Federalismo europeo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El federalismo europeo es un movimiento político y social que aboga por una estrecha coordinación entre los países europeos compartiendo sus soberanías nacionales y persiguiendo la creación de un Estado europeo de modelo federal.[1]​ El federalismo europeo, en su forma moderna, empezó a gestarse a finales del siglo XIX, tomando fuerza hasta los años 1920, y después tuvo un período de decadencia (Gran Depresión y Segunda Guerra Mundial).

En septiembre de 1929, el presidente de Francia, Aristide Briand hizo un discurso en el que decía que Europa ha de avanzar hacia un modelo federal. En 1941, Altiero Spinelli, Ernesto Rossi y Eugenio Colorni redactaron el Manifiesto de Ventotene o Manifiesto por una Europa Libre y Unida, mientras se encontraban presos en la isla del mismo nombre por su oposición al régimen de Benito Mussolini y que sentaría las bases para la fundación en 1946 de la Unión de Federalistas Europeos. [2]

Actualmente, el Partido Verde Europeo, el Partido Demócrata Europeo y Liberales, Demócratas y Reformistas Europeos son partidos políticos paneuropeos. Dentro del Partido Socialista Europeo, al igual que pasa con el Partido Popular Europeo, existen personalidades y grupos que a título individual pueden estar a favor de una Europa federal.

Historia[editar]

Giuseppe Mazzini (1805-1872), fundador de La Joven Europa (1834-1836).
El ex primer ministro Británico Winston Churchill propuso la creación de los Estados Unidos de Europa.[3]

Un primer antecedente del europeísmo se encuentra en la Reorganización de la sociedad europea (1823), una obra escrita por el socialista utópico francés Henri de Saint-Simon en colaboración con Augustin Thierry, en la que proponía la formación de una federación de los países europeos con la finalidad de hacer progresar las «artes de la paz», es decir, la ciencia y la industria, que para Saint-Simon era los instrumentos del progreso económico y social.[4]​ Un segundo antecedente fue la organización La Joven Europa fundada en Berna en 1834 por el nacionalista italiano Giuseppe Mazzini siguiendo el modelo de La Joven Italia creada por él tres años antes.[5][6]

A finales del siglo XIX Victor Hugo pronunció un discurso en la Asamblea Nacional en el que abogaba por una Europa unida, así como por la creación de los Estados Unidos de Europa.[7]​ Sus contemporáneos no le hicieron caso, y creían que la rivalidad entre Francia y Alemania no acabaría nunca.

Es en el período de entreguerras, cuando el movimiento federalista se fortalece, especialmente entre las élites.[8]​ En 1923 Richard Coudenhove-Kalergi escribe Panaeuropa, un libro dónde se apuesta por una Europa federal y democrática.[8]​ Más tarde, en septiembre de 1929, se da un paso adelante, implicándose los políticos en el proyecto, que hasta el momento era defendido casi en exclusiva por el mundo de la cultura; este avance consistió en que Aristide Briand, el presidente del Consejo francés, diese un discurso en la Sociedad de Naciones en el que abogaba también por una federación europea de naciones.[8]​ El discurso fue bien recibido por una parte importante de personalidades, entre las que se encontraban los miembros del gobierno alemán[8]​ y economistas ingleses, como Keynes.[8]​ A continuación se muestra un fragmento de ese discurso:

Pienso que entre los pueblos que están geográficamente agrupados como los pueblos de Europa, debe existir una suerte de vínculo federal; estos pueblos deben en todo momento tener la posibilidad de entrar en contacto, de discutir sus intereses, de adoptar resoluciones comunes, de establecer entre ellos un lazo de solidaridad, que les permita, en los momentos que se estimen oportunos, hacer frente a las circunstancias graves, si es que estas surgen. (…) Evidentemente, la asociación tendrá efecto sobre todo en el dominio económico: esa es la cuestión que más presiona…[8]

En cuestión de un mes, el panorama internacional se complicó de forma muy importante debido al Crac del 29 que provocó la Gran Depresión, la mayor crisis económica que ha vivido el sistema capitalista. A partir de este momento, la recuperación económica europea tras la Primera Guerra Mundial se vio anulada, y con ella el sueño federalista. Debido a la nueva situación se dieron las circunstancias necesarias que permitieron ascenso de Adolf Hitler al poder en Alemania en 1933; seis años más tarde empezaría la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia.

