Henri de Saint-Simon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Henri de Saint-Simon
Portrait de Claude-Henri de Rouvroy comte de Saint-Simon.jpg
Retrato póstumo de Henri de Saint-Simon pintado por Hippolyte Ravergie según un dibujo de Adélaïde Labille-Guiard, 1848.
Información personal
Nombre de nacimiento Claude-Henri de Rouvroy
Nacimiento 17 de octubre de 1760
París (Francia)
Fallecimiento 19 de mayo de 1825 (64 años)
París (Francia)
Sepultura Cementerio del Père-Lachaise
Nacionalidad Francesa
Lengua materna Francés
Familia
Cónyuge Sophie Bawr (1801-1802) Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Filósofo, economista, periodista, historiador, escritor, sociólogo, ingeniero civil, ingeniero, urbanista y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Alumnos Olinde Rodrigues, Barthélemy-Prosper Enfantin y Auguste Comte Atropella Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Sansimonismo, socialismo utópico y positivismo

Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon, frecuentemente nombrado como Henri de Saint-Simon (París, 17 de octubre de 1760-ibíd., 19 de mayo de 1825), fue un filósofo, economista, teórico socialista y positivista francés,[1]​ cuyo pensamiento tuvo una influencia sustancial en la política, la economía, la sociología y la filosofía de la ciencia y la historia.

A caballo entre la Revolución Industrial y la Revolución Francesa en pleno proceso de suplantar a la sociedad del Antiguo Régimen, sus ideas dieron nacimiento a una ideología política y económica conocida como «sansimonismo»,[2]​ la cual afirmaba que las necesidades de la clase trabajadora debían ser reconocidas y satisfechas mediante una nueva reorganización social "positiva".[3]​ Para alcanzar esa sociedad, propuso la constitución de un nuevo Estado dirigido por los «industriales» (científicos y artistas), que sustituirían a los «ociosos» (curas, nobles y explotadores).[4]​ También defendió la necesidad del estudio científico de la sociedad, que denominó "fisiología social", y en su obra El nuevo cristianismo (1825) redujo la religión cristiana en una máxima: «mejorar lo más rápidamente posible la existencia moral y física de la clase más pobre».

Saint-Simon es considerado "precursor del socialismo"[5]​ y "el último de los señores y el primero de los socialistas".[6][7]​ Su propuesta política ha sido calificada como «socialismo aristocrático»[8][9]​, antecedente de lo que se llamaría tecnocracia.[10]​Por carácter teórico de la industria, la sociedad y la ciencia, recibió el título del "padre de la sociología" y fundador del positivismo junto a su alumno Auguste Comte.[11][12][13][14]

El reconocimiento conceptual de Saint-Simon de su amplia contribución socioeconómica y su valoración ilustrada del conocimiento científico pronto inspiraron e influyeron en el socialismo utópico y movimientos como el liberalismo de John Stuart Mill[15]​, en el nacionalismo italiano, en el anarquismo a través de Pierre-Joseph Proudhon[16]​ y en el marxismo (o «socialismo científico) de Karl Marx y Friedrich Engels,[14][17]​ quienes lo clasificaron junto a Charles Fourier y Robert Owen como «socialista utópico».[4][17]​ Los puntos de vista de Saint-Simon también influyeron en el reformador social Enfantin,[11]​ el emperador Napoleón III y en la creación de la economía institucional, que ha incluido a destacados economistas como Thorstein Veblen.[18]

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

El conde Claude-Henri de Rouvroy de Saint-Simon nació en el 17 de octubre de 1760 en París, hijo de una familia aristócrata francesa. Su padre, Balthazar-Henri, fue primo de Louis de Rouvroy, duque de Saint-Simon, supuestamente descendientes de Carlomagno, con el cual se dice que Saint-Simon tuvo un sueño en el que le decía: «tus éxitos como filósofo igualarán los míos como militar y estadista».[1][1][19][20]

Ya desde joven tenía consciencia de que llegaría a realizar grandes tareas en ayuda de la humanidad. Así desde los quince años, ordenó a sus ayudantes de cámara que lo despertaran diciéndole: «Levántese, señor conde, tiene usted grandes cosas que hacer».[21][20]

Juventud[editar]

Durante su juventud, se dice que fue discípulo de Jean le Rond d'Alembert.[1][22]​ Luchó en la guerra de independencia de los Estados Unidos «por la libertad industrial de América».[23]​ Creía que tal revolución marcó el comienzo de una nueva era.[24]​ Al servicio del bando estadounidense, se enroló con solo diecisiete años en el ejército al mando de Marqués de La Fayette.[25]​ Participó en la Batalla de Yorktown bajo el general Washington y fue encarcelado por las fuerzas británicas.[26]​ Después de su liberación, regresó a Francia para estudiar ingeniería e hidráulica en la École de Mézières. Entre sus planes estaba uno para conectar los océanos Atlántico y Pacífico mediante un canal, y construir un canal desde Madrid hasta el mar.[1][27]

Al comienzo de la Revolución francesa en 1789, Saint-Simon apoyó rápidamente los ideales revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad. En los primeros años de la revolución, Saint-Simon se dedicó a organizar una gran estructura industrial para fundar una escuela científica de mejora. Necesitaba recaudar algunos fondos para lograr sus objetivos, lo que hizo mediante la especulación de tierras. Esto solo fue posible en los primeros años de la revolución debido a la creciente inestabilidad de la situación política en Francia, que le impidió continuar con sus actividades financieras y de hecho puso en riesgo su vida. Saint-Simon y Talleyrand planearon aprovecharse durante El Terror comprando la Catedral de Notre-Dame, despojando su techo de metal y vendiendo el metal como chatarra. Saint-Simon fue encarcelado en Luxemburgo bajo sospecha de participar en actividades contrarrevolucionarias.[1]​ Fue puesto en libertad en 1794 al final del Terror.[24]

Pasó por diferentes niveles económicos a pesar de ser aristócrata. Después de recuperar su libertad, Saint-Simon se encontró inmensamente rico debido a la depreciación de la moneda, pero su fortuna fue posteriormente robada por su socio comercial. A partir de entonces decidió dedicarse a los estudios e investigaciones políticas. Después del establecimiento de la École Polytechnique en 1794, una escuela establecida para capacitar a hombres jóvenes en las artes de las ciencias y la industria y financiada por el estado, Saint-Simon se involucró con la nueva escuela, donde tenía la intención de estudiar física y matemáticas.[28][29]​ Su condado sería comprado por 150.000 francos.[28]​En 1798, tomó la decisión de consagrarse a las investigaciones científicas.[30]

Vida adulta[editar]

Tumba de Henri de Saint-Simon, en el cementerio de Père Lachaise, París.

