Ejército micénico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Mediterráneo oriental y Oriente Medio durante el siglo XIV a. C. (Grecia micénica en morado).

La naturaleza militar de la Grecia micénica (hacia 1600-1100 a. C.) en la Edad del Bronce Final es evidente por las numerosas armas desenterradas, las representaciones guerreras y de combates en el arte de la época, así como por los textos conservados en escritura lineal B.[1][2]​ Los micénicos invirtieron en el desarrollo de la infraestructura militar con la supervisión de la producción militar y la logística directamente desde los centros palaciales.[2][3]​ Este ethos militarista inspiró más tarde la tradición griega antigua, y especialmente las epopeyas de Homero, que se centran en la naturaleza heroica de la élite guerrera de la época micénica.[4]

Contexto[editar]

A finales del siglo XIII a. C. (Edad del Bronce Final) la civilización minoica de Creta entró en declive y fue reemplazada por la civilización micénica, una civilización militarista. El centro de esta civilización era Micenas, ciudad de la cual deriva el nombre de la civilización. Los micénicos se expandieron, estableciendo colonias por el mar Egeo, Chipre,[5]​ el Epiro,[6][7]Macedonia,[8]Asia Menor y Xam,[9][10]​ entre otros. La Grecia micénica estaba dividida en ciudades-estado palaciegas, controladas por reyes con poder religioso y quizás también militar y jurídico.[11]​ Los palacios ejercían el control de prácticamente todas las estructuras del reino. Las ciudades-estado más importantes se encontraban en Micenas, Tirinto, Pilos y Tebas.

El comercio en el Mediterráneo tenía un papel muy importante en la economía micénica. Los micénicos innovaron también en los campos de la ingeniería, arquitectura e infraestructura militar, esta última era controlada directamente desde los centros palaciales.[2][3]

Alrededor del 1250 a. C., se vio la primera oleada de destrucción en diferentes centros de la Grecia continental por causas que los arqueólogos desconocen.[12]​ Estos incidentes parecen haber desencadenado el fortalecimiento masivo y expansión de las fortificaciones en varios lugares. En algunos casos, se hicieron arreglos para crear pasadizos subterráneos que conducían a cisternas bajo tierra.[13]​ Aun así, ninguna de estas medidas parecen haber evitado la destrucción final de los centros palaciales micénicos en el siglo XII a. C. Las razones que trajeron al desmoronamiento de la civilización micénica son discutidas entre los eruditos; dos de las teorías más comunes son el movimiento de población y los conflictos internos.[14]

Ethos militar[editar]

Vaso de los guerreros: representa a unos soldados en marcha. Micenas (1200 a. C.).

La presencia de una aristocracia militar importante e influyente que se formó en la sociedad micénica ofrece una impresión abrumadora de un pueblo feroz y belicoso. Esta impresión de militarismo se ve reforzada por las fortificaciones erigidas a lo largo de la Grecia micénica,[15][16]​ la gran cantidad y calidad de las armas recuperadas de las tumbas reales micénicas, representaciones artísticas de escenas de guerra y la evidencia textual proporcionada por los textos en lineal B. Las inscripciones en lineal B también ofrecen algunos detalles sobre la organización del personal militar, mientras que la producción militar y la logística fueron supervisadas por la autoridad central de los palacios de las ciudades-estado.[3]​ Según los archivos del palacio de Pilos, cada comunidad rural (los demos) estaba obligada a proporcionar un cierto número de hombres que tenían que servir en el ejército; un servicio similar también fue realizado por la aristocracia.[17]

Las principales divinidades que parecen ser de naturaleza belicosa son Ares (Lineal B: A-re) y Atenea Potnia (Lineal B: A-ta-na Po-ti-ni-ja).[18]

Tácticas y evolución[editar]

Fresco con la representación de un escudo con «forma de ocho». Micenas.

