Isis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La diosa egipcia Isis.

Isis (del griego antiguo Ίσις) es el nombre griego de una diosa de la mitología egipcia. Su nombre egipcio era Ast, que significa trono, representado por el jeroglífico que portaba sobre su cabeza. Fue denominada "Gran maga", "Gran diosa madre", "Reina de los dioses", "Fuerza fecundadora de la naturaleza", "Diosa de la maternidad y del nacimiento".

La diosa Isis, pintura mural, ca. 1360 a. C.

Iconografía[editar]

Isis era representada como mujer con el jeroglífico del "trono" Ast sobre su cabeza. Otras veces está sentada, ostentando un tocado con el disco solar, por ser hija de Ra, el dios Solar. Podemos verla igualmente con alas de milano, abriendo sus brazos para bendecir a sus devotos e hijos, simbolizando su maternidad; con forma de diosa árbol, amamantando al faraón.

En su versión antropomorfa, Isis era representada como una mujer que llevaba un ajustado vestido, coronada con el "trono" anteriormente descrito. A comienzos de la dinastía XVIII y en el período tardío, es representada con:

"tyet"
Nudo de Isis

en jeroglífico
V39

Mitología[editar]

Isis amamantando a Horus.

En la cosmogonía heliopolitana sus padres eran Geb y Nut. Era más prominente mitológicamente como la esposa y hermana de Osiris y la madre de Horus y fue venerada como la esposa y la madre arquetípica. Plutarco escribió un relato narrando su historia:

Osiris, hermano y esposo de Isis, reinaba en el antiguo Egipto con paz, armonía y sabiduría. El Nilo fertilizaba la tierra y las cosechas eran abundantes. Sus súbditos eran felices. Un día, Osiris salió de viaje para conocer otras civilizaciones y dejó el reino bajo el mando de su esposa Isis. Seth, su envidioso hermano, se sintió humillado pues creía que él debería gobernar y no Isis.

Cuando el dios Osiris volvió, Seth quiso hacer una gran fiesta de bienvenida y lanzó un desafío a los invitados: aquél que entrase en el cofre que Seth había traído, éste se lo regalaba como prueba de fidelidad y respeto. Muchos intentaron pero el cofre resultaba pequeño o grande. Osiris, curioso, quiso probar y le encajó perfectamente bien. Seth sabía el tamaño de su hermano y era por esto que el cofre le había servido como un guante. Inmediatamente el hermano, junto con 72 cómplices, cerraron la caja de metal herméticamente y la arrojaron al Nilo.

Isis, con amor y confianza, empezó su travesía para recuperar el cuerpo de su esposo. Después de largas y penosas caminatas por Egipto, la diosa encontró el cofre con los restos de Osiris. Pero el drama continuó cuando Seth, en su maldad sin fin, robó el cadáver y lo cortó en catorce pedazos que, nuevamente, esparció por todo el reino. Isis no se rindió y, en compañía de su hermana Neftis, la esposa de Seth, recorrió cada lugar del reino. Finalmente consiguieron encontrar todos los pedazos con excepción del pene. Sin embargo, Isis reconstruyó a Osiris ayudada por Anubis y Neftis, e impregnada de él concibió a Horus niño "Harpócrates", quien posteriormente vengaría a su padre luchando contra Seth.

Epítetos de Isis[editar]

Algunos de los epítetos que recibió la diosa son: "Gran maga", "Gran diosa madre", "Reina de los dioses", "Fuerza fecundadora de la naturaleza", "Diosa de la maternidad y del nacimiento", "La Gran Señora", "Diosa madre", "Señora del Cielo, de la Tierra y del Inframundo" (en File), "Isis en todas sus manifestaciones", "Señora de Raanefer", "La reina de Mesen", "Señora de Hebet", "Señora de Abaton", "Señora de los países del sur", "Señora de las pirámides" en Guiza, "la divina, la única, la más grande de entre los dioses y diosas, la reina de todos los dioses", "el Ojo de Ra, la corona de Ra-Heru, Sept", "Señora del Año Nuevo", etc.