Tras el ascenso de Napoleón Bonaparte en 1799, cuando tenía casi 40 años, pasó por un curso variado de estudio y experimentación para ampliar y aclarar su visión de las cosas. Continuó sus estudios en la École Polytechnique hasta 1801 y luego se trasladó a la École de Médecine para estudiar fisiología.[28]​ Uno de estos experimentos fue un matrimonio infeliz en 1801 con Alexandrine-Sophie Goury de Champgrand, emprendido para que pudiera tener un salón literario. Después de un año, el matrimonio se disolvió de mutuo acuerdo y propuso matrimonio a la Madame de Staël, que acababa de enviudar, pero ella se negó.[31]

En 1802, Saint-Simon decidió viajar por Europa, pasando por Inglaterra, Ginebra y Alemania.[28]​Allí publicó el primero de sus numerosos escritos, Lettres d'un habitant de Genève, y una segunda edición en París al año siguiente.[28]​ En esta primera obra, pidió la creación de una religión de la ciencia con Isaac Newton como santo.[29]

El resultado de sus experimentos fue que se encontró completamente empobrecido y vivió en la miseria por el resto de su vida. En 1808, trabajó como copista en el Mont de Piété por mil francos al año.[5][32]​ Después de algunos intentos por recuperar su dinero de su antiguo socio, recibió el apoyo económico de Diard, un antiguo empleado, y pudo publicar en su segundo libro, La Introducción a los trabajos científicos del siglo XIX (Introduction aux travaux scientifiques du XIX siècle),[30][33][34]​ donde expresó que la tarea de la ciencia del siglo XIX era construir una síntesis teórica que incorporara todo el conocimiento existente.[35]

Diard murió en 1810 y Saint-Simon volvió a encontrarse pobre, y esta vez también con mala salud. Fue enviado a un sanatorio en 1813, pero con la ayuda económica de sus familiares tuvo tiempo de recuperar su salud y ganar algún reconocimiento intelectual en Europa.[33]​ En 1813, había escrito: Memoria sobre la ciencia del hombre (Memoire sur la science de l'homme)[30], Physiologie socialeen, y el Estudio sobre la gravitación universal (Travail sur la gravitation universelle).[36][37]

Hacia 1814 escribió el ensayo "Sobre la reconstrucción de la Comunidad Europea" y lo envió al Congreso de Viena. Propuso un reino europeo, basado en Francia y el Reino Unido.[38]​ Estuvo relacionado con Auguste Comte, padre de la sociología. Por un largo tiempo trabajó con este, pues Saint-Simon lo contrató como secretario, junto al historiador Augustin Thierry; al parecer, la teoría de los tres estadios de Comte, surgió de aquella colaboración. En 1817, en la revista L'Industrie comenzó a proponer sus puntos de vista socialistas, que desarrolló aún más en L'Organisateur (1819), publicación periódica en la que colaboraron Thierry y Comte. Una de las principales creencias de Saint-Simon era que el mundo debería estar conectado con canales.[29]L'Industrie causó sensación, pero trajo pocos conversos. Las implicaciones anticatólicas enfurecieron a muchos lectores, y algunos suscriptores retiraron su apoyo financiero.[39]​Un par de años más tarde, en su carrera como escritor, Saint-Simon se arruinó y se vio obligado a trabajar para ganarse la vida.

En febrero de 1821 apareció Du système industriel y en 1823-1824 Catéchisme des industriels.[33]

Muerte y legado[editar]

El 9 de marzo de 1823, decepcionado por la falta de resultados de su escritura (esperaba que guiaran a la sociedad hacia la mejora), intentó suicidarse.[40]​ Sorprendentemente, se disparó en la cabeza seis veces sin lograrlo, perdiendo la vista en un ojo.[41]​ Finalmente, muy tarde en su carrera, se vinculó con algunos discípulos ardientes, como Enfantin y Olinde Rodrigues, quien le proporcionó el apoyo financiero.[42]​ La última y más importante expresión de sus opiniones es Nouveau Christianisme (1825), que dejó inconclusa, pues enfermó de gastroenteritis.[43]​Mientras agonizaba le dijo a Rodrigues:

Recuerda que para hacer algo grandioso debes ser apasionado.[42]

Murió en París el 19 de mayo de 1825 a la edad de sesenta y cuatro años. Fue enterrado en el cementerio de Père Lachaise en París, Francia.[43]

Pensamiento[editar]

Henri de Saint-Simon representó un prototipo del espíritu ilustrado creativo y visionario. Fue un intelectual plenamente inmerso en el ambiente de su época, que vivió intensamente. Recibió influencias de la Ilustración y el Romanticismo. Vivió en la riqueza y en la más absoluta de las pobrezas.[5]​ Su contexto social fue el de la Revolución francesa, la revolución estadounidense y la primera industrialización. Este autor tuvo un peso influyente sobre los románticos, en la sociología de Auguste Comte, en la política de Proudhon, Karl Marx, John Stuart Mill e incluso en Luis Napoleón, dando nacimiento a una ideología política y económica conocida como sansimonismo

Escribió una obra voluminosa, centrada en la economía. Puede considerarse como el primer teórico de la sociedad industrial, lo que hizo que algunos le atribuyeran el título de fundador del socialismo francés, incluso de iniciador del socialismo, el cual y que casi todas las ideas del socialismo posterior estaban contenidas en su obra. También su eco llegó hasta Friedrich Engels, quien llegó a decir que fue junto con Hegel “la cabeza más universal de su tiempo”[44]​ y, junto a Marx, lo clasificaron como "socialista utópico" (junto con Fourier y Owen) por su rechazo a toda acción política revolucionaria[17]​, abogando en su lugar por remendar a las clases más bajas mediante la renuncia de los privilegios de la clases altas para pasar la producción social en manos de la clase industrial.[4][45]​ Sin embargo, Gian Mario Bravo declaró sobre él que:

