Filosofía continental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Filosofía continental es un concepto que describe varios movimientos filosóficos de los siglos XIX y XX.[1] Es usado por los filósofos analíticos en contraste con el concepto de filosofía analítica. Dado el origen mayoritariamente anglosajón de gran parte de los autores enrolados en la filosofía analítica, el término "continental" alude a los países de lo que en Gran Bretaña se denomina "el continente", es decir el resto de Europa, pero sobre todo Francia y Alemania. Tradicionalmente se ha incluido dentro de la filosofía continental el idealismo alemán, la fenomenología, el existencialismo, la hermenéutica, el estructuralismo, el postestructuralismo, el feminismo, la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt, así como algunas corrientes del marxismo.[2]

Características generales[editar]

Resulta difícil identificar rasgos comunes a todos los movimientos filosóficos agrupados bajo el término de filosofía continental. Éste, al igual que el término filosofía analítica, carece de una definición formal y puede ser entendido como una agrupación de filosofías dispares dentro del contexto de la Europa continental de los siglos XIX y XX.

Simon Glendinning sostiene que el término fue utilizado originalmente por los filósofos analíticos de forma peyorativa, agrupando las filosofías occidentales que eran rechazadas por ellos mismos. No obstante, Michael E. Rosen se ha aventurado a identificar los temas comunes en la filosofía continental:

  • Primero, los filósofos continentales en general rechazan el Cientificismo, la visión de que las ciencias naturales son la única, o la forma más acertada de entender los fenómenos. Por el contrario, la mayoría de los filósofos analíticos consideran su labor complementaria o subordinada a las ciencias naturales.
  • Segundo, la filosofía continental usualmente considera las condiciones de la experiencia posible como variables: determinadas por lo menos en parte por factores como el contexto, el tiempo y el espacio, el lenguaje, la cultura o la historia. Además la filosofía continental tiende hacia el historicismo.
  • Tercero, la filosofía continental típicamente sostiene que la agencia del humano puede cambiar estas condiciones de experiencia posible. Los filósofos continentales tienden a tomar un fuerte interés entre la teoría y la práctica, y seguido ven sus estudios filosóficos como cercanamente relacionado a la transformación personal, moral o política. Tendencia que es bastante clara en la tradición Marxista, pero también central en el existencialismo y en el post-estructuralismo.
  • Una característica final en el trato de la filosofía continental es el énfasis en la metafísica. En el desarrollo de las ciencias naturales, los filósofos continentales han luchado por redefinir el métodos y naturaleza de la filosofía. En algunos casos (como en el idealismo alemán y la fenomenología), esto se manifiesta en una renovación del punto de vista en el cual la filosofía es la primera y fundacional ciencia a priori.

Notas[editar]

  1. Simon Critchley y William Schroder (eds.), A Companion to Continental Philosophy (Blackwell Publishing, 1998), p. 4.
  2. Esta lista sólo incluye a los movimientos comunes en las enumeraciones de Simon Critchley, Continental Philosophy: A Very Short Introduction (Oxford University Press, 2001), p. 13 y Simon Glendinning, The Idea of Continental Philosophy (Edinburgh University Press, 2006), pp. 58-65.

Bibliografía[editar]

  • Simon Critchley, Continental Philosophy: A Very Short Introduction. Oxford University Press (2001) ISBN 0-19-285359-7
  • Andrew Cutrofello, Continental Philosophy: A Contemporary Introduction. Routledge (2005)

Véase también[editar]