Vela (náutica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vela en movimiento

Una vela es toda superficie —generalmente una pieza de tela o lámina de material plástico— utilizada para propulsar una embarcación mediante la acción del viento sobre ella. El conjunto de todas las velas de la embarcación forma el velamen, que es parte de lo que se denomina el aparejo de la embarcación.

Historia[editar]

Birreme griego

El origen de las velas es muy antiguo, quizá casi tanto como la navegación. En el antiguo Egipto se le atribuía su invención a la diosa Isis, a la que cuando buscaba a su hijo, con el objeto de apresurar más el viaje, se le ocurrió elevar un palo en medio de la embarcación y poner en él un lienzo capaz de recibir el viento. Para los griegos fueron dos los inventores: Dédalo cuando se escapó del laberinto de Creta, o Eolo, dios de los vientos.

La figura y material de las velas ha variado mucho. Se hicieron de figura redonda, triangular y cuadrada. Los egipcios las hacían con la corteza del papiro. En tiempos de Julio César los bretones tenían velas de cuero. Los romanos empleaban el lino, y algunos pueblos el esparto y los juncos. Los chinos usan velas sujetas por cañas. También se han fabricado velas de algodón o de cáñamo fuerte.

En el siglo de Homero, los griegos empleaban ya velas de lino, si bien en un principio sólo se servían de ellas cuando los vientos eran favorables. Algunas veces teñían las velas de color azul, y por lujo llegaron al extremo de teñirlas de púrpura. A veces las teñían en forma de pequeños cuadros, según se deduce de un pasaje de Plinio el Viejo.[1]

Tipos de vela[editar]

Vela latina

Una clasificación general, sería:[2]

Atendiendo a los dos tipos principales puede ser de dos clases: de cuchillo o áuricas y cuadradas o cuadras. El primer grupo comprende:

Vela cuadrada o cuadra[editar]

Vela cuadra

Las velas cuadradas o cuadras se denominan específicamente según su disposición sobre el palo. Por orden ascendente se denominan:

Los sobrejuanetes o sobrepericos suelen ser las últimas velas de la embarcación; las de sosobre sólo se largan con vientos débiles. También con ventolina o por medio de pequeñas vergas y botalones van largadas, a guisa de ala de las vergas principales, las rastreras, todas cuadrangulares. De igual naturaleza es la boneta, añadida a la parte inferior de una vela de cuchillo, y la de baticulo, largada al grátil de sotavento de la cangreja de popa.

Vela de cuchillo[editar]

Velas al tercio en un lugre

Se denomina de cuchillo porque va orientada en el centro del buque, envergada en el palo. Se llama también vela áurica. Comprende esta clase las trapezoidales como la vela cangreja y la vela de estay. También son velas de cuchillo las de forma triangular, como los foques.[2]

Otros tipos[editar]

