Fusilamiento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Ejecución de 56 civiles polacos en Bochnia durante la ocupación alemana de Polonia; 18 de diciembre de 1939.
Un pelotón de fusilamiento en la Primera Guerra Mundial.
Soldados del ejército cubano ejecutando a un revolucionario en 1956 durante los inicios de la Revolución cubana.

El fusilamiento es la forma de aplicación de la pena capital en que al reo se le ejecuta mediante una descarga de disparos, por un pelotón de fusileros.

Es un medio de matar legalmente reconocido durante siglos, especialmente en los delitos que deben ser juzgados por la justicia militar. Es muy común por tanto en tiempos de guerra, como forma de ejecución sumaria.

Una de las particularidades del fusilamiento es que las ejecuciones pueden realizarse contra un grupo de personas, dando lugar a escenas como la de los fusilamientos tras el levantamiento del dos de mayo en Madrid.

En algunos casos, se suele cargar algunas de las armas con salvas. De este modo, se crea un efecto de difusión de la responsabilidad entre los miembros del pelotón, que pueden pensar que el suyo no fue un disparo fatal. Si bien un tirador experto es capaz de saber cuándo un arma está cargada con salvas, debido al retroceso que experimenta, es habitual que psicológicamente se tienda a no prestar atención a dicho detalle para con posterioridad recordar el retroceso como de una salva.

La ejecución por fusilamiento ha de considerarse diferente a otros modos de ejecución por arma de fuego, como el disparo en la cabeza. Sin embargo, el tiro de gracia suele darse en los fusilamientos, en especial si la descarga de fusil no ha sido inmediatamente fatal.

Cartucho vacío[editar]

En algunos casos, a uno o más miembros del pelotón de fusilamiento se les puede entregar un arma que contenga un cartucho de fogueo. A ningún miembro del pelotón de fusilamiento se le informa de antemano si está usando munición real. Se cree que esto refuerza el sentido de difusión de la responsabilidad entre los miembros del pelotón de fusilamiento. Esta difusión de responsabilidad hace que el proceso de ejecución sea más fiable porque es más probable que los miembros apunten a matar si no se les culpa del todo por ello, o si existe la posibilidad de que no hayan hecho el disparo letal[1]​. También permite a cada miembro del pelotón de fusilamiento creer después que no ha hecho personalmente un disparo mortal - por esta razón, a veces se denomina "ronda de conciencia".

Según Pte. W. A. Quinton, que sirvió en el ejército británico durante la Primera Guerra Mundial y tuvo la experiencia de servir en un pelotón de fusilamiento en octubre de 1915, él y 11 colegas fueron relevados de toda munición viva y de sus propios rifles antes de que se les entregaran armas de reemplazo. El pelotón de fusilamiento recibió un breve discurso de un oficial antes de disparar una salva al condenado. Dijo sobre el episodio: "Tuve la satisfacción de saber que tan pronto como disparé, la ausencia de retroceso [indicaba] que simplemente había disparado un cartucho de fogueo"[2]​.

En tiempos más recientes, como en la ejecución de Ronnie Lee Gardner en el estado americano de Utah en 2010, se puede dar a un tirador un cartucho "falso" que contiene una bala de cera en lugar de una bala de plomo, lo que proporciona un retroceso más realista.

Significado militar del fusilamiento[editar]

EL fusilamiento es el castigo supremo empleado por los tribunales militares para delitos como la cobardía, la deserción, el espionaje, el asesinato, el motín o la traición.

Si el prisionero condenado es un ex oficial que se reconoce que ha demostrado valentía en su carrera pasada, se le puede conceder el privilegio de dar la orden de disparar. Un ejemplo de esto es el mariscal de Francia Michel Ney.

Por el contrario, si el prisionero es encontrado culpable de crímenes que degradan su condición militar, se le puede negar el fusilamiento como método de ejecución y, en su lugar, ser ejecutado empleando el método habitual para el criminal común en la época. Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados condenados por delitos civiles como el asesinato o la violación eran ahorcados, y algunos militares condenados durante los Juicios de Núremberg (como Wilhelm Keitel o Alfred Jodl) fueron ahorcados al ser encontrados culpables de crímenes contra la humanidad.

