Felipe Carrillo Puerto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Felipe Carrillo Puerto
Felipe Carrillo Puerto

1 de agosto de 1922-3 de enero de 1924
Predecesor Manuel Berzunza
Sucesor Juan Ricárdez Broca

Datos personales
Nacimiento 8 de noviembre de 1874
Motul, Yucatán, Flag of Mexico.svg México
Fallecimiento 3 de enero de 1924 (49 años)
Mérida, Yucatán
Partido Partido Socialista del Sureste
Cónyuge Isabel Palma
Profesión Político

Felipe Santiago Carrillo Puerto (n. Motul de Carrillo Puerto, Yucatán, el 8 de noviembre de 1874 - Mérida, 3 de enero de 1924) fue un político, periodista y caudillo revolucionario mexicano, gobernador de Yucatán de 1922 a 1924.[1]

Es conocido por las obras de tipo social y educativas que llevó a cabo durante su gobierno revolucionario, además del compromiso que sostuvo con el bienestar de los mayas y por su enfrentamiento con los hacendados del estado durante la etapa revolucionaria.

En 1923, siendo gobernador de Yucatán, es derrocado por los rebeldes delahuertistas que intentaban hacerse con el control del país, y que llegaron a dominar Yucatán, para impedir que el presidente Álvaro Obregón impusiera a Plutarco Elías Calles como su sucesor en la presidencia de la república, como finalmente ocurrió. Tras su derrocamento y captura, fue fusilado el 3 de enero de 1924 en el cementerio general de Mérida (Yucatán), junto con 11 personas, entre ellas 3 de sus hermanos.

Poco antes de morir, su vida personal cobró un matiz romántico, según algunos de sus biógrafos, al vincularse sentimentalmente con la periodista estadounidense Alma Reed, que a la sazón era corresponsal del New York Times en Yucatán. Este vínculo se hizo más conspicuo por efecto de la canción Peregrina que el líder yucateco encargó al poeta Luis Rosado Vega y al compositor Ricardo Palmerín, quienes se inspiraron en la periodista estadounidense para producir la famosa melodía.[2]

En 1927 el "Apóstol rojo de los mayas" como le llamaron algunos, fue declarado benemérito de Yucatán por el Congreso del Estado de Yucatán.

Vida prerrevolucionaria[editar]

Fue el segundo de 14 hijos del matrimonio formado por el comerciante Justiniano Carrillo Pasos y su esposa Adelaida Puerto Solís. Aún no cumplía la mayoría de edad cuando fue encarcelado por exhortar al pueblo maya a derribar una cerca, construida para impedir el paso de los indígenas por los hacendados en Dzununcán, aunque fue liberado prontamente.[3] Desde pequeño aprendió el idioma maya yucateco y la relación que tuvo con los indígenas de Yucatán durante su vida le hizo que se le considerara un verdadero apóstol de ellos.

En la elección de 1909 para gobernador de Yucatán Carrillo Puerto apoyó la candidatura de Delio Moreno Cantón para la gubernatura de Yucatán, en contra del miembro del Partido Antirreeleccionista (Maderista), José María Pino Suárez y del porfirista Enrique Muñoz Aristegui, quien resultó triunfador.[4] Trabajaba entonces Carrillo Puerto como periodista en la Revista de Mérida de Carlos R. Menéndez de quien fue amigo y colaborador, aunque después se distanciaron.

La Revolución mexicana[editar]

Felipe Carrillo Puerto y el Gral. Lázaro Cárdenas del Río. Mural en el Palacio de Gobierno de Yucatán pintado por Fernando Castro Pacheco.

