El gran dictador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El gran dictador (en inglés The Great Dictator) es una película estadounidense de 1940 escrita, dirigida y protagonizada por el británico Charles Chaplin. Chaplin era el único cineasta en Hollywood que seguía realizando películas mudas cuando el sonido ya estaba plenamente implantado en el cine, y esta fue su primera película sonora.

La película es una feroz y controvertida[3]​ condena contra el nazismo, el fascismo, el antisemitismo y las dictaduras en general. En el momento de su estreno, Estados Unidos todavía no había entrado en guerra con la Alemania nazi. Chaplin desempeña ambos papeles principales: un despiadado dictador fascista, y un barbero judío perseguido.

El gran dictador fue popular entre el público, convirtiéndose en la película más comercialmente exitosa de Chaplin.[4]​ Los críticos modernos también lo han elogiado como una película históricamente significativa y una importante obra de sátira. También se notó que el barbero judío guarda muchas similitudes con el personaje más famoso de Chaplin, el vagabundo Charlot. Aunque no se especifica si se trata de él o no, generalmente se considera que en esta película se produce la última aparición de Charlot. El largometraje recibió cinco nominaciones en la 13.ª edición de los Premios Óscar, sin embargo no ganó ninguno.

En su autobiografía de 1964, Chaplin declaró que no podría haber hecho la película si hubiera sabido sobre la verdadera extensión de los horrores de los campos de concentración nazis en ese momento.[5]

Argumento[editar]

Durante una batalla que tuvo lugar en los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, un soldado judío del ejército de la nación ficticia de Tomania y barbero de profesión (Charles Chaplin) salva la vida del oficial Schultz (Reginald Gardiner) ayudándole a escapar en su avión, pero sufren un accidente y el avión se estrella. Ambos sobreviven, pero el soldado pierde la memoria. En ese momento llegan unos médicos que anuncian a Schultz que la guerra ha terminado y Tomania ha perdido.

Veinte años después, y todavía amnésico, el soldado escapa del hospital en el que ha permanecido todo ese tiempo y regresa a su ciudad, donde abre de nuevo su antigua barbería ubicada en el gueto, ignorando que los tiempos han cambiado. El país es gobernado por el despiadado dictador Adenoid Hynkel (Charles Chaplin), asistido por el Ministro del Interior Garbitsch (Henry Daniell, parodia de Joseph Goebbels) y el Ministro de la Guerra Herring (Billy Gilbert, parodia de Hermann Göring), y existe una brutal discriminación contra los judíos. El símbolo del régimen de Hynkel es la «doble cruz» (parodia de la esvástica nazi), y Hynkel pronuncia sus discursos en un idioma macarrónico, imitación del alemán.

Chaplin en el papel del dictador Adenoid Hynkel.

El barbero, inconsciente del ascenso de Hynkel al poder, se sorprende cuando las fuerzas de asalto pintan la palabra «judío» en las ventanas de su local. Una de los habitantes del gueto, la bella Hannah (Paulette Goddard), defiende al barbero cuando es acosado por los miembros de las fuerzas de seguridad. Ambos se enamoran y deben sufrir los atropellos de la dictadura, aunque Schultz, que ahora ocupa un alto cargo en el gobierno de Hynkel, reconoce al barbero y ordena a las tropas que no molesten a los habitantes del gueto. Además, Hynkel ordena el cese de la persecución a los judíos mientras intenta conseguir un préstamo de un banquero judío para financiar sus planes de dominación global.

Hynkel «juega» con un globo terráqueo, en una de las escenas más famosas de la película.

Hynkel tiene planeado invadir Osterlich, el país vecino, y necesita el préstamo para financiar la invasión. Cuando el banquero judío se niega a dar el préstamo, Hynkel reanuda e intensifica la violencia contra los judíos. Schultz, protector de los judíos, muestra su rechazo al pogromo y Hynkel, considerándolo un traidor y un defensor de la democracia, ordena que sea enviado a un campo de concentración. Schultz huye y se oculta en el gueto. Allí, con la ayuda del barbero, Hannah y los demás habitantes del gueto, busca cómo derrocar a Hynkel y su régimen. Las fuerzas de asalto atacan el gueto y el barbero y Schultz son finalmente enviados al campo de concentración.