Empleo del fusilamiento en genocidio y crímenes contra la humanidad[editar]

El fusilamiento en masa ha sido empleado en crímenes contra la humanidad una vez que las armas de fuego permitieron un volumen de fuego suficientemente elevado. De hecho, salvo medios industriales (como cámaras de gas colectivas), se trata del medio de ejecución que puede ser empleado con un número mayor de víctimas.

El fusilamiento como método de crímenes contra la humanidad presenta un problema específico para los ejecutores. En la mayoría de los casos se tiende a emplear soldados o uniformados sin cualidades o entrenamiento específicos, y la exposición de estas personas a asesinatos de esta magnitud tiende a conllevar fortísimas cargas psicológicas que, a su vez, disparan la incidencia de alcoholismo, traumas psicológicos severos o suicidios[3][4]​.

Fusilamiento por países[editar]

Brasil[editar]

La Constitución brasileña de 1988 prohíbe expresamente el uso de la pena capital en tiempos de paz, pero autoriza el uso de la pena de muerte para los crímenes militares cometidos en tiempos de guerra[5]​. La guerra debe declararse formalmente, de conformidad con el derecho internacional y el artículo 84, inciso 19 de la Constitución Federal, con la debida autorización del Congreso brasileño. El Código de Derecho Penal Militar del Brasil, en su capítulo relativo a los delitos en tiempo de guerra, especifica los delitos que están sujetos a la pena de muerte. La pena de muerte nunca es la única sentencia posible para un delito, y la pena debe ser impuesta por el sistema de tribunales militares. Según las normas del Código de Procedimiento Penal Militar del Brasil, la pena de muerte se ejecuta por fusilamiento.

Aunque Brasil todavía permite el uso de la pena capital durante la guerra, ningún convicto fue realmente ejecutado durante el último conflicto militar de Brasil, la Segunda Guerra Mundial. El personal militar condenado a muerte durante la Segunda Guerra Mundial vio reducidas sus sentencias por el Presidente de la República.

Chile[editar]

Tras el derrocamiento por los militares del gobierno de Salvador Allende en 1973, el dictador chileno Augusto Pinochet inició una serie de simulacros de juicios de guerra contra los comunistas en todo el país. Durante los primeros meses del golpe, cientos de chilenos fueron asesinados por pelotones de fusilamiento y ejecuciones sumarias.

Cuba[editar]

Cuba, como parte de su sistema penal, sigue utilizando la muerte por fusilamiento[6]​, aunque la última ejecución registrada fue en 2003. En enero de 1992 un exiliado cubano condenado por "terrorismo, sabotaje y propaganda enemiga" fue ejecutado por fusilamiento. El Consejo de Estado señaló que la pena servía como elemento disuasorio y declaró que la pena de muerte "cumple un objetivo de prevención general, especialmente cuando se trata de impedir que se repitan acciones tan repugnantes, de disuadir a otros y así evitar que se pongan en peligro vidas humanas inocentes en el futuro".

España[editar]

Tradicionalmente la ejecución por fusilamiento quedó reservada a los casos de jurisdicción castrense. Como en el resto de Europa, la pena de muerte ordenada por un tribunal civil se llevaba a cabo por otros métodos netamente diferenciados del fusilamiento. En tiempos modernos, principalmente por horca o por garrote vil

Durante la Reconquista (Hispanoamérica), fueron fusilados varios próceres de la independencia de los antiguos virreinatos de América entre ellos está el fusilamiento de Camilo Torres Tenorio, Antonio Baraya, Antonio Villavicencio, José María Carbonell, Francisco José de Caldas, Jorge Tadeo Lozano, Policarpa Salavarrieta, María Antonia Santos, Jorge Tadeo Lozano, José Prudencio Padilla, Jose María Morelos, Mariano Matamoros, etc.

Fusilamientos sin juicio en España[editar]

En la época de la guerra civil española era muy común la frase "¡Al paredón!" para expresar la amenaza de muerte a quien se atribuyen ciertas culpas de ser ejecutado sumariamente. "Dar el paseo" o "llevar al paredón" a alguien significa fusilarlo.[7][8][9]

Indalecio Prieto definiría en 1961 en Cartas a un escultor estos fusilamientos como:[10]

Ejecuciones sin sumario que se prodigaron en las dos zonas de España y que nos deshonraron por igual a los españoles de uno y otro bando.