Manifiesto de Ventotene[editar]

El Manifiesto de Ventotene, redactado en junio de 1941, pero modificado después, y cuyo título completo es « Por una Europa libre y unida. Proyecto de manifiesto », es un texto precursor de la idea de federalismo europeo. Sus autores, por orden de importancia, son Altiero Spinelli, Ernesto Rossi (autor de la primera parte del tercer capítulo) y Eugenio Colorni (quien redactó el prefacio y editó el manifiesto de forma anónima). Fue publicado por primera vez en 1944.

En «La crisis de la civilización moderna », partiendo de la constatación de que la sociedad moderna se caracteriza por la afirmación de que existe la « igualdad de derechos de todas las naciones a constituirse en estados independientes», los autores imputan a dicha ideología la independencia nacional, el nacimiento del imperialismo capitalista y, en consecuencia, los estados totalitarios y las guerras mundiales.

Los redactores se concentraron enseguida en el proyecto europeo como tal. A pesar del fin de los Estados totalitarios, la ausencia de un consenso popular imprediría a los demócratas consolidar el régimen. Por ello, el manifiesto preconiza más audacia; la población inmadura y embriagada por su nueva libertad no puede estar dirigida más que por « jefes que la guien y sepan hacia donde van » a través de una « verdadera revolución política y social ». Esta revolución empieza por una restauración del Estado nacional pero, sobre todo, por una « abolición definitiva de la división de Europa en Estados nacionales soberanos ». Queda claramente explicado que a la garantía del Derecho internacional se debe añadir una fuerza internacional. En este sentido, el manifiesto es innovador dado que dicha fuerza nunca fue considerada necesaria en el pasado, todo lo contrario, el principio de no intervención era común a todos los Estados, principio rechazado por el manifiesto.

Por fin se pone en evidencia que la revolución europea debe ser social, permitiendo así la emancipación de la clase obrera y el acceso a mejores condiciones de vida. La noción de revolución socialista es definida por los autores en base al principio fundamental del socialismo ; a saber, una dominación que no debe ejercerse por parte de las fuerzas económicas sobre los hombres si no, al contrario, de los hombres sobre las fuerzas económicas. Los medios para derrocar esta relación de fuerzas son la nacionalización de empresas, la redistribución de riquezas injustamente acumuladas por viejos privilegios y los derechos de sucesión. El principio de igualdad de oportunidades aparece también, aunque no citado textualmente, así como la seguridad de un nivel de vida mínimo afirmado no por la caridad sino por el « potencial de producción en masa de productos de primera necesidad ». Deben estar asegurados la libre elección de mandatarios de sindicatos así como la primera garantía estatal de respeto de contratos. Por último, el manifiesto requiere la abolición de un Concordato con el objetivo de laicización del Estado y el abandono de cámaras corporativistas como representación política.

Unión de Federalistas Europeos[editar]

La Unión de Federalistas Europeos (UEF por sus siglas en inglés) es una asociación creada en 1946 cuyo objetivo consiste en la creación de una Europa Federal.

Después de las dos conferencias en septiembre de 1946 en Hertenstein (Suiza) y, en octubre del mismo año, en Luxemburgo, los federalistas deciden fundar la Unión Europea de Federalistas, para después crear la UEF (la Unión de Europeos Federalistas) en diciembre de 1976 en París.

Esta organización agrupa varias iniciativas salidas de la resistencia, teniendo por objetivo el de crear una federación europea, especialmente el Movimiento Federalistas Europeo creado al día siguiente de la caída de Mussolini en Milán, del 27 al 29 de agosto de 1943, con el impulso de Altiero Spinelli. El comité francés para la federación europea creada en Lyon por miembros del grupo “Franco-tiradores” en junio de 1944.