Al triunfar la insurrección encabezada por Francisco I. Madero, por la que se firmaron los Tratados de Ciudad Juárez, y tras la renuncia a la presidencia de la república de Porfirio Díaz, se volvieron a dar elecciones estatales en Yucatán. En este nuevo proceso Carrillo Puerto volvió a apoyar a Delio Moreno Cantón que participó en contra de José María Pino Suárez. Durante la campaña, hubo un enfrentamiento armado en el cual Felipe Carrillo mató en la refriega a uno de los miembros del bando contrario que aparecieron como los agresores. Por esta muerte fue encarcelado. Durante su estancia en la cárcel tradujo la Constitución al maya, con el propósito de dar a conocer a los indígenas sus derechos.[5] Al ser liberado en 1913, tras el levantamiento de Venustiano Carranza, Carrillo Puerto trabajó en la Revista de Yucatán de Carlos R. Menéndez. Este periódico fue clausurado por el gobernador constitucionalista Eleuterio Ávila. Entonces, tanto el director del periódico como Carrillo Puerto fueron perseguidos y terminaron exiliándose en Nueva Orleáns, donde éste trabajó como estibador un tiempo.[6] [3]

En 1914 regresó a México y se unió a los zapatistas en el estado de Morelos. Con el propósito de hacer cumplir con lo postulado en los artículos 6 y 7 del Plan de Ayala, se integró a la tercera Comisión Agraria del distrito de Cuautla, la cual tenía el propósito de deslindar y repartir tierras entre los campesinos.

Al llegar el general Salvador Alvarado en 1915 a Yucatán, Carrillo Puerto regresó a su estado y colaboró en la Comisión Agraria, creada por Alvarado, para lograr el reparto de tierras. Para entonces su ideología política ya se había radicalizado hacia el socialismo. Así, promovió el inicio de la sindicalización obrera en el estado de Yucatán y la difusión, en lengua maya, de los derechos de los ciudadanos. Del mismo modo organiza el Partido Socialista Obrero que después se convertiría en el Partido Socialista del Sureste.

Al entrar en vigor la Constitución mexicana de 1917 Alvarado tuvo la intención de sucederse a sí mismo en la gubernatura. Con este propósito anuncia su voluntad de participar como civil en las elecciones de noviembre de 1917. Poco después, es declarado oficialmente residente de Yucatán y solicitó una licencia como comandante militar de la región. No obstante, siendo sinaloense y no habiéndose domiciliado en el estado durante un mínimo de cinco años seguidos, de acuerdo con la constitución local, y con la renuencia de Carranza a apoyarlo en este intento, quedó inhabilitado para el cargo de gobernador.

A finales de 1917 Salvador Alvarado es nombrado por Carranza jefe de las operaciones militares en el suroriente de México para supervisar las operaciones de las tropas carrancistas en Chiapas, Tabasco y el istmo de Tehuantepec, distanciándolo efectivamente de la política del Yucatán. Sin embargo antes de dejar el estado Alvarado promovió la presidencia de Felipe Carrillo en el Partido Socialista Obrero de Yucatán, y también el triunfo de la candidatura a gobernador de Carlos Castro Morales, líder ferrocarrilero, en las elecciones estatales de noviembre de 1917.[7] Castro Morales ganó tales elecciones y fue así el primer gobernador socialista de Yucatán.

Al triunfar el Plan de Agua Prieta llevado a cabo por los rebeldes obregonistas para derrocar a Carranza en 1920, Carrillo, que fue fiel al obregonismo, hace un llamado al Partido Socialista Obrero de Yucatán a reorganizarse y a cambiar de nombre a Partido Socialista del Sureste. Con ésta redefinición los socialistas yucatecos inician una carrera ascendente que culminaría con la elección de Felipe Carrillo Puerto como gobernador de Yucatán, en noviembre de 1921.[8] [9]

Gobernador de Yucatán[editar]

Busto de Felipe Carrillo Puerto a la entrada del Auditorio Felipe Carrillo Puerto en el edificio central de la UADY.

El primero de febrero de 1922 Felipe Carrillo Puerto rinde protesta de ley y su primer discurso como gobernador lo realiza en lengua maya. En él promete cumplir y hacer cumplir la Constitución Federal, la local y las resoluciones adoptadas en los Congresos Obreros de Motul e Izamal.[10] Este hecho tuvo impacto a nivel nacional e internacional, como lo demuestra la presencia en ese acto del emisario soviético David Dubrowski, enviado de Lenin, quién participó en el Congreso de los socialistas.[8] [11]

Durante su gobierno se repartieron 664 mil 835 hectáreas, con las que se beneficiaron más de 30 mil familias. Impulsó la construcción de caminos para unir a la población y facilitar el acceso a los centros arqueológicos, cuya restauración inició durante su administración. Fundó la Comisión Local Agraria. Socializó la producción de los ejidos.

