George Edward Moore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
George Moore
1914 George Edward Moore (cropped).jpg
Información personal
Nombre de nacimiento George Edward Moore
Nacimiento 1873
Londres, Inglaterra
Fallecimiento 1958
Reino Unido
Nacionalidad Británico
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación Doctor of Letters Ver y modificar los datos en Wikidata
Educado en
Información profesional
Ocupación Filósofo
Empleador
Movimiento Filosofía analítica
Miembro de
Distinciones

George Edward Moore (4 de noviembre de 1873, Upper Norwood, Londres - 24 de octubre de 1958, Cambridge) es un filósofo británico, profesor de filosofía en el Universidad de Cambridge. Es conocido por su papel en el desarrollo de la filosofía occidental contemporánea, ser uno de los fundadores de la filosofía analítica y por su defensa del realismo filosófico y del sentido común en la ética, epistemología y la metafísica.

Moore estudió en el Trinity College de la Universidad de Cambridge. Bertrand Russell, que era compañero suyo, le animó a estudiar filosofía. Moore vivió entonces durante unos años como un alumno particular, mantenido por una herencia, y en 1911 comenzó a enseñar en Cambridge, retirándose en 1939. Murió el 24 de octubre de 1958 en Cambridge.

Fue altamente influyente entre Círculo de Bloomsbury y elegido miembro de la Academia Británica en 1918.

Biografía[editar]

Moore nació en Upper Norwood, Croydon, Londres, el 4 de noviembre de 1873, hijo del medio de siete hijos del Dr. Daniel Moore y Henrietta Sturge. Su abuelo fue el autor Dr. George Moore. Su hermano mayor fue Thomas Sturge Moore, poeta, escritor y grabador.[1][2][3][4]

Fue educado en Dulwich College y en 1892, fue a Trinity College, Cambridge para estudiar ciencias clásicas y morales. Se convirtió en miembro de Trinity en 1898 y ocupó la cátedra de filosofía y lógica mental de la Universidad de Cambridge, de 1925 a 1939.[5]

Moore es mejor conocido hoy por su defensa del anti-naturalismo ético, su énfasis en el sentido común en el método filosófico y la paradoja que lleva su nombre. Fue admirado e influyente entre otros filósofos, y también por el Grupo Bloomsbury, pero es (a diferencia de su amigo Russell) mayormente desconocido hoy fuera de la filosofía académica. Los ensayos de Moore son conocidos por su estilo de escritura claro y circunspecto, y por su enfoque metódico y paciente a los problemas filosóficos. Era crítico de la filosofía moderna por su falta de progreso, que creía que estaba en marcado contraste con los avances dramáticos en las ciencias naturales desde el Renacimiento. Entre las obras más famosas de Moore están su libro Principia Ethica,[6]​ y sus ensayos, "La refutación del idealismo", " Una defensa del sentido común " y "Una prueba del mundo exterior".

Fue presidente de la Aristotelian Society de 1918-19.[7]

Paul Levy escribió en Moore: GE Moore y los Apóstoles de Cambridge (1979) que Moore era un miembro importante de los secretos Apóstoles de Cambridge.[1][4][8]

Moore murió el 24 de octubre de 1958; fue incinerado en el crematorio de Cambridge el 28 de octubre de 1958 y sus cenizas enterradas en el cementerio de la parroquia de la Ascensión en Cambridge; su esposa, Dorothy Ely (1892-1977) fue enterrada allí. Juntos tuvieron dos hijos, el poeta Nicholas Moore y el compositor Timothy Moore.[9][10]

Pensamiento[editar]

La filosofía de Moore, era en esencia una actividad por partida doble. En primer lugar, implica análisis, es decir, el intento de clarificar las proposiciones enigmáticas, o conceptos, mediante apuntes de proposiciones menos enigmáticas o conceptos que debían ser equivalentes, según la lógica, a los originales.

Moore defendió un acercamiento del "sentido común" a las cuestiones del conocimiento.

Lógica y Realismo[editar]

Moore impulsó la filosofía analítica siendo lo más claro posible en sus escritos, usando un "análisis conceptual" y lanzando un ataque al idealismo, pensamiento dominante en la mayoría de universidades, especialmente en Francia y Alemania, representantes de la filosofía continental.