Los ejércitos micénicos compartieron varias características comunes con otros poderes significativos de la Edad del Bronce Final: inicialmente se basaban en la infantería pesada, que llevaba picas, escudos grandes y, en algunas ocasiones, armaduras.[19]​ Más tarde, en el siglo XIII a. C., experimentó cambios importantes en táctica y armamento. Las unidades armadas se volvieron más homogéneas y flexibles, mientras que las armas se hicieron más pequeñas y ligeras.[2]​ La lanza siguió siendo la principal arma entre los guerreros micénicos hasta el final de la Edad del Bronce, mientras que la espada desempeñó un papel secundario en el combate.[20]​ Algunos tipos representativos de armaduras y armas micénicas eran el casco de colmillos de jabalí y el escudo «en forma de ocho». Además, la mayoría de las características de la panoplia hoplita posterior de la Grecia clásica ya se conocían en esta época.

El papel exacto y la contribución de los carros de guerra en el campo de batalla es motivo de controversia debido a la falta de pruebas suficientes.[21]​ En general, parece que durante los primeros siglos (siglos XVI al XIV a. C.) los carros se usaron como vehículo de combate, mientras que más tarde en el siglo XIII a. C. su papel se limitó a un mero transporte en el campo de batalla.[22]​ Los guerreros montados a caballo también formaron parte de los ejércitos micénicos, sin embargo, su papel preciso no está claro debido a la falta de datos arqueológicos.[23]

Fortificaciones[editar]

Recinto amurallado de Micenas.

La construcción de estructuras defensivas estuvo estrechamente relacionada con el establecimiento de centros palaciales en Grecia continental. Los principales centros micénicos estaban bien fortificados y generalmente situados en un terreno elevado, como en Atenas, Tirinto y Micenas o en llanuras costeras, en el caso de Gla.[24]​ Los griegos micénicos apreciaron el simbolismo de la guerra tal como se expresa en la arquitectura defensiva, por lo que también pretendían el impacto visual de sus fortificaciones.[24]​ Los paramentos se construían con aparejo ciclópeo, que consistía en muros levantados con grandes piedras, no labrados, de más de 8 metros de grosor y que pesaban varias toneladas.[25]

El término ciclópeo fue acuñado por los griegos de la época clásica que creían que solo los gigantes míticos, los cíclopes, podrían haber construido tales estructuras megalíticas.[24]​ Por otro lado, la mampostería de sillares solo se empleaba en las puertas y alrededor de ellas.[26]

Armamento[editar]

Armas ofensivas[editar]

Espadas micénicas reconstruidas.

Inicialmente, las lanzas eran largas, de más de 3 metros de longitud, y posiblemente se tenían que agarrar con las dos manos. Durante los siglos micénicos posteriores, se adoptaron versiones más cortas, que normalmente se acompañaban con escudos de tipos pequeños, principalmente de forma circular.[20]​ Estas pequeñas lanzas se utilizaban tanto para el combate cuerpo a cuerpo como para ser lanzadas.[27]

A partir del siglo XVI a. C., aparecieron espadas con punta redondeada, con una empuñadura que era una extensión de la hoja.[27]​ Tenían 130 cm de largo y 3 cm de diámetro.[28]​ Otro tipo, la espada de una sol filo, era una pieza sólida de bronce de entre 66 cm y 74 cm de longitud. Esta espada más corta se utilizaba probablemente para combates a corta distancia.[28]​ Durante el siglo XIV a. C., los dos tipos se modificaron progresivamente, con empuñaduras más fuertes y hojas más cortas.[27][29]​ Finalmente, en el siglo XIII a. C., un nuevo tipo de espada, la Naue II, se hizo popular en la Grecia micénica.[20]

El arco se usaba en los campos de batalla ya desde un periodo temprano.[30]​ Algunas otras armas ofensivas que se utilizaban eran mazas, hachas, hondas y jabalinas.[20][27][31]

Armas defensivas[editar]

Escudos[editar]

Los cascos de colmillos de jabalí eran típicos en la guerra micénica.

Los ejércitos micénicos tempranos utilizaban «escudos de torre», grandes escudos que cubrían casi todo el cuerpo. Aun así, con la introducción de la armadura de bronce, este tipo se utilizó menos, a pesar de que no se dejó de usar, tal como lo demuestra la iconografía.[32]​ Los escudos en forma de 8 se convirtieron en el tipo más común de escudos micénicos.[32]​ Estos escudos estaban hechos de varias capas de piel de toro, y en algunos casos se reforzaban con láminas de bronce.[33]​ Durante el periodo micénico tardío, se adoptaron tipo de escudos más pequeños.[29]​ O bien eran de una forma completamente circular, o casi circulares, con una parte cortada de la parte inferior.[34]​ Estos estaban hechos con varias capas de cuero con un umbo de bronce y refuerzos. Solo ocasionalmente parecen haber sido hechos completamente de bronce.[33]

Cascos[editar]

La panoplia de Dendra, del siglo XIV a. C.