Hynkel continúa con sus planes de invadir Osterlich, pero la intromisión de Benzino Napaloni (Jack Oakie, parodia de Benito Mussolini), el dictador de Bacteria, le obliga a invitarle a hacerle una visita y ser diplomático con él, aunque todo desemboca en una ridícula guerra de comida y pasteles entre los dos dictadores. Mientras, Hannah y los habitantes del gueto huyen hacia Osterlich, pero al poco se inicia la invasión desde Tomania y se encuentran de nuevo viviendo bajo el régimen de Hynkel.

Escena del discurso final.

El barbero y Schultz escapan del campo disfrazados con uniformes de Tomania. Los guardias fronterizos confunden al barbero con Hynkel, con quien tiene una apariencia casi idéntica. Mientras, Hynkel es confundido con el barbero y detenido por error por sus propias tropas. El barbero, bajo la identidad de Hynkel, es conducido a la capital de Osterlich para dar un discurso sobre el inicio de la conquista del mundo. Garbitsch, al presentar a «Hynkel» a la multitud, decreta la anexión de Osterlich a Tomania, la anulación de la libertad de expresión y el sometimiento de los judíos. Sin embargo, el barbero hace un discurso conmovedor, en contra de las políticas antisemitas de Hynkel y declarando que Tomania y Osterlich se convertirán en naciones libres y democráticas. También hace una llamada a la humanidad en general para acabar con las dictaduras y usar la ciencia y el progreso para hacer del mundo un lugar mejor.

Hannah, en su casa arrasada de nuevo por los invasores, oye el discurso del barbero en la radio, y se sorprende cuando «Hynkel» se refiere directamente a ella:

Hannah, ¿puedes oírme? Donde quiera que estés, ¡mira a lo alto, Hannah! ¡Las nubes se alejan, el sol está apareciendo, vamos saliendo de la tinieblas hacia la luz, caminamos hacia un mundo nuevo, un mundo de bondad, en el que los hombres se elevarán por encima del odio, de la ambición, de la brutalidad! ¡Mira a lo alto, Hannah, al alma del hombre le han sido dadas alas y al fin está empezando a volar, está volando hacia el arco iris, hacia la luz de la esperanza, hacia el futuro, un glorioso futuro, que te pertenece a ti, a mí, a todos! ¡Mira a lo alto, Hannah, mira a lo alto!

Hannah dirige la mirada al cielo con esperanza, y sobre su rostro se cierra la pantalla.

Reparto[editar]

Los principales personajes políticos hacen referencia a:

Producción[editar]

De acuerdo con la biografía de Jürgen Trimborn sobre la cineasta de propaganda nazi Leni Riefenstahl, tanto Chaplin como el cineasta francés René Clair vieron El triunfo de la voluntad de Riefenstahl juntos en una exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. El cineasta español Luis Buñuel informó que Clair estaba horrorizado por el poder de la película, clamando que nunca debería ser mostrada en el Occidente o el Occidente perdería la guerra. Chaplin, por otra parte, se rió alucinantemente ante la película. Chaplin eventualmente la usó para inspirar muchos elementos de El gran dictador, y al ver repetidamente esta película, Chaplin pudo imitar de cerca los manierismos de Hitler. Trimborn sugiere que Chaplin decidió proceder con hacer El gran dictador después de ver la película de Riefenstahl.[7]​ El discurso de Hynkel al comienzo de la película, pronunciado en un lenguaje sin sentido que suena alemán, es una caricatura del estilo oratorio de Hitler, que Chaplin también estudió cuidadosamente en las secuencias de noticias.[8]

