Estudios de ciencia, tecnología y sociedad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lección de anatomía del doctor Willem van der Meer, Michiel Jansz. van Mierevelt y Pieter Michielsz van Mierevelt.

Los estudios sociales sobre ciencia y tecnología o Ciencia, Tecnología y Sociedad abarca a un campo transdisciplinar de estudios sobre los efectos culturales, éticos y políticos del conocimiento científico y la innovación tecnológica. En este tiene énfasis la interpretación sobre las utilidades, apropiaciones e impactos en la vida cotidiana de las personas, con el objetivo de romper las antiguas barreras de investigación científico-técnica.

Tradicionalmente, hasta el siglo XIX, la ciencia y la tecnología eran juzgados como una caja negra y, por lo tanto, estudiadas independientemente de los factores sociales, políticos y culturales, que actuarían como distorsionadores del saber científico-técnico. Los estudios sobre ciencia, tecnología y sociedad reconcilian el saber formal de la ciencia y la tecnología con su dimensión humana, considerándolos como un tejido sin costuras.

En las regiones de habla hispana, este tipo de inquietudes y de reflexiones han llegado con el nombre común de estudios de/sobre Ciencia, Tecnología, y Sociedad (abreviado CTS), lo que en las regiones de habla inglesa se conoce como Science and Technology Studies (Estudios de Ciencia y Tecnología) o Science, Technology and Society (Ciencia, Tecnología y Sociedad), ambas con el acrónimo STS. En las regiones de lengua hispana, la multidisciplinariedad en CTS incluye desde el principio los ámbitos de la sociología, la filosofía, la historia y la antropología, así como incorpora desde sus orígenes en los movimientos en defensa de los derechos humanos, el movimiento feminista, las corrientes medioambientalistas, y pacifista y los primeros grupos de LGTBQ surgidos sobre todo tras la guerra del Vietnam. Por sus orígenes y naturaleza vemos cierto paralelismo entre este campo y otros tipos de estudios culturales.[1] [2] [3] [4]

Historia[editar]

Desde los orígenes de la humanidad que el conocimiento es un tema central en la forma de vida. Las primeras civilizaciones hicieron uso y registro de sus conocimientos por diferentes tradiciones y mecanismos, los cuales institucionalizaron la existencia de la ciencia y tecnología que entendemos hoy, sin que fueran llamadas así. En las civilizaciones china y egipcia, se le otorgó relevancia a la tecnología por sobre a la ciencia, siendo esta una primera manifestación sistemática de las culturas materiales. En contraste, la civilización griega tuvo un enorme foco en la reflexión para acercarse a la comprensión de la realidad, estableciendo los cimientos de la filosofía y la ciencia moderna.[5]

Los siglos posteriores a la caída de Roma y el auge del cristianismo (en occidente) y el islamismo (en Oriente) vincularon las búsquedas de la verdad a una explicación teológica y monista. No fue hasta el Renacimiento Europeo, cuando la Revolución científica(un periodo histórico dominado por la reflexión de la realidad con una base experimental) sistematizó y reinterpretó lo que se entiende como conocimiento. El surgimiento de la Royal Society en Inglaterra y de la Academia de Ciencias de Francia institucionaliza la ciencia con fines públicos. Durante el siglo XVIII la comunidad científica francesa le dio prioridad al desarrollo de la ciencia, bajo la creencia de que sólo lo que fuera conocido teóricamente sería confiable y tendría éxito.

La industrialización de la ciencia y la tecnología pasa por tres etapas a lo largo de la historia. La primera, el período amateur (entre los siglos XVII y XVIII, coincidiendo con la Revolución Científica). Durante esa época los científicos no están especializados pero, por otra parte, son autosuficientes económicamente. Aparecen las primeras asociaciones y comunicaciones regulares entre científicos. A esta fase le sigue un período académico (entre el siglo XVIII y la Segunda Guerra Mundial). Emergen entonces los primeros laboratorios privados de investigación y desarrollo. Los científicos se especializan y son subvencionados ahora por universidades pero manteniendo la independencia de acción respecto al poder político.[6]