Moore estaba perplejo, por ejemplo, ante la afirmación de algunos filósofos de que el tiempo es irreal. Al analizar esta declaración, mantenía que la proposición el “tiempo es irreal “era por lógica equivalente a “no hay hechos temporales” (“Leí el artículo ayer” es un ejemplo de un hecho temporal). Una vez clasificado el sentido de asentar una afirmación que contiene el concepto problemático, el segundo cometido es determinar si existen o no las razones justificativas para aceptar esta afirmación. La atención diligente de Moore al análisis conceptual como un medio de conseguir claridad le situó como uno de los fundadores del énfasis contemporáneo analítico y lingüístico en la filosofía.

Algunos de los ensayos de Moore, como La refutación del Idealismo (1903), contribuyeron al desarrollo del realismo filosófico moderno contra el idealismo.[11]

Empirista en su aproximación al conocimiento, no identificó la experiencia pura, de origen kantiano, con el sentido de la experiencia, y evitó el escepticismo que a menudo acompaña al empirismo. Defendió el punto de vista del sentido común que sugiere que la experiencia resulta del conocimiento de un mundo externo, independiente de la mente.

En su ensayo Una defensa del sentido común (1903) intenta refutar el escepticismo absoluto (o nihilismo) argumentando que al menos algunas de nuestras creencias establecidas - hechos - sobre el mundo son absolutamente ciertas. Moore sostiene que estas creencias son de sentido común.

Intuicionismo ético[editar]

La obra más famosa de Moore, Principia Ethica (Principios éticos) (1903), se relaciona con su afirmación de que el concepto de lo bueno se refiere a una cualidad sencilla, indefinible e imposible de analizar respecto a las cosas y situaciones concretas.

Moore sostiene que todas las teorías naturalistas de la moral son falsas, ya que caen en la falacia naturalista. El argumento de Moore para la indefinibilidad de lo bueno se denomina el argumento de la pregunta abierta, donde concluye que al definir lo que es bueno en términos naturales o sobrenaturales cae en preguntas abiertas y objeciones.

Lo bueno es una condición no natural, porque se aprehende no por el sentido de la experiencia sino por un tipo de intuición moral. La bondad es evidente, sin duda, razonaba Moore, en aquellas experiencias como la amistad y el placer estético. Los conceptos morales de derecho y deber son entonces examinados en términos de producir todo aquello que posea bondad. Esto le hizo muy popular entre el círculo de escritores Bloomsbury.[12]

Moore también escribió Ética (1912), Estudios filosóficos (1922) y Documentos filosóficos (1959), y desde 1921 hasta 1947 editó Mind, un destacado periódico filosófico británico.

Obras[editar]

Tumba del filósofo G.E. Moore, en Ascension Parish Burial Ground

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Levy, Paul (1979). Moore: G. E. Moore and the Cambridge Apostles (en inglés). Papermac. ISBN 9780333474525. Consultado el 2019-08-12. 
  2. «Dulwich College - Academic Old Alleynians». web.archive.org. 2007-10-25. Consultado el 2019-08-12. 
  3. Baldwin, Tom (2010). Zalta, Edward N., ed. The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2010 edición). Metaphysics Research Lab, Stanford University. Consultado el 2019-08-12. 
  4. a b «G.E.Moore and the Cambridge Apostles - math». 
  5. «A Cambridge Alumni Database - George Edward MOORE». 
  6. «PRINCIPIA ETHICA (1903) by G. E. Moore». Fair Use Repository (en inglés estadounidense). Consultado el 2019-08-12. 
  7. «The Council». The Aristotelian Society (en inglés estadounidense). 2012-10-05. Consultado el 2019-08-12. 
  8. Levy, Paul (1989). Moore G. E. Moore and the Cambridge Apostles. Consultado el 2019-08-12. 
  9. «Nicholas Moore, Touched by Poetic Genius». Hyperallergic (en inglés estadounidense). 2015-01-11. Consultado el 2019-08-12. 
  10. Marshall, Nicholas (2003-03-10). «Timothy Moore». The Guardian (en inglés británico). ISSN 0261-3077. Consultado el 2019-08-12. 
  11. BASSHAM, GREGORY (2017). «La separación analítica-continental». El libro de la filosofía: de los Vedas a los nuevos ateos, 250 hitos en la historia del pensamiento. LIBRERO B.V. p. 354. ISBN 9789089989451. 
  12. BASSHAM, GREGORY (2017). «La separación analítica-continental». El libro de la filosofía: de los Vedas a los nuevos ateos, 250 hitos en la historia del pensamiento. LIBRERO B.V. p. 352. ISBN 9789089989451.