Chaplin quería hacer frente a la escalada de la violencia y la represión de los judíos por parte de los nazis a finales de la década de 1930, cuya magnitud le fue transmitida personalmente por sus amigos judíos europeos y sus compañeros artistas. La naturaleza represiva del Tercer Reich y las tendencias militaristas eran bien conocidas en ese momento. La película de Ernst Lubitsch de 1942 Ser o no ser trató. con temas similares, y también utilizó la figura de alguien siendo confundido con Hitler. Chaplin dijo más tarde que él no habría hecho la película de haber sabido de la verdadera extensión de los crímenes de los nazis.[4]​ Después de que se conociera el horror del Holocausto, los cineastas lucharon durante casi 20 años para encontrar el ángulo correcto y el tono para satirizar la era.[9]

En el período en que Hitler y su partido nazi subieron a la prominencia, Chaplin se estaba haciendo internacionalmente popular. Fue acosado por los fans en un viaje de 1931 a Berlín, lo que molestó a los nazis. Resentidos por su estilo de la comedia, publicaron un libro titulado Juden Sehen Dich An («Los judíos te están mirando», 1934), describiendo al comediante como «un repugnante acróbata judío» (aunque Chaplin no era judío). Ivor Montagu, amigo cercano de Chaplin, relata que envió al cómico una copia del libro y siempre creyó que Chaplin decidió tomar represalias con El gran dictador.[10]

En la década de 1930 dibujantes y comediantes a menudo retrataban a Hitler y Chaplin con bigotes similares. Chaplin también capitalizó en este parecido para darle a su personaje de vagabundo un «respiro».[11]

En sus memorias, My Father, Charlie Chaplin, el hijo de Chaplin, Charles Chaplin Jr., describió a su padre como un ser perseguido por las similitudes de fondo entre él y Hitler; nacieron cuatro días aparte en abril de 1889, y ambos habían subido de la pobreza. Escribió:

Sus destinos eran polos aparte. Uno de ellos era hacer llorar a millones, mientras que el del otro era hacer reír al mundo entero. Papá nunca podía pensar en Hitler sin un estremecimiento, mitad de horror, mitad de fascinación. «Piensa», decía con inquietud, «él es el loco, yo soy el cómico, pero podría haber sido al revés».[12]

Chaplin preparó la historia a lo largo de 1938 y 1939, y comenzó a rodar en septiembre de 1939, una semana después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Terminó de rodar casi seis meses después. El documental televisivo de 2002 sobre la realización de la película, The Tramp and the Dictator, coproducido internacionalmente por 4 compañías de producción incluyendo la BBC, Turner Classic Movies, y la Spiegel TV alemana presentó nuevas imágenes de la producción cinematográfica (filmada por el hermano de Chaplin, Sydney), que mostró los intentos iniciales de Chaplin de filmar el final de la película, filmado antes de la caída de Francia.[4]

Según The Tramp and the Dictator, Chaplin arregló enviar la película a Hitler, y un testigo presencial confirmó que él la vio.[4]​ El arquitecto y amigo de Hitler, Albert Speer, negó que Hitler la hubiera visto.[13]​ La respuesta de Hitler a la película nunca fue registrada, pero otra cuenta afirma que vio la película dos veces.[14]

Algunas de las señales en los escaparates del gueto de la película están escritas en esperanto, una lengua que Hitler condenó como un complot judío para internacionalizar y destruir la cultura alemana, tal vez porque su fundador, L. L. Zamenhof, era un judío polaco.[15]

Recepción[editar]

La película de Chaplin fue lanzada nueve meses después de la primera parodia de Hollywood de Hitler, el cortometraje You Nazty Spy! de Los Tres Chiflados, que se estrenó en enero de 1940.[16]

"El gran dictador" fue bien recibida en los Estados Unidos en el momento de su lanzamiento, y fue popular entre el público estadounidense. También fue popular en el Reino Unido, atrayendo 9 millones a los cines,[17]​ a pesar de los temores de Chaplin que las audiencias del tiempo de guerra no desearían una comedia sobre un dictador. Fue la segunda película más popular en los Estados Unidos en 1941.[18]