No fue un utopista, al contrario de Fourier, que a veces hizo concesiones a una representación utópica de la sociedad. Su visión del futuro ofreció incluso un análisis típicamente antiutópico, basado en la ciencia, que pretendía dar un encuadre industrial a toda la construcción social, y que hoy podría ser tachado de visión tecnocrática.[46]

En su opinión, los industriales, frente a los juristas y metafísicos deberán ser los encargados de terminar realmente la Revolución francesa, garantizando así la prosperidad de la agricultura, comercio e industria, en definitiva, de toda Francia. Pese a que defendía una propiedad privada pero constreñida y un Estado como poder espiritual en beneficio de la clase pobre, el sistema de Saint-Simon está alejado del socialismo científico y economicista posterior de 1848, que defendía abolición de la propiedad privada y del Estado mediante la socialización de los medios de producción, sin duda alguna fue, como dijo Georges Weill, "un precursor del socialismo"[5]​ y, como dijo Engels, el germen de "casi todas las ideas no estrictamente económicas de los socialistas posteriores".[4]

También el positivismo está en sus escritos, pero aunque la necesidad del estudio científico de la sociedad, de la política y de la moral, fue proclamada a todos los vientos por Saint-Simon, sus propios escritos estuvieron totalmente alejados de la búsqueda científica tal y como ahora la entendemos. Identificado con el materialismo francés, Saint Simón elevó la sociedad humana y la historia trató de fundamentar la teoría del desarrollo de la historia, sujeto a leyes.[44][14]

Saint-Simon denominó "física social", “fisiología social” y "ciencia de la sociedad" al estudio de las leyes que gobiernan las sociedades, el cual defendió que tiene el mismo estatus que el resto de las ciencias naturales.[47]Émile Durkheim declaró que: "es a Saint-Simon a quien debemos, con justicia, atribuir el honor que comúnmente se atribuye a Comte".[48]​ En cuanto al positivismo, todavía embrionario en aquella época, atraía a quienes respetaban el método científico y buscaban una manera de promover el cambio social dentro del orden. Esto evitaría conflictos y la movilización de aliados incontrolables, reduciendo al mismo tiempo el contragolpe restauracionista.

El pensamiento de Saint-Simon se puede dividir en dos períodos:[49]

  1. Una fase teórica, en la que reflexiona sobre la transformación intelectual (1802-1815).
  2. Una fase sociológica y socialista, en la que se centra en los problemas planteados por la sociedad industrial (1816-1825).

Sociología y positivismo[editar]

Retrato de Saint-Simon en la obra La sociologie de Durkheim, 1915.

Saint-Simon puede considerarse el primer antecedente de la sociología posterior a la Revolución Francesa. Saint-Simon propuso la construcción de un “nuevo sistema intelectual”, un pensamiento científico caracterizado por su convicción creadora, positiva y con un interés reorganizador de la sociedad.[50]​ Él rechazó la especulación filosófica acerca del orden social y fundó de una nueva ciencia que denominó "física social", “fisiología social” y "ciencia de la sociedad", la cual estudia las leyes que gobiernan las sociedades con el objetivo de “hacer entrar en la categoría de las ideas de la física los fenómenos del orden llamado moral”.[51]​ Saint-Simon defendió que ésta ciencia tiene el mismo estatus que el resto de las ciencias naturales.[47]Georges Gurvitch lo llamó el "precursor" de la sociología moderna.[14]Maxime Leroy concluía que Saint-Simon era “nuestro Descartes social”.[52]

Amigos míos, somos cuerpos orgánicos; al considerar nuestras relaciones sociales como fenómenos fisiológicos, concibí el plan que propongo, y es con argumentos extraídos del sistema que utilicé para coordinar los hechos fisiológicos que les demostraré el valor de este plan.
Saint-Simon: Cartas ginebrinas (1803)[53]

Saint-Simon consagró la edificación de un nuevo sistema intelectual y espíritu científico que designó como “positivo”,[54]​ término que recibió además del doctor Jean Burdin, cuyo principio era: "todas las ciencias evolucionan del estado conjetural al estado positivo". En Physiologie socialeen (1813), centró gran parte de su tiempo en la idea de que la sociedad podría ser salvada si los científicos formaran una asamblea internacional e influenciaran su curso.[37]​ Influido por la filosofía de la historia de Nicolas de Condorcet, Saint-Simon fue uno de los primeros en relativizar el organicismo al agregar la idea evolutiva del desarrollo social.[55][56]

Su aquel entonces secretario, Auguste Comte, escribió en 1822 por encargo de Saint-Simon el Plan des travaux scientifiques nécessaires pour réorganiser la societé, obra que Saint-Simon publicó en su Catéchisme des Industriels en y que se editó de nuevo con el título de Système de politique positive, donde sostiene la unidad de ciencia y política.[54]​ En Saint-Simón ya se encuentra el germen de los Ley de los tres estados positivistas de Comte:[14]

Sería totalmente afilosófico no admitir la útil e importante influencia ejercida por los legistas y los metafísicos para modificar el sistema feudal y teológico y para impedir que se ahogara el sistema industrial y científico en sus primeras manifestaciones... el sistema industrial y científico ha nacido y se ha desarrollado bajo el dominio del sistema feudal y teológico.
Saint-Simón: El sistema industrial[57]

Basándose en Xavier Bichat, las teorías de Saint-Simon sobre la naturaleza humana culminaron en su ensayo L'artiste, le savant et l'industriel (1824)[58]​ publicado en Opinions litteraires, philosophiques, et industrielles (1825). Argumentó que había tres capacidades humanas: la emotiva (sentimiento), la racional (pensamiento) y la motora (implementador). Estas se manifiestan en la sociedad en tres individuos: en los artistas para la primera; los científicos para la segunda; y los industriales para la tercera.[59]

El sistema filosófico y social de Comte, considerando la política como ciencia positiva y procedente de un método positivo, es una idea de origen sansimoniano. La idea de crear una ciencia de los fenómenos sociales es común a Saint-Simon y Comte, que son susceptibles de ser tratados según el método positivo, método que Comte especifica en el Curso de Filosofía Positiva. El deseo de resolver la crisis europea que finalmente la Revolución francesa arrojó, es lo que une a Comte con el conde de Saint-Simon. Sin embargo, más adelante, Comte romperá su relaciones con él, criticando su política socialista tecnocrática.[54]

Ideas políticas[editar]

Cartel publicitario de la Historia socialista de Jean Jaurès,1908. Se representan algunas figuras del socialismo, entre ellas Saint-Simon.