Fijó el salario mínimo en la ciudad de Mérida. Promulgó leyes de Previsión Social, del Trabajo, del Inquilinato, del Divorcio, de Expropiación por causa de utilidad pública y de Revocación del mando público de los funcionarios de elección popular. Estableció los bautizos socialistas y las bodas comunitarias, así como la promoción del control natal. Creó cooperativas de producción y consumo; inició programas de socialización de la riqueza pública. Declaró de interés público la industria henequenera, reduciendo la producción de fibra e impulsó la Liga de Medianos y Pequeños Productores de Henequén, lo que representó un enfrentamiento directo con los hacendados henequeneros.

En materia educativa, destacó por la implantación en el estado de Yucatán de la llamada educación racionalista. Fundó también la Universidad Nacional del Sureste[12] hoy conocida como la Universidad Autónoma de Yucatán, la Escuela Vocacional de Artes y Oficios, así como la Academia de la Lengua Maya. En el primer año de su gobierno se abrieron 417 escuelas públicas. Tradujo al maya la constitución de 1917, (antes había traducido la de 1857).

A principios de 1922, su hermana Elvia envió al congreso local un Memorial firmado por cientos de mujeres –inclusive de la capital del país– sustentando el derecho al sufragio femenino. Pero los diputados –socialistas que en los congresos del partido habían jurado dar el voto a las mujeres– resolvieron congelar la iniciativa “por no estar suficientemente ilustrados en el asunto”. Elvia decidió acudir entonces a su hermano Felipe, Presidente del Partido Socialista del Sureste y gobernador del Estado. Luego de numerosas visitas, éste le solicitó una “terna” para elegir a una mujer como regidora del Ayuntamiento de Mérida que funcionaría entre 1922 y 1924. Es decir, resolvió en el sentido de que las mujeres votaran y fueran votadas sin ningún soporte legal. Rosa Torre G., maestra, fue electa regidora el 7 de noviembre de 1922, convirtiéndose en la primera mujer mexicana en acceder a un cargo de elección popular. Un año después, en las elecciones para la Legislatura local, fueron electas Elvia, Beatríz Peniche de Ponce y Raquel Dzib Cicero.[13]

A la pregunta de por qué no enmendó Felipe la constitución política del estado, como lo estaban haciendo otros gobernadores (como Rafael Nieto, en San Luis Potosí), por qué dejó ese vacío legal, la historiadora Piedad Peniche Rivero opina que el dilema de don Felipe era traicionar a su hermana o arriesgar su capital político, sobre todo el nacional. Ya que los constituyentes de 1917, en Querétaro, no habían querido otorgar el voto a las mujeres por su supuesto clericalismo.[13]

Siendo gobernador, reunió a las maestras más distinguidas de ideas liberales para encargarles una activa misión social: aclarar hasta la saciedad que el matrimonio es un contrato social disoluble y que el hombre y la mujer son iguales ante Dios, la Ley y la cultura.[14]

Todas estas acciones revolucionarias, si bien lo habían acercado a las masas campesinas y de los desposeídos de Yucatán, habían distanciado a Carrillo Puerto de los grupos oligárquicos que seguían detentando no sólo la economía de Yucatán, sino que se disponían a defender sus intereses de clase, apoyados por los militares que controlaban al ejército.

En 1923 apoyó la candidatura presidencial de Plutarco Elías Calles postulado por Álvaro Obregón para su sucesión. En ese proceso se gesta la rebelión de Adolfo de la Huerta que buscaba impedir la imposición de Calles y promover su propia postulación a la presidencia de la república. En Yucatán, a pesar del apoyo del gobernador Carrillo Puerto, se alinean las fuerzas militares encabezadas por Juan Ricárdez Broca en favor de De la Huerta, en combinación con algunos otros militares que actuaban en Campeche y contando también con el apoyo económico de algunos hacendados yucatecos que habían integrado la llamada casta divina,[15] decidieron derrocar al gobierno de Felipe Carrillo Puerto, quien no ponderó la correlación de fuerzas militares que se daba en el momento en Yucatán.