El tipo de casco micénico más común era el cónico reforzado con colmillos de jabalí.[35]​ Este tipo se usaba mucho, y se convirtió en la pieza de armadura micénica más identificable, desde el principio hasta el fin de la cultura micénica. También es conocido a través de varias representaciones en el arte contemporáneo en Grecia y en el Mediterráneo. El casco de colmillos de jabalí consistía en una gorra con tiras de fieltro, con varias filas de colmillos de jabalí cosidos.[35][36]​Hacía falta matar 30 jabalíes por la fabricación de un casco de este tipo, y simbolizaba la traza en la caza de la persona que lo llevaba, además de sus habilidades como guerrero.[37]​ En la Ilíada de Homero, Odiseo llevaba un casco de colmillos de jabalí.[38]

También se usaban cascos hechos completamente de bronce, algunos de los cuales tenían grandes protecciones para las mejillas, probablemente cosidas o remachadas al casco, como también un nudo para aguantar un penacho. Se usaban pequeños agujeros en las protecciones y en la parte inferior del casco para la fijación del relleno interno. También se usaban otros tipos de casco de bronce; durante la parte final del periodo micénico, se utilizó el casco con cuernos hecho de tiras de cuero.[39][40]

Armaduras[editar]

Una pieza de armadura micénica es la panoplia de Dendra (ca. 1450–1400 a. C.), que consiste en la coraza de un equipo entero hecho de varios elementos de bronce.[41]​ Era flexible y bastante confortable para ser utilizada en el combate a pie,[42]​; el peso total de la armadura rondaba los 18 kg.[43]​ Se han hallado restos de armaduras micénicas en Tebas (ca. 1350–1250 a. C.), entre las cuales hay protecciones de hombro, más pequeñas que las de Dendra, con placas adicionales para proteger la parte superior de los brazos, enganchadas a la parte inferior de las protecciones de hombro.[43]

El uso de armaduras de escamas es evidente durante los siglos micénicos finales, tal como se muestra en la iconografía y en hallazgos arqueológicos.[44]​ En general, la mayor parte de características de la panoplia hoplita de la Grecia clásica ya se conocían en la Grecia micénica.[45]

Transportes[editar]

Carros[editar]

Representación de un carro en un fresco de Pilos, c. 1350 a. C. Las ruedas de los carros acostumbraban a ser de cuatro radios.[46]

El carro tirado por dos caballos apareció en la Grecia continental como pronto durante el siglo XVI a. C.[34]​ Los carros micénicos eran diferentes de los carros utilizados por potencias contemporáneas de Oriente Medio. Según los documentos en lineal B conservados, las ciudades-estado palaciales de Cnosos y Pilos tenían algunos centenares.[47]​ El tipo de carro micénico más común era el «carro dual», que apareció a mediados del siglo XV a. C.[48]​ En el siglo XIV a. C., apareció una versión más ligera, el carro de raíl, el cual tenía una cabina abierta y probablemente se utilizaba como transporte para el campo de batalla más que para luchar.[49]

Barcos[editar]

Los barcos micénicos eran embarcaciones de poco calado que se podían atracar en bahías arenosas.[50]​ Eran barcos de medidas diversas y tenían diferente número de remeros diferentes. El barco más grande probablemente tenía una tripulación de 42 a 46 remeros, con un timonel a cargo del timón de espadilla, un capitán, dos guardias y un grupo de guerreros.[51]

El tipo más común de barco micénico, basándose en las descripciones del arte contemporáneo, era la galera con remos con un casco largo y estrecho. La forma del buque se construía adrede para maximizar el número de remeros. Así, se podía obtener una mayor velocidad independientemente de la fuerza del viento. A pesar de que tenía mástiles y velas, era menos eficiente que un velero.[52]​ Aun así, la galera micénica ofrecía ciertas ventajas: a pesar de ser más ligera que el velero con remos de los minoicos de Creta, podía albergar más remeros. Su mecanismo de dirección era un timón de espadilla triangular, precursor del timón de dirección posterior de la Grecia arcaica.[53]