Las causas del cambio y progreso social para Saint-Simón son producto de las innovaciones tecnológicas y culturales.[45]​ Luego la ciencia constituye el principal motor del progreso, y este progreso proviene de la industria, que ha de organizarse íntimamente alrededor del mundo moral. Según Saint-Simón, el tránsito hacia el nuevo tipo de sociedad no es de carácter revolucionario, sino pacífico, dada que la clase industrial sólo utilizará el diálogo persuasivo para convencer el "traspaso" del poder político y de la riqueza pública a esa clase industrial.[45]

Decimos claramente ¿cuál será, en definitiva, el destino político de los industriales? Los industriales se constituirán en la primera clase de la sociedad; los más importantes de entre los industriales se encargarán, gratuitamente, de dirigir la administración de la riqueza pública: ellos serán quienes hagan la ley y quienes marcarán el rango que las otras clases ocuparán entre ellas; concederán a cada una de ellas una importancia proporcional a los servicios que cada una haga a la industria. Tal será inevitablemente, el resultado final de la actual revolución; y cuando se haga este resultado, la tranquilidad quedará completamente asegurada, la prosperidad pública avanzará con toda la rapidez posible, y la sociedad disfrutará de toda felicidad individual y colectiva a la que la naturaleza humana puede aspirar.
Saint-Simon: Catecismo político de los industriales (1824)[60]

Henri de Saint-Simon se planteó acabar con la «anarquía» capitalista sustituyéndola por un nuevo Estado dirigido por los científicos y por los «industriales» que sustituirían a los «incapaces»: curas, nobles y explotadores. Por eso su propuesta ha sido calificada como «socialismo aristocrático»[61][5]​, antecedente de lo que en siglo XX se llamaría tecnocracia.[10]​ De ahí también que buena parte de sus seguidores fueran banqueros, financieros, industriales, inventores, etc., algunos de los cuales desempeñaron funciones importantes en la vida económica de Francia y fuera de ella.[62]​ Esta defensa de la clase industrial se va a convertir en el primer alegato teórico a favor de una sociedad tecnocrática presidido por la igualdad de oportunidades, así como por la ausencia de poder coactivo alguno.[63]​ No obstante, Saint-Simon insiste que a él le preocupa siempre y en primer lugar «la clase más numerosa y más pobre» de la sociedad («la classe la plus nombreuse et la plus pauvre»).[4]

Saint-Simon fue de los primeros en reconocer un conflicto de clases sociales fundamental de la sociedad de su tiempo[53]​, no el que enfrentaba la «burguesía» con el «proletariado», como afirmarán otros socialistas que antecederán con sus ideas al marxismo, sino el que oponía a los «productores» o «tercera clase» —que incluía tanto a los patronos como a los obreros, «los que dirigían los trabajos productivos y los que los realizaban»— con los «ociosos» improductivos que no contribuían en nada a la riqueza y al bienestar económico de la nación, y entre los que se encontraban en primer lugar los miembros del clero y de la nobleza.[4][64]

Cartas ginebrinas y Reorganización de la sociedad europea (1802 - 1815)[editar]

En 1802, vieron la luz las Lettres d'un habitant de Genève à ses contemporains (Cartas ginebrinas), donde Saint-Simon expresó las tesis de que «todos los hombres deben trabajar», la revolución francesa como una lucha de clases entre la nobleza, la burguesía y los desposeídos; y la idea de que el reinado del terror era el gobierno de las masas desposeídas.[4]​ Propuso además, que los científicos reemplacen a los sacerdotes en el orden social.[65]

La abolición del privilegio de nacimiento requirió un esfuerzo que rompió los lazos del antiguo sistema social y no representó un obstáculo para la reorganización de la sociedad. Pero el llamamiento que se hizo a todos los miembros de la sociedad para que cumplieran con regularidad sus deberes de deliberación no tuvo éxito. Aparte de las terribles atrocidades que resultaron de la aplicación de este principio de igualdad, como resultado natural de poner el poder en manos de los ignorantes, también terminó en la creación de una forma de gobierno totalmente impráctica, porque los gobernantes, que eran todos pagados para que se incluyera a los desposeídos, eran tan numerosos que el trabajo de los gobernados apenas alcanzaba para sustentarlos. Esto llevó a una situación absolutamente contraria a la que siempre habían querido los desposeídos, que era pagar menos impuestos.
Saint-Simon: Cartas ginebrinas (1803)[53]

En su proyecto propuso en la Reorganización de la sociedad europea (1814) —una obra escrita en colaboración con Augustin Thierry[66]​— se encuentra un antecedente del europeísmo, donde Saint-Simon proponía la formación de una federación de los países europeos a través de instituciones que hiciera progresar las «artes de la paz», es decir, la ciencia y la industria, los instrumentos del progreso económico y social.[36][67]​Este trabajo generó mucho interés en los círculos liberales.[36]

La industria y El catecismo de los industriales (1816 - 1823)[editar]

El año 1816 marca una ruptura en el pensamiento de Saint-Simon hacia preocupaciones prácticas relacionadas a las sociedades de su época.[68]Con la colaboración de Auguste Comte y Augustín Thierry, publicó la revista La industria (L'Industrie) entre 1816 y 1819, cuyo lema era «todo por la industria, todo para ella» porque como se decía en uno de sus números «la industria es la única garantía» de la existencia de la sociedad, «la fuente única de todas sus riquezas y de toda su prosperidad».[69]​ Este volumen defendía una nueva "moralidad terrestre" en armonía con la ciencia positiva y propicia para el industrialismo. Saint-Simon declaró que la política es la ciencia de la producción y predice su absorción por la economía, naciendo así la idea de que la situación económica es la base de las instituciones políticas. Proclamó la transformación del gobierno político sobre los hombres en una administración de las cosas en dirección de los procesos de la producción. Esto es, según Engels, ya la idea de la «abolición del Estado».[4]