Golpe delahuertista[editar]

Monumento a Carrillo Puerto construido durante el gobierno de José María Iturralde Traconis, en Paseo de Montejo. Iturralde fue el gobernador que siguió en el poder a los delahuertistas. Se lee la leyenda: Al Apóstol y Mártir Felipe Carrillo Puerto.

El inicio del movimiento delahuertista en contra del presidente Álvaro Obregón, y del general Plutarco Elías Calles se conoció en Yucatán el 8 de diciembre de 1923.

Inmediatamente los militares declararon su intención de apoyar la insurrección a la que se unieron rápidamente en Chihuahua Michoacán, Jalisco, Oaxaca, Puebla, Tabasco e Hidalgo. Sin embargo, Carrillo Puerto se negó rotundamente a apoyar a los rebeldes y ratificó el respaldo del Partido Socialista a la candidatura presidencial de Calles.

Con el fin de prepararse para combatir la insurrección, Carrillo Puerto se puso en contacto con el Coronel Rafael Durazo, Jefe de las Armas en Campeche. Pero el 12 de diciembre de 1923 supieron que la guarnición de Campeche al mando del Teniente Coronel José María Vallejos, había desconocido la autoridad del Coronel Durazo, uniéndose a los delahuertistas.

Carrillo Puerto decidió enviar refuerzos a Durazo inmediatamente, y mandó un fuerte contingente militar desde Mérida con rumbo a Campeche, al mando del Coronel Robinson, Jefe de la Guarnición de Mérida, al cual el propio Carrillo Puerto salió a despedir con un numeroso grupo de sus partidarios y colaboradores. Sin embargo, cuando el tren se encontraba entre Chocholá y Maxcanú, algunos oficiales que secretamente conspiraban a favor de los delahuertistas, se insubordinaron contra Robinson, lo hicieron prisionero y ordenaron la vuelta del tren a Mérida.

Estando la ciudad de Mérida desprotegida y ante el inesperado suceso, Carrillo Puerto, después de tener un cambio de impresiones con sus partidarios, se dirigió por tren a Motul. Durante el trayecto, en los pueblos intermedios y en la estación del ferrocarril en Motul, fue aclamado por varios miles de personas que desde luego no tenían armas. En Motul se encontraban campesinos que provenían también de Muxupip, Ucú, Baca, Suma, Tixcocob, Izamal y comunidades aledañas, dispuestos a seguirlo para luchar en contra de los rebeldes, pero no estaban ni organizados, ni armados para ello. Fue entonces que tuvo noticias de que ya se encontraba en camino hacia Motul un tren con tropas insurrectas con la misión de aprehenderlo.

La muerte de Felipe[editar]

Expenitenciaría Juárez, donde fue encarcelado Felipe Carrillo Puerto poco antes de su fusilamiento el 3 de enero de 1924.

Sin armas con que luchar y con el propósito de evitar una masacre entre sus seguidores desarmados, Carrillo Puerto emprendió la retirada hacia El Cuyo, donde esperaba recibir armas enviadas por su representante en Nueva York, Manuel Cirerol Sansores. Sin embargo, al llegar a ese punto, no habiendo llegado las armas, Carrillo Puerto cambió de planes y tomó apresuradamente un barco alquilado por su ayudante Eligio Rosado. Al estar ya en alta mar, el barco empezó a hacer agua lo que los hizo regresar a la costa, siendo todos capturados el 17 de diciembre de 1923 en Holbox.