Por último, el período profesional o tecnocientífico (que abarca desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad, conocido como Big Science o Gran Ciencia). Hay un aumento del coste y escala de las investigaciones, que provoca la dependencia de científicos e investigaciones con las fuentes económicas del ejército, los estados y las industrias. Aparecen los primeros proyectos globales de investigación, haciendose patentes los lazos entre conocimiento, innovación y cultura. La promoción de la ciencia y tecnología en relación a su impacto económico y social comienzan a orientar agendas políticas desde finales de la Segunda Guerra Mundial. Actualmente el desarrollo de un país es medido sobre la base de lo que se dedica a ciencia y a tecnología, sin embargo, invertir en esos rubros no siempre asegura el enriquecimiento ni el progreso de un país.

Es en este último período en el cual se segregan los estudios de CTS de otros campos, como consecuencia de la necesidad de comprender rigurosamente las innovaciones tecnológicas y el conocimiento científico como un elemento de la cultura global, como un motor del desarrollo de las naciones, un agente democratizador de los ciudadanos y sus relaciones con los avances de la humanidad en materia tecnocientífica tras en un mundo globalizado.[7]

Lo anterior trae como evidencia que las relaciones en ciencia y tecnología a través de la historia han tenido una compleja evolución, donde inicialmente antigüedad son comprendidas como una misma cosa; luego son consideradas como realidades independientes desde el surgimiento de las primeras civilizaciones hasta la edad moderna; Pero paulatinamente se van relacionando, hasta que a partir de la segunda revolución industrial, la tecnología es una ciencia aplicada; y actualmente se habla de tecnociencia, el cual amplia una mirada más profunda a la interacción entre ciencia y tecnología. [8]

Antecedentes académicos a los estudios de CTS[editar]

Los primeros estudios CTS se desarrollaron de forma independiente durante los años 60, sin tener en cuenta los demás estudios realizados hasta los años 80, aunque la monografía de Ludwig Fleck (1935) Génesis y desarrollo de un hecho científico anticipó muchos de los temas clave de CTS:

  • Historia de la tecnología, que examina la tecnología en su contexto social e histórico. Comenzó en los años 60 de mano de algunos historiadores que cuestionaban el determinismo tecnológico, una doctrina que puede inducir pasividad pública hacia el "desarrollo natural" de la tecnología y la ciencia. Al mismo tiempo, algunos historiadores comenzaron a desarrollar acercamientos semejantemente en el contexto de la historia de la medicina.
  • Tecnología y Sociedad en la segunda mitad de los años 60. Estudiantes y movimientos sociales ligados a universidades de Estados Unidos y del Reino Unido, o vinculados a centros europeos, ayudaron a poner en marcha una gama de nuevos campos interdisciplinarios (por ejemplo Estudios feministas) que fueron vistos como asuntos relevantes que el plan de estudios tradicional que no los tenía en cuenta. Desde una gran variedad de disciplinas (incluyendo la antropología, la historia, la ciencia política, y la sociología) los eruditos en estos programas crearon los planes de estudios dedicados a explorar las cuestiones que surgían a través del análisis crítico de la ciencia y la tecnología. Al revés de lo que ocurría con los eruditos en estudios de ciencia, historia de la tecnología, o historia y filosofía de la ciencia, los eruditos en Tecnología y Sociedad se veían a sí mismos más como activistas que trabajaban para el cambio, que investigadores dentro de la desapasionada torre de marfil académica. Como un ejemplo del impulso activista, las eruditas feministas en ésta y otras áreas emergentes de CTS se dedicaron al estudio de la exclusión de las mujeres en las actividades científicas y en la ingeniería.
  • Ciencia, ingeniería, y políticas públicas. Los estudios emergieron en los años 70 casi con las mismas preocupaciones que motivaron a los pioneros de los movimientos sobre CTS. En ciertos aspectos, la ciencia y la tecnología estaban cada vez más en desacuerdo con los intereses sociales y del público. Los movimientos sociales intentaban humanizar a los que hacían ciencia y tecnología, pero con resultados generalmente magros. Pero estudiantes con buenas calificaciones profesionales se sentían buenos y lícitos jugadores en políticas sobre ciencia y tecnología. Y algunos programas vinieron a acentuar metodologías cuantitativas (léase: actividades de ingeniería de sistemas). Por cierto otros desarrollaron acercamientos sociológicos y cualitativos, y encontraron que sus intereses más cercanos podrían ser encontrados entre eruditos en ciencia, tecnología, y departamentos de estudios sociales.[9]