El congreso constitutivo tuvo lugar en Montreux (Suiza) del 27 al 31 de agosto de 1947. Las mociones adoptadas definen los principios del federalismo al cual se adhieren la organización y sus objetivos de unificación europea. Entre sus primeros animadores se encontraron Alexandre Marc, Denis de Rougement, Altiero Spinelli y Henri Frenay.

La asociación se implicó en la campaña a favor de la Comunidad Europea de Defensa, que fracasó en 1954.

Una escisión separó a los que apoyaban el proyecto de la Comunidad Económica Europea de aquellos que deseaban construir Europea movilizando a ambos los ciudadanos con vistas a una asamblea constituyente europea. Las dos ramas se reunieron de nuevo en 1973 para llevar a cabo una campaña para la elección del Parlamento Europeo mediante sufragio universal, que alcanzó su objetivo en 1979; para una moneda única europea y, finalmente, una Constitución Europea.

Situación actual[editar]

El 12 de septiembre de 2012, el entonces presidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso realizó durante su discurso sobre el estado de la Unión Europea un llamamiento para la creación de una federación de Estados nación en Europa. No a modo de un superestado, sino de una federación democrática en la que se comparta soberanía para que la ciudadanía pueda ejercer un mayor control.[9]​ La federación europea, es según Durão Barroso, el horizonte político de la Unión Europea.[9]

Unión Europea[editar]

Aprovecharemos la Conferencia sobre el Futuro de Europa para iniciar reformas. Apoyamos los cambios necesarios en los tratados. La conferencia debería dar lugar a una convención constituyente y conducir a la evolución de la UE hacia un Estado federal europeo, organizado de forma descentralizada según los principios de subsidiariedad y proporcionalidad y sobre la base de la Carta de los Derechos Fundamentales.
Gobierno Scholz (2021)[10]​ Extracto del contrato de la coalición.
Dicurso de Emmanuel Macron durante la clausura de la conferencia (subtitulado en español).

La Conferencia sobre el Futuro de Europa es un foro de debate y reflexión donde la ciudadanía europea y diversas organizaciones no gubernamentales (ONG) han aportado ideas y opiniones sobre el porvenir institucional de la Unión Europea (UE).[11]​ Se trata de una iniciativa conjunta del Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la Comisión Europea, que se han comprometido a dar seguimiento —en sus respectivos ámbitos de competencia— a las recomendaciones formuladas durante el proceso. La Conferencia alcanzó unas conclusiones y aportó sus orientaciones en mayo de 2022.[11]

En 2020, la idea de Emmanuel Macron para una “Conferencia de Reforma” fue adoptada por la Comisión y el Parlamento Europeo.[12]​ Aunque inicialmente la conferencia debía comenzar ese año, su puesta en marcha fue aplazada como resultado de la pandemia de COVID-19, por lo que su inauguración en Estrasburgo, tuvo lugar el 9 de mayo de 2021.[12]​ Adicionalmente, un impulso determinante llegó a finales de ese año cuando el gobierno Scholz de Alemania afirmó que se basaría en la conferencia como punto de partida para reformar la UE. Según esta iniciativa, la conferencia debería conducir a un proceso constitucional y, en última instancia, a un Estado federal europeo.[13]

Las propuestas resultantes que entren dentro de las competencias de la UE pueden ser implementadas por la Comisión, que cuenta con un mandato para ello. Por otro lado, si se va a realizar una reforma de los tratados, necesariamente se implementará el mecanismo de una Convención o, para una revisión menor, de una conferencia intergubernamental (CIG). En cualquier caso, el texto resultante deberá ser ratificado en todos los Estados miembros.[14]

Partidos políticos europeos de ideología federalista[editar]

Un partido político europeo (formalmente, partido político a escala europea) es un peculiar tipo de organización política transnacional que opera al nivel de la Unión Europea. Para ser considerado como tal, un partido europeo debe seguir un programa político y estar formado por partidos e individuos de distintos países y por consiguiente, estar representado en algún Estado miembro de la Unión Europea.[15]​ En concreto, según el Tratado de la UE los partidos políticos a escala europea contribuyen a formar la conciencia política europea y a expresar la voluntad de los ciudadanos de la Unión.

