar]

Dentro de los términos del declaración de a 1984 del alto el fuego con Belisario Betancur el gobierno, el FARC formó oficialmente unión patriótica (Colombia) (UP) adentro 1985. Este partido político fue inspirado originalmente y conducido por Jacobo Arenas, segundo comandante de las FARC y amigo personal de Manuel Marulanda, que también se esperaba que inicialmente funcionara como el candidato presidencial por el partido 1986 a la presidencia, mientras que aún era miembro activo de las FARC mientras tanto. En un artículo del diario El Tiempo tras cumplirse 20 años de la UP, se revela que Jacobo Arenas haría una enorme presentación en Bogotá y presumiblemente por amenazas de sectores radicales decide no ir. Y la revista Semana reveló también en una entrevista desde Casa Verde que el líder guerrillero había comprado un traje caro y esperaba estrenarlo con la ilusión de paz de todo el pueblo colombiano.

La UP era considerada como vehículo político legal para el FARC; la UP al principio existiría más independientemente y el FARC seguiría siendo armado (sin embargo aún bajo alto el fuego), pero el FARC utilizaría teóricamente eventual hasta el demobilize y promovería sus ideas dentro de un marco democrático.

La situación era compleja y llena de tensión entre ambos lados. Las FARC fueron acusadas de la continuación ejecutar un número reducido de operaciones armadas, promoviendo el reclutamiento de combatientes armados, así como la participación en secuestros extensos durante el alto el fuego, que creó la tensión durante las negociaciones en curso. Jacobo Arenas y las FARC demandaron que la mayoría de tales operaciones armadas estaban en respuesta a actividades del ejército y a provocaciones percibidas.

Jacobo Arenas dimitió oficialmente su candidatura presidencial de la UP posible después de la serie de acontecimientos que siguieron; la toma del Palacio de Justicia a manos de la guerrilla del M-19 (un edificio que era sede del Tribunal Supremo colombiano). Los meses después de esto, la UP sentía bien cada vez más a una víctima de la violencia de la mafia del narcotráfico, paramilitaries y miembros de las fuerzas de la seguridad del estado, atormentando entre 2000 a 3000 miembros absolutamente, sobre todo dos candidatos presidenciales de la UP: Jaime Pardo Leal [1987] y Bernardo Jaramillo Ossa [1990].

Para 1987, la mayoría de los pocos miembros de FARC implicados directamente en la UP se separaban gradualmente del partido (como Iván Márquez y Simón Trinidad), que continuó funcionando en sus propias funciones hasta mediados de los años 1990, pero disminuido en números e importancia. Jacobo Arenas continuó siendo una figura activa e influyente en el FARC hasta su muerte natural en agosto de 1990.

Muerte y legado[editar]

Jacobo Arenas se encontraba dando un discurso de arenga a los guerrilleros para insistir en un diálogo de paz con el electo presidente César Gaviria y a la vez participar en la Asamblea Nacional Constituyente, sin embargo, un infarto lo sorprendió, Arenas fue remitido a un pequeño centro médico en Casa Verde donde falleció. Las FARC lloraron su muerte, sobre todo el secretariado, y lo enterraron en un pequeño mausoleo hecho de palmas y madera. Posterior a su muerte Casa Verde es tomada por el ejército.

Importancia para FARC[editar]

La muerte de Jacobo Arenas del 10 de agosto de 1990 fue considerado como un golpe importante a las FARC, pues él era una de las personas responsables de transformar a las FARC de una fuerza pequeña de guerrilla a un grupo insurgente nacional.

El hijo de Jacobo Arenas, conocido al parecer como "Jacobo Arenas de Francisco", habría continuado siendo un miembro de las FARC después de la muerte de su padre.

Alfonso Cano se convirtió posteriormente en el reemplazo de Jacobo Arenas como líder ideológico del grupo a través de los años 90 y ya desde entonces se consideraba que él podía ser el futuro líder de las FARC-EP, esto sucedería tras la muerte de "Tirofijo".

Frente 'Jacobo Arenas' de las FARC[editar]

Su hijo Jacobo Arenas de Francisco habría conducido "la columna móvil del frente Jacobo Arenas", nombrado en honor de su padre, y según un informe de la prensa en Europa, el allegado habría muerto en combate con el ejército colombiano en agosto de 2004 [1]. Desde febrero de 2005, "el frente Jacobo Arenas" ha desempeñado un papel significativo en la serie renovada de operaciones militares de FARC en el sudoeste del país contra las fuerzas de la seguridad del gobierno colombiano, viniendo después de un período de que era considerado como cualquiera un alto temporal en operaciones o como retratamiento estratégico necesario de parte de los guerrillas, en parte como una respuesta a Estados Unidos, el gobierno movió hacia atrás la ofensiva militar conocida como "plan Patriota" que ocurría en el sureste de Colombia, según diversos analistas.

Esta unidad de la guerrilla ha participado en diversas actividades militares, tales como un ataque contra el municipio de Toribio en el departamento del Cauca el 14 de abril de 2005, donde mataron a cuatro personas y 23 fueron heridos, junto con el desplazamiento de muchos de los aldeanos, como la lucha en el área general continuara intermitentemente por alrededor de un mes.

Obras[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Diario de la resistencia de Marquetalia. Jacobo Arenas, Ediciones Abejón Mono, 1972 (Espanol)
  • Dance of the Millions: Military Rule and the Social Revolution in Colombia : 1930-1956, Vernon L. Fluharty, ISBN 0-8371-8368-5, 1975
  • Blood and Fire: La Violencia in Antioquia, Colombia, 1946-1953, Mary Roldan, Duke University Press, ISBN 0-8223-2918-2, 2002

Enlaces externos[editar]