Surgimiento de las Escuelas de CTS[editar]

En los años 70 Elting E. Morison funda el programa de STS en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el cual sirvió como modelo para muchas escuelas y un primer núcleo intelectual con pensadores como Leo Marx, Loren Graham, Evelyn Kox Keller, Theodore Postol, entre otros.

Durante los años 70 y los años 80, las universidades principales de Estados Unidos, Reino Unido, y Europa, comenzaron a dibujar estos varios componentes juntos en nuevos e interdisciplinarios programas. Por ejemplo, en los años 70, la Universidad Cornell desarrolló un nuevo programa que unió estudios sobre ciencia con eruditos de orientación política, y con historiadores y filósofos de la ciencia y de la tecnología. Cada uno de estos programas desarrolló identidades únicas, debido a la grandes variaciones en los componentes que fueron integrados juntos, así como su exacta localización dentro de los centros terciarios. Otro ejemplo es la Universidad de Virginia, en un programa sobre CTS unió a eruditos extraídos de una variedad de campos (con fuerza particular en historia de la tecnología); sin embargo, el programa que tiene la responsabilidad de la enseñanza, está situado dentro de la escuela de ingeniería, y enseña a los estudiantes éticas respecto de los fines perseguidos.

Actualmente existen más de 50 escuelas en todo el mundo que desarrollan programas de ciencia, tecnología y sociedad. En Latinoamérica destaca el núcleo de la Universidad Nacional de Quilmes, en Argentina.

Campos de estudio en CTS[editar]

Muchos son los estudios realizados de Ciencia Tecnología y Sociedad (CTS) con la voluntad de abrir la caja negra cientifocotécnica. Entre los estudios más importantes vale la pena destacar la tesis de la infradeterminación empírica de las teorías científicas o teoría de Duhem-Quine y la tesis de la carga teórica de la observación. Estos estudios revelan una crisis de la imagen heredada de la ciencia. Hasta hacía poco los estudios científicos y técnicos se había limitado a una historia de las ideas, una filosofía de la ciencia (que tenía en cuenta únicamente cuestiones epistemológicas y criterios de demarcación) y una sociología de la ciencia (que estudiaba únicamente las instituciones y organizaciones científicas, sin llegar a profundizar en el proceso cientificotécnico).

El programa fuerte[editar]

Durante los años sesenta, un grupo de sociólogos de la Escuela de Edimburgo se proponen abrir la caja negra de la ciencia y la tecnología. El Programa fuerte se define por su vocación empírica y pretende examinar la totalidad del proceso de producción científico-tecnológica y, por lo tanto, no sólo el producto acabado.

El Programa Empírico del Relativismo (PER)[editar]

Durante los años ochenta un grupo de investigadores entre los que destacamos Harry Collins, Trevor Pinch y Andrew Pickering parte de la imparcialidad y la simetría para realizar estudios de casos contemporáneos a través del contacto directo con los científicos, ya sea de forma directa o indirecta y poniendo especial atención en las ciencias marginales y en las controversias científicas.

Los estudios de laboratorio y etnometodología[editar]

Durante los años setenta un grupo de investigadores entre los que se encuentran Bruno Latour y Karin Knorr-Cetina realizan una serie de estudios basados en observación activa en los laboratorios a modo del trabajo de campo de los sociólogos. La etnometodología de la actividad científica es una rama de la sociología utilizada por Michael Lynch y Harold Garfinkel, entre otros, para analizar de forma rigurosa las actividades prácticas y argumentativas de la vida cotidiana en términos científicos.