Partido Demócrata Europeo[editar]

El PDE fue creado el 14 de abril de 2004 por François Bayrou y Francesco Rutelli (que son los 2 copresidentes) y fundado oficialmente el 9 de diciembre de 2004 en Bruselas bajo la presidencia de honor de Romano Prodi.

Diez partidos políticos de diferentes zonas de Europa se reunieron el 9 de mayo de 2004 en la sede de la UDF en París para celebrar el Día de Europa y para sentar las bases para la creación de un nuevo partido político europeo de tendencia federalista. Estos partidos eran de centro-derecha y de centro-izquierda y de zonas como Italia, Letonia, la República Checa, Polonia, Bélgica y España.

Algunos de los interventores que habían participado en la creación del Partido Popular Europeo, que reúne a los partidos demócrata cristianos y conservadores en el Parlamento Europeo, lamentaron que este haya aceptado en su formación a corrientes soberanistas y nacionalistas (fundado en 1976, recogía la creación de una federación europea, referencias que fueron eliminadas en 2001, a propuesta de Jacques Chirac).

Partido Verde Europeo[editar]

Dentro del Partido Verde Europeo hay diversos políticos federalistas, entre ellos destacan Daniel Cohn-Bendit o Joschka Fischer.[16]​ El partido recoge de manera implícita los postulados del federalismo.[17]

Activismo[editar]

Hay asociaciones y ONG cuyo objetivo es el difundir las ideas federalistas a través de Europa. Algunas de las más relevantes son la Unión de Federalistas Europeos, el Movimiento europeo o el Grupo Spinelli en honor a uno de los padres de la Unión Europea y federalista convencido, Altiero Spinelli. También personalidades europeas han mostrado su apoyo al federalismo europeo, como el filósofo Jurgen Habermas,[18]​ el político francés y líder de las revueltas de mayo del 68, Daniel Cohn-Bendit, los políticos alemanes Elmar Brok y Martin Schulz o los políticos italianos Monica Frassoni, Emma Bonino y Marco Panella.[19]

Guy Verhofstadt
Guy Verhofstadt, expresidente belga y portavoz social liberal en el PE.

Guy Verhofstadt, primer ministro belga, escribió el libro Verenigde Staten van Europa (Estados Unidos de Europa) en el que afirmaba, según los resultados de una encuesta del Eurobarómetro, que el ciudadano medio europeo quería más Europa. El libro fue presentado en noviembre de 2005, tras los resultados negativos del Referéndum de la Constitución Europea en Francia y los Países Bajos.

Verhofstadt piensa que se podría crear una Europa federal entre aquellos países que así lo desean.[20]​ Es decir, crear un núcleo federal que existiría dentro de la actual Unión Europea. Para la creación de esta unión política, se muestra partidario de seguir el ejemplo americano en la Convención de Filadelfia de 1787.[20]​ aunque no considera que los Estados Unidos de Europa hayan de ser una copia de los Estados Unidos de América.[20]​ A la vez, se muestra partidario de que parte de los impuestos sean recaudados por Europa y que se cree un ejército europeo[21]

El Nacionalismo europeo y el Paneuropeísmo[editar]

El nacionalismo europeo (también llamado europatriotismo o patriotismo europeo) es el nombre con el cual se define el movimiento político y la corriente de pensamiento que quiere una Europa unida en un solo estado. Con él está relacionado el paneuropeísmo.

El europatriotismo no es una palabra bien definida, y mientras algunos lo entienden como el patriotismo para y sobre Europa, sus ideales comunes, herencia y nociones similares (temas en discusión), muchos ven el europatriotismo definido como el patriotismo para y sobre la Unión Europea. Tal patriotismo de la Unión Europea no es generalmente el patriotismo para las instituciones de la Unión Europea, sino el patriotismo para una visión de los pueblos de la Unión que se identifican primero con la Unión Europea como un futuro de estado nación (o un cuerpo supranacional similar) a diferencia de los pueblos donde el patriotismo es el del Estado miembro de la Unión Europea, del cual ellos son ciudadanos. Muchos también sostienen una visión en la que la Unión Europea abarcaría todo el continente. Sin embargo, también se sostienen otras propuestas como la creación de unos Estados Unidos de Europa.