Estas profundización de la industria conduce a Saint-Simon a una concepción socialista de la sociedad;[70] tal es el objeto de las tres grandes obras de este período: El organizador (L'organisateur), publicado en 1819; Del sistema industrial (Du système industriel), publicado entre 1821 y 1820; y El catecismo de los industriales (Catéchisme des industriels), publicado en 1823. Según Saint-Simon la propiedad sólo era legítima cuando se basaba en el trabajo, de lo que deducía que la sociedad moderna se apoyaba en la industria y en los «industriales» grupo formado por «tres grandes clases que se llaman los cultivadores, los fabricantes y los negociantes» y que todos «reunidos trabajan para producir o para poner al alcance de todos los miembros de la sociedad todos los medios materiales para satisfacer sus necesidades o sus gustos físicos».[69]

A pesar de sus inicios liberales, Saint Simón da un giro inesperado en su última etapa intelectual que lo coloca al lado contrario del liberalismo.[71]​ Concluyó que la sociedad industrial que tuviera como objetivo común del desarrollo de la producción se vería obligada a transformar la naturaleza de las relaciones sociales existentes e impugnar el principio capitalista de la propiedad privada o incluso a replantearse radicalmente el principio de la libertad.[72]​ Precediendo a Lenin[73]​, Saint-Simon declaró: "Las personas no se asocian para ser libres".[74]​ Esto es debido a que la socialización "la verdadera libertad habrá de ser entendida en relación con un mayor desarrollo de las posibilidades materiales e intelectuales", haciendo que el individuo se subordine a las necesidades del sistema.[75]​ Saint-Simon trasladó el problema de la lucha por la libertad a "una fase histórica anterior, en la que el mantenimiento de la misma surgía ante la necesidad de oponerse a los poderes «arbitrarios» establecidos".[76]

En ningún caso el mantenimiento de las libertades individuales puede ser el objetivo del contrato social. El objetivo del contrato social es hacer al individuo más feliz, no libre. El propósito del contrato social es romper una asociación que esté lo suficientemente bien ordenada para que los individuos estén seguros y en paz. Así que no se enorgullezca de que tiene derecho a hacer lo que quiera sin dañar a nadie, según la fórmula, y por ejemplo, a no hacer nada, ya "quedarse de brazos cruzados en la asociación.

Saint-Simon, uno de los primeros en estudiar la industrialización, la ve positivamente (abundancia) y cree que puede traer un nuevo modelo social. La función del Estado sería precisamente la de facilitar esta transformación. Debe existir la propiedad privada, pero solo si esta es merecida. Es necesaria además la planificación económica para evitar que la producción industrial se rija por otros cauces que no sean la utilidad pública de los bienes producidos. Sólo alcanzará su verdadera libertad cuando se llegue a la etapa de la "cooperación" entre trabajadores e industriales. Entonces, la explotación desaparecerá y se establecerá la organización científica e industrial de la sociedad socialista y antiautoritaria que garantizará la igualdad y la libertad de todos los miembros y confiará las poderes y gestión de ella a la clase industrial.[77]

El nuevo cristianismo (1825)[editar]

La síntesis final de sus ideas la expuso en El nuevo cristianismo (Le Nouveau christianisme), obra publicada en 1825, el año de su muerte, y la que, según Marx, sería la que permitiría considerar a Saint-Simon como socialista ya que presentaba la emancipación de la clase obrera «como la meta final de sus aspiraciones», mientras que sus obras anteriores eran en realidad «una simple glorificación de la moderna sociedad burguesa frente a la sociedad feudal, o sea, de los industriales y banqueros contra los mariscales y los fabricantes jurídicos de leyes de la época napoleónica».[78]​ En esta obra Saint-Simon proponía dar un sentido «social» al cristianismo para que sirviera de fundamento ideológico y moral que suplantaría gradualmente el espíritu predominante de egoísmo y antagonismo en la sociedad a la nueva sociedad industrial de la que habrían sido expulsados los «ociosos». «La gran meta terrena de los cristianos, que deben proponerse para obtener la vida eterna, es mejorar lo más rápidamente posible la existencia moral y física de la clase más pobre», escribió.[1][79]

El Nuevo Cristianismo habrá sido purgado de todas las herejías que existen actualmente; los nuevos cristianos considerarán la doctrina moral como el elemento más importante de su religión; [...] La religión debe dirigir a la sociedad hacia el objetivo general de la mejora más rápida posible de la condición de la clase más pobre.
Saint-Simon: The New Christianity - Dialogues between a Conservative and an Innovator (1825)[80]

El conflicto entre el trabajo y capital, enfatizado por el socialismo posterior, no está presente en la obra de Saint-Simon, pero se supone que los jefes industriales, a quienes recae el control de la producción, gobernarán en interés de la sociedad. Posteriormente, la causa de los pobres recibe una mayor atención hasta que, en su obra más importante, Nouveau Christianisme (El nuevo cristianismo) , adquiere la forma de una religión. Este desarrollo de sus ideas ocasionó su última pelea con Comte.

El resultado final sería una sociedad equilibrada. En oposición al sistema feudal y militar, cuyo aspecto anterior se había visto reforzado por la restauración, defendía una forma de socialismo tecnocrático, un arreglo por el cual los jefes industriales debían controlar la sociedad. similar a los filósofos reyes de Platón[59]​ (sofocracia).[81]​ En lugar de la iglesia medieval, la dirección espiritual de la sociedad debería recaer en los hombres de ciencia. Los hombres que están capacitados para organizar la sociedad para el trabajo productivo tienen derecho a gobernarla. Saint-Simon quería que gobierne solo la inteligencia, o más bien, que solo la inteligencia tenga derecho a tener ideas. A veces se inclina a creer que son los eruditos y artistas los miembros más inteligentes de la nación. Debido a ésta posición, denominada por Emile Faguet como "aristocratismo intelectual" o "intelectualismo aristocrático", Saint-Simon era un "socialista aristocrático".[5]

La situación más favorable para mejorar la existencia de la clase más pobre lo más rápidamente posible sería aquella en la que deban realizarse una gran cantidad de trabajos que exigen un alto grado de inteligencia humana. Eres capaz de crear tal situación; ahora que se conocen las dimensiones de nuestro planeta, deberían hacer que los industriales, los artistas y los hombres de ciencia elaboren un plan general de obras que haga que las posesiones territoriales de la humanidad sean lo más productivas y gratificantes posibles en todos.
Saint-Simon: The New Christianity - Dialogues between a Conservative and an Innovator (1825)[82]

