Gran hambruna irlandesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Grandes capas de la población se vieron afectadas.
Boston Irish Famine Memorial

Se denomina Gran hambruna irlandesa (en inglés Great Famine o Great Hunger y en irlandés An Gorta Mór o An Drochshaol) a la situación de falta de alimentos ocurrida en Irlanda entre los años 1845 y 1849, causada entre otros motivos por la escasez de patata, por lo que también es conocida como la Irish Potato Famine (Hambruna Irlandesa de la Patata).[1]

Causas y factores[editar]

Se generó por la ineficiente política económica del Reino Unido, los métodos inadecuados de cultivo y, como determinante, la desafortunada aparición de una plaga de tizón tardío, también llamada rancha, roya o mildiú de la patata, provocada por el organismo protista Phytophthora infestans (de la clase de los Oomicetos, del phylum de los Estramenópilos, antiguamente llamados «hongos acuáticos»), el cual destruía rápidamente la hortaliza, que era uno de los alimentos más importantes de la época. La importancia de este tubérculo, originario de América, en la alimentación de los europeos queda patente al considerarse tradicionalmente que su cultivo en Europa vino a quitar el hambre en el continente. John Russell y muy en particular el Secretario del Tesoro Charles Edward Trevelyan eran partidarios del Laissez Faire y el libre mercado y de las Teorías de Malthus sobre la superpoblación. Abolieron la comisión de ayuda creada por Peel ya que estaban en contra de toda intervención del Estado y creían que debían ser los propios irlandeses los que pagasen las ayudas que necesitaban. Según su creencia sería el libre mercado y la economía lograra su propio equilibrio sin intervención estatal, siguiendo las doctrinas de Adam Smith de una mano invisible que se encargaba de corregir los desequilibrios. Por ello prohibió toda ayuda a Irlanda o cualquier baja de impuestos.Estaba convencido que la solución era la empresa privada, encargada de crear puestos de trabajo , por lo que se cerró el programa de asistencia social a los irlandeses creado por Peel.El censo de población de Irlanda había registrado 8,2 millones de habitantes en 1841. Esta cifra se había reducido a 6,5 millones hacia 1851.

No se registró el número de muertes provocadas por esta crisis, pero la cifra estimada se sitúa entre los 2 000 000 y los 2 500 000 de víctimas en los años posteriores a 1846. Así, entre 1841 y 1851 la población del país disminuyó de 8,2 a 6,6 millones. Los efectos de la hambruna continuaron durante décadas.

La clave para entender el desastre irlandés reside en la propiedad británica de la tierra agrícola irlandesa. En la Irlanda del siglo XIX, y desde la dictatorial ocupación de Oliver Cromwell, la tierra agrícola pertenecía a aristócratas británicos y los campesinos irlandeses eran sus aparceros. Así, los irlandeses cultivaban el trigo que era exportado a Inglaterra, mientras ellos se alimentaban de los productos de la huerta familiar: patatas, gracias a que rinde más de una cosecha anual (2 a 4 según condiciones óptimas) y a que el tubérculo soporta condiciones de frío extremo —en Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, norte de Argentina y Chile, se cultiva en la Puna o Sierra Andina—.En los siglos XVII y XVIII, los católicos irlandeses habían sido prohibidos por la leyes penales, de comprar, heredar o arrendar tierras, de votar, ocupar cargos políticos, de vivir en o dentro de 5 millas de una ciudad, desde la obtención de la educación, la entrada de una profesión. Los católicos, la mayor parte de los cuales vivían en condiciones de pobreza componían más del 80% de la población. En la parte superior de la "pirámide social" se ubicaban los terratenientes ingleses y angloirlandesas, familias propietarias de la mayor parte de la tierra, y se mantienen más o menos poder sin control sobre sus inquilinos. Los inquilinos podían ser desalojados por razones tales como la falta de pago de rentas (que eran altas), o la decisión de un propietario para criar ovejas en lugar de los cultivos de cereales Una estimación posible que se haya alcanzado mediante la comparación de la población esperada con los números eventuales en la década de 1850. Un censo realizado en 1841 registró una población de 8.175.124. Un censo inmediatamente después de la hambruna en 1851 contaba 6.552.385, una caída de más de 1,5 millones [2] .

Fue esta situación la causa de que la enfermedad de la patata tuviera tan trágicas consecuencias. Mientras las patatas morían, los trigales gozaban de buena salud, pero los irlandeses no podían acceder a este alimento pues pertenecía a los terratenientes ingleses. Miles de personas inundaron los pueblos y ciudades en busca de ayuda, estallando epidemias de fiebre tifoidea, cólera y disentería, y haciendo que los esfuerzos del gobierno, los terratenientes y las organizaciones para la ayuda a los pobres fueran insuficientes. Karl Marx, contemporáneo de la hambruna, dio testimonio de esta situación, así como de la crueldad con que, en medio del desastre humanitario, los terratenientes británicos seguían exigiendo a sus aparceros el pago del arriendo.

Consecuencias[editar]

Esta hambruna motivó dos millones de desplazamientos y otros tantos irlandeses emigraron a Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Uruguay, Argentina, México y Australia en lo que se conoció como la diáspora irlandesa. Entre muertes y migraciones, Irlanda perdió más de un cuarto de su población.[3]

La Gran Hambruna fue una catástrofe social, biológica, política y económica. Hay una notable diferencia entre la Gran hambruna y otras crisis humanitarias que ocurrieron cerca del Imperio británico como consecuencia de la Revolución industrial.

Marcó una línea divisoria en la historia de Irlanda. Sus efectos cambiaron en forma permanente el panorama demográfico, político y cultural de la isla. Tanto para los irlandeses nativos como para los emigrados y sus descendientes, la hambruna ingresó en la memoria colectiva del pueblo y se convirtió en un punto de sustento para diversos movimientos nacionalistas. Los historiadores modernos la ven como una frontera en la narrativa histórica de Irlanda, refiriéndose al período precedente como la historia «pre-hambruna».

Referencias[editar]

  1. Resuelven un enigma de la Gran Hambruna Irlandesa de la Patata. Consultado el 12 de julio de 2013
  2. Ranelagh, John O'Beirne,Una breve historia de Irlanda. Cambridge University Press, Cambridge, Inglaterra, Segunda edición, 1994. Primera edición, 1983, p. 115, citado
  3. Encyclopedia of Diasporas: Irish Diaspora

Bibliografía[editar]

  • Mary E. Daly, The Famine in Ireland
  • R. Dudley Edwards y T. Desmond Williams (eds.), The Great Famine: Studies in Irish history 1845–52
  • Henry George, Progress and Poverty Chapter 6: "The Truth about Ireland"
  • Robert Kee, Ireland: A History
  • Mary C. Kelly, Ireland's Great Famine in Irish-American History: Enshrining a Fateful Memory. Lanham, MD: Rowman and Littlefield, 2014.
  • John Kelly, The Graves are Walking, The Great Famine and the Saga of the Irish People (2012)
  • Canon John O'Rourke, The Great Irish Famine [1874]. Veritas Publications, 1989.
  • George Poulett Scrope, Letters to Lord John Russell on the Further Measures for the Social Amelioration of Ireland|Letters to Lord John Russell on the Further Measures for the Social Amelioration of Ireland. James Ridgway, 1847.

Enlaces externos[editar]