El paneuropeísmo o identidad paneuropea es el sentido de identificación personal con Europa, en un sentido cultural o político. El concepto se discute en el contexto de la integración europea, históricamente en relación con propuestas hipotéticas, pero desde la formación de la Unión Europea (UE) en la década de 1990 cada vez más en relación con el proyecto de federalización cada vez mayor de la UE.

El modelo de una unión "paneuropea" es el Imperio Carolingio, que unió a "Europa" en el sentido de la Cristiandad latina.

La propuesta original para una Unión Paneuropea fue hecha en 1922 por Richard von Coudenhove-Kalergi. El término "paneuropeo" debe entenderse no como una referencia a la definición geográfica moderna del continente de Europa, sino en el sentido histórico de las partes occidentales de Europa continental que comparten la historia común de la Cristiandad latina, el Imperio Carolingio y los primeros tiempos modernos de los Habsburgo. Coudenhove-Kalergi vio al estado paneuropeo como una futura "quinta gran potencia", en oposición explícita a la Unión Soviética, "Asia", Gran Bretaña y los Estados Unidos (como tal, excluyendo explícitamente tanto a las Islas británicas como a Europa del Este desde una noción de "paneuropeo").[22]

Después de 1945, un proceso acelerado de integración europea culminó con la formación de la Unión Europea (UE) en 1993. En el período de 1995-2013, la UE se ha ampliado de 12 a 27 estados miembros, mucho más allá de la zona prevista originalmente para el estado "paneuropeo" por Coudenhove- Kalergi (con la excepción de Suiza), sus estados miembros que representan para una población de unos 510 millones, o dos tercios de la población de todo el continente.

En la década de 1990 a 2000, hubo un movimiento activo hacia una federalización de la Unión Europea, con la introducción de símbolos e instituciones generalmente reservados para los estados soberanos, como la ciudadanía, una moneda común (utilizada por 19 de los 27 miembros), una bandera, himno y lema (En Varietate Concordia, "Unidos en la diversidad"). En 2004 se intentó introducir una Constitución europea, pero no se ratificó; en cambio, el Tratado de Lisboa se firmó en 2007 con el fin de salvar algunas de las reformas que se habían previsto en la constitución.

Un debate sobre la viabilidad y conveniencia de una "identidad paneuropea" o "identidad europea" ha tenido lugar en paralelo a este proceso de integración política.