A su vez, fue prohibida en varios países latinoamericanos, donde había movimientos activos de simpatizantes nazis.[19]

Durante la producción, el gobierno británico había anunciado que prohibiría su exposición en el Reino Unido, de acuerdo con su política de apaciguamiento con respecto a la Alemania nazi.[20]​ Pero para cuando fue lanzado, el Reino Unido estaba en guerra con Alemania, por lo que el film fue recibido en parte por su obvio valor de propaganda. En 1941, el Prince of Wales Theatre de Londres proyectó su estreno en el Reino Unido. La película había sido prohibida en muchas partes de Europa, y el propietario del teatro, Alfred Esdaile, fue aparentemente multado por mostrarla. [3]

Cuando fue lanzada en Francia en 1945, se convirtió en la película más popular del año, con admisiones de 8 280 553.[21]

El biógrafo de Chaplin, Jeffrey Vance, concluye su largo examen de esta obra en su libro Chaplin: Genius of the Cinema afirmando su importancia entre las grandes sátiras del cine. Vance escribe: «El gran dictador de Chaplin sobrevive como una integración magistral de la comedia, la política y la sátira. Se trata de la obra más autoconscientemente política de Chaplin y la primera sátira importante del cine».[22]

Charlot y el barbero judío[editar]

El barbero judío (Chaplin) distraídamente trata de afeitar a Hannah (Goddard).

No existe un consenso crítico sobre la relación entre el personaje anterior de Chaplin, Charlot (o «El vagabundo») y el barbero judío de la película, pero la tendencia es ver al barbero como una variación del mismo. El director de cine francés François Truffaut señaló más tarde que a principios de la producción, Chaplin dijo que no interpretaría a Charlot en una película sonora, y considera al barbero un personaje completamente diferente. Turner Classic Movies dice que años más tarde, Chaplin reconoció una conexión entre Charlot y el barbero. Específicamente: «Hay un cierto debate sobre si el barbero judío anónimo es considerado como la encarnación final del vagabundo. Aunque sus memorias refieren frecuentemente al barbero como el pequeño vagabundo, Chaplin dijo en 1937 que él no interpretaría al pequeño vagabundo en sus películas sonoras».[23]​ En My Life, Chaplin escribía: «¡Por supuesto! Como Hitler, yo podía arengar a las multitudes todo lo que deseaba, y como el vagabundo, podía permanecer en silencio». En su reseña de la película años después de su lanzamiento, Roger Ebert dice, «Chaplin técnicamente no estaba interpretando al vagabundo». También escribe: «Él [Chaplin] puso al pequeño vagabundo y $ 1.5 millones de su propio dinero en juego para ridiculizar a Hitler».[24]

Los críticos que ven al barbero como diferente incluyen a Stephen Weissman, cuyo libro Chaplin: A Life habla de Chaplin «abandonando la técnica de la pantomima tradicional y su pequeño personaje vagabundo».[25]​ El crítico de DVD Journal Mark Bourne afirma la posición declarada de Chaplin: «Por supuesto, el barbero tiene más que un parecido con el vagabundo, incluso afectando el conocido sombrero bombín y bastón. Pero Chaplin fue claro en que el barbero no es el vagabundo y El gran dictador no es una película del vagabundo».[26]The Scarecrow Movie Guide también cita al barbero como diferente.[27]

Annette Insdorf, en su libro Indelible Shadows: Film and the Holocaust (2003), escribe: «Había algo curiosamente apropiado sobre el pequeño vagabundo personificando al dictador, ya que en 1939 Hitler y Chaplin eran quizás los dos hombres más famosos del mundo. El tirano y el vagabundo invierten papeles en El gran dictador, permitiendo que el eterno forastero se dirija a las masas».[28]​ En The 50 Greatest Jewish Movies (1998), Kathryn Bernheimer escribe: «Lo que él escogió decir en El gran dictador, sin embargo, era justo lo que uno podría esperar del vagabundo. Los estudiosos de cine han notado a menudo que el pequeño vagabundo se asemeja a la figura del judío como un marginado, un forastero».[29]