El tema del poder espiritual estuvo presente en Saint-Simon desde las Cartas ginebrinas hasta su última obra El nuevo cristianismo (Le Nouveau christianisme).[5][83]​ Sus estudios positivistas le llevaron a fundar un nuevo código moral, observando además la necesidad del carácter de cohesión social que proporciona la religión y, por tanto, de la necesidad de una clase sacerdotal encargada de mantenerla.[83]

En esta última obra, Saint-Simon parte de la fe en Dios, y su objeto en el tratado es reducir el cristianismo a sus elementos simples y esenciales, limpiándolo de todo dogma supersticioso. Lo hace eliminándolo de los dogmas y otras excrecencias y defectos que, según él, reunieron en torno a los católicos y protestantes formas de ella. Propone como fórmula integral del nuevo cristianismo este precepto: "Toda la sociedad debe esforzarse por mejorar la existencia moral y física de la clase más pobre; la sociedad debe organizarse de la manera mejor adaptada para lograr este fin".[1]​ Este principio se convirtió en la consigna de toda la escuela de pensamiento Saint-Simon.

Dios dijo: Todos los hombres deben comportarse como hermanos entre sí; este sublime principio contiene todo lo divino en la religión cristiana. [...] Por necesidad, Dios relacionó todo con un solo principio. Necesariamente dedujo todo del mismo principio; sin esto, su voluntad con respecto a los hombres no habría sido sistemática. Sería una blasfemia suponer que el Todopoderoso había fundado Su religión sobre varios principios. Ahora bien, de acuerdo con este principio, dado por Dios a los hombres para el gobierno de su conducta, deben organizar su sociedad de la manera que resulte más ventajosa para el mayor número de personas.
Saint-Simon: The New Christianity - Dialogues between a Conservative and an Innovator (1825)[84]

Influencias[editar]

Retrato de Auguste Comte, alumno de Saint-Simon, por Louis Jules Etex.

Las ideas de Saint-Simon han sido influyentes durante el siglo XIX en Francia y en Europa. Tienen la particularidad de haber influido más o menos fuertemente en corrientes ideológicas muy variadas, que van desde el socialismo, el socialismo utópico, el materialismo, el positivismo, el liberalismo, etc.

  • Augustin Thierry, historiador, fue secretario de Saint-Simon desde 1814 hasta 1817.
  • Auguste Comte, politécnico (destituido en 1816), filósofo, fue también secretario de Saint-Simon de 1817 a 1824; Auguste Comte comenzó a elaborar su ley de los tres fases positivistas con Saint-Simon (fase teológica, metafísica y positiva). Comte heredó de Saint-Simon su idea de sociedad industrial y el papel de la ciencia con la religión.[83]
  • Prosper Enfantin, politécnico, retomó y amplió la doctrina saintsimoniana. Enfantin era de tendencia liberal. Se aireó doctrina en empresas mediáticas de ferrocarriles Enfantin fue el primer director de la Compagnie du chemin de fer Paris-Lyon-Méditerranée. Saint-Amand Bazard fue más una tendencia que uno podría entender como (pre) socialista. En 1826 había comenzado a crecer un movimiento que apoyaba sus ideas y, a finales de 1828, los sansimonistas celebraban reuniones en París y en muchas ciudades de la provincia. La revolución de 1830 trajo una nueva libertad a los reformadores socialistas. Los sansimonianos abogaron (entre otras cosas) la abolición del derecho a la herencia, la redistribución de la riqueza y emancipación de la mujer.[1][85]​ En este grupo se encontraban también mujeres feministas como: Angélique Arnaud, Caroline Simon y Claire Démar.[86][87]
  • Karl Marx retomó algunas de las ideas de Saint-Simon en sus teorías materialistas[14][17]​ y su optimismo científico. Según Engels, para Marx, al igual que Saint-Simon, "la ciencia era una fuerza histórica motriz, una fuerza revolucionaria."[88]
  • Benjamin Olinde Rodrigues, fue un matemático francés y uno de los principales referentes del movimiento sansimoniano.
  • Napoleón III, en su obra Extinction du paupérisme y luego en su obra política se inspiró en las ideas saint-simonianas (política social, desarrollo de los ferrocarriles, política árabe de Francia). Napoleón III tuvo como asesor económico a Michel Chevalier, conocido por sus ideas saint-simonianas.
  • Los tecnócratas tienen fama de ser fieles a una tradición saint-simoniana, especialmente encarnada por el Grupo X-Crise en 1931.
  • La doctrina de Saint Simón ejerció una gran influencia en Rusia (Aleksandr Herzen y Nikolái Ogariov).[89]​ Algunos decembristas conocían sus ideas, incluido Mikhail Lounin.

Véase también[editar]

Obras[editar]

  • Lettres d'un habitant de Genève à ses contemporains (1803).
  • Introduction aux travaux scientifiques du XIXe siècle (1808-1809).
  • Fragments de l'histoire de sa vie (1809).
  • Préface de la Nouvelle Encyclopédie (1810).
  • Travail sur la gravitation universelle (1813).
  • De la physiologie sociale (1813).
  • Mémoire sur le science de l'homme (1813-1816).
  • De la réorganisation de la société européenne (1814).
  • Vues sur la propriété et la législation (1814).
  • L'Industrie (1816-1817).
  • Le Politique (1819).
  • L'Organisateur (1819-1820).
  • Du système industrie (1821).
  • Le Catéchisme des industriels (1823-24).
  • Opinions litteraires, philosophiques, et industrielles (1825).
  • Nouveau Christianisme (1825).