Campañas militares[editar]

Después del colapso de la civilización minoica, los micénicos empezaron a expandir su talasocracia al mar Egeo y se expandieron hacia las islas de este mar y la costa de Anatolia.[54]​ Los guerreros micénicos también se contrataban como mercenarios en ejércitos extranjeros, como en los del Egipto.Schofield, 2006, p. 126 La naturaleza belicosa de los micénicos probablemente fue un factor decisivo en sus relaciones diplomáticas con las otras potencias del final de la Edad del Bronce. En textos hititas de la época se habla de Ahhiyawa, una civilización (generalmente aceptada como traducción de Grecia micénica) que fortalecía su posición en Anatolia occidental desde c. 1400 hasta c. 1220 a. C.[55][56][57]​ Durante este periodo, los reyes de Ahhiyawa estaban al mismo nivel que los reyes hititas, tanto militar como diplomáticamente.[58]​ En los documentos se menciona que la actividad de Ahhiyawa era interferir en los asuntos de Anatolia, ya fuera apoyando a alzamientos antihititas o a través de dirigentes locales vasallos que estaban bajo la influencia del rey de Ahhiyawa.[59][60]

Alrededor del 1400 a. C., Attarsiya (posible traducción hitita de Atreo) lanzó una campaña encabezada por carros de guerra y atacó regiones bajo influencia hitita. Más adelante, Attarsiya invadió la isla de Alasiya (Chipre) junto con aliados suyos de Anatolia.[61]​ Las fuerzas invasoras controlaron la isla después de derrocar a las autoridades hititas locales.[62]​ Las campañas de Attarsiya representan la primera actividad militar micénica contra los hititas de la cual se tiene constancia.[63]​ La confrontación entre tropas hititas y de Ahhiyawa en Wilusa en el siglo XIII a. C, topónimo hitita para referirse a Troya, podría dotar de fundamento histórico a la tradición de la guerra de Troya.[64]

Hacia 1250 a. C. la primera ola de destrucción está atestiguada en varios centros en la Grecia continental por razones que no pueden ser identificadas por los arqueólogos.[12]​ Estos incidentes parecen haber desencadenado la potenciación y la expansión masiva de fortificaciones en varios lugares. En algunos casos, también se adaptaron las estructuras para la creación de pasadizos subterráneos que condujeran a cisternas subterráneas.[13]​ Sin embargo, ninguna de estas medidas parece haber evitado la destrucción final de los centros palaciales micénicos en el siglo XII a. C. Las razones que condujeron al derrumbe de la cultura micénica han sido acaloradamente debatidas entre los estudiosos. Las dos teorías más comunes son el movimiento poblacional y los conflictos internos.[14]

Legado[editar]

Después de la caída de la Grecia micénica se entró en un periodo oscuro. Los griegos perdieron el contacto con otras civilizaciones avanzadas de la época, cosa que hizo que el equipamiento militar casi no se mejorara y que evolucionara separadamente. Así pues, el legado micénico llegó a la Grecia clásica.[65]

Las batallas siguieron sin ser coordinadas, sin tácticas ni formaciones.[66]​ Los carros se usaron menos, y la infantería ganó protagonismo.[67]​ En cuanto a las armas, las espadas se fueron acortando y las armaduras se hicieron de hierro.[67]​ Los escudos «en forma de ocho» dieron paso a escudos circulares más pequeños.[68]

En las epopeyas Ilíada y Odisea, Homero describe la guerra de la época micénica. Esta etapa de la historia de Grecia se consideraba un periodo de héroes-guerreros, que lideraron varias campañas militares en Grecia y en las áreas adyacentes.[2]​ La imagen de los griegos micénicos en las obras homéricas es de personas beligerantes y de una élite guerrera para quien el honor era el valor más importante.[4]

