Ecorregión del Cerrado

Cerrado
Bonfim 047.jpg
Vegetación en el noroeste de Minas Gerais, Brasil.
Ecozona: Neotropical
Bioma: Sabana
Extensión: 1,910,037 km2
Estado de
conservación:
Vulnerable
Países BrasilBandera de Brasil Brasil-BoliviaFlag of Bolivia.svg Bolivia-ParaguayBandera de Paraguay Paraguay-Bandera de Argentina Argentina
EcorregionesWWF
Ecoregion NT0704.svg
Mapa de Cerrado
Zonas protegidas del Cerrado – Parques nacionales de Chapada dos Veadeiros y las Emas
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Patrimonio de la Humanidad de la Unesco
Coordenadas 14°00′20″S 47°41′05″O / -14.005693888889, -47.684611111111
Tipo Natural
Criterios ix, x
Identificación 1035
Región América Latina y el Caribe
Inscripción 2001 (XXV sesión)
Cerrado en Pirenópolis (Goiás).

El Cerrado (portugués: "espeso", "denso") es una amplia ecorregión de sabana tropical de Brasil. El Cerrado cubre 1.916.900 km² en el que se incluye el estado de Goiás, el Distrito Federal, la mayor parte de Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y el estado de Tocantins, la parte occidental de Minas Gerais y Bahía, la parte sur de Maranhão y Piauí, partes pequeñas de São Paulo y Paraná. Este ecosistema ocupa el 22% del área de Brasil, aun mayor que la superficie de Alaska. El Cerrado se extiende, así mismo, en el este de Bolivia, en el noreste y centro de Paraguay, alcanzando por el sur, ya empobrecido, el Parque provincial Teyú Cuaré y alrededores, en Misiones (Argentina), según recientes investigaciones[1]​ en las cuales se abordó la notable afinidad de la flora vascular y la fauna de vertebrados de esta área protegida con respecto al Cerrado sensu stricto.[2][3]

Durante el Holoceno temprano, la vegetación correspondiente al cerrado se expandió y ocupó una superficie mayor que la actual.[4]​ Hoy existen "islas" de cerrado en el área de selvas semideciduas de la mata atlántica, que serían el remanente de esta mayor área de distribución de la vegetación de Cerrado alcanzada hace 10.000-7000 años.[5]

Esta región natural limita al norte con la región de la Amazonia y al oeste y suroeste con el Gran Chaco respecto al cual mantiene grandes semejanzas florifaunísticas y paisajísticas.

El cerrado se caracteriza por una enorme biodiversidad de plantas y animales, pero esta riqueza natural está progresivamente amenazada por los monocultivos; (particularmente por el de la soja), la expansión de la agricultura en general, y la quema de la vegetación para hacer carbón vegetal[6]​.

Dependiendo de su concentración de vegetación y de las condiciones de vida del lugar, puede presentar variaciones diferenciadas denominadas de Cerradão, Campo Limpio y Cerrado, intercalado por formaciones de selva, várzeas, campos rupestres, y otros.

Otras variaciones incluyen: cerrado en sentido amplio, campo sucio, campo cerrado, cerrado en sentido estricto, cerrado rupestre, mata seca o mata mesofítica, mata de galería, mata ciliar, vereda y parque cerrado.

A pesar del hecho de que de este ecosistema mucho ya se ha perdido, Norman Borlaug, laureado Premio Nobel de la Paz, ha descrito el cerrado como una de las últimas fronteras de la tierra de zonas vírgenes con posibilidad de ser arables para la expansión de la agricultura.

Allagoptera, género de palmas enanas típicas del Cerrado.

Clima[editar]

El clima del Cerrado es típico de las regiones de sabana más húmedas del mundo, con un clima tropical semihúmedo. El Cerrado se limita a dos estaciones dominantes durante todo el año, húmeda y seca. Las temperaturas anuales del Cerrado promedian entre 22 y 27 °C y la precipitación promedio entre 800 y 2000 mm en más del 90 % del área.[7]​ Esta ecorregión tiene una estación seca muy fuerte durante el invierno austral (aproximadamente de abril a septiembre).[7]

Vegetación verde durante el verano, Chapada dos Veadeiros, Goiás, Brasil

Fauna del "Cerrado"[editar]

El cerrado cuenta con variedades de mamíferos, aves y reptiles como el oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), el ñandú (Rhea americana), y una subespecie del venado de cola blanca sin identificar, posiblemente un venado de las pampas (Ozotoceros bezoarticus) más norteño, así como también carnívoros como el lobo de crin (Chrysocyon brachyurus), el lagarto tegu (Tupinambis teguixin), las boas constrictor, Chimachima (Milvago chimachima), caracaras, y buitres negros (Coragyps). Entre otras formas de vida predominantes en el área, hay también múltiples colonias de termitas en los pastizales de Cerrado.

Ríos[editar]

El bioma de Cerrado es estratégico para los recursos hídricos de Brasil. El bioma contiene las cabeceras y la mayor parte de las cuencas hidrográficas de América del Sur (las cuencas de los ríos Paraná-Paraguay, Araguaia-Tocantins y São Francisco) y las cuencas superiores de los grandes afluentes del Amazonas, como el Xingu y Tapajós. Durante las últimas cuatro décadas, las cuencas de los ríos Cerrado han sido fuertemente impactadas por la deforestación extrema, la expansión de la frontera agrícola y ganadera, la construcción de presas y la extracción de agua para riego.[8]

Referencias[editar]

  1. Chébez, J. C. 1996. Misiones Ñú. Campos Misioneros, algo más que el confín de la selva. Nuestras aves, Asociación Ornitológica del Plata: 4-16.
  2. Fernando Biganzoli & María E. Múlgura De Romero,2004. Inventario Florístico del Parque Provincial Teyú Cuaré y alrededores (Misiones, Argentina)Darwiniana v.42 n.1-4 San Isidro ene./dic. 2004
  3. Martínez Crovetto, R. 1963. Esquema fitogeográfico de la Provincia de Misiones (República Argentina). Bonplandia 1: 171-223.
  4. Ledru, M. P., Salgado-Labouriau, M. L. & Lorscheitten, M. L. 1998. Vegetation dynamics in southern and central Brazil during the last 10.000 yr. B.P. Rev. Palaeobot. Palynol. 99: 131-142.
  5. Behling, H. 1998. Late Quaternary vegetational and climatic changes in Brazil. Rev. Palaeobot. Palynol. 99: 143-156.
  6. Pereira, Cássio Cardoso; Fernandes, Geraldo Wilson (15 de julio de 2022). «Cerrado conservation is key to the water crisis». Science (en inglés) 377 (6603): 270-270. ISSN 0036-8075. doi:10.1126/science.add4719. Consultado el 15 de julio de 2022. 
  7. a b RATTER, J.A.; RIBEIRO, J.F. & BRIDGEWATER, S. (1997) The Brazilian Cerrado vegetation and Threats to its Biodiversity. Annals of Botany, 80: pp. 223–230
  8. Latrubesse, Edgardo (2019). «Fostering water resource governance and conservation in the Brazilian Cerrado biome». Conservation Science and Practice 1 (9). doi:10.1111/csp2.77. Consultado el 15 de febrero de 2020. 

Enlaces externos[editar]