Carrillo Puerto y trece acompañantes, entre los cuales tres de sus hermanos -Wilfrido, Edesio y Benjamín-, fueron llevados a Tizimín y luego a la penitenciaría Juárez de la ciudad de Mérida, para ser juzgados sumariamente por un tribunal militar y ejecutados en el Panteón Civil de Mérida en la madrugada del 3 de enero de 1924. Sus últimas palabras: No abandonéis a mis indios. [16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Lugar donde fue fusilado Felipe Carrillo Puerto en el Cementerio.
  1. Cámara de Diputados, XLIX Legislatura (jueves 7 de noviembre de 1974). «Ceremonia solemne conmemorando el 100 aniversario del natalicio de Felipe Carrillo Puerto». Diario de los Debates del H. Congreso de la Unión (Cámara de Diputados). Consultado el 16 de junio de 2010. «Se anuncia la presencia de familiares del personaje homenajeado, como invitados de honor. A continuación, y con motivo del primer centenario del natalicio de Felipe Carrillo Puerto, hacen uso de la palabra para rendirle homenaje los CC. Diputados Augusto Briseño Contreras, Ezequiel Rodríguez Arcos. Finalizan Héctor Guillermo Valencia Mallorquín, Gilberto Acosta Bernal y Hernán Morales Medina. Agradecimiento de la Presidencia a los descendientes de Carrillo Puerto, partidos políticos y agrupaciones, que presenciaron este acto.».
  2. Alma Reed. Peregrina Edición e introducción de Michael K. Schuessler. Prólogo de Elena Poniatowska. ISBN 978-0-292-70239-4
  3. a b Historia Biografía y Geografía de México, Porrúa. «Carrillo Puerto». Consultado el 5/07/2008.
  4. e-mexico.gob.mx. «Felipe Carrillo Puerto». Consultado el 05/07/2008.
  5. red escolar. «Muere fusilado don Felipe Carrillo Puerto, en Mérida, Yucatán.». Consultado el 5/07/2008.
  6. La Revista de Yucatán
  7. Pedro Castro. «El movimiento de Agua Prieta». Consultado el 16/06/2010.
  8. a b Freddy Castillo J.. «Felipe Carrillo Puerto». Consultado el 6/07/2008.
  9. e-mexico.gob.mx. «Felipe Carrillo Puerto». Consultado el 6/07/2008.
  10. Historia Biografía y Geografía de México, Porrúa. «Felipe Carrillo Puerto». Consultado el 6/07/2008.
  11. Cámara de Diputados (Legislatura XLIX). «Legislatura XLIX - Año II - Período Ordinario - Fecha 19741107 - Número de Diario 30». Consultado el 11/07/2008.
  12. Homenaje a Felipe Carrillo Puerto, fundador de la UADY
  13. a b Piedad Peniche Rivero. Recordando a Elvia Carrillo Puerto: efemérides del triunfo de la lucha por el sufragio femenino. Efemérides del Archivo General del Estado de Yucatán. http://www.archivogeneral.yucatan.gob.mx/Efemerides/ElviaCarrillo/ElviaCarrilloPuerto.htm. 
  14. Villagómez Valdés, Gina (Segundo trimestre de 2003). «Mujeres de Yucatán: precursoras del voto femenino». Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán (225):  pp. 3-19. http://www.cirsociales.uady.mx/revUADY/pdf/225/ru2252.pdf. Consultado el 17 de octubre de 2013. 
  15. El Porfiriato y la revolución en Yucatán Con acceso el 25 de enero de 2012.
  16. Coordinación General de Extensión, UADY (3 de enero de 2010). «Boletín informativo de la Universidad Autónoma de Yucatán». Consultado el 21 de agosto de 2010.

Bibliografía[editar]

Rotonda de los Hombres Ilustres en el Cementerio General de Mérida
  • BETANCOURT PÉREZ, Antonio, El asesinato de Carrillo Puerto, Mérida, 1974.
  • CASTILLO TORRE, José, A la Luz del relámpago. Ensayo de biografía subjetiva de Carrillo Puerto, México, Ed. Botas, 1934.
  • CETINA SIERRA, José Adonaj, Felipe Carrillo Puerto. Demócrata, líder, maestro, hermano, Mérida, Talleres Gráficos del Sureste, 1983.
  • CIVEIRA TABOADA, Miguel, Felipe Carrilo Puerto. Mártir del proletariado nacional, México, Liga de Economistas Revolucionarios, 1986.
  • GRUENING, Ernest, Un viaje al estado de Yucatán: Felipe Carrillo Puerto, su obra socialista, Guanajuato, 1924.
  • JOSEPH, Gilbert, Revolución desde afuera, México, FCE, 1992. (Cambridge, 1982)
  • PAOLI, F. José y MONTALVO Enrique, El socialismo olvidado de Yucatán, México, Siglo XXI, 1980.
  • SAVARINO, Franco, Pueblos y nacionalismo, del régimen oligárquico a la sociedad de masas en Yucatán, 1894-1925, México, INEHRM, 1997.

Enlaces externos[editar]