El análisis del discurso científico[editar]

A partir del modelo de los positivistas lógicos del circulo de Viena en los años 30 y 40 surge un interés en el estudio del discurso experto en la formación de conocimiento. Investigadores como Michael Mulkay y Nigel Gilbert realizan estudios para descubrir cuáles son los métodos que utilizan los científicos para explicar, representar y dar sentido a las prácticas científicas.

Teoría del actor-red[editar]

Bruno Latour, Michel Callon y John Law entre otros, se dedica a eliminar las dicotomías en materia cientifico-técnica como macro-micro, social-cognitivo o ciencia-tecnología. La Teoría del actor-red considera los objetos como híbridos, naturales, sociales y discursivos, eliminando los límites entre contexto y contenido.

Programa reflexivo[editar]

Steve Woolgar y Malcom Ahmore utilitzan el principio reflexivo establecido por el Programa Fuerte para analizar ciencia y tecnología, a través de la aplicación de técnicas de representación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Monografía: Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).
  2. ¿Qué es CTS?
  3. Andrés Felipe Tovar, Ciencia, tecnología, y sociedad (CTS).
  4. What is Science & Technology Studies?.
  5. Childe, Vere Gordon; Los orígenes de la civilización; Edit. Fondo de Cultura Económica; México; 1971.
  6. Bernal, John D.; Historia social de la ciencia 1: la ciencia en la Historia; Ediciones Península; Barcelona (España); 1979 (5ª edición); ISBN 9788429709360.
  7. Bernal, John D.; Historia social de la ciencia 2: la ciencia en nuestro tiempo; Ediciones Península; Barcelona (España); 1979 (5ª edición); ISBN 9788429709377.
  8. «Publicaciones Editorial Graó. Libros y revistas de pedagogía.». www.grao.com. Consultado el 2016-06-30. 
  9. Medina, Manuel y Sanmartín Esplugues, José (1990): Ciencia, Tecnología y Sociedad: estudios interdisciplinares en la universidad, en la educación y en la gestión pública, Barcelona, Anthropos.

Bibliografía[editar]