Estados Unidos[editar]

Tras la suspensión de la pena de muerte por parte del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en 1972, el primer reo ejecutado -Gary Gilmore- lo fue por fusilamiento, el 17 de enero de 1977. La ejecución por fusilamiento está vigente en los estados de Idaho y Oklahoma. Desde 2004 está prohibida en el estado de Utah.

El reo tiene la posibilidad de elegir entre la inyección letal o el pelotón de fusilamiento, como segunda opción. En el estado de Utah se debía a la tradición de los mormones, que opinan que el condenado debe sangrar para expiar su culpa. Aunque prohibida por ley desde 2004, al no ser una ley retroactiva, cuatro condenados a muerte con anterioridad a su prohibición aún pueden elegir este modo de ejecución.

La costumbre es que los miembros del pelotón se elijan entre los voluntarios que se presenten, con preferencia aquellos voluntarios que procedan del condado en el cual se cometió el delito. La ejecución tiene lugar en una cámara en semioscuridad especialmente habilitada en la prisión. En un extremo de la misma, se sitúa una silla a la cual se inmoviliza al reo, el cual está encapuchado, mediante correas. La silla dispone de una estructura en su parte posterior y laterales para impedir el rebote de las balas, y está dotada de un sistema para recoger la sangre y fluidos corporales del condenado. El pelotón se sitúa detrás de una barrera a 6 metros de distancia, apuntando a un triángulo fosforescente situado en el pecho del condenado con rifles de cerrojo del calibre 7.62 (308 Winchester) con un cartucho cada uno. Si bien la tradición exige que uno de los rifles esté cargado con salvas, en el caso de la ejecución de Gary Gilmore su hermano Mikal contó cinco orificios de bala en su pecho tras los disparos. Sobre el proceso y la ejecución de Gary Gilmore se rodó una película: "La canción del verdugo".

México[editar]

Durante la Guerra de la Independencia de México, varios generales independentistas (como Miguel Hidalgo y José María Morelos) fueron ejecutados por los pelotones de fusilamiento españoles[35] Asimismo, el emperador Maximiliano I de México y varios de sus generales fueron ejecutados en el Cerro de las Campanas después de que los juaristas tomaran el control de México en 1867. Manet inmortalizó la ejecución en un cuadro ahora famoso, La ejecución del emperador Maximiliano; pintó al menos tres versiones.

La ejecución por fusilamiento era la forma más común de llevar a cabo una sentencia de muerte en México, especialmente durante la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera. Un ejemplo de ello es el intento de ejecución de Wenseslao Moguel, quien sobrevivió a ser fusilado diez veces -una vez a quemarropa- porque luchó bajo el mando de Pancho Villa. Después de estos hechos, la pena de muerte se redujo a algunos acontecimientos del artículo 22 de la Constitución mexicana; sin embargo, en 1917 se abolió completamente la pena capital[11]​.

Referencias[editar]

  1. «Procedure for Military Executions». 
  2. Carver, Field Marshal Lord Michael. Britain's Army in the Twentieth Century. ISBN 978-0330372008. 
  3. Westermann, Edward B. (1 de abril de 2016). «Stone-Cold Killers or Drunk with Murder? Alcohol and Atrocity during the Holocaust». Holocaust and Genocide Studies (en inglés) 30 (1): 1-19. ISSN 8756-6583. doi:10.1093/hgs/dcw003. Consultado el 9 de febrero de 2020. 
  4. «The einsatzgruppen». 
  5. «Brazilian Laws - the Federal Constitution - Individual and collective rights and duties». www.v-brazil.com. Consultado el 9 de febrero de 2020. 
  6. Reuters (21 de enero de 1992). «Cuban Firing Squad Executes Exile». The New York Times (en inglés estadounidense). ISSN 0362-4331. Consultado el 9 de febrero de 2020. 
  7. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «paredón». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  8. Federación Estatal de Foros por la Memoria. El "paredón" foroporlamemoria.info
  9. Maestros republicanos, del aula al paredón lne.es
  10. Cervera Gil, 1995, pp. 64-65.
  11. «Artículo 22 - CONSTITUCION POLITICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS». web.archive.org. 2 de abril de 2015. Consultado el 9 de febrero de 2020.