Tumba de Thutmose III: Isis con forma de diosa árbol, amamantando al faraón.
Ast (Isis)
en jeroglífico
st t
H8
 
st t
 
B1
 
st t
H8
B1
 
st t
y
I12

Culto[editar]

Su origen es incierto, pero se estima que provino del delta del Nilo. Las primeras menciones de Isis datan de la dinastía V de Egipto en la cual se encuentran las primeras inscripciones literarias, pero su culto se hizo prominente más tarde en la historia egipcia, cuando se empezaron a absorber y sincretizar los cultos de otras diosas. Con el tiempo se expandió fuera de Egipto, en el Oriente Próximo y el Imperio romano, con la construcción de templos lejanos dedicados a ella, como en las Islas Británicas o la Península Ibérica. Hasta el siglo VI se pudieron encontrar rastros de su adoración en la Europa cristiana.

Lugares de culto a Isis[editar]

El templo más importante dedicado a Isis y su último lugar de culto, estaba en la isla de File. Construido en varias fases desde c. 380 a. C. al 100, fue ordenado finalmente su cierre por el emperador Justiniano I en el 550. En Dendera era expuesta anualmente en un quiosco del templo de Hathor, a los rayos del Sol, para regenerarse. Otro templo de Isis importante se encontraba en Behbeit el-Hagar. En Guiza fue venerada como "Señora de las pirámides".

Fuera de Egipto, su culto se propagó por todos los pueblos del Mediterráneo, resistiendo la expansión del cristianismo durante el Imperio romano hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, en el año 535. Se encuentran templos en otras partes de África, como en Libia, Túnez y Sudán; en el Oriente Medio, Jordania, Turquía y Líbano y en Europa, Grecia (Templo de Isis en Delos) , Italia (Templo de Isis en Pompeya), Francia, Alemania (Santuario de Isis y de Mater Magna en Maguncia) y España (Templo de Isis en Baelo Claudia).

Mundo grecorromano[editar]

Después de la conquista de Egipto por Alejandro Magno, el culto de Isis se extendió por todo el mundo grecorromano.[1] Tácito escribió que después del asesinato de Julio César, se decretó erigir un templo en honor de Isis pero Augusto lo paró y trató de convertir de nuevo a los romanos a las creencias de los dioses romanos que estaban asociados estrechamente con el Estado. Finalmente, el emperador romano Calígula abandonaría la cautela de Augusto hacia lo que fue descrito como cultos orientales, y fue durante su reinado cuando se estableció en Roma la fiesta de Isis. Según Josefo, Calígula se puso un ropaje femenino y participó en los misterios que él mismo instituyó. En la época helenística, Isis adquirió un "nuevo rango como una diosa principal del mundo mediterráneo". Vespasiano, junto con Tito, practicaban incubaciones en el Iseum romano. Domiciano construyó otro Iseum junto a un Serapeum. Trajano aparece delante de Isis y Horus, presentándoles votivas ofrendas de vino, en un bajo relieve, en su arco triunfal de Roma.[2] Adriano decoró su villa de Tívoli con escenas isíacas. Galerio consideraba a Isis como su protectora.[3]

La visión romana sobre sus cultos era sincrética, contemplando a sus nuevas deidades, con aspectos meramente locales de otros más familiares. Para muchos romanos, la egipcia Isis era un aspecto de la frigia Cibeles, cuyos ritos orgiásticos fueron al final, naturalizados en Roma, llegando a ser conocida como Isis de los diez mil nombres.

Entre los nombres de la Isis romana, el de Reina del Cielo, se destaca por su larga y continua presencia. Heródoto identificó a Isis con las diosas griegas y romana de la agricultura, Deméter y Ceres.