  • Vela mística: de figura trapezoidal, está entre medio de la latina y la vela al tercio.
  • Vela tarquina o al tercio: la vela trapezoidal envergada en una verga izada por su tercio como las que usan los lugres y quechamarines.
  • Vela de abanico o de concha: la vela cuyos paños convergen todos en un punto, como el foque de abanico.[2]
  • Vela de cola de pato: aquella cuyo alunamiento de pujamen excede en este lado al cuadrilátero o triángulo de su total figura o tiene su arco o curvidad para afuera.
  • Vela faldona, vela demasiado larga por defecto de su corte
  • Vela rastrera, vela que se mueve cerca de la superficie del agua y en particular, el ala o rastrera mayor o la de trinquete
  • Vela sobrancera: vela demasiado larga o ancha respecto al lugar que debe ocupar
  • Vela maestra: la vela que se larga en el palo principal de los buques latinos
  • Vela menuda: las de cotonía o vitre que solo se largan con vientos bonancibles, como las alas, rastreras, sobrejuanetes, monterillas, etc.
  • Vela alta: toda la superior
  • vela baja toda la inferior a las gavias.
  • Velas mayores, principales: velas que pertenecen a los palos mayores o principales como en los buques de tres la mesana, mayor y trinquete
  • Vela tormentosa: la que por su especie o situación o por las circunstancias, hace trabajar o molesta mucho al buque, palo, etc.
  • Vela de agua: la que suele largarse en algunas embarcaciones debajo de la botavara con vientos bonancibles y largos.
  • Vela de fortuna: vela cuadra o redonda con que las embarcaciones latinas navegan en popa con vientos fuertes
  • Vela de baticulo: mesana chica o especie de cangreja que usan los faluchos y otras embarcaciones latinas en un palo que colocan al lado de las llamadas por algunos aletas. También se usa en los botes, falúas, etc.
  • Vela de capa o capeo y vela de correr: la dispuesta convenientemente en cualquiera de estos casos para el fin respectivo como la mayor, la gavia, el trinquete, el treo, la trinquetilla etc.
  • Vela de humo: vela que se coloca por la cara de proa de la chimenea del fogón cuando el buque está aproado al viento
  • Vela de lastre o de lastrar: la que se tiende desde la borda ó desde la porta de lastrar al lanchón conductor del lastre, para impedir que este caiga al agua al embarcarlo a bordo.[3]

Nomenclatura general[editar]

Vela bermudiana o marconi.
  1. Puño de driza o pena.
  2. Garrucho o patines.
  3. Tabla de gratil.
  4. Sable o batem.
  5. Baluma o caída de popa.
  6. Grátil o caída de proa.
  7. Vela bermudiana o marconi.
  8. Extremo de nervio.
  9. Faja de rizos o matafiones.
  10. Puño de amura.
  11. Pujamen.
  12. Puño de escota.

Expresiones relacionadas[editar]

  • Acortar la vela o acortar vela. Aferrar algunas velas o tomar rizos de modo que se presente menos superficie al viento.
  • Aguantar vela. Mantener mucha larga en proporción a la fuerza del viento.
  • Alzar velas. Disponerse para navegar.
  • Andar mucho de la vela. Ser muy velero el buque.
  • Apocar las velas. Disminuir o aminorar el número de velas o recogerlas para presentar menos superficie al viento.
  • A toca vela. Se dice cuando se navega con viento escaso, de modo que vayan tocando las velas.
  • A toda vela o a todas velas o a velas desplegadas, llenas o tendidas. Navegando la embarcación con gran viento.
  • A vela llena. Navegando con buen viento de modo que éste llene ventajosamente todas las velas.
  • Cambiar la vela. Volverla a la parte de donde viene el viento.
  • Cantar vela. Anunciar la vista de alguna embarcación el vigía de topes o el que la descubre primero, gritando «¡Vela!».
  • Cerrar las velas. Acabar de recoger alguna después de cargadas, cobrando luego los cabos.
  • Dar la vela. Caerse, tropezarse o darse de bruces.
  • Dar vela, hacer a la vela, hacerse a la vela. Salir del puerto una embarcación para navegar.
  • Desfogar una vela. Arriarle la escota o degollarla para que escapando el viento que la impulsa, cese el violento esfuerzo que ejercía, acaso con peligro de zozobrar u otra avería.
  • Hacer vela para un punto. Dirigirse hacia dicho punto.
  • Henchir una vela todo su palo y vergas. Llenar u ocupar toda el área formada entre los cuatro penoles de las dos vergas que la sujetan, hallándose éstas en su lugar correspondiente o izada cada una en su respectivo palo.
  • Meter vela. Recoger, quitar o aferrar alguna o algunas velas.
  • Navegar a toda vela. Llevar largas cuantas velas tiene el buque.
  • Tender las velas. Aprovecharse del viento favorable en la navegación.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (1906-1914)
  2. a b c Kipping, Robert (1860). T. Fortanet, ed. «Elementos de construcción de velas». pp. 493–494. Consultado el 10 de julio de 2013. 
  3. Diccionario marítimo español, Martín Fernández de Navarrete, 1831

Enlaces externos[editar]