  • Bauchspies, Wenda, Jennifer Croissant, and Sal Restivo (2005). Science, Technology, and Society: A Sociological Approach (Wiley-Blackwell, 2005).
  • Bijker, Wiebe, Hughes, Thomas & Pinch, Trevor, eds. (1987). The Social Construction of Technological Systems: New Directions in the Sociology and History of Technology Cambridge MA/London: MIT Press.
  • Bijker, Wiebe and John Law, eds. (1994). Shaping Technology / Building Society: Studies in Sociotechnical Change. Cambridge, MA: MIT Press (Inside Technology Series).
  • Bloor, David (1976). Knowledge and Social Imagery (Routledge, 1976; 2nd edition Chicago University Press, 1991)
  • Cowan, Ruth Schwartz (1983). More Work For Mother: The Ironies of Household Technology From the Open Hearth to the Microwave. New York, NY: Basic Books. 
  • Ewen, Stuart (2008). Typecasting: On the Arts and Sciences of Human Inequality. New York, NY: Seven Stories Press. 
  • Foucault, Michel (1977). Discipline & Punish. New York, NY: Vintage Books. 
  • Fuller, Steve (1993). Philosophy, Rhetoric, and the End of Knowledge: The Coming of Science and Technology Studies. Madison, WI: University of Wisconsin Press.  (2nd edition, with James H. Collier, Lawrence Erlbaum Associates, 2004)
  • Gross, Matthias (2010). Ignorance and Surprise: Science, Society, Ecological Design. Cambridge, MA: MIT Press (Inside Technology Series).
  • Hughes, Thomas (1989). American Genesis: A Century of Invention and Technological Enthusiasm, 1870 – 1970. New York, NY: Viking. 
  • Jasanoff, Sheila, Markle, Gerald, Petersen, James and Pinch, Trevor, eds. (1994). Handbook of Science and Technology Studies. Thousand Oaks, CA: Sage.
  • Jasanoff, Sheila (2005). Designs on Nature: Science and Democracy in Europe and the United States. Princeton, NJ: Princeton University Press. 
  • Kuhn, Thomas (1962). The structure of scientific revolutions. Chicago: University of Chicago Press. 
  • Lachmund, Jens (2013). Greening Berlin: The Co-production of Science, Politics, and Urban Nature. Cambridge, MA: MIT Press (Inside Technology Series).
  • Latour, Bruno (1987). Science in action: How to follow scientists and engineers through society. Cambridge, MA: Harvard University Press. 
  • Latour, Bruno (2004). Politics of Nature: How to Bring the Sciences Into Democracy. Cambridge, MA: Harvard University Press. 
  • Latour, Bruno and Steve Woolgar (1986) [1979]. Laboratory Life: The Construction of Scientific Facts. Princeton, NJ: Princeton University Press. 
  • MacKenzie, Donald & Wajcman, Judy (eds.) (1999). The Social Shaping of Technology: How the Refrigerator Got Its Hum, Milton Keynes, Open University Press.
  • MacKenzie, Donald (1996). Knowing Machines: Essays on Technical Change. Cambridge, MA: MIT Press (Inside Technology Series).
  • Mol, Annemarie (2002). The Body Multiple: Ontology in Medical Practice, Duke University Press Books.
  • Restivo, Sal (editor-in-chief), Science, Technology, and Society: An Encyclopedia. New York: Oxford, 2005.
  • Restivo, Sal (1992), Mathematics in Society and History. New York: Springer.
  • Rip, Arie, Thomas J. Misa and Johan Schot, eds. (1995). Managing Technology in Society: The approach of Constructive Technology Assessment London/NY: Pinter.
  • Rosenberg, Nathan (1994) Exploring the Black Box: Technology, Economics and History, Cambridge: Cambridge University Press.
  • Shamir, Ronen (2013). Current Flow: The Electrification of Palestine. Stanford: Stanford University Press.
  • Volti, Rudi (2001). Society and technological change. New York: Worth. 
  • Shaw, Jeffrey M (2014). Illusions of Freedom: Thomas Merton and Jacques Ellul on Technology and the Human Condition. Eugene, OR: Wipf and Stock. 
  • Vinck, Dominique (2010). The Sociology of Scientific Work. The Fundamental Relationship between Science and Society. Cheltenham: Edward Elgar.
  • Vinck, Dominique (2003). Everyday engineering. Ethnography of design and innovation. Cambridge, MA: MIT Press.
  • Werskey, Gary. The Marxist Critique of Capitalist Science: A History in Three Movements?. The Human Nature Review. 2011-05-21. URL:http://human-nature.com/science-as-culture/werskey.html. Accessed: 2011-05-21. (Archived by WebCite® at http://www.webcitation.org/5yr1hbYcl)
  • Williams, Robin and Edge, David The Social Shaping of Technology, Research Policy, Vol. 25, 1996, pp. 856–899 (html version).
  • Steven Lukes, Power: A Radical View (London: Macmillan, 1974)

En español

  • Funtowicz, S y Ravetz, J. B. (1993): La ciencia posnormal, Barcelona, Icaria. Páginas: 23-46.
  • Guijarro Mora, Víctor y González de la Lastra, Leonor (2015), La comprensión cultural de la tecnología. Una introducción histórica, Madrid, Universitas.
  • Medina, Manuel (1985): De la techne a la tecnología, Valencia, Tirant lo Blanch ediciones.
  • Ordóñez, Javier.; Ciencia, Tecnología e Historia: Una alianza incompleta; Cátedra Alfonso Reyes (ITESM) / Javier Ordóñez (México); 2001 (1ª edición) Páginas 51-77.
  • Sanmartín Esplugues, José (1987): Los nuevos redentores. Reflexiones sobre la ingeniería genética, la sociobiología y el mundo feliz que nos prometen, Barcelona, Anthropos.
  • Sanmartín Esplugues, José (1990): Tecnología y futuro humano, Barcelona, Anthropos.
  • Solivérez, Carlos E.; Ciencia, técnica y sociedad; Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales; Buenos Aires (Argentina); 1992.
  • Solivérez, Carlos E.; Las tecnologías en Argentina: breve historia social; Edi. Capital Intelectual; Buenos Aires (Argentina); 2006; ISBN 9789871181919.

Enlaces externos (en inglés)[editar]