Una posible "identidad europea" futura se considera, en el mejor de los casos, como un aspecto de una "identidad multifacética" que aún involucra lealtades nacionales o regionales. Dos autores que escribieron en 1998 concluyeron que "a corto plazo parece que la influencia de este proyecto [de integración europea] solo influirá en la identidad europea en ciertos nichos limitados y de una manera muy modesta. Es dudoso que esto sirva para garantizar un proceso fluido de integración europea en curso y abordar con éxito los desafíos de las sociedades europeas multiculturales". Incluso en ese momento, el desarrollo de una identidad europea común se consideraba más bien un subproducto que el objetivo principal del proceso de integración europea, a pesar de que fue promovido activamente por los organismos de la UE y las iniciativas no gubernamentales, como la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea.[23]​ Con el aumento del escepticismo de la UE y la oposición a la integración europea continua a principios de la década de 2010, la viabilidad y la conveniencia de tal "identidad europea" se ha puesto en tela de juicio.[24]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «¿Qué es el Federalismo Europeo?». UEF Madrid. 31 de enero de 2014. Consultado el 17 de agosto de 2018. 
  2. «¿Qué es el Manifiesto de Ventotene?». UEF Madrid. 28 de julio de 2017. Consultado el 17 de agosto de 2018. 
  3. «Winston Churchill: defensor de los Estados Unidos de Europa». europa.eu (PDF). Consultado el 29 de junio de 2017. 
  4. Bravo, Gian Mario (1976) [1971]. Historia del socialismo 1789-1848. El pensamiento socialista antes de Marx [Storia del socialismo, 1789-1848. Il pensiero socialista prima di Marx]. Barcelona: Ariel. p. 95. ISBN 84-344-6508-6. 
  5. Hearder, Harry (2003) [2002]. Breve historia de Italia [Italy: A Short History]. Madrid: Alianza Editorial. pp. 213-215. ISBN 84-206-5603-8. «Dicha organización, a pesar de su escasa relevancia política, pone de manifiesto que el pensamiento de Mazzini iba más allá de la creación de un Estado nacional italiano y apuntaba ya a una Europa unida». 
  6. Mack Smith, Denis (1994). Mazzini. Yale University Press. pp. 11–12. «[Mazzini] siempre permaneció fiel a un ideal de un continente unido para el cual la creación de naciones individuales era un paso preliminar indispensable». 
  7. Hugo, Victor (1849). «Congrès de la paix» (en francés). 
  8. a b c d e f Rond Point Schuman. «Historia de la UE 1918-1939». rondpointschuman.eu. Archivado desde el original el 1 de enero de 2009. Consultado el 27 de diciembre de 2007. 
  9. a b José Manuel Durão Barroso (12 de septiembre de 2012). «Discurso sobre el estado de la Unión 2012». Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  10. Mennerat, Pierre (2021). «Doctrina de la nueva era en Alemania». El Grand Continent. Consultado el 6 de diciembre de 2021. 
  11. a b «Conferencia sobre el Futuro de Europa». Europa. 9 de mayo de 2022. Consultado el 9 de mayo de 2022. 
  12. a b «Por una Unión Europea más resiliente, sostenible, digital, social, fuerte en el mundo y cercana a la ciudadania, la sociedad civil y la generación joven». Movimiento Europeo. 14 de junio de 2021. Consultado el 8 de diciembre de 2021. 
  13. «Allemagne: feu vert pour l'Europe fédérale ?». Arte (en francés). 8 de diciembre de 2021. Consultado el 23 de diciembre de 2021. 
  14. «Los 27 proponen abrir la conferencia sobre el futuro de Europa el 9 de mayo». Swissinfo. 4 de febrero de 2021. Consultado el 5 de febrero de 2021. 
  15. Parlamento Europeo. «¿Qué es un partido político a escala europea?». Consultado el 18 de septiembre de 2011. 
  16. Elsing, Sarah (10 de mayo de 2004). «Los “Estados Unidos” de Europa en la Torre de Marfil». Cafe Babel. Consultado el 29 de junio de 2017. 
  17. Ana Romero y Daniel Cohn-Bendit. «Entrevista a Daniel Cohn-Bendit». elmundo.es. Consultado el 1 de enero de 2008. 
  18. «Sostiene Habermas». página 12. 17 de julio de 2015. Consultado el 29 de junio de 2017. 
  19. Suanzes, Pablo (27 de mayo de 2016). «El último gran radical». El Mundo. Consultado el 29 de junio de 2017. 
  20. a b c Juan Oliver (22 de abril de 2007). ««Los europeos están preparados para una unión política más profunda»». La Voz de Galicia. Archivado desde el original el 11 de marzo de 2008. Consultado el 27 de diciembre de 2007. 
  21. Ingo Niebel (24 de marzo de 2007). «La Unión Europea camufla su militarización con el debate sobre el cambio climático». Gara. Consultado el 27 de diciembre de 2007. 
  22. "Eine Wiederherstellung der europäischen Weltherrschaft ist unmöglich; wohl aber ist es noch möglich, durch Zusammenfassung der europäischen Staaten diesen Erdteil zu einer fünften Weltmacht zusammenzuschliessen und so den Frieden, die Freiheit und den Wohlstand der Europäer zu retten." Coudenhove-Kalergi, Paneuropäisches Manifest (1923).
  23. Pinterič, Uroš (2005). «National and supranational identity in context of the European integration and globalization». Društvena Istraživanja 14 (3): 401-402. 
  24. Kenneth Keulman, Agnes Katalin Koós, European Identity: Its Feasibility and Desirability (2014)

Enlaces externos[editar]