Varios críticos de finales del siglo XX describen al pequeño vagabundo como convertido en el barbero judío. En Boom and Bust: American Cinema in the 1940s, Thomas Schatz escribe de «El pequeño vagabundo de Chaplin fue transpuesto en un manso barbero judío»,[30]​ mientras que en Hollywood in Crisis: Cinema and American Society, 1929–1939, Colin Shindler escribe, «El pequeño vagabundo universal se transmuta en un barbero específicamente judío cuyo país está a punto de ser absorbido en el imperio totalitario de Adenoid Hynkel».[31]​ Finalmente, en A Distant Technology: Science Fiction Film and the Machine Age, J. P. Telotte escribe que «La pequeña figura del vagabundo está aquí reencarnada como el barbero judío».[32]

Una discusión de dos páginas sobre la relación entre el barbero y el vagabundo aparece en el libro de Eric L. Flom, Chaplin in the Sound Era: An Analysis of the Seven Talkies. Concluye:

Tal vez la distinción entre los dos personajes sería más clara si Chaplin no hubiera confiado en algún elemento de confusión para atraer a la audiencia a la película. Con el giro de la identidad equivocada de El gran dictador, la similitud entre el barbero y el vagabundo permitió a Chaplin romper con su vieja persona en el sentido de la caracterización, pero capitalizarlo en un sentido visual. La naturaleza similar de las caracterizaciones del vagabundo y el barbero pudo haber sido un esfuerzo de Chaplin para mantener su popularidad entre los espectadores, muchos de los cuales en 1940 nunca habían visto una película muda durante la era del cine mudo. Chaplin puede haber creado un nuevo personaje de uno viejo, pero sin embargo contó con la persona de Charlot para llevar al público a los cines para su primera incursión en el sonido, y su declaración política más audaz hasta la fecha.[33]

Premios y nominaciones[editar]

Año Premio Categoría Resultado
1940 Círculo de Críticos de Cine de Nueva York Mejor actor (Charles Chaplin) Ganador
1940 Premios Óscar Mejor película Nominada
Mejor guion original Nominado
Mejor actor principal (Charles Chaplin) Nominado
Mejor actor de reparto (Jack Oakie) Nominado
Mejor banda sonora original (Meredith Willson) Nominada
1961 Premios Kinema Junpo Mejor película extranjera Ganadora
1974 Premios Jussi Mejor cineasta extranjero (Charles Chaplin) Ganadora

Referencias[editar]