Una estatua de alabastro de Isis del siglo III a. C., que se encontró en Ohrid, en la República de Macedonia, está representada en el anverso del billete de 10 denares macedonios, emitido en 1996.[4]

Estatua de Isis proveniente de Villa Adriana en Tívoli.
Sacerdotisa de Isis portando una sítula, estatua romana del siglo II
Museo Archaeologico Regionale, Palermo.
Isis, representación romana, portando un sistro, procedente de Anatolia o Tracia, siglo II. Museo Arqueológico de Estambul.

El culto a Isis en Hispania[editar]

Hay evidencias del culto a Isis en Hispania, transmitido por comerciantes, militares o simples ciudadanos griegos y romanos. Al principio su veneración es popular para después llegar hasta las capas más altas. Existió culto organizado en: Emérita Augusta (Mérida), Igabrum, Cabra (Córdoba), Valentia (Valencia) y Baelo Claudia (Bolonia, Cádiz), donde quedan restos de un Templo a Isis del S.II d.C; hubo devotos en: Legio (León), Astúrica Augusta (Astorga), Acci (Guadix), Saguntum (Sagunto) y Tarraco (Tarragona). Los últimos documentos hallados, referentes al culto a Isis en Hispania, datan de la primera mitad del siglo III.[5]

Influencia en el catolicismo y el cristianismo ortodoxo[editar]

Isis lactans (amamantando a Harpócrates). Museos Vaticanos. Museo Pío-Clementino.

«El culto de Isis tuvo una influencia considerable sobre el de la Virgen María»... Isis «también fue el modelo para todas las reinas de Egipto, que eran conocidas como "hija de Dios", "gran esposa del rey" y "la madre de Dios"».[6] Las imágenes coptas (católicas) heredaron esta concepción de la diosa (Isis), dando origen a representaciones posteriores de Maria Lactans (María que da de lactar, lactante).[7]

Los estudiosos[cita requerida] han hecho comparaciones con el culto a Isis a finales de la época romana y el culto a la Virgen María. Después de que la religión católica ganó popularidad y comenzó a dispersarse en Europa y luego en Roma, los católicos convirtieron el santuario de Isis en Egipto en una Iglesia en honor a María así como de manera deliberada tomaron imágenes del mundo pagano y las utilizaron.

Este fue el resultado de la exposición del catolicismo primitivo al arte egipcio. En una encuesta a "veinte destacados egiptólogos", realizada por el Dr. W. Ward Gasque,[8] un erudito cristiano, encontró que todos los que respondieron reconocían que "la imagen de Horus niño e Isis ha influido en la iconografía católica de la Virgen y el Niño"[cita requerida] , pero que no hubo otras similitudes.

El historiador Will Durant escribió que "Los primeros católicos a veces rendían honores, a las estatuas de Isis amamantando al niño Horus, viendo en ello un rito antiguo y noble acerca de como por medio de la mujer (es decir, el principio femenino), se crearon todas las cosas, que finalmente se convirtió en la Madre de Dios." Horus, en este aspecto juvenil, fue llamado Harpócrates por los griegos. A pesar de que a la Virgen María se le venera en el catolicismo y la Iglesia ortodoxa, su papel como una figura de la madre misericordiosa tiene paralelos con la figura de Isis[cita requerida] .

Sacerdocio[editar]

Poca información ha sobrevido sobre los rituales egipcios de Isis. Sin embargo, es claro que fueron tanto iniciados sacerdotes como sacerdotisas, los que oficiaron los rituales de su culto a lo largo del tiempo. En la época greco-romana, muchos de ellos eran curanderos, y se decía que muchos otros tenían poderes especiales, incluyendo la interpretación de los sueños y la capacidad de controlar el tiempo atmosférico, mediante el trenzado del cabello o por no peinarse. Se pensaba esto último, porque los egipcios consideraban que los nudos tenían poderes mágicos.