Aun así, la exactitud de sus descripciones es discutida porque el autor nació unos 300 años después del final de la civilización micénica y se habían perdido buena parte de los datos sobre los ejércitos micénicos. Homero explica las batallas del periodo más antiguo que conocía, alrededor de un siglo antes de su nacimiento y añade descripciones de piezas descubiertas.[68]​ Así, en sus epopeyas aparecen cascos de colmillos de jabalí y el uso de carros, a pesar de que ciertas descripciones difieren de la historiografía y de la arqueología.[69]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cline, 2012, p. 305.
  2. a b c d e Cline, 2012, p. 313.
  3. a b c Palaima, 1999, p. 367.
  4. a b Castleden, 2005, p. 235.
  5. van Wijngaarden, 2002, Part III: Cyprus.
  6. Hammond, 1976, p. 139: «Lo que es más, en esta área de Kiperi, cerca de Parga, se ha encontrado una tumba tholos con cerámica micénica de estilo III B y una acrópolis micénica, y había otra acrópolis micénica sobre el Oráculo de los Muertos en un cerro llamado Xylokastro».
  7. Tandy, 2001, p. xii (Fig. 1).
  8. Borza, 1992, p. 64: «La existencia de un establecimiento micénico a finales de la Edad del Bronce en Petra no solo confirma su importancia como ruta en un periodo temprano, sino que también amplía los límites del establecimiento micénico a la frontera con Macedonia».
  9. van Wijngaarden, 2002, Part II: The Levant, pp. 31–124.
  10. Bietak y Czerny, 2007, Sigrid Deger-Jalkotzy, "Mycenaeans and Philistines in the Levant", pp. 501–629.
  11. Chadwick, 1976, Chapter 5: Social Structure and Administrative System, pp. 69–83.
  12. a b Kelder, 2010, p. 34.
  13. a b Castleden, 2005, p. 219.
  14. a b Mylonas, 1966, pp. 227–228.
  15. Schofield, 2006, p. 118.
  16. Cline, 2012, p. 303.
  17. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 10.
  18. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 4.
  19. Howard, 2011, p. 7.
  20. a b c d Howard, 2011, p. 50.
  21. Howard, 2011, p. 63.
  22. Fields, 2006, p. 22.
  23. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 46.
  24. a b c Fields, 2004, p. 10.
  25. Schofield, 2006, p. 78.
  26. Fields, 2004, p. 11.
  27. a b c d D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 13.
  28. a b D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 15.
  29. a b Schofield, 2006, p. 123.
  30. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 16.
  31. Schofield, 2006, p. 306.
  32. a b D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 20.
  33. a b D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 17.
  34. a b Cline, 2012, p. 312.
  35. a b D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 23.
  36. Schofield, 2006, p. 119.
  37. Kramer-Hajos, 2016, p. 45.
  38. Center for Hellenic Studies, Harvard University (ed.). «Chapter 10. Odysseus and the Boar» (en inglés). Consultado el 13 de enero de 2018. 
  39. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 25.
  40. Schofield, 2006, p. 121.
  41. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 27.
  42. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 28.
  43. a b D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 30.
  44. De Amato y Salimbeti, 2011, p. 34.
  45. Kagan y Viggiano, 2013, p. 36: «De hecho, la mayor parte de los ítems esenciales de la "panoplia hoplita" ya se conocían en la Grecia micénica, incluyendo el casco metálico[...]».
  46. Paipetis, S. A. (3 de junio de 2010). The Unknown Technology in Homer. Springer Science & Business Media. pp. 67 y sigs. ISBN 978-90-481-2514-2. 
  47. Fields, 2006, p. 23.
  48. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 43.
  49. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 44.
  50. Castleden, 2005, p. 186.
  51. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 48.
  52. Tartaron, 2013, p. 58.
  53. Tartaron, 2013, p. 63.
  54. Schofield, 2006, pp. 71–72.
  55. Bryce, 2005, p. 361.
  56. Beckman, Bryce y Cline, 2012, p. 6.
  57. Kelder, 2010, pp. 8–9.
  58. Kelder, 2010, pp. 119–120.
  59. Bryce, 2005, p. 59.
  60. Kelder, 2010, p. 23.
  61. Kelder, 2005, pp. 139–140.
  62. Bryce, 2005, pp. 146–147.
  63. D'Amato y Salimbeti, 2011, p. 57.
  64. Bryce, 2005, pp. 361, 364.
  65. Gabriel, 2002, p. 172.
  66. Gabriel, 2002, p. 173.
  67. a b Rawlings, 2007, p. 27.
  68. a b McCall, 2015.
  69. Carey, Allfree y Cairns, 2006.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]