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i «Saint-Simon, Claude Henri de Rouvroy, Comte de». Encyclopædia Britannica. Volume 24. 1911. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  2. Bravo, 1976, pp. 96-97. "La figura de Saint-Simon fue determinante para la historia del socialismo. Muchas de sus ideas se consolidaron en los años posteriores a su muerte en todo el mundo, gracias sobre todo a la enseñanza predicada y difundida por la secta que tomó su nombre, la escuela sansimoniana. En particular, pueden recordarse algunos conceptos que, debatidos después, tienen un concreto origen en sus obras: en primer lugar, el del nuevo' y auténtico cristianismo; después lo siguen: la idea del progreso; su obra sobre la formación de la nueva intelligentzia, de la tecnocracia, de las 'capacidades'; sus tesis sobre el desarrollo económico, primordial para la evolución -incluso ética- de la sociedad; y, por último, los temas de las divisiones de clase (e incluso el interclasismo) y del trabajo y los trabajadores, base de la nueva construcción social".
  3. Keith Taylor (ed, tr.). Henri de Saint Simon, 1760-1825: Selected writings on science, industry and social organization. New York, USA: Holmes and Meier Publishers, Inc, 1975. pp. 158–161.
  4. a b c d e f g h Federico Engels. Del socialismo utópico al socialismo cientifico. Cap I.
  5. a b c d e f g Faguet, Émile (1894). «Le comte de Saint-Simon». Revue des Deux Mondes: 856-881. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  6. Piettre, André (1961). Histoire de la pensée économique et analyse des théories contemporaines (en francés). Dalloz. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  7. «Saint Simon, « le premier des socialistes »». Contrepoints (en fr-FR). 3 de enero de 2012. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  8. Marx, Karl (2017). Llamando a las puertas de la revolución: Antología. Penguin Random House Grupo Editorial España. ISBN 978-84-9105-371-2. Consultado el 11 de septiembre de 2020. 
  9. Faguet, Émile (1894). «Le comte de Saint-Simon». Revue des Deux Mondes: 856-881. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  10. a b Bravo, 1976, pp. 88-89. "No fue un utopista, al contrario de Fourier, que a veces hizo concesiones a una representación utópica de la sociedad. Su visión del futuro ofreció incluso un análisis típicamente antiutópico, basado en la ciencia, que pretendía dar un encuadre industrial a toda la construcción social, y que hoy podría ser tachado de visión tecnocrática"
  11. a b Alvarez-Uria, Julia Varela Fernando (2009). Sociología de las instituciones. Ediciones Morata. p. 10. ISBN 978-84-7112-602-3. Consultado el 28 de agosto de 2020. 
  12. Albalate, Joaquín Juan (4 de febrero de 2011). Sociología del trabajo y de las relaciones laborales. Edicions Universitat Barcelona. p. 35. ISBN 978-84-475-3501-9. Consultado el 28 de agosto de 2020. 
  13. Ravela, Pedro; Cardoner, Magdalena (2020). «2. Reescritura y trabajo corporativo». Transformando las prácticas de evaluación a través del trabajo colaborativo. Grupo Magro. ISBN 978-9974-8776-1-0. Consultado el 28 de agosto de 2020. 
  14. a b c d e f Marín, Antonio Lucas (1995). Fundamentos de teoría sociológica. Antonio Lucas Marín. pp. 34-37. ISBN 978-84-309-1231-5. Consultado el 28 de octubre de 2020. 
  15. Capaldi, Nicholas (12 de enero de 2004). John Stuart Mill: A Biography (en inglés). Cambridge University Press. pp. 77-80. ISBN 978-1-139-44920-5. Consultado el 11 de octubre de 2020. 
  16. Rob Knowles. Political Economy from Below: Economic Thought in Communitarian Anarchism 1840-1914: Economic Thought in Communitarian Anarchism, 1840-1914. Routledge, 2013. p. 342.
  17. a b c d Manifiesto comunista, Literatura socialista y comunista (1848), K. Marx y F. Engels,
  18. Mosco, Vincent (2009). The Political Economy of Communication (en inglés). SAGE. p. 53. ISBN 978-1-4462-0494-8. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  19. Taylor, 2013, p. 39.
  20. a b Saint-Simon, 2011, p. 12.
  21. Busky, Donald F.: "Communism in History and Theory: From Utopian Socialism to the Fall of the Soviet Union"
  22. Taylor, Keith (26 de julio de 2020). Henri Saint-Simon, (1760-1825) (RLE Social Theory): Selected Writings on Science, Industry and Social Organisation (en inglés). Routledge. ISBN 978-1-000-15584-6. Consultado el 28 de agosto de 2020. 
  23. Abramson. Las utopías sociales en América Latina en el siglo XIX
  24. a b Karabell, Zachary (2003). Parting the desert: the creation of the Suez Canal. Alfred A. Knopf. p. 25. ISBN 0-375-40883-5. 
  25. Hasan, Samiul; Crocker, Ruth; Rousseliere, Damien; Dumont, Georgette; Hale, Sharilyn; Srinivas, Hari; Hamilton, Mark; Kumar, Sunil et al. (2010), «Saint-Simon, Claude-Henri de Rouvroy (Comte de)», en Anheier, Helmut K.; Toepler, Stefan, eds., International Encyclopedia of Civil Society (en inglés) (Springer US): 1341-1342, ISBN 9780387939940, doi:10.1007/978-0-387-93996-4_811  .
  26. Isaiah Berlin, Freedom and Its Betrayal, Princeton University Press, 2002, p. 109
  27. Manuel, Frank E.: "The Prophets of Paris", Harper & Row 1962
  28. a b c d e Taylor, 2013, p. 41.
  29. a b c Karabell, Zachary (2003). Parting the desert: the creation of the Suez Canal. Alfred A. Knopf. p. 26. ISBN 0-375-40883-5. 
  30. a b c Ansart, 2003, p. 9.