Isis en la literatura grecorromana[editar]

Ceremonia isíaca en la Antigua Roma. Fresco del 50-79 de Herculano. Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Plutarco, un erudito griego que vivió entre 46 CE y 120 CE, escribió Isis y Osiris, que está considerado como fuente principal sobre los mitos tardíos de Isis.[9] Allí describe a Isis como "una diosa excepcionalmente sabia y amante de la sabiduría, a la que, como su nombre parece indicar, el conocimiento y la comprensión se encuentran en su más alto nivel..." y que la estatua de Atenea (Plutarco dice "los que creen que es Isis") en Sais lleva la inscripción "Soy todo lo que ha sido, es y será, y no ha descubierto todavía mi túnica ningún mortal". Sin embargo, en Sais, la diosa patrona del culto antiguo era Neith, de quien muchos de sus rasgos empezaron siendo atribuidos a Isis durante la ocupación griega.

El escritor romano Apuleyo describió determinados aspectos del culto a Isis en el siglo II, en su libro El asno de oro. En él, aparece la fiesta dedicada a Isis, también como patrona de la navegación, la Isidis Navigium. Además, es particularmente revelador, cuando pone en palabras de Isis:

"Aquí me ves, Lucio, en respuesta a tu plegaria. Sepas que soy madre y naturaleza universal, señora de todos los elementos, principio primordial de los tiempos, soberana de todos los cosas espirituales, reina de la muerte, de los océanos, y también reina de los inmortales, la única manifestación de todos los dioses y diosas, mi gesto manda sobre las alturas resplandecientes del cielo, la saludable agua del mar y los secretos lloros del infierno. Aunque soy adorada en muchos aspectos, y conocida por nombres innumerables... los troyanos, que fueron los primeros que nacieron en el mundo, me llaman Pesinuntica, madre de los dioses, los atenienses, naturales y allí nacidos, me llaman Minerva cecrópea, y también los de Chipre, que moran cerca de la mar, me nombran Venus Pafia, los arqueros y sagitarios de Creta, Diana, los sicilianos de tres lenguas me llaman Proserpina, los eleusinos, la diosa Ceres antigua y otros me conocen como Juno, otros Bellona, otros Hecates, otros Ranusia... pero los egipcios que se destacan en el aprendizaje y culto antiguo, me llaman por mi nombre verdadero ... Reina Isis."

Nombres asociados a Isis[editar]

  • Isabel, según algunas interpretaciones procede del latín "Isis Bella"
  • Isidoro, cuya etimología griega Isis doron, significa "don o regalo de Isis". El nombre, común en la época romana, sobrevivió a la supresión del culto de Isis y sigue siendo popular en el presente. Entre otros, se encuentra su nombre en varios santos cristianos.
  • Isidro, variante de Isidoro.

Isis en la cultura popular[editar]

Misceláneo[editar]

  • Es posible encontrar su recreación en el videojuego online Smite como personaje jugable.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. R. E. Witt, Isis in the Ancient World, 1997, ISBN 0-8018-5642-6
  2. R. E. Witt, Isis in the Ancient World, Cap. 17: "The Goddess Darling of the Roman Emperors", p. 235, 1997, ISBN 0-8018-5642-6.
  3. R. E. Witt, Isis in the Ancient World, p. 51, 1997, ISBN 0-8018-5642-6.
  4. National Bank of the Republic of Macedonia.. «Banknotes in circulation: 10 denars» (en inglés). Consultado el 12 de diciembre de 2010.
  5. Alvar Ezquerra, Jaime (1981).
  6. Mircea Eliade (1987) p. 302.
  7. [www.ucm.es/centros/cont/descargas/documento4779.pdf] Arroyo, Mª Amparo (2006): Iconografía de las divinidades alejandrinas (p. 10).
  8. President of the Pacific Association for Theological Studies
  9. D. S. Richter, "Plutarch On Isis and Osiris: Text, Cult, and Cultural Appropriation", Transactions of the American Philological Association (2001) 131:191–216.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Higino: Astronomía poética (Astronomica).