  1. «The Great Dictator (U)». British Board of Film Classification (en inglés). Consultado el 3 de noviembre de 2012. 
  2. Jones, Lon (4 de marzo de 1944). «Which Cinema Films Have Earned the Most Money Since 1914?». The Argus (en inglés) (Melbourne: Biblioteca nacional de Australia). Consultado el 6 de agosto de 2012. 
  3. a b Theatre Programme, Mama Mia!. Londres: Prince of Wales Theatre. 2007. 
  4. a b c d Branagh, Kenneth (Narrador). Chaplin and Hitler: The Tramp and the Dictator. BBC. 2002.
  5. Chaplin, Charles. Mi autobiografía. p. 392. «Had I known of the actual horrors of the German concentration camps, I could not have made The Great Dictator, I could not have made fun of the homicidal insanity of the Nazis. [Si hubiera conocido los verdaderos horrores de los campos de concentración alemanes, no hubiera podido hacer El gran dictador, no hubiera podido hacer humor de la locura homicida de los nazis]». 
  6. a b c d «The Great Dictator». Enciclopedia Británica (en inglés). 
  7. Trimborn, Jürgen (2007). Leni Riefenstahl: A Life. Macmillan. pp. 123-124. ISBN 978-0-374-18493-3. 
  8. Cole, R. (2001). «Anglo-American Anti-fascist Film Propaganda in a Time of Neutrality: The Great Dictator, 1940». Historical Journal of Film, Radio and Television 21 (2 edición). pp. 137-152. 
  9. «Hitler in the Movies». schikelgruber.net (en inglés). 4 de mayo de 2013. 
  10. Stratton, David (21 de febrero de 2002). «The Tramp and the Dictator». Variety (en inglés). 
  11. Kamin, Dan; Eyman, Scott (2011). The Comedy of Charlie Chaplin: Artistry in Motion. Scarecrow Press. pp. 154-155. ISBN 978-0-8108-7780-1. 
  12. Singer, Jessica (14 de septiembre de 2007). «The Great Dictator». Brattle Theatre Film Notes (en inglés). 
  13. «Charlie Chaplins Hitler-Parodie: Führer befiehl, wir lachen!» [Parodia de Hitler de Charlie Chaplin: al comando del Führer, ¡nos reímos!]. Süddeutsche Zeitung (en alemán). 19 de mayo de 2010. 
  14. Wallace, Irving; Wallace, David; Wallace, Amy; Wallace, Sylvia (Febrero de 1980). The Book of Lists 2. p. 200. 
  15. Hoffmann, Frank W.; Bailey, William G. (1992). Mind & Society Fads. Haworth Press. p. 116. ISBN 1-56024-178-0. 
  16. Waller, J. Michael. Fighting the War of Ideas Like a Real War. Lulu. p. 101. ISBN 978-0-615-14463-4. 
  17. Gilbey, Ryan (2005). The Ultimate Film: The UK's 100 most popular films. Londres: BFI. p. 240. 
  18. «FILM MONEY-MAKERS SELECTED BY VARIETY: 'Sergeant York' Top Picture, Gary Cooper Leading Star». The New York Times (Nueva York). 31 de diciembre de 1941. p. 21. 
  19. Higham, Charles (1971). The Films of Orson Welles (en inglés). University of California Press. p. 85. 
  20. Friedrich, Otto (1997). City of Nets: A Portrait of Hollywood in the 1940's (en inglés) (reimpresa edición). Berkeley y Los Ángeles: University of California Press. pp. 27-28. ISBN 0520209494. 
  21. «France 1945». Box Office Story (en francés). 
  22. Vance, Jeffrey (2003). Chaplin: Genius of the Cinema. Nueva York: Harry N. Abrams. p. 250. ISBN 0-8109-4532-0. 
  23. «The Great Dictator: The Essentials». Turner Classic Movies (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2010. 
  24. Ebert, Roger (27 de septiembre de 2007). «The Great Dictator (1940)». Roger Ebert.com (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2010. 
  25. Weissman, Stephen (2008). Chaplin: A Life. Arcade. ISBN 978-1-55970-892-0. 
  26. Bourne, Mark. «The Great Dictator:The Chaplin Collection». DVD Journal (en inglés). Consultado el 31 de diciembre de 2010. 
  27. The Scarecrow Video Movie Guide. Sasquatch Books. 2004. p. 808. ISBN 978-1-57061-415-6. 
  28. Insdorf, Annette (2003). Indelible Shadows: Film and the Holocaust. Cambridge University Press. p. 410. ISBN 978-0-521-01630-8. 
  29. Bernheimer, Kathryn (1998). The 50 Greatest Jewish Movies: A Critic's Ranking of the Very Best. Carol Publishing. p. 212. ISBN 978-1-55972-457-9. 
  30. Schatz, Thomas (1999). Boom and Bust: American Cinema in the 1940s. University of California Press. p. 571. ISBN 978-0-520-22130-7. 
  31. Shindler, Colin (1996). Hollywood in Crisis: Cinema and American Society, 1929–1939. Psychology Press. p. 258. ISBN 978-0-415-10313-8. 
  32. Telotte, J. P. (1999). A Distant Technology: Science Fiction Film and the Machine Age. Wesleyan University Press. p. 218. ISBN 978-0-8195-6346-0. 
  33. Flom, Eric (1997). Chaplin in the Sound Era: An Analysis of the Seven Talkies. McFarland. p. 322. ISBN 978-0-7864-0325-7. 

Enlaces externos[editar]