  31. Polinger, Elliot H. (1943). «Saint-Simon, the Utopian Precursor of the League of Nations». Journal of the History of Ideas 4 (4): 475-483. ISSN 0022-5037. doi:10.2307/2707169. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  32. «Lettre autographe signée datée du 21 septembre 1808, adressée à Monseigneur. de SAINT-SIMON (Claude Henri de Rouvroy, comte de).: (1808) | Bonnefoi Livres Anciens». www.iberlibro.com. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  33. a b c Saint-Simon, Henri (14 de noviembre de 2012). Œuvres complètes de Saint-Simon: 4 volumes (en francés). Presses Universitaires de France. ISBN 978-2-13-062090-7. 
  34. Saint-Simon, Claude-Henri de (1760-1825) Auteur du texte (1808). Introduction aux travaux scientifiques du XIXe siècle, par C.-H. de Saint-Simon. Tome premier. [- Tome second.] (en español). Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  35. Taylor, 2013, p. 42.
  36. a b c Taylor, 2013, p. 43.
  37. a b Tremblay, Jean-Marie (2 de febrero de 2005). «Claude-Henri de Saint-Simon (1760-1825), La physiologie sociale. Oeuvres choisies». texte. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  38. Dosenrode, Søren (1998). Danske EUropavisioner. Århus: Systime. p. 11. ISBN 87-7783-959-5. 
  39. Taylor, 2013, p. 44.
  40. Pickering, Mary (20 de abril de 2006). Auguste Comte: Volume 1: An Intellectual Biography (en inglés). Cambridge University Press. p. 231. ISBN 978-0-521-02574-4. 
  41. Trombley, Stephen (1 de noviembre de 2012). Fifty Thinkers Who Shaped the Modern World (en inglés). Atlantic Books. ISBN 978-1-78239-038-1. 
  42. a b «Olinde Rodrigues - Biography». Maths History (en inglés). Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  43. a b Taylor, 2013, p. 47.
  44. a b «Claudio Enrique Saint-Simón». www.filosofia.org. Consultado el 28 de octubre de 2020. 
  45. a b c Albalate, 2011, p. 41.
  46. Bravo, 1976, pp. 88-89.
  47. a b Albalate, 2011, p. 40.
  48. Tremblay, Jean-Marie (2 de febrero de 2005). «Claude-Henri de Saint-Simon (1760-1825), La physiologie sociale. Oeuvres choisies». texte. Consultado el 11 de septiembre de 2020. 
  49. Ansart, 2003, p. 8.
  50. Hernández, Evaristo (24 de junio de 2014). «Sociología del Socialismo: Tres fases de Saint Simon». Sociología del Socialismo. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  51. Berlanga, José Luis Villacañas (1997). «II.2. Los problemas de la sociedad industrial». Historia de la Filosofía Contemporánea. Ediciones AKAL. pp. 35-36. ISBN 978-84-460-0703-6. Consultado el 9 de septiembre de 2020. 
  52. Ansart, 2003, p. 7.
  53. a b c «Letters from an Inhabitant of Geneva to His Contemporaries». www.marxists.org. Consultado el 9 de septiembre de 2020. 
  54. a b c Comte, Auguste; presentación por A. Kremer-Marietti (1822). Plan des travaux scientifiques nécessaires pour réorganiser la sociét (1822). pp. 1, 10, 13-15. 
  55. «History, Philosophy of | Internet Encyclopedia of Philosophy» (en inglés estadounidense). Consultado el 14 de febrero de 2021. 
  56. «Saint-Simon | Encyclopedia.com». www.encyclopedia.com. Consultado el 15 de febrero de 2021. 
  57. Saint-Simon, 1975, p. 5.
  58. «« L'artiste, le savant et l'industriel »». Le Quotidien de l'Art (en francés). Consultado el 19 de abril de 2021. 
  59. a b Claeys, 2010, p. 83.
  60. Artola, Miguel (1982). Textos fundamentales para la Historia (Séptima edición). Madrid: Alianza Universidad. p. 592. ISBN 84-206-8009-5. 
  61. Marx, Karl (2017). Llamando a las puertas de la revolución: Antología. Penguin Random House Grupo Editorial España. ISBN 978-84-9105-371-2. Consultado el 11 de septiembre de 2020. 
  62. Bravo, 1976, p. 89.
  63. Albalate, 2011, p. 42.
  64. Bravo, 1976, pp. 92-93.
  65. «Henri de Saint-Simon | French social reformer». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 9 de septiembre de 2020. 
  66. Saint-Simon, 2011, p. 13.
  67. Bravo, 1976, p. 95.
  68. Ansart, 2003, p. 10.
  69. a b Bravo, 1976, p. 94-95.
  70. Ansart, 2003, p. 11.
  71. Hernández, Evaristo (24 de junio de 2014). «Sociología del Socialismo: Tres fases de Saint Simon». Sociología del Socialismo. Consultado el 8 de septiembre de 2020. 
  72. Ansart, 2003, p. 6.
  73. «Lenin: Party Organisation and Party Literature». www.marxists.org. «No se puede vivir en sociedad y estar libre de la sociedad.» 
  74. Berlanga, José Luis Villacañas (1997). «II.2. Los problemas de la sociedad industrial». Historia de la Filosofía Contemporánea. Ediciones AKAL. pp. 35-36. ISBN 978-84-460-0703-6. Consultado el 9 de septiembre de 2020. 
  75. Nadales, 1978, p. 137-138.
  76. Nadales, 1978, p. 136-137.
  77. Albalate, 2011, p. 41-42.
  78. Bravo, 1976, p. 90.
  79. Bravo, 1976, p. 96.
  80. Sait-Simon, 1825, pp. 3-4.
  81. Patrus, Roberto. Ética e felicidade: A aceitação da verdade como caminho para encontrar o sentido da vida. São Paulo: Editora Vozes Limitada, 2012. ISBN 8532644406
  82. Sait-Simon, 1825, p. 10.
  83. a b c Bourdeau, Michel (2020). Zalta, Edward N., ed. Auguste Comte (Winter 2020 edición). The Stanford Encyclopedia of Philosophy. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  84. Sait-Simon, 1825, p. 1.
  85. «Christian Socialism | political philosophy». Encyclopedia Britannica (en inglés). Consultado el 1 de noviembre de 2020. 
  86. Arnaud, Angélique; Simon, Caroline (1990). Une correspondance saint-simonienne: Angélique Arnaud et Caroline Simon, 1833-1838 (en francés). Côté-femmes éditions. ISBN 978-2-907883-18-4. Consultado el 2 de noviembre de 2020. 
  87. Veauvy, Christiane (2008), “Las sansimonianas y sus escritos”, Lectora, 14: 189-207. ISSN: 1136-5781 D.L. 395-1995.
  88. «F. Engels (1883): Discurso ante la tumba de Marx.». www.marxists.org. Consultado el 22 de noviembre de 2020. 
  89. «Claudio Enrique Saint-Simón». www.filosofia.org. Consultado el 28 de agosto de 2020. 

Bibliografía[editar]

Obras de Saint-Simon[editar]

Sobre Saint-Simon[editar]

Enlaces externos[editar]